Las cosas por su nombre, en su debida forma y con su correcto contenido

El otro día yendo por Buenos Aires me sorprendió un cartel publicitario que ofrecía la bebida «PECSI», con los colores de Pepsi.
Pensé que sería una de esas tantas «colas» que toman de sus compañeras más famosas alguna caracterísitca para penetrar en el mercado.
Luego me enteré de que en realidad era una publicidad «legítima» que usa una variante de nombre (nacido entre el público y no en la empresa) de la propia Pepsi, es decir, una estrategia de diversificar el nombre, ya que no el contenido.
Parece una posición novedosa, ingeniosa, sorprendente de llegar a lugares no alcanzados antes, o por el contrario, reafirmar una identidad ya existente y darle autorización.
Es decir, al parecer mucha gente llama a la bebida «pecsi», por lo que la empresa legitimó esa dislate, para su propio beneficio, por supuesto.
¿Qué tiene que ver con nosotros?
Pues, mucho, tanto que me limitaré solamente a dos reflexiones.

Por más que sectas cristianas (seguidores del «cristo») digan que no son cristianos, sino que son judíos, ebionitas, netzaritas, sefaraditas, de las diez tribus, o cualquier otra fantochada mentirosa; el cambio de nombre, y la impostura no deja de ser la misma bebida venenosa para el alma. Peor, escondida como criminal, acechando desde las sombras, negando su contenido, para aparecer como santidad y puro, siendo que es una calamidad perjudicial, doblemente enfermiza.
Así pues, cuando te quieran vender productos mesiánicos, neztaritas, judíos del primer siglo, sendas antiguas, judeocrisitanos, judíos creyentes en Jesús (con el nombrete que le quieran poner), judíos completos, noájidas evangélicos, etc., no te equivoques, no te confundas, no caigas en las garras de los malignos.
Es la misma idolatría, la misma maldición, la misma maldición, la misma mentira, pero detrás de múltiples caretas.
Aunque te digan que no creen en la deidad del susodicho, aunque te digan que solamente lo siguen como rey o rabino o profeta, no les creas, no seas cómplice ni víctima; pues no dejan de ser los mismos piratas miserables que andan detrás de tu dinero y de manipular como sea para sostenerse en el poder que desde hace 1700 año ostentan y con el cual corrompen las cosas sagradas y buenas.
Recuerda que aunque cambien el nombre y se pongan otras ropas, no dejan de ser el mismo pozo al infierno.

Segunda enseñanza, es que no juguemos con los sentidos de las palabras, para que ellas se acomoden a nuestras creencias o pareceres, sino que seamos respetuosos de los significados socialmente aceptados.
No inventemos significados, no busquemos ser originales con lo que está socialmente establecido.
Esto es algo muy habitual entre los misioneros, que no solamente modifican a placer y por interés los significados de las palabras, sino también los conceptos sagrados o profanos.
Ejemplo, los misioneros del mal te dirán que el Mesías no es una autoridad política y que las profecías mesiánicas no son de índole nacional, material; sino que se refieren a cuestiones espirituales y nada más. Este disparate, esta mentira, esta maldición es querer acomodar la realidad profética al patético cuento idolátrico de los evangelios.
Es querer tapar el sol con un dedo, para excusar la torpeza peligrosa de sus cuentos y la inoperancia e inutilidad del nefasto personaje de la cruz. Te invetarán historietas tales como segundas venidas, te dirán que x es una profecía mesiánica cuando no tiene nada que ver ni con profecías ni con Mesías, te confundirán con todas las armas que sus oscuros corazones preparados para el mal conocen.
Ten cuidado.

Por otra parte, entre nosotros también debemos ser cuidadosos.
Son SIETE y no más ni menos los mandamientos que Dios ha dado para las naciones.
Querer añadir «mandamientos» a estos siete, es confundir, errar y llevar al error.
Seguramente que sin maldad, seguramente que no con el mismo ánimo malicioso de los misioneros, pero no deja de ser un error, y que puede ser bastante grave.
Son siete, ni más ni menos.
Luego, de estos se desprenden reglamentos, conductas positivas, buenas costumbres, actitudes de vida, etc., pero en modo alguno mandamientos.
Ejemplo, el honor a los padres NO ES un mandamiento para los noájidas, sino que lo es para los judíos.
Pero, ¿alguien puede dudar de que sea una conducta noble y necesaria para toda persona?
Uno de los 613 mandamientos para los judíos es recordar el día séptimo y hacerlo diferente al resto de los días.
Éste es un mandamiento exclusivo para los judíos, según declaró con luminosa claridad Dios en la Torá (y de lo cual ya hemos explicado en más de una ocasión).
Sin embargo, ¿acaso no es algo bueno para los noájidas tener al séptimo día, el sábado, como especial, en recuerdo de la Creación?
No como mandamiento, pues no lo es, ni lo será para los noájidas.
Ni como manera de vivir al estilo judaico, pues en nada corresponde a los noájidas.
En modo similar con el estudio de la Torá, que es otra área que Dios ha vedado para los noájidas, tal como hemos expuesto en varias oportunidades.
Pero, ¿acaso será malo que el noájida sepa quien es el Creador, tal como narra el Génesis; o como los nobles noájidas de las primeras épocas hacían para vivir en un mundo lleno de oscuridad? ¡Por supuesto que no es malo! Pero esto no es un mandamiento, ni una obligación, ni una acción que hace «mejor» al noájida! Y, por supuesto, siempre y cuando sea hecho sin quebrar ningún mandamiento, ley, reglamento.

