Archivo de la categoría: felicidad

Receta para la felicidad

Desde hace pocos años se puso como meta de la vida el “estar feliz”, o hasta el más ilusorio “ser feliz”.Se llenó de todo tipo de gurús y comerciantes promoviendo el deber de la felicidad y vendiendo métodos para lograrlo.Como si la felicidad fuera un artículo disponible aplicando ciertas técnicas o ejerciendo determinados rituales. Por […]

El espacio para estar bien

Para comenzar recordemos que cada humano es diferentes “almas”, en una rápida síntesis mencionamos unas pocas: * NESHAMÁ: espíritu, esencia, chispa divina, lo más yo del ser y al mismo tiempo lo más lejano. * RUAJ: ánimo, hálito, psique, mundo interior, aliento, alma sensitiva. * NEFESH: alma, energía vital, energía, alma vegetativa. No podemos ni […]

La pregunta necesaria hoy

Sería genial que cada tanto te hicieras un tiempo para preguntarte y responder con profunda sinceridad: “¿Qué me impide estar mejor?”. No sé cuántas veces te lo preguntaste y cuántas te lo respondiste.Si descubriste factores que estaban obstaculizando tu disfrute.Si hiciste algo para modificar la situación.Si solamente te quejaste.Si disparaste reproches sin acciones correctivas.Si… Si […]

Preparándonos para Rosh Hashaná: 5777

Estamos a cuatro semanas del comienzo del año nuevo universal, conocido en hebreo como Rosh Hashaná, lo cual se traduciría al castellano como la “cabeza del año”. Es por medio de lo aprendido en teoría así como de la observación constatada por este servidor, que me parece adecuado, con la ayuda de Hashem, Bendito sea, compartir con ustedes, amigos de Fulvida, Fundación B’nei Noaj y las respectivas filiales locales, unos consejos para que el 5777 sea un año de mucha prosperidad y bendición.

Teshuvá para regresar

La transliteración de este título sonaría redundante, pues el vocablo teshuvá en hebreo se traduciría como retorno, entonces el título vendría siendo algo así como “retorno para regresar”. ¿Será que realmente es una redundancia o hay algo más? En realidad no hay tal redundancia y en un momento explicaré por qué: En hebreo la palabra teshuvá se traduciría al castellano como arrepentimiento, pero el arrepentimiento no tiene que ser un acto de contricción y de tristeza sino más bien, ¡todo lo contrario!

Así es, no se trata de alegrarse del mal cometido, sino de alegrarse del hecho de que tenemos una nueva oportunidad para regresar, pero el regreso no se da por el camino de la tristeza sino por el camino de la felicidad.

En tanto que las religiones tradicionales cristianas y musulmanas asocian el arrepentimiento con castigos corporales, persecuciones por parte de la comunidad, auto-persecuciones y cargos de consciencia, el judaísmo y el noajismo no precisan de estos medios, los cuales más bien alejan a la persona del Eterno, sí, así cómo lo lees, ¡El Eterno no quiere mártires ni llorones que duren días, meses o años autorecriminándose cosas que ya pasaron!

Poco a poco te explicaré, Dios-mediante, el tema del por qué no te tienes que recriminar lo pasado, y con la ayuda del Eterno, Bendito Sea, te explicaré más a fondo esto que hoy compartimos.

Ya casi comienza Shabbat, lo cual no implica que los noájidas tengamos que celebrarlo al estilo de los judíos, pues una cosa es la heredad judaica y otra la noájica, sin embargo, se puede recordar el Séptimo con una rica cena y aprovechar para unir más a la familia, con el fin de que haya alegría en el hogar y felicidad.

¡Pero esto no tiene sentido!

Hay cosas las cuales no le parecen lógicas a nuestro intelecto, porque estamos viendo solo un lado de un prisma. Te voy a poner un ejemplo para entender esto mejor: Imagínate un cubo el cual tiene seis caras por ser tridimensional: Largo, ancho y profundidad.

Si el cubo está en cuarto oscuro y solo se le ve una de las caras, el observador pensará que no es un cubo sino un cuadrado, porque solo puede observar una de las caras, pero si se encendiera la luz del dormitorio, efectivamente podría ver que no era un cuadrado sino un cubo.

En el momento en el cual el observador pensó que el cubo era en realidad un cuadrado, era porque lo estaba viendo con base a una concepción bidimensional, es decir, largo y ancho, pero cuando se encendió la luz del dormitorio, él pudo observar que el cuadrado era en realidad un cubo.

