Esa culpa que cargas

3En una de las escenas la película del Abogado del Diablo John Milton (Al Pacino) le dice a Kevin Lomax (Keanu Reeves) que por quién carga al culpa que carga, que quitarse de encima los cargos de consciencia es tan fácil como quitarse una mochila llena de ladrillos y aunque suene un poco cínico lo que John Milton dijo, pues hablaba de una mala acción que Kevin Lomax había cometido a sabiendas que dañaba a una persona inocente, resulta ser que John Milton no estaba tan lejos de la realidad.

Este comentario nace de dos cosas, primero por el post que escribió el Moré sobre cómo los líderes de las religiones, de los partidos políticos, etc., manipulan a las personas y de cómo es que a nivel personal me ha tocado ver muy de cerca el daño que la religión le puede hacer a una persona hasta llevarla a la ruina completa. Todos y cada uno de nosotros tenemos historia de cómo nos han manipulado y sí, cómo también nosotros hemos manipulado, porque nadie está exento de ser parte activa y pasiva en la manipulación y con facilidad los roles se intercambian.

Uno de los libros que me abrió más la mente y que me aumentó mi disgusto hacia las religiones fue la Anatomía del Poder de Kenneth Galbraith pues mediante un análisis serio y lógico el señor Galbraith menciona el punto número uno del post del Moré, cómo echan mano los manipuladores del trinomio de las amenazas, los miedos y las promesas para estafar y desgraciar a la gente.

Son los energúmenos que mantienen a las esposas en las iglesias, salones, dizque-sinagogas, centros de reunión, etc., recordándoles cómo es que dios les va a bendecir si se esclavizan día y noche en esos aposentos mientras el cínico le es infiel a la esposa con cuanta mujer u hombre encuentra. Son aquellos infames que juegan con los dos lados porque para poder irnos al cielo tenemos que sufrir aquí, pero no sólo no basta con sufrir, pues ese sufrimiento debe seguir una serie de reglas para que se sufra de acuerdo a lo que a los “líderes” les conviene; bienaventurados son los pobres pero el pastor anda en un Mercedes Benz nuevo, maldito el hombre que cree en el hombre pero el abogado del pastor es su salvación cuando el gobierno le viene a cobrar los impuestos, no desearás a la mujer de tu prójimo pero el pastor y su séquito tienen derecho de acostarse con quien quieran, en fin, son tantas las cosas que hay para manipular que el trinomio que menciona el Moré fue precisamente el que mencionó Kenneth Galbraith, o sea, qué esperanza puede tener una pobre alma que hace las cosas mal, entiéndase mal de acuerdo a la realidad del culto, si va a sufrir acá y en el más allá?

Luego viene el lema que repiten hasta el cansancio, “todo lo puedo en…”, y que puede ser completado con cualquiera de las deidades que se ha inventado el ser humano porque a través de la historia unos le llaman Osiris, otros Zeus, otros Jesús, Surya, en fin, todo una serie de calificativos que en mayor o menor medida coinciden con el ciclo solar para explicar el movimiento de traslación de la Tierra pero que los vivaces a través de la historia guardan consigo mismos para poder drenarle las energías a las personas.

Tenía razón Maimónides cuando hablaba que el origen de la idolatría se dio en adorar a las estrellas porque para los que somos amantes de la Ciencia y de la Tecnología, nos parecía inaudito que pueblos enteros se masacraran, que personas malgastaren sus vidas encerrados en templos, etc., para adorar estrellas que como no se pueden alcanzar entonces se fabrican muñequitos e historietas para someter a casi toda la humanidad. Y es que no hay nada como prometerle el cielo y la tierra a las personas para que hagan lo que el líder quiere. Bueno, veamos este ejemplo tan sencillo, en todas las campañas políticas a través de la historia siempre se promete más de lo que realmente se piensa dar o se puede dar porque de otra manera la gente no escoge a quien quiera dirigirles si les hace promesas realistas.

 

En la Universidad tuvimos un ejemplo muy interesante de eso. Las elecciones de hace dos años las perdimos porque la estrategia de campaña se basó en hacer promesas realistas que estuvieran a nuestro alcance mientras que nuestro contrincante prometió el cielo y la tierra. Muchas veces las personas no obstante que sepan que se les está mintiendo prefieren vivir en la mentira donde se les promete que otro hará las cosas por ellos que tomar las riendas de su vida y vivir en la realidad.

