Resp. 249 – Eliminar los rastros de corrupción

Apreciado Señor Ribco.
Hay algunas preguntas repetitivas para las que me falta conocimiento,a todas respondo dentro de la lógica de lo q es el Noájismo , pero es posible q sean mas profundas de lo q yo estimo.
1-Si es legítimo visitar los difuntos el día de todos los santos.
2-Como reemplazar la celebración de san francisco cuando se le
pone una cruz a los sembrados de trigo.
3-Como quitar el mal de ojo, sin usar agua bendita( esta es una
creencia muy arraigada en mi pueblo).
4-Como será el reino para las naciones.
5-Quienes seran afectados por las plagas.
6-Que sucedera para quienes no tengan la señal de la bestia.
7-Si pueden llevar una joyita con los monitos acostumbrados,sin
perderla.
Hay más Señor Ribco pero de a poco se las haré llegar si a usted le parece bién.
Con mucho apresio y agradecimiento.
Nidia.

Bienvenida y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Estimada Nidia, antes de darle breve respuesta a cada una de sus interrogantes, quiero hacerle una corta introducción.
El llamado nuevo testamento tiene menos valor moral, ético y espiritual que cualquier libro de cuentos para niños tradicional.
Así por ejemplo, es infinitamente más válido y valioso “La Caperucita Roja” que la cualquiera de las “Epístolas” del perverso Pablo.
Dicho esto con todo amor y respeto hacia las personas que se llaman a sí mismas cristianas y tienen fe en estos cuentos mitológicos. Respetamos absolutamente a las personas, nos dolemos por el extravío en el cual se encuentran, pero en modo alguno podemos ser cómplices o promotores de la rebelión en contra del Eterno y Sus cosas.
El llamado nuevo testamento es la rebelión manifestada públicamente, es la adversidad en contra de todo lo que es santo, es la corrupción de la divina Voluntad, es una toxina para el alma del que consume sus versos corruptos.
No tenemos autorización celestial como para admitir siquiera un párrafo de validez en esas historias fraguadas por mentes enfermas, o peor aún, conspiradores que se oponen al Shalom y el reinado del Señor.
Estamos en guerra, NO en contra de esas personas que se autoproclaman cristianas, tampoco contra el pobre miserable colgado en una cruz e irredento todos estos siglos, sino en contra del imperio del mal que representa la idolatría, la falsedad, la religión, el afán de poder que somete a las personas a todo tipo de torturas y manipulaciones con tal de prevalecer y obtener réditos.
Nuestra misión es ser constructores de Shalom, para servir y glorificar exclusivamente al Padre Celestial, a nada ni nadie más.
A veces en la ardua tarea de construir Shalom debemos demoler las murallas de perversión y oposición al Eterno, debemos destruir las cárceles que oprimen las almas de nuestros hermanos encerrados en esas férreas prisiones de miseria.
Nunca dañar a los inocentes. Nunca desear el mal al prójimo. Nunca maldecir, ni siquiera al malvado. No querer el mal de nadie, ni siquiera del que nos desea mal. Sino buscar el Shalom, pero por medio del esclarecimiento, del predominio de la justicia, de la bondad con aquel que se la merece.
Aunque no nos entiendan, aunque creamos que estamos en minoría, aunque parezca que somos débiles, aunque sintamos que nos faltan las fuerzas… tenemos una misión con Alguien que nos acompaña siempre y nos retribuye según nuestras obras.

¿Está claro?

1- No, puesto que podría confundirse con rituales paganos e idolátricos.
La vida del noájida debe emanar Luz en cada oportunidad, debe ser fuente de armonía y acercamiento al Eterno y al prójimo. Debe procurar evitar hasta la mínima gota de idolatría, ya que un leve grado de idolatría que admita en su vida puede acarrear un enorme daño personal o colectivo.
Vaya otro día.

2- No conocía tal ritual, pero me resulta absolutamente similar a viejos rituales paganos que se realizaban hace más de 3000 años en el Medio Oriente, en el cual se sacrificaba en honor al dios de la fertilidad para negociar un año de prosperidad.
¡Total y completamente asqueroso para el alma pura!

Quien quiera un año de buenas cosechas, que haga lo que corresponda hacer desde el punto de vista agrícola, y que dirija sus rezos de agradecimiento, alabanza y pedido directamente al Eterno. A nada ni nadie más.

Por supuesto que no se debe hacer nada en especial en días de celebración de santos (deidades disfrazadas) de la idolatría.

3- Superstición.
Si la deja contenta a la persona, que diga el Salmo 23, en traducción judía y erudita.

Pero, el limpio de alma no se ensucia tampoco con supersticiones, con ideas nocivas que dañan el alma y poco aportan al bienestar y la bendición.

4- Me disculpo que no entiendo muy bien a qué se refiere con “reino”.
Si por tal se entiende la vida luego de la muerte terrenal, le explico que cada cual goza del justo fruto de las obras que haya realizado en vida. Sea uno gentil o judío, obtiene como recompensa aquello que sembró.
Por supuesto que el Juez de jueces es estricto en justicia, pero al tiempo es misericordioso y mitiga el dolor en la medida de lo oportuno.

Si por “reino” se debe entender la Era Mesiánica, le cuento que los gentiles vivirán en paz, prosperidad, bendición, erudición, servicio a Dios y plenitud. Cada uno en su casa, disfrutando del mundo perfeccionado que el justo rey judío (el mesías) enseñará a las personas a construir.

5- Si por plagas debemos entender esas maldiciones que predicen los libros fantásticos (que no son ni proféticos ni espirituales) del nuevo testamento, le digo que pierda cuidado. Ninguna de esas torpes y vacilantes visiones tiene valor o veracidad.
Por ejemplo, el patético apocalipsis es una mala copia de textos de Daniel, mezclado con aberrantes imágenes del mundo idolátrico antiguo, junto con el delirio propio de personas enfermas de odio y ambición.
Nada de esa blasfemia ha de ser tomado en cuenta por los que desean mantener pura sus almas.

Por otra parte, previamente a la Era Mesiánica se ha profetizado, por los profetas de la Verdad, que habrá una época de guerras, miserias, malestar general. Época tormentosa que ya estamos padeciendo. (Lo cual nos anuncia el próximo amanecer esplendoroso de la Era Mesiánica).
Tristemente los afectados por estos males serán tanto los justos como los pecadores.
Afortudamente en la Era Mesiánica los justos tendrán un gozo pleno, siendo los pecadores olvidados en el polvo de la tierra.

6- Nada. ¿Qué cosa ridícula es esa?

7- No. Nada de santitos, virgencitas, crucecitas, o similares.
Si bien de acuerdo a la ley podrían usarse como ornamentos o recordatorios familiares, nosotros que anhelamos ser estrictos en el cumplimiento de los mandamientos del Eterno, y no tropezar inútilmente preferimos abstenernos completamente de cualquier cosa que nos relacione con el mal, la corrupción, la idolatría.

¿Queda claro?

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Dios te bendiga, y que podamos ser constructores de Shalom.

Moré Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas

haga clic aquí.

3 pensamientos en “Resp. 249 – Eliminar los rastros de corrupción”

Deja un comentario