Algo similar sucede con las leyes espirituales y las leyes físicas. Hay mandamientos que son solo para que el pueblo judío los realice, porque la composición espiritual es distinta a la de un no judío. Algún malintencionado por ahí podría decir: “Eso es una manipulación por parte de los judíos para que nosotros no cumplamos con las mitzvot de ellos y no tengamos la bendición que ellos reciben”.

¡Esto sería completamente incierto! Te diré por qué: Cada quien tiene una misión distinta en este mundo, lo cual nos permite trabajar en pos de lograr paz y armonía en la tierra. Cada identidad espiritual necesita alimento distinto, por tanto, no se le puede dar comida de adulto a un niño y no porque una persona sea un niño ello significa que se le desprecia por esto, ¡todo lo contrario! ¡Más bien sus hermanos mayores y los adultos tienen la obligación de cuidarlo y de enseñarle!

Hay muchas personas quienes no quieren seguir estos principios y terminan enredándose en sus propias conclusiones las cuales luego los llevan, en muchísimas ocasiones, a desconectarse de la realidad. No hay nada malo en recordar el Séptimo día, pues fue cuando el Creador descansó, se puede descansar pero en el entendido de que se hace como una actividad lógica que nos permita recuperar fuerzas y no como un mandamiento, como sí está obligado un judío.

El Rabino David Miller, de bendita memoria, adujo que sería bueno que más personas descansaran en el Séptimo día similar a como lo hacen los judíos, pues un día de descanso absoluto de las labores le serviría mucho para la paz física y mental de las personas en general, además de la recuperación de energías que tanta falta nos hace, especialmente cuando hemos tenido fines de semana ajetreados y los lunes llegamos al trabajo más cansados que el propio viernes.

Eso sí, no nos confundamos, una cosa es descansar de las labores de manera similar a como lo hacen los judíos y otra es hacerlo igual a como ellos lo hacen. No se trata de encender velas ni de rezar los mismos rezos, etc., sino más bien de un momento para rezar ciertas oraciones que nos podrían acercar más a nuestro Creador. En esta página encontrarás más información sobre cómo se puede recordar el Séptimo sin caer en fanatismos ni emulaciones innecesarias, las cuales a la postre más bien terminan siendo perjudiciales.

Ahora que he mencionado este punto, el cual consideré de suma importancia para no caer en confusiones las cuales más bien generarían más mal que bien, procederé ahora a darte unos consejos para que esta semana venidera los apliques y de esta forma puedas prepararte mejor para Rosh Hashaná.

Confesión proactiva

Dice el gran filósofo y tratadista de la Torá, Moshé ben Maimon, conocido como Maimónides:

“1. Si una persona ha transgredido cualquiera de los preceptos de la Torá, ya sea afirmativo o negativo, deliberadamente o por inadvertencia, al arrepentirse y retornar de su error, debe confesarse ante Dios, bendito sea, pues está escrito: ´Cuando un varón o mujer cometiere… confesarán su pecado que cometieron´(Números V, 6-7). ¿Cómo ha de confesarse una persona? Ha de decir: ´¡Oh Dios! He errado, he obrado mal, me he rebelado contra ti, haciendo tal y tal cosa. Y ahora lo lamento, me avergüenzo de lo que hice y jamás repetiré ese acto. Ese es el principio de la confesión. Cuanto más amplia y detallada sea la confesión, mejor.” (Maimónides. Mishné Torá. Iad Jazaká. Editorial Sinaí. Tel Aviv, Israel. 2008. Página37).

El arrepentimiento es una herramienta de suma importancia con la cual contamos las personas para así poder corregir nuestros errores. El Rabino R S Arush, en su obra, “En el Jardín de la Fe” menciona un concepto muy interesante sobre la auto-confesión y lo expresa así:

“El hombre temeroso de Dios, ciertamente no dejará que el Creador lo juzgue por cada uno de sus pensamientos, palabras y acciones. Por consiguiente, el adelantará su ´Auto-Juicio´, se confesará u arrepentirá, pedirá perdón por todo, y corregirá sus acciones sin esperar un Juicio Divino”. (Arush, Shalom. En el Jardín de la Fe. Instituciones Jut Shel Jesed. Jerusalén, Israel. 2009. Página 319).

