Archivo de la categoría: escrita

Resp. 760 – Paz o falsa paz, engaño en el Cristiano?

ronal.ar nos consulta:

Porque las personas que profesan una fe en sus creencias idolátricas expresan tener una paz interior en su corazón, y dicen que Dios se las da. Cuando a la luz de la Tora es un engaño perpetuo sobre sus corazones, acaso el corazón es tan engañoso de hacernos sentir mucha paz pensado que están recibiendo una bendición de Dios al poner por obra muchas cosa escritas en el falso NT de que cosas es nuestro corazón, és CAPAZ de hacernos SENTIR para buscar y sentir Paz en la Verdad – o la idolatría?
Ronald J. Gautemala, San Marcos, taxista, 27, noajida.

Seguir leyendo Resp. 760 – Paz o falsa paz, engaño en el Cristiano?

Un relato de Antonio Guerrero….. Desde Oklahoma. Parte I

Podría describir aquí numerosos detalles del traslado desde Miami hasta nuestras prisiones. El trato que nos dieron: separación, caja negra, celdas de castigo, etcétera, no sorprendió, siempre es el mismo. Nada significó para las autoridades carcelarias la reducción de nuestras sentencias.

Particularmente, mi estancia en el Centro de Transito Federal de Oklahoma fue larga. Dieciocho días, aislado, en una celda del llamado “hueco”, días que parecieron una eternidad.
Con algo de papel y diminutos lapicitos, fui escribiendo el diario de estas jornadas, así como un grupo de cartas personales y muy especiales, nacidas en esa soledad, donde, parafraseando versos de Juan Ramón Jiménez, diría: “Tú eres dios de tu pecho, tú eres solo Universo, tu eres uno en tu centro”.
Solo una parte de ese diario y una de las nueve cartas escritas llegaron a su destino. Me dolió muchísimo que esto pasara, y recurrí a la poesía para revivir las vivencias de aquel aislamiento y, de alguna forma, reponer la irreparable perdida.
Para este poemario decidí escribir versos decasílabos con una rima libre, en la cantidad de versos del soneto. No es mi objetivo la búsqueda de belleza rítmica o de perfección de estrofa, mucho menos crear algo novedoso.
Solo pretendo llevar al lector hasta los rincones de mi alma por aquellos días de injusto y total asilamiento, aunque también, como dijera Darío: “mi protesta queda escrita” contra el trato y contra la inusual perdida.

Antonio Guerrero

Martes, 26 de enero de 2010
Sucede que la injusticia sigue.
Sucede que llevo caja negra.
Sucede que soy yo quien lo dice.
Sucede que quisiera que me creas.
Sucede que vuelo sin temores.
Sucede que sacudo mis venas.
Sucede que se cruzaron dos soles.
Sucede que oscurecen las piedras.
Sucede que la sombra no es de árbol.
Sucede que la hora tiene dueño.
Sucede que se unen las paredes.
Sucede que me ríe un hermano.
Sucede que penetra en mi pecho
una serenidad, que sucede.

Conversión al judaísmo y estudio de Torá para el gentil en relatos del Talmud

Prestemos atención a un, aparentemente, sencillo y conocido relato verídico del TALMUD:

“Enseñaron nuestros Maestros acerca de un gentil que se presentó ante Shamai (el supremo jefe de la academia que lleva su nombre), y le dijo:
‘¿Cuántas Torot tienen ustedes?’.
Le respondió:
‘Dos, una Torá Escrita y una Torá Oral’.
Le dijo el gentil:
‘La escrita yo te la acepto, pero la oral no la acepto. Conviérteme al judaísmo para que me enseñes Torá Escrita’.
Shamai lo expulsó de inmediato de su presencia de modo tajante.
El gentil fue ante Hillel (el supremo jefe de la academia que lleva su nombre), con similares pretensiones.
Hillel lo convirtió al judaísmo.
Luego le enseñó el alefato:
‘Ésta es una alef, ésta una bet, ésta una guimel, etc.’.
Al día siguiente se lo enseñó pero al revés.
Entonces el reciente converso le reprochó:
‘¿Cómo me dices que es así si ayer me dijiste que era de otra manera?’.
Le respondió el sabio:
‘¿Y tú qué me reprochas a mí? Si confías en mí, aceptarás lo que te enseñe. Que la Torá Oral debes admitirla, también lo aceptarás’.
El converso reconoció su torpeza anterior, fue humilde ante su maestro y aprendió lo que él le enséñó.”

Talmud Babli, Shabat 31a

Hay tantas enseñanzas y consejos de vida en este texto que podríamos escribir un libro, pero quiero centrar en unos pocos puntos, nada más. En aspectos netamente relacionados con pretensiones de gentiles al respecto de estudio de Torá y de cuestiones atinentes en exclusiva a la nación judía.

Ante todo, no podemos dejar de pasar la ignorancia irreverente y casi blasfema del gentil al comienzo del relato.
Él, amparado en su torpeza egoísta, se creía en condiciones como para contradecir a un enorme sabio y además definir qué era lo correcto y qué no en cuestiones de Torá.
¡Por favor!
Eso es de mediocre, de arrogante, de vacío, de débil mental, de pobre de conocimiento y de espíritu… ¿no les parece?
El perfecto extraño y hueco quiere enseñarle al maestro de maestros lo qué era el área de trabajo y vida del maestro… ¿no es de una irreverancia necia y patética?
Este gentil decidió, basado en su ceguera, que sí a una parte de la Torá, pero que no a otra. Y con esa base impuso sus condiciones de cómo habría de ser su conversión al judaísmo.
Me suena mucho a esos que vienen cada dos por tres a decirme que no se convertirán al judaísmo por la vía legal de la ortodoxia, sino que se ampararán en la reforma, en los conservadores, en su fe, en vaya uno a saber en qué… porque ellos creen, ellos escucharon, a ellos les dijeron por allí que las cosas se pueden hacer así como ellos quieren. Que no cuenta la halajá (reglamentación legal vigente), ni las condiciones marcadas claramente por la ley, ni los requerimientos indispensables espirituales… ¡qué les importa a ellos!
Ellos harán lo que les parezca, opinarán lo que se les ocurra, repetirán lo que algún oscuro “rabino” (si es que lo fuera) les dijo, o cosas aún peores, tales como comerse la fantasía burda y tóxica de los falsos judíos mesiánicos o fantoches similares.
Como sea, esa actitud del gentil del relato se suele evidenciar en la actualidad con demasiada frecuencia.
Por supuesto que hay falsos maestros, curreros, fetraficantes, palurdos con título, que puede hacer su dinero y obtener poder vendiendo “conversiones” al judaísmo, inventando pretextos para que la gente se “convierta”, y otros etcéteras más. Tales como esos miserables que nos robaron el famoso y lucido nombre de SERJUDIO, para poner su dudosamente legal sitio con similar nombre que el nuestro, pero que lleva a la gente a los más crueles errores, mentiras, engaños y probablemente estafas. Una de esas espantosas mentiras es decir que es obligatorio que el gentil se convierta al judaísmo… y con la astucia típica del serpiente del Edén, con la habilidad para el engaño del timador, usan palabras rebuscadas para “demostrar” su punto de vista. Claramente el entendido reconoce la moneda falsa y la aborrece por vil. Pero, el ignorante, o el apasionado que no mide sus asuntos con la vara correcta, quizás se deja llevar hacia el abismo asqueante de la mentira espiritual y de la estafa.
No faltan los que son ignorantes y se dejan embaucar por los avivados que quieren dinero, o fama, o poder.
Así pues, de esos ignorantes abundan, ¡y cuántos! en la actualidad, que se dejan convencer por los fetraficantes de la secta judía o ajena que sea, para hacer supuestas conversiones al judaísmo, que no son nada más que papeles sin valor, parodias, burlas, engaños, nulos completamente de cualquier valor como verdadera conversión. Y, tristemente, el laico Estado de Israel mira para otro lado y deja que estos no-conversos obtengan derechos que solamente corresponden a verdaderos judíos, sean nacidos o convertidos correctamente.
Pero, gracias a Dios habemos los que como Shamai e Hillel no admiten ni un milímetro de falsedad, que no toleran la mentira, que se oponen al engaño, que llaman a las cosas por su nombre aunque a algunos les haga temblar la verdad.

