Resp. 394 – Torá y gentiles

Hola maestro, le consulto porque es muy importante para mi tener claro que debemos los gentiles estudiar en la Torah. Me dicen muchas cosas pero quiero tener su segura palabra en este tema. Gracias.

Buen día, bienvenido.

Sobre el tema hemos escrito en abundancia en el pasado, por lo que ahora seré muy breve y le ruego que sea usted quien busque el resto de la importante información contenida en este sitio.
Cuando le surjan preguntas pertinentes, con gusto las leeré y en la medida de lo posible responderé a su debido tiempo.
Pero por favor, primero indague en el sitio, emplee todas las herramientas que hemos dispuesto para comodidad de los visitantes para que accedan a la información necesaria.
Gracias.

Sepa y que penetre en su corazón y mente que los gentiles, los noájidas, NO DEBEN estudiar Torá, de hecho lo tienen prohibido por LEY perpetua del Eterno.
Tampoco pueden estudiar Torá, puesto que tal es una ordenanza que el Padre Celestial ha dispuesto en exclusiva para los hijos de Israel.

Pero SÍ PUEDEN estudiar conceptos de Torá, especialmente aquellos referidos a la identidad espiritual noájica, a los mandamientos para las naciones, al fortalecimiento de la lealtad en el Eterno, en fin, todas las temáticas pertinentes que deben ser administradas y provistas directamente por algún maestro judío experto en cuestiones noájicas y conocedor seguro de la Torá.

Si no procede de esta manera, solamente está trayendo oscuridad a su alma, en lugar de la luz tan anhelada. Además es partícipe de los que destruyen y promueven el caos y el error, en lugar de ser uno de los soldados del Eterno en la construcción de Shalom.

Quizás le pueda resultar un tanto chocante, tal vez no quiera admitir esta realidad espiritual.
Pero qué podemos hacer, esa es la regla impuesta por Dios, así debemos proceder.

Con el correr de su comprensión del tesoro que es la identidad espiritual noájica, cuando profundice en la belleza de la vida de acuerdo a los Siete Mandamientos Fundamentales, cuando reconozca su valor insustituible como noájida, entonces el gusto amargo dejará paso a la alegría y gozo.
Es cuestión de ser leal al Eterno, del modo en que Él ha dispuesto para cada uno.

Recuerde que la tarea principal de cada noájida, de cada gentil, es ser un constructor de Shalom en este mundo, pues de esa manera es socio del Eterno y adquiere y garantiza su vida eterna.
Para lograrlo dispone de las herramientas que Dios ha diseñado con amor y sabiduría, los Siete Mandamientos y sus reglas derivadas.
Todas estas se pueden resumir en tres breves conceptos, vivir con bondad, justicia y lealtad al Eterno.
Tal es el camino del noájida, la verdadera senda espiritual, la única.

Aprovéchela, no deje pasar la oportunidad de ser uno de los miembros de la comunidad de constructores de Shalom.
Participe en FULVIDA, sea uno de nuestros activos socios, porque si usted no hace su parte, nadie más la hará.

Por otra parte, seguimos aguardando que finalmente sea canalizada hasta nosotros una partida fija de dinero, que nos permita dedicarnos de lleno a enseñar conceptos de Torá por clases diarias o cotidianas en vivo, online. Además de realizar eventos en los diversos países, encuentros, seminarios, etc.
Para esto precisamos dinero, mucho, de manera fluída, constante, que posibilite dedicar mi tiempo -y el de otros interesados aptos- en la sagrada tarea de ayudar a despertar la conciencia noájica en estos tiempos finales, que están anunciando la ya inminente venida del reino mesiánico en la tierra.

Estamos en una época signada proféticamente.
Podemos trabajar para que la Era Mesiánica llegue por el camino de la paz y la armonía.
O podemos desentendernos, y ser parte de la masa que colabora con que el camino para la llegada del Mesías sea por el dolor y la angustia.

