¿Te quieres convertir al judaísmo?

Llevamos varios años difundiendo el mensaje noájida, mensaje que no inventamos nosotros, ni siquiera descubrimos.
El noajismo es, históricamente, la primera forma de servir a Dios del modo que Él quiere.
El noajismo es el primer pacto perpetuo sellado con toda la humanidad, por medio del cual las personas han de ser fieles al Padre por medio del cumplimiento de los Siete Mandamientos Fundamentales.
Es una realidad que tiene 5000 años y no ha sido modificada ni ha sido anulada, ni lo será jamás, puesto que Dios dice claramente al respecto:

«Y dijo Elokim: ‘Ésta será la señal del pacto que establezco entre Yo y vosotros, y todo ser viviente que está con vosotros, por generaciones, para siempre»
(Bereshit / Génesis 9:12)

Desde entonces, durante varias generaciones el noajismo permaneció como conocimiento y experiencia de pocos, pues el miedo al salvajismo de las religiones era grande.
Los gentiles que eran leales del Eterno se refugiaban y no pronunciaban su parecer, puesto que ser considerado «apóstata» o «hereje», era lo mismo a ser condenado a una muerte espantosa.
En ese silencio, en la pasividad, en el anonimato, la conciencia noájida fue cayendo en el olvido de las masas.
La gente se estaba apartando de la senda del Eterno, aunque en su interior su espíritu santo clamaba a viva voz por retornar a ese camino de Luz.
Como paliativo, la gente se hizo más y más adicta a las religiones, creían de esa manera saciar su hambre de Dios, cuando lo cierto es que se desnutrían más y se asfixiaban más.

Pero, en los últimos tiempos, con el comienzo paulatino de la Era Mesiánica, muchos renacimientos han ocurrido.
El más llamativo y espectacular es el resurgir de la nación judía de dentro del horno de la Shoá.
También el retorno y restablecimiento de una patria de nacionalidad hebraica en la sagrada tierra de Israel.
Pero, coincidiendo con esto, no es casual que esté despertando nuevamente (y cada vez con más vigor) la conciencia noájica.

Cada día son más los gentiles que redescubren su verdadera identidad espiritual. Que se libertan de las cadenas de las religiones, que se rebelan en contra de pesados mandatos sociales centenarios, que se alzan en armas espirituales en contra de piratas de la fe e imperialistas de las religiones.
Los noájidas están despertando, y es un proceso libertador imparable que llegará a su punto más radiante cuando la Era Mesiánica sea un hecho evidente para todos los humanos, pronto, bien pronto.

Sin embargo, sigue habiendo gente confundida en relación a los alcances y marcos que corresponden a su identidad espiritual como noájidas  y aquello que les compete por legado y herencia de Dios.
En buena medida son víctima de su ignorancia con respecto a las cosas del Eterno.
Otras veces siguen prendidos a la idea errónea de que hay que ser judío para ser salvo, cosa que se desprende de cierta de la confusa y ambivalente teología (mitología) del imperialismo cristiano (en sus mil ramas y variantes, incluído el falso judaísmo mesiánico).
Muchos de los confundidos siguen creyendo que el noajismo es una secta subsidiaria del judaísmo. O es una escala en un extraño viaje que lleva de la idolatría al judaísmo. O suponen que ser noájida y vivir como tal es indigno, o que eso no satisface tanto como lo haría el ser judío.
Todas estas confusiones se producen por oir campanas emocionales en lugar de usar el raciocinio, se dan por querer en vez de cumplir.

Usemos un momento la mente, de manera correcta.
¿Acaso Dios quiere que todos seamos judíos?
La respuesta es no.
Es obvio que Dios quiere que haya una inmensa mayoría gentil (que viva como lo que son, noájidas) y una infima minoría que sea judía.
¿Cómo lo sabemos?
A partir de las sagradas revelaciones:

«No porque vosotros seáis más numerosos que todos los pueblos, el Eterno os ha querido y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos.»
(Devarim / Deuteronomio 7:7)

La grandeza de la nación judía no radica en su gran número, ni en su poderío material, ni en su inteligencia, ni en ser el que domina sobre los demás; sino en haber aceptado con fidelidad su propio pacto con el Eterno, un pacto diferente al que tiene el resto de la humanidad.
Ni mejor, ni peor, diferente.