En resumen, tengamos en claro el camino correcto, sepamos llamar a las cosas por sus nombres, reconozcamos a los que andan en sombras para no acompañarlos hacia el abismo, apreciemos a los que hacen algo más sin quebrantar el orden, respetemos los sentidos de las palabras, colaboremos con la siembra del bien y la justicia.

Al pan pan, y al vino vino.

10 pensamientos en “Las cosas por su nombre, en su debida forma y con su correcto contenido”

  1. Los seguidores de jesus contienen los mismos ingredientes que la pepsi:

    Agua carbonatada, azúcar y vainilla, extraños aceites, pepsina, y granos de cola.

    Agua carbonatada: La creencia es que la persona que bebe de estas aguas jamas tendran sed.

    Azucar y vainilla: Son dulces mientras lo atrapan.

    Extraños aceites: Son utilizados en diferentes ritos , como los que usan para «ungir» a la persona o en los «dias santos».

    Pepsina: Una enzima digestiva que degrada las proteínas en el estómago (La enzina idolatrica logra un gran daño Espiritual).

    Granos de cola: Estas personas se reproducen como granos , engañando al gentil con falsas promesas.

  2. Shalom:

    Leí el texto y estuve un tiempo con él en mente. Creo que cristianos mesianicos o cristianos mayoritarios, se han fabricado un dios hecho a semejanza del hombre. Una vision tetrica y monstruosa si se me permite decirlo con respeto.
    El dios fabricado de los cristianos, un dios que no es uno sino tres (terrible y maquiavelica invension). Un dios que toma carne, un semidios que es castigado y crucificado por los hombres, un dios que nace de una mujer.
    Creo que no queda más por decir… eso no es Dios, sino pura invension humana, una terrible invension. Un simple dios falso, reminisencia de los viejos dioses paganos. Acaso Jesus no cumple el ciclo del viejo dios solar pagano?.
    Como creer en un dios que sacrifica al justo para salvar al malvado, no es eso un mal antecedente. No es este antecedente el que se a repetido hasta el hartazgo, bajo la mala influencia cristiana.
    No sé con exactitud que dios es el de los cristianos, Hashem el verdadero y único no es… Los cristianos deberían ser más sinceros con ellos mismos y reconocer que son Idolatras, que ellos no están en el camino de Hashem, que no tienen nada que ver con Israel.
    Su religion es algo inventado, lejos del judaísmo real… no importa con que envoltorio nos quieran vender ese dios, no es el verdadero Dios, llamenlo en español, latin o hebreo, el dios de los cristianos no es el verdadero Dios.
    Será quizas algunos de los viejos semidioses paganos, disfrazado para engañar a inncautos. Pero todos sabemos que esos dioses no existen, jamás han existido, a no ser en las mentes llenas de error. Se llama Jesus, pero podría llamarse Aquiles, Apolo, Hercules o París. Pero eso solo es invencion humana, simple desviacion del monoteísmo original.
    Nosotros sabemos donde está la Verdad y el Camino, no en un semidios sufriente, no en un hombre pecador que instauro una nueva religion en oposicion a Hashem, que creo un nuevo sacerdocio que Hashen no instauro y desprecio al verdadero sacerdocio elegido por el mismo Hashem.
    No nos dejemos engañar hermanos: Yo puedo ser humilde, puedo dar miles dolares a los pobres, puedo tener una apariencia de santidad; pero si no sigo los preceptos noajidas si soy gentil, o los preceptos del judaísmo si soy judio, mis obras no tienen validez frente a Hashem. Pues lo único que él nos pide es serle fiel, obedecerle, nada de lo que haga por más excelencia que tenga me justifica frente a Dios, si me desvio de su unica verdad.

