Archivo de la categoría: 3 Fechas y Festividades

Elul 1

Hoy comenzó el mes de Elul del año 5777.Mes de la SELIJOT y del sonido del SHOFAR.SELIJOT, que es un rezo para reflexionar y encontrar el modo de crecer a pesar de haber errado, sea personalmente o como colectivo.SHOFAR, que nos recuerda nuestra naturaleza pura, aquella que somos perpetuamente, nuestra NESHAMÁ la cual nos hace […]

La tercera columna

El pueblo judío ha debido padecer, soportar y enfrentar dos estrategias de enemigos externos que buscaban su aniquilación. Una era la del ataque físico, queriendo así acabar con la estirpe de los patriarcas. El ejemplo clásico es el programa de exterminio ideado por el perverso Amán, el cual se encuentra narrado en la Meguilat Ester […]

נָשֹׂ֗א – Nasó y la construcción de SHALOM

Nasó es la segunda parashá del libro Bemidbar/Números y estos son algunos de sus temas: Censo de algunas familias de levitas para determinar el número de varones en edad laboral y sus correspondientes tareas relativas al Santuario. En algunas situaciones de impureza se regula que los afectados residan fuera del campamento y que retornen al […]

Tiempo de libertad

Reciba de mi parte saludos cordiales More Yehuda; a usted y a toda la incontable comunidad de este sitio.
Revisando el Calendario Universal que se encuentra aca (http://serjudio.com/tiempos/calendario/calendario-gregoriano-a-hebreo) me llamo la atención el apunte suyo del segundo parrafo, y me pregunto ¿por que es importante que cada uno conozca en que fecha “real” estamos viviendo? Aprovecho para desearle un seguro retorno de su viaje, y un agradecimiento por la respuesta en su tiempo.
Luis Diego Perez Chacon, 36, gentil, Costa Rica

Seguir leyendo Tiempo de libertad

En marcha a la libertad

caminar

En días pasados culminó la festividad de Matzot, que también es conocida como  Pesaj, es posible que como Noájida ya estés familiarizado con ella, o le conocerás también de otras formas, por ejemplo algunos pueden traerla a la memoria como “la fiesta de la libertad”, y aunque como Noájidas  no hemos de celebrarla de la forma como  lo hace nuestro hermano judío, si podemos aprender mucho de ella.

 

Rescatando una posible idea de la misma, se me ocurre que una enseñanza de la fiesta se halla en esa “marcha”, (La marcha de un pueblo hacia su libertad),  y  ella no es el fin; en realidad es el comienzo.

 

 

Es precisamente esa   “Marcha” sin reparamientos por lo que fue y no pudo ser, y sin detenerse en las ilusorias esperanzas de lo que será.

 

Apremia el momento y ello significa permitirse experimentar el sentimiento de impotencia, admitir la necesidad de sentirse libre, reconocer que el poder de faraón también es limitado, descubrir eso que nos hace diferentes pero sobre todo valiosos, y olvidarse por un momento de esos “dulces” que ofrecidos desde el Ego nos seducen para mantener viva la impotencia.

 

Empieza esa marcha para reconocernos en nuestro real y justo valor, comprendiendo que lo incontrolable a nuestra condición humana lo sigue siendo, pero que siempre hay oportunidad para volver los ojos a las alturas, para reencontrarse con Aquel que nos conoce, que comprende nuestras aflicciones o limitaciones, que sabe mas que nadie la necesidad de libertad que experimentamos y sobre todo la que necesitamos.

 

Es Él quien puede controlar lo que nosotros no podemos, pero hay que confiar.  Leíste bien “confiar”, y ello no nos exime de dejar de hacer eso que nos corresponde, o de hacer nuestra parte, entonces estaremos listos para abordar el tren, o para verle pasar… es algo que no sabemos, pero mientras tanto ya estaremos experimentando la dulce libertad, aunque sigamos marchando.

 

Que sepamos continuar esa marcha camino a la verdadera libertad.

 

¡Un abrazo!

(Como respuesta a  este post que estaría bien recordar y que recomiendo su lectura :  http://fulvida.com/2014/04/19/en-el-andn-de-la-vida/#comment-60473)

Grito de la Independencia en México, Noajismo a nivel nacional.

El día de ayer por la noche se dio el insigne y emblemático grito de independencia en diferentes lugares de la Republica Mexicana, este acto  rememora el principio de la emancipacion de un Pueblo que ha progresado y se ha hecho grande a pesar de las sombras que aun nos acechan.

En estos últimos días un buen amigo con el que he tenido un par de charlas me ha demostrado que debemos de ser participes de la vida nacional tanto política como socialmente y que no podemos ser constructores de Shalom auténticos, si somos indiferentes ante las necesidades que aquejan a muchos sectores de la sociedad y he descubierto que el mejor modo de contribuir al fortalecimiento de la vida nacional es viviendo-promoviendo el Noajismo con todas las herramientas que se posean, porque ello representa EL DECLIVE DEL EGO el fortalecimiento de la identidad y la autentica promoción de la justicia e igualdad.

