Archivo de la categoría: Hogar y Familia

Shlom Bait

Shlom Bait o Shalom Bait, literalmente: “paz hogar”.
Es el hogar en paz.
La paz en el hogar.
Un hogar pacífico.
Pacifismo hogareño.
Una construcción colectiva de shalom.
La armonía que se consigue en el espacio doméstico y que alcanza a cada uno de los integrantes, especialmente los que forman la relación conyugal.
Es el trabajo y atención constantes puestos al servicio de mantener los lazos gratificantes, respetuosos, comunicativos, sensibles, positivos.
Es la tarea de reconciliarnos cuando las cuestiones parecen llevar a la zozobra a la familia.

Encontramos este término en el Talmud (TB Shabat 23b), en el caso de una disyuntiva para un hombre que no cuenta con dinero suficiente para adquirir velas o aceite para cumplir con dos mitzvot diferentes, las luces de Januca y las de Shabat. ¿Qué hacer? ¿Comprará las de Januca, que es una vez al año; o las de Shabat que cada semana son encendidas?
La respuesta del Talmud es adquirir las de Shabat, puesto que su misión principal es brindar la luz que trae SHALOM BAIT, paz al hogar.
Esto no niega la importancia de difundir el milagro a través de las luces de Januca, sin embargo, es prioritario el SHALOM en la familia.
Porque, sin SHALOM, ¿qué es lo que tenemos finalmente?

Como sabemos, la construcción de SHALOM es la tarea esencial y constante de cada persona.
Se consigue por medio de acciones que incluyan la bondad y la justicia, ambas en su adecuada proporción de acuerdo a la circunstancia.
Este requerimiento de construir SHALOM está en boca de profetas de manera habitual, instante a que los leales del Eterno se comporten así.
Sea al pensar, al hablar o al actuar de manera concreta, que cada una de las oportunidades sean aprovechadas para construir SHALOM.
¡Cuánto más en el hogar, con la gente con la que convivimos y que por tanto pudiera resultar frecuentes los roces e inconvenientes!

Es así como debemos ejercitarnos en vivir.
Optando por aquello que construye SHALOM, que trae armonía, completud, felicidad, respeto, poder, crecimiento.
Para lograrlo, entre otras cosas, es importante disfrutar positivamente del momento presente, de todo aquello que nos está permitido y evitando aquello que nos está prohibido.
Dejar los malestares del pasado resueltos, y no solamente borrados o escondidos debajo de excusas o mantos de falso olvido piadoso. Porque, si no logramos ordenar saludablemente los inconvenientes del pasado, de una u otra forma saltarán en el presente y perturbarán la existencia. Por ello, habituémonos a emplear la Comunicación Auténtica, en todo momento.
También es bueno mitigar las ansiedades y temores por el futuro, porque los miedos (que son fantasías de futuras impotencias) solamente sirve para consumir nuestra energía vital de ahora y no ayudan a resolver y ordenar nuestra vida. Mejor dedicarnos a pleno a vivir el presente, con conciencia positiva del pasado y con un compromiso serio y razonable para alcanzar objetivos y metas en el futuro. Porque la vida plena en el presente no significa abandonarse a cualquier clase de “destino”, sino aprovechar realmente el presente en todo lo que aporta y que sirva como escalón hacia el día de mañana.
También es necesario tomar en cuenta los mandatos que el Eterno nos ha indicado para cada uno, sea en lo que a relaciones familiares se refiere como en general, ya que son una guía espiritual virtuosa para promocionar la vida. Muy especialmente se trata de hacer del matrimonio un espacio de santidad, que es conexión espiritual y también cualidad de único, especial y consagrado.

Un dato más a tomar en consideración es aquel de lo personal/privado y lo compartido por la pareja.
Escoge, por favor, en el siguiente diagrama el modelo de pareja que consideras más saludable, tomando en cuenta cuánto están compartiendo, dejando para sí mismos:

El “1” representa a dos desconocidos, no tienen nada en común. Aunque no parezca lógico, hay gente que escoge esta imagen como ideal para su vida conyugal.

