Una noche de santidad…