Así pues, para Dios no es bueno que la gente quiera ser judía si ha nacido gentil; sino que el gentil acepte su identidad, se ame como Dios le ama y viva de acuerdo al programa trascendente de vida que se denomina noajismo.
Ni más, ni menos.

Si Dios hubiera querido el predominio de Israel sobre las naciones, así lo hubiera decretado.
Si Dios quisiera que los judíos fueran la mayoría, y no una ínfima minoría, así sería.
Pero no es así.
Dios quiere que el mundo sea en su gran mayoría de gentiles, pero conocedores del Eterno, que viven de acuerdo a su propio patrón de conducta, que no es el judaísmo, sino el noajismo, tal y como Él ha declarado como bueno y justo.

Y para aquellos que aún dudan del valor del noajismo a ojos del Eterno; para los que se siguen dejando influenciar por las serpientes, les pido que tengan en cuenta esto:

«Avram [Abram] tenía 99 años cuando el Eterno se le apareció y le dijo: -Yo soy el Elokim Todopoderoso; camina delante de Mí y sé perfecto.»
(Bereshit / Génesis 17:1)

En aquel entonces Avraham era un noájida como tú debes serlo.
Ni siquiera tenía una orden extra, cual sería la de circuncidar su prepucio.
Era tal como tú debes ser.
Un noájida, cumplidor de los Siete Mandamientos Universales.
No era judío, no era estudioso de Torá, no era circunciso, no respetaba el Shabat, no comía Kosher, no usaba ropajes de judío, ni siquiera tenía un nombre de judío… no tenía nada que pudiéramos reconocer como judaico.
Era en todo su esplendor un gentil, un noájida a plentiud, fiel del Eterno por cumplir con Sus Siete Mandamientos Fundamentales.
Era acepto por Dios, era salvo, era perfecto a ojos de Dios, sin necesidad de recurrir a disfraces de judaico, ni a palabrería hebraica, ni a recitar capítulos de Salmos o sabios… era perfecto a ojos de Dios, por ser noájida.
¿Acaso tú no puedes llegar a ese nivel también?
Despójate de vanidades, quítate disfraces, no anheles ser lo que no eres, acepta tu identidad noájica, no pretendas lo que te es ajeno, no vivas alienado de tu ser, no repudies el mandato sagrado que el Eterno te ha dado.
Apártate del mal, para hacer el bien.
Apártate del mal, aunque éste sea producto de buenas intenciones.
Así pues, deja lo judaico para los judíos, olvida tus pretensiones de convertirte a judío mientras aún no has alcanzado el grado de perfección que te compete como noájida.
Y, si supones que eres menos por no ser judío, o no vales por no tener los mandamientos que Dios ha encomendado a los judíos, entonces eres un desgraciado que se auto-desprecia, que se auto-rechaza, que se odia…
Ámate, por saberte gentil y ser orgulloso de vivir como noájida.
Así serás bendito tú y tu descendencia por siempre.
Pero, si te desesperas por la porción de Israel, que no te corresponde, si escapas de lo tuyo para ser parte de lo de los judíos, entonces llevarás la angustia a donde vayas y traerás pesar a tu vida y a la de tu simiente, en este mundo y en el venidero. (Aquel pequeño porcentaje de gente que se convierte leal y legalmente al judaísmo, es asunto aparte, que no corresponde a la inmensa casi totalidad de los gentiles, que deben vivir como noájidas).

En resumen hasta aquí, sé como Avram, alguien orgulloso de su propia nación, sea argentina, boliviana, venezolana, mexicana, la que fuera; siéntete orgulloso y dichoso de ser noájida, pues es el tesoro de bendición y bienestar que Dios te ha dado para que vivas y sea salvo.