Este fue el primer tema: los que dicen querer convertirse pero se vienen con un manojo de pretensiones ridículas, de falsas creencias, que difícilmente les facilita el camino a la verdadera conversión al judaísmo.

Pasemos al segundo tema.
Éste tiene que ver con el orden del relato.
Léelo y responde por favor: ¿qué hizo primero el sabio de sabios Hillel, convirtió al gentil o le enseñó Torá?
Pues… ¡ni siquiera le enseñó el alefato, el abecedario hebreo antes de convertirlo!
¡Mucho menos le enseñó o estudio junto a él Torá!
Te recuerdo algunos links, para que retengas en tu mente y corazón y agradezcas que este humilde Moré te alimenta con el buen pan espiritual que te hace bien y bendice:

Esta es una breve recopilación de decenas de textos que publicamos que están avalados y basados en la Torá misma, en la legislación correspondiente, en las palabras de los Sabios de todas las épocas.
Pretender contradecir esto, es como el gentil del cuento que se cree con derecho a opinar y decidir acerca de lo que no sabe y no le compete.
¿No era de infame y tonto inmiscuirse en donde no le corresponde y está prohibido por el mismísimo Dios?

En resumen, el gentil NO DEBE dedicarse al estudio de Torá, ni siquiera al estudio del hebreo (como lengua sacra), sino que eso compete en exclusiva a los que son parte integrante legalmente del pueblo judío.
Pero, claramente el gentil puede estudiar lo que le corresponde de la Torá de Israel, que son las cuestiones que lo refuerzan en el conocimiento y aplicación de los Siete Mandamientos y sus derivados legales, siempre y cuando sean con estricta vigilancia de un maestro judío experto, para que el estudio de buena voluntad no termine derivando en hipocresía y terror.
Esto no es lo que el humilde maestro Yehuda decidió, sino lo que la LEY de Dios ha decretado. Quien quiera oírlo, qué bueno; quien busque excusas para hacer otra cosa… qué malo, aunque sea con buenas intenciones.

Esta prohibición de dedicarse al estudio de Torá incluso se aplica al gentil que está en camino de conversión, pues esta persona puede y debe estudiar acerca de judaísmo, sus fiestas, rituales, el compromiso de cambio de vida que le significará el convertirse a judío; pero, el gentil en proceso de conversión tampoco se dedica al estudio de Torá, tal como tampoco observa el Shabat o festividades según sus reglas respectivas; saben porqué: ¡por qué no le corresponde ni le pertenece!
¡Cuánto menos para el gentil que quiere seguir siendo gentil, con todo su derecho y bendición por eso!

No faltará el avivado de siempre que busca justificar su EGO con cualquier cosa, por supuesto que también con la mentira más sutil o la más burda.
No faltará el que diga que este relato es un cuentito y que el orden no importa y que tal y cual.
Por supuesto, actúa como el gentil del relato, pretendiendo cosas que no son, imponiendo sus falsedades como si fueran verdaderas.
Es lo que hacen siempre, esos pastores del error.

Pero, que no quede en mis palabras, no me creas a mí en nada de lo que te digo por favor, no me creas, sino que analiza, investiga, coteja, pero siempre con personas de altura y valor real, con fuentes originales y ciertas, con lo que puede ser usado para cotejar.
En este caso, te ayudaré con otro relato verídico:

“Otro caso de un gentil que se presentó ante Shamai, a quien le dijo:
‘Conviérteme con la condición de que me digas TODA la Torá mientras me sostengo en un solo pie’.
Shamai lo expulsó con la vara de medición que usaba en la construcción.
El gentil fue ante Hillel con la misma propuesta.
Hillel lo convirtió al judaísmo.
Luego le enseñó Hillel: ‘Lo que te sea odioso a ti no se lo hagas a tu prójimo; esa es la esencia de la Torá completa, ahora vete a estudiar en profundidad el resto’.”
Talmud Babli 31a

Como ves, nuevamente un gentil pretensioso con respecto a las condiciones que impone sobre cuestiones de judaísmo, espiritualidad, vida noájica, etc.
Similar al caso anterior, parecido a cientos o miles que pululan por las calles de ciudades y de internet.
(¿Quizás tú eres o eras uno de ellos? Cuéntame si quieres aquí debajo, en la sección de comentarios).

Y nuevamente el sabio maestro primero lo convierte y luego le enseña la esencia de la Torá y entonces recién le indica que se vaya a estudiarla.
¿Entiendes?
No es el moré Yehuda quien lo dice… ¡esa es la realidad!
De hecho, del propio relato puedes advertir que ni siquiera le enseñó el mandamiento judío (uno de los 613) que dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, ¡ni siquiera eso le dijo -como mandamiento o estudio- antes de convertirlo legal y realmente a judío!

Tienes mucho para meditar.
Mucho para reparar de tus acciones y creencias tergiversadas.
Mucho para conversar con la gente de tu cercania, para ver si comienzan a hacer las cosas bien, como Dios manda, o si seguirán haciendo las cosas torpes dle necio.

Mi cariño para ti.

 

¿Qué te dice el profeta Isaías, hermano noájida?

Hay noájidas que prefieren desoír la ley del Eterno, con muy buenas intenciones por cierto, y se ponen a estudiar Torá, a disertar sobre profetas, a balbucear acerca de pasajes del Zohar, o referirse al Talmud como si fuera su libro de cabecera.
Cuando, sin lugar a un milímetro de duda, la ley del Eterno es muy clara: la Torá (Escrita y Oral, escritos proféticos, escritos sacros, escritos rabínicos, etc.) son del pueblo judío y para el pueblo judío y el gentil que se apropia de ellos está incurriendo en delito grave. Terrible es el perjuicio espiritual para el gentil que se dedica al estudio de la Torá, tal como queda certificado por la norma sagrada:

Un gentil que se dedica al estudio de la Torá, se hace merecedor de la pena de muerte (judicialmente). Solamente debe dedicarse el gentil a estudiar de la Torá aquello que refiere a los Siete Preceptos Universales.
Así mismo, un gentil que hace shabbat incluso en cualquier otro día de la semana, si lo propone como Shabbat se hace merecedor de la pena de muerte (judicialmente).

Ni que decir si ha hecho para sí una festividad de guardar.En general no tienen derecho a inventar una nueva religión ni ejecutar los preceptos de los judíos (que están en la Torá) según su voluntad.Si quiere cumplir con los preceptos de los judíos, que se convierta legalmente al judaísmo y tome sobre sí la responsabilidad de cumplir con los preceptos; si no se convierte, que solamente se dedique a sus mandamientos universales, que no añada a ellos ni les quite.

Si se dedicó al estudio de la Torá (usó tefilín, vistió talit, puso mezuzá, se circuncidó “religiosamente”), o al Shabbat, o inventó mandamientos o festividades religiosas, debe ser castigado; y se le informa que se ha hecho legalmente merecedor a la pena de muerte, pero que su pena no se lleva a ejecución”.

(Maimónides, Mishné Torá, Hiljot Melajim 10:9)

No hay excusas, no hay justificaciones, no hay argumentos, no hay reclamos que valgan, puesto que la ley es muy específica y no deja lugar a pretender otra cosa.
El gentil que hace algo diferente, por más buena voluntad que ponga, está violando la ley de Dios.
El gentil que sabiendo esto se deja arrear como oveja a supuestas clases de Torá -que no corresponden a los límites noájicos- está también violando seriamente la ley de Dios.
El judío que sabiendo esto corrompe el camino del noájida, está pecando seriamente y peor aún, haciendo pecar a otros, cosa que es detestable en gran manera por el Eterno.

