Si yo…

1. ¿Si yo me paro en un garage me convertiré en carro?

No, de la misma manera pararte en una sinagoga no te hace judio.

2. ¿Si yo aprendo a tocar un instrumento me convertiré en músico?

No, de igual manera leer Torá no te hace judío.

3. ¿Si yo me leo un libro de recetas me convertiré en un chef?

No, de igual manera leer Cábala no te hace un cabalista.

4. ¿Si yo gano una partida de ajedrez me convertiré en Bobby Fischer?

No, de igual manera entrar a páginas judias no te hacen conocedor de judaismo.

5. ¿Si yo me voy al planeta marte me convertiré en un marciano?

No, de igual manera ir de turista a Israel no te hace un Israelita.


En fin,

Judios espirituales, Israel espiritual, judios por fe, judios en el espíritu…

Incluso noajidas con aires de judaismo, cuyo proceder no dista de la creación de nuevas religiones en las cuales ellos mismos definen cómo acercarse a su dios.

Nada de lo que hagan, mientras esté fuera de la Ley de Dios, los hará ser quienes pretenden. La identidad espiritual adecuada se define dentro del marco de las leyes perfectas que Él determinó para cada quien.


Así que el mejor consejo para quienes aun nadan en dos aguas es que revisen lo que vienen haciendo, entiendan por qué lo hacen, comprendan por qué deberian dejar de hacerlo, y se comprometan a hacer aquello por lo que les pediran cuenta algun dia.


Si eres noájida, sé feliz.


4 pensamientos en “Si yo…”

Deja un comentario