¿Por qué todo últimamente me está saliendo mal?

Hay situaciones de situaciones e incidencias de incidencias, estos meses de Tamuz y de Av son bastante convulsos, pero como decía una querida amiga, es el momento perfecto para ver la gloria de Dios, porque estamos tan faltos de energía y tan prontos a explotar, que en una que va y en otra que viene estallamos sin razón. Es como ir fumando un cigarrillo en una fábrica de pólvora, entonces, debido a la ausencia de energía es que se pueden ver más los milagros de Dios, porque es claro y evidente que no somos nosotros los que estamos aportando a los niveles que sí lo hacemos en otras épocas del año.

¿Pero entonces, por qué es que están estos meses tan complicados? Es muy sencillo, porque si no existieran situaciones adversas, no tendríamos la capacidad de avanzar y esto no es idea mía sino de los grandes sabios. Ponte a pensarlo, lo que no se mueve se pudre, entonces ¡hay que mantenerse en movimiento! Y como somos medio perezosos por naturaleza, Dios en su infinita sabiduría creó un sistema de avance y de retroceso.

No es que retrocedamos al mismo momento en el que estábamos, pues el universo no permite ese viaje en el tiempo tal cual, pero sí existen circunstancias que se asemejan a otras ya vividas. El retroceso nos obliga a dos cosas, o a quedarnos estancados o a seguir hacia adelante. No existen delegatarios a los que les encomendemos nuestras obligaciones, o sea, no te puedes zafar el lomo y quitarte tus responsabilidades de encima. En el eterno vaivén del péndulo que oscila hacia la derecha y luego hacia la izquierda, necesariamente habrá días buenos y días malos, meses buenos y meses malos y años buenos y años malos.

No tenemos el control de lo que pasa salvo sobre nuestra propia mente y cómo nos adaptemos a la situación, ¡si no fuera por la necesidad no existiría la inventiva! ¿Te imaginas un mundo sin inventos? Estaríamos peor que los animales, porque a diferencia de los animales que son perfectos de acuerdo a la función que deben de desempeñar, los seres humanos somos imperfectos porque al tener libre albedrío tenemos la correspondiente responsabilidad de elevarnos a nosotros mismos por nuestros propios medios, según dicen los sabios.

Por más que a veces se quiera tapar el sol con un dedo, el calendario universal no es un invento rabínico o de exclusivo acatamiento para el pueblo judío, por el contrario, es el calendario de todos tanto judíos como noájidas. Así que ambos estamos expuestos a los efectos de los meses. No es astrología barata de esos payasos que se visten con ropa cortesana de los tiempos de las monarquías y maquillaje cleopátrico, ni tampoco de brujos escondidos en el mercado local, ni… Se trata más bien de una verdad irrefutable, del hecho que hay situaciones que no comprendemos pero que están ahí.

No se trata de conformarse ni de achantarse con la excusa que el mes es malo, no, ¡más bien todo lo contrario! Como seres humanos que somos hay ciertos caminos trazados para nosotros, pero ello no implica que estemos condenados a seguir ese camino sin opción alguna, precisamente por nuestro libre albedrío es que tenemos la opción de superponernos y de sobreponernos a las circunstancias adversas. Nos superponemos en el plano mental, no obsesionándonos con la desdicha pero tampoco ignorándola como si no existiera; nos sobreponemos a ella tomando ventaja de la energía cinética y avanzando por medio del fango.

Habrá muchas ocasiones en que las cosas nos salgan mal, pero también habrá muchas ocasiones en que nos salgan bien. El punto es capitalizar de ambas experiencias y saber que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo pueda aguantar, y para eso afortunadamente es que Dios creó los ciclos, para que haya un tiempo y lugar para cada cosa bajo el sol. Te deseo lo mejor en esta semana.
disappointed

12 pensamientos en “¿Por qué todo últimamente me está saliendo mal?”

  1. Gracias por el texto Felipe, entiendo la intención del mismo, pero subrayo algunas cosas:

    – «Tamuz y Av son bastante convulsos», en qué te basas? Quizás me equivoque pero suena como si estuviesemos a merced/capricho de los meses y no tuviesemos más opción que resignarnos a la «voluntad» de estos.

