La evidencia cruzada

Es sabido que el relato de la Torá acerca del Diluvio, de la salvación de Noaj, del recomienzo de la vida sobre la Tierra ha sido contado de diversas maneras por las más lejanas y pintorescas culturas.
Sin tener contacto directo con la Torá, desde épocas muy remotas se narra acerca de algún héroe salvado de la inundación que repuebla el mundo.
Incluso hay relatos de tiempos anteriores a que Dios dictara su sagrada y perfecta Torá a Moshé.
Como sabemos esto no obtura el relato de la Torá, ni justifica que se crea que la Torá tomó sus relatos de textos anteriores, sino todo lo contrario.
Lo cierto es que realmente hubo una catástrofe global, lo cierto es que hubo alguien especial que se salvó, lo cierto es que ese alguien recibió un pacto de parte de la divinidad, pacto que nosotros conocemos con Siete Mandamientos Fundamentales, que son la base del noajismo de todas las eras, incluso la nuestra.
Como ocurrieron tales acontecimientos, como no son meros cuentos ni mitologías sino parte de la historia real de la humanidad, es que han quedado relatos de testimonios, ya que fueron los propios descendientes de Noaj los que se encargaron de preservar con vida la memoria de aquel suceso.
Por supuesto que el único relato contado de primera mano es el que tenemos en la Torá, pues, el único testigo sobreviviente que dejó plasmado tal cual causas y efectos del Diluvio y vida del salvado fue Dios. Él entregó la perfecta Torá a la nación judía y por medio de ellos podemos saber el suceso tal cual fue.
Te repito, los relatos de otras culturas cuentan parte de la verdad, son retazos del acontecimiento, poblados luego por datos nacidos en la imaginación de los relatores o por el equívoco tan habitual a la hora de trasmitir oralmente el folclore.
Ahora te voy a a contar unos pequeños datos acerca de uno de estos relatos, es el que se encuentra en la mitología griega, y tiene algunos puntos muy interesantes para el que sabe observarlos.
Presta atención:

Zeus estaba muy molesto con los mortales a causa de la conducta perversa y criminal de ellos. Decidió matarlos a
todos mediante un gran diluvio. Prometeo, quien se enteró del asunto, advirtió a su hijo
Deucalión sobre esto y le aconsejó que hiciera un arca para él y su esposa Pirra.


Luego de haber terminado el arca, comenzó el diluvio que arrasó con todos los hombre y ciudades del
mundo. Todos murieron excepto Deucalión y Pirra. A los nueve días escampó, el esposo de
Pirra envió a una paloma en un vuelo exploratorio, regresó con una ramita probando que
había tierra en alguna parte, días después el arca encalló en el Monte Parnaso.

Luego de desembarcar, Deucalión y Pirra se dirigieron al templo
de Temis, a un lado del río Céfisos, donde ofrecieron sacrificios a Zeus pidiéndole que
de alguna forma restableciera la raza humana.

Por supuesto que este relato mitológico no es de primera mano, sino que fue contado una y otra vez hasta que tomó colorido que lo aparta del verdadero acontecimiento, sin embargo aún cuenta con detalles impresionantes.
1- La pésima conducta de los humanos.
2- El enojo del Dios con ellos que provoca su destrucción.
3- La destrucción sería un diluvio global.
4- Habría un justo que sería salvo a causa de su justicia.
5- El justo se salvaría con su familia.
6- El justo debería construir un arca.
7- El arca fue terminada y comenzó la lluvia.
8- Fue enviada una paloma para explorar la situación.
9- Regresa la paloma con una rama en su pico.
10- El arca quedó encallada en un alto monte.
11- El justo ofrece sacrificios de animales al dios.
12- El dios indica los modos para restablecer una sociedad humana (entrega una bendición y UN PACTO!!!!).

Hasta aquí las similitudes que apuntamos entre este relato folclórico/mitológico y el testimonio veraz que encontramos en la Torá.
Todo bien, podría quedar por esa, pero hay un dato más que convierte la historia folclórica de Deucalión en una confirmación poderosa, una evidencia cruzada inapelable, que sustenta absolutamente la veracidad de la Torá y en consecuencia el valor del pacto noájico.
¿Sabes qué es eso tan interesante y poderoso?
Pues… el nombre Deucalión.
Significa «Décimo hombre o generación».
¿Sabes a qué generación humana pertenecía nuestro ancestro Noaj?
Sí, acertaste… la décima.

Por donde lo mires tú como noájida tienes un pacto con Dios, se llama Siete Mandamientos Universales.
¿Los conoces?
¿Vives de acuerdo a ellos?

3 pensamientos en “La evidencia cruzada”

  1. Esperemos que ahora si la humanidad «conozca su naturaleza» y el cumplimiento de los siete principios universales traigan balance a la ecología universal. «Ya va la  DÉCIMA generación humana» ¡por favor!.

  2. La humanidad, va recibien conocimiento de la voluntad de Di-s tanto para los judíos, como para los no judíos o noájidas. Y nosotros, los noájidas, TENEMOS PARTE IMPORTANTE EN DIFUNDIR los 7 MANDAMIENTOS UNIVERSALES.

    No basta que los judíos, tengan el con0cimiento y nos informen, NOSOTROS MISMOS DEBEMOS INFORMAR A TODO EL QUE TENGA BUENA DISPOSICIÓN. Luego cada cual opte, pero nosotros cumplamos y aprendamos e INFORMEMOS DE LOS MANDAMIENTOS UNIVERSALES.

    Y además demos gracias a HaShem (bendito sea) por haber sido informados y poder hacer teshuva y retornar al CAMINO DEL GENTIL JUSTO (esforzado).

    Y demos gracias tambien al moré y a su Pueblo Elegido (Israel) que ha conservado y os ha informado tan generosamente. Di-s los bendiga y permita que nos sigan inflormando, y que nosotros a nuestra vez aprendamos y cumplamos e informemos a nuestras  familias y a las comunidades en que residimos.

    Paz y amor, con conocimiento y vivencia delos 7 mitzvot universales (y regalmentos). Y laboremos por construir el verdadero Shalom.  Amen.

  3. Ademas de los relatos de varios pueblos acerca del evento, en la actualidad tenemos un libro de Werner Keller, llamado «Y la Biblia Tenía Razón», que habla de los vestigios del Diluvio verificado todo por excavaciones arqueologicas.

Deja una respuesta