Un diálogo imposible

Has de saber que los misioneros no tienen capacidad para dialogar.
Cuando alguien habla con ellos, no está en un diálogo, sino en un monólogo de a dos, en una conversación entre sordos.

Los misioneros han sido adiestrados para memorizar pero no para analizar.
Encerrados en sus prisiones del alma, se enroscan alrededor de algunos temas que creen dominar, cuando ciertamente lo único que poseen es una tenacidad férrea para no liberarse de las pesadas cadenas que los aprisionan.

Son capaces de decir una incoherencia tras otra, sin el mínimo rasgo de madurez intelectual ni atisbo de meditar en lo que dicen.
En la misma frase te pueden decir que no y sí al mismo asunto, y a pesar de esto, no hallan incongruencias en sus exposiciones.

Se creen dueños de alguna verdad revelada astralmente, pero de la cual desconocen fuentes y fundamentos.
Pero osan acusar a los demás de «ciegos», de «tener un velo», de «ser ignorantes», de «desconocer la Palabra», etc.
En lo que típicamente se denomina una «proyección», que quiere decir poner fuera de uno sus propias fallas, para achacar la culpa y mal a otros, sin hacerse cargo de sus propias zonas oscuras.

Ellos solamente saben repetir lemas que han aprendido de memoria, y como no dedican neuronas al razonamiento, a la creatividad o a la investigación su capacidad de memorizar puede ser bastante prodigiosa.

No razonan, no tienen pensamiento crítico, temen a las dudas.
Cuando expelen frases con signos de interrogación, en verdad están afirmando alguna de sus doctrinas, ya que carecen del espíritu necesario para proponer cuestionamientos o interrogar con el ánimo de buscar la verdad.

Se escudan detrás de palabrería hueca, que aparece como altisonante y compleja, pero que efectivamente no es más que palabras sin sentido, en frases plagadas de oscuridad.
Aquellas expresiones que parecen ser silogismos o construcciones elaboradas por la lógica, no dejan de ser cáscaras vacías que envuelven un gran vacío emocional y una pobreza intelectual.

Les falta sencillez, son estériles en humildad, sus discursos atiborrados de pomposas estrofas no quiere decir nada.
Escapan de la simplicidad del hombre equilibrado, ya que al quitarse los ropajes de complejidad inútil dejarían al descubierto su desvergonzada desnudez espiritual y su escasa altura emocional.

No razonan, porque su religión es producto del plano emocional y se mueve únicamente en ese carril.
Pueden ser muy hábiles en la manipulación emocional, en hacer sentir culpa, en hacerse las víctimas, en decirte cuanto te aman mientras te aporrean hasta matarte.

Te acusan de sus pecados, porque son incapaces de asumir responsablemente el resultado de sus acciones.
Buscan culpables o salvadores, aunque ni unos ni otros tengan alguna relación con el tema en cuestión.

Si les preguntas algo profundo con honestidad, con ánimo de aprender o hacer luz; ellos te responderán con ecos de palabras dichas por otros, a los que consideran santos o elevados, pero que difícilmente puedan pasar una prueba de moralidad.
O quizás se esconderán detrás de maldiciones o acusaciones.
O quizás huirán para no mirarse al espejo del alma y reconocer su amargo rostro, consumido por el famelismo espiritual.

Son personas con las cuales es muy difícil tratar, ya que te harán sentir culpable de crímenes que no has cometido; pero si tú no caes en sus lisonjeras trampas, entonces serás humillado, insultado o denostado para finalmente ser excluido.

Se meten en donde nadie los llama, comentan acerca de lo que nadie les pide que opinen, se creen con derecho a hacer oír sus chirriantes voces, aunque tengan prohibido el ingreso.
Ah, pero no intentes detenerlos, o te acusarán de satanás o alguna otra lindeza.

En resumen, si quieres conversar con un misionero, estás condenado al fracaso.
Porque es imposible el diálogo con uno de ellos.

A pesar de todo, el 99% de ellos no tienen un mal corazón. No son adrede gente rebelde en contra del Eterno y el Hombre. Más bien son esclavos de sus doctrinas y miedos.
Por tanto, no te enojes con la generalidad del misionero, ni le guardes rencor.
Por el contrario, ya que el diálogo es imposible, enséñale con el ejemplo de tus actos a ser una persona libre, un verdadero fiel del Eterno, una persona completa e íntegra para que no sea más un muñeco de trapo entre las garras de sus pastores, falsos rabinos y otros clérigos de la idolatría.
En otros textos de este sitio te doy ideas y consejos de cómo hacerlo.

