Archivo de la categoría: Medio Oriente

La despedida del patriarca, un legado de vida

El patriarca Iaacov/Israel se sabe próximo a su deceso, entonces se encarga de lo trascendente:

“(28) Todos éstos llegaron a ser las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo al bendecirlos; a cada uno lo bendijo con su respectiva bendición.
(29) Luego les mandó diciendo: ‘Yo voy a ser reunido con mi pueblo. Sepultadme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el heteo;
(30) en la cueva que está en el campo de Macpela, frente a Mamre, en la tierra de Canaán, la cual compró Avraham [Abraham] a Efrón el heteo, junto con el campo, para posesión de sepultura.
(31) Allí sepultaron a Avraham [Abraham] y a Sara su mujer, allí sepultaron a Itzjac [Isaac] y a Rebeca su mujer, y allí sepulté yo a Lea.
(32) El campo y la cueva que está en él fueron adquiridos de los hijos de Het.’
(33) Cuando acabó de dar instrucciones a sus hijos, recogió sus pies en la cama y expiró. Y fue reunido con sus padres.”
(Bereshit / Génesis 49:28-33)

Bendice a sus hijos, a cada uno de acuerdo a sus cualidades, a cómo se iría desarrollando en tribus.
Una bendición específica, la adecuada, que contemplaba desde la inspiración divina las necesidades y realidades del hijo y descendencia.
Una perspectiva positiva y realista, de vida.
Es comprensible esta despedida, este legado sagrado.

Sin embargo, sus últimas palabras parecen un poco extrañas.
No se dirigen a reforzar el ritualismo, ni prácticas “religiosas”, ni una identidad tribal en particular.
Ni es un pomposo estudio acerca de la divinidad y cuestiones teológicas.
Ni una prédica moralista cargada de imperativos religiosos.
Ni un quebrado corazón recurriendo a los últimos ardides del EGO para obtener compasión.
Ni un lastimero adiós a esta vida.
Miremos bien sus palabras.

Es un extenso recordatorio, lleno de detalles que parecen realmente innecesarios para estar rememorando precisamente en este preciso momento.
Vamos, relee el párrafo y admite junto conmigo que parece un tanto raro que el patriarca moribundo gaste su último aliento en lo que está contando.
Pero entonces, recordamos que Dios había prometido dos cosas a Avraham: descendencia y la tierra de Israel.
Y hacemos rápidamente el enlace mental con lo que está sucediendo en este momento.
Iaacov se encargó de guiar con sus bendiciones a sus hijos, la descendencia del pacto sagrado.
Y tenía que conducir las mentes y corazones a afianzar la idea de que la alianza eterna también incluye la tierra para que moren en paz y plenitud.
Por ello se enfoca en mencionar tanto detalle, en recordar historias antiguas conocidas, en ser exacto en las descripciones; por amor a su tierra, para que esa sana pasión se preserve y fortalezca en sus continuadores.

El Eterno no había prometido una Torá a los patriarcas, ni mandamientos, ni rituales, ni un templo sagrado, ni un plan para ser “salvos” de pecados, ni la vida luego de la vida.
Él prometió y pactó la descendencia y la propiedad de la tierra de Israel.
Lo cual reiteró cabalmente cuando los israelitas salían de Egipto:

“(8) Yo he descendido para librarlos de la mano de los egipcios y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y amplia, una tierra que fluye leche y miel, al lugar de los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos.”
(Shemot / Éxodo 3:8)

“(6) Por tanto, di a los Hijos de Israel: ‘Yo soy el Eterno. Yo os sacaré de debajo de las cargas de Egipto y os salvaré de su esclavitud. Os redimiré con brazo extendido y con grandes actos justicieros.
(7) Os tomaré como pueblo mío, y yo seré vuestro Elohim. Vosotros sabréis que yo soy el Eterno vuestro Elokim, que os libra de las cargas de Egipto.
(8) Yo os llevaré a la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Avraham [Abraham], a Itzjac [Isaac] y a Iaacov [Jacob]. Yo os la daré en posesión. Yo el Eterno.'”
(Shemot / Éxodo 6:6-8)

Y no son las únicas ocasiones en que encontramos similar mensaje: la redención de Israel se completa con ellos viviendo en la tierra de Israel redimida.
Siendo así, ¿cómo y dónde entra la Torá y los mandamientos?

(Publicado originalmente en SERJUDIO.com, compartido aquí por contar con interesantes enseñanzas para los noájidas. ¿Sabes cuáles?).

La huída de Iaacov hacía Israel

Cuando leemos:

“Iaacov [Jacob] engañó a Labán el arameo al no decirle que se iba.”
(Bereshit / Génesis 31:20)

Quizás podríamos suponer que al patriarca Iaacov le faltó valor para enfrentar a su tío/suegro para declararle que lo dejaba, para volverse a su hogar en la tierra prometida por Dios a su familia.
Si no, ¿por qué habría de huir cual si fuera un ladrón?
Sería la observación llana, obvia, casi infantil de la acción.
Y tal vez sea la respuesta correcta que explique esta conducta.

Pero Iaacov Abinu no era un niño, no actuaba como tal. Él tenía astucia pero también integridad. Podía engañar sin ruborizarse pero también reclamar por rectitud.
Bien pronto luego de este párrafo él pondría de manifiesto su lucha interna, entre su EGO y su NESHAMÁ, en el episodio en el cual lucha una noche con un ángel. Combate del cual saldría victoriosa su Esencia, dejando en claro que los rostros que había estado usando en verdad ocultaban una NESHAMÁ pura, que estaba a cargo de su vida.
Así pues, no podemos quedarnos con la sencilla explicación de imaginarlo un patancito abrumado por el miedo, que escapa para cuidar su dinero y su vida.