Así pues, si desde el púlpito, desde la internet, desde tu grupo de amigos, desde el antro en donde se reunen algunos a rumiar sobre el Tania o jasidut o Cabalá, etc., desde donde sea, cuando no se está respetando este mandato, se está yendo directamente en contra de Dios.

Ahora bien, hay gente que sabiéndolo igualmente inventan pretextos para eludir el texto de la ley, y se ponen a inventar con que el profeta Isaías si es permitido leer y estudiar por parte del gentil.
¿Qué excusa elaboran para hacer convincente esto?
Realmente, no se me ocurre ninguna, porque, leyendo y releyendo cada uno de los párrafos del profeta, solamente veo temas referidos directamente al pueblo judío, a su presente (de hace 2700 años) de ellos, a su futuro, a sus problemas, a su sociedad, a su relación con Dios, a sus despistes, a su gobierno -presente y futuro-, a promesas de una Era Mesiánica que dará al fin armonía y paz a la nación judía, etc.
Circunstancialmente, escasamente, en pocas veces se menciona a los gentiles, la más de las veces para condenar a aquellos de entre las naciones por sus abusos , sus agresiones, su maldad hacia los judíos. Y en algunas oportunidades, contadas con los dedos de una mano quizás, se refiere a los gentiles de forma positiva.
Y esto no es a causa de racismo espiritual por parte del profeta, no es porque Dios no se acuerda de sus hijos de las naciones, no es porque se desprecia a los gentiles, sino lisa y llanamente porque el profeta trabajaba para, entre y por sus hermanos: los judíos.
Al igual que el resto del Tanaj, se trata de asuntos judíos, para judíos, por judíos.
No es una obra dedicada a la humanidad, sino directamente a los judíos y sus circunstancias.
Claro, como los judíos están en el mundo, y el mundo es obra de Dios, y parte de la tarea judía es de ser guías para sus hermanos gentiles, a veces también se toca al pasar la relación con las naciones.
Pero, y que quede claro, el mensaje del Tanaj va dirigido a los judíos, trata de temas de interés para judíos y no se pretendía en su origen (ni en su historia, ni en su destino) que se convirtiera en el best-seller de las naciones del mundo.
Por supuesto que aquello que es apropiado para los noájidas, enseñado por quien corresponde y como corresponde, resulta de enorme bendición para todos.
Pero, esto no da carta libre para que cualquier predicador o ayudante de pastor evangélico se crea capacitado para hacer del Tanaj SU libro, ni dar clases referentes a él, ni tampoco un mesiánico, ni un noájida leal, ni un noájida confundido, ni un budista, ni…. ni ningún otro gentil.
Reitero, para que nadie se sienta ofendido, no es por una cuestión de discriminación negativa hacia los gentiles, sino sencillamente porque los temas no son dirigidos a los hijos de las naciones. Tal como ningún boliviano se puede sentir ofendido o discriminado su la constitución y códigos legales de Indonesia no dice ni una letra acerca de Bolivia y los bolivianos, o si las leyes no se aplican en suelo boliviano y a ciudadanos bolivianos. ¿Se comprende?
Espero que sí, porque teniendo la mente limpia y clara, no castigada por los eslóganes enfermizos de la idolatría y del EGO, es muy sencillo de entender, admitir y compartir.

Ahora, ya que hablamos del profeta Isaías, quiero comentar brevemente un pasaje del mismo:

Los ajenos estarán presentes y apacentarán vuestras ovejas, y los hijos de los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores.
Y vosotros seréis llamados sacerdotes del Eterno; servidores de nuestro Elokim os llamarán.

(Ieshaiá / Isaías 61:5-6)

Perstemos atención a lo que es una VERDADERA profecía mesiánica, y no esa payasadas que los seguidores del patético colgado quieren hacer creer.
En esta profecía, de la que extrajimos solamente un parrafito, se menciona a los gentiles en la Era Mesiánica, y se menciona a los judíos.
Los gentiles, llamados aquí “ajenos” e “hijos de los extraños”, ¿a qué se dedican en la Era Mesiánica?
Veamos… sí, a cuidar del ganado, a trabajar en las cuestiones de la tierra.
Y los judíos, ¿a qué se dedican, según profetiza Isaías?
Veamos… sí, a ser ministros del Eterno, a ser Sus “representantes” en la tierra.

Dime tú querido noájida que te crees valiente como para arremeter con el libro de Isaías, sabiendo que no debes hacerlo; dime, ¿que te enseña este pasaje?
¿Acaso no te enseña que te dejes de hacer religión y te dediques a las cuestiones productivas de este mundo?
¿No te dice, sin dudas, que tu rol sagrado, realmente mesiánico, como gentil es cuidar de que este mundo esté en orden?
¿No está profetizado que debes trabajar la tierra, desarrollarla, hacer que la construcción de shalom sea una realidad en este mundo?
¿No ves que te indica claramente que dejes de usurpar identidades, que dejes de pretender lo que Dios no te ha dado y que no te vengas a mandar la parte de que eres un ministro o líder religioso, cuando eso está absolutamente por fuera de tu competencia  y destino sagrado?

Así pues, zapatero a tus zapatos.
Dios, en su infinita bondad y sabiduría te ha dado un rol excelente: construir shalom en este mundo, a través del cumplimiento de los Siete Mandamientos y sus derivados.
Si haces eso, que los “religiosos” desprecian por considerarlo “poco espiritual”, si vives construyendo Shalom, estás siendo 100% espiritual, estás viviendo como Dios te manda, estás ganando tu porción enorme de placer en la eternidad.
Debes dejar que la Torá, la parashá, el shabat, las festividades judías, los símbolos judíos, el idioma de los judíos, la modalidad espiritual de los judíos, sean de los judíos, porque es es lo que Dios ha mandado que hagas.
Pero, si te pones terco en seguir con las mañas del evangélico-mesiánico, que pretende ser mejor judío que el judío, que pretende que todos somos Israel en espíritu, que pretende y pretende lo que no es ni le pertenece… te estarás apartando de la sagrada senda que Dios te ha dado.

Puedes mirar para otro lado, tapar tus oídos, inventar maledicencias acerca de este humilde maestro, burlarte de la sagrada obra de FULVIDA, creerte superior porque te sabes un par de versos del Talmud, amigarte con un rabino mediático, puedes hacer lo que te plazca, pero no es a mí ante quien rendirás cuentas, sino ante Dios.

Ese Dios al que dices servir, al que dices desear adorar, y creo que sinceramente es lo que deseas hacer, pero estás fallando por dejarte llevar por tu ambición, por tu torpeza espiritual, por tu vanidad, por tus sentimientos infantiles, aunque tengas edad para ser mi padre…

Resumiendo, en la sociedad con Dios puedes hacer tu parte, o inventarte otra.
Si haces tu parte, eres realmente un socio de Dios.
Si inventas, pasas a ser una piedra en el camino, un estorbo, o peor aún, un pozo abierto delante del ingenuo que te sigue por el camino de falsedad que con total buenas intenciones has abierto.

Tienes tu porción sagrada, que se llama Siete Mandamientos.
Tienes las noble y sagrada tarea de construir Shalom, de dedicarte a pleno a este mundo, para vivir bien aquí y en la eternidad.
Deja a los judíos con sus cosas, que ellos ya tienen suficiente con sus propios asuntos como para tener que estar ocupándose de los tuyos.

Adelante, a crecer, a construir Shalom.