Como un aparte, para la gente que no está trastornada con la conversión al judaísmo, sino que sigue presa de la maldición de la idolatría, especialmente la del falso dios y falso redentor del madero cruzado, te digo lo siguiente.
Puedes tú mismo testimoniar que Dios no le pide fe a Avram.
Que Dios, habiendo hablado con él, no le ordena que siga a Jesús o el Verbo, sino que le dice que siga el camino de la rectitud que se establece con los Siete Mandamientos Fundamentales.
Dios le indica a la humanidad cómo redimir al mundo, desde la época de Avram hasta ahora y por siempre: caminando por el camino de los Siete Mandamientos, para ser amigo de Dios y perfecto.
Al creer en Jesús, aunque sea como mediador, o como rabino, o como salvador, estás apartando el claro mensaje de Dios para establecer un dogma que Él rechaza.
Te repito, Él pudiendo exigir la fe, prefirió dar la sencilla y verdadera clave de la salvación, que se llama lealtad y cumplimiento de los Mandamientos.

Ahora, queda en ti la reflexión, el reconocimiento, el arrepentimiento, el retorno, el despertar, el accionar para difundir el noajismo, el promover FULVIDA, el hacer de FULVIDA el hogar de los cientos, de los miles que están volviendo a las fuentes sagradas de vida verdadera.

No des más excusas, no pierdas más el tiempo, no sigas corriendo detrás de vanidades.
El mensaje te lo ha dado Dios, lo aceptas o pierdes…

Cariños y bendición.

10 pensamientos en “¿Te quieres convertir al judaísmo?”

  1. Abraham (la paz sea con él) gran modelo, persona que se comportó apropiadamente y que trajo la luz a su grupo y a su posteridad. Y se hizo merecedor de un pacto especial. Y que fué fidelísimo a HaShem Bendito Sea. Paz y amor, construyendo Shalom, tal como HaShem quiere como noájidas.

  2. Sr moré lo felicito por el texto de muy buena calidad.
    En mi caso soy conciente de lo que soy y de lo que debo hacer…(despues de indagar y de acomodar mis pensamientos)… Gracias a D-os soy Noajida, un siervo del Todopoderoso y le estoy muy agradecido. Pero si en algun momento siento ganas de ser parte de ese pueblo especial, por amor a Hashem, a la Torá y a Israel, no dudare en convertirme.

  3. Que bueno que 5769 años, haya noájidas que apreciemos nuestra identidad, gracias a la Misericordia y la Justicia de HaShem, bendito sea por siempre. Y también, no lo olvidemos, gracias al pueblo judío, pueblo de santos y sacerdotes, que son justos y esforzados cumpliendo sus mitzvot por 3321 años, y que asumieron con intención los mitzvot universales, mediante Moshé, que junto a la revelación de las torot y de los aseret hadivrot, los sumió en la REVELACIÓN del monte Sinaí, para beneficio de las 70 naciones y en la actualidad, mediante sus sabios y algunos eruditos, SIN OBLIGACIÓN Y POR AMOR A HASHEM Y AL PRÓJIMO, NOS LOS HA RECORDADO A NOSOTROS LOS NOÁJIDAS REPETIDAMENTE.
    –Dichos a ADAN, para cumplir y enseñar, transmitirlos a sus descendientes.
    –Dichos a NOAJ,   »               »          »         »        ,        »                     »  »                       »          .
    –Repetios a Moshé, para recibir y conservar, con intención para bendición de las naciones, para el futuro.
    — EN LA ACTUALIDAD, LOS GENTILES ESTAMOS APRENDINDO y ADECUANDO LAS CONDUCTA PARA CUMPLIRLOS, y aprendemos a ENSEÑARLOS Y TRANSMITIRLOS por NUESTRAS GENERACIONES.

    Todo es por la Misericordia de HaShem (bendito sea), y ésta vez con la colaboración de los judíos erúditos que nos los enseñan, y de todos los sabíos y judíos que los han conservado FIELMENTE por generaciones. Paz y amor, construyendo shalom, con apego a nuestos mitzvot (y derivados). Amén

  4. Yo he aceptado mi identidad como Noajida, creo que es mi porción como dice el Moré, en el caso de Avram, es un gran modelo a seguir porque no hubo idolatría en el, al punto que cuando el Eterno le pidió a su hijo estuvo dispuesto a sacrificarlo, y Dios vió el amor de Avram hacia El, creo que tenemos que aprender mucho de El, no solo como un hombre de fé sino como un Noajida que amó a Dios.

