Resp. 371 – Conciencia noájica

Buenas tardes
Quisiera preguntarles si es posible conseguir una filacteria para una persona que es católica, el motivo es religioso, es para mí, soy católico, simplemente también leo el Antiguo Testamento.
Si me pueden ayudar y orientarme al respecto se los agradezco.
Que Dios los bendiga
Carlos Vega P.


Buen día.

El uso de las filacterias (en plural) está reservado en exclusiva para los judíos, no para los gentiles.
El gentil que quiere disfrazarse usando objetos rituales que Dios ha decretado en exclusiva para judíos, no solamente está actuando con error, sino que provoca un severo daño a su alma, y arriesga su vida eterna.

Por otra parte, sepa apreciado Carlos que nadie es católico, ni cristiano, ni budista, ni musulmán. Al menos no en lo que a identidad espiritual se refiere.
Para Dios la cuestión es simple, clara.
Hay judíos y hay noájidas.
No hay otra identidad espiritual, ninguna otra.
No hay opciones tampoco, uno nace como judío o como noájida, y no puede optar por transvertirse a alguna religión, puesto que las religiones no pertencen al plano espiritual, sino a los planos emocional y social.

Además, para Dios es una afrenta que denominen a Su sagrado libro como Antiguo Testamento, es una burla hacia Él, una demostración de enemistad en contra de Dios.
Por tanto, una persona que es buena como usted, no hará algo malo adrede en contra de Dios, ¿no?

Pero además, el mal llamado antiguo testamento, es patrimonio exclusivo y eterno del pueblo judío, y no de los gentiles.
Es decir, Dios le dio el Tanaj (las sagradas escrituras) a la nación judía, y demandó a los gentiles (como usted) que hagan otra cosa, y no que se apropien indebidamente de la propiedad de la nación judía.

En definitiva, apreciado Carlos, no busque filacterias, ni testamentos, ni una careta que esconde su verdadera personalidad.
Usted es noájida, debe saberlo y despertar a este conocimiento.
Debe tomar conciencia de su identidad espiritual para poder alimentar su alma con el buen pan que Dios ha preparado para usted.
Que por supuesto no es Jesús, ni testamento, ni filacterias, sino los Siete Mandamientos Universales.

Ahora usted lo sabe, por tanto depende de usted si quiere ser libre y leal a Dios, o si prefiere seguir detrás de los demonios que lo han tenido esclavizado hasta ahora.

He cumplido con su pedido, lo he ayudado y orientado.
Creo que le he dado la oportunidad de que viva aquí y en la eternidad, le he dado la vida, ahora está en usted si la acepta y vive como noájida, o si tristemente la rechaza y sigue en las penumbras de la mala fe (la idolatría de Jesús).

Me despido con cariño y respeto de usted.

Moré Yehuda Ribco

Deja un comentario