El ratón Pérez… el colgado Jesús

Hace unos días comenzaron a aflojarse unos dientes de mi pequeño hijo.
Por supuesto que no faltaron las «almas buenas» que con toda «inocencia» le hablaron del maravilloso ratón Pérez. Supongo que ustedes lo conocen, o al menos alguna versión local del mismo.

Como en casa seguimos una pólitica de cero mitología, y cero mentiras, le explique a mi hijo que el susodicho era yo.
Aquellos que pueda suponer que el niño se aterrorizó y lloró desconsolado, pierdan cuidado. Lo asumió con naturalidad, con la inteligencia y belleza que le es propia.

Por otra parte, ¿es raro no? Resulta que hablar con verdad, con honestidad, aunque el mensaje no siga la corriente de la mentira general, es tildado de «qué malo».
¿Desde cuando hablar con verdad al hijo es malo?
En fin, así de desnaturalizada anda nuestra sociedad, que se elogia al que sostiene mentiras y confusiones, pero se censura acremente al que trata de sostener la bandera de la verdad.
En fin…

Sigamos con el relato.
Mi hijo tenía bien claro que recibiría unos pesos por su diente, que haríamos toda la farsa del ratón Pérez, solamente que detrás del juego estaba el cariño del padre (madre), que no precisa disfrazarse de panzón sinvergüenza navideño, o de tres brujos nefastos para darle regalos a los hijos amados.

Volvía a la tarde de una caminata terapéutica con una paciente, y ya desde lejos me dice mi hijo que el diente había caído. Me lo confirma su mamá.
Allí mismo saco de mi billetera, a la vista del niño, un billete y en un momento de distracción lo dejo a sus espaldas, dicíendole que había pasado el ratón Pérez a dejar la plata allí.
Era evidente que yo saqué el dinero, que lo deje a sus espaldas, que le estaba haciendo una broma, siguiendo el juego del ratón.
Para mi sorpresa él me dice que vio al ratón cuando dejó el billete.
Le pregunto si está seguro, me responde que sí.
Repregunto, ¿no viste que la plata salió de mi billetera?
Y el contesta que sí, pero que se la di al ratón, o el me la dio a mí… no entendí muy bien la explicación.

Luego fuimos a una clase de artes marciales.
En el camino me dijo que a la noche esperaba la visita nuevamente del ratón, pues como «todos saben», éste deja la plata debajo de la almohada cuando retira el diente en cuestión.

Aproveche para preguntarle si sabía quién era el ratón.
Mi hijo es brillante, sagaz, despierto, atento, no se deja engañar con facilidad.
A pesar de esto, me dijo que era el roedor que de noche dejaba plata.
No era yo, ni la mamá, ni algún otro familiar…
Sí, realmente estaba sorprendido.

Allí me puse a pensar, ¿no será éste el mecanismo delirante y de negación que usan los seguidores del falso dios y falso mesías (Jesús, Yeshhua, o como le quieran decir?
¿No actuará la misma inocencia, o ceguera inmadura, que les limita el comprender la verdad aunque ésta les esté pasando por arriba?
¿No será que la mentes débiles, o las emociones tenebrosas, de los adoradores del colgado, resisten a la verdad, para obtener una delirante gratificación de un inventado personaje que en nada salva ni en nada sirve?

Así pensaba, y cuanto más pensaba, más confirmaba que similar mecanismo impulsó a mi hijito a negarse a ver la realidad pero sí a aceptar tontamente un prejuicioso y absurdo cuentito.

Hasta hace un rato, cuando antes de irse a dormir me dice que LE deje tanta plata, así mañana puede convidar a sus amigos en el colegio con golosinas.
Entonces, le pregunte, ¿soy yo el ratón Pérez que ME estás pidiendo plata?
¿A qué no sabes qué me contestó?

33 pensamientos en “El ratón Pérez… el colgado Jesús”

  1. Los niños son bastante listos, desafortunadamente muchos adultos se espantan de hablarles con la verdad, yo jamás he entendido esto. Curiosamente mi hijo mayor acaba de pasar por esto hace unas semanas. Se le cayeron un par de dientes y su papá le dejó dinero bajo la almohada.

