¿El rezo como bálsamo mágico?