Los niños son el futuro


La frase título de este comentario puede pasar por trillada ya que la hemos escuchado ad infinitum, sin embargo es tan cierta hoy como lo fuere en el momento que se acuñare e inclusive antes. Nuestra obligación como noájidas es cultivarnos en el campo de las siete leyes universales y aplicarlas a nuestra vida, pero existe un problema  y es que sin importar cuál fuera nuestra creencia, la mayoría de nosotros pertenecientes a generaciones “Y” y anteriores, hemos sido adoctrinados bajo algún tipo de idolatría sea cual sea su denominación.

Ayer conversaba con mi novia acerca de los adoctrinamientos que se nos da como profesionales en las distintas universidades y que van de la mano con la idolatría y que a pesar de no darse en una iglesia, templo católico, logia o como quiera llamársele, lo cierto es que a veces ese adoctrinamiento que en apariencia es académico es más dañino  que el que se da en los mencionados lugares, ya que es un adoctrinamiento que ha sido esbozado como secular cuando en realidad tiene raíces idólatras.

Citaré un ejemplo personal porque sólo uno se conoce a sí mismo y sabe lo que piensa y por lo tanto lo menciono porque puedo hablar de ello con conocimiento de causa. Hace poco escribí un artículo titulado discusión superada y me di cuenta de que no era así. Porque cierto, de no creer en la existencia del Eterno o adorar ídolos a adoptar un pensamiento monoteísta es un gran paso, pero después viene la construcción de Shalom. Parece mentira pero a veces las mayores transgresiones a los mandamientos se excusan o se maquillan con el concepto de “cultura.” Hay países en Oriente donde uno de los grandes manjares es tomar un pulpo vivo y comerle los tentáculos que se pegan en la boca cuando uno lo muerde. ¿Se pueden imaginar ustedes amigos la clase de dolor que ese pobre animal puede sufrir?

Pero no nos vayamos muy lejos, en mi país existe la costumbre de comer un animalito que se conoce como chucheca, que es una especie de ostra que se consigue en la costa pacífica. Es muy común que las personas vayan a los bares y pidan una orden de cheuchecas. Los pequeños bichitos están en su concha y la gente les echa jugo de limón y se los comen así. No se matan primero sino que el gusto está en comerlos vivos. Costa Rica sigue siendo un país cuya religión oficial es la católica, de acuerdo a lo dictado en la Constitución Política, y en ningún lado la secta idólatra sanciona la ingestión de chuchecas y por lo tanto el decir que comer chuchecas es malo es motivo de burla y aislamiento por parte de la mayoría de la población. Y así hay muchos otros ejemplos que se pueden citar con respecto a la cultura gastronómica internacional donde se comen animales que están vivos.

En el caso de las carreras de letras existe un sustrato idólatra que va ligado al pensamiento grecorromano. Y aquí le doy el crédito a mi novia por haberme abierto los ojos. Carreras tan importantes para la estabilidad de una sociedad como lo son la ingeniería, medicina y Derecho son consideradas como elitistas y siempre han sido consideradas así salvo algunas poquísimas excepciones a lo largo de la historia. En el caso de las ingenierías, muchas de las ideas utilizadas vienen de los egipcios que eran un pueblo idólatra, igual pasa con la medicina pero gracias al hecho de que la matemática es secular, se ha logrado dar grandes avances que han permitido la mejora de la humanidad. En el caso del Derecho esto no es así ya que los sistemas legales se han basado en la idolatría.

Citaremos un ejemplo que es preocupante. Si analizamos detenidamente los sistemas legales occidentales veremos que hay un factor en común y es el hecho que éstos tienen un substrato grecorromano. En tiempos del imperio romano lo que hoy es Gran Bretaña se conocía como Britannia, lo que es España y Portugal se conocía como Iberia y así sucesivamente ya que los romanos habían logrado controlar la mayoría de Europa mediterránea. Es imposible que en algún momento no se permearan ideas de los romanos idólatras y que no se adhirieran al pensamiento sustancial de esas naciones.

