Archivo de la categoría: Historias personales

Del EGO a la Luz

La lucha constante contra el EGO se parece a la reacción de un canino cuando le arrojan una piedra o un palo, el animalito muestra sus dientes e incluso muerde la piedra o el palo, pero no se da cuenta que su reacción debería ser en contra de quien se la arrojó. Así la mayoría de las veces nosotros y nuestro EGO.

En lugar de enfocar nuestra energía en la raíz de aquello que nos causa el malestar, la enfocamos en el malestar y no solucionamos nada. Damos brazadas pero nos ahogamos antes de llegar a la orilla o tropezamos en la arena.

Llegamos a punto en que sabemos qué hacer pero no sabemos cómo hacerlo. Y es que tener conocimiento de algo no necesariamente garantiza que lo aplicaremos correctamente. Incluso rezamos como buscando negociar con el Creador: “tú me quitas el mal, yo me porto bien rezando o siendo bueno”. Y así nos hundimos más creyendo que el mal nos llegó del Cielo, quizás sí, quizás no, no lo sabemos.

Colapsamos, bien sea llorando, sintiendo nauseas, aislándonos, o cualquier otra herramienta que el EGO use.

Quizás por bondad Divina, o por aquello de que nuestra raíz es espiritual y eso la hace inquebrantable, logramos tener un poquito de luz. Y así después de perder mucho tiempo y energías, solicitamos ayuda. Esto asumiendo que quien está en el proceso del EGO a la Luz sea alguien consciente de su identidad espiritual judía o noájida.

Comienza el proceso de reparación, entre muchas fases se incluye la aceptación de la situación: “Estoy mal, no sé qué hacer”. Lo cual es muy liberador.

Paso siguiente comenzar a trabajar en aquello que es poco visible a nuestros ojos. Esto guiado por un profesional que esté capacitado para tal tarea.

Luego de ejercicios, terapias, etc. , comenzamos por fin a ver algo de luz, aunque sea un poquito. El cambio interno se hace evidente. Ya no sentimos angustia, el EGO se sienta en el trono pero no por mucho rato porque esta vez sabemos qué hacer para quitarlo de la silla.

Va a ser muy probable que aquello que nos atormenta vuelva pero ya sabremos cómo mirar para otro lado, cómo pensar con claridad, cómo reemplazar por pensamientos basados en la razón aquellos sentimientos que nos reducían. Ya no seremos como el canino que le muestra sus dientes a la piedra o al palo, esta vez fijaremos la mirada a lo que nos lastima para evitar que vuelva a hacerlo. Esta vez nuestro proceder será espiritual. Rezaremos pero no para negociar, actuaremos con bondad pero sin segundas intenciones.

Y por fin, la solución o gran parte de ella llegará a nuestras manos. Aquello que estaba oculto a nuestros ojos ahora se hace evidente. Si es de recurrir a otro profesional lo haremos. Aquella falla del carro ya no nos quitará más el sueño púes un mecánico capacitado solucionó el error. La computadora volverá a servir. Nuestro cuerpo se sentirá mejor luego de corregir la alimentación e ir al gimnasio. Ya el teléfono fue reparado y podemos seguir usándolo.

O mejor aún, el matrimonio mejoró, algo nos hizo ser mejores esposos, mejores jefes, mejores hijos, mejores hermanos, mejores administradores de nuestro dinero, mejores emprendedores, mejores judíos, mejores noájidas, mejores seres humanos.

(Agradezco al Moré Yehuda por permitirme compartir mi más reciente experiencia y la gran ayuda que recibí a través de la Cabalaterapia y los invito a usar esta herramienta para su beneficio. El proceso del EGO a la Luz es mucho más complejo que lo anteriormente expuesto, espero sea de ayuda para quien nos lee).

Jonathan Ortiz.

Aprendizaje

matematicoLos dos últimos años han sido bastante fuertes para mí y para mi familia. Sobre todas las cosas enfrentamos al fantasma del cáncer. Con la ayuda de Dios, las cosas han ido bien y estamos empezando una nueva etapa con mi esposa e hijos…

Han sido varias lecciones importantes pero creo que algunas se destacan por su significado.

Seguir leyendo Aprendizaje

¡Por los milagros y favores!

poppy-100572_150

No es fácil hablar a otros cuando están enfermos, cuando atraviesan por la difícil  perdida de un ser querido, cuando existen situaciones que emocionalmente los desestabiliza, cuando apremia el miedo, el dolor o la impotencia; ser asertivos en ocasiones no parece ser el fuerte de todo el mundo, pese a las buenas intenciones, a veces no sabemos ¿qué decir, o qué hacer? para intentar afrontar  una situación en la que nosotros mismos no sabríamos como actuar.

La enfermedad, por ejemplo suele tocar las fibras y las emociones de aquel que la tiene, y junto a él de las personas que le rodean, el dolor físico no es fácil para quien lo padece, pero podría decir que  el dolor más grande surge cuando la impotencia nos muestra la fragilidad del ser humano en todo su esplendor, nuestro limitado o nulo poder para controlar la vida y la muerte, precisamente la enfermedad suele ponernos cara a cara con uno de nuestros miedos básicos:  el miedo a la muerte.

Hace tres meses fui sometida a una intervención quirúrgica para tratar una MAV (malformación arteriovenosa cerebelosa), catorce años atrás había reventado y comprendía perfectamente lo que significaba que siguiera allí, para esa fecha estaba creciendo, y venía causándome dolores de cabeza permanentes.   Comprendía el riesgo que corría, porque hasta entonces cada vez que entraba a un consultorio y un médico me preguntaba por mi historia clínica y si había sido operada, yo comentaba o  mostraba mis exámenes, me miraban sorprendidos, para ellos era un milagro, ¡doble!: además de estar viva,  no tenía secuelas.  No quiero entrar en detalles porque la historia es larga, pero me ha dejado grandes y profundas enseñanzas, espero compartir algo de ellas.

 

Claro que tuve miedo, claro que salieron a flote todas mis emociones, llore muchas veces en privado, y el dolor me recordaba constantemente la bomba de tiempo que tenía en mi cabeza, reconocía mi impotencia.

Creo que  en medio del no saber cómo actuar, y de intentar no perderse en las respuestas del Ego, es posible que aparezcan esos famosos insight, que  para mí son quizás los susurros de nuestra alma que finalmente pueden ser oídos,  pese al ensordecedor grito de nuestro Ego que intenta controlar una situación, aparece entonces eso que nos brinda alternativas, que nos da una pequeña luz para emprender una acción concreta,  en mi caso ver el lado bueno era maravilloso, porque con tiempo supe que había algo que podría cortar mi vida instantáneamente,  y por esa misma razón podrían buscarse alternativas que  gracias a la ciencia y a los avances tecnológicos hoy ofrecen una  posibilidad de tratamiento, y aunque también había riesgo, tener algo en mi cabeza a punto de reventar era quizás un riesgo que años atrás me habían marcado, así que era preciso admitir que no podemos controlarlo todo, y que sólo podemos actuar en eso que nos es posible, seguir un tratamiento,  someterse a una intervención quirúrgica, atender a las recomendaciones médicas, y hacerlo en el momento.

No podemos decidir si saldremos de la operación, si el médico será el mejor,  si el procedimiento será un éxito, solo podemos decidir entrar,   emprender esa marcha para hacer lo que podemos.

Hace 14  años no tuve la opción de decidir si operarme o no, me operaron porque era una situación de emergencia, ya había reventado y tratarían de salvarme la vida,  y es ese mínimo o casi nulo de posibilidad de sobrevivir el resultado fue exitoso al 100%, pero esta ocasión debía tomar la decisión, en la que corría contra el reloj,  no era algo que pudiese tratar mediante medicamentos, el primer médico me dio dos alternativas optar por tratarla o  en sus palabras “pegarse a un dios y  pensar que no pasará nada”,   el riesgo era alto,  pero finalmente era yo quien debía tomar la decisión,  él me remitió a otros médicos para mirar las opciones de tratamiento.  Para ellos en cambio había que tratarlo sobre todo tras mirar la historia clínica, así que luego de mirar las alternativas, de escuchar atentamente las observaciones médicas, de revisar personalmente información referente a los tratamientos, sentí alivio al saber que tenía un chance.  Pese a la decisión el miedo apremiaba y  con un nudo en mi garganta, con lágrimas en mis ojos, con mi esposo mirándome sin saber que decir ni que hacer, le dije al médico que había aprendido que: lo que está en nuestras manos hacer debemos hacerlo, pensé en que quería vivir otro tiempo, en que quería ver a mis hijos más grandes y menos dependientes de mamá y papá,  también  que ya había vivido lo que tenía, que ya había tenido oportunidad, que el tiempo vivido había valido la pena, pero sentía que quizás todavía habían cosas pendientes. 

Tuve la oportunidad de despedirme de mi esposo,  de confiarle a él mis deseos si faltaba y aproveche para decirle  lo feliz que me sentía por haber compartido este tiempo de crecimiento juntos, confesé que pese a mis lagrimas si me iba lo haría feliz, porque no sentía que tuviera sueños que no hubiese cumplido, pero … aun allí nuevamente  lloré por mis hijos porque aun están pequeños, porque tenía miedo, ya saben hay un abanico de emociones y sensaciones en esos momentos que parecen inundarnos.

No quise comentarlo con  muchas personas, ni siquiera a mis papás quise explicarles la complejidad del procedimiento al considerar su condición actual de salud y una noticia de esta podría hacer mucho daño.  Así que lo hice sólo con los más cercanos, quizás lo comente a otras personas pero no a profundidad.  Y mientras tanto opte por vivir a plenitud el tiempo que tenía, haciendo lo cotidiano, pero siendo feliz por ese tiempo.

