El poderoso socio en la construcción de Shalom

Esta semana el pueblo judío lee públicamente de la Torá la porción denominada Mishpatim, que se encuentra en el libro de Shemot/Éxodo inmediatamente después del relato de la Revelación de la Torá de Dios a Israel en Sinaí.
En uno de sus pasajes leemos:

«Se levantaron Moshé [Moisés] y Iehoshua [Josué] su ayudante, y Moshé [Moisés] subió al monte de Elokim;«
(Shemot / Éxodo 24:13)

Al respecto traemos a colación el siguiente comentario publicado en la magna obra «La Voz de la Torá», volumen 1, del rabino E. Munk z»l:

«…Alshaij explica que la prerrogativa otorgada a Iehoshua en relación a los ancianos y aun a Aarón se basa en el hecho de que él frecuentaba a Moshé y se ponía personalmente a su servicio, de una manera ininterrumpida.
Rabí Shimon bar iojai declara, en efecto, que esta devoción permanente al servicio de los estudiosos de la Torá es más meritoria que el estudio de la Torá, propiamente dicho (Berajot 7b).
Sin duda, Iehoshua no era más sabios que los setenta ancianos, ni superior en piedad a Aarón y sus hijos, pero él era el servidor de Moshé.
«

En numerosas ocasiones hemos encontrado noájidas que lloran, reclaman, se enojan, inquieren, siguen reclamando, adoptan, insisten, se rebelan, se enojan aún más, por querer estudiar Torá, por apropiarse de la misma, por pretender vivir una vida acorde a los 613 mandamientos pero sin convertirse a judíos.
Dicen sentirse vacíos sin Torá, sin dirección, sin espiritualidad, sin camino, y denuncian esa «discriminación» de parte de este autor por negarles su «derecho» a beber de la Torá.
Cuando, de hecho, es la propia Torá la que declara su unión perpetua y única con la nación judía y no con los gentiles; cuando es la propia ley espiritual la que determina claramente que no es de los noájidas la Torá ni lícito para ellos su estudio.
No es este humilde autor quien pone trabas, ¡todo lo contrario!
Pero, hay una ley espiritual eterna, marcada a fuego por el propio Dios que restringe el estudio de Torá a los judíos, dejando para los noájidas una tarea especial, trascendente, luminosa, de eternidad y santidad que es la construcción del Shalom por medio del cumplimiento de los Siete Mandamientos Universales y la aplicación a vivir a través de sus reglamentos derivados.

Esto no hace al judío más o menos que el noájida.
Esto no hace al noájida más o menos que el judío.
Los hace diferentes pero unidos por su finalidad común: servir a Dios por medio del acatamiento de Su Voluntad determinada para cada uno.

Del párrafo de Torá citado y del sabio comentario del ilustrado rabino podemos enteder algo de singular valor y edificación para el noájida, y quizás particularmente para el anhelante de incurrir en estudio de Torá.

Como noájida tienes tu misión sagrada, que no incluye el estudio de la Torá, ni el bucear en sus rincones, ni el indagar como investigador por sus letras y páginas. Como noájida tienes tu misión sagrada que pasa por los Siete Mandamientos Universales.
Esto no te deja fuera de la santidad, no te aparta de Dios, no te deja vacío de espiritualidad, sino todo lo contrario, te eleva hasta las alturas más sublimes, tal como el siervo Iehoshua, quien por mérito a su asociación con Moshé fue llamado por Dios para ascender y no por otra cuestión.
Otros eran más cultos que Iehoshua, otros eran más perfectos en el cumplimiento de los mandamientos que Iehoshua, otros llevaban una vida de mayor «espiritualidad» (según entiende el vulgo por tal), pero sin embargo, fue su humilde adhesión a su maestro lo que le confirió a Iehoshua su grandeza.

Repitamos las palabras del príncipe del conocimiento: «la devoción permanente al servicio de los estudiosos de la Torá es más meritoria que el estudio de la Torá, propiamente dicho«.
¿Te queda claro?
Tu mérito sagrado, como noájida, no se cuenta por tu afán de estudiar Torá, por lo que hayas estudiado de la misma, por lo que recuerdas de ella, por lo mucho que eres capaz de desafiar a judíos en memorización de pasajes de Torá, por tu colección de libros judaicos leídos… ¡nada de ello te dará el mérito de alzarte por sobre tu rutina y hacerte llegar a la cima espiritual que te corresponde!

