Milagros y otros sucesos maravillosos (y no tanto)

milagro del mar rojoDebemos tener especial consideración por los términos que empleamos, para no confundir conceptos.
Muchas veces en el error de la palabra se esconde el posterior error de la acción.

El primer ejemplo de esto lo proveyó Eva, la primer hembra humana, momentos antes de ingerir de la fruta del árbol prohibido.
Con su error de palabra, añadiendo un mandamiento del Eterno que no existía como tal, abrió la puerta para el grueso error de la acción.

Pero, no nos desviemos del tema, sino que concentrémonos en definir claramente, y brevemente, los límites del vocablo “milagro”.

Milagro no es necesariamente algún hecho sorprendente o sobrenatural, sino un suceso en la realidad física/material que sirve para testimoniar la presencia y providencia de Dios.

Por lo general asociamos la palabra con acontecimientos fuera de lo común, con portentos o maravillas, tales como la apertura del Mar de las Cañas para que pasara el pueblo judío. Es correcto, eso fue un milagro.

A veces lo vinculamos con una batalla imposible de ganar, pero que se gana. Como en la primer lucha entre los judíos y los de Amalec. O, con innumerables relatos de sucesos durante la guerra de los Seis Días (no sé si reales o fantaseados, pero dignos de maravillarse).
Y sí, también pueden entrar dentro de los milagros.

Pero, el hecho de la vida misma es un milagro.
No lo advertimos, pues es corriente y “normal”, pero cuando profundizamos en su complejidad y misterio, no dejamos de encontrar el milagro allí, tal como desde hace mucho reconocen los místicos de la santa Tradición.

Entonces, repitamos la idea central: milagro es un suceso que testimonia la presencia y providencia de Dios.
Aunque, quizás el receptor del milagro no se dé cuenta, o nadie descubra al divino Autor detrás del hecho.
Aunque, aunque a veces el hecho a vista del observador superficial ni siquiera pareciera provenir de Dios, como por ejemplo en el TANAJ es la salvación de los judíos que celebramos en PURIM. Allí parece todo ser un juego palaciego, ausente de Dios y cosas “espirituales”, si hasta la palabra Dios no está en el texto. Pero, cuando analizamos con sabiduría y entendimiento el relato, descubrimos el milagro, pues a partir de lo acontecido los judíos retornaron a vivir a plenitud el judaísmo, los gentiles respetaron a los judíos y sus costumbres, etc. Estuvo Dios operando un milagro inmenso, pero sin demostraciones estridentes, sin perturbar el ciclo normal de los eventos.
Otro ejemplo, cuando alguna persona esta gravemente enferma y se cura siguiendo los procedimientos médicos indicados. Uno lo puede explicar como la ciencia ayudando al hombre. Pero, ¿podría ser que además, o por encima de las terapéuticas médicas, estuviera la “Mano” de Dios actuando?

Ahora bien, una cosa son los milagros, otra la charlatanería.

Una cosa los milagros, otra el ilusionismo y la sugestión hipnótica.

Una el milagro, otra el poder sanador del organismo humano, cuando se canalizan y focalizan apropiadamente sus fuerzas vitales/naturales.

Una cosa los milagros, otra la brujería (prácticas que si fueran explicados por la ciencia, serían “procedimientos científicos”, pero por estar aún en la sombra, se catalogan generalmente de mágicos o brujería, o superstición).

Hay gente que sinceramente se cura de algunos padecimientos, a través de algún proceso que todavía no cuenta con explicación científica.
Santeros, brujos, sacerdotes, pastores, manosantas, charlatanes variados, “médicos alternativos”, gurúes de toda pinta, falsos rabinos mesiánicos, adoradores del demonio, cabalistas mediáticos, etc. pueden llegar a inducir (habitualmente por manipulación emocional y sugestión hipnótica) un despertar del poder autocurativo del organismo.
Es un poder propio y natural del organismo (humano), que por el momento la ciencia no logra explicar por completo, aunque ya existen estudios que van encaminados en la línea de su descubrimiento.
(Si lo deseas googlea “placebo y nocebo”, por ejemplo.)
Cuando las neurociencias avancen, tendremos más novedades al respecto y entonces los milagreros de pacotilla, pero hábiles para el engaño, deberán inventar nuevas trampas para dominar, someter, robar, esclavizar a sus seguidores.

La estafa ocurre cuando el curado no reconoce el poder natural puesto en juego, y/o no agradece directamente al Eterno, y solamente a Él; sino que deposita su fe ciega en alguna religión o clérigo mediante el cual cree que recibió el milagro.

Pero nosotros, con corrección no los llamamos “milagros”, pues cuando ocurren hechos sorprendentes pero que no llevan a Dios, entonces son eso, hechos sorprendentes, explicados por la ciencia o aún no.