Tal vez no temía por él, ni por sus posesiones legalmente habidas, sino por otros que pudieran resultar perjudicados por el proceder odioso del arameo.
Eso es exactamente lo que Iaacov expresa:

” -Yo tuve miedo, pensando que quizás me arrebatarías a tus hijas.”
(Bereshit / Génesis 31:31)

Está claro que Iaacov no estaba angustiado por sí mismo, sino por lo que pudiera ocurrirle a la gente inocente e indefensa a su cargo.
Y si prestamos atención al texto, el temor del patriarca no es alejado de la realidad, pues Labán declara:

“-Las hijas son mis hijas, los hijos son mis hijos y las ovejas son mis ovejas. ¡Todo lo que tú ves es mío! ¿Qué puedo hacer hoy a estas hijas mías o a sus hijos que ellas han dado a luz?”
(Bereshit / Génesis 31:43)

En la egoísta mente de Labán todo le pertenecía, incapaz de reconocer los límites, de aceptar el derecho, de vivir con justicia.
Para él, nada era de Iaacov, ni tampoco de sus hijas.
Según creía Labán, todo lo que estaba allí, lo material y lo humano, lo que conformaba la familia y posesiones de Iaacov.
¿Cómo lidiar con un sujeto así, explicarle y que acepte que la realidad es otra?

Iaacov venía curtido de dos décadas de soportar hostigamientos, maltratos, engaños, burlas, acosos, robos por parte de Labán y sus hijos.
Tenía muy claro que si le revelaba amablemente su proyecto de partir en paz y rodeado por su familia, así como con sus bienes, Labán lo impediría a cómo diera lugar. Sea a través de estafas, amenazas, agresiones, o cualquier otro mecanismo malvado a su disposición.

Podría haber iniciado una apelación judicial Iaacov reclamando por su derecho a retornar a su patria, acompañado por su familia y por su bienes.
Pero, no solamente la ONU actual está decidida a causar daños a Israel, sino también los jueces en la localidad de Labán se confabularían para beneficiar al pillo Labán en detrimento de la justicia y del derecho. Porque, cuando el EGO está a cargo, no hay bondad ni justicia, sino solamente ataques desde la impotencia para someter al ser/colectivo y así mantener cercada a la NESHAMÁ detrás de las murallas de oscuridad que siembra el pecado.

No, Iaacov no podía esperar que el tribunal actuara con rectitud, estaba decididamente corrompido por la lujuria que proveía el arameo ricachón. Por lo cual, Iaacov debía afrontar la lucha frontal, que no temía, pero la cual resultaría en daños tremendos contra su familia y bienes. O podía actuar con astucia y evitar así males mayores.
Claro, la moralina pamplinesca, seudo progresista y santurrona tendría motivos para acusarlo por su desviado proceder, ¡pero de qué vale la imputación de los corruptos y éticamente pervertidos!
Hay momentos en los cuales se debe hacer lo que se debe hacer, sin esperar la miserable aprobación del infame o del apático.

Y eso hizo el patriarca de Israel, tomó la decisión que evaluó como menos dañosa para todos los implicados.
Creemos que acertó, aunque a primera vista surja la recriminación infantil con la que comenzamos este encuentro.

Pero el Eterno dejó bien en claro:

“Aquella noche Elohim vino en sueños a Labán el arameo, y le dijo: ‘Ten cuidado, no hables a Iaacov [Jacob] ni bien ni mal.'”
(Bereshit / Génesis 31:24)

Si Iaacov hubiera actuado incorrectamente, ¿no habría tenido Labán el derecho divino y humano para “al menos” recriminarle su acción?
Evidentemente que así es.
Pero, Elohim pone en claro que él no tiene ningún derecho aquí, nada para reclamar, ni siquiera algo para elogiar.
Silencio debería haber sido el único discurso de Labán ante “la ONU” al respecto de Israel.
Pero, Labán no pudo con su malgenio e incumplió la orden directa del Creador para tratar de embaucar nuevamente a Israel y llevarlo a la perdición.
Pero esa, ya es otra historia.

(Publicado originalmente en SERJUDIO.com pero con valor noájico por eso compartido aquí también).

Hogar y familia

Este texto ha sido escrito originalmente para SERJUDIO.com, pero contiene importantes enseñanzas que hacen a la edificación espiritual de los noájidas.

En la parashá Jaiei Sará encontramos, básicamente, dos grandes temas:

  • la adquisición por parte de Avraham, primer patriarca de los judíos, de la parcela de tierra que serviría como lugar de reposo funerario para él y su familia directa; y
  • la travesía del siervo fiel de Avraham para conseguir esposa apropiada para el hijo del patriarca, Itzjac.

Son, en apariencia, temas triviales, estrictamente privados, limitados a la importancia de cada familia.
¿Dónde quedaron esas manifestaciones majestuosas del Eterno, creando el universo, ordenando mandamientos, permitiendo las catástrofes mundiales que cambiaron el devenir de la humanidad?
¿Dónde ese Dios que postula a un hombre para que sea padre de una gran familia, y lo acompaña en sus trayectos, y le da fuerzas para vencer en grandes guerras internacionales?
¿O las negociaciones empecinadas para tratar de rescatar ciudades enteras de calamidades gigantes?
¿O las tribulaciones de confrontar los propios miedos, los sentimientos, las esperanzas ante las promesas de Dios?
Sí, ¿dónde quedaron esas tremendas enseñanzas y promesas, en estos relatos tan prosaicos y familiares?