Resp. 689 – Debo leer EL ZOHAR?

makanaki nos consulta:

Estimado More: Hace unos dias,me obsequiaron tres tomos en español del ZOHAR, y tengo la inquietud respecto a si debo o no leerlo.
Espero su respuesta para proceder de conformidad.
Gracias por su colaboracion.
Antonio Herrera, 40 años, abogado, Cali, Colombia

Seguir leyendo Resp. 689 – Debo leer EL ZOHAR?

Test de conocimientos básicos acerca del Noajismo

examen

Test de conocimientos básicos acerca del Noajismo:

1 – ¿Cuál es la diferencia entre un Noajida y un Judío?

a) Judío es aquel que haya nacido de madre judía y el Noajida es aquel que haya nacido de madre gentil.

b) Judío es aquel que haya nacido de madre gentil y Noajida es aquel que haya nacido de madre judía.

c) Judío es aquel que haya nacido en Israel y Noajida es aquel que no haya nacido en Israel.


2 – Si el mandamiento establece “No comer miembros de animales con vida”, tengo prohibido:

a) La sangre.

b) La piel.

c) Los ojos.


3 – El Pacto Noajico comenzó con:

a) Adam HaRishon, el primer ser humano.

b) Noaj, el segundo padre de toda la humanidad.

c) Moshé, en la montaña de Sinaí.


4 – Si Dios no es hombre, ni existe o existirá imagen que lo represente, quiere decir que Dios es:

a) Jesús o Ieshu.

b) El Mesias.

c) Una Naturaleza Divina diferente a la de los humanos, imposible de imaginar o comprender

Su esencia.


5 – Si la Torá es propiedad de los judíos porque así Dios quizó, quiere decir que:

a) Puedo dedicarme cabalmente al estudio de la Torá.

b) Aprender acerca de la Torá y aprender maneras de conducirme en la vida y frente a Dios.

c) Profundizar el estudio de la cabala y por consiguiente seguir las leyes judías y aparentar ser Judío.


6 – La Torá oral, que es la explicación de la Torá escrita:

a) es permisible.

b) es permisible en tanto un Maestro de Torá me supervisé su estudio.

c) es vedada para un Noajida.


7 – Si Dios tiene un pacto especial conmigo, el pacto Noajico, quiere decir que:

a) Puedo asistir a las iglesias o actos religiosos dentro de mi sociedad.

b) Puedo establecer el pacto Noajico como la única religión para las naciones.

c) Puedo actuar con bondad, siendo un constructor de Shalom y enseñar con el ejemplo a traves

del altruismo.


8 – Si Dios nos dio el poder del habla y el mandamiento negativo de la blasfemia, tengo permitido:

a) Bendecir a Dios.

b) Burlarme de los idolatras y proferir habladurias.

c) juzgar a las personas y no a las acciones.


9 – Si tengo prohibido Robar, entonces puedo:

a) poner el mismo negocio de mi vecina en mi casa y hacer dinero con su idea.

b) Engañar a los tontos, pues así como Dios es inteligente yo tengo que ser inteligente.

c) conformarme con mi porción y respetar cada objeto del otro.


10 – Si tengo permitido observar cualquiera de las 613 leyes de los judíos, puedo:

a) festejar el Shabat junto con sus 39 prohibiciones.

b) festejar cualquier festividad judía.

c) atender a los reglamentos que sean derivados de la conducta que un Noajida debe tener, sin

mezclar, por dicha causa, las dos identidades espirituales.


Nota: Es un test invitando a los visitantes de Fulvida a participar del mismo, ¿Cuanto saben de Noajismo?

Referencias:

A – Si has respondido menos de cinco preguntas correctas, te falta mucho por estudiar.

B – Si has respondido más de cinco respuestas correctas, sigue estudiando.

C – Si has respondido todas correctas, que esperas para sumarte a la causa Noajica y ser un gran constructor de Shalom compartiendo tus conocimientos e ideas con nosotros.

Conoce tu legado, el pacto que Dios tiene contigo, tu tradición, tu esencia, y Sé un gran constructor de Shalom junto con los Fulvidianos de la mano de uno de los mejores Maestros, nuestro Yehuda Ribco.

Saludos!



UN DIOS y DOS CAMINOS APROPIADOS, pero cientos caminos cristianos falsos.



Todas las personas no somos iguales, somos distintas. La mayoría de la humanidad hemos nacido y tenido buena parte de nuestras vidas, en familias y sociedad de las religiones, falsas. Conforme a ellas nos enseñaron, en ellas nos vinimos al mundo y luego unos decidimos investigar y cuestionar algunas enseñanzas dogmáticas, y otros están en la placidez conformistas, como  algunos de los esclavos en Egipto y en Babilonia; y otros imperios de las naciones.



Agradecería que no se compare y ponga por igual a Todas las Escrituras, hay muchas falsas escrituras, todas las de las religiones. De las escrituras verdaderas, no hay que poner todo en el mismo papel, o nivel de importancia pues son de diferente rango o/y jerarquía. Pensemos que Hay Torá Oral y Escrita, que son una unidad pero de alimento espiritual diferente, como dicen los sabios. Pensemos que El NT, no es ni Tanaj ni Biblia Hebrea, ni escritura de profetas de la verdad, sino falsos profetas y escritores fabulados y novelados, que han sido de alimento intoxicante para cuerpos y mentes de la humanidad, por unos buenos 2000 años, atiborrándonos de falsos dioses, falsos profetas, falsos santos, falsas enseñanzas.



Las partes de la biblia hebrea o Tanaj, verdaderos son distintos y tiene diferente localización y distinto valor, unos son más importantes que otros, aunque todos corresponden a revelación divina:


—Hashem reveló y dicto, a Moshé el maestro, los 5 libros de la Parte Escrita de la Torá o Pentateuco, cada uno distinto del otro, y todo fruto de la sabiduría de Dios –Exaltado Sea-. Hashem también revelo a Moshé el maestro, Toda la Torá Parte Oral, donde hay partes distintas como el Talmud, la Cabalá y el Zohar y otros….


—Hashem reveló e inspiró a los demás escritos de las santas escrituras, o Tanaj a los demás profetas de la verdad. Fruto de ello son Neviim o Profetas, y Ketuvim o Escritos.


—Los Sifrim o Rollos de Torá de las Sinagogas, que se guardan y custodian en sus estuches y armarios y que se reverencia su sabiduría, son exactamente como se le revelaron a Moisés, letra por letra y tienen reglas específicas y rigurosas de con que tinta escribirla, de la cavaná de los  escribas de Israel, que la hacen, de su conservación y preservación de destruirse (pese lo que algunos degenerados de religiones, y criminales puedan haber hecho en el pasado y presente y puedan aun hacer en algún caso). Estos rollos o sefer torá, son ese rollo, que tiene las letras contadas por página y totalmente, con reglas de cómo hacer las letras y separación y etc. Esos rollos escritos, no los que se venden impresos, son los que están en las sinagogas y que se ve leer a varones judíos, de más de 13 años. Y que los he visto de lejos, y alguna vez  de más cerca abierto, de pergamino y tienta especial y escrito con pluma especial, por judío piadoso.



A las enseñanzas de no leer Torá, etc. y no leer Tanaj, luego se argumenta con textos de la torá que a veces no quedan claros. Y los textos jasídicos, y otras cosas, que son de edificación para judíos y para niños y etc. a veces llaman a hacer lo que se pretende desaconsejar. Primero que no hay obligación de leer Tanaj, y menos Torá Escrita y menos Torá Oral; y menos hacer enseñanza de su contenido, con riesgo de descarrilarnos, espiritualmente y de empujar a otros al precipicio de las religiones.



