Amor a Hashem, apreció al pueblo judío y agradecimiento a su generosa labor a nuestro moré Yehuda

Los judíos son «demostradamente», portadores de la Luz y además de complir como pueblo, continuadamente, además nos transmiten el conocimiento de lo que Dios quiere de nosotros los noajidas no judíos y nosotros a fecha de hoy, recibimos enseñanzas de sus sabios y maestros y piadosos.

Los judíos además son las personas, que tienen una tribu que son vitaliciamente y por generaciones los que tienen encomendados los dos sacerdocios el levítico y el aarónico o «cohénico» (una parte de los levitas. Y como pueblo, tienen un grupo muy cumplidor de sus mitzvot, que es el camino de fidelidad a Dios. Ellos, desde hace más de 3.300 años han demostrado fidelidad a Dios y han conservado con amor y respeto toda la revelación divina, tal como la han manifestado los profetas de la verdad (Moshé y los demás).
La Torá (parte escrita y parte oral, y resto del Tanaj).

Los demás miembros de los goim o naciones, por el contrario hemos sido inconstantes y despreocupados de nuestro cometido y hemos tenido abandonado el cumplimientos de nuestros 7 sencillos mandamientos universales.

Las 70 naciones, es decir toda la humanidad no judía, hemos manifestado una tendencia a las idolatrías, y además hemos tratado injustamente y despreciado e incluso perseguido al pueblo santo, solo una parte muy pequeña de los no judíos «actualmente» estamos retornando al camino, de fidelidad a Dios y a comportarnos como observantes de nuestros mandamientos. Muestra de todo ello es que Israel, se ha encontrado «practicamente» sin socio o alidos, en la construcción de shalom. Los no judíos fieles al Eterno, somos menos del 1 %o (1 por mil). Es hora de que informemos y cumplamos como noajidas.

Esforcémonos y cumplamos, un poquito más progresivamente. Nuestro cumplimiento de nuestras 7 sencillas leyes universales, es muy necesario para que el mundo, entre en una dinámica más positiva.

Un servidor, me reconozco como agradecido al Eterno, por las notables muestras de bondad y de amor. Y agradecidos a Israel, por haberme informado, de lo que me compete, por lo cual les doy gracias (y primordialmente a nuestro moré/maestro Yehuda, que es constante y generoso, D’ lo guarde).

El camino del gentil justo, es muy apropiado y demostradamente querido y apreciado por  D’. Esto es muy claro, al haber revelado nuestras 7 Leyes fundamentales, por 3 veces:  1ª con Adán; 2ª con Noaj; 3ª con Moshé y mediante el pueblo judío.

El cometido del pueblo judío, de bondad y generosidad es impagable e insustituible, benditos sean por su generosidad, y por su amor al prójimo (que somos todo el resto de la humanida). Es positivo, pero a la vez insuficiente, que hagamos recaer el peso de la construcción de shalom solo en sus espaldas.

Es para pensar, y para esforzarnos todos, tanto como podamos y tanto como estemos capacitados, ¿no les parece?. Paz y mi agradecimiento a Hashem y al pueblo judío.

6 pensamientos en “Amor a Hashem, apreció al pueblo judío y agradecimiento a su generosa labor a nuestro moré Yehuda”

  1. En nuestras vidas, hemos de hacer presente a Hashem, cumpliendo las 7 mitzvot, y orando a nuestro Padre Celestial, al menos una vez por día, preferentemente por las mañanas, antes de iniciar la jornada.

    Demos gracias por los dones y bienes y servicios que el nos dispensa, es bueno bendecir por los disfrutes y por los alimentos, por el trabajo honesto que nos ha dado y por ponernos a nuestro moré y a algunos sabios mas que nos dan buenas enseñanzas.

    Seamos noájidas con naturalidad, en nuestras sociedades.

    Jesus, fué una persona que hizo una interpretación y prácticas erradas, las cuales fueron desarrolladas por Pablo de Tarso y más tarde por el Imperio Romano y por la Iglesia Católica (la gran ramera espiritual) y sus hijas las demás iglesias cristianas y mesiánicas, las cuales difundieron y establecieron la rebelde espiritualidad y ello a reportado violencias y maldades. Y además estas no han hecho nunca petición de perdón, puede que camuflen sus maneras, pero siguen dispensando su religión, como una droga.