 

El resultado luego de decidir entrar al quirófano, fue nuevamente un ¡milagro maravilloso!, y otra vez: ¡Doble!; y es que  a parte de tratar la MAV, el médico  intervencionista al estar realizando el  procedimiento encontró en el interior un Aneurisma Cerebral y pudo cerrarlo, hasta ese momento sólo había sido visible la malformación, y bueno aquí estoy, agradecida profundamente por esa nueva oportunidad y  escribiendo con la intención de compartir algo que te pueda ser útil también a ti.

Para todos aquellos que pasan en éste momento por una situación difícil, ya sea por enfermedad  u otra de esas situaciones en las que las emociones no nos permiten ver con claridad, es mi deseo que puedan alcanzar alivio, tranquilidad y fortaleza en esa dura prueba, y espero puedas tener presente lo siguiente:

 

  1. Haz Tu parte

Tengan presente que: si  existen cosas que pueden y  está en sus manos hacer, es eso precisamente lo que deben hacer, pero ten presente, no es dar órdenes al universo para que cumpla tu voluntad, ni apegarse a falsas expectativas que puedan prometer cambiar la realidad,  son acciones concretas, lejos de la fantasía, por ejemplo:  seguir las prescripciones médicas, tomar los medicamentos, realizar las terapias, someterte a una intervención quirúrgica, realizar cambios en la alimentación o hábitos para favorecer  un tratamiento, buscar ayuda de profesionales, orientación si se precisa, admitir nuestras emociones, nuestro limitado poder sin dejar de hacer lo que nos corresponde,  en pocas palabras hacer eso que puedes, optar por la vida haciendo lo que te corresponde a ti.

 

  1. Se optimista, alégrate por el momento presente

Sobre todo allí donde el miedo, y el dolor nos recuerdan la fragilidad del ser humano, de esa dimensión física que es vulnerable,  la alegría (que puede parecer perdida o escasa frente al miedo) es necesaria para aumentar las defensas, para dispersar nuestra mente de las ideas fatalistas de nuestro Ego, claro debes recordar que;  estar alegres no implica negar el miedo, suprimir las lágrimas cuando aparezcan, intentar negar las emociones, sino saber que existen, admitirlas, y luego reconocernos en nuestro justo lugar, sí, es verdad somos el puntito al interior de un punto en el vasto universo, y aún así hay tantas cosas  buenas que al momento presente hemos recibido, alegrías, tristezas, conocimiento, placeres, hemos disfrutado de un helado alguna vez, de un chocolate, de un abrazo sincero, y “no todo tiempo pasado fue mejor”,  el presente ha llevado a nuevos desarrollos, a encontrar respuestas, alternativas, tratamientos, en fin; mirar con optimismo esas posibilidades que existen, que no son supersticiones, ni fantasías, ni falsas ideas de poder, sino eso que es real sin ir más allá del presente y empezando a disfrutar de cada instante al máximo.

 

  1. Confía en el Eterno, eleva tus oraciones

Finalmente ten presente que has de  confiar en Aquel que TODO lo puede, ello incluye eso que para nosotros es imposible, y aunque se dice fácil  por experiencia se,  que  en la marcha no lo es, pero; es necesario, será útil, el no sentirte sólo, el reconocer que el mundo no es una casualidad, como tampoco lo es tu vida,  el mirar a tu alrededor y descubrir que tras la perfección de un mundo maravilloso hay un Hacedor que no obra por casualidad, que hizo un mundo perfecto, que te hizo milagrosamente increíble al igual  que a  cada ser y cada detalle de la obra creadora.   Solamente, ten presente que Él,  no es un siervo, así que no demandes de su parte  milagros,  no hagas trueques con Él, pactos que parecen negocios, sólo date el chance de encontrarlo en la medida que lo buscas, eso ya será bastante..

Ora, con tus palabras, lee salmos, pero habla con Él, personalmente no quería pedir milagros.  ¿Cómo hacerlo cuando constantemente veo, recibo, y vivo gracias a ellos?, por el contrario justo en ésos momentos la oración que más repetí era de agradecimiento,  quise reconocer los milagros cotidianos, lo valioso del tiempo que había vivido, y esa fue mi oración,

 

  1. Se agradecido por todo lo que ya has recibido

 Déjate maravillar al contemplar y reconocer cada suceso cotidiano como un milagro, y agradece por ellos, por lo que has recibido a cada instante, hazlo en un diálogo sincero,  con tus palabras, pero… “Agradece”, empezar a hacerlo te hará reconocer los muchos regalos que has recibido.  Hay una bella oración que con el permiso de nuestros hermanos judíos comparto, porque creo nos enseña mucho.   Es una oración que hace parte del  Shajarit para todos los días, y está en  la parte del  Shemone Esre,  se no es una oración propia, no me pertenece pero estoy segura guarda un mensaje para tener presente.

 Te habremos de agradecer  y pronunciaremos alabanzas  para Ti,

por nuestras vidas, que están en Tus manos, 

y por nuestras almas, que están depositadas en Ti,

Y por Tus milagros, que están constantemente con nosotros,

y por Tus milagros y favores de cada momento,

al atardecer, al amanecer y al mediodía.

Tú eres el Benéfico, pues Tu compasión no cesa nunca,

el Compasivo, pues Tu bondad es infinita,

porque siempre depositamos en Ti nuestra esperanza.

 

Maravillosa, profunda.  Quizás en momentos difíciles anhelamos un milagro, queremos que “algo” nos saque de esa situación de impotencia, pero tal vez lo que debemos hacer dista de anhelar milagros para empezar a ver con detenimiento cada uno de esos sucesos que pese a que damos por sentados son milagrosos,  y que provienen constantemente del Ser que es todo bondad.  Que sea un acto cotidiano el agradecer por todo ello, eso nos alejará de ser demandantes y nos acercará a ser agradecidos por todo.

 

Hasta aquí, lo que quería compartirles, espero les sea útil.  Toda mi gratitud primeramente para el Eterno,  por hacer que esa probabilidad fuera un milagro para mí, y para los que estuvieron cerca, o para quienes fueron usados desde su competencia médica.  Mi gratitud a esos “buenos amigos” cuyas oraciones se dirigieron también por que continuara mi vida, y estuvieron allí pendientes, y se alegraron junto a mi por el resultado, gente maravillosa.  ¡Gracias infinitas!

P.D.: Me siento feliz, una de las razones es que el 3 de Tamuz  según el  calendario hebreo me recuerda que  han pasado 37 años, de oportunidades, de vivencias y sobre todo de reconocer a cada instante esos milagros que nos llenan constantemente. Me siento profundamente agradecida con Aquel que me ha dado la Vida .

 

(Por la salud  de María Consuelo González quien me ha enseñado lo que significa fortaleza pese a nuestra debilidad, de mi querido Maestro Yehuda Ribco y su familia.  Por el descanso de Jairo Castellanos, y el pronto consuelo de su familia.   Igualmente que prontamente  no sepamos de enfermedad, de dolor y de tristeza).

 

Un abrazo, y Feliz semana

 

Un sueño, el milagro de la vida y el mayor de los conocimientos

arcaEsto que quiero compartir, empezó hace muchos años atrás. Empezó con un sueño. Un sueño que me llamaba, que se repetía, que lo llegué a considerar parte de mí, que lo llegué a considerar como una premonición que la compartí con mi esposo, Juan. Un sueño que en un momento dado, años más tarde, lo llegué a tolerar como algo simpático pero que no tenía importancia.

Llevo quince años de matrimonio y junto a mi esposo tenemos casi catorce de observancia de las Siete Leyes Noájidas, justamente la edad de mi hijo mayor, Daniel.

Poco después de que nació mi hija Keren, que hoy tiene once años, tuve un sueño que se repetía cada cierto tiempo, en el cual yo era madre de otro hijo. Parecía una locura pues mi esposo aún realizaba estudios doctorales y cada fin de mes llegábamos con la cuenta bancaria casi en cero. De hecho, mediante el control de fechas empecé a cuidarme para no quedar embarazada…

Cuando lo soñé por primera vez, mi hermana Giovanna todavía no tenía hijos. Yo tenía años orando muchas veces para que el Eterno la bendijera a ella y a su esposo con un hijo, pues habían pasado muchos años desde que se casaron y todavía Dios no les daba esa bendición…

Mi esposo obtuvo su grado de PhD en la Universidad de Chile e inmediatamente empezó un postdoctorado. No mucho después recibió una oferta para realizar un segundo postdoctorado en el Technion, Israel. En aquel tiempo recibimos con gran alegría la noticia de que mi hermana estaba embarazada. Le llamé por teléfono a Ecuador para felicitarle y me comentó que ya hasta le habían comprado una pelota de fútbol, que iba a tener un varón. No pude evitarlo y le dije que yo había soñado que iba a tener una mujercita; ella me dijo que no, que era varón, así que decidí contarle mi sueño…

El sueño sigue en mi mente con toda la claridad posible. En él, mi hermana, su esposo y yo llegamos a un lugar en donde había una casa muy antigua, parecida a un castillo. Junto a la casa había un portón grande como de garaje. La puerta se abrió y el lugar parecía estar lleno de nubes y había muchos bebés ahí. Mi hermana entró primero, después su esposo y por último entre yo. En ese momento se me acercó un bebé y a pesar que sólo le vi el rostro supe que era un varón. Me vino a abrazar y me dijo “mamá”, a lo que yo le contesté: “Todavía no es tiempo, no vengo por ti. Venimos a buscar a la hija de Giovanna”.

