Día séptimo: Un sorbo de paraíso

Shabbat NO es para el noájida.
Así lo decretó Dios.
Ni siquiera la palabra Shabbat corresponde para que el gentil lo use como nombre para el día, pues refiere a un concepto espiritual que atiende a la realidad del judío y no del noájida.
No debe el noájida atribuirse el Shabbat para sí, ni siquiera con toda la buena intención del mundo.
Tampoco ha de vivirlo como lo hacen los judíos, pues eso constituye una enorme falta en contra de Dios.

Sin embargo, el día séptimo (el sábado, para que no queden dudas) debe ser un día diferente para el noájida.
Un día de recuerdo de la Creación, de aprecio de la grandeza de nuestro Padre Celestial, de retorno a la Buena Senda, de familia, de prójimo, de reencuentro con lo mejor que hay de nosotros mismos.

Te propongo entonces que te marques un lapso de elevar tu día sábado en un trozo de paraíso.
Asígnate una hora o dos para delimitarlo como trozo de paraíso.
No puedes, no debes, hacer que sea de 25 horas ese tiempo (al estilo del Shabbat judío), pues estarías actuando de manera incorrecta, fraudulenta; pero sí demárcate un rato en el cual te comprometes a respetar las pautas que te brindaré a continuación.
Te aconsejo que sea una hora o dos, no más, tampoco menos.

Estas son las pautas.

  • No uses aparatos eléctricos o electrónicos.
  • Si la luz está encendida, déjala así, emplea su luz, pero no la prendas ni la apagues.
  • No uses computadora, teléfono, TV, radio, mp3, etc.
  • No andes en vehículos: autos, motos, bicis, buses, patines, lanchas, etc.
  • No compres nada ni vendas nada.
  • No vayas a espectáculos públicos (encuentros deportivos, cine, teatro, etc.).
  • No transportes nada en espacio público, es decir, no lleves carga de un lado a otro. (Ninguna carga, ni siquiera 1 gramo).
  • No repares nada en tu casa, oficina, taller, etc.
  • No trabajes como asalariado ni como patrón.
  • No destruyas ni construyas.
  • No rompas ni repares.
  • No cocines ni prepares comida.
  • No hagas ejercicio físico para otra cosa que no sea recreación.
  • No escribas, ni dibujes, ni pintes ni esculpas ni similares.
  • No uses fuego ni lo apagues.
  • No des de comer a tus animales (tienes otros momentos del día para hacerlo, no justamente este espacio de paraíso que te has comprometido a disfrutar).
  • No proyectes ni prepares nada para hacer o dejar listo para luego de tu tiempo de paraíso.
  • No te acalores en disputas o debates.
  • No insultes ni te amargues.
  • No hables de deudas, cuentas, negocios, problemas legales, enfermedades, etc.
  • No uses dinero (lo que incluye por tanto no hacer caridad justo en ese tiempo).
  • No cuides (arar, cosechar, desmalezar, etc.) tu campo, tu huerta, tus plantas, tu maceta, etc.
  • No te expongas a situaciones que pueden ser dolorosas, riesgosas o fatigosas por demás: alejarte demasiado de la ciudad, nadar, ir a zonas peligrosas, etc.

Recuerda que estas prohibiciones NO tienen para ti un carácter de mandamiento, ni de orden divina, ni de reglamento para que cumplas, ni conllevan obligación de ninguna especie.
Son solamente acciones o situaciones que te abstendrás de hacer por propia voluntad, porque deseas encontrar en este día un tiempo y espacio para hacer algo diferente al resto de los días, para que de esa forma puedas recordar al Creador y Su Presencia constante en el mundo.
No eres más noájida por hacer esto, ni más sagrado, ni tendrás una mejor porción el el Más Allá, ni eres un aventajado moral por abstenerte en estas cuestiones que te he señalado.

Ahora, cuando con responsabilidad y compromiso vivas tu primer hora de abstinencia del dominio creativo del mundo, te encontrarás probablemente confundido, vacío, dubitativo, hastiado, aburrido, pues… ¿qué puedes hacer cuando todo lo anterior no lo puedes hacer?

