Día de extraña alegría?

Este próximo martes se celebra un día de gran alegría y regocijo; se celebra (entre otras cosas) el aniversario del fallecimiento de Rabí Shimon bar Yojai. Si, aunque parezca extraño y sin sentido, ese día celebramos el momento de la partida de este gran sabio.

Aunque generalmente los días de desaparición física de los justos se conmemoran con rezos, reflexiones o tristeza; la voluntad de Rashbi (como se le llama) fue que su partida fuera recordada con mucha alegría y regocijo.

Nos cuentan los sabios que Rashbí llego a ser un Tzadik (justo) perfecto, de un nivel tan grande que incluso fue escogido para traer al mundo un conocimiento místico y oculto de la Torá inigualable, por medio del cual la redención final se iba a facilitar y el mundo material se iba a convertir en energía trascendente para poder lograr la infinita felicidad que todos deseamos.

Pero lo que sucede aquí es que si Rabí Shimon era tan, tan grande, ¿como podemos celebrar y hasta bailar en su memoria?, si muy claro dicen los sabios que “el fallecimiento de un justo es más severo que la destrucción del templo”. Debería ser un día de tristeza, recogimiento y meditación; o por lo menos de un estudio serio y silencioso basado en sus enseñanzas.

El Tzadik en este mundo sabe que su trabajo es ayudar a la humanidad y traer el bien. El Tzadik permite que el mundo reciba bendición constante, tanto material como espiritual. Sabe que cada una de sus palabras pueden hacer que el ser humano regrese a su creador y encamine su andar, sabe que una palabra suya puede cambiar un decreto, puede traer salud, riqueza y esperanza.

Pero el Tzadik también sabe que hay algo que limita su alma, que existe un pequeño detalle que no permite permear de Su luz todo cuanto el desea. Ese limitante es el cuerpo, y mientras el alma de un Tzadik(o de cualquier persona) este atrapada en los limitantes físicos de un ser humano, su elevación siempre va a estar limitada hasta cierto punto; y por consiguiente toda la bendición y la luz que puede generar para el mundo tendrá sus límites también; y hasta que el alma no logre liberarse no generará toda la luz espiritual que podría.

Y esta es la razón por la cual celebramos en su aniversario. Porque aunque físicamente no este, su obra, sus meritos, su energía, su fuerza, sus enseñanzas, su alma ya no están limitadas a un cuerpo, ya no tienen nada que las detenga, ya han llegado a niveles que nuestra mente finita no entiende y que ese día se manifiestan en este mundo con más fuerza que siempre.

Por lo tanto este próximo martes(desde el lunes en la noche), alegrate, celebra, busca un poco sobre este gran sabio y se parte del precioso mensaje que nos trajo hace tanto tiempo, pero vigente aun en nuestros días.

Cabe agregar que este día no corresponde al noajida, pero no es negativo que un noajida aprenda sobre este día y busque como atrapar un poquito de lo que se puede obtener en un día tan especial.

Sigannos apoyando, enciende tu luz y compártela.
http://www.youtube.com/OR7Noajidas

4 pensamientos en “Día de extraña alegría?”

  1. bneinoaj, gracias por el texto.
    gracias por su tarea de difusion.
    me encantaria si pudiera grabar en mp3 sus reuniones semanales y ponerlas en el podcast como hace ramon, para compartir con nosotros y ampliar el rango de difusion.
    podria ser?
    ademas estaria bueno q seleccione algun video q quiera q inserte en la pagina inicial de fulvida.com la proxima semana.
    ademas, q nos brinde datos de reuniones, para q la gente de costa rica se acerque, etc. aun mas.
    podria ser?
    gracias

  2. Gracias, por el recuedo de esta personalidad, sabio y tzadik de Israel. Tengo entendido, que es muy apreciado por sus comentarios a los V Libros de la Torah. Como persona, su espiritualidad estaba muy elevada y se ocupaba de hacer lo bueno y de aclarar dudas sobre torá.
    Bendito sera este sabio, la paz sea con el y sus enseñanzas beneficiaron a todo el mundo (primero a los judíos y luego también a nosotros los noájidas… pues parte de sus enseñanzas nos aclaran cosas también a los noájidas).

    Paz y amor, y construyamos shalom.

Deja un comentario