Este fue un sueño que se repitió algunas veces, incluso después de que ya nació la hija de mi hermana.

No mucho después de nuestra llegada a Israel, Juan estableció contacto con Rabí Yirmeyahu Bindman cuyo libro “Los Siete Colores del Arco Iris” había traducido al castellano.[1] Entre otras cosas, el Rabino le dijo, “Nadie viene a Israel por nada”…

La frase del Rabino parecía tener poder. Unos días después tuve que salir de una clase de hebreo (estudiaba en un ulpán de la ciudad de Haifa) pues me sentía terrible. Para mi sorpresa la doctora que me atendió me informó que estaba embarazada y comentó, “Siempre les pasa a las parejas jóvenes pues aquí en Israel es normal que la mujer quede embarazada aún si se cuida”.

Pensamos que tendría ese niño varón que yo había soñado varias veces. Pero no fue así. El Eterno nos bendijo con una niña, Jaya.

Después de concluido el postdoctorado de mi esposo regresamos a Ecuador, con nuestros tres hijos. Pero el sueño de que yo era madre de un varón nuevamente se repetía.

Cuando Jaya tenía 4 años nuevamente quedé embarazada, pero este embarazo no prosperó y tuvieron que hacerme un legrado (véase https://jmayorga.wordpress.com/2013/03/20/no-asesinar/). Mi salud después de esto quedó afectada y el médico me recomendó ya no tener más hijos; así que, después de analizarlo bien decidí que debía hacerme la ligadura.

Busqué un médico especialista para que realizara esta intervención. Producto de los exámenes rutinarios ordenados por él, para mi sorpresa, se descubrió que tenía un problema de hipertiroidismo que estaba afectando mi corazón. Por esta razón la ligadura debía esperar hasta solucionar ese problema. El tratamiento involucró una pequeña dosis de yodo radiactivo y el médico indicó que no podía tomar ningún anticonceptivo.

Me preparé durante tres meses para el tratamiento con yodo. Después de tomar el yodo tuve que permanecer aislada diez días. Hasta saber que el yodo había provocado el efecto deseado, lo cual tomaría unos tres meses, no podía tomar otros medicamentos; así que, para no quedar embarazada, durante este tiempo use el método de control de fechas fértiles para prevenir un embarazo.

Luego de dos meses recibí con gran alegría la noticia de que el problema de mi tiroides estaba resuelto. Comencé a asistir a un gimnasio con una amiga noájida para mejorar mi salud hasta que llegara el día de hacerme la ligadura…

Pasó un mes más y Juan me pidió que le acompañe en un viaje de trabajo. Cuando regresamos me dio una infección intestinal muy fuerte que atribuí a algún alimento pasado que podría haber ingerido durante el viaje. Producto de los exámenes médicos, llegó una noticia como balde de agua helada: nuevamente estaba embarazada, y ya era un mes de embarazo. El problema está en que, de acuerdo con las cuentas, el tiempo no era el pertinente para que una mujer que haya pasado por el tratamiento de yodo radiactivo pueda quedar embarazada – lo recomendable era esperar por lo menos seis meses. El cuadro era tan complicado que estuve hospitalizada una semana, teniendo muy claro que la probabilidad de perder el bebé era extremadamente alta…

Después de lo que calificó mi médico ginecólogo como un verdadero milagro, el embarazo continuó. Acudí tan pronto como fue posible a una cita médica con mi endocrinólogo, quien hizo sus estudios de especialidad en Israel, con miedo e inquietud de que el tratamiento con yodo pudiera haber afectado de alguna manera a mi bebé. Sin embargo, con sus aproximadamente cuarenta años de experiencia, me dio ánimo y me dijo que hace poco había tenido un caso similar y que el niño había nacido bien, “así que confíe en que todo va a salir bien”.

En aquel tiempo, yo veía preocupada como se me habían presentado tantas dificultades pero en realidad eran milagros tras milagros. Una secuencia de causas y efectos que salvaron mi vida, que salvaron a mi bebé. Pero la secuencia no había terminado…

En uno de los exámenes rutinarios, ordenados por mi ginecólogo, aparecieron indicios de que nuevamente algo no andaba bien con mi tiroides. Al abordar el caso con mi endocrinólogo apareció un problema mayor pues me detectaron cáncer, un nódulo cancerígeno que debía ser extraído  lo más pronto posible. De hecho, si no hubiera estado embarazada, la intervención se la hubiera realizado inmediatamente. La operación se programó para el tiempo en que yo estaría finalizando el cuarto mes de embarazo ya que, por el cuadro, era lo más recomendable – teniendo en mente que la probabilidad de perder el bebé era altísima pues sería necesaria anestesia general.

Fueron momentos muy duros y fue el tiempo en que tuve que recargar mi cabeza con todas las enseñanzas que había aprendido durante mi vida como noájida: los consejos que había leído en artículos de Fulvida, AishLatino, Jabad, JudaismoHoy, los cds y libros que había oído y leído de Breslev, la fortaleza que me daba mi esposo, etc.

Ya más fortalecida llegué al día de la operación. Duró cuatro horas. Gracias al Eterno sacaron todo el cáncer y yo me encontraba bien. El cirujano me dijo que se oían latidos del corazón del bebé, pero que no me podía asegurar nada hasta que pase un tiempo prudencial y sea evaluado por un especialista. En la noche del mismo día llegó el especialista con todo su equipo para revisar al bebé en mi vientre y para su sorpresa el bebé estaba vivo, con su corazón funcionando de forma normal. Al parecer las cuatro horas que duró la operación no le afectaron en nada. Mi familia y yo lloramos de alegría y le dimos las gracias Dios.

En medio de todo esto recuerdo que mi ginecólogo, cuando supo lo del cáncer, me dijo, “Me saco el sombrero delante el cirujano que le va a operar porque en la mayoría de los casos, el médico no le opera si no se provoca un aborto antes”. Y también me dijo, “si su niño sobrevive a la operación es porque Dios quiere hacer algo grande con él”.

Mi embarazo continuó. Fue milagro tras milagro.

Por mi misma situación, al final del embarazo me dio preclamsia y fue muy duro el parto. A mi bebé lo llevaron a la unidad de neonatología, el pasó ocho días allí. A mí me dieron el alta a los cinco días.

Pero los milagros nunca pararon. Dentro de mi hospitalización requerí dos pintas de sangre en una madrugada. Juan fue al Banco de Sangre, para recibir las dos últimas pintas allí disponibles de mi tipo de sangre, AB+.

Mi cuarto hijo, el bebé soñado, se llama Jaim Gamliel y tiene tres meses. No toma ningún medicamento si bien requiere un control mensual de un urólogo pediatra pues tiene un pequeño problema que en muchos casos se resuelve por sí mismo durante el primer año de vida. Por mi mente nunca se me hubiera ocurrido circuncidarle a mi hijo, pues tengo bien claro que soy noájida y no judía, pero el urólogo tuvo que realizarla para evitar posibles infecciones.

Respecto a mi salud: como parte del tratamiento para el cáncer me dieron una nueva dosis de yodo radiactivo, mucho más potente que la vez anterior. Todo esto lo estoy escribiendo en estos 15 días de aislamiento que tengo que pasar. Creo que compartir esta historia con ustedes es una forma de agradecerle al Eterno por todo lo bueno y por todo lo aparentemente malo que nos ha sucedido.

Ahora he comprobado en mi vida que todo está en manos del Creador, que Él tiene el control y que cada cosa que nos sucede tiene un propósito. Este es el mayor de los conocimientos que haya podido vivenciar.

______

Notas.

[1] Para este tiempo, a más del libro de Rabí Bindman, Juan había traducido “El Camino del Gentil Justo” (Clorfene & Rogalsky) y “¿El Verdadero Mesías?” (Kaplan).

LAS ENSEÑANZAS DE RUBEN BENITEZ ARROYO

DIPOLOMA RUBENEra septiembre de 2007 e iniciábamos el primer curso de noajismo en México.

Apareció un joven sencillo, con un rostro alegre pero que emanaba tranquilidad.

-Hola- dijo el joven;
-Soy Rubén y vengo a aprender noajismo. También me gustaría que mi esposa y mi familia pudieran asistir a las clases.

Desde ese día, pasaron grupos y personas diversas, unos venían e iban. Pero Rubén, por alguna razón, nunca se le hacia tarde, nunca faltaba a acompañarnos. Creo que incluso en una reunión a la cual nadie asistió y se tubo que cancelar, llego a mi casa para estudiar. Así pues, nos pusimos a estudiar. Gracias Rubén, porque es aburrido estudiar solo…

No recuerdo haber escuchado alguna vez quejarse a Rubén o verlo llegar tarde a las sesiones. El siempre colaboraba, siempre escuchaba, nunca fue un colega problemático. Era su presencia, silencio y alegría. Siempre colaborando, siempre sonriente. Observaba y sonreía. También cuando las situaciones que generaban sus compañeros y que hacían que las sesiones se salieran de la regla del curso el solo observaba y sonreía. Como si supiera dentro suyo que no hay tiempo para perder y que había algo dulce y bueno en el silencio de escuchar, de iniciar el estudio, de dejar lo que interrumpe el aprender lo que desea El Eterno de nosotros.

Alguna vez le comente: -Rubén, yo creo que ya es tiempo de que hagas un grupo de estudio en tu localidad, pues se que sabes mucho de lo que en siete años hemos repasado. Pero sonrió, me miró y permaneció en silencio. A veces parecía que quería reír a carcajadas. ¿Que sabia su alma? yo me preguntaba.

Sin embargo, no dejo de asistir a las sesiones.

