Recordemos estas reglas ineludibles para todo gentil leal a Dios