Resp. 131 – Aferrados a las cadenas

Buen Día maestro Ribco!!, quisiera expresarle antes de la pregunta, las gracias y mi profunda satisfacción a sus recomendaciones, entre otras cosas YA puedo ver cambios con mis familiares y en mi conducta. Pregunta: Hace poco tiempo le contaba a un amigo sumamente católico acerca de lo que de verdad es el judaísmo (noajísmo), le explique los principios básicos y los elementos mas importantes claramente expresado por las pruebas mas rotundas (mismos versículos de su "biblia" que contradicen todo lo que se admira de jesus) en contra de lo que él aseguraba (Jesus es Dios, hijo de virgen y blablabla). Después de lo que le mostré, me dio COMPLETAMENTE LA RAZÓN, pero tiempo después olvidó TODO lo que le dije. De verdad NO entiendo a que se debe esto? Muchas gracias por su tiempo. Joshua Pariente 16 años Venezuela

Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Pregunta muy profunda e interesante, para la cual no hay respuestas simples o fáciles.

Varios factores podrían estar en juego en esta extraña conducta de aferrarse a las cadenas de la idolatría.

Desde el plano físico, la imposibilidad de contactar con otras personas que ya se hayan liberado de la esclavitud espiritual. Sea porque no hay personas judías o noájidas conscientes en las cercanías, o porque no se las conoce, o por algún motivo no se puede establecer un vínculo con personas y/o comunidades que sirvan de faro y guía en el camino de salida de la esclavitud espiritual.

Desde el plano emocional, quizás porque la persona se sienta tan angustiada por la verdad que le ha sido revelada, y por los cambios que necesariamente debe hacer en su vida, que no se crea con las fuerzas anímicas y el coraje como para realizarlos. También podría ser porque padres, pareja, amigos, gente muy cercana se oponen a la liberación espiritual, ya que están aferrados como tenazas a su cárcel espiritual y no toleran que alguien les señale la oscuridad en la cual viven. Ese señalamiento se puede vivir como una catástrofe, como una agresión, cuando ciertamente no es otra cosa que descorrer el pesado velo que está cubriendo la siniestra realidad. Por temor, esos allegados cierran cualquier opción a la duda, a la crítica, al análisis serio y maduro de las pruebas que demuestran la prisión en la cual se hallan. No es fácil entonces que uno solo lidie con todas las contras y obstáculos que vienen de parte de los allegados, por lo cual, uno reprime sus anhelos de libertad, baja la cabeza, y se suma a los que sigue enviciados por la idolatría.

Desde el plano social, porque no es fácil asumir su verdadera identidad espiritual como noájida en medios sociales en los cuales se desconoce el noajísmo, o se rechaza a todo lo que sea ajeno a la idolatría imperante en el lugar. Así, he conocido a gente muy ansiosa por expresar su noajísmo que finalmente se deprimen y abandonan la Buena Senda que el Eterno diseñó para los gentiles, solamente por la presión social, por el qué dirán, por la reacción de sus antiguos pastores y camaradas, o por las reales dificultades que enfrentarían en sociedades muy fanatizadas religiosamente.

Desde el plano intelectual, son rotundas y concluyentes las pruebas que demuestran el nulo valor de Jesús y las doctrinas que lo elevan. Si las personas fuéramos máquinas intelectuales, sin dudas que nadie estaría extraviado detrás de la idolatría. Pero, en la mayoría de las personas el plano intelectual es relegado a un segundo plano, se lo deja como torpe asistente de los dictados de las pasiones y deseos. Es el intelecto quien debiera conducir las cosas de la vida personal y comunitaria, pero tristemente se deja que las pasiones y deseos, los dictados del corazón, sean los que comandan. Entonces, se usa el intelecto para inventar mil excusas para no irse de la prisión de la religión, se buscan justificaciones, se repite como loro consignas y frases carentes de valor pero que son sentidas como muy poderosas, etc. Tal como a un drogadicto se le puede enseñar lo malo de su conducta, lo nocivo para él y sus familiares, lo terrible de su situación, y el drogadicto lo entiende perfectamente (si es que la droga le dejó neuronas activas para pensar), pero igualmente no deja la droga. Está enviciado, y es un trabajo muy duro el que se precisa para quebrar el hábito y mucho más duro para quebrar el vicio. Se asume la identidad negativa como si fuera el verdadero Yo, cuando en realidad no es más que una máscara, un disfraz, una impostura, una actuación teatral, pero que de tanto actuarla se la siente como si fuera original y verdadera. El hábito convertido en vicio se impone cual si fuera la verdadera cara de la persona, siendo que no es otra cosa que una horrenda máscara, que afea, enferma y mata. No es fácil…

Desde el plano espiritual, es que la persona no solamente precisa saber, entender, aceptar, sino vivir de acuerdo a los mandamientos que el Eterno le ha dado para que cumpla. Su amigo no solamente debiera aprender y entender lo que usted le muestra, sino empezar a vivir como Dios manda para los noájidas. Se empieza de a poco, un paso por vez. Creando un nuevo hábito, pero esta vez positivo. Lo que comienza como un riachuelo finalmente se transforma en una poderosa corriente que se une al gran océano. La cuestión está en comenzar a vivir de acuerdo a los mandamientos que el Eterno le manda, de a poco, con esfuerzo, para que finalmente esto permita quitar la sucia máscara de la infidelidad e idolatría y surja en su lugar el verdadero rostro, puro y radiante de la esencia espiritual.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Dios te bendiga, y que podamos ser constructores de Shalom.

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio,

léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

2 pensamientos en “Resp. 131 – Aferrados a las cadenas”

  1. Gracias por su objetiva y clara respuesta maestro Yehuda! Poco a poco AHORA empiezo a entender como funciona la mente de las personas (incluyendo la mía), el miedo al cambio—>(uff, algo terrible), es mas:—>ejemplo: «una persona va a un restaurant, se sienta en la mesa que está junta a una columna, al día siguiente va al mismo restaurant, (su mente, busca lo que ya le es conocido) la misma mesa al lado de esa columna!!.

    Es muy importante saber que la gente prefiere seguir por el camino conocido pero errado que ABRIRSE a lo nuevo, tener pensamiento PROPIO y CRITICO (constructivamente).

    Quiciera citar unas palabras del Midrash:–>»“El Eterno nos provee de todo lo que necesitamos, pero nosotros tenemos que abrir nuestros ojos para darnos cuenta de que está allí”.

    TODÁ RABÁ por su tiempo!!
    SHALOM!

Deja un comentario