Te voy a explicar que, como ya casi estamos a las puertas del año nuevo, estas semanas previas en el mes de Elul deben de ser utilizadas para reflexión y arrepentimiento, pero no arrepentimiento de culpa y fustigación continua plagada de una auto-recriminación, sino de entender que no se puede llorar sobre la leche derramada y que ahora debemos de buscar rectificar nuestros errores y pedirle perdón a quienes hayamos lastimado y a nuestro Creador.

¿Cómo logramos esto? Muy sencillo, con fe, emuná, es decir, entendiendo, tal y como lo dijera R S Arush, que hay ciertas razones por las cuales hemos errado en el pasado:

1. Porque el Creador así lo quiso. Tengamos claro algo, una cosa es lo ocurrido previo al hecho y otra cosa la actitud tomada por nosotros después del hecho. Con esto lo que te quiero decir es que no vamos a usar como justificante el estribillo de que “El Creador así lo quiso” para andar haciendo daño por el mundo y luego justificarnos en la voluntad de Dios, porque ahí sí que estaríamos tratando de tergiversar las cosas y de burlarnos de Dios, de nosotros mismos y de nuestros semejantes, y esto no quedaría impune. Cuando hablamos de que el Creador así lo quiso es que erramos, sea con intención directa de errar, por no haber puesto atención o por pura negligencia, pero en cualquiera de estos casos debemos de tener en mente que ya lo pasado es pasado y no podemos echar marcha atrás. Eso es lo que quiere decir “porque el Creador así lo quiso”. Él, en su infinita Sabiduría nos permitió tomar esa decisión, porque algo teníamos que aprender.

2. Todo es para bien. Otro punto importante es el entender que aquello lo cual nos pueda parecer, en primera instancia, como algo malo, en realidad no lo es, pues todo en este mundo es para bien y eso incluye las buenas o malas acciones que tomemos. Por tanto, no nos debemos de desalentar ni de sentir tristes cuando ya las cosas han ocurrido, tampoco es que nos vamos a regocijar por el mal realizado, pues eso sería de malvados, pero no nos vamos a recriminar cual fiscales fuéramos, nuestros errores una y otra vez, los confesaremos y haremos lo posible para no volver a cometerlos, pero hasta ahí.

3. ¿Qué quiere el Creador de mí? No nos enojemos con los elementos externos de las circunstancias sino que, preguntémonos, ¿qué es lo que quiere el Creador de mí? Cuando voy a la oficina del gobierno y el empleado del mostrador me maltrata, no debo de arremeter contra el empleador sino que debo de entender que el Eterno me está enviando un mensaje a través del funcionario público. Si tu pareja se enoja y hace un berrinche, no debes de enojarte con ella sino de entender que, por algo el Creador quiso que tu pareja su molestara, que no es malo que esté molesta, aunque en el momento pareciera que sí y, luego, lo más importante es preguntarte ¿qué quiere el Creador de ti? ¿Qué te está tratando de decir a través del enojo de tu pareja?

Comienza por hablar con Dios una hora diaria, sí una hora, cuéntale tus problemas, háblale como a un amigo y él te escuchará. No cometas el error de las religiones que piensan que el Eterno es una máquina dispensadora de favores y que está obligado a depararnos lo solicitado, pues no es así, pero, si Él creó todo el Universo, incluyéndote a ti, ¿qué te hace pensar que hay algo imposible para él?

La ventaja de uno ir y confesarse proactivamente ante el Creador sin esperar a que nos castigue por nuestras transgresiones, implica que estamos siendo diligentes en el manejo de nuestra vida y que eso también implicará un mayor nivel de compromiso, no solo para con el Creador sino también para con nosotros mismos y nuestros semejantes.

Ya con esto cierro y te dejo para que reflexiones sobre lo compartido hoy. Mantente feliz y disfruta de este fin de semana, de la semana venidera y de las semanas que estén por venir. Si te mantienes feliz, las cosas te irán mucho mejor. Te deseo una excelente semana.

Muy pronto…

En Colombia, pasarán cosas buenas, y  pronto te estaremos contando.  Pero desde ya alista tu maleta para que puedas acompañarnos del 9 al 12 de julio de 2012, en Bogotá Colombia.

Prepárate, para cambiar tú historia, prepárate para ser ¡feliz!

 

La  felicidad  no es el disfrute de lo externo,

sino la unificación de las dimensiones.

Hacer que el cuerpo sea espiritual, que lo espiritual encarne.

Que cada deleite “mundano” sirva para despertar la chispa espiritual

y hacerla irradiar su energía benefactora.

Elevar este mundo,  armonizarlo con el mundo del espíritu.