Te podría dejar experimentar para que luego nos contaras y de esa forma compartir entre todos cómo se llena de paraíso el mundo cuando se deja de querer someterlo a nuestro dominio creativo.
Pero, te brindaré otras pautas, ahora las de lo que se puede hacer y llenan de contenido “espiritual” este marco de tiempo que te has fijado para dar un sorbo al paraíso:

  • Pasea por lugares naturales.
  • Pasea por lugares hechos por el hombre.
  • Siéntate a observar el paisaje, a la gente pasar, a las palomas, los edificios, etc.
  • Conversa con tu pareja.
  • Conversa con tus hijos.
  • Conversa con tus padres.
  • Conversa con el prójimo.
  • Cuenta cuentos (no tienen porqué ser de rabinos, sabios judíos, o cosas que suenan a “espiritual”, sino simplemente cuentos).
  • Escucha contar cuentos.
  • Juega con tus hijos.
  • Comparte el tiempo con los de tu familia, con amigos.
  • Disfruta de saborear tu comida, sin apuros, ni interrupciones de sms, sin discusiones, sin que la tele domine el panorama, sin salir corriendo a preparar lo que comes.
  • Disfruta del sexo con tu cónyuge.
  • Toma un café, o algo, con aquel viejo amigo para el cual nunca hay tiempo de reencontrarse. Como no puede ser en un bar o café o similar, deberá ser en la casa de alguno de ustedes, o en un club en el cual no pagues lo que consumes en ese momento.
  • Siéntate en tu sillón preferido a flojear con permiso.
  • Medita.
  • Piensa acerca de la grandeza de Dios, de la belleza de la Creación, de la sociedad del Hombre con Dios para perfeccionar el mundo, etc.
  • Lee.
  • Canta.
  • Léele a tus hijos pequeños.
  • Agradece a Dios por todo lo que te ha dado.
  • Duérmete esa siesta que tanto te gusta y nunca consigues tiempo para tomarla.
  • Estudia, pero sin obligación, sin tomar apuntes, sin preparar exámenes, etc. Que tu estudio no sea eso que suena a “espiritual” (o sea, lo que es judaico), sino que sea de lo que te agrade a ti, por el simple placer de aprender. Biología, historia, política, actualidad, etc. Puede ser material de FULVIDA.com que te has impreso para leer a solas o en buena compañía.
  • Visita enfermos.
  • Invita a gente a comer a tu casa, para conversar de cualquier cosa que quieran, pero de paso puedes hacerles ver la maravilla y placer del noajismo.
  • Descansa, sin tener que dar excusas.

Sé original en compartir con nosotros otras opciones.
Las únicas condiciones son:

  • no contradecir las primeras pautas (las de abstenerse),
  • no hacer algo exclusivamente “religioso” durante ese período,
  • que la actividad sea para “aquí y ahora”.

Encontrarás que esa hora o par de horas tienen un sabor diferente, un gusto a paraíso.
Cuantas más personas compartan este sabor, cuanto más gentiles se sumen al ejército de paz de los leales a Dios, más Shalom habrá, más próximos estaremos a disfrutar plenamente de la Era Mesiánica.

Depende de ti, de cada uno de nosotros, que seamos constructores de Shalom.

16 pensamientos en “Día séptimo: Un sorbo de paraíso”

  1. Cuantas veces experimente  y traté de usurpar la manera judía y el shabbat, y me resulto que era totalmente ajeno a mi. Quiera Dios perdonar mis tonterias. Al descubrir mi senda noajida, me fué y me es de gran ayuda. Gracias a Dios y al Moré por ser un alma empeñada en ayudar al prójimo, Dios lo bendiga hoy y siempre y a todos lo que hacen posible la construcción de Shalom. Los Amo a cada uno de ustedes y los mejores Deseos de mi para Ustedes.