Un día se ausentó y hable por facebook para confirmar su asistencia a las sesiones y me dijo:

-Ramón, OK ENTERADO, CONFIRMO EN LA SEMANA. ESTO DEBIDO A PROBLEMAS DE SALUD DE MI PADRE QUE ME HAN AVISADO, ENTONCES, SI TENGO QUE SALIR NO PODRE ASISTIR, SALUDOS Y HASTA PRONTO…

Después contesto para explicar su ausencia a otra reunión diciendo:

OK, ENTERADO. PERO NO PUDE ASISTIR POR QUE ANDABA TRABAJANDO EN GUERRERO. LLEGUE EL 5 DE SEPTIMBRE. SALUDOS

Después, en los siguientes días ya no contesto mis mensajes…

Hasta ahí mis charlas con Rubén, que fue el alumno que nunca falto… Sin embargo, ahora creo que nos hace falta su presencia.

No dejo yo otra cosa en este texto sino lo que pude ver como sus enseñanzas. Las enseñanzas de Ruben, que me han tocado profundamente y son: Que el hoy se vive con alegría, con una sonrisa amable y en silencio, sin quejarse y sin hablar de tribulaciones. Al menos así fue como se presentó el amigo de estudio de los siete en nuestra filial, el buen Rubén…que seguro goza ya del mundo por venir…

Hasta siempre amigo…

Debo salir con una pareja noájida consciente de su identidad o no?

datingEncontrando tu pareja noájida

Un amigo de Fulvida realizó una pregunta muy interesante que yo también me hecho por mucho tiempo pero a la que no le había encontrado respuesta sino hasta hoy, así que me he puesto a pensar al respecto y, corríjanme si me equivoco por favor, pero lo que esbozaré más abajo es mi experiencia con el tema de encontrar una pareja noájida.

Justamente hoy en la mañana me desperté pensando al respecto, es una de esas ideas que te vienen a la mente de repente y que te dan una claridad como nunca antes la habías tenido; de hecho pensé en no compartirla todavía, pues pensé que todavía no la había madurado, pero al parecer, es menester mencionarla para poder responder a la pregunta de este amigo.

La pregunta sería, “con que tipo de mujer uno debe juntarse??? como todos saben republica dominicana es un pais cristianizado, a lo mas que he visto son personas decepcionados con este sistema pero mentalmente se conectan en algun punto o involucrado en las ramificaciones del cristianismo…. que se puede hacer?”, o sea, debe uno salir y formar un proyecto de vida con una pesona noájida consciente de su identidad o no? Es una pregunta bastante complicada a la que yo llevo años sin encontrarle respuesta y hay detrás de mío una estela de relaciones fallidas precisamente por ese mismo asunto. Discúlpenme por hablar en primera persona a través de todo el comentario, no lo hago con el afán de figurar, sino de expresar lo que yo he vivido y cómo es que lo he manejado.

Ya de por sí el tema del amor es un tema bien complicado porque el amor está sujeto a las leyes de la física, entonces dos cuerpos no pueden ocupar el mismo lugar en el tiempo y en el espacio y ahora que me pongo a pensarlo, con sobrada razón es que los sabios dicen que el amor ocurre cuando se da sin esperar nada a cambio, porque solamente así una acción puede ocupar un lugar en el tiempo y en el espacio, de otra manera lo que ocurre es el choque de dos objetos y ya no existe el amor.

Pero les voy a contar un poco más de mi experiencia que tuve esta mañana. He conocido muy de cerca el tema del enamoramiento y de la vida en pareja lo suficiente como para por lo menos darme una idea de qué es vivir con otra persona, tarea que por cierto no es nada fácil, pues en ocasiones hay choques de EGO’s que si no se saben manejar, pueden terminar creando catástrofes y explosiones que no solo dañan en el momento sino que dejan cicatrices y resentimientos para toda la vida.

Nótese que hablo de parejas comunes, que muchas veces se basan en creencias idolátricas, sean éstas cristianas, musulmanas o ateas, al final todo es lo mismo; pero lo que sí debe de quedar claro es que hay una situación que siempre se debe de tomar en cuenta, el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer para convertirse en uno solo; he aquí el principio de la relación, la independencia del individuo, tanto del hombre como de la mujer que se unen, pero he aquí el inicio del dilema, pues ello implica dejar el seno familiar propio para construir uno nosotros, es decir, salir de esa extensión del claustro materno para enfrentarnos como pareja al mundo.

En mi paso por este tema he visto de todo, desde las ateas más acérrimas hasta las cristianas más fanáticas pero quizás la persona más peligrosa de todas es la que dice no tener religión o finge ser alguien que no es para estar con uno o dicen ser noájidas pero no respetan los límites, entonces en realidad son personas que quieren ser judías pero sin tener que pasar por la “molestia” de la conversión, y ahondan en cada recoveco para tratar de actuar como judías pero manteniéndose “noájidas”.

Luego las hay como aquellas que dicen que no tienen religión y que creen en “dios”, y nótese que utilizo el sustantivo en minúscula, porque en realidad sí tienen religión; quizás no acudan a un templo católico, evangélico, adventista…, pero dicen que jesús es dios, por ende, tampoco son noájidas conscientes de su identidad.

Luego las hay las que parecen una ensalada de frutas en pleno apogeo de temporada; cogen un poquito del budismo, otro poquito del judaísmo, otro poquito del hinduismo, un poco del taoísmo, del sintoísmo… y son como una jambalaya de Nueva Orleans en plenas vacaciones de verano. Dicen no ser personas religiosas, pero tienen una confusión mental tan grande, que ni ellas mismas se entienden; no son coherentes en su forma de ser y aunque dicen ser humanistas, en realidad llevan muchos resentimientos.

Luego las hay que son ateas, pero en realidad lo que han hecho es sustituir a un ídolo por otro; pero quizás la peor de las experiencias que haya tenido con respecto a este tema es la de una muchacha que decía no ser judía, “nunca” y esto, en sus propias palabras, por eso uso las comillas, haber sido noájida pero sí muy estudiosa de la Torá y de hecho gasta buena parte del buen salario que gana, enriqueciendo a fantoches que le venden bagatelas a precio de joyas de las más finas.

Así que mis queridos amigos, he visto de todo y varias son las conclusiones a las que he llegado con respecto a este tema:

1. Los fallos se dan de ambos lados, nunca es solo culpa de una persona. En mi caso, los fallos han sido por dos motivos, por el miedo a estar solo y por el deseo de dar amor, por eso me abalancé muy rápido en las relaciones.

2. La mayoría de la gente no sabe lo que es el EGO y vive de su Yo Vivido, entonces pasan comparando sus relaciones pasadas con la actual.

3. Si se goza de cierta posición social, muchas personas fingirán ser quien no son para estar contigo, te estudiarán, verán tus fortalezas y debilidades y con máscaras y sagacidad te harán creer que comparten tus creencias, pero a la hora de llegada, cuando hay que sacar la casta, huyen. En el caso de no tener esa posición social, siempre habrá alguien que quiera estar con uno y buscará la forma de entrar, usualmente con máscaras.

4. En el tema de noájidas y judíos, los judíos son mayoría calificada y eso que apenas son menos del 0.03% de la población en el mundo! O sea, los noájdas conscientes de nuestra identidad somos tan pocos que encontrar una pareja noájida consciente de su identidad es una verdadera lotería.

5. Esto me lleva a otra conclusión que tiene que ver con la necesidad imperiosa e imprescindible de la comunicación auténtica, se debe ser auténtico en todo momento y dejar de lado esas tonterías que dice más de un trasnochado por ahí que debemos de ser la persona que la pareja en potencia o la pareja quiere que seamos. De ninguna manera! En todo momento debemos de ser nosotros mismos, eso tampoco es excusa para ser unos irresponsables o unos patanes con el cuento de que estamos siendo nosotros mismos, pero como todo ser humanos, tendremos defectos y virtudes, pero si nos mostramos tal cual somos a las personas, entonces ellas podrán escoger tanto como lo podremos hacer nosotros por medio de eso que los abogados llamamos “una decisión informada”.

6. Se debe de salir al mundo y conocer a otras personas y salir con ellas, pero ojo, no en plan de pareja sino de amigos. Hay más de uno por ahí que dice que no quiere volverse el mejor amigo de la chica bonita, eso es muy cierto, pero por eso hay que tener la inteligencia emocional para hacerle saber a ella que le gustas pero que primero quiere que sean amigos. Ahora ya sé lo que me vas a decir:

“Bueno, pero es que eso no sirve porque si la persona quiere estar conmigo fingirá hasta que logremos ser pareja”. Hasta cierto punto es cierto pero no del todo, porque hay muchas personas que si lo que les interesa es lo pasajero, entonces rapidito se van, habrá casos más complicados donde la persona finja muy bien, pero con el pasar del tiempo, por más máscaras que se pongan, eventualmente saldrá la venada careta.

Yo he pasado por todos esos errores entonces con la voz de la experiencia lo voy a decir, cuando uno se vuelve amigo de una muchacha que le gusta y se vuelve un felpudo, es ahí donde lo ven a uno como hermano pero no como pareja, es la famosa “friend’s zone”, y está bueno que eso pase porque uno lo que se vuelve es un arrastrado que como dice Guillermo Dávila “vende el alma si le dan migajas de calor y un poco de aliento”, y el resultado es ese; las mujeres y los hombres te verán como un felpudo y no querrán nada contigo más allá de una amistad.

