Archivo de la etiqueta: netzaritas

El noajismo y el espaguetti

Italia, su espaguetti, tagliatelli, fetuccini, , linguini, fusilli lunghi, bucatini, pappardelle, tonnarelli… qué maravilla…!  Ni qué decir de los tortellini, tortelloni, canelones, lasagna, ravioli.

No dejemos a un lado sus salsas: Salsa al Pesto, salsa Segrisola, salsa de Tomate Italiana, salsa boloñesa, salsa vegetal para pasta, salsa Scarparos, y un largo etcétera.

Pero… ¿qué tiene que ver el noajismo con todo esto?

Miremos:

Supongamos que en Italia hace miles de años sucedió un evento magno, un evento en el cual el pueblo italiano recibió el gran libro del espaguetti. Dicho libro contiene los ingredientes para preparar un espaguetti único, sin igual, imposible de imitar.

Además el libro cuenta con recetas de salsas, las mejores, inigualables, para chuparse los dedos…! Ni la receta de la Nona los iguala…!

Imaginemos que la entrega del libro del espaguetti fue la manera oficial en que Italia se convirtió en sinónimo de pasta. Fue allí donde se marcó el momento histórico en que dicha nación quedó marcada como la representante por excelencia en materia de espaguetti.

Sin embargo, siglos antes, imaginemos, ya los italianos sabian hacer pasta, pero no fue hasta ese entonces en que habian sido seleccionados para ser los representantes de una tradición que seria transmitida de generación en generación. Hasta convertirse en su signo distintivo.

Por otro lado, todas las demás naciones tambien sabian hacer espaguetti, pero no al estilo italiano. Ellos, las naciones,  sabian preparar la pasta con una receta menos complicada, una salsa un tanto más básica si se quiere.

No obstante, solo los italianos desarrollarian a lo largo de los siglos un cumulo de conocimientos relativos a la pasta y a las salsas que llegaria a constituirse en su bandera, en su legado, en su tradición.

Las demás naciones tambien comerian uno que otro espaguetti, una que otra salsa, pero no seria su principal tradición, ya que a tales pueblos no les fue dado el gran libro del espaguetti.

Dejemos a un lado el espaguetti, pensemos en el noajismo.

El pueblo hebreo fue y es el receptor de una voluntad Divina, fueron elegidos como depositarios de la Torá. Su signo distintivo es la Torá. Si en Italia la principal tradición es el espaguetti, si en la India la principal tradición son las especias, si en el Reino Unido la principal tradición es el té, si en Argentina la principal tradición son los cortes de carne… en Israel, la principal tradición es la transmisión de la Torá.

Italia es experta en transmitir de generación en generación la receta del espaguetti. El pueblo hebreo es experto en transmitir de generación en generación el conocimiento de la Torá.

Así como nos acercamos a un cheff italiano, así como confiamos en la receta de la nona, porque ellos son los expertos en la materia, pues su tradición milenaria lo avala, DEL MISMO MODO debemos aprender a confiar en lo que los maestros de Torá enseñan respecto a la identidad noájida, ya que ésta (sin ser obligación) reposa en el seno de la tradición judia, sin que esto signifique que el noajismo en su esencia sea judio.

Lo que significa es que el pueblo judío, cuando aun no habia sido elegido como depositario de la Torá, ya tenia amplia experiencia en la práctica de los mandamientos dados a Noaj. Y dicho conocimiento quedó en la memoria nacional, quedó grabado en la Tradición.

Por tanto, son los maestros de Torá los “Top Cheff” los únicos confiables respecto al tema noájida.

Si logramos entender la idea arriba expuesta, quizás logremos entender por qué los Siete Mandamientos de Noaj no están explicitos en la Torá del mismo modo en que están los llamados Diez Mandamientos.

Si logramos entender tal idea, podremos comenzar a entender por qué para los noájidas no hay un “recetario”, un libro lleno de mandamientos y explicaciones dadas por Dios.

Nosotros, los demás paises, podemos comer espaguetti, prepararlo incluso al estilo italiano, pero la verdadera pasta italiana solamente la preparan los italianos que recibieron la receta que se transmitió de generación a generación. Lo máximo que podemos hacer es cocinar la pasta, hacer la salsa, pero dificilmente tendrá el sabor caracteristico de Italia, porque ellos son los expertos en la materia, ellos cuentan con una tradicion milenaria al respecto. Nadie ha preparado más pasta que ellos. Nadie ha comido más pasta que ellos.