Pero, ser socio en la construcciíon de Shalon, de manera permanente, sin excusas, sin buscarle peros, sin argumentos falaces, sin romperte la cabeza para encontrar que sí puedes leer de Cabalá, jasidismo, o similar…
Tu habrás de construir Shalom de manera constante, sirviendo como socio de tu compañero judío en la tarea de traer la Luz del Eterno al mundo, o de revelarla a ojos de las naciones.

Tal el mensaje de la Torá para ti esta semana.
Puedes estar de acuerdo o no, puedes quejarte y seguir reclamanado la porción que no te correponde ni te pertenece, o puedes hacer algo útil en tu vida y construir Shalom sin envidiar la porción del prójimo.

Depende de ti cuánto recibirás de la bendición que está lloviendo ahora del Cielo sobre ti.
El balde para recoger la lluvia de bendición se denomina NOAJISMO, Siete Mandamientos Universales, tan simple, tan completo, tan tuyo.

12 pensamientos en “El poderoso socio en la construcción de Shalom”

  1. ¿Cómo pretender someterse a 613 limitaciones, cuando ni siquiera se es capaz con Siete?

    ¿Por qué incumplir siete leyes creyendo que 613 son más simples de respetar?

    ¿por qué ven como un lujo vivir como un ser humano con 613 limites en lugar de siete?

    ¿Con qué sapiencia se cuenta para afirmar que el noajismo es un simple y burda limitación a la conversión judía?

    taaaantas preguntas por responder, tanto que hacer, y tantos mirando a donde no se debe.

    gracias moré

  2. Maestro Ud solo transmite la voluntad del Eterno tal cual esta plasmada en la Tora, y si asi esta marcado por el mismo Creador del mundo porque habria de ser diferente, si 613 Mandamientos son para los Judios y 7 para los Noajidas, que autoridad mas elevada que el Todopoderoso habra para cambiar dicha ley, Ud no enseña lo que se le antoja si no lo que Dios ha mandado para la humanidad, aqui no se hace lo que Ud dice si no lo que Dios manda.

    a muchos les cuesta trabajo entender esto pero recordemos que en este Mundo estamos de paso somos visitantes en un mundo que no es de nosotros si no del Todopoderoso, este es Su mundo y aqui se hace lo que El ordena.

    pero el ego es fuerte y amo de muchos, solo al romper su esclavitud podemos ser verdaderamente libres para elegir con certeza y eficacia nuestro camino para andar.

    podemos hacer nuestra voluntad o la voluntad de El pero lo mejor es que Su voluntad sea la nuestra.

    gracias por la enseñanza, abrazos y cariños!!!!
      

  3. talmidim querido, el ego, ah el ego, q gran enemigo pero tantos lo consideran su mejor amigo.

    cuando amaestramos a nuestro ego, ahi dejamos  de ser esclavos de las apetencias banales para pasar a ser realmente libres, es decir, sometidos a la Voluntad de nuestro Amo celestial.

    pero, es mas facil insultar, enojarse, violentar q dejar de pretender dominar al mundo para sumirse ante Dios…

  4. el seductor placer de hacer lo que a uno se le antoja es tan atractivo que muchos dejan una vida de plenitud por unos caramelos que pican los dientes.

    el ego es tan engañoso tan seductor que parece que lo que ordena es lo mejor cuando es todo lo contrario.

    es necesario encauzarlo dentro de los LIMITES que Dios ha puesto para que deje de ser amo y sea un util siervo.
     

  5. Excelente More, preciso y tambien los comentarios de los demas amigos, y si More el ego y por este ego desmedido un grupo de personas enseñaron al mundo que pueden interpretar  la biblia porque estos egocentricos dijeron que eran ellos los nuevos portadores de la verdad y el nuevo pueblo de su dios trinitario, ahora muchos se quieren liberar de estas doctrinas y quieren convertirse de manera anarquista al judaismo.
    Los reclamos de le hacen a usted solo es proyección de la contaminación  mental de cristianos o de los seudojudios mesianicos que es lo mismo, lamentablemante muchos de ellos ya detectaron por decirlo así «su enfermedad» pero no acenptan el remedio.

  6. Maestro, recien hoy veo su pregunta, millones de disculpas por la demorada respuesta.
    Es un texto poderoso que enseña que el servicio dedicado a la identidad de cada uno es mas meritorio que dedicarse (en el caso del gentil) a estudiar Torá. Es una herramienta importante porque cualquier persona que lo lea entendera algo importante y se sentira libre de cualquier obligacion que no sea suya, pero con mas compromiso a su identidad espiritual. Abrazos!

Deja un comentario