Pero si uno se amarra los pantalones y las enaguas y es seguro de uno mismo, con autoconfianza, no con arrogancia y busca mejorar en todos los aspectos, bien puede tener una amistad que trascienda a algo más y no caer en la “friend’s zone” o “zona de amigos”. Un error muy grande que muchos hombres cometen es que se avientan muy pronto o no se avientan del todo y he ahí el por qué pasan estas cosas. En mi caso mi error es ser demasiado aventado y por eso me he estrellado.

7. En séptimo lugar, uno debe de quererse a uno mismo y a la pareja, pero no permitir que le pisoteen. Claro, en países como en el que yo vivo, eso es un problema muy grande porque significa no dejarse controlar, ello no implica que uno no quiera pasar tiempo con la pareja, pero respeta la individualidad y tiene un círculo social, cosa que a muchas personas no les gusta, porque existe la idea errónea que el tener una pareja implica no tener amigos, pasar metidos en la casa y tener control absoluto sobre la pareja, cosa que es completamente tóxica e insana, pero las personas lo hacen.

Esas al menos son algunas de las conclusiones a las que yo he llegado después de mis experiencias en este tema. Ahora entremos a analizar ciertos aspectos que considero relevantes. Ya sabemos que las probabilidades matemáticas de conocer a una persona noájida consciente de su identidad que nos atraiga son muy bajas, pero no imposibles, al menos en mi caso sigo sin perder la esperanza.
Un error garrafal que cometí con respecto a este tema es el de mezclar el amor con la enseñanza del noajismo a personas que no estaban interesadas en salir de la celdita mental en la que están. Si aplicamos uno de los caminos de la sabiduría que es el aplicar las destrezas de los negocios a la vida en general, nadie invierte en un proyecto en el que sabe que va a perder, y si es tan arriesgado de hacerlo, debería de salirse del proyecto sino ve resultados.
Por eso hablaba de quererse a uno mismo, porque en una relación dedicas tiempo, dinero, emociones, etc., que van dirigidas hacia determinada persona y que esa persona debería de agradecer, aunque nótese que todo eso que tú haces en sin esperar nada a cambio, pero en el entendido que si no ves que la otra persona haga su parte, entonces algo está mal

Sé que suena contradictorio pero no lo es; una cosa es dar sin esperar nada a cambio y otra convertirse en un felpudo, porque en el momento que uno se vuelve la alfombra para que la otra persona se limpie los zapatos, se pierde el respeto, y al perderse el respeto se pierde el amor, lo que probablemente haya sea amor-tización, pero no amor.

Esto tampoco implica que vayamos a desechar a la persona de buenas a primeras, porque todo el mundo tiene derecho a enmendar sus errores y para eso está la comunicación auténtica, pero cuando uno ha intentado y no hay cambios de parte de la otra persona, hay que hacer lo que decía Gloria Estefan, “pues es mejor decir adiós”.

Bueno, todo esto tenía que ser dicho antes de contestar a la pregunta del amigo Manuel, porque no tiene sentido el buscar una relación seria y formal con una persona que tenga la misma forma de pensar que nosotros si no sabemos cómo comportarnos.

Ahora viene la parte de conocerse a uno mismo y qué es lo que quiere. Y aquí es entonces donde debe uno de preguntarse, para qué es que quiere una relación? Les voy a contar mi experiencia. Ayer trabajé por 14 horas, usualmente mis jornadas laborales no bajan de las 60 horas por semana, en este momento estoy todavía pagando un par de deudas de la U, pero llegará el momento en que las cancele y ahora qué?

Entonces después de haber dormido solo por cuatro horas porque me tenía que levantar temprano para trabajar, resultó ser que me puse a pensar, cuál es el punto de hacer la plata, cuál es el objetivo de trabajar ochenta horas por semana, sino es para algo que trascienda. No sé si ustedes han tenido la oportunidad de experimentar eso que algunos llaman, una “epifanía”, pero cuando ocurre, uno siente como si el espíritu o la mente se acomodara cual bola de billar en la red de la mesa y entonces las cosas se pueden ver con claridad.

Hasta ese momento fue que me cayó la moneda, como decimos aquí en Costa Rica, y vi la razón de ser de generar el dinero y la posición social ahora que estoy soltero, para poder darle a mi futura familia una vida digna y poder dedicarles el tiempo, fue ahí donde comprendí el tema de una manera ya no solo intelectual ni emocional sino también espiritual.

No es sino hasta que uno tiene esta meta realmente clara que comienza a ver las cosas de manera distinta, a decir verdad, es muy temprano para estar escribiendo de esto, pero como no existen las casualidades sino las causalidades, en este preciso instante me encuentro respondiéndole la pregunta a alguien más.

El generar dinero por el hecho de generar dinero, sin tener en mente una familia, futura esposa y futuros hijos, es completamente vacío, al menos así lo vi yo hace unas cuantas horas cuando me desperté, me di cuenta que pronto estaré generando ingresos muy buenos, pero qué sentido tiene generarlos sino es para compartirlos con los seres queridos?

Vamos a la última parte de la misiva de este amigo que tiene que ver con el conocer a parejas noájidas conscientes de su identidad. Empecemos por mencionar que no existe la tal media naranja, lo que existe es arduo trabajo y sacrificio para que una atracción inicial permita a las parejas interactuar y acoplarse el uno con la otra, así que la cantaleta de la media naranja y demás payasadas no son ciertas. El alma podrá ser similar, pero en serio, realmente vamos a creer que Dios es tan cruel que nos puso solamente un “alma gemela” entre siete mil millones de personas.

Nada más imaginémonos lo que eso implicaría, habría que gastar fortunas buscando a esa alma gemela y ni aunque viviéramos dos mil años lo lograríamos; pero afortunadamente El Eterno, en Su Infinita Sabiduría, no piensa al nivel primitivo que nosotros y aportó una solución mucho más sencilla y factible, como todo lo que nos ha dado. En vez de existir un alma gemela única o un puñado de ellas, existe una atracción inicial que nos lleva a buscar a la persona y a conocerla, nótese otro punto más de esa sabiduría, pues al comenzar a conocer a la persona, a su Yo Aunténtico, tenemos que dejar de lado nuestro EGO, porque de otra manera amoldamos a la persona a lo que nosotros queremos que esa persona sea y no a lo que la persona es, desconexión de la realidad, suena familiar?
Bueno, como ya sabemos que no hay tal media naranja única y que no vamos a tener que buscar brujas ni superpoderes para encontrar a esa “alma gemela”, ya podemos descansar y respirar profundo; ahora viene la parte más complicada que es la de encontrar a una noájida consciente de su identidad o por lo menos de mentalidad abierta para escucharnos.

Hay dos formas de hacerlo, una es aplicando las del cuento del alma gemela y buscando noájidas conscientes de su identidad, que dicho sea de paso, implica una erogación monetaria bastante alta, porque yo encontré un par cuando fui de viaje en Europa pero ni ella puede venir a Costa Rica ni yo me puedo ir en estos momentos a Europa, entonces ese método tampoco funciona muy bien, salvo que se pudiera mantener una relación a distancia, cosa que no creo porque ni siquiera nos conocemos lo suficiente como para desarrollar confianza, mucho menos amor y, segundo, porque esto no es una película de Hollywood y esos tiquetes de avión y estadías son bastante caras.

Así que, querido Manuel, no te recomiendo esa opción. Hay una más factible y mucho más provechosa que es la de comenzar a forjar amistades con personas a las que se les puede hacer saber sobre la atracción, pero que primero se quiere forjar una amistad. Yo me sorprendo de ver cuántas muchachas bien guiadas podrían despertar de la idolatría, pero eso sí, se requiere paciencia y en la cultura del microondas a veces no tenemos eso, y me incluyo yo en ese grupo de los impacientes.

Cómo conocer mujeres noájidas? Muy sencillo, no yendo a lugares que frecuenten las mujeres judías, si no es judía es porque es noájida; ahora, cómo conocer a mujeres noájidas conscientes de su identidad ya es otra cosa. Estas son las características que yo buscaría:

1- Cierto atractivo físico, aunque no lo basaría todo en esa parte.

2- Si me gusta físicamente, me fijo que sea una persona humilde pero no felpudo, porque una felpudo no se respeta a sí misma y es muy probable que llegue a desarrollar una relación de codependencia, y te cuento que he pasado por esas y no es nada bonito.

3- No necesariamente tiene que ser una noájida consciente de su identidad, pero sí de mentalidad abierta para escuchar y debatir, preferiblemente una mujer que no tenga miedo a decir que no cree y que busque e investigue por su lado, para que corrobore por ella misma las cosas y no se quede solo con el decir de uno; eso demuestra cuatro cosas, diligencia, responsabilidad, amor por sí misma y rechazo a la pereza. Como el noajismo es lógico y sagrado, si ella realmente es una persona en consonancia o equilibrada en su ser, aceptará las cosas y verá que su ateísmo o religiosidad son errados.

4- Que ella sea una persona de familia, un amigo por ahí me dijo, fíjate que sea buena hija y buena hermana, si es así, entonces es muy probable que también sea buena esposa.

5- Otro aspecto a tomar en cuenta es si es una buena amiga, no contigo, porque si le gustas entonces es obvio que contigo será buena, tienes que ver cómo es con los demás, con los que a ella no le interesan.

6- Determinar si es una lengua larga que solo sirve para comerse a le gente, porque eso solo demuestra lo egotista que es. De esas hay que salir huyendo.
7- Otra cosa es ver si es caritativa más allá de su decir, porque eso demuestra cuán sensible es.

8- Si respeta nuestro espacio o pone excusas para no vernos, porque eso demuestra el interés que tiene en la relación.