Nosotros no ganamos las elecciones porque instamos a todos a trabajar en mejorar a la universidad, creo que fue Homero Simpson quien mejor lo resumió cuando le dijo a Lisa que dejará de pensar porque para eso los estadounidenses tienen a oficiales gubernamentales electos que piensan por el resto de las personas. Y es que muy pocas personas son las que toman la iniciativa de controlar sus vidas, de echar mano de esa gran bendición que es el libre albedrío, de levantarse y decir “esta es mi vida y yo soy quien quiero ser, no quien otros quieren que yo sea”, claro está, respetando la ley, la moral y las buenas costumbres, y por estas tres no es lo que las religiones quieran sino lo que la lógica, la experiencia y la psicología humana demuestren que es lo adecuado.

Hay que ser curioso y no tomar por sentado lo que alguien le diga a uno de buenas a primeras. Hay una frase con la que yo no estoy de acuerdo, “explicación no pedida y dada, culpa aceptada”. Si uno va a decir algo más vale que tenga cómo respaldarlo más allá de un testimonio porque testimonios y testigos mentirosos sobran, pero la prueba es la prueba. Mejor explicar de una vez corto, conciso, pero explicar, porque es precisamente por la falta de explicaciones y problemas en la comunicación que surgen los conflictos.

Ese cuento de no cuestionar es lo que utilizan las religiones axiológicas, políticas, etc., para hacerse del poder. Los seres humanos somos curiosos por naturaleza y en nuestro ser está el preguntar, el indagar, el no creer de buenas a primeras lo que se nos dice, por eso el concepto de creer después de investigar, es uno de los conceptos más avanzados para la humanidad pero que de aplicarse como tiene que ser implicaría la quiebra de los negocios de la religión y de los partidos políticos. Es más, nótese cómo es que la religión siempre va de la mano con la política. Por algo será, no?

El Moré cubrió el resto de los puntos así que no considero necesario que yo repita lo mismo. Lo que sí me gustaría hacer es compartir un esquema que yo utilizo para cuando vienen con cuentos chinos, me ha servido como asistente de juez, en el litigio, en la universidad y en la vida en general.

Cuando alguien un cuento te venga a contar

No le creas que él te tendrá que probar

Más allá de testimonio o palabra

Pues la voz por sí sola se descalabra

 

Y no por nada dice el proverbio chino

Que los papelitos son los que hablan

Que la palabra se va por donde vino

Si la prueba del  hecho calla

 

Y si te aplican palos y zanahorias para que creas

No seas necio y abre tus ojos para que veas

Porque quien de la realidad se desconecta

Termina  pasando sus días en secta

 

Para la vida no hay mejor medicina

Que vivir a plenitud y en libertad

porque ningún manipulador gana y domina

A quien se conoce a sí mismo en verdad.

8 pensamientos en “Esa culpa que cargas”

  1. Excelente texto, bonito poema que te permite establecer conexiones, causales y lógicas necesarias. Y tienes razón al afirmar que cada uno de nosotros tenemos historias de cómo nos han manipulado, y de cómo también nosotros hemos manipulado, siendo partes activa y pasiva en la manipulación. Bueno, en mi caso con relación a la iglesia, te puedo decir que antes de entrar a «creer en un dios» me consideraba atea. Entrar a este «espiritual mundo» fue de alguna manera «novedoso». Lo que más me impulsó a hacerlo fue lo que yo llamaba «tener un vacío en mi corazón» que nada ni nadie lo llenaba. Lo tenía todo, menos «amor». Las palabras dulces de una pastora y observar el comportamiento de un hombre religioso alabando en adoración a Di-s, para mí fue impactante, no podía creer que esas personas que veía en la iglesia eran «dulces», «amables» y «bondadosas». Pensé «esto es lo que yo necesito» sentir en mi vida a ese dios que colmaría de amor mi corazón. De inmediato pregunté: «¿qué debo hacer para llegar a tener «eso» que ustedes tienen y que yo no poseo?… Bueno, que tonta fui, de allí en adelante solo obedecía… convertí, como bien lo dijo Karl Marx, la religión en mi opio. Hasta que un día, después de 6 semestres de estudios religiosos… desperté de ese letargo. Hoy me cuesta un inmenso trabajo «participar» en actividades que tengan que ver con «religión» solo me siento bien en mi relación personal con Di-s, fue lo más grande que saqué de todo esto, saber que Él, existe. Gracias por compartir estas enseñanzas. Abrazos!

    1. Gracias por compartir esta experiencia Elsa. Las personas necesitamos conectarnos con nuestro Yo Auténtico, lo que pasa es que en el camino al auto-descubrimiento nos encontramos con las trampas del EGO por todas partes. No se trata de congregarse como si de rituales se tratara sino más bien de vivir en autenticidad y en armonía con uno mismo, con nuestros semejantes y con nuestro Creador.

  2. Hace unos días, casualmente leí una cita de Mark Twain que se ajusta bastante a su texto: «Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados»
    Buen texto, Felipe y acertada relación política-religión.

Deja una respuesta