Hashem es muy sabio, pues habiendo nacido en las religiones, a algunos nos dio inquietudes para investigar y salir de ellas, y contrastar las enseñanzas de las biblias cristianas. Mirando los escritos de NT, y de AT, separadamente y en conjunto, comparando escritos de unos libros y de otros, unos capítulos y otros, unos versículos y otros, con sus distintas escrituras y versiones, y contradicciones, adiciones, disminuciones, etc. Pero algunos  nos fuimos dando cuenta de cosas incorrectas y contradictorias, y que Dios es Uno Único y no tri-personal, sin diosecitos llamados santos y santas y vírgenes, sin imágenes ni ídolos, ni esculturas, etc. y sin que se justifiquen enseñanzas dogmáticas de las religiones contrarias a Dios.



Para crecer el Los Siete Mandamientos Universales, y para profundizar en la adoración verdadera, es preciso diferenciar de persona a persona, de uno a uno y de una a una. Pues todo no es apropiado para todos, ni para todas y si para algunos y algunas; y hasta es posible que algún maestro pueda explicar y esté capacitado para ello, y hasta algún sabio también lo haga (fundamentalmente serán judíos, pues los noájidas no tenemos tradición familiar, ni social continuada; y nos remontamos en este resurgir pionero, a los años 80, del siglo pasado, 1980).



En las enseñanzas relativas, al falso dios jesús, hay grandes errores y contradicciones entre sus dos genealogías de Lucas 3 y Mateo 1, y entre estas y 1 Crónicas cap. 3: de entrada ese señor, nacido de vientre judío es judío, pero su padre unos dicen que fue dios –reprendidos sean- y otros que fue un humano distinto a su padrastro José, el sr. casado con su madre María, y padre de sus hermanastros.


Para mas detalle el abuelastro de jesús, padre de José es distinto en las dos genealogías del NT. Para más cosa, la ascendencia genealógica, impostada como de casa de David: una es del hijo del rey David, rey Salomón; y la otra dice que de su hijo Natán, otro de los 19 hijos del rey David. Además una de ellas es mas larga que la otra, y con gente no conocida y traducida transliteradamente, a veces muy mal. He leído opiniones de un sabio, que dice que la descendencia de los reyes de Israel debe ser siempre, de la casa de Judá, casa de David y desde sus descendencia en Salomón (esto se halla en mandamientos negativos, de no tener rey de Israel que no sea de simiente Davídica y de Salomón; tratados talmúdicos). Me es curioso saber los hijos de Salomón, y si me sirve saber quienes son, pues es una parte importante de los planes de Dios para Israel y luego para sacar de el al Mesías ben David (sea enviado cuando la idolatría sea sacada de monte Moriá y de Jerusalén y de Israel), que será rey de Israel y profeta y ungido de Dios –Exaltado Sea-.


Los cristianos, poco cuidadosos se hacen un lío con la descendencia de justo varón, que fue el rey de Judá Josias (sea la paz con el, que llevo a Israel por el bien). Pues tuvo varios sucesores, unos de meses y otros de por años; y fue depuesto por faraón Necao II y luego sus seguidores o sucesores por Nabucodonosor II el babilonio y “que se creyó semidios o dios” y esclavizó a Israel y destruyo el Primer Templo Santo; y a su vez fue depuesto Por el rey persa Ciro  II el Grande. Sea hacen bastante lío con el hijo de Josías o sucesor que es “falso ascendiente de José, el padrastro de jesús, quien tiene dos abuelastros, y más o menos ancestros y distintos, y de un hijo de David u otro.



Quienes, se sientan ajenos a estas inquietudes, respecto al falso dios, falso profeta, falso Mesías y persona nacida judía que murió siendo idólatra (entiendo que muriendo sin hacer teshuva, murió como no judío: el incumplió el mandamiento negativo de No Rendir Culto Alguno a los Ídolos (“Avoda Zara”) ).  Ah, respeto a los que diga que esto no les toca, YO ENTIENDO que NO ADORAR IDOLOS/DIOSES AJENOS;  y entiendo QUE NO MALDECIR AL ETERNO O BLAFEMAR SI ME TOCA. El falso dios, y falso casi todo, lleva 2000 años siendo promovido, como alguien especial; cuando no es otro de las decenas de falsos Mesías; solo que ha sido más promocionado y es parte de las religiones cristianas, católica y mormona y musulmana.  Ahí que comerle valor, ponerlo como humano, ocasionador del caos e ídolo y falso dios.



Paz y bendiciones a los constructores de Shalom, y que disfruten del Séptimo Día y del Fin de Semana, en que es posible tener algunos minutos (y hasta 2 horas, según el moré Yehuda) de aromas de santidad, pero no a la manera judía, sino a la noájidas. Paz.

Fieles a Dios: unos de tradición judía y otros de tradición noájida (con maestros judíos)

El noajismo es ser fiel cumplidor y profundizador en los  SIETE MANDAMIENTOS UNIVERSAL, LOS SIETE DIAS DE LA SEMANA. No somos, cumplidores que deben reservarse “solo para cuando van a su capilla o iglesia” y que “tienen que ser buenitos el domingo (mal remedo del sábado o shabat judío), en el cual además se dirigen a dioses creados por humanos y que pueden ser perfectamen violentos y engañadores y transgresores.


Y somos muy pocos los noájidas, tal vez somo el 1 x 100.000  ó incluso el 1 x millón. Pero dontamos todos y cada uno, en cada acción y en cada opinión, también en cada abstención de que debe dejar de hacerse, e incluso somos cumplidores de una misión divinamente designa, la cual no pueden entender a plenitud ni los más grandes sabios de Israel (bien que si la pueden entender mas completamente que nosotros y por eso nos enseñan)
.


Los noájidas, en el plan de Dios tenemos una parte muy importante, lo cual es evidenciado por haberse dado los 7 Mandamientos a Adam y Java, a Noaj y sus 3 hijos y las mujeres de los 4; y también se les dieron a Moshé rabenu y al pueblo judío, para transmitírnoslos a los que humildemente queramos (y hemos querido) dejar las idolatrías y las mentiras y el horror de las religiones
.


Los judíos, llevan 3321 años, de fidelidad y de esfuerzo en adorar a Hashem  y cumplir todo lo mandado en la Torá y el Tanaj. Pero sepan, que esto no basta y no es suficiente, pues Hashem -Exaltado Sea- ha determinado que TODOS LOS NOÁJIDAS tenemos nuestra misión individual y conjuntamente; nuestra labor no la pueden hacer los judíos, posotros podemos hacer cosas que ellos no pueden, y lo que podemos y debemos hacer, es necesario para CONSTRUIR SHALOM, PARA QUE SEA ENVIADO EL MASHIAJ Y PARA QUE EL SANTO TEMPLO SEA RESTITUIDO
.


Siendo noájidas, hemos de cumplir las Siete Leyes Universales, y la creación precisa de nuestra labor diaria y persistente; no basta hacer grandes declariones y ser muy labioriosos SOLO UN TIEMPO, es importante la constancia y el irradiar noajismos, en nuestras familias y sociedades. Nuestro papel es INDISPENSABLE y esto tiene mayor solera o antigüedad que el mismo judaismo. Pensemos que incluso en el santo templo, los gentiles fieles o noájidas tenían su lugar y en los sacrificios, se hacían también por las 70 naciones o goim
.


Los noájidas tuvimos nuestro papel antes del Primer y del Segundo Templo. Los noájidas tuvimos nuestro papel durante la permanencia de “estos dos templos”, y no se si también en el tiempo de la existencia del Mishkan Santo (estoy convencido que si), aunque no sea estando en el, los judíos y dus sacerdotes Levitas y Cohanitas debieron tenernos presentes, pues Hashem siempre a manifestado nuestro comotido; y los judíos han sido conscientes de ellos, por ejemplo Rashi (de bendita memoria) lo manifestó, mucho antes de los años 80. Y tengo entendido, que aun en las sinagogas, habían unos pocos noájidas TEMEROSOS DE DIOS, que eran enseñados y aceptados como fieles a Dios, por los judíos y eran insultados por los idólatras y también perseguidos
.


