El virus del colgado afecta a cristianos y musulmanes; su vacuna efectiva es el noájismo