Lo cierto es que todo ello, y mucho más, se encuentra en los dos temas de la parashá.
Porque, recordemos las promesas del Eterno para con nuestro patriarca:

“Yo haré de ti una gran nación. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.”
(Bereshit / Génesis 12:2-3)

    Y:

    “A tu descendencia daré esta tierra.”
    (Bereshit / Génesis 12:7)

    Comencemos por la tierra.
    Avraham no estaba esperando una mágica concesión de la tierra prometida, por el contrario, él estaba trabajando a pleno para materializar la promesa.
    No era un espectador pasivo esperanzado en recibir dones celestiales, sino que se encargaba de adquirir la tierra para sí y para su posteridad.
    Porque Avraham podría haber dicho que simplemente le tocaba tener fe, dejar todo en manos de Dios, ¿o acaso no era el Eterno quien le había prometido la tierra?
    Pero, eso parece que no era el pensamiento ni la conducta del primero de nuestros patriarcas.
    Avraham sabía que para que la tierra fuera realmente de su descendencia, él tenía que hacer de su parte lo necesario.
    No es casualidad que cuando los judíos retornaron a su hogar, sea hace cosa de un siglo atrás como en las otras oportunidades anteriores, no estaban esperando el milagro, sino que realizaban los pasos necesarios para ser socios en la materialización del mismo.
    Si no sabes o no recuerdas de lo que te estoy comentando, sería bueno que repasaras un poco de la historia del pueblo judío para entender la propiedad original y legal que tenemos para con la tierra de Israel. Mal que le pese a ciertas religiones e ideologías, Israel es parte sustancial del pueblo judío, no solamente por gracia divina sino por derecho humano, hoy y siempre.

    Sigamos con la descendencia.
    Avraham no esperaba que fuera Dios quien se encargara de otorgar hijos a su hijo, que una paloma preñara mágicamente a una chica para que su estirpe se continuara.
    El patriarca sabía claramente que la familia se construye y precisa de atención, intención, esfuerzo, dedicación, respeto, amor, tolerancia, negociación, diálogo, etc. Y sí, también puede que se precise un poco de ayuda celestial, pero no podemos quedarnos acomodados en el sofá esperando a que Dios haga de casamentera y luego de partera y niñera.
    Por ello, Avraham evaluó la contingencias y peligros que habría para la continuidad de su naciente familia si la pareja de su hijo no era la adecuada. Es muy fácil marchitar la plantita si no se cuida con esmero y pasión. Entonces, el larguísimo y repetitivo relato del encuentro de la esposa idónea para Itzjac nos pone en evidencia el cariño y atención que debemos involucrar en la edificación de un hogar en donde irradie la santidad.

    Vemos como los dos temas de aparente superficialidad son realmente baluartes de la identidad del judaísmo, con su hogar y su familia.
    Tenemos tanto por aprender, como también por des-aprender.
    Tanto para hacer en la tarea de establecer hogares individuales y colectivos que sean los idóneos para la continuidad del judaísmo.

    No depende de la fe, ni de milagros, ni de buenas intenciones, sino de acciones concretas sustentadas en el conocimiento correcto.
    Cuando Israel, la familia, habita en paz en la tierra; es entonces que todos los pueblos de la tierra pueden llegar a la plenitud de la bendición que les depara el Eterno.

    Encuentro de noájidas en Israel 2016

    Si Dios permite, en febrero próximo (2016), estaremos haciendo un encuentro cordial con noájidas en la Tierra de Santidad, en el Estado de Israel.
    Serán unos días para conocernos, reencontrarnos, visitar sitios históricos y sagrados juntos, aprender, rezar, cantar, compartir.
    La idea es reunirnos allí, mi hermano el rabino Aarón, yo, y todos aquellos quienes deseen, puedan y se animen a participar y disfrutar juntos.
    Tenemos una propuesta muy amplia, porque recién estamos planificando los encuentros, paseos, actividades. Será divertido, profundo, emotivo, trascendente y una oportunidad única.
    Te animo a que comiences ya a prepararte, porque tal vez no tengamos otro encuentro como este.
    Te propongo por ahora, como primerísimo paso, que muestres tu interés firme en participar y que vayas viendo precios de pasajes y acomodación en Ierushalaim, capital eterna e indivisible de la nación judía y corazón para toda la humanidad.
    Si quieres puedes compartir tus ideas, sugerencias, comentarios para de esa forma armar un evento que contemple la mayor parte de las expectativas posibles.
    Iremos informando, a medida que tengamos planificado y preparado más.
    ¡Vamos a Israel!

    ¿Sionista O Religioso?

    Abram probablemente se veía a sí mismo, al principio y por un tiempo, como líder de un grupo revolucionario “religioso”. Él había reencontrado la pista del monoteísmo y luchaba a su manera contra el imperialismo político acodado en la hegemonía idolátrica. Era un rebelde, sin dudas, que hacía lo que podía, de acuerdo a su época, contexto, conocimiento, cualidades, experiencia, tradición familiar, etc. Su militancia por el monoteísmo fue agresiva y radical al principio, para pasar a ser mesurada y negociadora más tarde. Hasta podría parecer que la imposición monoteísta, combativa y demoledora de los musulmanes tienen un antiguo referente en este primer Abram.

    PERO,
    ¿era ese el rol que quería el Eterno para él?
    ¿Realmente el Padre Celestial esperaba que Abram fuera un profeta vociferante, un guerrero despiadado del monoteísmo, un aniquilador de herejes, un conquistador de tierras para Él, un atormentador de desviados, un gurú religioso con aura mítica?
    ¿Quería nuestro Señor una religión, la semilla de la religión judía y la ramificación de la religión noájida, o quería otra cosa complemente diferente?
    (Antes de continuar, recuerda que ni noajismo ni judaísmo son religiones, aunque algunas personas se confundan y las denominen así. Recuerda también que la religión es la cara opuesta a la espiritualidad, no por mucha religiosidad te encuentras con tu esencia sagrada ni con el Padre Celestial, más bien lo contrario).

