Una Tortuga en el Poste

Un joven Noajida está paseando por la plaza de un pueblo de nuestras serranías y decide tomar un descanso. Se sienta en una banca, al lado se encuentra un señor de más edad (Igualmente Noajida), naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los cristianos y similares.

 

El señor le dice al joven:

– ¿Sabe joven? “LOS CRISTIANOS Y DEMAS IDOLATRAS SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE” –

 

Después de un breve lapso, el joven responde:

– No comprendo bien la analogía… ¿Qué significa eso señor? –

 

Entonces el señor le explica:

– Mira chico, si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio ¿Qué se te ocurre? –

 

Viendo la cara de incomprensión del joven continúa con su explicación:

– Primero: No entenderás cómo llegó ahí. Segundo: No podrás creer que esté ahí. Tercero: Sabrás que no pudo haber subido allí solita. Cuarto: Estarás seguro que no debería estar allí. Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté allí… Entonces lo único sensato sería a ayudarla a bajar –

 

Analicemos esta analogía sabiendo que algún día también fuimos aquella tortuga maromera, nunca supimos como llegamos allí porque simplemente desde que nacimos nos colocaron una venda en los ojos… ahora que ya despertamos a la verdad nos parece increíble que tantas personas sigan tan ciegas y sordas a causa de la idolatría. Si bien el Noajida no tiene la obligación ni debe “Hacer misión tratando de convertir a las personas al Noajismo” puede brindar una luz de esperanza y verdad a aquellos cristianos y similares que se dejen ayudar (recuerden que hay gente con vacios espirituales y sed de Di-s gigantes).

Para construir Shalom no basta con nosotros solos, ni con unos cuantos… hacen falta todos los días más y más personas que estén deseosas de ayudar.

7 pensamientos en “Una Tortuga en el Poste”

  1. Felicitaciones Manu que buena reflexion.

     La verdad cuando se esta en el camino correcto se siente una gran felicidad pero queda una enorme preocupacion por aquellos que aun siguen equivocados. Ojala llegue el dia en que todos sintamos la misma felicidad y miremos en la misma direccion.

  2. me en-can-to!

    precisosa analogia y gran reflexion.

    es el cuento para contar a hijos, padres, hermanos, en reunion de amigos y desde su sencillez penetrar en lo profundo del alma.

    gracias joven manu, siga asi, construyendo con palabras claras y bellas, y con acciones concretas.

    traigamos a la senda del Eterno cada dia a uno mas… seamos constructores de Shalom en todo sentido.

Deja un comentario