En marcha a la libertad

caminar

En días pasados culminó la festividad de Matzot, que también es conocida como  Pesaj, es posible que como Noájida ya estés familiarizado con ella, o le conocerás también de otras formas, por ejemplo algunos pueden traerla a la memoria como “la fiesta de la libertad”, y aunque como Noájidas  no hemos de celebrarla de la forma como  lo hace nuestro hermano judío, si podemos aprender mucho de ella.

 

Rescatando una posible idea de la misma, se me ocurre que una enseñanza de la fiesta se halla en esa “marcha”, (La marcha de un pueblo hacia su libertad),  y  ella no es el fin; en realidad es el comienzo.

 

 

Es precisamente esa   “Marcha” sin reparamientos por lo que fue y no pudo ser, y sin detenerse en las ilusorias esperanzas de lo que será.

 

Apremia el momento y ello significa permitirse experimentar el sentimiento de impotencia, admitir la necesidad de sentirse libre, reconocer que el poder de faraón también es limitado, descubrir eso que nos hace diferentes pero sobre todo valiosos, y olvidarse por un momento de esos “dulces” que ofrecidos desde el Ego nos seducen para mantener viva la impotencia.

 

Empieza esa marcha para reconocernos en nuestro real y justo valor, comprendiendo que lo incontrolable a nuestra condición humana lo sigue siendo, pero que siempre hay oportunidad para volver los ojos a las alturas, para reencontrarse con Aquel que nos conoce, que comprende nuestras aflicciones o limitaciones, que sabe mas que nadie la necesidad de libertad que experimentamos y sobre todo la que necesitamos.

 

Es Él quien puede controlar lo que nosotros no podemos, pero hay que confiar.  Leíste bien “confiar”, y ello no nos exime de dejar de hacer eso que nos corresponde, o de hacer nuestra parte, entonces estaremos listos para abordar el tren, o para verle pasar… es algo que no sabemos, pero mientras tanto ya estaremos experimentando la dulce libertad, aunque sigamos marchando.

 

Que sepamos continuar esa marcha camino a la verdadera libertad.

 

¡Un abrazo!

(Como respuesta a  este post que estaría bien recordar y que recomiendo su lectura :  http://fulvida.com/2014/04/19/en-el-andn-de-la-vida/#comment-60473)

7 pensamientos en “En marcha a la libertad”

  1. “El que sigue la justicia y la bondad hallará vida, justicia y honra.”
    (Mishlei / Proverbios 21:21)
    Y para vivir y conseguir esta justicia y bondad ya tenemos los 7 Preceptos.
    Y nuestra voluntad y compromiso para cumplirlos…para nuestra marcha por el desierto del des-aprender, aprender….y la confianza en El Creador, con la accion de nuestra parte….tiempo para llevarlo a buen termino y sinceridad y honestidad para reconocer nuestras limitaciones y errores…corregirlos y eliminarlos.

    1. Gracias Julian,

      …es cierto contamos con una dirección, una voz que nos alienta a marchar hacia nuestra libertad, su eco es lo que conocemos como los 7 preceptos, los oímos, hemos escuchado de ellos, pero saberlos dista de vivirlos,

      y sólo al vivirlos estaremos marchando camino a la libertad, lo haremos cuando realizamos lo que nos compete y esta en nuestras manos hacer “actuar con justicia y bondad”, hacerlo es sin dudas caminar por alcanzar la vida y gozar lejos de la esclavitud , tal como lo mencionas lleva tiempo “tiempo para llevarlo a buen termino”, el tiempo será la marcha… ¡que una vez que la arranquemos, no desfallezcamos por el camino!.

      Un abrazo!

  2. Bonitas palabras Eli, un gran post. Recién estoy iniciando ese camino, después de estar parado muchos años pensando que no era culpa mía, sin hacer mi parte. Gradual a El, pedí ayuda y me fue dada, y comencé a caminar, consciente de que inconscientemente siempre había cumplido mi parte del pacto sin saberlo. Lo grande es que gracias a El, que me abrió los ojos, que me dio fuerzas para pedir ayuda, que puso al inicio de mi camino a grandes y sabias personas, ahora soy consciente de lo que era en aquellos tiempos, tan diferente de lo que soy hoy, y todo gracias a personas como vosotros, que ayudáis, que enseñais porque compartis sabiduria, y a
    El, que OS ha puesto en mi camino.

    Gracias

Deja un comentario