Un llamado de aliento y esperanza a la mujer noájida

  Un llamado de aliento y esperanza a la mujer noájida (Chilena)

 Creo que mi experiencia no tiene nada de nuevo con lo que muchas mujeres han vivido, están viviendo y vivirán. Me refiero al proceso que significa salir de la esclavitud de la idolatría a la libertad de servir con fidelidad al Dios Uno y Unico
Todo cambio tiene un proceso, primero de tiempos y segundo de ajustes. En el proceso de tiempos tal vez el mas largo para algunas, se levantan los primeros faraones.
 
El primero; tú misma, El enojo contigo misma por haber permitido que la duda entrara a tu corazón, luego la culpa por dudar y cuestionar, ¿y si no fuera tan así?, ¿no estaré dándole también yo una mala interpretación a la palabra de Dios (Torá y TANAJ)
En seguida te invade el temor y llegas a pensar que no obtendrás el perdón de Dios por todo lo que estas sintiendo. La tristeza envuelve tu alma y las lágrimas se confunden nuevamente con el enojo y te preguntas ¿Cómo no me di cuenta antes? Y de pronto se cruza un pensamiento, volver atrás.
 
Luego se levanta el segundo faraón. Primero tu familia, después tus hermanos de comunidad, en seguida tus amistades, tus compañeros de trabajo, etc, y comienzan los primeros abandonos, seguidos por las murmuraciones, los silencios cuando tu llegas, las miradas de burlas y otras de tristeza y hasta de enojo, y por último la soledad. Y cuando pareciera que ya no hay nada mas que pudiera ocurrir, un dia se asoma un tenue rayo de luz que va iluminando de a poco la oscuridad de tu alma y lo que antes te parecía hasta una locura comienza a tener sentido. La perfecta palabra de Dios (su Torá) comienza a dar los primeros frutos y junto con ellos los primeros ajustes. ¿Cuales ajustes?
 
Primero la plena convicción y certeza que Dios es UNO y Unico y que todo lo que está escrito en la Torá (y en el Tanaj) es una verdad absoluta. Una profunda paz y gozo comienza a inundar tu ser.
Segundo aceptas con gozo tu identidad de noájida y por ende aceptas que el pueblo de Israel es un pueblo apartado por Dios, para El, con su propia identidad
Tercero, comienzas a cumplir las siete leyes que te corresponden, además de servir con fidelidad al Dios Uno y Unico.
Nadie dijo que seria fácil, pero las mujeres hemos sido dotadas por Dios con virtudes muy especiales, la fortaleza y la tenacidad, por lo cual somos capaces de empezar todo de nuevo tantas veces como sea necesario.
 
Por eso es este llamado de aliento y esperanza para ti mujer donde te encuentres y en la condición en que te encuentres, no estas sola somos muchas y vienen muchas mas detrás de ti, solo se sabia en buscar el asesoramiento y la ayuda correcta, y ya no corras como antes tratando de hacer muchas cosas para agradar a Dios, hay un texto tan profundo que encierra todo lo que debemos hacer. Ojalá lo podamos cumplir.
 
Génesis 6,9: Noaj era un hombre justo en su generación y Noaj caminó con Dios.
      
Te saluda una noájida Chilena….

4 pensamientos en “Un llamado de aliento y esperanza a la mujer noájida”

Deja un comentario