La determinación, por Hashem -bendito es- de que hay dos caminos de fidelidad y de construcción de Shalom, es ALGO CLARO Y ETERNO. Y las conexiones de los noájidas con Dios son claras, bien que cuantitativamente escasas, cualitativamente son muy IMPORTANTES Y NECESARIAS Y INDISPENSABLES, para RECTIFICAR EL MUNDO Y LA CREACIÓN PARA BIEN
.


Siempre han habido idólatras, y creo que los van a haber, hasta la era mesiánica y hasta despues de la Guerra en la Epoca Mesiánica (de Gog y Magog). Y es bueno que judíos y noájidas seamos leales, seamos colaboradores, seamos MANCOMUNADOS FIELES DE DIOS. Solo que, los judíos se han manifestado fieles observantes de sus mitzvot (no todos, pero si una parte significativa, cuando menos un 10 ó 20 % del pueblo judío)
.


Los judíos han seguido su tradición abrazando la Torá (escrita y Oral) y conservando fidedignamente el Tanaj. Todos los judíos no han sido fieles, pero si bastantes, hombres y mujeres, y se han transmitido su tradición, por sus generaciones, hasta el presente. Y los noájidas, hemos sido menos mantenedores y observantes, al punto de dejar de cumplir y dejar de transmitirnos “nuestra tradición”.  Pero, en el presente, tenemos UNA NUEVA OPORTUNIDAD, Y DEBIÉRAMOS  CUMPLIR Y APRENDER Y TRANSMITIRNOS nuestra tradición, tal como Dios quiere y tal como los sabios y maestros judíos, nos enseñan y guían, basándose en Tanaj y Torá y conforme a la halajá que no es aplicable
.

 

Doy gracias a Hashem, por darnos tantas oportunidades a los noájidas: con Adam y Java, con Noaj y su familia; y modernamente con las enseñanzas de los sabios y maestros de israel, que nos enseñan y guían, supliendo nuestra inconstante tradición en cumplir y enseñarnos a nosotros mismos.

 

Gracias a los maestros que nos enseñan,  les agradezco más a nuestros maestros que a los sabios, pues ellos son los que nos alimentan y nos dan de lo apropiado de las enseñanzas, de la Revelación Divina. Y gracias al moré Yehuda Ribco, por su labor de gigante (es mi opinión), en la construcción de Shalom y en la rectificación de nuestras vidas, de cada uno; y de la mía en particular; y también en su papel de impulsor  y maestro de obras en la construcción de shalom y en el aprendizaje de los Siete Mandamientos Universales.

 

Paz y bendiciones.  Pero esforcémonos, tanto como podamos en aprender y cumplir y difundir, los Siete Mandamientos Universales: las 24 horas del día (si se puede), los 7 días de la semana, los 365 días y horas de cada año. Amen.

Los siete mandamientos para las naciones

Cuando Di-s salvó a Nóaj (Noé) y a su familia del Diluvio, Él les dio siete Mitzvot, Preceptos. Estas Mitzvot se mencionan como Las “Sheva (Siete) Mitzvot Bnei Nóaj”, o los Siete Mandamientos Noájicos.

Los Siete Mandamientos son:

1. No adorar a dioses falsos.
2. No blasfemar o maldecir a Di-s.
3. No asesinar.
4. No ser sexualmente inmorales.
5. No robar.
6. No comer un miembro extraído de un animal vivo.
7. Establecer tribunales de justicia y enjuiciar a los infractores.

Estos Mandamientos son bastante simples y claros, y la mayor parte de ellos son reconocidos como principios morales sanos. Cualquier no judío que sigue estas leyes porque el Todopoderoso las ordenó, tiene un lugar en el Mundo Venidero y es llamado un “Jasíd de las Naciones del Mundo” o un “Ben Nóaj” (Hijo de Noé).

Estas Mitzvot conciernen a todos los seres humanos, tanto judíos como no judíos, porque todos somos descendientes de Nóaj y su familia. Las 613 Mitzvot de la Torá, por otra parte, conciernen solamente a los descendientes de aquellos que aceptaron los Mandamientos en el Monte Sinaí y aquellos que han aceptado los Mandamientos voluntariamente (por la conversión).

Las Siete Leyes de Nóaj demuestran que las leyes y las reglas del Todopoderoso se aplican a todos los seres humanos y que Él nos ama a todos, judíos y no judíos. Estas leyes proporcionan la dirección que la humanidad ha que seguir, tanto los judíos como no judíos.

Según el Rambam (Maimónides, el Rabino Moisés Ben Maimón, el gran erudito judío del siglo XIII): “Toda persona entre las naciones que sigue los Siete Mandamientoos para servir a Di-s, pertenece a los Justos entre las naciones y tendrá su parte en el Mundo por Venir.”

¡Házlo como se debe!

El Talmud se refiere a un no judío como un Ben Nóaj, “un hijo de Nóaj” ya que todos los seres humanos son descendientes del Patriarca Bíblico Nóaj. Antes de que el pueblo judío naciera, la humanidad fue ordenada a cumplir ciertos Mandamientos – seis de la época de Adán y siete a partir de la época de Nóaj. Para los judíos, las 613 Mitzvot de la Torá reemplazaron a las Siete Mitzvot dadas a Nóaj. Para no judíos, sin embargo, estas Siete Mitzvot permanecen obligatorias. Es importante saber que Di-s juzgará a todos los no judíos sólo según cómo cumplieron aquellas leyes.

¿Ya que las Siete Mitzvot de Bnei Nóaj parecen ser la base de los valores éticos básicos, respetarlos no es suficiente para desear ser seres humanos buenos, éticos?

La intención subyacente es extremadamente importante porque si una persona se comporta según estos principios porque ellos apelan a su sentido de hacer el bien o el mal, o a su intelecto, o su sentido de la justicia, en lugar de que el Todopoderoso lo ordenó, entonces el no cumple los Preceptos correctamente y no es considerado un “Ben Nóaj”. El Rambam declara que un gentil debe aceptar estos Mitzvot expresamente porque ellos fueron revelados por Di-s mediante Moshé (Moisés) a los hijos de Israel en el Monte Sinaí.

En otras palabras, las Siete MitzvotBnei Nóaj no son sólo agradables y éticas “cosas para hacer”. Ellas son Leyes Divinas, Halajót. Y, como declara el Talmud: “Desde que el Sagrado Templo fue destruido, Di-s se complace solo con las leyes de la Halajá”. Para que estas Mitzvot sean contenedor Divino, deben ser observadas adecuadamente, lo que significa que deben ser observadas según la Halajá.

Tal como los judíos deben observar la Halajá cumpliendo sus 613 Preceptos, hay Halajót en la observación de las Siete MitzvotBnei Nóaj. Obviamente, los detalles de la Halajá están más allá del alcance de este artículo. Hay, sin embargo, muchos recursos para la exploración adicional en Internet.

El descubrimiento de Di-s en nuestro mundo

De las palabras de nuestros Sabios …

La Torá declara: “Y ellos acamparon en el desierto” (Éxodo 19:2).

Y comenta el Midrash: “La Torá fue dada en un lugar sin dueño, ya que si hubiera sida dada en la Tierra de Israel, las naciones del mundo dirían que ellos no tuvieron parte en ella. Por lo tanto, fue dada en el desierto y alguien que desea recibirla debería venir y recibirla” (Midrash Mejílta, 20).

Dice el Talmud: “Cada palabra que salio de la boca de Di-s fue dividida en setenta lenguas” (Tratado Shabát, 88b).

Explica el Midrash: “El Rabino Yojanan dijo, la voz del Señor fue divida en setenta voces para las setenta lenguas básicas, de modo que cada nación pudiera oír la voz en su propia lengua” (Midrash Raba sobre Éxodo 85:19).