El “2” representa gente que tiene apenas un contacto casual, quizás vecinos de condominio con un seco “buenos días” como máximo intercambio; o la cajera del súper que tienes vista mil veces ya, pero de la cual no tienes más información, ni tampoco te interesa. Si bien pudiera parecer extraño, hay gente que elige este modelo de pareja.

El “3” serían compañeros de trabajo, o amigos, un noviazgo incipiente, o gente que están en contacto habitual y un poco más sustancioso que en el “2”. Algunas parejas podrían estar felices y satisfechas con este tipo de conexión superficial, sin embargo, estaría faltando sustancia y consistencia para declarar una relación verdadera.

El “4” sería lo más saludable, ya que a pareja aprende a disfrutar de la vida en conjunto pero también mantener los espacios personales y privados de cada uno. Tienen en común sus relaciones íntimas, proyectos que están en marcha, ideas a concretar en el futuro, hijos, la convivencia, los intereses compartidos, etc. Pero no por ello abandonan su propia identidad, ni a sus amistades, ni hobbies, ni salidas con amigos, etc. Fortalecen a la pareja con lo de dentro y lo de fuera, manteniendo siempre la lealtad, el respeto, la modestia, el cariño, etc.

El “5” es una relación tortuosa, en donde uno ha sido “comido” por el otro, no existe la independencia, ni se encuentran en momento alguno como individuos. Es una relación adecuada para el feto y su madre, o para personas que estén sumamente incapacitadas para la vida adulta independiente. Y sin embargo, hay personas que la eligen como un ideal para su pareja.

El consejo sería encontrar los modos para vivir lo más posible de acuerdo a la figura “4”, cada uno con su vida pero fortificándola con la unidad que forma la pareja.
Es interesante conversar con tu cónyuge y encontrar cuál es la figura que creen que están ambos haciendo y ver si están satisfechos con ello.
Si encuentran que no comparten lo suficiente, estaría bueno encontrar aquello que pueden ir sumando para unirlos aún más

Si deseas comentar, será un placer leerte aquí debajo, en la zona dedicada a los comentarios.

(Texto originalmente escrito para ser publicado en SERJUDIO.com pero republicado en FULVIDA.com pues contiene interesantes aportes que fortalecen la identidad noájica).

¿Llenas tu botella para dar de beber un sorbo a tu hijo?

El muchacho Ishmael, hijo de Avrahram, estaba a punto de morir a causa de la sed.
Él y su madre egipcia, la esclava Agar, habían consumido toda el agua de su botellón y ahora solo les quedaba esperar la torturante muerte en el desierto.
Allí, a un paso de distancia estaba la fuente de aguas frescas, pero por algún motivo sus ojos estaban incapacitados para verlo. Así pues, sumergidos en la impotencia estaban entregados a su mortal destino.
Pero, Elohim tenía otros planes para el quejicoso joven, quien debería vivir y convertirse en padre de un poderoso y pútrido imperio.
Por lo cual, el enviado del Señor abrió los ojos de la sierva y se percató que a su alcance estaba la salvación.
Entonces:

“Entonces Elohim abrió los ojos de ella y vio un pozo de agua. Ella fue, llenó el odre de agua y dio de beber al muchacho.”
(Bereshit / Génesis 21:19)

Pareciera que la acción de la madre es la correcta.
Parece ser toda bondad y atención por su hijo.
Aparenta ser un pasaje que aprueba la conducta de la mujer, y sin embargo… leamos nuevamente el versículo.
¿Encontraste el tremendo error de la esclava?
¿Tomaste conciencia de su escasa orientación espiritual/ética?
¿Comprendiste la enseñanza para que tú no seas como ella?
Lo hiciste… ¿no?

Para los que no lo han captado, les paso a explicar.
Ella llenó el botellón con agua y entonces dio a su hijo moribundo para beber.
A ver si lo entiendes, el muchachito estaba muriendo a causa de la sed, pero ella no corrió a salvarlo sino que primero llenó el odre con el agua.
¿Ahora lo entendiste?