Yehudá Ribco

 

Será una semana para construir shalom, y con la alegría de contar con un maestro que hace de éste hogar y del noajismo una realidad.  La visita del moré a Colombia, es una realidad.

¡Sólo faltas tú!  Te esperamos

 

 

La lección de Koraj

Hay un personaje en la Torá llamado Koraj, Coré en español.
Era un personaje judío, pero cuestiones de su vida sirven como moraleja para los noájidas.
Un modelo para conocer y NO seguir.

Nos cuenta la Tradición que Koraj era un hombre que poseía innumerables fortunas; mucho poder; gran astucia; renombre; familia; amistades; en resumen, Koraj podía considerarse el hombre más satisfecho y feliz sobre la tierra.
Pero, no lo era.
Estaba insatisfecho, y por eso, era infeliz.
Le faltaba una cosa, una pequeña cosa: humildad.
La humildad es reconocer con justicia el valor de cada persona, de cada cosa, de cada cualidad.
Humildad es esforzarse por convertir en realidad lo potencialmente positivo.
Humildad es tener confianza en que lo mejor es aliado de lo bueno.
Humildad es tener conciencia de que el fracaso justo no es humillación, ni el éxito es motivo para enorgullecerse y despreciar a otros.
Le faltaba humildad a Koraj.
Y cuando la humildad no está, entonces se vive insatisfecho.
La fortuna económica parece miseria.
La salud se vive como enfermedad.
Las amistades en lugar de apoyar, incitan a equivocarse.
La felicidad no se aprovecha.
Así que, pobre Koraj, teniendo todo y con la sensación de carecer de todo…

Y Koraj expresó su falta de humildad rebelándose contra Moshé y Aarón.
Él y sus malandrines acompañantes pretendían convertirse en los líderes de Israel, es decir, no aceptaban el liderazgo que el Eterno había dispuesto para Su pueblo.
Entre gritos y piquetes de los revoltosos, Dios pone en evidencia Su deseo, demostrando públicamente que el mando político debía permanecer en manos de Moshé, y el sacerdocio para oficio de Aarón y sus descendientes.
Fue Dios el que se encargó de poner las cosas en su sitio.

¿Qué pasó con Koraj, el que tenía de todo, pero le faltaba humildad?
¿Cómo terminó su vida el exitoso Koraj que siempre quería estar un poco más arriba?
Koraj y los rufianes que lo aconsejaban y seguían, en lugar de ascender y transformarse en la cabeza del Pueblo, fueron tragados por la tierra.
Tal cual lo dicho, hubo un temblor de tierra, entonces una gran zanja se abrió bajo Koraj y los suyos, y todos los descarriados por el hambre de poder y orgullo desaparecieron para no volver.

Este hecho ocurrido en la realidad, tiene su lectura educativa: si queremos elevarnos y superarnos, es imprescindible ser humildes y correctos, porque de lo contrario, en lugar de subir- bajamos.

Vivir Con Sincera Alegría

Decía Mahatma Ghandi:  “La alegría sobreviene cuando tienes armonía entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces”.
Interesante enseñanza de un sabio de las naciones.
El pacifista más famoso fue persona para valorar en su contexto y admitir sus inteligentes enseñanzas, así como para criticar otras cosas y no recibir las prédicas que contradicen al Eterno y Sus mandatos. ((Recordemos: es correcto valorar y asumir las enseñanzas de los sabios de las naciones, pero no cuando refieren a espiritualidad, pero sí al resto de la existencia.))

Vivir con regocijo de todas las cosas, sean grandes o pequeñas, es una gran virtud.
El estar sinceramente alegres, a través de lo que contenta al alma,  es una meta valiosa para todo ser humano ((De hecho, es una orden del Eterno para los que son judíos, uno de los 613 mandamientos de la Torá para el pueblo judío.
Ver: http://serjudio.com/bereshit/vaieshev66.htm entre otros links de nuestros sitios al respecto)).
Estar sinceramente alegres, por tanto, es una pauta para andar por la senda divina ((“Alegría sincera” y “alegría” a secas, no son siempre lo mismo. Tampoco felicidad y alegría son sinónimos)).