Aprovecho para mandar un afectuoso saludo a todos aquellos patriotas que celebraron el grito de la independencia, espero que hayan pasado un rato ameno y agradable en compañía de sus familiares y amigos.

A pesar de las circunstancias que afectan al País si hay motivos para celebrar nuestra independencia porque el verdadero cambio siempre radica en nuestras propias manos, lejos de ser responsabilidad de unos cuantos, aunque claro no nos vendría mal un buen líder un autentico gobernante, sin embargo somos un País insigne y territorialmente superior (hasta hace unas décadas) a una superpotencia que tenemos a un lado (EEUU) México es belleza, fraternidad y desarrollo.

Somos un País grande, bello y lleno de gente formidable, con un futuro promisorio si cada uno de nosotros hace su parte en la rectificación de la Nación, podemos ser independientes y libres si hacemos lo que nos corresponde a cada uno de nosotros.

¡MEXICO SOMOS TODOS!

¡VIVA MEXICO!

Google 15 sept

Elul y el cambio

Si existe algo que me llama mucho la atención en el ser humano, es el potencial de su potencial. Esa capacidad des-conocida que llevamos precargada, pero no configurada desde nuestra concepción. Posiblemente sea desde mi punto de vista, uno de los tres más grandes regalos que nos otorga Dios: el potencial, el libre albedrío y el derecho de ser Sus hijos.

Corre el mes de Elul del 5773 y está por comenzar un nuevo año, muchos estarán haciendo reflexión sobre lo que lograron, no lograron o no llegaron a concretar y, por otro lado otros se estarán proponiendo en cambiar ‘algo’ en sus vidas (que sea para bien, justicia y de bendición).

Sí, un nuevo año; lleno de expectativas, oportunidades e incluso incertidumbre.

* El término “shaná” (año) deriva del verbo hebreo leshanot (modificar), de esta misma raíz obtenemos la palabra “shoné” (diferente) y “meshuné” (raro).

Así, el idioma de la Creación nos invita al cambio, como sea, pero cambiar, no estar estáticos. Seguir adelante, progresar. Erradicar la inacción y modificar la realidad, la realidad que vivamos en todos los planos de nuestra existencia.

El cambio debe ser constante, avanzar como lo hace el tiempo si fuera lineal, ser generadores de algo nuevo, bueno y justo. Eso es configurar nuestro potencial y de forma paralela el construir Shalom del cual deriva el bienestar tanto individual como colectivo.

Existe un maravillo texto en este sagrado hogar llamado Cambiar cambiando, lo recomiendo mucho para estos momentos importantes del calendario universal y junto con el proceso de la Teshuvá estaremos transformándonos, responsabilizándonos de nosotros mismos y de los nuestros  para enfrentar los nuevos retos por venir.

Me despido, agradeciendo que me hayas leído.

* A menos que el moré haga una corrección.

¿…por qué Vivimos?

Porque “La vida es la única oportunidad para vivir, y en ello elevarnos.

 

Vivimos:

Para volver, para retornar, …

para dejar fluir lo auténtico mientras trabajamos por contener las herramientas innecesarias del Ego,  y al hacerlo optar por  lo permitido.

 

 

Vivir entonces es poder disfrutar “aquí”, trabajando para el “más allá”…

porque siempre tenemos esa única opción de retorno”.

 

Que éste inicio de año, recuerdes siempre porque vives.

 

Mis mejores deseos para este 5773, y que sean inscritos para un año bueno y dulce.

Un abrazo!

Vivir en el tiempo de DIOS


Hace un rato le dije a un querido amigo: “no siempre lo que queremos es lo mejor para nosotros”.

Quise compartir contigo también esta enseñanza, creo que es importante tenerla en cuenta.
Nos evitará amarguras innecesarias, quejas sin motivo, fantasías pueriles dolorosas, rupturas dramáticas, esclavizarnos aun más al EGO.
Nos ayudará a valorar lo que tenemos, los que somos, lo que en verdad está a nuestro lado y nos hace bien.
Tú sabes que he escrito en otras ocasiones acerca del valor único del presente, de vivir el aquí y ahora a pleno.
Porque acostumbramos a sentir culpa por el pasado, o a angustiarnos por el futuro, y en eso perdemos de vivir el presente.
Escapamos de fantasmas idos y evitamos sombras que aún no están, y en esos juegos turbulentos desperdiciamos y despreciamos nuestro único tesoro: el tiempo presente.
En el escape es común repetir el pasado, fracasar una y otra vez en lo mismo o tan parecido, haciendo del hoy una copia borrosa e infame del ayer. Esto nos lleva a mortificarnos más, a temer más, a hundiros en la impotencia más, a prefabricar un mañana de angustias y horrores.
EGO, todo EGO…

Recuerda, el deseo es deseo de poder. Ese afán, ese desespero, esa esperanza vana nace en el sentido de impotencia, porque todo miedo, es miedo a no poder.
Y entre estas puntas se maneja el EGO.
Que te zarandea, de un lado para el otro.
Te mantiene preso, esclavo, sometido, embrutecido.
Quizás tienes una mente brillante, pero asfixiada por las emociones y pensamientos perturbadores que surgen del EGO.
Tal vez tu destino fuera de grandeza, pero estás aplastado por la bota ridícula del EGO, que te hace sentir miserable, que te arrastra en el cieno de la impotencia, que te lleva a desear y fantasear imposibles, para inflarte de nada y estar alterado por todo.