9- Qué tanto busca aprender y mejorar, que va muy de la mano con el tema de la mentalidad abierta, porque una persona perezosa va a quedarse con su idolatría por pura pereza de salir de su zona de confort.

10- Por último, me fijaría si lo que hace por otros o por mí lo hace esperando algo a cambio o si lo hace con algún motivo, porque eso demuestra la capacidad que tiene para amar.

No sé si estaré bien o no porque a decir verdad he fallado bastantes veces, pero todo eso que he expuesto tiene que ser aplicado hacia nosotros mismos, con el mismo ahínco con el que deseamos que la otra persona lo haga, porque sino estaríamos siendo egoístas y groseros, esperando perfección de otra persona sin buscar nosotros mejorar, y que quede claro, la perfección no existe.

Si yo encontrara a una mujer así, por más católica, evangélica, musulmana, taoísta…, que fuera, aun así daría la oportunidad de salir con ella e inclusive comenzar una relación después de cierto tiempo, porque sabría que cuando ella viera las cosas por lo que son, ella misma buscaría salir de su celda mental idolátrica y abrazar el lado de la luz.

Espero que este post haya servido para ti Manuel y para las otras personas que actualmente se encuentran en esta situación de búsqueda de una pareja para formar nuestras propias familias y continuar construyendo Shalom a la vez que lo compartimos y esparcimos por todo el mundo.

Lo que es bueno y lo que creemos que es bueno: Escuchando a tus dos corazones

Este texto se basa en las enseñanzas del Rabino Noaj Weinberg y del Moré Yehuda Ribco, la mayoría del material proviene de su autoría y el autor de este post se limita a sintetizar lo enseñado.

Hablemos acerca del tema del bien y del mal, el mal es aquello que nos aleja de la vida, pero surge la pregunta, qué es vida? La vida es aquello que es contrario a la muerte, entonces viene una tercera pregunta que tiene que ver con qué es la muerte. La muerte se da cuando el cuerpo y el alma ya no están juntos. Lo ves? Eso quiere decir que la muerte es algo físico, pero entonces surge otra interrogante que tiene que ver con el hecho que, muchas veces hay impulsos materiales que propenden a mantener la vida, por ejemplo, el comer, el dormir o el tener relaciones sexuales.

Ahora bien, esto no responde a la interrogante, pero comienza a darnos un punto para analizar qué es esto de la vida y de la muerte. La sociedad occidental de hoy en día se enfoca en el hedonismo cirenaico que se puede resumir bajo el refrán “bebed, comed y estaos felices pues mañana moriremos”. Entonces el enfoque es en la satisfacción de la parte física, de las necesidades instintivas, pero por otro lado está el espíritu que clama que nosotros como individuos realicemos acciones espirituales, como estudiar, dar caridad, ser buenos, etc. Es un tema bastante complicado, porque por un lado no sabemos qué es realmente la vida pero tampoco sabemos qué es realmente la muerte. Con este sesgo en nuestro razonamiento, construimos nuevas premisas, planteamos hipótesis y esbozamos teorías que por venir viciadas siempre tendrán un resultado negativo.

Por eso es que desde la antiguedad se hablaba de conocernos a nosotros mismos, si no te conoces a ti mismo, cómo puedes conducirte por la vida? Decía el rabino Noaj Weinberg que la mayoría de las personas se consideran buenas, y que no obstante las cosas que hagan, la mayoría del tiempo hacen lo que piensan que es bueno; se saltan una señal de alto para llegar temprano al trabajo, a pesar que la obligación de respetar la señal de alto es lo objetivamente bueno, nosotros irrespetamos la señal de alto, porque eso es lo que creímos que era lo bueno. Ves la diferencia?

Es por ello que hay que tener mucho cuidado y debemos de escuchar los dos corazones a la vez. En al tradición judía se habla de los dos corazones, ello no quiere decir que en realidad tengamos dos corazones per se, sino que lo que tenemos es dos impulsos, uno hacia lo negativo o material, y otro hacia lo positivo o espiritual. El impulso hacia lo negativo no significa que sea algo malo, sino que satisface necesidades materiales, en el tanto que el impulso hacia lo positivo satisface necesidades espirituales.

El valor más importante que se puede tener es el agradecimiento, porque el agradecimiento nos lleva a la humildad, a reconocer que no somos todopoderosos sino que dependemos de Dios; no dependemos de El de forma enfermiza o codependiente sino que entendemos que lo que tenemos es porque El nos lo da, claro está, que nosotros debemos poner de nuestra parte para lograr las cosas.

Existe un pasaje en la Torá, propiedad y heredad exclusiva del pueblo judío, donde se menciona en Devarim/Deuteronomio 9:5 que “No es por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón, que entras a tomar posesión de la tierra”. Ya sé lo que estás pensando, “cómo es eso posible, no es precisamente por la justicia y por la rectitud del corazón que se obtiene la bendición?”

Y si te dijera que la cita de recién mención no se refiere a la justicia objetiva o la rectitud de corazón objetiva sino que se refiere a algo subjetivo, qué pensarías? Veamos nuevamente la cita pero con cierto resaltado: “No es por TU justicia, no por la rectitud de TU corazón, que entras a tomar posesión dela tierra”; es decir, lo que El Eterno le está indicando al Pueblo de Israel y que aplica también para nosotros los noájidas, es que la bendición no se obtiene en base a lo que YO crea que es lo correcto sino en hacer lo que ES correcto.

Por eso iniciaba este post con el tema de hacer lo que es bueno versus hacer lo que creemos que es bueno, hay una gran diferencia. Hay muy buenas intenciones que terminaran con resultados inicuos, cómo puede ser este posible? En el libro de George Orwell, 1984, el personaje principal, Winston Smith, está levantándose contra el Sistema de Ingsoc, que era un gobierno totalitario de la ficcional república de Oceanía, cuando se encuentra en el “Ministerio del Amor” donde está siendo torturado. Su torturador, el Sr. O’brien, le dice a Winston que el problema es que la realidad se encuentra dentro de nosotros, que conforme a lo que nosotros pensemos que es la realidad, así será lo que veamos, pero que eso no es necesariamente cierto y que los hechos pueden ser alterados.

Imagínate la maldad que encierra este hecho ficticio pero que ha sido aplicado durante siglos por todos los tiranos de turno; por eso es que se quemó la Biblioteca de Alejandría y se dio la Inquisición Católica, porque había que eliminar el pasado, suena maquiavélico pero es cierto, el slogan de Insoc, el partido socialista ficticio de la novela de 1984, decía “quien controle el pasado, controla el presente, quien controla el presente, controla el futuro”.

Toda la tortura que Winston Smith sufre en el “Ministerio del Amor” o “Mini-Amor” a manos de sus captores, obedece a que el trabajaba en el Departamento de Registros, donde debía de modificar todos los registros históricos para adecuarlos a las metas del Partido y del Hermano Mayor. Como Winston no estaba completamente enajenado por las doctrinas del Partido y decidió salirse del molde, entonces fue apresado y torturado, siendo que lo primero que debían hacer para lavarle el cerebro era distorsionarle su vision de la realidad.

Algo así nos sucede a nosotros cuando tenemos el EGO descontrolado; nos torturamos a nosotros mismos con sentimientos de impotencia, de culpa, de superioridad, de delirios de grandeza, etc., que no solo nos enajenan sino que nos desconectan de la realidad. Entonces he aquí cómo se calibra y equipara la ecuación para que no nos desconectemos de la realidad; nuevamente, existen partes muy precisas de la Torá que nosotros los noájidas podemos utilizar, para llevar a cabo nuestras vidas como noájidas que somos y aunque existen ciertas directrices que son de acatamiento exclusivo para el pueblo judío, hay otras que, pese a no ser obligatorias, pueden ser seguidas por los noájidas para que tengamos una mejor calidad de vida.

Una de ellas es la de escuchar a ambos corazones, esto es importante porque la vida se trata de mensura; es bueno y delicioso comer helado de vez en cuando y con medida, pero es prejudicial si lo haces todos los días en cantidades exageradas; es bueno que vayas al gimnasio y hagas deporte, pero lo malo es que te obsesiones con ello y te vuelvas un narcisista, entonces, la persona consciente y con un EGO a raya, sabe conducirse por la vida sin entrar en excesos, conoce y sabe que todo en este mundo es bueno, si se sabe utilizar, y por ello que no existe algo que sea realmente malo, cuando se analiza de manera objetiva.

Volvamos al tema de las percepciones subjetivas de las que nos habla la Torá judía; cuando se dice que no es por TU justicia nip or la rectitud de tu corazón, ello quiere decir que no es lo que té creas que es lo justo o lo recto, que obtendrás la bendición, pues para empezar, deberíamos de hacer las cosas por amor, sin esperar nada a cambio, pero en vista que este nivel es muy difícil de alcanzar, al menos deberíamos hacer las cosas objetivamente para conducirnos por la senda del bien.

El secreto de la felicidad, dicen los sabios talmúdicos, radica en estar contentos con nuestra porción; alguien por ahí me dijo una vez que eso sonaba conformista, sin embargo, su apreciación no es la correcta, pues también dicen los mismos sabios que lo que no se mueve comienza a decaer, que dicho sea de paso, es una de las leyes de la física, por tanto, una cosa es estar contento con lo que uno tiene, y otra es achantarse y quedarse rezagado.