No se ocupó de salvar al hijo de la muerte, sino que primero prefirió llenar la botella.
Llenarla.
Cuando, lo primero que debiera haber hecho era dar de beber al muchachito.
Tal vez porque temió que el pozo desaparecería nuevamente.
O supuso que el milagro no duraría, si Dios juzgaba con estricta justicia.
O que podría precisar el agua para más tarde y era mejor aprovisionarse ahora.
O quizás así era ella, una acaparadora, materialista, egoísta negativa, más preocupada en obtener ventajas que en cuidar a su hijo.
O quizás estaba realmente trastornada por su EGO.
O vaya uno a saber la verdadera respuesta.

Hay padres que actúan de manera similar.
Con la excusa de proveer de bienestar a sus familias, desaparecen de la vida de ella. Sus hijos ni los ven. O solo un ratito, escaso y sin contenido.
Entonces los padres adquieren bienes materiales carísimos, de acuerdo a las posibilidades o muy por encima de ellas, para callar sus conciencias, para comprar lealtades, para hacerse con el cariño a cambio de objetos… como si eso fuera amor o respeto.
Tanto que dicen querer a sus hijos, pero no tienen idea del daño que les hacen con su ausencia, con su falta de presencia, con sus compras compulsivas lava culpas.
Llenan los odres con cosas preciosas o superfluas, y olvidan salvar a sus hijos de todos los modos de muerte que existen.

Entonces, la moraleja podría ser: da a tu familia lo más importante, no solamente lo necesario.
¿Qué te parece?

Comunicación con gestos

Quería compartir con ustedes algo de mi corta experiencia como padre. No me creo el mejor pero he visto crecer a una pequeña maravillosamente y lograr tener una comunicación que no he visto en otros padres.

Con todo respeto a los activos papás que lean este escrito, sabrán lo maravilloso y apasionante que es, además de estudiar y aplicar mejores estrategias de crianza mediante uno va aprendiendo también a superarse.

En esta ocasión quería comentarles que me he dado cuenta que en momentos de tensión o berrinches simples, una buena técnica me ha sido mostrarle con gestos lo que ella debería hacer.  Es decir, gesticular lo que quiero expresarle, lo más claro posible, pero sin hablarle o sin que sepa a través de mis palabras que le estoy dando una instrucción. Eso al parecer la hace tener otra perspectiva, una que no es de alguien diciéndole qué hacer, sin embargo ella a ir comprendiendo el mensaje, realiza la acción, o puede que se niegue un par de veces pero la “simpatía mímica” le da un toque didáctico y no tarda en cooperar.

Muy útil a la hora que ellos con toooda su gran energía de vivir, no quieren irse a la cama no?

Pueden así pulir sus dotes artísticos aplicando una entretenida mímica, total no hay cámaras ocultas ni paparazzis que les muestren al mundo nuestras desfiguradas caras cuando se niegue unas 5 o 6 veces… jeje…

mimos1

 

 

 

 

 

 

Eso por ahora, debo hacerle dormir.

Saludos.

“El Tropiezo”

image

Por una infraccion de transito o al perder un trabajo , o que alguien no respondio nuestro saludo , nos miro mal…….

Sentimos tristeza , que el Creador nos abandono ,nos castigo , que estamos solos en el Mundo.
Es ese momento cuando nos cuestionamos , que porque aquel es rico y uno no , que el otro es simpatico y uno feo , que el vecino es talentoso y uno lo maximo que sabe hacer es cambiar un rollo de papel higienico.

En fin , nos enfrascamos en la derrota….bla…bla…bla…bla

Pero hoy dia somos testigos de unas imagenes que le estan dando la vuelta al Mundo.

Un simple tropezon fue el causante de que un refugiado Sirio se Levantara.

Un simple tropezon fue el ejemplo de un nuevo renacer de aquella persona que sobrevivio:

A bombardeos aereos
Armas quimicas
Balaceras interminables
Enfermedades
Minas
Atrocidades de musulmanes extremistas
O hasta escapar de la muerte…..

Un simple tropezon , tiene a aquel hombre que se levanto trabajando como entrenador en una de las mejores ligas de futbol Europeas.

Nuestra vida puede cambiar en segundos.
La periodista que causo el tropezon perdio su trabajo , ocaciono que el mundo la repudiara por esa accion.

