Resp. 712 – Actitud ante la vida e influencias del entorno

Buen día estimado amigo, Gracias por su pronta respuesta y apoyo.
Dejeme decirle que no es nada fácil lidiar con mi familia que sigue en el cristianismo, y peor cuando a uno no le está yendo del todo bien en los negocios. a más integra.
Ellos insisten para que me congregue para que vuelva a rebaño y no paran de insistir.
Pido a Dios que me ayude, que me de sabiduría de lo alto para lidiar con esta situación. Saludos,
Oscar, Guatemala

Buen día, muchas gracias por confiar en nosotros para darle una mano. Para esto estamos, para construir Shalom y ayudar a otros a hacerlo.

Sepa que Dios le ayuda, pues usted está en el camino correcto ahora, cuando se ha liberado de la cárcel de la idolatría de Jesús, cuando se ha reconocido como noájida y desea actuar como hijo leal de Dios.
Dios está con usted, puesto que usted ahora está trabajando junto a Él.
Quizás no se dé cuenta de el gran paso hacia arriba y adelante que ha dado al dejar la congregación de la idolatría y admitirse dentro de la comunidad de fieles del Eterno.
Volver atrás, o tan siquiera dudar al respecto, sería una pérdida enorme para usted y para el mundo.
Aunque los obstáculos se multipliquen, aunque los gritos se envalentonen, aunque pareciera que volver al abrazo vil de la religión fuera lo mejor, recuerde que su esperanza no se encuentra en dioses falsos, en redentores que de nada salvan, sino que su esperanza está en confiar en el Uno y Único y actuar tal como Él espera que usted haga.
Su identidad espiritual es noájica, tiene un hermoso y poderoso tesoro que Dios le ha dado: el noajismo, no rechace a Dios y Su sagrado regalo, aunque pareciera ser más fácil la vida dentro de la religión.
Tenga confianza en Dios y en sus propias fuerzas, y no deje de hacer su parte en la sagrada tarea de la construcción del Shalom.

Es posible que las cosas económicas, o de otro tipo material, no le estén yendo tan bien como quisiera ahora; pero eso no demuestra en lo más mínimo que es por un castigo divino, o es por haber abandonado la cárcel de la idolatría de Jesús.
Recuerde que hasta el más fiel del Eterno también pasa por momentos de amargura y decepción.
Mire: «Gócense y alégrense en ti todos los que Te buscan. Digan siempre los que aman Tu salvación: ‘¡el Eterno sea engrandecido!’ Aunque yo sea pobre y necesitado, el Eterno pensará en mí. Tú eres mi ayuda y mi libertador; ¡Oh Elokim mío, no te tardes!» (Tehilim / Salmos 40:17-18).
Como enseñamos recientemente, la bendición del Eterno no se mide en riquezas o el buen pasar, sino en otras cosas mucho más valederas y profundas.
Así pues, no se deje manipular por los seguidores del dios colgado, que pretenden valorar las cosas según su verdadero amo: el EGO (en su disfraz de dinero o posesiones materiales).
Aunque sea pobre y necesitado, el Eterno piensa en usted… ¿quiere mayor bendición que esa?
Es triste ver como otros creen en falsos dioses y prosperan materialmente, lo que no saben es que su alma se corroe cada vez, agoniza en angustias mortales y su eternidad no será de placeres y cercanía con Dios.
Comprenda: «Los que confían en sus posesiones y se jactan de la abundancia de sus riquezas, ninguno de ellos puede redimir a su hermano, ni pagar a Elokim por su rescate.» (Tehilim / Salmos 49:7-8).
A Dios no se lo compra con posesiones ni es vara de medición de la persona cuánto tiene o deja de tener en su bolsillo o el éxito de sus comercios.
Así pues, querer dinero, gozar de él en su justa medida, no es malo; pero suponer que de acuerdo a su bolsillo es el valor de su fe, ¡es terrible!
Y usted sabe, en las congregaciones de pecadores se vive invocando a sus dioses para obtener dinero, para ganar poder, para imponerse en el mundo. Pretenden convertir en un genio de lámpara a Dios, para que les brinde todos sus gustos y deseos egoístas.
¡Lejos Dios, el Uno y Único, de ser un personaje mediocre, tal como lo pintan las religiones!

