Resp. 663 – compañeros de trabajo antagonicos.

nos consulta:

Querido Morè en el trabajo hay un compañero que se la pasa criticando a los demas , creando un ambiente de enemistad entre los empleados. Vociferando en algunas ocaciones malas palabras mas a los jefes como que no les importa. Aunque no hay amenazas puedo recitar algun salmo u rezo especial para que este hombre abandone la empresa. Gracias de antemano por su valiosa respuesta.
reserva.

Buen día.

Ante todo, estas situaciones de abuso no tienen recetas para remediarlas, ni suelen ser de sencilla resolución. 
Es probable que haya muchos factores dinámicos en juego y que no podamos comprender de un vistazo toda la escena con sus ramificaciones.
Por tanto, demos algunas ideas generales al respecto.

Lo primero es comprender que alguien «que se la pasa criticando a los demás», seguramente sea una persona infeliz, débil, emocionalmente delicada, falta de equilibrio, insegura de sí misma. Encuentra un poco de falsa sensación de seguridad al agredir, ridiculizar, empequeñecer a otros. Ataca para defenderse.
Son raras las ocasiones en que uno de estos sujetos peleados con la vida sean agresivos por naturaleza maligna, por deseos sinceros de hacer daño por el mero placer de hacerlo.
Si tenemos bien en claro esto, tenemos un punto a nuestro favor.
Pues, nos cuidaremos de atacar al indefenso, al tiempo que no permitiremos que sea trasgredido ningún límite por su inestabilidad.
Esto que propongo no es para nada fácil, deberá dedicar energía y tiempo para hallar la manera de construir shalom con una persona antagónica a tal principio y finalidad, pero sepa, en el fondo esta persona está sumamente necesitada de cariño, desesperada en extremo por alcanzar un sorbito de shalom.
Así pues, si su actitud, amigo (nombre en reserva) no es de confrontación, sino de firmeza, de respeto de los límites, al tiempo que demuestra apertura sincera, verá que el que se presenta como matón, variará su conducta.

Deberá soportar más malas palabras, más gritos, más malos tratos, pero usted habrá de ser poderoso, ágil, sagaz, valiente, para contener su natural ira y canalizarla en un trabajo de autoconocimiento, de propio conocimiento, que terminará por vencer a la fiera que opera desde dentro de esta persona.

La respuesta suave y amable ante la agresión, pero con suma firmeza, termina por quebrar a los más agresivos, siempre y cuando no sean de corazón enfermo y deseos de maldad.

En cuanto a los salmos, no son un conjuro mágico, no son un rezo para solucionar los inconvenientes en su vida.
Sepa que el autor mayoritario de los mismos, el rey David, fue un hombre aquejado por numerosos inconvenientes durante toda su vida. Fue perseguido, mancillado, maltratado, usurpado, y varios etcéteras más, y no se quedaba solamente en rezos y salmos, sino que era un hombre de acción. Cuando lo ameritaba blandía un arma de batalla, cuando era lo justo actuaba con la firme delicadeza que le aconsejo en esta respuesta.

En caso de que las agresiones pasen a un plano más denso, material o físico, no dude en hacer denuncias policiales y de usar las técnicas de autodefensa que seguramente conoce y sabe ejecutar con marcial precisión.
No es de valientes luchar, pero tampoco lo es el dejarse atropellar y herir.

Sepa que las palabras hieren más profundamente que los puñales, pero solamente podrá ser alcanzado por las palabras si usted lo permite. Pero, si usted se blinda con una actitud de pasiva firmeza, de control emocionalmente maduro, encontrará que será el poderoso de la batalla.
Pero, antes de sentirse envuelto en un antagonismo, mejor retornemos a mis primeras palabras, e identifique al agresor como un pobre sujeto, que quiere ser amado y no sabe como pedirlo si no es agresivamente.
¿Comprende la idea?

Para complementar, recite cinco veces diarias los salmos 1, 18 y 118 (traducción judía erudita por favor).
Tenga paciencia, fortaleza y sabiduría para responder, pues en la mesurada respuesta estará el éxito.

Esta es una oportunidad para construir Shalom, no la desperdicie.

Que sepamos construir Shalom.

More Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando


13 pensamientos en “Resp. 663 – compañeros de trabajo antagonicos.”

  1. Moré le comentó que yo asisto a clases de Muay Thai es una rama del Kim boxer, a mi me gusta. Estaba en duda si saludar a mi profesor inclinandome frente a él solo un poco era transgresión, mi conclusión fue que si es un saludo por respeto no es nada. Mientras mi pensamiento no se enfoque en idolatria y además, no es un culto la forma de saludo. Que opina usted?

  2. Me gustan las ARTES, en tanto sean respetuosas con Dios -Exaltado Sea- y respetuosas con la humanidad y con uno mismo.

    Las cosas marciales, ejercitos y etc. no me resultan especialmente atractiva. En el pasado tuve la oportunidad de hacer vida militar, decidií no hacerla, pues se emplean armas y los criterios de los líderes políticos y militares, no son «noájicos» e incluso son injustos y discrimiantorios, mayormente.

    Las artes marciales, pueden tener su parte positiva y también tienen su parte negativa; dependiendo de la persona que utilice esa técnicas, más el sano ejercicio es bueno; el utilizar armas e instrumentos susceptibles de agresión, eso me desabrada…

    paz y bendiciones a los hombres y mujeres pacíficos y solidarios y hospitalarios. Amén.

  3. Con los compañeros antagónicos, gracias a Dios actualmente no tengo ninguno; lo mejor es ser muy vigilante con los ojos y atento con los oidos. Es bueno ser previsor y tener el trato necesario, por motivos laborales y ser bien previsor respecto a las posibles respuestas por parte de esa persona.

    Si es preciso, se menciona ante el responsable mutuo, si el comportamiento de esa persona, afecta al trabajo y/o al ambiente laboral. Y puede ser necesario acudir a los responsables sindicales, si el tema no se resuelve, para que éstos sindicalistas, expongan el tema y se solucione, tanto como sea posible; todo respeto a los Siete Mandamientos y a la legalidad civil vigente.

    Paz y bendiciones, con buen juicio y pidiendo ayuda también al Eterno -Exaltado Sea-. Amén.

  4. Hola que tal? Buenas noches a todos

    Hace unos años atrás un moré que tube me contó la siguiente anécdota:
    cierto rabino, (que justo ahora se me fue de la memoria, pero era un rabino de aui de Argentina) tomó un taxi, y cuando iba viajando el chofer vociferaba muchas malas palabras, a lo que el rabino le dijo:

    -Disculpe señor, si usted desea ensuciar su boca, esta en sus manos, pero le pido encarecidamente que no ensucie mis oidos.

    El taxista se quedó atónito, y le pidió disculpas. Esta a mi punto de vista fue una buena y educada forma de solucionar el problema y hacer Kidush Hashem (santificar el nombre de Hashem).

    Hasta luego

Deja un comentario