Eso fue dando lugar al disque desarrollo de sistemas legales que fueron cambiando a través de los tiempos y que en apariencia se secularizaban pero nunca fue así, porque su sustancia radicaba y sigue radicando en el pensamiento idólatra. Prueba de ello es que algunos seguimos en el error y seguimos viendo al Derecho como violencia solapada o a la pena como venganza cuando en realidad si nos ponemos a pensar un poquito nos daremos cuenta de que no puede ser así. Basta con aplicar un ejemplo analógicamente. ¿Qué es lo que promueve Fulvida? Amor hacia el prójimo. Siempre recuerdo esa frase que escribió el Moré una vez y que me caló mucho cuando dijo que conoció a una señora que era idólatra pero que no obstante esto él veía que ella sí quería hacer las cosas bien a pesar de su pensamiento errado en cuanto al aspecto teológico pero que ello no obviaba el hecho de que la señora quería hacer las cosas bien, y recuerdo que él mencionó que por eso el promovía el amor y el respeto al prójimo y no la imponencia ni altanería.

Entonces no es posible que la concepción del Derecho Penal de ver a la pena como venganza sea adecuada porque la venganza supone odio que es la antítesis del amor. Observen amigos cómo es que muy sutilmente se nos inculca en las universidades valores contrarios a la realidad. Es más que aceptado que el Estado debe de neutralizar al transgresor y disuadir a la población en general de delinquir, pero la forma de hacerlo es con base a un concepto etimológico erróneo, porque se habla de pena que etimológicamente hablando supone venganza, cuando en realidad se tendría que hablar de castigo. Entonces aquí se puede ver un hecho de suma preocupación. Hay personas que llevan doble adoctrinamiento, uno que es el de la adoración consciente de ídolos y la otra una adoración subconsciente de ídolos.

Sin darme cuenta yo seguía idolizando conceptos que son el producto del pensamiento idólatra. Y debo de ser responsable y de aceptar el error, porque yo quiero contribuir con el conocimiento que he adquirido para la mejora de mi prójimo y no su menoscabo. Y como he dicho en ocasiones anteriores, esto no lo hago con el afán del reconocimiento sino como muestra de gratitud hacia El Eterno por haberme dado la oportunidad de abrirme los ojos y ver que estaba en el error. La verdad no es materia de las élites, la verdad es de todos y es un derecho aunque la verdad debe de ser dada a cada quien de acuerdo a su esencia espiritual y misión en el mundo.

Vean queridos amigos hasta qué punto estamos todavía adoctrinados en la idolatría que seguimos utilizando sistemas producto de las filosofías de culturas aberradas. Por eso mencionaba al inicio que de generación Y y Z media para abajo, hemos sido engañados y entrenados en la idolatría y eso es preocupante porque es como tratar de restaurar un edificio que ha sido bombardeado, lo cual no quiere decir que es imposible pero sí requiere mucho más trabajo.

Solución

Pero la buena noticia es que a pesar del daño que nuestras generaciones hayan sufrido, lo cierto es que estamos a tiempo porque estamos aquí, y a pesar de las reprimendas que el Moré nos pueda dar y que a veces nos hagan sentir mal por estar todavía sirviéndole al EGO debemos de entender que el Moré lo hace por nuestro bien. El silencio a veces dice más que mil palabras pero el que entiende el contexto del silencio, recapacita y trata de ver dónde está el error. El secreto para la mejora del mundo está en la humildad que tengamos para reconocer nuestros errores y el futuro está en los niños.

Ellos son el verdadero futuro. Algunos los llaman generación Z y ahora se habla inclusive de generación Alfa. Sin importar el nombre ellos son los que tienen el futuro en sus manos. La labor docente en esta época es mucho más importante que la que pueda entablar el legislador porque el Derecho siempre responde activamente a las necesidades de la sociedad y no proactivamente, es decir, como un mal bailarín, el Derecho sanciona las leyes después y no antes de que los hechos acaezcan lo cual es bueno porque se adhiere al principio empírico-racional pero tiene la desventaja de que no da las reglas del juego para llevar a cabo el proyecto de vida por buenas lides.

El docente en cambio tiene la ventaja de que no está encerrado en una cámara leyendo y leyendo proyectos de ley sino que está compartiendo con los niños a diario y puede transmitirles el conocimiento de una mejor manera que el legislador. Lo último que un juez decente quiere es ver a una persona en frente del estrado y mucho menos en la cárcel, pero lo cierto es que tampoco puede haber impunidad. Por eso es que la labor del docente es tan importante, porque con una buena educación, tanto en la institución educativa así como en el hogar, el niño tiene una gran posibilidad de convertirse en una persona de bien y no tener que terminar sentándose en el banquillo de los acusados.

Los niños en formación tienen una oportunidad que nosotros no hemos tenido ya que que por su pureza e inocencia son los destinados a llevar a cabo la gran obra de construcción de Shalom de mejor manera que nosotros y alcanzar el éxito. Los miembros de generación Y y anteriores somos los “pioneros” que hemos tenido que dinamitar los muros de la idolatría que nos enclaustran, pero ahora que vemos que poco a poco esos muros se escarapelan y van falseándose, los niños son los que podrán botarlos y permitir que la luz entre.

