¿Quién es tu Jefe?

Existen cientos de maneras para hablar acerca de lo que sucede en nuestro andar noájida. Desde simples (pero no menos importantes) teorías carentes de vivencia, hasta experiencias llenas de detalles y grandes puntos de vista.

Una cosa es leer acerca de los milagros que sucedieron en la vida del pueblo judío, y otra cosa es hablar de los milagros que suceden en nuestra vida como noájidas. Lo primero es ajeno, incluso muchos toman las enseñanzas de esos milagros como patrón para dirigir sus vidas. Lo segundo es lo propio, lo que nos pertenece, lo que vivímos, lo que experimentamos y compartimos con otros.

En lo personal, me gustan los relatos jasídicos, judíos, etc, que refieren a la vida de sencillos o grandes personajes que vieron la «mano» de Dios en sus vidas. Me gustan, pero ya no las leo. (Además creo que hacerlo es una manera de no querer soltar lo ajeno, sino querer seguir metido en lo que no nos incumbe).

Por otro lado, preferiria leer una recopilación de las experiencias con Dios que como noájidas hemos tenido. No hablo de sueños, ni visiones, ni sentires, ni nada que se parezca a los inventos de las religiones. Hablo de cosas concretas, reales, verdaderas.

Por ejemplo:

Ayer en nuestro negocio (Centro de Copiado Ribco), iniciamos la jornada como comunmente lo hacemos: Abrimos las puertas, encendemos los equipos de fotocopiado, limpiamos vitrinas, sacamos la publicidad a la calle, colocamos música, y atendemos a la clientela conforme van llegando. Como cualquier dia, atendimos a los primeros clientes.

No habria pasado una hora luego de haber abierto, cuando el equipo de fotocopiado principal se dañó. Todas las copias eran completamente oscuras. No se podia fotocopiar nada.

Me di a la tarea de arreglarla mientras las fotocopias se sacaban en una segunda máquina.

Mientras arreglaba la máquina principal, seguian llegando los clientes.

Para colmo de males, la segunda máquina estaba trabajando muy mal. Copias de mala calidad. Pero la gente seguia llegando.

Yo estaba exageradamente estresado al ver que no conseguia la solución y que la gente seguia llegando. Tanto estrés sentia que le pedí a mi esposa cerrar el negocio para poder trabajar tranquilo en la reparación del equipo.

Así fue, cerramos y la gente seguia llegando, tocando la puerta para ver si se les podia atender. Pero no eran atendidos.

Se hizo la hora del almuerzo y aun no conseguia la solución.

Optamos por abrir a las dos de la tarde pero no sacar fotocopias puesto que no habia manera.

A manera de paréntesis, les comento que las fotocopias son el «gancho» de nuestro negocio. Son el servicio más económico en toda la localidad y de mayor calidad. Los clientes llegan principalmente buscando precio bajo y calidad. Sin servicio de fotocopiado no hay venta de otras cosas.

Bueno, atendimos toda la tarde. Hasta las siete de la noche.

Lo curioso fue que la gente siguió llegando. Que las ventas estuvieron exageradamente altas. Que teniamos meses sin hacer un diario tan grande como el que hicimos ayer. En palabras más sencillas, hicimos el equivalente a un sueldo mínimo en Venezuela. Para un centro de copiado esto es un gran logro, puesto que si hay fotocopias, hay venta. Pero si no hay fotocopias, no hay ventas (por lo menos hasta ayer creía eso).

En la noche envié un correo al Moré Yehuda diciéndole lo siguiente:

hola sensei,

espero este bien,
yo tuve una mañana demasiado pesada.
de 3 maquinas fotocopiadoras solamente me trabaja una sola.
Intenté reparar la nueva (que aun esta en garantia) pero no pude, y eso es estresaaaante.
ahora mismo estamos trabajando unicamente con una copiadora pequeña.
Bueno, lo positivo de todo esto es que despues de 8 meses de estar teniendo el negocio, el servicio de copiado no es lo que mas plata da»
La respuesta del Moré fue lo siguiente:
«hola amigo
entonces, lo q aprendes de la desventura es q tu ingreso no viene de las
fotocopiadoras…
entiendes el doble mensaje?»
Luego le respondí:

«hola sensei querido,
> qué bueno tenerlo a ud como maestro para la vida, no me habia fijado
> en el doble mensaje que encierra la situación.
> sensei, hoy el ingreso diario fue exageradamente grande, y hoy fue el
> dia en que menos copias sacamos…
> y pa’ más, acabo de arreglar la fotocopiadora… jeje…
> gracias por hacerme ver el mensaje.
>
> hoy he aprendido (recordado) algo que es fácil olvidar cuando uno se
> mete en esto de hacer dinero:  El Jefe es el que manda el dinero y Él
> es el duéño del negocio y yo su empleado. Y usted el socio que todavia
> no ha probado una tajadita de este pastel. Espero que sea pronto y en
> nuestros dias y antes de la venida del Mashiaj!!!
>
>
> Para mañana, gracias a Dios y con Su favor, le meto el pecho a fulvida
> con esta experiencia de hoy.