  5. Lamentablemente, han llegado unos mails a mi casilla, que comentan acerca de que la Tora es para todos, y que los rabinos nos quieren alejar de la misma y que el Lic. trabaja para eso. Bla Bla. Cada vez que estos llegan,  con mas fuerza me acerco a mi identidad, cada vez mas digo: soy noajida, no veo que cumplir la Tora (ademas de que es ley) sea ventajoso para nosotros. No entiendo ese argumento, debe ser bastante engorroso cumplir todos esos mandamientos sin la preparacion adecuada.  Tenemos un propio plan para desarrollar y seguir formando dia a dia, y eso si esta bueno. A todos esos que hablan de la Torah, lean bien porque esta establecido que es para el pueblo de Israel. A menos que esten leyendo otra Torah, o una Torah inventada o tergiversada (esto si me sueña conocido). Saludos muchachos y a seguir trabajando.

  6. david querido
    esos mismos q tanto piden tora, son los mismos q no cumplen con los simples y profundos Siete mandamientos…
    odian a Dios, desean exterminar a los judios, por eso hacen cada cosa con esa intencion.
    gente mala, si las hay.
    por otra parte, me gustaria trabajar para alguien, seria todo mas facil para mi.
    pero solamente trabajo para Dios y para los q quieran seguir el noajismo…
    para quien trabajan los difamadores y seudo amantes de tora?

  7. Personalmente no estoy de acuerdo con aquellos que irrespetan los procesos de conversion, los hacen a un lado, inclusos los condenan; si alguien quiere judaismo, creo que lo más saludable es que siga los pasos de conversion adecuados.
    Por qué no lo hacen?
    Por qué optan por hacerlo a su modo?
    Por qué se creen con derechos a echar mano de lo judío? No es lo correcto.
    Eso es llevarle la contraria a la Torá que TANTO se llenan la boca diciendo que quieren cumplir.
    Me parece hasta ridicula la contradicción de querer convertirse en lo que tanto aborrecen.
    Cariños a todos los de paz.

  8. Los que hablan tanto, de consultar y tener acceso a la Torah, hacen engaño. Pues los que siguen es LA IDOLATRÍA y la DIFUNDEN MISIONERA E IDOLÁTRICAMENTE Y ACTIVAMENTE.

    Estas personas siguen las «BIBLIAS CRISTIANAS», QUE NOS EL TANAJ. COMO TODOS SABEMOS, ESTAS FALSAS ESCRITURAS, CONTIENEN EL N.T. (que es sólo escritura de hombres, tomando cosas y cambiando y añadiendo y mintiendo descaradamente), Y LAS VERDADERAS SANTAS ESCRITURAS DE TODO EL TANAJ, LAS TIENEN MODIFICADAS «CONVENIENTEMENTE» PARA ELLOS, PARA QUE JUSTIFIQUEN SU DOGMAS Y SUS IDOLATRÍAS.

    LOS QUE TOMAN ESAS BIBLIBLIAS, SON DE LAS RELIGIONES Y EN BASE A ESAS RELIGIONES (y otras religiones como MUSULMANES, ETC.) SE HA TRAIDO EL TERROR, LA IDOLATRIA, MATANZAS Y DOLOR AL MUNDO. Y NO SOLO SE HA TRAIDO EN EL PASADO, SE SIGUEN TRAYENDO Y SE SIGUE DESEANDO FALSEAR A LAS VERDADERAS ENSEÑANZAS DEL JUDAÍSMO Y DEL NOÁJISMO, PARA IMPORNER EL MAL EN EL MUNDO. ESTOS MISIOEROS, EN VERDAD SON ACTIVOS PRECURSORES DEL CAOS Y EL ODIO, NO DE LA PAZ, DEL ORDEN Y DE LA CONSTRUCCIÓN DE SHALOM.

    PAZ Y AMOR, Y APEGO AMOROSO A APRENDER Y ENSEÑAR Y CUMPLIR NUESTROS SHEVA MTZVOT BEN NOAJ.

Deja un comentario