Al darnos cuenta de que todavía seguimos encerrados en el plano idólatra debido al adoctrinamiento que recibimos y continuamos recibiendo durante la educación primaria, secundaria, terciaria y aquella que nos impone el circo mediático, nos hace sentirnos mal porque pareciera ser que con un solo movimiento, todo nuestro trabajo es tirado por la borda, pero esto no es así. Los ríos se forman con el pequeño pero constante goteo que va creando una hendidura en una roca hasta que luego aparece el lecho del río. Pero ese lecho no se creó de la noche a la mañana sino que llevó años de persistencia y constancia. ¿Qué habría pasado si la gota hubiese dejado de caer? La historia sería muy distinta.

Pero en el caso de los niños la situación es diferente. Sólo imagínense ustedes amigos cuánto tiempo nos ahorraríamos y cuánto avanzaría nuestra causa si en vez de estar sacando tiempo para botar esos muros de idolatría que nos rodean avanzáramos sin esa carga espiritual hacia la construcción de Shalom? ¿Se imaginan cuánto podríamos avanzar? Para la situación en que nos encontramos a veces es difícil siquiera imaginar ese avance pero no porque poseamos limitantes imaginativas éstas implique que no exista esa posibilidad.

Por eso este es el momento para hacer las cosas, hoy, no mañana. ¿Cuánto les hablas a tus hijos acerca del monoteísmo? ¿Les has explicado cuán importante es su misión en este mundo?  Ellos son el futuro porque nosotros somos el presente. A pesar de nuestras crisis de identidad que a veces se dan sin siquiera nosotros enterarnos o estar conscientes de ello, lo cierto es que esto no debe de ser excusa para tirar la toalla sino que más bien debe de hacernos entrever que hemos sido dichosos ya que el primer paso para resolver un problema es reconocer su existencia.

Ofrezco disculpas públicas a mis amigos por el hecho de que enfoqué los temas desde un punto de vista jurídico-filosofal que ha sido al que fui adoctrinado y que es el producto del pensamiento idólatra grecorromano. No ofrezco excusas porque las excusas son la forma más grande de adoración al EGO, la excusa supone justificación, es decir, evitación de las consecuencias que resulten de nuestros actos, pero una disculpa es sincera porque le obliga al EGO a bajarse y a entender que cada día que pasa nos damos cuenta de que cuánto más aprendemos más nos damos cuenta de lo ignorantes que somos tal y como sucedió en mi caso.

Como dice un dicho, no se puede llorar sobre la leche derramada, hay que seguir adelante y no desfallecer. Debemos de enfocar nuestros esfuerzos en seguir las leyes universales pero debemos de enfocarnos más aún en asegurarnos de que esos pequeñines que están puros por el hecho que no han sido contaminados con idolatría se mantengan así. La mejor forma de hacerlo es mediante la educación, se les debe de educar en un contexto libre de idolatría donde puedan desarrollarse y convertirse el día de mañana en hombres y mujeres de bien.

Así los sistemas educativos deben de comenzar en nuestros hogares, no en vano se ha dicho que la familia es la base de la sociedad. Cada núcleo familiar debe de buscar la armonía y la paz y sobre todo la bondad. Apenas estamos comenzando y vemos que a pesar de parecer poquitas, las siete leyes universales son más extensas de lo que creíamos que eran, pero no importa, porque la voluntad del Eterno ha sido que sus hijos cumplan con siete leyes universales si son gentiles o seiscientos trece mitzvot si son judíos y tenemos todas las herramientas a nuestro alcance para lograr ese objetivo.

Ya se va viendo la esperanza

La generación Z ha tomado las riendas de la causa y a logrado comenzar a realizar un cambio significativo en la vida de las personas. El nombre Justin Beieber es sinónimo de estrellato y fama pero lo que no muchas personas saben es que el agente promotor de este niño es un judío piadoso que le ha enseñado a Bieber el valor de la caridad y de la bondad.

Cada vez que Bieber va de gira por alguna ciudad, el pasa a visitar a los niños hospitalizados en los centros de salud y aparte de eso de las ganancias obtenidas por los conciertos, se dona cierta parte para obras benéficas. Es refrescante ver a un jovencito como Justin y a su promotor, Scooter Braun, realizar una obra de esta envergadura porque eso demuestra que vamos por buen camino.