Pero aquel que se levanto , resurgio y hoy tiene otra historia para contar.

No todos pueden jugar en el mejor equipo del mundo , pero si pueden jugar el mejor partido de su vida en el dia a dia.

Dedicado a todas las personas inocentes que han perdido sus vidas.

El Hogar primero, el Centro después.

El Hogar primero, el Centro después.

La siguiente reflexión está basada en un comentario al artículo del Moré Yehuda Ribco “Hogar Noájico”. http://serjudio.com/personas/sociedad/hogar-nojico

La idea de formar centros noájidas antes que familias noájidas solidas quizás no sea tan saludable. (Digo ‘quizás’ para no ofender a quienes intentan poner su granito de arena fundando y liderando tales centros.)

Me explico, el noájida promedio que se acerca a un centro noájida posiblemente termine reuniéndose con personas como él, recién salidas de la idolatría, llenos de sentimientos de vacío y desocupación espiritual, pertenecientes a familias que están sumidas en la idolatría (cualquiera de sus formas expresadas por el EGO) y que, creyendo estar en lo correcto, optan por, más que reunirse, aislarse con personas como él que aun precisan limpiarse de una gran cantidad de cosas con las que la religión le ensució el alma. Sin dejar de lado que muy probablemente terminan siendo “liderados” por personas que en otrora fungieron como pastores, lideres ministeriales, apóstoles, maestros, seudo rabinos, seudo jajam, o cualquier titulo inventado por la religión de la cual formaron parte y cuya costumbre de liderar les cuesta dejar de lado convirtiéndose en la gran mayoría de los casos en pioneros de tales centros noájidas.

Existen otros casos en los que dichos noájidas se dejan llevar por personas judías que valiéndose de tal identidad espiritual, terminan vendiendo religión (frasecitas, dichos, cantos, ropas, costumbres, etc.) pero con algunas pinceladas de judaísmo.

Más que centros noájidas terminan siendo, en el mejor de los casos, centros de rehabilitación espiritual (y en el peor un remedo del antro idolátrico de donde salieron). Y allí es donde apunto, la verdadera espiritualidad no se alcanza congregándose con otras personas que en algún punto de sus vidas des-cubrieron su verdadera identidad espiritual.

La verdadera espiritualidad, el noajismo puro se vive en y con la familia, punto. Enseñando con acciones de bondad y justicia. Dando el ejemplo. Desde un simple “buenos días” hasta “este mes aparto dinero para una obra de caridad”. Es en el hogar donde se restaura la espiritualidad y luego de eso, en mi opinión, podría considerarse la idea de un centro noájida en el cual no se imiten patrones de las religiones y mucho menos patrones exclusivos de la herencia judía sino se dé paso a reuniones de socialización saludables que complementen lo vivido en el hogar.
El hogar noájida debe ser la base del centro noájida y no al revés.
Algunos opinaran que hay que empezar con lo que se tiene a mano, dos o tres noájidas rezando y leyendo artículos, pero los hechos han mostrado que se recae en patrones propios de la religión: fe, dominio del líder, manipulación, estereotipos, sumisión, distorsión de la identidad noájida, religión… religión… y más religión. O lo que considero el PEOR de los casos: la utilización de la identidad noájida con fines de conversión al judaísmo.

Es un tema bastante amplio y de libre opinión en el cual no pretendo establecer una verdad absoluta sino una perspectiva distinta a lo que se viene evidenciando desde hace algún tiempo.
Saludos

Licdo. Jonathan Ortiz

Casi una década viviendo como noájida consciente de mi identidad espiritual, de un largo periodo de des-aprendizaje de lo que aprendí en la religión, de levantar un hogar en el que tanto mi esposa como mis hijos se sepan noájidas, me ha llevado a ver que quizás la idea de formar centros noájidas antes que familias noájidas solidas, por ahora y quién sabe por cuánto tiempo más, no sea tan saludable.

Hogar noájico

Sería estupendo encontrar familias gentiles (noájidas) viviendo y enseñando noajismo, en lugar de la habitual corrupción de la religión o cualquier otro producto nefasto del EGO.