    Veamos con calma unas palabras que sabemos hasta el hartazgo, por lo mismo dudosamente las analizamos y encontramos enseñanzas en ellas:

    “Entonces el Eterno dijo a Avram [Abram]: ‘Vete de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
    Yo haré de ti una gran nación. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
    Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.'”
    (Bereshit / Génesis 12:1-3)

    Abram debía irse de su lugar de residencia, dejar atrás sus costumbres, separarse de su mochila histórica e incluso hacer un corte consigo mismo, algo así como renacer. Esto último se aprende de las palabras “lej lejá”, que se traducen como vete o vete para ti, pero si comparamos con otras alocuciones semejantes en el TANAJ descubrimos que correspondería a irse de sí mismo. ¿Qué quiere decir irse de sí mismo? ¿Enloquecer? ¿Perder la conciencia? ¿Sufrir de amnesia? ¿Negar su historia y su realidad? ¡No! Quiere decir dejar de ser quien está siendo, pasar la raya para comenzar una nueva etapa, diferente, totalmente diferente.
    El requerimiento del Eterno implicaba que tuviera que dejar TODO lo que era y conocía, para construir una nueva identidad. De las cenizas de su propio pasado debía emerger el nuevo hombre.
    Un hombre nuevo dedicado, ¿a qué?
    Mira las palabras del Eterno, son precisas: ser padre de una gran nación en una tierra de su propiedad.
    Es decir, Dios no quería un Papa sino un pionero sionista, uno que dejara su acomodada vida, su idiosincrasia, sus títulos nobiliarios, su bienestar material y social para emprender una tarea de carácter personal-social-espiritual, levantar una patria sionista en la tierra de Israel.
    Claro que no se hablaba de sionismo ni de Israel, pero, así como el primer Abram podría ser tomado como modelo para el radicalismo religioso musulmán, el segundo Abram (quien recibe mensajes de Dios de cómo encaminar su vida) es el primer modelo para el judío sionista apegado a la espiritualidad.

    ¿Entiendes las ideas que se desprenden de este texto y esta interpretación?
    Porque, no vemos llamados religiosos de parte de Dios hacia Abram, ni le ordena formar una secta o partido religioso, ni le encomienda un texto sagrado, ni tratar de convertir gente a sus creencias, ni de organizar rituales, ni de enseñar hebreo (o arameo, probablemente), ni de vestir de forma curiosa y llamativa para diferenciarse de otros, ni repetir salmos y entonar cánticos, ni de perseguir brujas y endemoniados, ni de alabar con loas y alelushas, ni de pedir el diezmo para levantar iglesias o templos, ni ofrendar sacrificios cotidianos para congraciarse con la divinidad, ni aprender pasajes místicos y cabalisteros para un pretendido control universal, ni conquistar tierras y embanderarlas bajo Allah o Elohim, ni… ¿entiendes la idea?

    Sencillamente estaba llamado a hacer una familia y a establecerse en la tierra que le correspondía por derecho como patria.
    Que de esa familia surgiera, eventualmente, una nación que morara en su terruño y viviera de acuerdo a su costumbre.
    EL ideal sería que entre esas costumbres tuviera prevalencia y preponderancia las que conectan con la espiritualidad (las que erróneamente algunos llaman “religiosas”), que para la identidad judía corresponden actualmente con el legado que brilla desde la Torá.

    El día que los descendientes de Abraham (de Itzac y de Iaacov, continuadores de la herencia abrahámica) puedan vivir en paz en su tierra, gozando de la bendición de su patria,  entonces será el día que todas las naciones de la tierra podrán disfrutar de su propia bendición, en prosperidad, en santidad.

    Tenemos por delante numerosos desafíos, que nos quedan planteados desde estas sencillas pero perpetuas palabras.

    (Texto publicado originalmente para serjudio.com, contiene interesantes enseñanzas para la identidad espiritual noájida.)

    Mensaje de la Presidencia de Fulvida

    San José, Costa Rica, 9 de Agosto de 2013

    Estimados miembros de Fulvida,

    Presente,

    Reciban un cordial saludo de parte del equipo de Coordinación y Estrategia y de quien suscribe, toda vez que por este medio deseamos informarles de los cambios que se estarán presentando a lo largo de los próximos diez meses en la plataforma informática y organizacional de la fundación. Como ya se había informado durante esta semana, hemos realizado la compra de dos direcciones de Internet bajo los nombres de www.fundacionbneinoaj.com y www.soynoajida.com

    En el caso dela Fundación Bnei Noaj, esta es la nueva organización sombrilla que estará albergando a todas las filiales noájicas en Hispanoamérica y ya no solo decimos América Latina, dado que ya hemos logrado cruzar el Atlántico y nuestros amigos en España se han incorporado a la causa noájica, lo cual nos brinda mucha alegría. Durante varias de las reuniones que el Comité de Coordinación y Estrategia tuvo, hemos acordado que las contrapartes de la Fundación Bnei Noaj Internacional (FBNI), se constituirán en asociaciones o sociedades civiles según sea el caso, de acuerdo con el planteamiento de organización que hemos esbozado.

    Fundación Luz de Vida como tal, pasará a convertirse en una contraparte de la FBNI como filial de ésta y ya no será la principal organización, siendo que para el año civil de 2015 se espera realizar la concentración de Fulvida como tal a FBNI, aunque Fulvida conservará su formato actual pero ya no será la organización sombrilla.

    La página www.fundacionbneinoaj.com tendrá la función de ser la “tarjeta de presentación” de la organización, donde se incluirán los vínculos de las páginas de Facebook, una breve reseña de lo que hacemos, y será el punto de contacto académico y de relaciones públicas de la organización, en tanto que la página www.soynoajida.com fungirá de manera similar a como lo hace Fulvida hoy, pero con las adiciones de también tener un formato de red social que se basará más que todo en las interacciones de multimedia.

    La próxima semana el comité de estrategia definiremos cómo se abordará el tema de las filiales, siendo que la mayoría utiliza el Facebook como principal herramienta, lo cual probablemente implique que se desarrolle una sección con vínculos para que cada persona en su respectivo país contacte a sus representantes.

    En la reunión de coordinación y estrategia de este lunes 11 de agosto a las 7pm hora de Costa Rica, se definirán los aspectos finales en cuanto a la representación que tendrá cada contraparte de FBNI en sus respectivos países. Hemos acordado también que el nombre de cada una de las filiales, salvo el caso de Fulvida, será de “Asociación Noájica de…” o “Sociedad Noájica de…” según corresponda a la legislación de cada país.