    A la mañana siguiente me pregunta incrédulo: ¿Pues qué no existía?
    Le respondí: ¿Qué yo te digo mentiras?
    -No, ¿entonces quien puso el dinero?
    -Tú papá, y si no me crees puedes ir a ver tus dientitos en una cajita que está en mi cuarto.

    Emocionado fue a ver y comprobó que todo lo que yo le decía era cierto. Unos días después me visitó una amiga, y él le cuenta la historia: Qué crees, se me cayó un diente y recibí dinero ¿quién crees que me lo dió?

    -Pues el ratón de los dientes- le dice mi amiga
    -Claro que no, fueron mis papás.

    Sólo que a mi amiga, no le gustó que mi niño hubiera recibido la noticia de la inexistencia del ratón con tanta alegría, y trató de convencerlo de todas las formas posibles de lo contrario, hasta que Marco se cansó y le llevó la cajita. Bueno, pero no le digas a tu hermanito-fueron sus últimas palabras y no se mencionó más el asunto.

    Creo que mientras alguien sigue el cuento, se crean las dudas y la negación. Y al parecer, aún con las pruebas en la mano, las personas quieren seguir negando la realidad, quizá porque les parece más divertido que el mundo real o más fácil, quien lo sabe.

  2. Qué interesante relato moré.
    La negrita dice que por favor no la ponga a adivinar, que termine de contar qué contestó su hijito.

    Volviendo, quizás dejar de creer en eso que cuelga es sinónimo de dejar de recibir algún «algo» que en realidad nunca se recibió ni se recibirá.
    Cómo hacer entender que no se puede perder lo que nunca se tuvo?

    Por otro lado, a nuestra hijita (cumplirá dos años el 5 del mes próximo) cada vez que por X o Y razón ve una figura idolatrica, u oye una canción alusiva al no nacimiento del no niño no dios, SIN PENSARLO DOS VECES, le decimos: «bebé eso es idolatria, la idolatria es fuchili, guacala», y cada vez que ve algo que conoce como idolátrico dice: «papá eso fuchili».

    Moré, gracias por abrirnos la «puerta» de su casa.

  3. A mi no me incomoda la historia del Raton Perez. Me parece una historia divertida, inocente y llena de imaginacion.  Tampoco creo que decirle al hijo que un ratoncito llegara de noche y pondra dinero en la cama despues de una caida de un diente, sea un acto que raye en la idolatria, o algo por el estilo. Tampoco considero que se este fomentando la mentira. Ponerle un tinte que no tiene a esta historia es caer en la misma posicion de algunos evangelicos que en cada comics veian una particula del diablo. Yo no recuerdo ningun raton perez en mi infancia, y probablemente lo este anorando, pero me gustaria que ahora que el More esta haciendo de Raton Perez, me enviara el dinero ( con intereses y todo) de todos los dientes que se me cayeron para lo cual no hubo ni gatos ni perros que se lamentaran por mi triste condicion,

  4. Creo que hay que evitar a los infantes el mencionarles los cuentos esos, para evitar que se confundan y explicarles las cosas con el conocimiento al que tenemos acceso.

    Con respecto  los noajidas que se desonocen, la protección a su ego (cierta irresponsabilidad) que les ofrecen los mitos, tal vez sea la ausa… el tomar conciencia de la responzabilidad personal y sobretodo tomarla, debe ser una de las cosas más dificiles de asumir. y tal vez en una persona criada en el ambiente de la mentira sea muy complicado sobretodo aceptar que se ha estado engañado

  5. harley davidson, querido sr. apreciado joven.

    a mi me encantan los xmen, spiderman, smallvile (superman version XXI), etc.

    veo con mis hijos esos programas, mas bien, ellos lo ven conmigo (guiño de ojo).

    asi como el querido amigo roberto de s. cristobal «me» regalo un precioso auto a control remoto… para mi hijo…

    asi q, justamente a mi no me puede acusar de quitarle la dosis de inocencia, fantasias, creatividad, «delirio» q es tan saludable y util en la infancia (y en la edad adulta, en su equilibrada y justa medida).

    pero, cuando la fantasia esta para encubrir la realidad, para negarla, para confundir… entonces deja de ser positiva y se covnierte en un arma del mal.

    que eso sea idoaltria, no necesariamente, pero q tiene un mecanismo similar (q es lo q dije en el texto), es indudable.

    en modo alguno dije q no se haga lo del raton perez, o q eso es lo mismo q un acto idolatrico. relea y compruebe.

    pero si hable del mecanismo de negacion de la realidad, inherente al cristianismo y a seguir creyendo en el raton de los dientes ante las pruebas de su falsedad.

    queda claro?