Hasta aquí mi descripción.
Te pido que si tú tienes experiencias sobre este tema, nos las hagas saber, poniendo tu comentario aquí abajo.

4 pensamientos en “Un diálogo imposible”

  1. Es completamente sierto lo que expone more, en lo personal me pasa muy seguido, los que aceptan dialogar, despues de quedarse sin argumentos me disen que otro dia me visitan en mi casa, pero nunca llegan, los que tocan a mi puerta, para darme las «buenas nuevas» no quieren que hablemos de otra cosa que no sea, lo que dise en sus dos revistas que usan, asi que tampoco regresan, su tactica es mandar un par de «obejas» si encuentran a alguien que sea mas «obeja» que ellos, entonses biene el lobo y se los devora

  2. Mi experiencia personal More ha sido a nivel familiar inclusive, es una verdadera triztesa ver personas realmente reseteadas del cerebro y programadas para repetir como loros lo que a sus lideres les conviene, y digo que es una tristeza por que como usted dice no son personas malas, la mayoria de ellos son personas que como titeres son manejados desde sus emociones, con manipulados atravez de sus propios temores y de los que les ocacionan contandoles historias falsas, yo solo pido al Eterno sabiduria para poder ayudarlos cuando ellos se acercan a mi, es muy dificil, pero mientras exista un destello de luz en la obscuridad quiere decir que hay una oportunidad para ellos, la verdad pienso que esa es parte de nuestra existencia como noajidas, ser ese destello e instrumento para propagar la verdad.

  3. Querido Moré, no podía poner otro mejor título este trabajo, refleja de manera perfecta la actitud de los misioneros. Particularmente veo que en esta línea están los misioneros de las miles de Iglesis Evangélicas(creo que ya se perdió la cuenta de la cantidad de las mismas)y otras medio diferentes como los Testigos de Jehová. Como lo graficó Hector están «Reseteados totalmente», lo que hace imposible dialogar con los mismos, sin mencionar su estratégica oratoria homiletica que no te permiten siquiera poder exponer tus puntos de vista. En Encarnación existe una iglesia evangelica que todos los domingos de noche hacen su reuniones al aire, y en un momento dado, le dan la presentación y bienvenida a las nuevas ovejas que estaban «descarriadas» y encontraron la «verdadera Luz en Jesús», sometiendolos a un monton de actos denigrandes, haciendoles confesar problemas intimos, familiares, conyugales, etc. De los mas abominable e impensado.Dan lástima y pena, a más de conducirlos a la idolatría, los exponen a todo tipo de ignominias.Realmente no tienen perdon.
    PD: Ojo con ellos que cada Domingo no son menos de 15 ovejas nuevas, es alarmante…

  4. Es una presentación fenomenal expone con claridad la vida cotidiana de aquellos que hemos llegado al camino del gentil justo, y nos ha iluminado el Eterno Dios para ver su Gloria, camino al cual muchos de nuestros antiguos compañeros de camino quisieren que volviesemos, muchas veces juzgando y sentenciando nuestras acciones como apostasias, herejias y juicios pervertidos contra Hashem, pero es solo con lo expuesto por el Moré y muy claramente en lenguaje virtual por Hernan «reseteados» a lo que le añadiria «bloqueo de usuarios» para no aceptar lo que tal o cual me diga ni siquiera va a llegarme. Veamos pues a estos nuestros excompañeros realmente como lo que son extranjeros y peregrinos de la vida perdidos en un camino de error, que hablan otro lenguaje, que conocemos pues estubimos alli, que viven sus costumbres y tradiciones las cuales dejamos atras y ya no compartimos, y que se ufanan de ser sabios en su propia opinión como lo hicimos nosotros tambien, creyendonos sabios nos apartamos de Dios y nos hundimos en el fundamentalismo humano pervirtiendo el fundamento de Hashem pues en nuestra ceguera (Fe ciega» vimos solo lo que se nos enseño «Doctrinas de Hombres» y no vimos los MANDAMIENTOS Y PRECEPTOS que Hashem nos manda como noajidas a cumplir, estos que creyendo ser «PUEBLO ESCOGIDO ESPIRITUAL» se enseñorearon de una posicion al igual que nosotros lo hicimos pero hoy reconocemos que Hashem ve en cada uno de nosotros a ese HOMBRE JUSTO para en las naciones manifestar que Hashem es JUSTO para con todos los que le aman, guardan su Ley y viven conforme al lugar donde El te ha puesto viviendo los siete preceptos para los noajidas. Bendiciones para todos. Shalom

Deja un comentario