Pero, una rápida mirada a la realidad nos indica que no encontraremos mucho casos así.
Es infrecuente descubrir familias unidas por el amor y respeto, que construyen SHALOM, que predican más con la acción que con el verbo, que se comunican auténticamente, que dejan de lado las contiendas por tener razón para fundar un diálogo enriquecedor, que son solidarias, que son leales, que prefieren la realidad a las fantasías que alienan, que escogen la vida en lugar de la muerte, que se dedican a experimentar a pleno la NESHAMÁ en cada plano de existencia en vez de mantenerse en las sombras de la celdita mental.

Por el contrario, es la ignorancia, el servilismo, la impotencia, la dependencia, el egoísmo, la religión, la mentira, la confusión, la lucha de poderes, el abuso, la duda infértil, la falsa solidaridad, el anhelo desesperado de aprobación, el mercantilismo, la fe obtusa, la repetición insulsa de lemas, el ritualismo, la adoración de falsas deidades, la pereza intelectual, la agonía emocional, la ira, los ciclos tóxicos, el maltrato, las creencias atrofiadas, lo que me parece abunda y se replica de una generación a la siguiente.

Por ahora, y solo por ahora, el noajismo no se enseña ni como materia en colegios ni como experiencia en la vida cotidiana.

¿Qué puedes hacer tú para cambiar esta situación?
¿Cuándo lo harás?
¿Qué estás esperando?
¿Cuál otra excusa se te está presentando?

Salmo de amor

Buenas Noches, ya que estoy asimilando un nuevo comienzo, en mi vida espiritual como noajida, fiel a D-os entre las naciones, ya que cuando estuve en el camino evángelico por idiota no me casé con un buen hombre que no creia en religión y estos , me criticarón a tal punto que dejé perder esa buena oportunidad. yo le pregunto, Como puedo rezar que para D -os me conceda un esposo. que salmos puedo orar para esta petición.
Graciela ford
(pregunta originada en FULVIDA.com

Seguir leyendo Salmo de amor

El amor espera y otros temas importantes

Shalom Rabino Yehuda. Publicado Por William Perú-Puno 26/
1- Conoci el noajismo
2-  y las leyes de la tora
3- por internet antes
4-  pertenecia a una iglesia evangelica
5-  y me enseñaron que
6-  “el verdadero amor espera
7-  que tener contacto fisico con una enamorada es estar con el pecado
8-  y que Dios quiere que no gastemos nuestro corazon sino que lo guardemos”
9-  es eso cierto?
(enviada a FULVIDA.com)

Seguir leyendo El amor espera y otros temas importantes

Aprendizaje

matematicoLos dos últimos años han sido bastante fuertes para mí y para mi familia. Sobre todas las cosas enfrentamos al fantasma del cáncer. Con la ayuda de Dios, las cosas han ido bien y estamos empezando una nueva etapa con mi esposa e hijos…

Han sido varias lecciones importantes pero creo que algunas se destacan por su significado.

Seguir leyendo Aprendizaje

Abandono

El miedo al abandono es uno de los miedos básicos que acompañan al ser humano de forma natural.
Puede estar más o menos encubierto, peor o mejor trabajado para que no afecte negativamente nuestra vida cotidiana, pero ciertamente es un compañero constante.
Por ello, resulta muy importante tener en claro qué implica, porque podría no ser tan obvio.

Es miedo a no poder retener a las personas que uno quiere que estén a nuestro lado. Porque, a los hijos pequeños uno puede dominarlos, ellos (aparentemente) no tienen recursos para rechazar nuestra presencia. Pero, los chicos crecen y normalmente se van separando, incluso llegan a dejar el nido y no regresar, a veces ni siquiera para una corta visita. Y las otras personas que nos resultan importantes, padres, hermanos, pareja, amigos, no están a nuestra disposición, ni controlamos sus vidas, aunque nos cueste darnos cuenta y admitirlo. Ellos podrían un día ya no estar, de hecho, si no nos morimos nosotros antes, seguramente que eso pasará: ellos ya no estarán, aunque lloremos, gritemos, pateemos, reclamemos de la vida, hagamos pactos con dioses, neguemos las evidencias, como sea, la verdad es que seremos abandonados tarde o temprano, o nosotros seremos quienes abandonemos. Porque, la muerte no ha sido borrada,  e incluso si la vida continúa en una vida posterior a ésta, físicamente no estará esa persona querida (u odiada) que pretendemos permanezca a nuestro lado.
Claro que sí, que sentir el miedo al abandono, en definitiva es confrontar la máxima impotencia, la cual es la muerte.