  6. Cuando yo era chico, habia un programa para niños que una de sus canciones era la del raton perez… -Vino el raton perez y se lo llevo, pero mucha plata el me dejo… por que el raton perez, le lleva los dientes, a los niños buenos, buenos y obedientes… Yo cantaba esa y varias canciones, pero en casa las cosas casi en su mayoria, no hiban bien economicamente, lo cual pensaba que no me dejaba plata por que no me portaba bien… y los dientes seguian estando por varias noches bajo mi almohada… hasta que me canse y deje de creer en ese miserable y tacaño raton… lo mismo pasaba con los reyes magos, agua… pasto… por varias noches, pasado aun la fecha de reyes… ni una golosina me dejaron…
    Yo era el bebe de la casa en ese entonces, y para consolarme, mis hermanas mayores me dibjaban muñequitos en papel, lo recortaban y me lo dejaban… me decian que papa noel, el raton y los reyes, tenian mucho trabajo y andaban con poca plata, por eso me dejaban solo los simpaticos muñequitos de papel… eramos tan pobres…
    En cuanto al mecanismo utilizado por la idolatria, es tal cual… el que decide despertar, el que hacepta la verdad, es por que realmente era sicero con uno mismo, muchos saben que hay falencias y discordancias en el cristianismo, pero por comodidad, por pereza, se quedan como estan, les pesa andar investigando si lo que creen es tal cual piensan, varias veces cuando confrontaba con alguien, la respuesta era la misma; a mi me enseñaron asi, que vamos a estar cambiando a esta altura… y bueno, alla ellos…
    Pero la persona, que realmente tiene una sed por Dios, a pesar de que lo busque en el lugar incorrecto, cuando se lo confronta con la verdad, entonces se le encienden las luces interiores, empiezan los cuestionamientos, y la historia termina en el noajismo… hay quienes despiertan solos, otros que necesitan un empujon hasta que sigan solos… pero otros a pesar de tenerlo enfrente de sus ojos, deciden quedarce como estan, y lo primero que hacen, niegan…
    El dia de mañana, que el tiempo pasa volando, cuando a mi bebota le pase lo mismo… me lo planteo asi; el gordo papa no se de quien, es MENTIRA… los tres desgraciados brujos hechiceros, es MENTIRA… y ya que estoy en planes de decirle la verdad… el raton egoista y tacaño, es MENTIRA… En la escuela estas mentiras se potencian y quien sabe que cosas mas le digan, pero ella va a saber la verdad, que el unico que le provee a ella, es su Papá Andres.
    Pero me gusto la analogia con el inquisidor colgado. Con la idolatria, trato de que no haya vestigios de ello algun dian en mi casa ni en mi familia…
    Ahora seria interesante ver que relacion hay entre el raton, el colgado, el gordo de la chimenea y los brujos magos… para mi es toda obra del diablo…  Fuera satanas.

  7. Yo comparto los comentarios de Blanestrod, y Andrés, considero inalienable el derecho a que las personas conozcan la verdad accesible, habiendo tantas mariposas, libélulas, insectos en general, pájaros y aves en general, perros, gatos, lagartijas, plantas, nubes, montañas, rocas, etc. que se pueden estudiar, vislumbrar, comprender (en la medida de lo posible), con ello se incrementa nuestra admiración por la naturaleza y además se genera un profundo asombro, admiración y amor por el Creador. ¿Para qué contarles mentiras a los niños?  (Hago una distinción entre fantasía imaginativa, pero que se sabe es sólo una creación mental [de lo que se debe dejar claro a los niños, y sólo si tiene algo de valor formativo, separar entree lo ficticio y lo real], lo que no me parece tan dañino, es creer que una fantasía es una verdad como lo de los reyes vagos[hechiceros o como les quieran llamar], rato Perez, etc. en las que se les hace creer que lo ficticio esta presente en nuestro mundo real).
     