Ahora, tengamos en cuenta algo más.
Nuestra mente y emociones no están en el vacío, se forman e influencian por el entorno.
Atienda: «No me he sentado con los hombres falsos ni tengo tratos con los hipócritas.  Aborrezco la reunión de los malhechores; nunca me he sentado con los impíos.» (Tehilim / Salmos 26:4-5).
Es por esto que el sabio salmista requirió que el justo no anduviera en compañía de burladores, hipócritas, malvados o necios, pues quien se acostumbre a esa compañía, termina siendo «contagiado» y pensará y sentirá burlonamente.
Aunque tengamos una personalidad fuerte y bien equilibrada, el constante contacto con lo negativo llega a contaminar nuestras ideas y sentimientos.
También nuestras mentes y corazones espejan las actitudes nobles, de bondad, de lealtad, de sabiduría.
¿Qué prefiere entonces, rodearse de gente idólatra que dice amar a Dios, pero Lo detestan; o juntarse con los mansos, los leales, los constructores de Shalom?
Mire como el salmista describió con claridad la modalidad de evangelistas, cristianos, mesiánicos, noajUdas y otros errados; gente que recita salmos, conoce de memoria pasajes bíblicos, meten palabras del Talmud cada dos letras, repiten sin pensarlo lo que sus «amos» les dicen, tienen palabras de Torá en su boca… pero nada de eso pide Dios, es más ¡lo aborrece!:
«Al impío Elokim le dijo: ‘¿Por qué tienes tú que recitar Mis leyes y mencionar Mi pacto con tu boca?
Tú detestas la instrucción y echas a tus espaldas Mis palabras.
Si ves a un ladrón, te complaces con él, y tu parte está con los adúlteros.
Con maldad das rienda suelta a tu boca, y tu lengua urde engaño.
Tomas asiento y hablas contra tu hermano; contra el hijo de tu madre arrojas infamia.
«
(Tehilim / Salmos 50:16-20)

Así pues, medite seriamente si le hace bien o mal a su vida continuar escuchando palabras santas mezcladas con ignominia, o si hará lo que los Sabios indican, beber de las puras aguas que clarifican y dan pureza a su vida.

Pero además, su corazón y mente se va llenando de las palabras de los que se aferran a la idolatría.
Ellos le repiten que usted fracasará por haber roto las cadenas de la religión.
Ellos repiten y repiten que usted está maldito, que el mal caerá sobre usted, que sus pasos no prosperarán y así una y otra vez.
Insisten, insisten, un eco retumba persistente dentro de usted.
Aunque se oponga a tales mensajes, estos siguen taladrando sin compasión y sin pausa, al final… al final… contaminan su mente y corazón.
Así le dicen y repiten, sin para le afirman que fracasará, entonces su mente se preprara para el fracaso y de cierto modo «misterioso» usted hará que sus planes fracasen, tal como los adivinos del mal le pronosticaron.
Eso les confirmará a ellos y a usted el poder de su colgado dios, quien le ha hecho fracasar… ¡pero no es así!
No hay en realidad misterio en el fracaso, ni cuestiones místicas, ni maldiciones espirituales, sino asuntos que están comprobados por la ciencia, sea la neurociencia o la psicología.
No es por maldiciones reales, o poderes mágicos de dioses y profetas falsos, sino por condicionamiento incosciente de su mente.
Los mensajes de su entorno van marcando su memoria, van siendo guardados en el enorme recipiente del inconsciente, y no bien encuentran una brecha se manifiestan, se hacen realidad.
Fracasará, y parecerá que usted no tiene nada que ver; pero es su mente inconsciente la que provocará eso.
¿Por qué?
Por haber sido bombardeada y sometida a esa vil manipulación sicológica, al estilo de propaganda subliminal, de mensajes sutiles que persisten y quedan latentes, como una mina oculta que estalla cuando alguien roza su percutor.
Entiéndalo bien, cada vez que admite que a su cerebro ingrese el mensaje perverso, está usted haciéndose cómplice del drama que vivirá más adelante.
Ejemplo tenemos en el niño que desde pequeño le dicen que es un estúpido, ¿le parece que crecerá creyendo que es inteligente y capaz?
Algo similar ocurre cuando el mensaje es tan fuerte, tan repetido, tan sazonado, tan proveniente de gente cercana… fracasará porque lo están programando para el fracaso.
Tal es el poder del pensamiento negativo.
De paso le digo, si una persona se aferra a ideas negativas -aunque sean propias- y se aferra y se aferra… difícilmente pasará algo diferente en su vida.
Quiero que entienda este mecanismo, que lo vea en su realidad y no en la ficción religiosa que le quieren presentar.
Pues, si lo desarticula, si no desviste, le quita poder, reconoce su propio lugar y hará lo que esté de su parte para no dejarse más someter, ni siquiera sutilmente.