Cuando la persona aprende a vivir con sincera alegría, encuentra allanado el camino hacia la armonía (interna y externa), estabilidad, integridad, lo que hace que sea una pauta significativa y trascendental.
Por eso cuando hablamos de plenitud, bienestar, bendición, Shalom, necesariamente debemos incorporar la participación activa de la sincera alegría en el corazón de la persona.
Cuando falta la alegría sincera, ¿cómo se puede sentir plena, bien, bendita, en paz e íntegra una persona o una sociedad?
La alegría sincera es ese poderoso elemento que activa el fluir de lo positivo.
Y no solamente lo decimos como un consejo filosófico, intelectual, moralizante, sino que está igualmente comprobado que tiene efectos poderosos en el organismo humano, en la regulación de los humores, en el sistema de inmunidad, en la salud mental, entre otras ventajas ((Por ejemplo: http://www.centrodesalud.net/%c2%bfque-es-la-inteligencia-emocional/)).

La sincera alegría opera como medicina, en tanto que el abatimiento enferma, o al menos empobrece, nuestra vida y entorno.
Recuerdo como en aquellas viejas épocas de mi juventud, y la de mi padre, en la revista “Selecciones del Reader’s Digest”, se encontraba la inefable sección “La risa, remedio infalible”.
Hace mucho que no la leo, hay algunas antiguas ediciones aún en casa, pero estaba bien pensado y fundamentada su inclusión y su titulación.
Yo no sé si cura todo, si es tan infalible, pero ciertamente que la sincera alegría surte efectos gloriosos.
Si bien la risa no es lo mismo que la sincera alegría, bien vale su mención.
De paso, también recuerdo a nuestro querido amigo venezolano Andrés Cordovés, quien se alejó para construir su propio camino personal y profesional, que animaba a la “Risoterapia”.
Como también no puedo dejar de mencionar a quien fuera un apreciado socio, Alfredo Zambrano, quien se alejó para retomar viejas creencias y actitudes pero adoptando muchísimas de nuestras enseñanzas positivas (muchísimas, que con gusto le regalamos y esperamos sepa cuidar y difundir sin mezcolanzas), el cual en más de una ocasión refería acerca de la alegría.

Quien quiera mantener a raya a las enfermedades, superarlas, o padecer menos, necesariamente deberá aprender a quejarse menos y gozar con sincera alegría mucho más.
Te doy un pequeño y familiar ejemplo.
La otra noche, en la cena de Shabbat, mi hijita estaba haciendo monerías en tanto hacía de cuenta que comía (comer no es una de sus aficiones). Entre bromitas y piruetas, se mordió la lengua… ¡cómo duele! La madre, pediatra ella, no le dio importancia, pero yo en mi ignorancia sí… la niña estaba haciendo “pucheros”, gestitos de ponerse a llorar y patalear por el dolor o la impresión (o la realizada impotencia)… ¿cómo no poner cara de preocupado y empezar a preguntar, revisar, etc.? Pero intenté otro método: el de Patch Adams… y me puse a bailotear y a hacer payasadas. Como si fuera un “milagro”, la niña soltó la risotada, se le hermoseo su bello rostro y las carcajadas ocuparon el lugar que estaba siendo conquistado por el desanimo y la pesadumbre.

Puedes probarlo, no te va a defraudar…
Tampoco es para ir haciendo chistes en un funeral, aunque haya gente que lo haga y no solamente como forma de escapismo, ni de reírse de caídas, tropezones, desgracias, torpezas, etc. de otros o de uno mismo: eso no es alegría, ni mucho menos sincera alegría…
Pero, puedes encontrar la manera de disfrutar, de tener confianza, de crecer incluso en las peores situaciones… pruébalo y luego nos cuentas, ¿te parece?
(De paso, si ya tienes experiencias al respecto, con gusto te las leeremos en la zona de comentarios, aquí debajo).

Tenlo presente: hacia donde te enfocas, se dirige tu corazón.
Si vives pendiente de penurias, miserias, culpas, quejas, humillaciones, rencores, rencillas, el pasado tormentoso, el futuro oscuro, esclavitudes, etc., ¿cuánto espacio dejas a tu alma para la dicha?
Aprende a disfrutar, a hacer de cada momento uno lleno de sincera alegría.

Si persigues la alegría, ésta te escapará.
Está en ti aprender a descubrir los modos para llenar de ese placer tu alma.
Un método es el que enseñó Ghandi y usamos como introducción a nuestro texto: armonía de pensamiento, palabra y acción.
Otro, nos lo brindan los Sabios de la Luz: “Dichoso es aquel que se complace con su porción”  (Pirkei Abot 4).
Seguramente que hay otros caminos correctos, ¿te animas a compartirlos con nosotros?