Lo mismo sucede con el pueblo judío. Los maestros de Torá son los expertos en la materia, y a menos que confiemos en lo que nos están diciendo, los noájidas terminaremos con una crisis de identidad sumamente destructiva.

Pero, ¿cómo confiar en lo que los maestros de Torá nos están diciendo?, ¿Cómo saber que no es un plan orquestado por unos cuantos rabinos para mantener a los gentiles lejos del asunto judio?

Como dijo Tebbie el personaje central del film “El violinista en el tejado”: Tradición.

Una tradición que se transmitió entre miles, personas dedicadas enteramente a la comprensión y prácticapasando por la transmisión fiel de dicho conocimiento.

El noajismo no reposa sobre la revelación de un individuo que aguantó hambre durante un mes en el desierto, y luego se apareció diciendo que habia recibido una epifania en la cual le indicaban que él era el elegido.

El noajismo reposa sobre algo sumamente firme, potente, fuerte, una cadena de conocimientos llamada Tradición. No una tradición noájida, ya que tal cosa no existe. No podemos ir a buscar en la Torá las raices hebreas de los gentiles tal como lo hace la religión llamada mesianismo o netzaritas.

Lo que si debemos considerar es que es esa Tradición la que contiene la manera correcta de cómo se practican los Siete Mandamientos y sus ramificaciones. No a la manera judia, pero si a la manera de un pueblo que primeramente fue noájida y luego, por su excelencia en el compromiso con su identidad, fue elegido para ser el depositario de mayores resposabilidades, y luego desarrolló su identidad espiritual judia, que nada tiene que ver con la identidad espiritual noájida.

Quizás no logremos comprender la magnitud del asunto, puesto que como gentiles carecemos de ese bagage milenial conque cuenta el pueblo judío. Recordemos que mientras el pueblo hebreo se dedicaba a la práctica asidua de su identidad espiritual, las demas naciones se dedicaban incluso al espaguetti. Lo cual no es malo, ya que hoy en dia todos comemos espaguetti. Y hoy en dia todos podemos conocer qué es el noajismo gracias a una nación que no se pasó milenios cocinando pasta.

Algo debemos aceptar, y creo que en eso estamos de  acuerdo: El experto en asuntos de Torá es el pueblo judío. Y es gracias a ellos que muchos de nosotros hemos despertado la conciencia de nuestra identidad espiritual.

En fin, frente a nosotros dos opciones: Tener confianza, puesto que incluso los Siete Mandamientos de Noaj son parte de los 613 mandamientos que el pueblo judío tiene como responsabilidad guardar, y nos están siendo enseñados por una nación que en su momento se hizo experta en la materia, o

salir corriendo creyendo que los judíos nos quieren dominar y nos están vendiendo una falsa voluntad Divina. Y por tanto, todos debemos hacernos judíos.

De igual modo entonces todos corramos a hacernos italianos ya que quizas el espaguetti que Italia nos enseñó a hacer no sea el verdadero espaguetti.

Pensemos.

Los 7 Orígenes de la Maldad (Parte 5)

Continuaremos con esta serie de textos donde estamos hablando acerca de los males que originan el incumplimiento de los Mandamientos.

Ahora nos toca explicar el mal que deriva del incumplimiento del Mandamiento “No robar”

Este Mandamiento esencialmente consiste en respetar la propiedad ajena, cada cosa que está en manos de alguien es porque el Creador así lo ha determinado, por lo tanto debe de respetarse este orden, claro que los Mandamientos por ser de raíz espiritual su objetivo radica en algo más sublime que los beneficios que podamos ver a simple vista y deben de ser cumplidos solo por ser la voluntad de Dios mas allá de si comprendemos o no sus razones, no obstante estas leyes están hechas para dar orden a este Mundo y mediante su cumplimiento el Mundo se desarrolla con armonía pero su objetivo final esta mas allá de nuestra comprensión.