Nuestro espíritu debe de alegrarse y de llenarse de esperanza cuando oímos historias como ésta porque lo cierto es que un jovencito como Bieber que es el artista pop más conocido y popular del planeta, ha sabido mantener los pies sobre la tierra y a ha buscado contribuir a la construcción de un mundo mejor.

La mejor parte es que Bieber es un modelo a seguir para los jovencitos de su edad y por lo tanto sus acciones es muy probable que de alguna manera sean imitadas por sus seguidores, lo cual nos daría gran alegría porque eso demuestra cuán importante es la labor de los medios de comunicación cuando se utilizan para construir Shalom.

¿Cómo podemos ayudar a las nuevas generaciones a construir ese mundo pacífico y armónico?

Es muy fácil, primero que todo debemos de recordar que El Eterno está encima de nosotros y que no hay otro excepto por Él. Él es el Único y siempre lo será. Cada acción u omisión que cometamos será retribuida de forma positiva o negativa según corresponda por lo que debemos de recordar esto todo el tiempo para tenerlo presente y evitar transgredir las normas.

El ejemplo de Justin y de Scooter deja ver que vamos por un buen camino y evidencia como los judíos y los gentiles se complementan de manera tal que construimos Shalom. El dinero no lo es todo pero para aquellos que son afortunados y lo tienen, es necesario enseñar los valores de la humildad y del temor al Eterno.

Podemos estar en la cima del mundo y podemos ver que la gente nos aclama, tal y como le sucede a Justin Bieber o en menor escala a los líderes locales en sus naciones y comunidades, pero debemos de recordar que con una posición privilegiada viene el liderazgo y que ese liderazgo debe de estar destinado para servir al Eterno y no a nuestros propios intereses.

Y también debemos de recordar que por más duchos que nos consideremos para algún tema o si tenemos un talento o dote artístico o de otra clase, esa es nuestra herramienta para llevar a cabo nuestro propósito que es el reconocimiento del Eterno como Único y que todos somos parte de su creación.

Justin es un excelente bailarín y músico. Con su talento genera millones de dólares que sirven para emplear a muchas personas y para traer alegría con su música y de paso contribuir con obras de caridad para la mejora de las vidas de los demás.

Cierro este post con una sola pregunta:

¿Cúal es nuestro talento y una vez que lo sepamos, cómo lo estamos empleando para servir al Eterno y construir Shalom? Esperemos que El Eterno nos guíe para que todas las acciones que realizamos sirvan para construir la paz y la armonía.

Que El Eterno bendiga a Israel para que siga trayendo luz al mundo y así podamos construir un mundo pacífico y armónico.

 

22 pensamientos en “Los niños son el futuro”

  1. muy interesante.
    habria q ajustar algunos conceptos, com opor ejemplo q no todo lo q proviene del mundo idolatrico es idolatrico o negativo en si mismo.
    pero en lineas generales, y especialmente el empuje hacia la construccion de un mundo de plenitud es muy bueno.
    muchas gracias joven amigo felipe.
    un gran escritor, sin dudas.
    un enorme noajida.
    gracias

  2. Respuesta al Moré: Para evitar tanta palabrería porque la verdadera genialidad está en exponer temas complicados en palabras que todos entendamos. Mi problema es que no he podido desarrollar esa habilidad. Pero gracias por el ejercicio porque definitivamente me ayudó a ver dónde estaba errando.

  3. Respuesta a los demás amigos:
    Uriel: Cierto, porque sólo con la imposición de miedo y prepotencia se puede buscar que las personas absorban ideas que de otra forma son ilógicas.

    Ronald: Tienes razón por eso es que el ejemplo de Justin Bieber y Scooter es tan loable, porque han tomado el mundo del espectáculo y le han dado un giro a lo que usualmente supone la adoración del EGO del artista mientras que Justin y Scooter entienden que El Eterno es el dueño de todo y que nosotros somos simples depositarios de la manutención del mundo.

    Gracias amigos por sus comentarios y a usted amigo Moré por el ejercicio, me ayudó mucho.

  4. Gracias Querido amigo Moré, pero el grande aquí es usted que comparte el conocimiento con estos humildes servidores del Eterno. Que El Eterno le bendiga a usted y a sus seres queridos.

    Amigos y amigas, gracias por su apoyo y por estar aquí compartiendo todos juntos. Gracias a Eli por sus comentarios y aprovechemos para dar gracias al Eterno por permitirnos compartir juntos Bendito sea El Eterno, El Único y Bendito Sea Su Nombre.

Deja un comentario