De Leyes y Fundamentos

En el mundo de los sabios, en el ámbito de la legislación sagrada, es decir en el marco estricto y sagrado de la Halajá, NO se guía la persona y el colectivo por la opinion o dictamen de un individuo, sino que se debe seguir la legislación ya reglamentada, o en caso de no existir ésta, se hará caso al dictamen legal que surja del consenso entre autoridades legislativas (1).
Esto quiere decir que, por ejemplo, una luminaria inmensa como Maimónides ninguna ley acuñó por sí mismo, ni dictó reglas generales basado en su conocimiento, sino que solamente enseñó, aplicó e hizo aplicar lo que ya estaba legislado solamente. En los casos particulares, y solamente en estos, determinaba de acuerdo a su criterio fundamentado en bases solidamente establecidas en la Ley, sin innovar.
Así en todos los casos.
Cuando alguna luminaria innova, no tiene carácter de ley hasta que no recibe la validación legislativa de las autoridades legales correspondientes.
Pero, desde la época del Talmud tales autoridades ya no existen, por lo cual, solamente queda el basarse en la Ley establecida hasta ese momento, regulada y particularizada por autoridades competentes de acuerdo a cada situación específica.
Esto es así, es ley, es la manera de Dios de hacer las cosas, y será así hasta que se establezca un nuevo Sanhedrín con autoridad para todos los judíos y leales a Dios (Sanhedrín que no existe actualmente, a pesar de voluntariosos intentos de años recientes).

¿Cómo se debe entender esto para los noájidas?
Pues, que en lo que respecta a las leyes espirituales que conciernen que han sido codificadas desde antaño, NO ES LÍCITO Y LEGAL INNOVAR.
Si desde la época del Sanhedrín se ha establecido que la Torá no es para ser estudiada por gentiles, así debe seguir respetándose por TODO, aunque rabinos o maestros particulares indiquen otra cosa.
Otro ejemplo, que también involucra a judíos como a noájidas.
Está legislado y es ley que el estudio de la Cabalá es restringido a un núcleo pequeño de sabios.
Y si bien puede ser cierto que algunos maestros han dicho en las últimas décadas de promover la Cabalá entre judíos ignorantes y gentiles, esto no va de acuerdo con la legislación sagrada, sino que es completamente en contra de lo se debe hacer.

Por tanto, el gentil que anhela ser leal a Dios, no inquirirá en cosas que le son prohibidas ni demandará lo que no le corresponde.
Ni siquiera con el argumento de que tal o cual maestro o rabino le han dado autorización o promoción, ya que tal patrocinio no se adecua a la realidad halájica (legal) vigente, que debe ser acatada por todos sin excepciones.

Las promociones de estudios cabalísticos y de su hermana la jasidut, cuando provienen de autoridades rabínicas reconocidas y se fundamentan en la halajá y no como mera ilustración midráshica, deben ser tomadas con pinzas, en el sentido de adquirir conocimientos que atiendan al fotalecimiento de la identidad noájida correspondiente y no como verdadero estudios de Torá (en cualquiera de sus cuatro planos) que son terminantemente prohibidos por la halajá.

Repito, aunque grandes maestros digan de enseñar Torá a gentiles, especialemente partes que no corresponden directamente al fortalecimiento de la esencia noájica, esto no es una ley, ni siquiera es un fundamento para que sea hecho por el común de la gente. Son enseñanzas particulares, puntos de vista, ideas propias, que no tienen el aval de la legislación y no constituyen ley.

El noájida tiene su camino, tiene su misión, tiene su herencia y su modo de hacer las cosas que no debiera confundirse de ninguna manera con el judaísmo, pues esto promovería la confusión, el caos, el debilitamiento de los nexos sagrados que corresponden a judíos y noájidas, cada uno de acuerdo a su identidad.

Nos basamos en leyes generales para no caer en errores, porque las buenas intenciones apartadas de la legislación suelen terminar en error (2).

———————–

(1) Maimóndes, Mishné Torá, Sanhedrin 8:1: «En asuntos legales en disputa se sigue a la mayoría en todos los casos, menos en cuestiones relativas a la aplicación individual de sentencia de muerte, tal como es mandamiento de la Torá«.