Entonces, a pensar positivo, a analizar por qué no le está yendo tan bien y especialmente a no admitir más que le sigan queriendo manipular.
¿Hay algo en la forma de plantear sus negocios que pudiera cambiar?
¿Hay otra vuelta de tuerca que debiera dar?
Plantee con sabiduría el problema y entonces tendrá la mitad de la solución planteada.

Además, no hable más de temas religiosos con su familia, corte de plano con ese tema.
Hable de otras cosas y no permita que le hablen de esto.
Ponga bien en claro los límites y no admita que ninguna semilla podrida invada su sagrada alma.
Sea firme, respetuoso pero firme, tal como lo es cuando alguien le ofrece droga.
Cuando usted esté firme, cuando su mente esté blindada a la idolatría, cuando lo respeten en sus decisiones, entonces podrá usted compartir ideas de espiritualidad, atraerlos al noajismo para que curen sus almas.
Mientras tanto, está usted en peligro, porque es joven en la senda del Eterno, porque ha sido adoctrinado durante mucho tiempo, porque su inconsciente aún es influido por el entorno que lo presiona y manipula para que regrese a la casa del mal.

Estoy seguro, 100% seguro, de que sus familiares no actúan así por mala onda, ellos en verdad no quieren el mal para usted, lo que pasa es que ellos no saben actuar de otra manera.
Ellos tienen buenas intenciones, pero no se dan cuenta de que están plagadas de idolatría y métodos aprendidos en ella (manipulación, presión, maldiciones, etc.).
Así pues, esas buenas intenciones resultan en efectos pésimos.

Si usted sigue prestando atención a sus palabras, que son de buena intención, igualmente el resultado es que usted está siendo condicionado a vivir como constructor de fracasos en lugar de alcanzar las metas altas a las que puede aspirar.
Construirá fracasos, sea de forma incosciente, pues tal es la semilla que continuamente plantan en usted; o construirá fracasos si baja los brazos, da la espalda a Dios y regresa a la iglesia con tal de no ser más torturado por ellos.
Usted no quiere fracasos, no quiere ser más esclavo, no desea sufrir ni hacer sufrir, no quiere dejar a Dios y su sagrada libertad que ha encontrado con el noajismo.

Así pues, siga mi consejo por favor.
Sea amable con ellos, pero firme en no permitir que sigan plantando mala semilla en su ser.
Firme, amable, respetuoso, firme nuevamente.
Recuerde esto que el divino salmista escribió -para usted-: «Aunque mi padre y mi madre me dejen, con todo, el Eterno me recogerá. Enséñame, oh Eterno, Tu camino; guíame por sendas de rectitud a causa de los que me son contrarios.» (Tehilim / Salmos 27:10-11).

¿Lo hará?
Por favor, dígame que sí.

Para fortalecerse en el bien, para expulsar las semillas ya plantadas, rece al menos tres veces al día, hable con Dios, pídale que manifieste Su ayuda y llene de continuo su cabeza de ideas positivas, de éxito. Piense en grande, con los pies en la tierra.
El poder del pensamiento positivo es grande.
Contrarreste lo que le han inyectado de veneno, con una actitud ganadora, optimista, apoyada a pleno en Dios.
Tiene mucho bueno por conseguir, está a su alcance, pero tiene que romper con lo que lo condiciona a fracasar.
¿Lo hará?
Sepa que depende solamente de usted hacer su parte.

Además, haga suyo el salmo 86 (le dejo la traducción más abajo), repítalo al menos cinco veces por día hasta afirmar con poder sus pasos.
Dé caridad, participe activamente de FULVIDA, aprenda de noajismo y vívalo.
Tiene un mundo de eternidad para disfrutar.

Mi cariño para usted y no olvide leer y comentar: http://fulvida.com/identidad/%c2%bfdonde-encuentras-la-bendicion

