Día séptimo: Un sorbo de paraíso