¿La religión como salvación?

Hand Reaching for Life Ring

 

El tema del Ego resulta tan importante, ignorarlo es abstenerse de enfrentarnos  a nosotros mismos,  a lo que creemos, a la manera como actuamos, a conocer y aceptar nuestros aciertos y desaciertos, y personalmente siempre que leo del tema encuentro algo nuevo, sabemos por ejemplo que las herramientas utilizadas por nuestro ego, en esa primera etapa se convierten poco a poco en hábitos, tras repetirlos una y otra vez… siempre que intentamos sobrevivir, ya sea porque tenemos hambre, o frío, porque no se comprende ni nos hacemos comprender, porque no es posible saber que la mamá o el papá van y vienen, pero al no saberlo la  ausencia  aunque temporal quienes nos cuidan suele resultar toda una tragedia, esa que llamamos “abandono”.

 

Recién aprendía en éste nutritivo texto que durante esos primeros años en el que el Ego nos resulta tan útil y necesario “papá y mamá” no son individuos, ni el cuidador, ni quien va y viene para acompañar al bebe, porque tal como se menciona en el texto al que me refiero “nadie es un individuo, son cosas que se sienten y no se fijan como identidades en nuestra memoria. Solamente queda la profunda impresión de que de alguna manera algo/alguien nos rescata”[1], claro no sucede esto por decisión, sino porque el bebé no tiene la capacidad para hacerlo.

 

Partiendo de ésta idea, resulta  mucho más claro  comprender ¿por qué las religiones se convierten en “oportunidades de salvación”?, pero no sólo ellas, sino que hay infinidad de “salvadores” de dioses creados “a imagen y semejanza del Ego”; que van y vienen, que mueren y resucitan, misteriosos pero manifiestos, dotados de poder para ayudar, para salvar, para dar paz… y todo ello porque donde abunda el temor, el pánico, o la impotencia, existe un espacio para ellos.

 

Es así como incluso se convierte al Eterno en un salvavidas más, o a la Cábala y su misticismo, o a la Torá y al Hebreo, o lo que sea, incluso al mismo Judaísmo o Noajismo, y esto ocurre cuando solo se les ve como “ismos”, es decir como “movimientos, doctrinas, corrientes” que van y vienen, que mueren pero resucitan, … que están dotados de poder para ayudar, para salvar, para … dar paz…, para…  esconder nuestros miedos, incluso aquellos que ignoramos.

 

Caso contrario cuando entendemos quienes somos, cuando sabemos que pese a nuestra limitada condición, también podemos y debemos hacer eso que está en nuestras manos, para bien de otros, de nosotros, para cuidarnos y para cuidar, podemos elegir y esforzarnos por aprender y hacer lo que es bueno, lo que es justo

 

No estamos abandonados a nuestra suerte, hay “algo que nos une al Creador”, que es intocable, que no se aleja ni nos deja para condenarnos, que no nos juzga sino que espera, habla, comunica pacientemente… pero que es preciso aprender a oír.

 

 

¡Que sepamos construir Shalom.  Un abrazo!


[1] Moreh Yehuda Ribco

14 pensamientos en “¿La religión como salvación?”

  1. Sentimos que la fe da seguridad. Pero como cualquier ilusión optica, la forma que nuestro cerebro intepreta la realidad persibida por los sentidos es demaciado limitada.

    ¿Como hacerle ver al chico que sus padres no lo dejan a su suerte cuando salen a trabajar? ¿como incitarle su juicio racional para que su EGO merme a un chico de 5 años, cuando ve a sus padres irse? No hay salida, hay que rendirse a los pacebos del EGO.

    Tal vez no seamos culpables de haber transitado en los caminos de la fe religiosa o atea (reacción normal del demandante de seguridad); pero si somos ahora responsables de no ser seres irracionalmente ególatras.

    Gracias Eli ¡

    1. Gracias Luis, …sí la fe ha sido el término más usado para dominar, una «ilusión» tal como lo mencionas, un escape más de la realidad, …

      Tal vez una respuesta a las preguntas que planteas, es «conocernos», ello involucra el descubrir que esas religiones que han existido, que se crean, que nacen… son ilusiones salvadoras, lo que finalmente significa: «ilusiones» y que al involucrarnos en ellas damos continuidad a esos espejismos, irreales e inexistentes, nos olvidamos de lo que en realidad somos, de quiénes somos y del propósito en nuestro transitar durante la vida que se nos ha otorgado.

      Conocernos es encontrarnos con nuestra identidad, para amarla y vivirla; es a la vez ser conscientes de la responsabilidad sobre nuestras acciones y de sus consecuencias, buscar tener claridad en aquello que nos hace buenos y justos, no como ilusión , sino como realidad, no como víctimas o victimarios, sino como humanos creados con un propósito.