He ahí el tema de escuchar a ambos corazones, si solamente escuchas a un corazón, te pasará las de Winston y el Ingsoc, la sed de poder del partido socialista de Ingsoc en la novela de George Orwell era tal, que estaban dispuestos a torturar, mutiliar y hasta asesinar a aquellos que cometieran el “crimen de pensar” ; evidentemente se habían inclinado por el impulse material, habían dejado de lado la parte espiritual y sistemáticamente eliminaron el Yo Vivido de las personas. El Yo Vivido no es algo malo si está en consonancia con nosotros, el problema es cuando hay disonancia y se recurre al Yo Vivido para vivir en el presente, pero que debido a esa disonancia terminamos desconectándonos de la realidad.

Pero hay otros que se dejan llevar por su otro corazón y entonces todo lo dan; son “demasiado buenos” por no decir más bien que son “buenazos”; son esos felpudos a los que la gente pisotea y ellos más bien dan las gracias; son los que todo lo dan y a pedir se quedan, y que esperan algo de quienes ayudaron, esos buenazos son los que los comunistas y los fascistas llaman los “tontos útiles”, hacen el trabajo sucio y luego son asesinados, como pasó con muchos blocheviques durante la Revolución Roja en Rusia.

Pero no nos vayamos a esos extremos, cuántas veces escuchamos a nuestro corazón espiritual cuando más bien debimos haber escuchado a nuestro corazón material? Tú sabes a lo que me refiero, sí, exactamente, a la madre que sigue dejando que su hijo el drogadicto le pegue y le robe las cosas de la casa para venderlas por bicocas y así comprar la droga; el cónyuge que se queda con una pareja abusiva y deja que la matrate o lo maltrate; el feligrez que va a la iglesia de turno y vacía sus bolsillos para llenar los del pastor. Todos ellos tienen buenas intenciones, pero por no pensar con su otro corazón, terminan en la calle, arruinados y rebelados contra el mundo, entonces se vuelven ácidos, amargados, patanes y ven al mundo con malos ojos y prejuzgan sin conocer.
Two hearts
Te he dado varias pautas acerca de lo que es bueno y de lo que la gente cree que es bueno así como de escuchar a tus corazones. Ahora me gustaría que compartieras con nosotros en la sección de comentarios, tus experiencias al respecto y que enriquecieras con tus acotaciones este post. De antemano te agradezco por tomarte tu tiempo y comentar. Un abrazo y que tengas un excelente día.

Desarrollando tu propia técnica

Hace un par de días tuve el agrado de almorzar con un amigo a quien no veía desde hacía un tiempo. El almuerzo fue refrescante porque él es una gran persona y se aprende mucho cuando se conversa con él. Me dejó una enseñanza que deseo compartir contigo.
Hace muchos años en la China de las dinastías, había un sabio que era instructor de artes marciales y tenía su propia academia. En ella enseñaba a los mejores prospectos de todo el imperio y durante muchos años de entrenarlos les transmitía todo su conocimiento.

Llegó el día en que el maestro consideró que sus alumnos estaban listos para graduarse y que habían adquirido todo el conocimiento que él les pasó. Así que los reunió a todos y les hizo saber la nueva y les dijo que ya estaban listos para comenzar a fundar sus propias academias y establecerse a través de todo el imperio y transmitirle sus conocimientos a nuevos pupilos.

Los alumnos comprendieron el mensaje y se marcharon. Al cabo de un tiempo uno de ellos se dijo a sí mismo:

“Cómo es que ese viejo se las da de sabiondo y me viene a decir a mí, un hombre mucho más joven que él, que me gradúa cuando él casi ni se mueve?”

Y así la mente de este pupilo dio vueltas y vueltas hasta que ya su ego ya no pudo más y el recién graduado se echó a la marcha y partió rumbo a la academia de su maestro. Después de una ardua jornada, el muchacho cruzó la entrada y se encontró a su maestro meditando y con voz altanera le dijo al anciano:

“Te reto a una pelea”.

El anciano se quedó anonadado y le dijo:

“Me retas a una pelea? Qué no ves lo viejo que soy y en cambio tú eres un joven?”

El muchacho, completamente elevado por su ego le dijo:

“Ya ves? Eres un viejo decrépito y enclenque!. No entiendo cómo es que siquiera te atreves a enseñarnos de artes marciales cuando ni siquiera te puedes mover.

El maestro se le quedó viendo y le dijo:

“Está bien, si así lo quieres, pelearemos”.

Con gran dificultad el anciano se levantó y su pupilo no desperdició instante y se lanzó contra el anciano, pero éste en un brusco movimiento lo tiró al suelo y cuando ya estaba listo para darle el toque de la muerte paró a centímetros del corazón de su pupilo, quien yacía en el suelo sudoroso y pálido y le preguntó al viejo:

“No lo entiendo, cómo es que si eres más viejo que yo y nos has pasado todo tu conocimiento, porque me consta que así fue durante todos estos años, vas a ganarme con los mismos movimientos que vimos ejecutar una y otra vez?”

El anciano se levantó del suelo y le dijo al pupilo:

“Tienes toda la razón, durante todos estos años no escatimé en pasarte mi conocimiento, es más, te lo pasé todo, pero has cometido un grave error, tienes el conocimiento pero no la técnica. Al no haber desarrollado tu propia técnica, el conocimiento se ha quedado inerte”.
crane-v-tiger-kung-fu-sunset
Ahora que te he compartido esta enseñanza de mi querido amigo te hago una pregunta y te dejo el espacio de los comentarios para que me contestes, cómo se puede aplicar esta enseñanza al noajismo? Quedo a la espera de tus respuestas.

La coherencia y la calidad de vida

Anoche acudí al teatro a escuchar a la Orquesta Sinfónica Nacional. Fue una bella velada porque a pesar de los embotellamientos viales que me llevaron a que no pudiera acudir a la primera parte del concierto, al menos pude escuchar la última sinfonía de Schumann. No soy un versado en el tema de la música, aunque sí me encanta, pero tengo el entendimiento suficiente para apreciar una obra como la Cuarta Sinfonía de este gran compositor.

Dejando de lado las percepciones personales que se tengan sobre él, Schumann fue un gran compositor pero no se puede tapar el sol con un dedo y no reconocer que era un tipo con muchos problemas quien sufría de melancolía psicótica y acuñó la frase célebre “mi vida entera ha sido un lucha entre la poesía y la prosa, o llámala entre la Música y el Derecho”. Schumann comenzó a estudiar Derecho pero su pasión era el piano y la música, pero debido a sus desbalances mentales, ofrezco disculpas de antemano si no utilizo bien los términos profesionales correspondientes, llevó a que la vasta mayoría de sus obras fueran impredecibles, sin mucha lógica, es decir, incoherentes.

Ello no implica que sus obras no fueran verdaderos opus pero no tenían coherencia, si una persona actuara como una composición de Schumann en general, se le catalogaría de loca, y con sobrada razón, pero hay una obra de este compositor que destaca por su coherencia, obviamente no al nivel de otros compositores de mucho más raigambre y estilo, pero siempre es muy coherente. En la vida nos podemos conducir como una sinfonía o sin-fonía.

La coherencia es una conexión lógica, algo que tiene sentido porque tiene una génesis y un fin, algo así como aquella frase que decía que “todo nuevo comienzo proviene del final de otro comienzo”; la vida es precisamente eso, apertura y cierre de ciclos, oscilaciones del péndulo de positivo a negativo, de izquierda a derecha, etc. Pero esa conexión, o sea, esa lógica que vincula un paso con el otro, es precisamente lo que nos permite llevar una vida sin muchos problemas.

Te lo voy a exponer en términos simples. Si tienes una determinada base de valores, entonces debes actuar conforme a esos valores, eso es coherencia. El noajismo es coherente con la génesis del ser humano porque al existir en cinco planos de inmanencia, o sea, el espiritual, el intelectual, el físico, el emocional y el social, los Siete Mandamientos Universales le dan la oportunidad al ser humano de vivir una vida coherente y de garantizar no solo la preservación de la raza humana sino de todas las especies, precisamente porque disfrutamos del universo que nos rodea toda vez que lo cuidamos, entonces respetamos esa base lógica para vivir.

Como las tres bases del mundo son la verdad, la justicia y la caridad, un noájida no aprueba la idolatría en otros, pero tampoco se anda burlando, porque la burla causa dolor y resentimiento y estos dos sentimientos son contrarios de lo que es la paz y la armonía. Como un noájida consciente de su identidad sabe que todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, no trata a otros mal por estar en una condición socioeconómica inferior a él pero tampoco adula a los que sí lo están, por el contrario, se conduce por la vida de manera auténtica y coherente, no es A en un lugar y B en el otro, siempre mantiene un comportamiento constante y calla más de lo que habla, observa con sus sentidos y aprende de lo que vive él o de lo que viven los demás.

El noájida consciente de su identidad no es un tirano que impone su voluntad sobre los demás, más bien es un conciliador, une en vez de separar, calma en vez de incitar, apoya en vez de abandonar, pero es lo suficientemente inteligente para no dejarse llevar por las manipulaciones de otros, porque se conoce a sí mismo y sabe detectar cuándo el EGO de otra persona o el suyo propio quieren salir a relucir y enturbiar la comunicación auténtica.

Todos los días haz podido apreciar a esas personas que no se comunican auténticamente o que son incoherentes en su actuar; hay personas que adulan a su jefe y desprecian o maltratan al conserje; hay quienes dicen amarnos pero lo que quieren es utilizarnos; lo ves en los políticos que hacen promesas de campaña que luego no cumplen y así un sinfín de ejemplos que te podría citar pero que no tiene caso porque tú mismo los sabes y tienes una gran cantidad de ellos para compartir, que dicho sea de paso, me encantaría que hicieras en la sección de comentarios para enriquecernos mutuamente.