    Solo hay un Dios, Solo Dios salva. Y ese Dios es Hashem, el Dios de Noaj, Abraham,Isaac y de todos aquellos hombres justos que nos ha legado su mensaje, mensaje que el pueblo judío ha guardado, para sí y para nosotros los gentiles.
    Grande es Hashem y su amor no tiene limites, tanto que a pesar de nuestro camino desviado como gentil, no se ha olvidado de nosotros.
    El pueblo judio ha sido luz para las naciones y esa luz hermanos ha llegado a nosotros, una luz sin sombra alguna, la luz del verdadero y unico Dios.

    Saludos.

  3. Ta bueno el articulo… el sabado a la noche,  fuimos a un asado  de viejos  amigos, cristianos ellos,   la pasamos muy bien, nos reimos, recordamos viejas anecdotas… hasta que paso lo que temia… (viste??? le dije al oido a mi mujer, que gracias a Dios esta mas de mi lado que del cristiano…) Despues de cenar, a la hora del cafe y dulces, alguien pregunto si queriamos hablar de «la palabra» y orar… ahi se me cruzaron por la cabeza como 20 modos distintos de actuar, entre ellos…
    «me levanto, les digo que son idolatras y deben arrepentirce, agarrar a mi esposa, mi hija y salir corriendo esquivando piedras»
    pero la descarte… otra de ellas tambien extrema fue;
    «y bueno… me tomo de las manos, cierro los ojos y ya esta… total, dentro mio soy noajida y me burlare para mis adentros de la idolatria…»
    Tampoco me combencio… de tanto pensar en que hacer en esa situacion, que desesperadamente no queria participar, las cosas salieron mucho mejor de lo que pense… casi naturalmente, les dije que por favor me perdonaran, y ante la mirada atonita de todos, les comente que ya no era cristiano, que no podia participar y si querian orar y leer la biblia, que lo hagan pero que me tendria que retiar, todo esto dicho con muchiiiisimo tacto, hasta mi esposa se sorprendio, por que sin dar muchas explicaciones, se lo tomaron muy bien…
    Y al ser una novedad, me preguntaron que estaba haciendo, y entre cafes y cafes, surgio una charla-debate muy buena, lo mas gracioso, que estaba todo tan entretenido que se paso la ora y no oraron ni leyeron la biblia, jajajajaja… me fui muy contento por la situacion… en unas semanas tenemos otra cena, ya me ire preparado con algunas tarjetitas con el logo y la dire de fulvida.
    Tenes razon en el comentario david, las cosas como son… y mas que nunca…
    Andres.

  4. Shalom:
    Interesante comentario Andrés. Hace un tiempo me pasaba lo mismo cuando iba a comidas con amigos. Ser Noajida no es aislarse en su burbuja, no somos una secta, ni nada parecido.
    Trabajo en un lugar en que la mayoría son de origen cristiano. Pero en el campo es diferente que en la ciudad. Nos levantamos a las 4 de la mañana. Mientras nos tomamos unos mates junto a la cocina de leña las charlas se suceden. Para alguien como yo nacido en una ciudad está vida al comienzo fue toda una novedad. La gente de campo tiende a darse el tiempo necesario para todo, no están atrapados por la ansiedad de la ciudad, no hay competencia por tener una posicion social. Cada uno ocupa su lugar y no se entromete en el trabajo del otro, pues saben que eso lleva a nada y al final si cada uno se mete a realizar otras cosas que no le corresponde, nunca logramos realizar nada, ni siquiera lo que nos toca realizar a cada uno.
    Mis amigos de la ciudad han desistido en su constante intento misionero. Cuando alguien se casa, ya no me invitan a la ceremonia religiosa, sino que me dan una invitacion para la celebracion posterior. Creo que uno cumple los preceptos al comienzo, luego ellos se hacen parte de nuestra vida, poco a poco unos más que cumplirlos los vive.
    Cuando recién comence en este camino, surgieron largas charlas sobre Noajismo. La vida en el campo me ha enseñado la paciencia en todo aspecto de la vida. Cuando muchos de mis amigos comenzaron a dudar de sus creencias, y otros se interesaron por el camino unico y verdadero del Noajismo, las charlas comenzaron a disminuir.
    Nunca hablo de Noajismo a no ser que me pregunten por ello. Pero cuando hablas de Noajismo, he visto que muchos cristianos silencian sus palabras. Si no hay dudas, si tu posicion no tiene debilidades, no tienen efectos ninguna actitud misionera cristiana. Creo que si tu vida tiene un equilibro en todo aspecto de tu vida, los cristianos suelen quebrarse en sus argumentos, su posicion pierde fuerza.

    Saludos

Deja un comentario