      Cuando podemos ser auténticos, con nosotros mismos y con el otro, entonces podremos «no darnos por vencidos a «esos placebos del Ego»», y lo mejor es que si en nuestra condición de adultos podemos empezar a trabajar en ello, quizás con los pequeños, con nuestros hijos, ya estaremos abriendo una gran posibilidad para ellos, una puerta no angosta o casi imperceptible, sino visible, amplia y clara para consciente-mente ayudar a que ellos también se conozcan, sean responsables y aprendan a vivir lo que son.

      Un herramienta para el niño de 5 años, bueno que mejor que empezar por la comunicación auténtica, y el ejemplo… suena fácil, pero aplicarlo todo un proceso, cuando debemos empezar por nosotros mismos, porque el adulto es el que empieza a despertar, y despierto puede hacer su parte de extenderlo a otros, sobre todo a los pequeños, es el ideal.

      Un abrazo, Luis gracias por tu aporte!

  2. Si, así es, la idea de salvación es la quinta esencia de lo que entendemos como religión, me imagino que algún día cuando el hombre y la mujer común se de cuenta de este tipo de falacias, la religión quedará reducida a lo que realmente es, una suerte de espuma, unas débiles estructuras intelectuales que los mantuvieron atrapados por siglos.

    1. Así es Curioso, y quizás en realidad algún día todos descubramos que detrás de ello, más allá de estructuras intelectuales; el Ego ha sido el gran protagonista.

      No tan intelectual, no tan estructurado, sino tan instintivo y egoísta… pero en últimas no tan poderoso, sino dotado con el poder que nosotros mismos le hemos otorgado.

      Un abrazo

  3. Salvación. Visto desde la optica religiosa en la que fuí criado ;catolica; Salvación es sinonimo de Ir al Cielo..El Paraiso como el premio gordo por haber sido bueno en este «valle de lagrimas» , la recompensa por seguir deberes mal llamados Mandamientos. O el Paraiso o el Infierno…no hay elección. Castigo o premio.
    Hace unos meses miré una charla en Youtube entre Jorge Bucay y el Rabino Eliezer Shemtov…Para Reirse en Serio…una cosa que me dejó pensativo…un comentario del Rabino: El Paraiso no ha de ser Un Destino, sino la Consecuencia…Dios nos ha dado este Mundo para que seamos felices,le cuidemos como el Jardin que és…hasta que lleguemos al Verdadero Eden…al Creador…de nuestra actitud depende, de nuestro compromiso con Dios y con Su Creacion.
    La iglesia dogmatica me inculcó que hay salvacion tras la muerte aunque el humano nazca con un pecado original (cosa que nunca entendí y mucho menos que Un Salvador muriese para expiar mi pecado «original»).
    Y siempre con lo de irás al cielo…te salvarás…siempre en futuro y ahí me entran las tres grandes incognitas..¿Quienes somos?..¿De donde venimos?..¿hacia donde vamos?. La religion está mas interesada en la ultima cuestion…en la recompensa que dará si somos buenos, si acatamos sus ordenes y nos quedamos calladitos…por si acaso.
    Pero el pueblo judio sabe las respuestas..Sabe de donde viene…lo que son y donde vá. Y yo, dentro de mi ignorancia me pregunto de donde vengo y solo se me ocurre una posible respuesta: de La Bondad y Poder dEl Creador…El me creó incluso antes de nacer en este Mundo, El me está creando y El me creará en el futuro.
    Apreciado More, le ruego me disculpe y me corrija si he comentado alguna cosa inapropiada o no correcta, se lo agradeceré.

    1. Saludos Julian, gracias por comentar, y Bienvenido!!!

      Un amiga de la universidad compartió con migo el vídeo que mencionas, muy bueno tuve que poner muy cerca mi oído, porque el sonido no es muy bueno, pero valió la pena, me reí un buen rato y se aprende algunas cosas!!!

      Y es que pocas veces aprovechamos la risa y la alegría como una oportunidad para transmitir luz, y para ayudar a otros a comprender que es precisamente en vida donde crecemos, y aprendemos, y ello es motivo de alegría. Finalmente estamos vivos, y ello significa que es en vida donde tenemos oportunidad para construir eso que tendremos en el más allá.

      También en nosotros hay respuesta a esas preguntas, ¿de dónde venimos, quienes somos, a dónde vamos?, algo en nosotros lo tiene claro, se halla en nuestra dimensión espiritual… pero las religiones, los dogmas, las falsas creencias han opacado el leve susurro de ese yo esencial, y a cambio solo oímos al Ego.

      Importa entonces el aquí, el ahora… lo que hacemos, no sabría si es correcto decir que el Eterno nos está creando, o que nos creará… pero hagamos nuestra parte para crecer, creo en nuestro crecimiento somos participes de forma activa…

      Gracias por comentar, y nuevamente Bienvenido Julian!!!

Deja un comentario