    Por suerte, algunos nos hemos desintoxicado y algunos más, se van curando, de a poco a poco, y esto es importante, pero tenemos que hacer más; entre ello en mi mismo, dar testimonio de noajismo, como un peón de a pie, con mis limitaciones y mis aptitudes. Algo creo poder aportar, y todos los que se activan en el noajismo, creo que también pueden aportar.

    Los silenciosos, parecen conformarse y acomodarse en estar en el banquillo, sin querer de jugar el partido a favor de la construcción de shalom, del cumplimiento e instauración de las 7 Leyes Universales y de la «adoración» apropiada al Eterno -exaltado sea-. Amen.

  2. Una de las cosas, importantes es poner el claro que el papel de jesús, no construye para nada shalom, no aporta bienestar al mundo; todo lo contrario.

    Y no estoy de acuerdo, con considerar que el D’ de las religiones y de los judíos y noájidas fieles, es el mismo. Hay un solo D’, pero lo que las religiones ponen como D’, no lo es es casi lo opuesto.

    Digámoslo, con claridad y con tranquilidad. Paz y a poder ser sin insultos, con buenas maneras y con tranquilidad; parecidamente a como los judíos nos enseñan, transmitamos lo que vamos aprendiendo.

  3. Escuchemos las palabras de los sabios,
    El principio de la sabiduría es el temor a Hashem,
    Los insensatos desprecian la sabiduría y la buena enseñanza.

    Si los pecadores te quisieran engañar no consientas,
    Condenemos sus asechanzas para derramar sangre,
    No andemos sus caminos, pues van presurosos a derramar sangre.

    Clamemos por las calles, demos testimonio;
    Alcemos nuestra voz en las plazas,
    clamemos en los principales lugares de reunión.

    Volvámonos a la represión de Hashem,
    Escojamos el temor de Hashem,
    Queramos los consejos, de nuestro Amo.

    Comamos del fruto del buen camino,
    Oyamos lo que El Señor nos dice, y habitemos confiadamente;
    Vivamos tranquilos, sin temor del mal.

    Buen consejo del Eterno, entresacado de Proverbios/Mishleí 1.

  4. Excelencias de la sabiduría:

    20 Así andarás por el camino de los buenos,
    Y seguirás las veredas de los justos;
    21 Porque los rectos habitarán la tierra,
    Y los perfectos permanecerán en ella,
    22 Mas los impíos serán cortados de la tierra,
    Y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

    (Entresacado de Proverbios/Mishleí 2).

  5. Hoy, como otros días, el noajismo está en mi mente y en mi corazón, pero también en mi boca y sobre mi mesa de trabajo.

    Tengo, impreso el Libro de Rezos noájidas, y en la portada, tengo impresos Los Siete Mandamientos Fundamentales. Sobre el libro de rezos, dedico un tiempo y estudío de su contenido y de las buenas enseñanzas de Fulvida y de nuestro moré/maestro Yehuda.

    Con motivo de ello, hoy me pregunto, un asesor del conseller, y le hablé sencillamente de ello. Le hable, tranquilamente de los Siete mandamientos, y dijo que lo desconocía, pero escuchó… atendió y dijo,
    —no había sabido nunca de ésto… (dijo)
    —es algo adoptado por el congreso de EEUU, solo que no cumplen con rechazar la idolatría pues, siguén con la adoración a Jesús.

    Fueron unas palabras cortas, pero le entraron. Es preciso sembrar, y tal vez prenda alguna buena semilla. Creo que el hablar con respeto, con sencilles es preferible a la burla, la bondad siempre es preferible a la maldad…

  6. Lo que nos comenta nathanael, tiene bastante verdad. pues los buenos modos, no despiertan el resentimiento ni la confrontación. Es para meditarlo, de que los mansos… pueden más que los violentos y construyen shalom.

    En relación al enunciado de los Siete Mandamientos, también me comento el dicho asesor: Lo de no a las relaciones no lo comparto, si comparto lo de no robar y no asesinar…

    Le contesté, si tu pareja te engaña, no te será agradable y si le engañas y ella lo llega a saber, lo cual acaba pasando, va a cambiarse vuestra relación, tal vez te perdone una vez o tal vez no. Pero, si le eres infiel dos veces, dudo de que vuelva a perdonarte, y se quedó reflexivo…

    Solo fueron unos breves minutos, pero fue algo edificante; para el y para mi mismo…

    Paz y bondad.

Deja un comentario