Tu deseo del Mashiaj

Según dicta la Tradición, los judíos deben esperar con confianza plena la llegada de la Era Mesiánica.
A diario pedir los judíos por el entronamiento del rey de Israel sobre el trono de Israel en la tierra de Israel para el pueblo de Israel.
Muchos lo hacen, con gran pasión y entrega esperan.

La pregunta que podríamos hacer con justicia es: ¿PARA qué esperan la Era Mesiánica?

Veamos:

El Eterno hará que sobreabundes en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tus animales y en el fruto de tu campo, en la tierra que el Eterno juró a tus padres que te daría.
Él te abrirá su buen tesoro, los cielos, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Tú darás prestado a muchas naciones, pero tú no pedirás prestado.”

(Devarim / Deuteronomio 28:11-12)

Están los que anhelan la tranquilidad material, el retorno al hogar, la prosperidad, el tranquilo transcurrir de los días, la amplitud, la certeza del desahogo y placer.
En la base profunda del sionismo laico se encuentra este anhelo de redención mesiánica, el retorno del individuo a su tierra original, el arraigo a una patria, el sentirse independientes y fuertes en su propios límites.

Cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera. Y no habrá quien los amedrente
(Mijá / Miqueas 4:4)

Están los que añoran una vida placentera, de comodidad, de seguridad, de fin de las persecuciones antisemitas, de terminar con el vagabundeo por la diáspora. No se prioriza el aspecto territorial, ni de disfrutar de una patria, de un seno materno nacional, sino el simple y sencillo gozo de no seguir en el desamparo, en la perpetua duda de si el día de mañana se estará aquí o nuevamente será exilado o exterminado el judío.

Él juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos. Y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.”
(Ieshaiá / Isaías 2:4)

Están los que sueñan con un ideal de independencia política, de renombre nacional en el concierto de las naciones, de liderar como nación el auge de una nueva era de plenitud mundial.
Su patria mesiánica es un paso indispensable para levantar la bandera de la humanidad unida, de encontrar nuevos rumbos a la vanguardia de las naciones verdaderamente unidas.
Sueñan con la paz internacional, con los prodigios de la ciencia y la técnica al alcance de todos, con el final de la hambruna y de los negociados multinacionales. Sueñan con un mundo unido sin imperialismos, ni ideologías que pudran las entrañas de las personas y las sociedades.

Pues no saldréis con apresuramiento, ni iréis huyendo; porque el Eterno irá delante de vosotros, y el Elokim de Israel irá a vuestra retaguardia.”
(Ieshaiá / Isaías 52:12)

Están los que calculan los beneficios personales o colectivos de la Era Mesiánica. No se detienen en una patria o tierra como hogar, ni en el descanso del exilio, ni en un mundo de belleza y plenitud pacífica; sino que analizan y especulan sobre la temática.
Abundan en datos, estudian posibilidades, se esfuerzan por comprender y por penetrar el manto de secreto del futuro tiempo, pero como si fueran desprovistos de emociones.
Es un tema de estudio y no mucho más; aunque, entre los más prácticos, es también una propuesta para realizar humanamente.
Idear mundos utópicos para ser construidos por el ser humano y no por estar asociados con Dios en la redención de la Era Mesiánica.
Podrían pretender fabricar la Era Mesiánica por caminos netamente humanos, tales como los grandes soñadores filantrópicos de todas las épocas.
Llenos de ideas e ideales, pero ausentes de la realidad espiritual.
Los que confían en el hombre, y solamente en él, pueden tener buenas intenciones morales, ser muy humanistas, pero cuando dejan fuera de la fórmula al componente principal, a Dios, entonces no están construyendo con buenos fundamentos.
Apresuran una venida del Mashiaj de un modo alternativo y no consagrado.

Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Eterno: Pondré Mi Torá en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Elokim, y ellos serán Mi pueblo.
Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: ‘Conoce al Eterno.’ Pues todos ellos Me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Eterno. Porque Yo perdonaré su iniquidad y no Me acordaré más de su pecado.’