Está en nosotros la decisión, ayudamos, cooperamos, nos esforzamos, hacemos nuestra parte en la construcción del shalom; o, seguimos dando excusas y siendo cómplices y partícipes en la decadencia final.

Hay tanto por hacer.
El tiempo es breve.
Las excusas muchas.
El EGO pesa.
Pero nosotros debemos ser fuertes y valientes, constructores de Shalom.

Shalom y bendición, que sepamos construir Shalom en todo momento.

Moré Yehuda Ribco

14 pensamientos en “Resp. 394 – Torá y gentiles”

  1. Bello texto,
    para algunos será dificil de aceptar,
    pero una vez comprendido y aceptado, su belleza resaltará aun más.

    Maimónides (Mishné Torá, Hiljot Shemitá veIovel 13:13): “no solo la tribu de Leví sino cada persona de este mundo… que anda de modo recto por los caminos de Dios… es consagrada como el Santo de los Santos y (es meritorio) como los cohanim -sacerdotes- y los levitas”.

  2. uno de los ultimos parrafos me inquieta, o por lo menos, me pone a pensar. Si en la primera desviación hacia la idolatría, el hombre retornó a la senda noajida por consecuencia del castigo divino, ¿en esta segunda desviacíon historica idolatrica tambien el hombre retornará por concecuencia dle castigo de Dios?

    Aclaro: No estoy tocando el tema del mesías, por que estoy mas que claro que ese tema no es para el gentil ( por las metidas de pata que hacemos los gentiles con temas judaicos); sino basicamente por uno de los ultimos parrafos en que el More lo menciona. Por otro lado, si mi memoria no falla, cuando Dios dio su señal en el cielo como pacto a Noe, prometio no destruir mas la tierra por agua… pero no dijo nada de otro elemento, por ejemplo el fuego…

  3. Hola Luis,

    Aparte de ser escéptico en general digamos que en temas apocalípticos aún lo soy más en particular, últimamente ando con Maimónides siguiendo una buena recomendación de Yehuda -he aparcado un poco a Moshé de León, pero siempre habrá tiempo para retomarlo- y me viene a la memoria nuevamente la introducción -que en realidad es una carta que Maimónides escribe a un discípulo suyo- de la “Guía de los perplejos” (cuyo subtítulo es “Tratado sobre el conocimiento de Dios”, conste que nada que ver con las pretensiones de la “Teosofia” de Leibniz), en concreto cuando dice “Tiene también esta obra una segunda aspiración: Procura aclarar ciertas metáforas oscuras que se rallan en los Profetas, y que algunos lectores ignorantes y superficiales, toman al pie de la letra. Aun las personas enteradas se descarriarían y confundirían si entendieran estos pasajes en su sentido literal; empero, se sentirán por completo aliviados de su contusión y descarriamiento cuando les expliquemos las figuras o simplemente les indiquemos que las palabras se emplean en sentido alegórico. Tal es la razón de que haya llamado a este libro “GUÍA DE LOS PERPLEJOS”.

    No me atrevo a pensar que este tratado disipe todas las dudas en las almas de quienes lo comprendan, mas sí pretendo que les libere de buena parte de sus tribulaciones y trabajos”.

    No sé si aplicar un sentido literal a la hora de abordar destrucciones cataclismicas es lo más adecuado, digamos que expresaría mis dudas.

    Saludos

  4. Un comentario sobre el tema original que abre esta conversación, me refiero al de la Torá y los gentiles. Desde un punto de vista de la Halajá (palabra que textualmente significa “camino”) entendida en cuanto a recopilación de los preceptos tradicionales del judaísmo -me remito al judaísmo rabínico, que es la continuación del judaísmo tras la destrucción del Segundo Templo, no considero parte de esa acepción a otros movimientos más o menos exóticos y, en general, recientes, y lo hago por motivos meramente históricos no entrando en valoraciones teológicas o espirituales-, hay algunas partes de la Torá que sí conciernen a los gentiles, incluso desde un punto de vista espiritual -dimensión siempre presente en la Halajá- ,si mal no recuerdo el Bereshit hasta que se comienza el relato de Abraham y algunas otras partes, el motivo es sencillo, eso correspondería al desarrollo espiritual del conjunto de la humanidad, digamos que contendrían “instrucciones” que formaría parte de su “instrucción”.