(2) Para profundizar: http://www.tora.co.il/parasha/amital/mishpatim_68.doc

8 pensamientos en “De Leyes y Fundamentos”

  1. A mi en un principio me pareció aberrante que no pudiéramos estudiar Torah (compuesta por el Jumash, Tanaj y Talmud) los gentiles, ahora por lo que sé me es entendible y hasta obvio el porqué no se debe ni se puede. Para mí (corrijanme si sigo equivocado) entiendo dos gdes razones:

    1. Es una heredad de Israel, punto, nada más, a ellos les pertenece y a ellos les toca profundizar, interpretar, etc. Es su misión con una responsabilidad enorme.

    2. Más allá de la prohibición, el estudio requiere un conocimiento previo que casi únicamente habiendo nacido judío y educado en ello se podría tener.
    Yo soy un Ingeniero Civil, y lo veo como que alguien ajeno a la Ingenieria me dijera que él quiere estudiar Diseño Sismorresistente en Estructuras porque se le ha despertado el interés y le da la gana. Segurísimo que ni con el mejor maestro calificado hallaría por donde empezar.

    Leí (no recuerdo donde) pero no me sonó descabellado, que para estudiar Cabalá, se necesitaba haber sido educado en Torah hasta los 12 años, luego ingresar a la escuela talmúdica y sólo después de los 40 años de instrucción y si es que el individuo ha alcanzado la madurez en esto, no se debía intentar estudiar algo como Cabalá. Hay que manejar lo primero para poder andar en lo segundo.
    Verdaderamente no es algo trivial, hay que manejar una serie de conocimientos, que es toda una vida de dedicación. Bienaventurados los que han podido y pueden entrar en ese Palacio de Sabiduría.

    Saludos

  2. Bueno no veo saludable que un noajida este promoviendo el jasidismo en la fundacion o que haga enfasis en la busca de maestros.

    No es saludable porque puede ocacionar resquebrajamientos. La sagrada Tora me enseña (Lo que me es permitido como gentil leer) que mi identidad espiritual es ser Noajida , un Pacto que el creador sello con Noe hace mas de 4000 años , sus hijos y los descendientes de sus hijos (osea nosotros los gentiles).
    No me enseña sobre Noajismo jasidico o alguna clase de noajismo ortodoxo. Solo 7 leyes.

  3. Moré, Uriel, amigos,
    considero que una cosa es promover una vida más comprometida con el noajismo, por decirlo de alguna manera llevar al noajismo a un nivel «superior»,
    y otra cosa distinta es creer que añadir jasidismo judio sea llevar al noajismo a ese nivel superior.
    ¿Qué hace del noajismo algo piadoso?
    Lucir, hablar, pensar, actuar a la manera judía jasídica?
    O ser autenticos en nuestra identidad y vivir mejorando el mundo con cada una de nuestras acciones?
    No entiendo por qué es tan duro de entender para algunos. Pero es aceptable desde que muchos provengamos de alguna religión y donde pensar religiosamente sea un asunto dificil de combatir.
    Hacer que el noajismo dependa de lo judío para desarrollarse es incorrecto. Si fuera lo más correcto, pues tiremos el noajismo a la basura, y hagámonos todos judíos y que esa sea la solución para salvar al mundo.
    Precisamos hablar del noajismo no como una mera teoria, sino como una experiencia vivida.
    Causa daño al noajismo aquellos que viviendo actualmente como noajidas fieles a Dios, no comparten aqui lo que ha sido su experiencia.
    saludos

  4. Holas.

    Comparto el comentario de jonathan.

    Palabras de mi esposa: Vivir realmente comprometido con Dios y sus asuntos, automaticamente se vive para compartir lo bueno con los demas… (fue parte de una charla que tuvimos hace unos dias)

    La ultima parte del comentario del profe la entendi y tiene razon, pero… tambien en palabras de yehuda; hay que tener demasiada pasiencia…

    En cuanto al texto; me parecio mucho mas que claro, despues de esta informacion muy puntual y especifica, el que quiera, pues que siga haciendo lo que quiera, pero sabra que se esta haciendo las cosas erroneamente, y alla el/la/ellos, que quieran modificar esta actitud personal… pero lo establecido por la halaja es asi, nos guste o no…

    Me parecio atinado el comentario de Nathanael, al ejemplificar…

    «Yo soy un Ingeniero Civil, y lo veo como que alguien ajeno a la Ingenieria me dijera que él quiere estudiar Diseño Sismorresistente en Estructuras porque se le ha despertado el interés y le da la gana. Segurísimo que ni con el mejor maestro calificado hallaría por donde empezar»

    Nuevamente lo digo; el aviso esta hecho, lo legislado establecido esta… No hay grises, al pan pan… y al vino vino!

    Saludos.
    Andres.

Deja un comentario