    Nuevamente deseo reiterar que Fulvida como tal no desaparecerá sino que evolucionará a esta nueva fase de una organización planeada, establecida, dirigida y fiscalizada por noájidas, de los noájidas y para los noájidas. Los actuales representantes de Fulvida en cada uno de los respectivos países podrán ser concomitantemente representantes de Fulvida y de FBNI o puede darse el caso que un individuo represente a Fulvida en el tanto que otro representa a FBNI.

    La lista de las representaciones oficiales la estaremos publicando el próximo sábado 16 de agosto del corriente por medio de esta página. Para cualquier consulta pueden referirse al representante actual en la respectiva filial o al correo de FBNI, fundacionbneinoaj@gmail.com.

    Tengan todos una excelente semana y que El Eterno les tenga con bienestar.
    Saludos cordiales,

    Felipe F. Flores

    Presidente de Fulvida Internacional
    Presidente de Fundación Bnei Noaj Internacional
    Representante de Fulvida en Costa Rica.

    Conduciéndose con diplomacia

    Reflexionando un poco sobre el tema de los problemas en Medio Oriente y cómo es que después de tantos años las cosas no se logran solucionar, sino que más bien se empeoran, y después de leer un par de posts de dos personas distintas, una que es mercurial y antojadiza y otra que es serena, lógica y muy letrada, deseo compartir contigo las experiencias que he visto en el tema de la diplomacia.

    Si se pudiera definir de manera simple, la diplomacia es hija de la comunicación auténtica y aunque la Real Academia española diga que la diplomacia es una cortesía aparente y con disimulo, yo no creo que sea así, te voy a explicar por qué. He tenido la oportunidad de interactuar en el ámbito diplomático y en representación de varias organizaciones por lo que puedo decirte que esa idea que el Diccionario de la Real Academia Española presenta, de una hipocresía a la hora de actuar, no es cierta, pues existen muchas personas que trabajan en beneficio mancomunado y lo hacen con la mejor de las intenciones, como en todo, siempre habrá hipócritas, pero la diplomacia como tal no debe concebirse como que parte de la hipocresía sino de la comunicación auténtica.

    Deseo compartir contigo un poco del aprendizaje que me ha enseñado la diplomacia y por qué es tan importante el saber conducirse uno así por la vida, pues de lo contrario, lo que existen son insultos y exaltaciones del ánimo que a la larga lo que terminan es desencadenando en violencia que lleva ínsito el caos y el dolor.

    Te invito a que volvamos a repasar el tema de la comunicación auténtica, pero ya no vista desde la perspectiva entre parejas sino entre individuos en sociedad. La comunicación auténtica se compone de cuatro elementos que son la sinceridad, el ánimo constructivo, el respeto y el no suponer. En el campo de la diplomacia estos elementos son de suma importancia toda vez que es de esta manera como los líderes se comunican con personas de otras latitudes.

    Hay que entender el poder que las palabras tienen, pero cuando se trata de contextos a nivel internacional es mucho más fuerte aun, porque lo seres humanos tenemos unos comunes denominadores que no obstante si hablamos chino, hindi, árabe, hebreo, castellano, inglés o alemán, la naturaleza del ser humano es la misma y la forma de comunicarse parte de un mismo principio, la generación de energía que se convierte en ondas sonoras o visuales e inclusive sensoriales, que llevan determinada información que es recibida por el receptor y que éste decodifica e interpreta a su manera.

    He ahí el problema, interpretar a su manera, entonces lo que en nuestros respectivos países quizás sea aceptable, en otros lo pueden ver como una ofensa, así que el diplomático por naturaleza es una persona que aprende a ser callada, a observar y, como diría Napoleon Hill, “cierra la boca y abre los ojos y los oídos”, para no meter la pata, como decimos popularmente.

    Pero la diplomacia no solo es un asunto de representantes de los respectivos estados, pues la diplomacia es algo que debería de aplicarse en el diario vivir; lejos de andar con insultos al hombro o burlándose de los demás, las personas deberíamos de buscar comunicarnos auténticamente. Hay que tener la suficiente inteligencia emocional para saber que existen ocasiones para ser jocoso pero que hay que ser serio cuando se debe serlo.

    Bueno, yo creo que con este preámbulo ya podemos ir abordando el tema de la diplomacia y de la comunicación auténtica desde un punto de vista más acorde con el espíritu de este post. Cuando hablamos de diplomacia, usualmente lo que nos imaginamos es a un embajador, y es que los noájidas como tales somos embajadores de Shalom. En una ocasión uno de nuestros estimables colaboradores en Fulvida abordó el tema de que somos embajadores de Dios, lo cual vino a generar cierta controversia, no es tanto decir embajadores de Dios sino embajadores de Shalom.

    Decía Einstein que el ejemplo es el mejor método para convencer a las personas. El noajismo como tal es un ejemplo de paz y de armonía, porque es de reglamentación muy básica pero muy profunda a la vez, que si se aplica como tiene que ser, permite vivir a plenitud y en paz con los que nos rodean. Así que no es que realmente seamos embajadores de Dios, pues Dios no precisa de embajadores, sino que lo que somos es embajadores de nosotros mismos, como seres humanos que somos, porque nosotros sí precisamos de embajadores y de líderes.

    Toda organización tiene sus líderes, personas ordinarias con funciones extraordinarias, quienes tienen la tarea de guiar a los demás, no de imponerles las cosas, no de insultarles o de amenazarles con armas sino hacen lo que al déspota le da la gana; no, son líderes que facilitan el camino, que tienen un poco más de experiencia en determinado campo y que por ello saben que tienen una responsabilidad de transmitir ese conocimiento y que ello no les da el derecho de menospreciar a otros. En efecto, el verdadero líder va adelante, señalando el camino y siendo constructor de Shalom.

    El diplomático es un líder, es una persona que representa a un país, grupo o región, es un embajador y como embajador que es, debe de comportarse como tal. No ocupa tener credenciales de un gobierno, puede ser el líder comunitario que representa a su barrio en el cabildo de la municipalidad, puede ser la madre de familia que cuida de sus hijos o el jefe en el trabajo con subalternos, es decir, somos líderes muchas más veces de lo que realmente imaginamos pero no actuamos como tales.