Moré Yehuda Ribco

«(TEH. 86:1) [Oración de David] Inclina, oh Eterno, tu oído y escúchame; porque soy pobre y necesitado.
(2) Guarda mi alma, porque soy piadoso; salva tú, oh Elokim mío, a tu siervo que en ti confía.
(3) Ten misericordia de mí, oh Eterno, porque a ti clamo todo el día.
(4) Alegra el alma de tu siervo, porque a ti, oh Señor, levanto mi alma,
(5) porque tú, oh Señor, eres bueno y perdonador, grande en misericordia para con los que te invocan.
(6) Escucha, oh Eterno, mi oración; atiende a la voz de mis súplicas.
(7) En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes.
(8) Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni hay nada que iguale tus obras.
(9) Vendrán todas las naciones que hiciste y se arrodillarán, oh Señor, delante de Ti. Glorificarán Tu nombre,
(10) porque Tú eres grande y hacedor de maravillas. ¡Sólo Tú eres Elokim!
(11) Enséñame, oh Eterno, tu camino, y yo caminaré en tu verdad. Concentra mi corazón para que tema tu nombre.
(12) Te alabaré, oh Eterno, Elokim mío, con todo mi corazón; glorificaré tu nombre para siempre.
(13) Porque tu misericordia es grande para conmigo; tú has librado mi alma de las profundidades del Sheol.
(14) Oh Elokim, los arrogantes se han levantado contra mí, y una congregación de violentos busca mi vida, y a ti no te toman en cuenta.
(15) Pero tú, oh Señor, Elokim compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad,
(16) mírame y ten misericordia de mí. Da tú fuerzas a tu siervo; guarda al hijo de tu sierva.
(17) Haz conmigo señal para bien; véanla los que me aborrecen y sean avergonzados, porque tú, oh Eterno, me ayudaste y me consolaste.»

«Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan. Digan siempre los que aman tu salvación: ‘¡el Eterno sea engrandecido!’
(18) Aunque yo sea pobre y necesitado, el Eterno pensará en mí. Tú eres mi ayuda y mi libertador; ¡Oh Elokim mío, no te tardes!»
(Tehilim / Salmos 40:17-18)

7 pensamientos en “Resp. 712 – Actitud ante la vida e influencias del entorno”

  1. Amigo Oscar no piense que es el unico que esta viviendo algunos contra tiempos , el pueblo de Israel ha pasado por peores situaciones. Millones han sido masacrados por seguidores del nazareno pero ahi estan , una nacion resplandeciente , llenos de fuerza y tenacidad.

    Y tampoco piense que por  renunciar a la idolatria todo saldra mal , es una gran mentira. Recuerde que todos tenemos subidas y bajadas pero algo importante es retener una bonita ensenanza en cualquiera de las situaciones.

    Reciba los sabios consejos del More y deseo que saque esa misma fuerza y tenacidad que todos hemos sacado algun dia.

    Por el pronto retorno de los fieles entre las naciones.

  2. mi padre trato de convencerme en varias ocaciones que regresara al cristianismo , en algunos momentos me juzgo fuertemente. le dije : papa le recuerdo que yo fui esclavo del nazareno y sus seguidores por 7 anos y yo ya vivi eso , si realmente me quiere juzgar tiene que vivir lo que yo estoy viviendo , probar algo que se llama lealtad y fidelidad  que solo se vive en el noajismo. no volvio a decirme nada , veo que su combustible idolatrico se le esta agotando. por cierto hoy me llamo de colombia y le estuve hablando de noajismo , me formulo algunas preguntas y me escuchaba.  poco a poco……poco a poco , hay vamos.

  3. Oscar, sea usted Bienvenido a esta gran familia. Llegar al Noajismo y volver a sus antiguas practicas  idolatras seria equivalente a avanzar un paso y devolverse por lo menos 20. Aunque las cosas no anden bien economicamente procure porque su vida espiritual ande como viento en popa!… Ánimo, acá tiene todo el apoyo que necesita, no solo de todas las personas que conformamos Fulvida sino del Eterno mismo. Un abrazo y que siga construyendo Shalom

  4. Realmente me identifique 100% con este caso, en verdad, es cierto lo que dice el Moré.

    «Entiéndalo bien, cada vez que admite que a su cerebro ingrese el mensaje perverso, está usted haciéndose cómplice del drama que vivirá más adelante.»
    Cierto este  punto, pues nuestra mente se prepara para el futuro, sea para bien o mal. totalmente acertado.

    Otro punto que me llamo la atención fue este:

    «Estoy seguro, 100% seguro, de que sus familiares no actúan así por mala onda, ellos en verdad no quieren el mal para usted, lo que pasa es que ellos no saben actuar de otra manera.»

    Realmente cierto, mucha gente no lo hace con mala intención, solo por ignorancia y peor aún la mala esencia que le ponen a su alma.

  5. Iba a enviar una pregunta pero se abrió este link y prácticamente la deja contestada. Pero me preocupa » Guarda mi alma, porque soy piadoso», tengo tantos fallos, ¿soy piadoso así? » salva tú, oh Elokim mío, a tu siervo que en ti confía.», con todo sigo confiando, con tantos fallos, ¿puede Dios guardarme? Tenemos que ser totalmente perfectos en nuestro proceder diario, sin falla alguna para recibir protección?

Deja un comentario