Ahora cabe mencionar que el incumplimiento de este Mandamiento es mencionado en la sentencia del diluvio y fue un factor determinante para la detonación de la sentencia, escribí ya en otra ocasión acerca de este tema en el texto “la causa del diluvio” pero en esta ocasión trataremos el tema desde otro punto de vista.

Cuando robas o privas a alguien de algo que por derecho le corresponde, estas violentando el orden establecido por el Creador, pues si alguien tiene algo licito es porque el Creador lo ha permitido, cuando le quitas algo a alguien “injustamente” esto le causa molestia al propietario y por supuesto también al Creador, pues al quebrar ese equilibrio de la propiedad, el Creador tendrá que restablecerla pero solo a causa de un mal comportamiento.

¿Pero porque serán tan importante este Mandamiento que fue el que detono la sentencia del diluvio?

Pensemos en algo que es muy común ver por aquí.

 Muchos vienen aquí demandando estudiar “Tora” y arguyen protestan dan excusas todo salido de “su lógica” pues ellos piensan que les pertenece también la Tora por “x” razón, y se les contesta desde el conocimiento y la verdadera palabra de Dios la cual El manifestó a través de los escritos sagrados recibidos por Moisés en el monte Sinaí, pero solo inventan mas excusas para apropiarse de algo que no les pertenece.

Pero si sabemos con certeza que la Tora pertenece a Israel, pues así está escrito, entonces porque muchos siguen pensando que pueden o “deben” estudiar Tora.

¿Tu qué piensas al respecto?

Demos un sencillo ejemplo para entender la idea:

En tu casa quien pone las reglas, supongo que tu verdad, y si llega alguien de repente a tu casa y te empieza a imponer, esto se va a hacer así y esto así no va y esto así si va y vas a hacer esto y esto no, ¿que vas a decir? Oye espérame en mi casa mando yo, en tu casa puedes hacer lo que tu gustes, pero en la mía yo pongo las reglas.

El que viene demandando estudiar Tora cuando no le compete está poniendo “SUS PROPIAS REGLAS” y está ignorando las que puso Dios mismo cuando estableció este Mundo ¡Su Mundo!

Este Mundo es del Creador y “El pone las reglas” si El dijo la Tora es de Israel es de Israel y punto, quienes somos nosotros para cuestionar Sus órdenes, ¿comprendes hacia dónde va la idea?   

A qué punto quiero llegar, ¿que es el Robo que es tan mal visto por Dios?

El robo es la negación misma de la Autoridad divina que es Dios.

Cuando violentas este Mandamiento niegas la autoridad del Creador del Mundo y para peor lo niegas a El.

¿Grave no crees?

No es de extrañar que este Mandamiento haya sido el que detono la sentencia del diluvio que arraso con una civilización completa.

Pues al negar la Autoridad Divina ya cualquier cosa negativa se puede hacer sin reparo.

Negando la Autoridad Divina deja de haber temor y restricción por lo tanto es el camino a cometer mas transgresiones adulterio blasfemia asesinato idolatría.

Se lleno la tierra de hurto o sea que todos negaban a Dios e ignoraban por completo Sus leyes, ¿entonces que paso?, pues si negaban a Dios que El es el que les daba la vida y todo para existir, pues simplemente los extrajeron de este Mundo.     

De ahí que la violación a este Mandamiento sea tan grave, al igual que estudiar Tora pues no solo son daños que se sufran en este Mundo, sino que también el porvenir espiritual es dañado.

Este incumplimiento se conecta con otros cuatro.

De aquí se deriva hacia la idolatría pues sirves a un Dios limitado que no te da la justa retribución de tus actos “según uno mismo”.

Deriva hacia la blasfemia pues enuncias de forma incorrecta al Creador restándole omnipotencia creyendo que es limitado y es que realmente el robo también es una “falta de respeto” al Creador  pues si Lo respetaras no Le robarías pues sabemos que todo todo es de El.

Deriva hacia las relaciones sexuales ilícitas, pues el adulterio es una forma de robo pues estas “tomando” la esposa de otro.

Deriva hacia el asesinato pues no tendrás reparo en “quitar” una vida, y para muestra basta un botón veamos cuantos asesinatos se cometen hoy en día por intentos de robo o por robos, ¿o no los ladrones ya no reparan en quitar una vida al momento de cometer sus atracos?