  2. Muchas gracias, moré Yehuda, por la excelente enseñanza y apropiada orientación.

    De hecho, creo que al orar, diariamente, hacemos también cierto recuerdo de la Creación y la Obra divina. Más veo muy correcto, tener esa conexión de dos hoaras con el Eterno, debe ser muy enriquecedora.

    Gracias por ser generoso y paciente con nosotros, more. Di-s lo bendiga y a su familia y comunidad. Paz.

  3. Verdaderamente, se puede tomar lo respetuoso con HaShem -Exaltado Sea-, cumpliendo su voluntad y construyendo Shalom, sin manifestarnos rebeldes y si incurrir en los tropiezos (cuando no blasfemias e idolatrías, etc. en que incurren las religiones).

    Este Séptimo Día o Sábado, para nosotros los gentiles es plena recordación de la culminación de la creación por El Eterno, bendito sea.

    También podemos recordar que los amigos judíos, en el cumplen sus mitzvot específicas, por “obligación”, pues es mandato de hacer unas cosas y de dejar de hacer otras cosas. Y ellos llevan 3321 años, respetando el Sagrado y Santo Shabat, en que el pueblo judío se santifica, cumpliendo elevandose “espiritualmente” como individuos y como goi ó nación, acercándose por ese día más a nuestro Dios (suyo de los judíos y nuestro, de los noájidas fieles).

    Los judíos cumpliendo, colaboran con Hashem y generan armonia y luz en la creación, como socios de Hashem. Por todo ello le doy las gracias, al moré Yehuda (nuestro maestro y sabio) y a su pueblo, como tal (con tantos cumplidores fieles de las mitzvot).

    Esperemos que este nuevo año 5770, más judíos resuelvan ser cumplidores fieles y devotos.

    Esperemos que este nuevo año, también más noájidas, principalmente de nuestras familias y sociedades y barrios; adopten aprender y cumplir y enseñarse (en sus familias y sociedades) las Siete Leyes Universales Noájidas. Y que entren a Fulvida, nuestro Hogar y tomen y agradezcan; y den y agradezcan; como hacemos unos pocos noájidas (hombres y mujeres).

    Paz y bendiciones. Amen.

  4. He de confesar que me llama mucho la atención todo esto, siempre hacemos por nosotros todo cuanto esta a nuestro alcance y nos ocupamos de manera casi perpetua por ganarnos la gracia de D-s en actos que sin duda son una excelente forma de acercar nuestro pensamiento a nuestro Eterno creador, más debemos ver la escencia de todo esto y es el hecho de que muchos de nosotros, los noajidas tenemos como una fijacion el querer ser mas judios que noajidas, queremos un pequeño permiso para tomar aunque sea un poquito de lo que es de los demas y hacrlo nuestro, sí, estoy de acuerdo en que se puede tomar un pequeño momento para meditar, para acercarnos a nuestras familias a nuestros hijos y vivir la vida a pleno cerca del creador, en pero, nosotros los noajidas de ninguna manera estamos obligados como lo menciono Moré, a seguir de manera forzada estos ritos, ni completos, ni en pedacitos.
    Yo les invito a hacerlos si así lo desean, no es malo en modo alguno, solo vayamos mas allá, y hagamos mas por los demás, seamos mas altruistas y démonos a los necesitado, demos al que menos tiene, a ese que todo lo carece o a aquel que requiere de luz en su alma, volteemos a ver a esos que andan en busca de esto que nosotros ya tenemos y es la cercanía con nuestro creador por el correcto camino, el único y el verdadero, ese camino que todos deberíamos caminar en nuestras vidas, durante toda la vida, y que decir de los enfermos, uy ese tema hay que abundar en el Moré, mil gracias.

  5. Gracias… ese regalo que deseo compartir con nosotros, es realmente maravilloso!!!

    si, … hoy me siento, mas feliz que ayer por ser noájida!!!, y esa es mi manera más sincera de ser agradecida con mi Hacedor,

    Él no se equivoca y al mirar su obra sabe que es buena, aunque a veces algunos hombres la vean imperfecta.

    Un abrazo querido moré!!!

    Un abrazo!!!!

Deja un comentario