(Irmiá / Jeremías 31:32-33)

Están los que trabajan ahora por construir shalom, por ser socios del Eterno para el advenimiento de la Era Mesiánica.
No buscan ventajas personales, no desean premios, no demandan beneficios, sino simplemente se reconocen como siervos del Eterno y buscan la Era Mesiánica para que los bienes materiales faciliten el conocimiento del Eterno, el desarrollo de una vida de servicio al Eterno por medio del cumplimiento de Sus mandamientos.
Trabajan por vivir en una Era de plenitud en todos los planos, pero no para regodeo del EGO, sino para servicio del Eterno.

Tales cinco tipos de personas que a su modo se vinculan con el ideal mesiánico.
También entre los gentiles existe el deseo del Mesías, en parte como copia de la creencia judía; pero en parte por el “recuerdo del futuro” marcado en los espíritus de todas las personas que impulsan al anhelo de un mundo mejor.
¿Con cual de los tipos que mencionamos puedes identificarte?
¿Con el que espera para su provecho material;
con el que espera para su beneficio emocional;
con el que espera para el beneficio social;
con el que espera para el beneficio mundial;
con el que espera para servir a Dios, tal como le corresponde como noájida fiel en un mundo de fidelidad?

8 pensamientos en “Tu deseo del Mashiaj”

  1. Espero al Mashiajj para Servir a Di-s, pero en ello tambien vendran las bendiciones prometidas por el Eterno, que seran espirituales pero tambien materiales.Rezemos rogando para que venga el Mashiajj y se apresure el inicio de su gobierno mundial, de paz,abundancia, prosperidad y felicidad de todas las naciones, lideradas por Israel.Amen

  2. Cuando recién comencé a salir de la idolatria, el tema del Mesias me seguia llamando la atención,
     
    tenia un afán por convencerme que aquel a quien yo creia el rey de los judios, en realidad no lo fuese.
     
    y hoy en dia vale la pena hacerse la misma pregunta:
     
    aquellos que, despues de años de caminar a la luz de los Siete Mandamientos dados a Noaj, aun siguen tocando el tema del mesias,
     
    lo hacen porque aun dudan de haber negado la mesianidad de ieshu?
     
    vale la pregunta,
     
    ya que muchos se escudan con que si alguno que aun esté en la idolatria se les acerca inquieriendoles por el mesias, entonces, ellos deben tener suficientes argumentos para mostrar que el colgado del nuevo testamento no es el mesias.

    1. @Prof. Ortiz:los q quieren invalidar las falsas argumentaciones de los seguiodres del tal colgado, tienen cientos de textos en este sitio, buenos libros adecuados en librerias, etc., no precisam ellos "investigar en las escrituras" para tener evidencias de la falsedad del tal jesus… pero claro, es una excusa q usan para seguir detras de sus propios egos e ideas en vez de hacer caso a Dios y Su sagrada voluntad. triste no es cierto?

  3. muy cierto Moré,
    cuando el ego domina cualquier excusa es buena para hacer lo deseado.
     
    por otro lado,
    él o ellos creen que están haciendo la voluntad Divina al inmiscuirse en temas ajenos, pero, cómo se obedece a Dios desobedeciendo a Dios?
     
    en fin, cuando no quiero prestar mi martillo, es buena idea decir que el papel del baño se acabó (o lo que es, cualquier excusa es buena).

  4. saludos a todos , mi padre acaba de morir hace tres dias , pero el nunca creyo que el tal jesus era el mesias, en vida el tuvo hace mucho tiempo un amigo judio y el aprendio mucho de lo que su amigo Marcos le enseño con respecto al verdadero Mashiaj ,en los ultimos meses de su vida yo pude compartirle enseñanza de los siete mandamientos,hoy entiendo que importante es para toda la humanidad en su conjunto que llegue y floresca ese tiempo y que va ha impactar en todos los ambitos humanos para bien de todos   Bendito el que viene en el nombre del Señor!

Deja un comentario