El gran Sabio, el Meiri, agrega: “Si él [un no judío] aprende las Siete Mitzvot Bnei Nóaj con sus detalles y todo lo que puede ser extraído de ellas, entonces … es adecuado honrarlo como se debe honar a un Sumo Sacerdote (Kohén HaGadól).”

La contemplación conduce a la creencia

Toda la gente, tanto los judíos como los no judíos tiene sed de espiritualidad, de verdad. “Desde donde el sol sale hasta donde se pone, alabado es el Nombre del Señor” (Salmos, 113:3).

El Rabino Eliyahu Lupian plantea una pregunta: Cuando el Rey David escribió el libro de Tehilím (los Salmos), el mundo estaba lleno de ídolos y sólo la gente judía adoró al Todopoderoso. ¿Si el mundo estaba repleto de ídolos, entonces cómo fue el nombre de Di-s alabado “de la salida del sol hasta su puesta”?

El Rabino Lupian explica que el alma naturalmente anhela al Creador, como esta declarado “Mi alma está sedienta de Ti” (Salmos, 63:2). Aunque una persona pudiera intentar apagar la sed por medio de la adoración de ídolos, él seguirá ansiando la verdad. Si el persigue aquel deseo, encontrará finalmente al Creador, del mismo modo que nuestro Patriarca, Avraham (Abraham) encontró al verdadero Di-s.

¿Cómo descubrió Avraham al verdadero Di-s? “Comenzó a pensar día y noche, estaba asombrado como era posible para una constelación en el cielo moverse sin nadie conduciéndola. ¿Quién podría moverla, porque le es imposible moverse sola? Avraham no tenía ningún maestro, o alguien que pudiera informarle, vivía en Ur Kasdím, una ciudad de idólatras. Sus padres y toda la gente a su alrededor adoraban ídolos, y el también los adoró junto a ellos. Pero se sentía tan inquieto, que su poder de razonar lo condujo al verdadero entendimiento de que existe un solo Di-s que mueve las constelaciones, Quién creó todo, y que no hay ningún otro Di-s fuera de Él” (Rambam, Leyes de la idolatría).

El Rabino Yeshaaya Karelitz, conocido como el Jazon Ish, explica porque la contemplación de la creación conduce a la creencia en Di-s:

“El atributo de fe es una fina y delicada calidad del alma. Si una persona tiene el sentimiento de poseer un alma y tiene un ambiente tranquilo, cuando contempla las alturas de los cielos y las profundidades de la tierra, no puede dejar de estar asombrado, ya que el mundo le parecerá como un enigma insoluble. Este misterio le enreda la mente y el corazón, hasta tal punto que no puede pensar en nada más, se siente débil y sin aliento en su apasionamiento para encontrar una solución. El pasaría voluntariamente por fuego y agua para alcanzar la respuesta, porque ¿qué es la vida para él sin saber cual es su finalidad?” (Creencia y Confianza, ensayo I).

El Rabino Eljanán Wasserman explica: “Las maravillas de la Creación demandan del ser inteligente llegar a la conclusión que ellos fueron creados por una Divinidad. Por consiguiente, cada hombre será juzgado si no hace lo que es esperado de él por causa de esta inteligencia innata” (Kovetz Maamarim).

Para un judío, esta conclusión “cada hombre será juzgado si no hace lo que es esperado de él por causa de esta inteligencia innata” obliga a la observancia de la Torá; para un no judío, esta conclusión obliga a la observancia de las Siete Mitzvot Bnei Nóaj.

¿Cómo puedo observar las Siete Mitzvot?

Vamos a estudiar las Siete Mitzvot y lo que ellas implican.

1. No adorar a dioses falsos

La esencia de las Siete Leyes de Nóaj es la prohibición de la adoración de ídolos o idolatría. tenemos prohibidos servir o adorar toda cosa creada – ningún ser humano, ningún ángel, ninguna planta, ninguna estrella, ni los cuatro elementos fundamentales (tierra, agua, fuego y aire), ni algo derivado de ellos. Para observar correctamente la prohibición de la adoración de ídolos, debemos ser conscientes de la unidad de Di-s.

¿Qué implica esto?

1. Está prohibido pensar que hay otra deidad además de Di-s.
2. Está prohibido poseer un ídolo, hacer un ídolo, o hacer que alguien nos haga uno.
3. Está prohibido adorar un ídolo.
4. Está prohibido doblegarnos ante un ídolo, hacer un sacrificio ante él, aún cuando esta no sea la manera acostumbrada de la adoración de un ídolo.
5. Está prohibido dirigirnos a la idolatría, no en palabra, pensamiento, hecho o por medio de cualquier observancia que podría atraernos a su adoración.

2. No blasfemar o maldecir a Di-s

Maldecir al Creador – o utilizar Su Nombre para maldecir una de Sus creaciones – es una expresión de fe incompleta en Di-s (o una creencia incompleta en Su Unidad Absoluta). Es la única prohibición que implica al habla más que a la acción y que prueba la importancia de este atributo humano único.

3. No asesinar
Está prohibido cometer un homicidio. Di-s nos encargó proteger y salvaguardar la vida humana, la nuestra como la de otras personas. A excepción de casos de legítima autodefensa y acciones que son cometidas durante las guerras, la pena para el homicidio es la pena capital, y como está escrito: “Todo aquel que derrame sangre del hombre, por el hombre se derramará su sangre; pues en la imagen de Di-s Él creó al hombre” (Génesis 9:6).

Está también prohibido hacer daño a otra persona, incluso a un feto. Es por esto que el aborto está prohibido. A propósito del versículo que acabamos de citar, el Talmud nos enseña que esto concierne también “a aquel que derrame sangre del hombre dentro un hombre. ” (Tratado Sanhedrín, 57b).

Está prohibido acortar la vida de una persona enferma o herida. “Y de la mano del hombre que golpea a su hermano, demandaré cuenta de cada vida humana” (Génesis 9:5). Esto quiere decir que aunque sentimos muchísima compasión para una persona que sufre, como si fuera nuestro propio hermano, está prohibido acortarle su vida. En otras palabras, la eutanasia y el “homicidio por misericordia” están prohibidos.

Di-s nos encargo proteger la vida humana, incluso la nuestra y como está escrito: “Ciertamente la sangre de vuestras vidas demandaré” (Génesis 9:5). Por consiguiente, el suicidio está prohibido.

La masturbación masculina (difundir su semilla en vano) también está prohibida porque es considerada como un acto de asesinato, como se lo ve en la historia de Er y Onan que debían cumplir las Siete Mitzvot de Bnei Nóaj. La masturbación está castigada por la Mano Divina.

4. No ser sexualmente inmorales

Una conducta sexual inmoral está prohibida; Di-s ha dado órdenes a la humanidad acerca del apropiado comportamiento sexual y relaciones. En toda la Creación, no existe ninguna ley que permita a cualquier individuo de infringir las leyes sexuales debido a su “propia verdadera naturaleza”. El Rabino Yirmiyahu Bindman, el autor de la obra (en inglés) “Los Siete Colores del Arco” explica, que no existe tal cosa como “un adúltero” o “un homosexual”, como que no puede existir tal cosa como “un ladrón”. Si un hombre realmente desea respetar las leyes de Di-s, sería capaz de resistir la tentación de hacer una acción que es mala según el Creador.

¿Qué significa esto?

1. Un hombre no debe tener una relación con su madre.
2. Un hombre no debe tener una relación con su hermana.
3. Un hombre no debe tener una relación con la mujer de su padre (aunque no es su madre biológica).
4. Un hombre no debe tener una relación con la esposa de otro hombre.
5. Un hombre no debe copular con un animal.
6. Un hombre no debe tener una relación carnal con otro hombre.
7. Debemos abstenernos de un acto que nos conduciría a tener una relación prohibida.

El lesbianismo, la homosexualidad femenina, es también considerado como una “abominación”.