    – Meses malos… ya el Moré preguntó lo mismo y respondiste «las personas», pregunto yo, cuáles personas normalmente los ven asi. Con sinceridad te digo que nunca he oido que alguien diga «enero es un mes malo», «julio es un mes malo».

    – «No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista». Personalmente, quizás me equivoque, es una afirmación que promueve la aceptación de los «males» o en su defecto la muerte como solución de la persona que lo padece. Nada más lejos, cada uno debe actuar responsablemente, es decir, saber responder ante cada situación.

    Saludos y gracias!

  2. Hola Jonathan

    – Con respecto a lo primero que mencionabas, de hecho que no, que más bien es todo lo contrario. Lo mencioné porque alguien por ahí me lo dijo, en realidad este post va dirigido hacia un par de personas que me mencionaron el tema. Por eso hablaba de superponernos y de sobreponernos; el hecho que las cosas no vayan como nosotros pensamos, es porque nuestra actitud mental no es la adecuada, no vemos la foto grande sino la foto chica, pero sí requiere que haya un doble del esfuerzo, lo cual no implica que quedemos a merced de nada, salvo que nosotros mismos queramos, por eso es que mencioné que más bien es todo lo contrario con respecto a ese sentimiento de desesperanza.

    – En relación con el tema de los meses, no puedo decir quiénes son esas personas por respeto a su privacidad, pero sí me lo dijeron y por último lo que quise decir es que existen ciclos de avance y de retroceso, pero ello no implica que se deba de conformar uno, lejos de echarse a llorar en total desconsuelo, se trata más bien de buscar las soluciones, de tener la visión para ver donde las cosas no marchen como nosotros esperamos, pero siempre entiendo que tenemos dos opciones, o sentarnos a llorar o seguir adelante.

    Saludos a ambos!

      1. Gracias amigo! Lo voy a agregar al post para no confundir a las personas. Saludos!

  3. Buen post amigo Felipe, cierto es que solo nosotros mismos nos ponemos las barreres que queramos ponernos, y que todo en esta vida es ciclico. Creo que siempre hay que buscar el equilibrio o la forma de equilibrarse uno mismo, porque cuando uno esta derrotista no ve la puerta de salida aunque la tenga ante los ojos.

    Por mucho que nos ahogue la vida, como bien dices, la de sentarse a llorar es la opcion incorrecta, hay que centrarse, pensar dos veces, y abrir la puerta de la solucion.

    Un abrazo

    1. Gracias amigo por tu comentario tan enriquecedor, es cierto lo que decís, «cuando uno esta derrotista no ve la puerta de salida aunque la tenga ante los ojos» y cuántas veces no nos ha pasado. Un abrazo.

  4. Gracias Felipe!

    Se entiende la idea, podría decir que tal como hay estaciones (Verano, Invierno, Otoño y Primavera) en algunos lugares y épocas; o periodos propicios para sembrar y cosechar, hay oportunidades que se nos dan para aprovecharlas o para verlas llegar y dejarlas pasar.

    Cada día, de cada mes, de cada año es propicio para algo, y ese «algo» es precisamente percatarnos de esas oportunidades que se nos ofrece, para hacer lo que podemos cuando podemos, para trabajar en nosotros, para hacer de cada instante algo significativo, incluso para recordar y aprender de la historia, mientras se hace algo por construir la nuestra, quizás en el proceso aprendemos a construir shalom en nosotros y ayudamos a hacerlo en el mundo, depende de nosotros en gran parte, pese a que pasemos por verano, invierno, otoño o primavera.

    Esta en nosotros el Libre albedrío, y sumado a ello el Creador nos ha dotado de herramientas, ¡sí…. incluso nuestro Ego!, nada ha sido en vano o por casualidad, cada cosa se nos fue dada hemos de aprovecharla para trabajar en nuestra naturaleza y aprovechar las oportunidades y dificultades para crecer…

    Gracias por la reflexión querido amigo, un abrazo!

    1. cuando me refiero a las estaciones por ejemplo, lo hago porque para algunos será más fácil pasar un verano que para otros, así para cada época, para unos puede que les reulte más fácil que para otros, espero también se entienda mi idea!

      Un abrazo

Deja una respuesta