    Eso me recuerda el condicionamiento operante, si te portas bien X te va a traer un Y que te gusta mucho (X: Santa Claus, los vagos, el ratón Pérez, etc ; Y: juguetes, dinero, ropa, cielo, etc), ¿No es mejor enseñarle ala persona a obrar bien por que eso es correcto, por que para eso fuimos creados?
     
    Una anécdota; Hace unos años los compañeros de la facultad fuimos citados en un parque, algunos fuimos los primeros en llegar. Un borracho, se nos acercó y se puso a platicar con nosotros, puras incoherencias, en eso se aproximaba un compañero que se había rapado, el borracho exclamo, ¡hay viene Lex Lutor! Y se puso a decirle que por que era tan malo, etc. para colmo el compañero ese, es totalmente delgado, por lo que se puso a decirle que se había quedado flaco por malo, entre un montón de disparates, nosotros nos retiramos, pues teníamos una practica de laboratorio, el borracho ese dijo, -eso es fantasía, ¡pero puede ser verdad!-

  8. En mis tiempos mi mama me amarraba un hilo en el diente que estaba por caer y juacate , el premio era un jugoso helado. Ademas es saludable interactuar con los nenes , no como los idolatras , creen que todo es malo y que pertenecen a otro mundo.

  9. jaja.
    Es verdad, es Di-s a travez mio…
    Mirá, lo del raton… como el resto de los personajes inventados, son una mentira -piadosa- que se alimenta y alimenta, los chicos lo creen, despues es grande la desilucion -en la mente de un niño- pero esas cosas se olvidan con el tiempo, al menos yo no me acuerdo mucho de ese entonces, aparte decirles la verdad… como si fuera algo… wow… la verdad… para mi es simplemente no alimentarles una ulusion falza, mas alla que los niños tienen una imaginacion que a veces es bueno alimentarsela, cosa que quizas despues ellos la convierten en creatividad… nose… solo pienso, por ahi vos, desde la psicologia tenes mas explicaciones exactas.
    Pero en cuanto a la creatividad de los niños, me parece que es bueno para ellos, y a la vez esta ligada a la ilusion que ellos tienen de la realidad o verdad de las cosas… por ejemplo pienso en walt disney, que segun biografias, dicen que su basta imaginacion siendo adulto, la comenzo cultivando desde la niñez, y en sus años escolares, dibujaba comics que el mismo repartia en el colegio…
    Siendo mas serios, y ahondando en el tema de la crianza de los hijos, mas alla de chistes, es muy importante. A veces observo las cosas que ella observa, las cosas que la hacen reir, por ejemplo ver al perro jugar con una tapita de gaseosa, se rie a carcajadas… esa y varias cosas, le hacen su mundo feliz, ahora al menos para mi, traerle a su cabecita la creencia de un personaje como el raton perez, no le veo mucho sentido… para que…
    Entiendo que sea sano, es un juego, todo lo que se quiera, pero… para que… -hablamos del raton solo por ejemplo- pero pueden haber muchos personajes ficticios… algunos son mas peligrosos si se les permite o alimenta la admiracion por ellos…
    Cuando yo era chico, me apasionaba superman -aun hoy…jeje, hasta vi tres veces superman returns- tenia traje y todo, dormia con mi traje, debajo del delantal del colegio lo llevaba, jugaba con el, etc; nunca hice nada estupido… pero, salieon varias noticias en television, que chicos se tiraban de balcones o ventanas, creyendo poder volar como superman… eso es peligroso, por eso digo, los chicos tienen imaginacion, ilusion, creatividad… pero existe un limite para ellos -pregunta, no me anda el signo- hay que ponerles alguna limitacion -otra pregunta-…
    O sera que yo por ser papa primerizo me pienso todas estas cosas y la cuestion no es tan exagerada… -pregunta-…
    Y bueno… quizas al raton termine perdonandolo, pero me tiene que indemnizar entonces… si no… No.