Finalmente, quiero destacar lo siguiente:

1. Dependemos del Eterno

2. En la vida suceden cosas que sirven para nuestro crecimiento

3. A menos que contemos con alguien sabio como amigo, aprenderemos a crecer con lo que nos sucede.

4. No precisamos dejar de ser noájidas para que grandes cosas sucedan en nuestras vidas.

Estoy seguro que ustedes han pasado por experiencias similares. Y si no es así, pues vivan a plenitud su identidad, disfrútenla. Está llena de grandes experiencias, y por supuesto, vivanla de la mano de un maestro de Verdad, así podrán probar los banquetes que el Jefe nos ha preparado.

Gracias querido Moré.

14 pensamientos en “¿Quién es tu Jefe?”

  1. Se me olvidaba una cosa:
     
    No es la primera vez que noto la capacidad (o don, o como quieran llamarlo) que tiene el moré para ver lo «extra» o «escondido» u «oculto» detrás de cada situación.
     
    cariños

  2. Estos son Socios del Eterno , hombres que trabajan incansablemente por ver un mundo mejor.

    Me alegro amigo Ortiz que comparta con nosotros esas bellas vivencias llenas de Bendiciones , comparto su alegria.

    Quiera el Eterno proveerle mas.

  3. Profe me agrado mucho su Texto, Paso a comentarle que también había pensado eso de los relatos jasídicos. Estaba meditando que mis post con los mismos parecen judaicos…pero bue! mientras contengan relacion con lo Noajico.
    «Una vez salí del trabajo, estaba a punto de sacar las monedas de mi bolsillo para tomar el colectivo…pero el mismo estaba vacío.
    – Donde estan las monedas que tenía – Pensé.
    Me las había olvidado en el vestuario, en un banco donde apoyo las cosas para cambiarme. Así que volví a buscarlas, pues me sería muy dificíl buscar que alguien me quiera cambiar monedas.
    -Seguramente ya no estarán- Me decía a mí mismo mientras iba hacia el objetivo.
    Llegue, explique el porque de la vuelta. Entre y había un muchacho de cocina en el vestuario.
    Mire al banco y sí…ahí estaban las monedas….
    – Hey porque no agarraste las monedas – le dije al muchacho. (Pues el estaba solo y no había nadie que lo observara).
    Porque voy a tocar lo que no es mío – Me contestó….»
    Este es un suceso que me aconteció y aprendí dos cosas… quien las puede decir?

  4. Gracias Prof. Ortiz por escribir tu experiencia, y gracias estimado Moré Yehuda por su sabia respuesta, estoy pasando una necesidad grande en mi vida y este escrito y el sabio consejo ah sido como agua para el sediento para mi vida.

    Construyamos Shalom

  5. quiere contarme cual es esa gran necesidad?

    tiene q ver acaso con sentirse solo, apenado por cuestiones del pasado, como falto de perspectiva hacia el futuro?
    o es algo mas…
    lo q sea, cuente con mi humilde hombro-brazo.

  6. QUe buen texto, yo tengo mucho para compartir tambien, Dios ha hecho GRANDÍSIMAS cosas en mi vida, solo que por los afanes de la vida uno las pasa desapercibidas, pero pronto espero comentarles,

    SHALOM

  7. Yo en lo personal, tambien me fui alejando casi sin darme cuenta de sitios judaicos, ya no lei relatos, cuentos, etc… pasa que mi noajismo y fulvida me es tan suficiente… que se yo…
    Me gusto tu «simple» relato profe, y una linda enseñanza de la situacion.
    Es verdad, quizas a diario vivimos situaciones distintas, buenas y aparentemente malas… pero que algo positivo podemos extraerle, a veces nos olvidamos y necesitamnos una sensible optica, la del more…

  8. Las cosas, no tienen por que evolucionar del peor de los modos, siempre.

    Las cosas pueden evolucionar normal y positivamente, también. Y con nuestro esfuerzo y confiando en Hashem, siempre se puede mejorar.

    La vida está llena, de regalos y ayudas que nos provee Dios, a nosotros, a diario.

    Paz y bendiciones; cuampliendo los Sencillos Siete Mandamientos Universales.

Deja una respuesta