¿Te has dado cuenta de que la serenidad placentera de la alegría sincera hermosea el rostro, tonifica el cuerpo, brinda lucidez a la mirada, firmeza a la postura?
Los cosméticos ayudan a resaltar la belleza, a ocultar signos no deseados, a ofrecer lozanía en tinturas.
Las cirugías plásticas, levantan, cambian, achican, modelan, reducen, aumentan, etc..
¿Sabes cuánto dinero, tiempo, riesgos, etc., se pueden evitar si la persona aprende a estar alegre con sinceridad?

Recuerda, hacia donde te enfocas va tu corazón.
En los últimos días ha insistido sobre este tema el querido amigo Mario Hinestroza, en varios artículos por él publicados (perdón el resto de los columnistas y comentaristas, pero no puedo mencionar a tanto gran amigo y socio en este pequeño post, igualmente ¡gracias por todas sus enseñanzas!).
No es de extrañar que para una persona afligida haya dificultades y enojos. Cuando una persona está triste, todo lo percibe desde detrás de sus anteojos de confusión y caos; siente que está todo mal y que el camino está plagado de rocas y pozos, imposibles de superar.
Pero, para aquél que ha aprendido a regocijarse con la alegría sincera, habrá placidez y bienestar. Pero para aquel que está bajo el manto protector de la sincera alegría, encuentra más facilidad para acceder a otras perspectivas, abrirse a opciones alternativas, no arredrarse ante los desafíos ni achicarse ante los retos del día a día.

Ojo, no es vivir auto engañándose, ni negando la realidad, ni siendo torpemente optimista lo que te estamos indicando… ¡nada que ver!
Es ver la vida de frente, con confianza, con serenidad, sin temor, sin preocuparse por llevar el control de aquello que está fuera de tu dominio.
Es aceptar tu porción, no para derrumbarte en el conformismo que anestesia y mata, sino en el reconocimiento de las propias virtudes y defectos, conociendo tu potencial y actuando para llevarlo a su plenitud, sin por ello apurar los tiempos.
¿Comprendes la idea?

La vida sin alegría sincera se torna oscura, confusa, devaluada, sedienta de EGO y víctima de sus debilidades.
Pero aquél que aprendió a disfrutar del bálsamo de la alegría sincera, es invitado a fiestas y palacios de belleza celestial.

Te invito a que profundices en este tema, tienes mucho y buen pan en FULVIDA.com y SERJUDIO.com.
Puedes ser el líder en tu avance, en tu crecimiento integral.
No depende de pastores, maestros, “líderes”, santos, fe, religión, Cabalá, misticismo, hebraísmo, sectas… depende de tu enfoque, conectando lo espiritual con lo material, haciendo realidad la pauta de vivir con sincera alegría ((“Puesto que no has servido a el Eterno tu Dios., con regocijo y con bondad de corazón: por exceso de todo.” Devarim/Deuteronomio 28:47)).

El Llamado al despertar

Las Causas Naturales.

En el mundo nada escapa a la voluntad de Dios, aún lo natural proviene de Él, por más que las personas atribuyan tal mérito a la madre naturaleza. Sin embargo no conocemos los misterios de Dios y el porque de su accionar con el mundo, por consiguiente no tenemos la capacidad para discernir lo que Él hace. Así como un insecto jamás comprenderá ni podrá resolver los problemas matemáticos, ni entender su profundidad y propósito.

Pero la Tora nos deja un relato universal sobre el llamamiento o despertar de la conciencia Noajida conocido mundialmente como el Diluvio, del cual podemos comprender parcialmente cual es en parte el objetivo de Dios al enviar catástrofes naturales al mundo.

Otra historia relatada en la biblia es el libro de Jonás, donde demuestran dichas palabras que Dios mandaría destrucción a una ciudad si los habitantes no se arrepentían de sus malos hábitos y se encomendaban a vivir como seres humanos, cumpliendo con el código de leyes que Dios otorgó a la humanidad, únicas leyes que otorgan paz, amor, bondad al mundo y una vida llena de dicha y felicidad.

Catástrofes naturales hoy en día.

Últimamente han ocurrido catástrofes muy seguidas: terremoto en Haití, Chile, sismos en la Argentina, Ola de Frío en Europa, Inundaciones en Brasil, Argentina, etc. y cuantas catástrofes más están ocurriendo en la actualidad para despertar la conciencia que duerme en cada ser humano. Damnificados, perjudicados, heridos, desaparecidos, fallecidos son algunas de las consecuencias que suceden a raíz de las catástrofes.

Pero cabe la pregunta: ¿Porque pasa esto?