Pero, no se queda en ello este miedo, sino que también se expresa como que esas personas relevantes de nuestra vida no estén de manera cariñosa con nosotros. Sí, están acá, los vemos, los escuchamos respirar, ocupan un lugar en el espacio, podemos hasta conversar y compartir algunas experiencias juntos. Pero, nos sentimos o estamos abandonados, porque no hay afecto, no hay amor, las emociones podrían ser las negativas porque de las positivas no hay noticia.
Está el cuerpo presente (quizás) pero la persona en sí misma está ausente.
Podemos tratar de conquistar la atención, el aprecio, el reconocimiento amoroso; pero es difícil que se consiga.
Podemos seguir juntos hasta que la muerte nos separe, dentro de muchas décadas, y sin embargo estar afectivamente secos, marchitos, carentes de toda vitalidad. Sí, tal vez hay respeto mutuo, cumplimiento de las responsabilidades, compromiso lealmente sostenido en muchos o todos los aspectos de la relación, y sin embargo estar muertos por dentro. Como ser un poema fantástico, o una canción maravillosa, pero sin que nadie jamás lo lea o la escuche y disfrute.

Una variante del anterior es el miedo a no tener quien te responda cuando digas “ay, preciso ayuda”, “¿habrá alguien que me atienda?”; porque el otro puede estar a tu lado, pero tú no ser relevante para él. No hay vínculo, sino solamente una relación. No somos un tú en comunión con un tú, sino dos meros ellos que comparten alguna cuestión superficial o práctica. Quizás seguir con la persona por no tener para pagar la renta por separado, o miedo a no encontrar otro cuerpo que esté a nuestro lado, o para tener a quien echar culpas y castigar por nuestras frustraciones. ¡Vaya uno a saber!
Lo cierto es que cuando esto ocurre, puede ser que hayamos convivido en completa soledad por tener miedo al abandono. ¡Es tan frecuente que suceda!

Y también está el miedo a no poder controlar lo que el otro decide, incapaces de obligar a que escoja lo que nosotros queremos, a que sienta como sentimos, a que piense como pensamos, o que se oponga a nuestros deseos.
Tal vez cueste un poco más identificar esto con el miedo al abandono, pero también lo es. Porque, estamos esclavizados por el EGO y tenemos la urgente pretensión de ser el centro de la vida del otro, porque sentimos que si no contamos con su atención y acción de acuerdo a nuestro interés, no valemos, estamos en peligro, somos inútiles y desechables. En cualquier momento el mundo se nos viene abajo al faltarnos esa persona que con su presencia “mágica” lo sostiene. Entonces, desde nuestra debilidad pretendemos dominarlo, y manipulamos como un títere a quien consideramos poderoso y necesario para poder sostenernos con vida e integridad. Es una paradoja, porque con nuestra vulnerabilidad encontramos el mecanismo para doblegar la voluntad del otro. Pero, estamos dependiendo del otro y desesperados porque no salga de nuestra área de influencia. El menor atisbo de su libertad representa una avalancha de emociones catastróficas, que deseamos evitar al máximo posible.

Por estar bajo la presión del miedo, la persona puede llegar a extremos increíbles, tales como continuar con la persona que más odia, mantenerse en soledad sufriendo por ella, saltar de una relación fallida a otra, hacer daño a la persona que se quiere, padecer por la constante presencia del miedo, llenarse de relaciones tóxicas, buscar la fantasía de una persona o relación perfecta, entre otras.

Uno de los pasos iniciales para superar las limitaciones impropias, es reconocerlas y admitirlas.
Cuando entendemos el miedo y lo observamos, estamos mejor capacitados para llevar una vida plena y saludable.