La mayoría de las personas no toma conciencia de este pasaje por la vida sin vivir.
Muchos tienen la excusa de estar atareados en sus corridas cotidianas.
Otros se distraen con las ocupaciones importantes de la nada misma. En el Río de la Plata esto tiene nombre y apellido, Marcelo Tinelli y el mundillo que gira a su alrededor. Es el famoso circo de antaño, para mantener adormecida a la gente, adoctrinada, quieta, en la ilusión de compartir la grandeza de otros que son enanos pero vendidos como gigantes. En todos lados están estos amos del circo, payasos en realidad, muy poderosos en términos mediáticos pero absolutamente esclavos en términos espirituales.
No hay tiempo para detenerse y pensar en uno mismo, en conectarse consigo, en hacer cinco minutos diarios algún ejercicio de armonización de sus múltiples dimensiones.
No, para eso no hay tiempo, porque el tiempo vale oro, aunque se lo desperdicia en lo superficial, en lo que no vale realmente.
Las agendas se sobre escriben, se apilan las actividades, el frenesí y la carrera se convierte en sinónimo de plenitud… ¿será así?
¿O esa actividad que satura cada minuto, que no da pausa, que aliena es solamente un modo de escapar de sí mismo?
¿No será que tanto jueguito y distracción, tanto partido importante de fútbol, tanta charada son solamente escapes de la realidad para postergar el inevitable encuentro consigo mismo?
Porque verse da miedo, porque nos desconocemos.
Somos nuestro vecino más cercano, y el más olvidado.
Difícilmente nos reconocemos en el espejo del alma.
Detrás de tantas máscaras, dudo que puedas saber cuál es tu rostro.
Nos escondemos detrás de los arbolitos, para que nuestra conciencia no nos alcance.
Porque de hacerlo, ¿cómo justificar lo injustificable?
¿Cómo rendir cuentas del tiempo perdido, de la vida gastada en nada?

El tiempo de Dios es un eterno presente. (Hablar del tiempo de Dios es una manera de decir las cosas, Él está por fuera de todo tiempo, de todo espacio, Él es contenedor del universo y nada lo contiene a Él).
Hoy para Él es el Big Bang, el momento inicial del Bereshit.
Hoy es el momento del final, si es que existe, no lo sé.
Hoy está un dinosaurio paseando por ahí.
Hoy Adam conoce a Java.
Hoy Noaj es ordenado en el pacto eterno de las naciones con Dios.
Hoy está Avraham circuncidándose.
Hoy Avraham está circuncidando a su hijo Itzjac.
Hoy están los judíos saliendo de Egipto.
Hoy ellos reciben la Torá para ser posesión judía por siempre.
Hoy los hijos de Israel están tomando posesión de su tierra.
Hoy David es coronado rey.
Hoy Salomón es coronado rey.
Hoy los judíos son exiliados en Babilonia y hoy retornan desde Persia.
Hoy luchan la independencia de Judea para expulsar a los romanos.
Hoy Colón llega a América y comienza el desastre para los habitantes de por aquí.
Hoy Neil Armstrong dice su discurso famoso y pisa la luna.
Hoy es hoy, nuestro pequeño hoy.
Hoy es el año siguiente y el siguiente.
Todo tiempo es presente para Dios.
Todo tiempo presente, es nuestro único real y existente tiempo para nosotros.

Dejar pasar este instante es perder tu única oportunidad.
Es derrochar un tesoro, es gastar un recurso limitado e irrecuperable.
Pero, cuando lo vives a plenitud, cuando haces actos de bien generosamente, cuando eres altruista, cuando eres solidario, cuando eres una sinfonía perfecta de tus multidimensiones, cuando encuentras la conexión entre tus planos y por ello con el prójimo y con Dios, entonces estás haciendo la mejor inversión de todas.
Estás consiguiendo aprovechar tu vida.

Muchos viven pendientes de un promisorio futuro, el de la Era Mesiánica.
Está bien que así sea.
El ideal mesiánico apunta a que en aquella Era el hombre será más hombre, a causa de lo cual se dará cuenta de que es también “divino”. No por ser como dioses, o parte de dioses, o como Dios, o que Dios mora en nosotros, sino porque existimos por Él, estamos en permanente conexión con Él, nos vivifica Él.
En esa Era añorada, el hombre no será más divino, porque ya ahora lo es. Lo que pasa que tenemos tan escondido nuestro Yo Esencial, tan tapado por caretas del Yo Vivido que ni siquiera nos reconocemos en nuestra humanidad.
Somos semejantes a animales, que viven en inconsciencia, sin alzar su mirada, sin resplandor del espíritu. Es una pena por nosotros, siendo que tenemos la capacidad de unificarnos y conectarnos con la eternidad.

Comencé este breve encuentro con las palabras “no siempre lo que queremos es lo mejor para nosotros”.
¿Qué aprendiste ahora a querer, que realmente sea mejor para ti?