Aunque los no judíos no están ordenados a no tener relaciones sexuales antes del matrimonio, son alentados a evitarlas. Mediante al matrimonio, cultivamos los elementos más finos en nuestro comportamiento sexual, y el desarrollo de un matrimonio fuerte y cariñoso. No sólo realzamos nuestras propias vidas, sino que proveemos a nuestras futuras generaciones de los fundamentos necesarios para tener vida con una base espiritual, es decir, con una conexión a Di-s.

5. No robar

Está prohibido robar dinero así como cualquier otra cosa (si es animado, violar o seducir a una mujer, u objetos inanimados, hasta robar el tiempo de un empleador, o causar una pérdida física o psicológica), o secuestrar a una persona. La prohibición de robo puede ser, de hecho, la más difícil de obedecer de todas las Siete Mitzvot Bnei Noaj ya que la oportunidad de robar se nos presenta casi constantemente.

¿Qué significa esto?

1. No se nos permite robar.
2. No se nos permite engañar.
3. No se nos permite negar deuda de dinero que debemos.
4. No se nos permite sobrecargar
5. No se nos permite secuestrar.
6. No se nos permite usar o hasta poseer instrumentos falsos de medidas.
7. Si hemos robado, debemos devolver o pagar el objeto robado.

6. No comer un miembro extraído de un animal vivo

Esta prohibición no tiene nada que ver con la salud física o la higiene. Esto tiene que ver con la constitución espiritual, porque la comida de carne viva es la raíz de la crueldad y egoísmo. Comer hasta una cantidad diminuta de carne viva (carne tomada de un animal vivo), cocinada o cruda, viola la prohibición. La intención de esta prohibición no es promover prácticas vegetarianas. Antes del Diluvio, la carne de cualquier clase estuvo prohibida como alimento. Después del Diluvio, Di-s le dijo a Nóaj que la carne sería autorizada solamente manteniendo esta condición en la preparación. Las interdicciones alimenticias que se encuentran en la Torá poseen un profundo y místico significado y la prohibición de comer carne viva es explícita, como esta escrita en el libro de Génesis (9:3-4): “Todo ser que se mueve, que vive, será alimento para vosotros; como las verdes hierbas, os he entregado todo. Pero de la carne, con su alma, su sangre, no comeréis..”

¿Qué está implicado en esta prohibición?

1. No se nos permite comer un miembro que fue cortado de un animal vivo, bestia, pescado o ave.
2. No se nos permite comer la carne de cualquier animal que fue dañado por una bestia salvaje, el cual adoptó parte a la prohibición de comer un animal que ha sido despedazado mientras vivía.

7. Establecer tribunales de justicia y enjuiciar a los infractores.

Cuando Di-s creó al hombre, le confió el establecimiento de Tribunales de Justicia, con el fin de preservar las siete leyes de Nóaj. El mundo no puede ser abandonado a la anarquía. Un sistema organizado de leyes y de tribunales es indispensable para que todo el mundo pueda ser juzgado de modo equitativo y que nadie pueda tomar la ley con sus propias manos.

Nuestros Sabios declararon: “Alguien que juzga sinceramente es como si se hubiera hecho compañero con Di-s en la Creación del mundo.”

Aspiraciones

Aunque honrar a nuestros padres no forma parte de las Siete Mitzvot Bnei Nóaj, cuando un no judío honra a sus padres, es recompensado por hacer del mundo un mejor lugar. Jam – uno de tres hijos de Nóaj – fue castigado duramente para degradar a su padre (Génesis 9:22). A la inversa, cuando un Ben Nóaj honra a sus padres, es recompensado por el Cielo.

De la misma manera, Lot fue elogiado por haber arriesgado su vida recibiendo visitas en la ciudad de Sodom, la ciudad que había proscrito toda hospitalidad (Génesis 19:1-10). Por otra parte, el Midrash cuenta que Abraham visitó a su hijo, Ishmaél, para comprobar si era hospitalario con sus invitados. Cuando la esposa de Ishmaél no lo acogió con toda el alma, Avraham le aconsejó a Ishmael divorciarse de ella.

La responsabilidad de Bnei Nóaj consiste en poseer buenos rasgos de carácter y en esforzarse por acercarse al Todopoderoso mediante la plegaria y aportando ofrecimientos al Beit HaMikdash (el antiguo Santo Templo de Jerusalén); que sea reconstruido rápidamente y en nuestros días, como está declarado:

“También a ellos los traeré a Mi montaña sagrada, y los haré alegres en Mi Casa de oraciones. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre Mi altar, porque Mi Casa será llamada la Casa de oraciones para todos los pueblos” (Isaías 56:7).

Fuente: www.breslev.co.il

Crecer gracias a los errores y problemas

Hay un viejo dicho que reza: “No ofende quien quiere, sino quien puede”.

El otro día, una amable persona se quiso burlar de mí diciéndome que yo era disléxico, ya que a menudo en los emails me olvido letras o las cambio de lugar.
Y sí, eso me pasa a menudo, de hecho quizás realmente yo padezca de una leve dislexia (o quizás mis dedos no vayan tan rápido como mi pensamiento).
¿Y qué con eso?
(Habría mucho para seguir disertando sobre esto, como por ejemplo, qué bueno es recibir críticas, que necesario se hace reconocer los propios defectos, etc. sin dejar que el EGO grite para acallar la oportunidad de cambiar para bien).

Si fuera cierto, que quizás lo fuera, ¡me alegro de padecer tal presunta dislexia!
¿Saben por qué?
Porque no use mis defectos como excusa para dejarme llevar por la apatía y el resentimiento, sino que me esforcé para superarme día a día.
Debí concentrarme el doble para leer correctamente, trabajar con intensidad y amor propio para escribir sin errores ni faltas de ortografía.
Gracias a mi esfuerzo por no sumergirme en un océano de llantos, excusas, echaderos de culpas, etc., es que pude escribir decenas de miles de articulos, responder miles de preguntas, viajar a dictar conferencias a varios países, escribir numerosos libros, presidir el despertar noájico en el mundo de habla hispana, entre otras dignas actividades basadas en la palabra escrita.

Por no usar el defecto como excusa para abandonarme en quejas y llantos, por no ser un perezoso y pedigüeño, aproveche el problema como trampolín para superarme.
Leí más, aprendí más, me concentré más, fui más cuidadoso, repasé mis lecciones, sometí mi EGO a la dedicación superior, etc.
Sin la presunta dislexia, hoy cometería horrores de escritura como muchos, no tendría en mi acervo cultural miles de libros leidos con esmero, no habría avanzado por sobre la línea del mediocre que se queja pero no construye (a no ser que obtenga alguna ventaja por hacerlo).

Así pues, ¡gracias Dios por los errores y defectos!
No los quiero, pero si están ahí, pues a encararlos con sinceridad, sin escondernos detrás de las excusas del EGO y a aprovecharlos para construir y crecer.

Todos tenemos defectos, y todos podemos tener la habilidad para inventar excusas más o menos creíbles.
Lo bueno no está en dar excusas y escudarnos detrás de presuntos defectos, sino en reconocerlos (si existen) y a partir de ellos mejorar como personas en cada momento.

Cuando lleguemos al “otro lado” estaremos libres de defectos, pero mientras estemos en este mundo seamos capaces de usar defectos y virtudes en pos de la construcción de shalom.

Ahora, a encaminar nuestro EGO por la senda del bien.
A reconocer nuestros defectos así como virtudes para poder emplearlos en la consecución de nuestros altos fines de construir Shalom.

Por último, agradezco a la persona que me dijo disléxico, no por su tono ofensivo, sino por permitirme con sus palabras escribir este post. Bendiciones joven persona en donde quiera que esté.

Y recuerda, no te ofende quien quiere, sino quien puede, y si tú no lo permites, nadie te puede ofender.

Cariños y bendición.