  10. Hoy descubri esta perla, mas alla de la  historia, de un cuento que a veces creen mas los adultos que los niños, es una muy buena analogía para comprender porque tantos «incautos creyentes» en ese semi dios que murio en una cruz (porque obviamente no era más que un mortal) siguen presos de su creencia.

    He tenido amigos que al compartirles la verdad de su cuento,  reconocen la fantasia que este ser sacado de la imaginación, idolatría, falsas creencias, etc,  pero cuando vuelvo a encontrarmelos, a hablar con ellos, siguen viviendo su creencia como si nada hubiera pasado.  A veces me sorprende que teniendo la verdad en frente, se siga alli aún con la sensación de que no sea cierto;  

    No entiendo, pero bueno…  Un día, espero sea pronto la verdad brillara con su luz propia y opacara el mundo de tinieblas que la idolatria se ha encargado de crear.

    Gracias Moré, por este texto.

  11. y yo tampoco q sea el ficticio jesus el q dividiera NINGUNA historia.
    sino el imperio romano el q lo ha hecho, en su version romana militarista y en su version romana religiosa: http://es.wikipedia.org/wiki/Calendario_gregoriano

    suponer q fue el pibe inventado de la cruz y no el poder militar/economico del imperio romano, alias cristiano, es vivir en un mundo de fantasias… con todo respeto dicho…

    las mismas fantasias q dan credito al raton perez y al raton jesus pueden creer q es jesus el q marco un antes y un despues y no el imperio romano cristiano.

    perseval, se lo nota con animo de aprender, pero antes tiene q DES-aprender muchisimo…
    q pase excelente dia.

  12. no, los hechos es lo objetivo.
    lo q uno cuenta, inventa, recuerda, cree recordar, mitifica, miente, esconde es lo subjetivo.
    por eso es q el primer paso es DES-aprender para poder aprender.
    quien construye su vida sobre bases falsas, todo el resto es tembloroso, listo para desplomarse, por mas concreto q parezca.

  13. exacto, pero la interpretacion de los hechos, es diferente entre las personas por que su percepcion de la realidad cambia entre una persona y otra, me rfefiero a los hechos de historia, no los hechos naturales, por ejemplo de donde saco la fuente de informacion, quien era la persona que escribio ese hecho?, ejemplo, si la revolucion Rusa la escribio un bolchevique, de seguro dira lo nesesario que debia de ser esta revolucion, pero si la escribio un capitalista, dira otra cosa del mismo hecho.

  14. si, y como el poder economico y militar de gran parte del mundo lo tienen los cristianos en sus variadas versiones, son ellos los q escriben historietas q los demas repiten ciegamente.
    las voces en discordia son silenciadas por las malas, las peores y a veces por las buenas.
    el hecho de creer q el tal jesus marco el cambio de la cronologia mundial es una evidencia de ser dominado por el imperio, no de pensar con independencia del mismo. es repetir el cuentito oficial sin haber analizado si es cierto.
    jesus cambio la cronologia? no. fue el imperio romano en su version cristiana.
    jesus cambio algo en la historia? no, fue el imperio romano en su version cristiana.
    jesus sin imperio, q seria? otro falso dios perdido en libros de arqueologia…

    el noajida debe DES-aprender muchisimo para estar libre de aprender.
    mientras no se descarga la mochila de preconpcetos, mandatos, creencias, dificilmente se puede andar con libertad y sintonia con Dios.
    pase excelente jornada!

  15. buena anécdota y la analogía con los cuentos cristianos. Yo no creia en el papa Noel y yo si sabia q el ratón Perez eran los papas. Pero creci creyendome los cuentos de hadas y principes azules uyy esos también hacen daño. uff hasta adulta y dejar de creer en eso es difícil.

  16. el ultimo link es para perseval, para q vea como en el mundo de los q no son adictos de la fe, brutos sin razonamientos, se analiza, se cuestiona, se investiga, se concluye o no, pero sin ataduras del EGO.
    espero q puedan entender ingles y hebreo, y si no, al menos con el titulo y el primer parrafo traducido por google quizas se den cuenta de q trata el asunto.
    pasen excelente dia!

Deja una respuesta