    Un diplomático sabe que debe de medir sus palabras so pena de causar grandes estragos que a la postre terminen generando inclusive hasta guerras. Muchas de las guerras que se dieron en Europa fueron por amores no correspondidos entre miembros de determinados estados y esto llevó a que pueblos enteros se masacraran, simplemente por el EGO exacerbado de unos pocos que terminó en el óbito de muchos.

    El diplomático debe buscar ser una persona sincera. Sí, en este mundo se debe de ser sincero, bajo la situación actual en la que nos desenvolvemos hay mucha hipocresía, pero ello no le quita que debamos conducirnos con sinceridad, pero la sinceridad no significa el insultar o herir sentimientos, pues el segundo elemento de la comunicación auténtica es el ánimo constructivo, por eso hay que medir las palabras, porque no solo se trata de ser honesto sino de decir las cosas siempre buscando que las personas no se sientan mal y siempre atinando a que se vaya a construir algo provechoso de lo dicho y no más bien a destruir o a entorpecer las cosas.

    Todo esto debe de darse dentro de un marco de respeto, donde no se haga mofa ni escarnio de la persona a la cual se le dicen las cosas, sino más bien, que lo que se le diga sea algo que vaya a ser para beneficio de la persona. No se gana nada insultando a las personas y como decía Dale Carnegie, para convencer a una persona hay que demostrarle que lo que ella va a hacer va a ser para su propio beneficio, esto no significa que haya que manipularla, sino simplemente enseñarle las ventajas de comportarse de determinada manera.

    Por último está el no suponer. Esto es un problema que se da mucho en la diplomacia porque siempre hay dobles intenciones de parte de los Estados; un préstamo para la construcción de una carretera probablemente implicará cierta cesión en los derechos de pesca; una donación para la construcción de un museo probablemente lleve a que el Estado beneficiado tenga que apoyar al Estado beneficiante en determinada política a nivel internacional, o sea, al haber dobles intenciones hay un juego de ajedrez constante para ver qué es lo que realmente quiere el otro bando.

    En el caso de los embajadores de Shalom no tiene que ser así. El conducirse con diplomacia y aplomo, pero siempre con comunicación auténtica, hace que nos ganemos la confianza y el respeto de las personas y esto a su vez nos lleva a que las personas sepan que somos directos y al sabernos como personas directas y respetuosas que siempre buscan que las acciones engendren unión y no separación, automáticamente llevan a que asumamos puestos de liderazgo porque la sinceridad respetuosa y constructiva es muy difícil de encontrar.

    Al darse los tres elementos previos de la comunicación auténtica, las personas no estarán con esa incertidumbre de que si lo que decimos es lo que vamos a hacer y viceversa, y como dijo Lao Tse, cuando se genera respeto, se genera amor, yo creo que existe un paso previo que es la confianza; cuando hay respeto hay confianza, cuando hay confianza hay cariño y cuando hay cariño se engendra el amor, bien sea en la forma de ágape o de eros, pero que en el caso de la diplomacia a nivel supraindividual, se da en la forma de ágape, es decir, de un amor no erótico.

    A través de la diplomacia que se genera como resultado de la comunicación auténtica llegamos a ser líderes de confianza, queridos por las personas e influyentes en nuestro medio, donde podremos avanzar la obra necesaria para disfrutar de este mundo, maravillarnos en él, reconociendo que Dios es su Creador a la vez que contribuimos a mantenerlo y mejorarlo para el disfrute nuestro y de las futuras generaciones en tanto que servimos de ejemplo para que otros nos sigan y emulen en nuestro actuar.

    armor_king_try_diplomacy_queen_1135835

    Mensaje de la Presidencia de Fulvida Internacional

    La Presidencia de Fulvida Internacional comunica lo siguiente:

    Reciban todos un cordial saludo de mi parte toda vez que por este medio deseo corroborar quiénes de nuestra comunidad están interesados en continuar o formar parte del proyecto de unificación y de re-ingeniería de Fulvida y sus filiales.

    Las personas que deseen formar parte de este grupo deben de cumplir los siguientes requisitos:

    – Ser noájidas conscientes de su identidad o al menos con el compromiso de respetar los Siete Mandamientos Universales

    – Tener disponibilidad de al menos tres horas semanales para llevar a cabo las funciones asignadas.
    – Pertenecer o estar en contacto con los respectivos dirigentes en los siguientes países:
    o Argentina
    o Chile
    o Colombia
    o Costa Rica
    o El Salvador
    o Estados Unidos
    o México
    o Venezuela
    o Uruguay

    – De no existir una filial en su país, puede ponerse en contacto con nosotros por medio del correo que mencionaré más abajo.
    Las personas que deseen trabajar en este proyecto deberán de enviar un correo electrónico a la dirección fundacionbneinoaj@gmail.com. Las personas aplicantes serán contactadas por nosotros para una entrevista, salvo los casos de los miembros que se encuentran activos.

    Tanto miembros activos del comité de estrategia actual así como aplicantes deberán de enviar este correo a la dirección antes mencionada, caso contrario se asumirá que la persona no está interesada y se eliminará del proyecto. Dicho correo deberá contener los siguientes datos:

    – Nombre completo, incluyendo segundo nombres y pseudónimos de ser el caso.
    – Número de cédula o de identificación en su respectivo país.
    – Número de teléfono donde se le pueda localizar.
    – Dirección domiciliar.

    Lo anterior es con el objetivo de crear una base de datos de las personas interesadas para de esta manera realizar las labores de la fundación de mejor manera.

    Como siempre deseo reiterar que estoy para servirles y que me pueden contactar a la dirección antes mencionada o al correo electrónico fulvidacr@gmail.com

    Saludos cordiales,

    Felipe G. Flores
    Presidente de Fulvida Internacional.

