Todo es para bien


Seguramente es muy conocido el dicho que dice: “Todo lo que hace el Misericordioso

es para Bien”; Frase que nos ayuda siempre en todas las adversidades, peligros,

enfermedades, etc. Es algo de mucho valor el reconocer la Bondad que recibimos (nos

parezcan buenas o malas)  y  concientizarse en la misma sin comprender en absoluto

los planes de D-os, como esta escrito: “Mis pensamientos no son vuestros

pensamientos y Mis Caminos no son vuestros caminos – Isaías 55:8 -“. Suelo decir:

“No hay que decir porque sino pedir fortaleza”. Más allá de todo esto es dificil,

la mayoria de las veces, soportar las adversidades y enfrentarlas.

Lamentablemente hay gente que deja de depositar su fe en D-os a causa de las

penurias que se deben enfrentar en la vida, es triste que asi sea, Pero si D-os te envía

una adversidad es una certeza que la puedes superar, Él no te va a mandar algo

que nopuedas enfrentar.

Hay gente que dice: “porque a mí D-os, que te hice o que hice de malo”, esa persona en

vez de quejarse deberia decir: “A los ojos de mi Amo soy un virtuoso”,

pues esta escrito: “D-os prueba al virtuoso. – Salmos 11:5 -“, deberia saltar de alegría

porque su alma se esta purificando de los pecados, pues esta escrito:

“Con castigos por los pecados corriges al hombre… – Salmos 39:12 – “No te fatigues de su

corrección… – Proverbios 3:11 -” y agregar actos de bondad a su vida, como

esta escrito: “Con misericordia y verdad se corrige el pecado… – Proverbios 16:6 -“

Una historia Jasídica para recordar: ¡Nunca tuve un mal día en toda mi vida!…

“Los hermanos Rabí Shemuel Shmelki y Rabí Pínjas Hurwitz cierta vez le consultaron al Maguid

(predicador) la siguiente pregunta: ¿cómo puede un hombre bendecir lo malo que nos envía D-os?

¿cómo puede uno ponerle buena cara a las adversidades?.

– Este asunto tan sencillo lo puede explicar también Zushia – les respondió el Maguid con una

sonrisa – Vayan y pregúntenle a él.

Y así, Rabí Shemuel y Rabí Pinjas se dirigierón a la Casa de Estudios del Maguid.

-¿Quien es Zushia? – Preguntarón al llegar.

Y les señalarón a un pobre hombre, un indigente, sentado en aquel rincón, al lado de la estufa,

leyendo Salmos. El hombre estaba en estado de éxtasis espiritual y su rostro brillaba de alegría

interior, verdadera alegría del corazón.

Los hermanos se acercarón al hombre y le contarón que el Maguid los había enviado a visitarlo.

E inmediatamente le formularón aquella cuestión que tanto les intrigaba: ¿Cómo puede uno

reaccionar ante un estímulo percibido como negativo, con el mismo optimismo que ante un

estímulo positivo?

Realmente estoy sorprendido – les respondió Zushia – ¿porqué será que el Maguid los envió

justamente a mí? ese cuestionamiento deberían formularselo a alguien que alguna vez haya

debido soportar penurias. Sólo una persona así podria saber cuan posible es recibir el mal con

alegría y de todo corazón, e incluso bendecir por él. Pero yo, Zushia, nunca tuve un mal día en toda

mi vida, nunca supe de sufrimientos. Sólo he recibido bien en mi vida, por lo que siempre he debido

bendecir al Creador por las cosas buenas…

En ese momento, Rabí Shemuel y Rabí Pinjas comprendieron porque el Maguid los había enviado

a la Casa de Estudios a visitar a Zushia.”

Rabí Zushia vivió una vida de penurias de todo tipo, desde severos padecimientos económicos hasta

graves problemas de salud, suyos y de su familia. Pero Rabí Zushia fue un grande de verdad que logró

sublimar tales desdichas y tomarlas como un canal de conexión con el Supremo. Rabí Zushia fue un

grande que cultivó un perfil de hombre humilde. Porque solo los grandes como él llegan a la verdad

absoluta, conforme a la cual son capaces de vivir. Ése era Rabí Zushia, cuyas caracteristicas deben

servirnos para aplicar a nuestras vidas.

Saludos y Buen dia!!!


Deja un comentario