Por otra parte, si un suceso sorprendente ya diera validez a una religión, o estatus divino/mesiánico/profético a algún sujeto, entonces el tal Jesús y sus asuntos estarían al mismo nivel que la Santería, el Espiritismo, la Metafísica, los Yoguis, los “Sais” indios, Maradona, este moré Yehuda, los médicos carismáticos, entre infinidad de otros que realizan curas “imposibles”, o profetizan o manifiestan hechos maravillosos.
Así pues, los efectos especiales no demuestran nada, sino solamente que son efectos especiales…

Si un hecho sorprendente fuera explicado por la ciencia, pero igualmente manifiesta la presencia y providencia del Padre Celestial, no deja de ser un milagro.
Ejemplo, la vida misma.
Ejemplo, el retorno de Israel a su tierra hogar.
Ejemplo, el renacimiento de la conciencia noájica.
Ejemplo, la supervivencia el endeble pueblo judío a lo largo de la historia, a pesar de los pesares.
Estos cuatro podrían hallar alguna inteligente explicación científica, pero seguirían siendo milagros, para quien tiene los ojos, la mente y el corazón correctamente calibrados.

Ahora, con este conocimiento en ti, puedes expresarte más correctamente, al tiempo que buscar ser sincero contigo y con Dios.

9 pensamientos en “Milagros y otros sucesos maravillosos (y no tanto)”

  1. Hola buen día a todos:

    “milagro es un suceso que testimonia la presencia y providencia de Dios”

    Siendo así todo sería un milagro, la existencia de cada animal del hombre mismo, el comer, poder diferir el alimento, el funcionamiento del sistema respiratorio, linfático, circulatorio, etc.

    Hay “milagros” mas o menos frecuentes, y mientras más frecuentes son y uno se acostumbra a ellos menos “milagrosos” los ve. Uno cree que es normal que el sol salga por las mañanas, a quien le sorprende? es algo normal todos los días es asi!! Pero en realidad hay que pensar que tras esto hay una mano que lo hace salir todo lkos dias, y ocultarse todas las noches.
    Cundo los judíos luego de salir de Egipto estuvieron 40 años recoriendo en el desierto hasta entrar en la tierra de Israel, todos los días les caia el man del cielo (la comida), y había un pozo de agua que se movia con ellos, a medida que avanzaban el pozo los seguía. si aunque parezca increible fue así!!

    Todas estas personas se acostumbraron a ver ese “milagro”. Cuando le dijeron: 
    “Mirá esta cosita chiquita es un grano de trigo. Vos lo pones en la tierra y al cabo de un tiempito se hace una planta y da montones y montones de granos cada planta, y cada granito y granito lo pones de nuevo en el suelo y se vuelve a hacer una planta cada uno y uno”
    La gente no lo podía creer!! era un milagro!!! Una cosita diminuta, luego era una planta y te da más y más granos!! era grandioso!!
    Ellos el ver este suceso “nuevo” les parecía extraño y milagroso.

    En resumen puesto que en todo esta presente la mano de Dios todo podría ser catalogado de “milagro”, pero hay cosas que ya nos son naturales y nos acostumbramos a ellos, pero hay que tratar de ver en cada cosa y cosa es mano de Dios que guía todo, aún en sucesos que nos parecen lo más común del mundo.
     
    Volviendo a lo que dijo Yehuda el milagro no es necesriamente ir contra la fuerza de la naturaleza sino que a veces es hacer coincidir lugares, y/o momentos.
    “”Milagro es un suceso que testimonia la presencia y providencia de Dios”

    Hasta luego

  2. Este texto permite entender que existen milagros y milagros.
    Una cosa es lo que la ciencia llama milagro (por ende nosotros), y otra cosa muy distinta es el término ‘milagro’ usado dentro del contexto de la Torá.
     
    Ejemplo, el sabio Najmanides afirma que en el Tanaj un milagro es un hecho inusual que acontece después de haber sido predicho. La emigración de las codornices es un fenómeno natural bien conocido; el milagro surge si vienen a las manos de un pueblo exactamente cuando se les ordena, tal como Dios había dicho a Moisés. Las epidemias son un hecho en la vida diaria, pero una epidemia que diezma el ejército asirio hasta tal punto que le obliga a levantar el sitio de Jerusalén, según lo que Isaías había profetizado, es un milagro.

  3. “milagro” el unico milagro que creo que a susedido para nuestra epoca y es de gran importancia es que nosotros volvamos a la esencia y surquemos el camino para sembrar y los frutos sean en abundancia y enmendemos nuestro error y alabar al Eterno,como fue en el principio con noaj,gracias .

  4. Creo que la experiencia personal de cada uno, es un milagro, y el hecho de que estemos hoy aqui construyendo Shalom, lo es. Evidentemente como dicen uds., la ciencia tendra respuestas para que todas nuestras circunstancias, coincidencias, decisiones, nos hayan traido hasta aqui. Pero la Mano esta alli siempre presente, en lo personal, en poco tiempo, realmente no puedo creer todo lo que he crecido( y creo que todos nosotros) como persona, ver Luz luego de tanta oscuridad. Poder asi pasar al camino del exito y la bendicion, traspasa el umbral o el velo de lo natural, aunque todo tiene el aspecto de lo natural, verlo asi tendra que ver con el acostumbramiento como dice ntl.

Deja un comentario