    LA IGLESIA ROMANA HA MUERTO UN PAPA VISITA ISRAEL

    La visita del Papa a Israel.

    POR CADA LIKE O COMPARTIR ESTE ARTICULO EN FACEBOOK
    SE DONARA 0.1 C DE DOLAR A FULVIDA INTERNACIONAL.
    META 1000 LIKES.

    papa-francisco-en-tierra-santa-1888772h430

    Recientemente fuimos testigos de una reunión que ha despertado comentarios.

    El Papa Francisco llevó a su viaje por Jordania, Belén y Jerusalén a dos viejos amigos de Argentina: al rabino Abraham Skorka, quien escribió un libro con el papa, y al jeque Omar Abboud, quien encabeza a la comunidad musulmana de Argentina.

    Algunos miembros pertenecientes a los tres grupos han pronunciado especies de críticas hacia los otros credos. Y de igual forma otros miembros de los tres grupos decían comentarios aparentemente positivos. Hubo además comentarios de miedo y desconfianza de los tres grupos.

    Los comentarios destacados por las tres comunidades fueron entre otros los siguientes:

    1. ¿Cuándo “los otros”, van a Hacer lo que D-s manda?, otros decían;
    2. Seguramente con esto lograremos “elevar el alma” de las personas,
    otros en pregunta y también en afirmación pronunciaban:
    3. Ahora si van a “Reconocer” la existencia de D-s y otros más afirmaban o preguntaban:
    4. Con esto van a “sentir la presencia” de D-s en su día a día.

    Pero más allá de las creencias y críticas que se contraponen, Le pregunto:

    ¿Puede usted amigo lector tomar algo positivo de lo ocurrido en Israel con esta visita del Papa?

    Pensemos y primeramente recordemos que un mensaje de suma importancia para el mundo y derivado de este encuentro “fue omitido” y es que: “Por más que se reúnan estos tres líderes, “nada cambia”, si este mensaje común a los humanos no se menciona públicamente en sus reuniones. La iglesia romana ha muerto y busca simpatía publica a costa de utilizar los medios.

    UN ANÁLISIS DEL MENSAJE OMITIDO SEGÚN FUENTES JUDÍAS A CONTINUACIÓN:

    Recordemos que los humanos en lo cotidiano necesitamos algo que es más importante para atraer una verdadera convivencia entre los pueblos que una reunión de lideres. Y el hecho de que estos tres se reúnan cada 10 años, luego cada año, luego cada mes, Le pregunto querido lector: ¿Cambiará eso su realidad amigo?

    Pensemos: Las personas en lo cotidiano necesitamos, entre muchas cosas, ver, conocer y vivir cuatro aspectos importantes de la existencia y estas son:

    1. Hacer uno mismo lo que D-s manda.

    Antes de definir que podría ser lo que D-s manda centrémonos en la frase “hacer uno mismo”.

    Lea bien: “Hacer uno mismo”. No su grupo, no su comunidad, no su página web favorita, no su líder comunitario o religioso.

    Nadie puede decir que hiciste la voluntad de D-s con buenas acciones que “no son tuyas”. Independiente de cual sea el credo, para que las buenas acciones se consideren propias, estas deben de provenir de uno mismo.

    Rabán Gamliel, hijo de Rabí Yehudá solía decir: “haz la Voluntad del Eterno como si fuera tu voluntad, para que tu voluntad se haga como Su Voluntad. Anula tu voluntad ante Su Voluntad, para que sea anulada la voluntad ajena ante tu voluntad” (Avot 2:4).

    Y así tenemos el siguiente punto, que es mejorar POR UNO MISMO, es decir, elevar nuestra corporalidad, nuestra vida cotidiana o realidad, en otras palabras ser una buena persona o si gusta usted en otros términos:

    2. Elevar nuestra alma

    Mira, Si una lluvia intensa cubriese el mundo de una persona hasta inundarlo por completo. ¿Qué tendría que hacer esta persona? Si pensamos bien, Seguramente empezar a construir un Arca. Probablemente lo más segura, amplia y resistente para librar la inundación que se avecina. ¿Pero qué tal si no tiene madera?, ¿Qué tal si no tiene tablas?, ¿Qué va a pasar? Pues seguramente primero va a agarrarse de lo que haya encontrado y con lo que pueda flotar, luego va a nadar y luego va a ver como los de a su alrededor y que sobreviven, se matan unos a otros para poseer lo último que les queda y que los mantendría a flote. Luego escaparía entre la inundación y al final tal vez, si no ocurre un milagro, seguramente se va a ahogar e inevitablemente morirá. Así pues, en la realidad cotidiana, el Arca que nos mantiene a flote y que nos va a salvar de esa lluvia que va a terminar por inundar nuestro mundo, se construye a través de nuestras buenas acciones, a través de nuestros propios méritos, a través de la caridad o ayuda al prójimo que prestamos, a través de acciones de bien y que son imparciales a cualquier creencia, a través de acciones que a ojos de D-s son buenas, a través de “regresar a hacer en concreto lo que nos salva de ahogarnos en un diluvio” y eso son nuestras buenas acciones, nuestros méritos y no otra cosa. En otros términos, el arca sólida de nuestras buenas acciones.

    Y hacerlo uno mismo, implica que se puede dejar de vivir sin miedo ante cualquier tempestad ya que “uno mismo” puede construir un arca de acciones buenas que otorguen corrección a la propia vida, es decir salvación.

    No hay remedio más eficaz para una tempestad que “tu arca de buenas acciones”.

    Por lo cual llegamos al siguiente punto, que es reconocer que el mundo es de D-s y que lo construyó para que podamos:

    3. Reconocer la existencia de D-s

    Retomando el tema este de la lluvia y la inundación hay que pensar en algo:

    El miedo.