Reitero, si bien no entendemos el asunto completo lo entendemos parcialmente. ¿A que me refiero?

El objetivo es sensibilizar, despertar solidaridad, importancia al mundo pero por sobre todo al prójimo, dar caridad, ser unidos, ser un apoyo para el otro y a la vez el despertar Noajico. El mundo debe recordar que están en un mundo, donde hay vidas importantes, una misión especial para cada uno.

Es hora de que las personas se desconecten un poco de la rutina, del trabajo, del egoísmo, de la idolatría, de cada cosa que no aporta bien al mundo. Es hora de que cada ser humano busque llenar ese vacio que grita en alta voz llenarse.

Les pondré un ejemplo para que vean como algunas personas no cambian a pesar de que se les desmorone la vivienda, se les desaparezca familiares, pierdan amigos y pase lo que les pase.

Uno de nuestros preceptos que Dios nos otorgo como ley espiritual es la prohibición del robo y el cumplirlo conlleva una ardua tarea en la actualidad pero a la vez nos deja paz, armonía interior, recompensa divina y muchas más ganancias. Ahora veamos y es muy conocido el hecho de que algunos habitantes de chile (por poner un ej. actual) dejándose llevar por su ego, para engordarlo, por que “la están pasando mal”, ¿que es lo que hacen? roban, saquean, dañan a otros. Cuando Dios busca y les advierte que pueden vivir en paz y en armonía con Él, cumpliendo sus preceptos, ellos (algunos) hacen correr sus pies al mal, escapan de las responsabilidades, se atan vendas en los ojos y siguen dándose entre ellos el daño que están recibiendo. Y que decir de aquellos que pierden tiempo, dinero, buscando ser judíos, buscando sentirse judíos, cuando la tarea es otra y algo mas importante que ello.

Dios constantemente advierte y la historia lo demuestra, pero aun así la historia también registra hechos que debieron suceder para que las personas despierten de sus sueños, de sus fantasías y quieran vivir una vida, además de hacernos entender que “algo” se esconde detrás de una catástrofe.

Pero no solo esta en las manos de Dios el querer despertar a otros, es nuestro trabajo como socios en la sagrada tarea de construir Shalom ayudar a despertar a quienes quieren mejorar y empezar a vivir la vida sin podridas religiones, bastardos que buscan al dios dinero, ignorantes que niegan la existencia de Dios y malhechores que destruirían el mundo por solo tener las comodidades para ellos solos.

No solo es un llamado para ellos sino también para nosotros junto con la oportunidad de ayudar y crecer.

Una vida de paz, armonía, solidaridad, felicidad, belleza, bondad, amor nos esta esperando, pero debemos ayudar para que la misma acelere. Dios esta esperando y nosotros:

¿Cuanto queremos esperar?

Ya es hora de trabajar, de dejar las excusas en un rincón olvidadas, de olvidar los peros y las fantasías locas, de tirar la vergüenza a la basura, de desenmascarar a los que adoran a los diezmos y juegan con los sentimientos y voluntad de la gente hacia Dios, de poner manos a la obra y dejar los bostezos perezosos, es hora de que seas un constructor de Shalom…

O no?

“”¡Si aún no eres parte de la comunidad de Fieles a Dios, eres la pieza del rompecabezas que falta!””



Lo que nos llega…

Algunas personas llegan a nuestras vidas por una razón, por una estación o por toda una vida. Cuando sepamos diferenciar a cada una de esas personas. Sabremos qué hacer con eso que nos llega.

Cuando alguien llega a nuestras vidas por una RAZON, es para llenar una necesidad que hemos expresado, viene a asistirnos en alguna dificultad para brindarnos apoyo, orientación ayuda física, emocional y en ocasiones ayuda espiritual. Por eso vemos la presencia de esa persona como una salvación y lo es en ese momento, pero solo está ahí por una RAZON. Luego por alguna razón o algún motivo sin ningún problema esa relación llega a su fin porque la necesidad que teníamos desapareció, y en ese momento decidimos seguir adelante.

Cuando las personas llegan a nuestras vidas por una ESTACION, es un tiempo que se da para aprender o para crecer en algún aspecto, esas personas traen consigo experiencias, nos hacen reír nos hacen disfrutar hasta pueden enseñarnos algo que nunca habíamos visto o hecho, usualmente experimentamos una cantidad de alegrías y es algo real, pero solo está ahí en nuestras vidas por una ESTACION, y esa estación de algún modo terminara.