Quien no tiene coherencia en su vida no va a poder llevar a cabo una vida de plenitud y es que la razón de ser es que no obstante la inmensa cantidad de fenómenos que ocurren en el universo, todos son causales, no casuales, y son el producto de un proceso lógico, con un inicio y con un final, así que si usamos a la naturaleza como modelo de nuestro actuar, la coherencia garantiza de mejor manera la supervivencia y no solo la supervivencia sino una vida de calidad, más allá de la mera existencia a la orilla de la oscuridad, representada en muchas formas.

Si hay algo cierto en la vida es que las probabilidades de tener una vida de calidad aumentan considerablemente si se es coherente en el actuar. No, no es una garantía absoluta, no es que con bailoteos o cánticos vas a invocar espíritus que te ayudarán cual mandaderos a cumplir tus deseos, o como más de un escritor “light” de esos de moda dice que el universo conspirará para que tengas algo, no, las cosas no son así.

No hay manipulación de Dios o dioses que corran a socorrerte como si fueran salvavidas. Hay un Unico Dios que ha creado un universo vasto y complejo pero no es un camarero a la carta. Y las cosas se tornan peor conforme las personas van apartándose de la vida auténtica y ya no solo no ponen atención a Dios sino que se llenan de los dioses creados por las ellos mismos, esos ídolos ni siquiera se mueven, son simples pedazos de tierra o metal, piedra o vaya a saber uno qué otro material, pero que son inertes, tan funcionales como rocas muertas y sin embargo, las personas los adoran o más bien, se adoran a sí mismas a través de representaciones de lo que ellos consideran como su dios, pero que muy en el fondo es una representación de sí mismos.

Pero como puedes ver, a pesar que las probabilidades que la oración vaya a servirte del modo que pretendes son muy bajas, el hecho es que orar de verdad es un acto de amor, que en consecuencia libera la mente y mengua al EGO que se apacigua porque no le estás atizando para que se enardezca. La oración es un mecanismo de conexión, de liberación que abre nuestra mente y cuando la mente está abierta actuamos de manera coherente.

No pierdes nada, haz la prueba. Da sin esperar nada a cambio, como cuando te comunicas con Dios, hazlo para darle gracias simplemente por el hecho de dar gracias, sin intenciones ocultas, y verás los grandes cambios en tu vida. Orar es gratis, no tienes que darle dinero a un vividor que te vaya a despojar de lo que tienes, sea mucho o poco, no tienes que perder todo un domingo en una edificación cuando más bien podrías disfrutar del aire fresco, oh sí, orar es gratis.
Piano-Keyboard
De esta misma forma da sin esperar nada a cambio de parte de los demás, pero no seas cruel contigo mismo y no te quedes sin nada porque el que todo lo da a pedir se queda; sé consistente en tu forma de actuar, persiste en alcanzar tus metas, no te rindas pero ten en cuenta que no hay fórmula metafísica para el éxito en la persecución de tus metas, solo hay trabajo, esfuerzo y dedicación, pero no basta solo con eso y aunque la oración es buena porque te permite comunicarte con Dios, ésta debe estar ausente de egoísmo, esa es la forma de liberar la mente y de actuar coherentemente.

Mensaje para quienes acaban de terminar una relación

upload-in-fb-broken-heart De todos los errores que cometemos en la vida siempre habrá algo que aprendamos. Comparto dos historias concomitantes, de dos personas distintas pero unidas por una misma situación, el amor, pero nótese que este término de amor trasciende el amor novelesco o peliculesco de Hollywood para centrarse en un amor puro, que da sin esperar nada a cambio. Debido a las situaciones que estas dos personas experimentaron es que procedo a compartir lo que he aprendido de esta jornada en particular.

El verdadero amor es instantáneo pero se forma con el tiempo. Pareciera ser una contradicción verdad? Pues en realidad no lo es. Porque el amor es hacer algo por otra persona sin esperar nada a cambio lo cual bien podría darse en la primera cita o después de 20 años. A diferencia del enamoramiento, el amor es puro y directo, el enamoramiento es una enajenación mental que no obstante que es un sentimiento muy bello, tiene una etapa de locura que los italianos le llaman pazzia (se pronuncia pazzía) y que tiene que ver con ese sentimiento incontrolable que sentimos en nuestro corazón.
A diferencia de la deontología que pregona que no debemos hacerle a otro lo que esa persona no querría que le hicieran, el sinalagma que representa la regla dorada, es decir, no hacerle a otro lo que no querríamos que nos hicieran a nosotros, pone de manifiesto el hecho que cuando se trata de cuestiones en el amor, se da sin esperar nada a cambio y si la otra persona hace lo mismo y ambos lo hacen de corazón, la relación se enriquece.

En el mundo profesional del Derecho, sobre todo en la rama del Derecho de familia, se puede ver todos los días por qué las parejas se divorcian debido a que se dejaron llevar por diferentes motivos; enamoramiento desconectado de la realidad, codependencia emocional y física, búsqueda de la seguridad económica, embarazos no planeados, etc.

Por eso no sorprende ver la gran cantidad de divorcios que se dan día tras día. Hay quienes se entregan a las relaciones sin esperar nada a cambio y siguen así por mucho tiempo o inclusive toda la vida. Quizás ahora que lees estas líneas recuerdes alguna vez cuando fuiste utilizado o utilizaste a alguien; esa persona a la que le hiciste creer que la amabas pero no era cierto, porque probablemente estabas con ella por alguna de las razones que antes te mencioné pero en realidad no era tu intención permanecer con ella.

En el “amor” afloran las manifestaciones del EGO. Nótese que utilizo el término “amor” con recelo porque en realidad deberíamos llamarle relaciones interpersonales emocionales de pareja, donde una persona puede aferrarse a otra por un sentimiento de soledad; sabe que no le aman, que está siendo utilizada y aun así decide seguir en una relación enfermiza, porque su EGO le recrimina y la soledad le aterra. Se conforma con migajas, con palabras de aliento que el otro hábilmente utiliza para manipularle y que no busque otra persona que realmente le haga feliz cuando la utilizada da señales de estar a punto de marcharse; le hace promesas de castillos azules en el cielo que nunca se concretan; le habla de nuevos países a visitar y lunas de miel que no llegan, pero la persona sigue aferrada a ese otro ser sin importarle que se está destruyendo a sí misma.

Oh sí, prefiere sufrir por un sueño que se ha convertido en una pesadilla en vez de afrontar la realidad y de buscar otros horizontes. Se le olvida que la caridad comienza por uno mismo y que luego van los demás, porque quien no se da caridad a sí mismo menos podrá dársela a otros y no hay peor daño que el que uno se hace a sí mismo. Quizás recuerdes una experiencia propia o quizás fuiste tú mismo quien lo sufrió.

El manipulador guiado por su EGO es sagaz y sabe cómo utilizar las diferentes herramientas. Te culpa de sus fracasos, te utiliza, cuando ve que te vas a marchar te vuelve a repetir las promesas vacías que otrora dijera para volverte a endulzar con sus cantos de sirena y tú regresas a ese cántico para luego hundirte en el mar.

El verdadero amor de pareja es recíproco y da sin esperar nada a cambio, pero es lo suficientemente inteligente y consciente de saber que el hecho de no esperar nada a cambio no significa que deba de quedarse estancado en donde no se aprecian sus esfuerzos. No se trata de demandar y pegar gritos como un salvaje para que reconozcan lo que damos, pero tampoco se trata de entregarse por completo, a cambio de nuestra sanidad y juicio sin recibir una cuota recíproca, y es que como a bien se ha tenido de mencionar por la sagrada Torá de Dios entregada al pueblo judío, cuando el hombre y la mujer se unen se convierten en uno, por lo que la relación debe de ser sagrada.

Quien controla su EGO y da verdadero amor, no reprocha ni recrimina a pesar de las vejaciones de su consorte, pero es lo suficientemente discerniente para saber que no debe toledar esas vejaciones y que una cosa es amar sin recriminar y otra es dejar que le maltraten. No se trata de llorar por quien no nos ama, si no nos aman no nos queda otra más que partir, pero mucho cuidado con los cantos de sirena y los falsos “te amo” que pueden significar otras cosas donde hay parejas que no están por amor sino por amortización de sus deudas.

El verdadero amor implica una unión y la solidaridad es unión, por ende, cuando una persona realmente ama a otra, sabe darle su espacio, le permite ser un individuo y no deja que su EGO gobierne con celos excesivos o con deseos de posesión o de superioridad. De igual forma recuerda que una acción dice mucho más que una palabra y que se ama no por decir te amo, sino por acciones que demuestren ese amor.

Si estás pasando por una ruptura te quiero decir que no estás solo y que hay muchos en la misma situación que tú. Haz un examen de consciencia para ver si realmente amaste y si fue así entonces no te preocupes que ya vendrá quien si te aprecie y no te utilice. Dentro de ese examen analiza que no te hayas dañado por hacer algo por otra persona sin esperar nada a cambio, pues recuerda que para que te amen te debes amar a ti mismo.

Por último, si hiciste todo esto y aun así no funcionó, no te culpes, todos cometemos errores y pasamos por circunstancias que no entendemos, pero siempre hay una luz al final del túnel. Trata también, para tu próximo encuentro con tu nueva pareja, de buscar alguien similar a ti, porque en el tema del amor los iguales sí se atraen y hay muchas más cosas que compartir, asegúrate especialmente que tenga una forma de pensar parecida a la tuya y que sus creencias sean como las tuyas. Esto te evitará mucho dolor y a la vez tendrás un gran avance, porque una relación ausente de idolatría y de egolatría tiene muchas más probabilidades de sobrevivir que una que sí esté plagada de estas enfermedades.