    En relación a este miedo ya mencionamos que el arca de las buenas acciones te libra de la tempestad. Sin embargo existe seguramente el miedo y es que nadie puede quitarte el miedo. El miedo solo tú te lo quitas, cuando te das cuenta de lo siguiente: “Si D-s pone una tempestad en tu vida, es para que te apures a construir un Arca de buenas acciones. Porque D-s (en términos humanos) se podría decir que quiere, desea, anhela, siempre está presto y promueve que “te salves tú”, a ti mismo, con tus méritos, con tus acciones, con tu construcción, con la mejora continua de los aspectos físicos, emocionales, mentales, sociales y espirituales de tu vida .

    Hay que llegar al punto, en que debes de tener confianza en que toda la existencia la crea D-s, para que de alguna forma, “exista corrección” tanto en tu vida como en el mundo a través de “las buenas acciones” y no a través de las creencias. Ya lo dice el Salmista:

    “Bueno es el Eterno para con todos, y Su misericordia está en todas Sus obras.” (Tehilim / Salmos 145:9)

    Por lo que ahora podemos concluir que:

    Las acciones que crean tempestad en lo cotidiano o que construyen un arca para navegar mares, son las que nos ayudan a ver claramente que podemos sentir la presencia de D-s en nuestro día a día.

    Así se puede afirmar que solo a través de nuestras acciones podemos tener una relación directa con D-s, porque éstas nos crean una tempestad o nos mantienen a salvo de cualquier diluvio.

    Por lo tanto, Esa es la forma de:

    4. Sentir la presencia de D-s en nuestro día a día.

    Así es que si en la vida empieza a lloviznar, luego hay tormenta, luego parece que va a haber inundación; no se preocupe, no tenga miedo. D-s le está diciendo que construya “su arca”. D-s le está diciendo que desea corregir el mundo, que es momento de hacer méritos y de tener buenas acciones para que “uno mismo” salga a flote de la inundación, ya que:

    Nadie puede venderte que te va a salvar, nadie puede decirte que va a elevar tu alma. Solo “tú” puedes salvarte, solo tú puedes elevar tu alma, solo tú puedes reconocer que es D-s quien da vida a todo lo que te ocurre cuando analizas el efecto de tus acciones.

    Si tus acciones vienen de un arca de méritos y buena influencia en el mundo ,entonces no tienes por qué tener miedo. Si por otra parte parece que va a llover y el cielo se está nublando, tampoco debes de tener miedo:

    D-s siempre, siempre, desea que construyamos un arca de buenas acciones para que estas nos sirvan de refugio y así evitar cualquier tempestad. Esto sin intermediarios, sin necesitar cenas de líderes comunitarios, políticos, religiosos o intermediarios diversos.

    CONCLUSION

    La paz entre los pueblos la creamos cuando desde esta simple perspectiva cada quién logra vivir lo anterior. Es decir:

    1. Hacer “uno mismo” lo que D-s manda
    (Que es “hacer” uno mismo lo bueno para con nuestra vida y la de otros).
    2. Elevar su propia alma de manera lógica por buenos actos.
    3. Reconocer la existencia de D-s sin intermediarios.
    4. Sentir la presencia de D-s en el día a día a través del actuar cotidiano.

    A esto se le puede denominar “VIVIR EL NOAJISMO A PLENO”.

    Que sepamos construir Shalom

    Jaiei Sará 5774

    Sará, la primer matriarca de la Familia Judía fallece a la edad de 127 años, así comienza el relato de la parashá Jaié Sará. Su amoroso marido, el patriarca Abraham, se encarga de los preparativos para su sepelio. La Torá hace particular destaque de la adquisición una parcela de tierra, en Cnaan, para darle digna sepultura. Compra, a un altísimo precio, la cueva de Majpelá, junto al terreno a su alrededor.
    Abraham sabía que en esa caverna estaban sepultados Adam y Java, por ello la escogió como cementerio familiar, ya que más tarde sería el lugar de reposo terrenal de la mayoría de nuestros patriarcas y matriarcas.

    Si bien el Eterno había prometido para el patriarca y toda su descendencia heredera (los judíos) la posesión de la tierra de Israel, Abraham consideró necesario adquirir la parcela, incluso aceptando pagar un precio exorbitante y dejar asentado por escrito la transacción comercial.
    ¿Qué motivos pudo tener el patriarca para tal decisión?
    La sagrada Tradición de Israel registra algunas ideas al respecto:

    1. Para que Efrón, el anterior ocupante, no tuviera posibilidad legal para quejarse o reclamar nada. Él la había vendido por libre decisión, recibió el importe exagerado que había demandado, y había testigos y un documento para proteger a Abraham de las variaciones de humor de este personaje y sus aliados de turno.

    2. Para dignificar a Sará en su lugar de reposo terrenal, pues la gente envidiosa y malvada podría haber dicho: “La entierra en donde le dieron gratis, porque no la valoraba ni respetaba”. Si bien las murmuraciones aviesas no deben ser tenidas en cuenta, sabemos el efecto nocivo de las palabras perjudiciales, del lashón hará y cuestiones similares.

    3. Para actuar de modo pacífico. La tierra era para él y sus descendientes, por siempre, pero todavía no estaba ejerciendo su derecho plenamente. En este momento estaba ocupada por otra gente, pobladores ajenos pero que se creían con autoridad para morar allí. Abraham avinu prefirió tratarlos de manera amable y amistosa, sin avergonzarse de pedir permiso para hacer uso de lo que le pertenecía, y hasta comprando su tierra a un sobreprecio.

    ¿Se te ocurre algún otro motivo?

    De acuerdo a nuestra Tradición “maasé abot siman labanaim” “מעשה אבות סימן לבנים”, los hechos de los patriarcas son símbolos para nosotros. Esto significa que en diferentes generaciones suceden acontecimientos similares, que en gran medida son como ecos de lo que ocurrió a los patriarcas, o siguen patrones similares de comportamiento.

    ¿Podrías señalar hechos en la historia moderna judía y sionista que resuenan en este relato de Abraham avinu?
    ¿Cuáles podrían ser las enseñanzas prácticas para la vida cotidiana de lo que estudiamos hoy?

    (Publicado originalmente para SERJUDIO.com)