Las relaciones DE TODA UNA VIDA, nos enseñan lecciones para toda la vida, nos ayudan aprender, te ayudan a crecer, a construir emociones con fundamentos sólidos, y nuestra tarea es aceptar esas lecciones, amar esas relaciones y aprender de ellas, de todo lo que nos enseñan y nos aportan para cada experiencia de nuestra vida.

Dios es una relación de TODA UNA VIDA, nos enseña amar, a respetar, aprendemos a vivir y conocemos de  lleno esa verdad que nos hace feliz, transitamos por el camino de la verdad.  Muchas personas solo siguen siendo razones o estaciones frente a DIOS, siguen ese camino oscuro y desolado y se niegan a conocer la única verdad, y con eso se abstienen de transitar por ese camino que quiero llamar felicidad.

¿Eres o has sido una razón, una estación o una relación de toda la vida?

Este es el camino del Noajismo…

“Así es el camino de la Torá: pan con sal comerás, agua en pequeña cantidad beberás, sobre el piso dormirás, una vida de sufrimiento vivirás y a la Torá te dedicarás, y si tú haces esto, ‘feliz eres, y será el bien para ti’ (-Salmos- 128:2), ‘feliz eres’ – en este mundo, ‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.

Querido lector, estas palabras estan hechas por Sabios judíos para judíos. Por lo tanto es mi deber aclararte que no debes sentirte espiritual al leerlas, ni que estan dirigidas a ti. No es tu deber, ni obligacion dedicarte a la Torá, aquel libro que fue entregado al pueblo judío en exclusividad. Esto no es estudio de Torá, ¡No te asustes!, tal como se declara:

Dijo Jhonatan Ortiz: “Una cosa es estudiar con dedicación la Torá, otra MUY distinta es estudiar ACERCA DE la Torá. Una cosa es saber hablar el idioma Inglés, otra muy distinta es saber acerca del idioma Inglés. Entrar a páginas de judaísmo, leer judaísmo, comprar libros de judaísmo, repetir dichos bonitos y agradables de los sabios judíos, no es en realidad estudiar Torá. El gentil que crea que está aprendiendo Torá, porque está leyendo artículos de serjudio.com u otras páginas para judíos, se equivoca”.

Entonces, ¿porque las transcribo? Porque de ellas podemos aprender algo esencial y de mucha importancia para los Noajidas, para su vida, para encarar con mas enfasis el crecimiento de su identidad espiritual.

Quiero que prestes atencion a estas palabras: “y si tú haces esto, ‘feliz eres, y será el bien para ti’ (-Salmos- 128:2), ‘feliz eres’ – en este mundo, ‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.”

“y si tú haces esto…”, ¿A que se refiere?:

Judio: Dedicarse cabalmente al estudio de la Torá, tal es su deber y su porcion.

Noajida: Dedicarse cabalmente al estudio de los Siete Preceptos, tal es su deber y su porcion.

“feliz eres’ – en este mundo…” ¿A que se refiere?:

¿Cual es en parte el secreto de la felicidad? Vivir como lo que eres, dedicandote a crecer en las áreas que te correponde, como Dios quiere y espera de ti. Ese es en parte el secreto de la felicidad en este mundo para ti querido socio en la sagrada tarea de construir Shalom. Vive como lo que eres, crece como lo que eres, disfruta de lo que eres, mejora como lo que eres y…”feliz eres’ – en este mundo.

‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.” ¿A que se refiere?:

A que luego que vivas a plenitud como Dios reclama de tu parte y como socio en la creacion del mundo, no solo alcanzas felicidad en este mundo, sino el Bien absoluto en el mundo venidero. ¿Porque? porque sencillamente te has dedicado a cumplir con TUS preceptos, te has encargado de cumplir TU mision, TU deber, te has metido en lo TUYO sin ambicionar, desear, querer, pretender meterte en lo del otro.

Si crees que no hay profundidad en el Noajismo, pues te hago dos preguntas tratadas en el encuentro de Buenos Aires:

1 – ¿Que se gana dejando la iglesia?

2 – ¿Que gano con el Noajismo?

Tus respuestas las espero en la casilla de comentarios…

Tienes un campo hecho especialemente para ti, con suma dedicación de parte de Dios. Es tu deber cosechar, sembrar y sacarle el fruto. Si miras el campo del otro, ¿no crees que algo anda mal?…


“”¡Si aún no eres parte de la comunidad de Fieles a Dios, eres la pieza del rompecabezas que falta!””