    Eso es una cosa, ponderar sobre como los judíos deben vivir su judaísmo o entender sus textos sagrados -como tales, dejo al margen consideraciones documentales, estilísticas, de anaálisis textual, etc.- me parece además de un atrevimiento una estupidez, intelectualmente hablando -y ahora dejo al margen también prohibiciones halájicas, solo es preciso recurrir al sentido común, al menos en mi humilde opinión-.

    Saludos

  5. Bueno, pues recordé mal, lo que sí puede concernir de la Torá a los gentiles es el Bereshit y el Shemot hasta la entrega de la Torá, además de eso ciertas partes del Tanaj. Añadiría que eso concierne a “usos espirituales” -de ahí el añadido de la idea de “supervisión” dentro de esa permisión- de esos textos -vuelvo a reiterar que el análisis textual o documental de esos textos, digamos que una dimensión profana, quedaría aparte, incluso diría que no son dimensiones que entren demasiado en las preocupaciones de la Halajá, no es ese el camino del que se ocupa, en mi humilde opinión-.

    Saludos

  6. Hola Yehuda,

    No confio en las “iluminaciones” o “revelaciones”, eso no es método sino, en todo caso, excusas “esoterizantes” y “ad hoc” ante una falta de argumentación lógica y/o racional. Nadie discute -al menos servidor no lo hace- que sea el judaísmo el que defina sus asuntos sagrados, son suyos, los aspectos profanos son otra cosa, aunque para alcanzar conclusiones correctas se ha de emplear también un método correcto y buscar en las fuentes adecuadas, por ejemplo, si interesa ver la compatibilización entre el aristotelismo y la religiosidad judía -o su intento- se debe leer a Maimónides, después vendrán los estudios de los especialistas sobre Maimónides y, después de todo eso, se podrá esbozar alguna idea argumentada sobre el tema.

    Naturalmente se habrá tenido que recurrir al maestro judío adecuado a este asunto, que es… Maimónides, por otra parte el asunto -aunque tenga sus connotaciones con lo religioso- no es espiritual sino profano, digamos que no atiende a una dimensión sagrada ni a ningún intento de vincular o desarrollar espiritualidad alguna o buscar “conexiones con la divinidad”, “revelaciones”, “iluminaciones” o similares. Tampoco tiene que ver con lo que dice o no dice la Torá, ni se intenta “vender”como expresar una espiritualidad a partir de eso, repito, el judaísmo será el que defina sus asuntos sagrados, además de ser lo justo es lo lógico -los desvarios mesiánicos, New Age o esotéricos son eso: desvarios-.

    Saludos

  7. Pues, Yehuda, no creo ser ningún genio sino bastante normalito, me parece que para alcanzar a saber eso solo hace falta usar el sentido común -aunque también es cierto que muchas veces se anteponen las fantasias “ilusionantes” a lo evidente, entonces el problema es que no se quiere ver lo evidente-.

    Un saludo

  8. Hola Yehuda,

    Bueno, el ego no es aburrido, es complicado, lo es porque es necesario pero, al mismo tiempo, también puede ser peligroso ¡y es tan difícil no dejarle el gobierno de las cosas! No se puede -y seguramente no se debe- prescindir de él pero tampoco se le puede dejar sin control -y eso puede ser una ilusión, digamos que una “apariencia de control”-

  9. no, lo aburrido digo q soy yo, metiendo siempre el tema del EGO como respeusta a la debilidad y torpeza del hombre.
    alguno me acuso hace unos meses de no tener otro tema, luego se fue dando coces y ahora insulta por ahi a este sagrado hogar y sus participantes.
    quizas tiene razon, aburro demasiado con el EGO habiendo tanta cabalisteria, paparruchada y chapuceria por copiar de otros sitios seudo sabios… no?

Deja un comentario