Digámoslo así, este Mandamiento es “MEDULAR” en el cumplimiento de los demás y en él, descansa parte importante de la integridad personal, pero de igual forma en su incumplimiento radica gran parte de la maldad en este Mundo.

Su gravedad esta atestiguada en el relato del diluvio, UNA CIVILIZACION ENTERA fue arrancada de este Mundo por su incumplimiento, no un estado o un país o un continente ¡UNA CIVILIZACION ENTERA! Juzga tu compañero, si es grave o no, claro hay que aclarar que era una canasta llena de pecados en ese entonces, pero el que sobresalía era el del robo, el que acusaba primero era el del robo.

Cuando tomas algo que no te corresponde simple y sencillamente estas robando.

Aquel que toma la Tora para estudiarla como los Judíos, llámense mesiánicos, netzaritas, seudo Noajidas, y tantos más que lo hacen, están robando, están tomando algo que no les pertenece, así de fácil y sencillo, la Tora fue entregada en manos del Pueblo de Israel ellos son los custodios y guardianes nadie más, y si alguien desea convertirse al Judaísmo es válido pero que lo haga también de acuerdo a las leyes que rigen ese aspecto, no haciendo según “su voluntad” o lo que mejor le parezca.

Si robar un carro o una casa o “x” cosa es grave considerando que son cosas materiales, ahora si robas una “propiedad” espiritual como lo es la Tora ¿no será desagradable en gran manera a la vista de Dios?

Y en resumen el incumplimiento de este Mandamiento es uno de los peores males que padece la humanidad, pues es la negación de la autoridad misma de Dios, tomando algo que por derecho no les pertenece y para peor hundiéndose en un negro abismo de egoísmo personal trayendo destrucción y caos al Mundo.

Como es delicado este Mandamiento y en su incumplimiento radica un extremo de la conducta el extremo egoísta no puedo dejar de mencionar el otro extremo.

Cuando le quitas a alguien, algo que no te toca estas robando, pero cuando tomas de algo que tienes para dar a alguien ¿Qué es?

¡Actuar con Bondad y con Justicia!

Como mi querido amigo y líder Uri chavez que me ha confirmado su apoyo y ayuda en la realización del libro “Retorno a los 7 Mandamientos” lo cual reconozco y agradezco bastante.

¡Saludos y abrazos para ti apreciado!

Robar es negar que Dios mismo conduce el Mundo y que cada quien tiene lo que por derecho le corresponde, imponiendo así nuevas reglas para que transite el Mundo de acuerdo a “nuestra propia voluntad” y negando la voluntad Suprema que es la de Dios mismo.

Tu legado tu herencia amigo mío es invaluable y preciosa, tienes un tesoro inmenso que apreciar y estudiar dentro de los 7 Mandamientos recuérdalo.

¡Hasta pronto!

Resp. 626 – ¿el mashiaj y el cristo ?

Cristian Patricio Puebla Vidal nos consulta:

estimado More segun las religiones falsas pronto vendra el cristo y el anticristo,
1- esto no sera una escusa para cuando llegue el meshiaj,el verdadero ,para que lo acusen de que es el anticristo?
2- por que se les van a caer todas las mentiras?
3- al ver que solo se cumplen las profesias del pueblo de israel,de el meshiaj?
4- tengo temor por eso
5- dentro de mi no creo que pase ,nada malo pero usted sabe mas ,ho estoy confundido saqueme de la duda gracias…
cristian patricio puebla vidal

Seguir leyendo Resp. 626 – ¿el mashiaj y el cristo ?

Las cosas por su nombre, en su debida forma y con su correcto contenido

El otro día yendo por Buenos Aires me sorprendió un cartel publicitario que ofrecía la bebida “PECSI”, con los colores de Pepsi.
Pensé que sería una de esas tantas “colas” que toman de sus compañeras más famosas alguna caracterísitca para penetrar en el mercado.
Luego me enteré de que en realidad era una publicidad “legítima” que usa una variante de nombre (nacido entre el público y no en la empresa) de la propia Pepsi, es decir, una estrategia de diversificar el nombre, ya que no el contenido.
Parece una posición novedosa, ingeniosa, sorprendente de llegar a lugares no alcanzados antes, o por el contrario, reafirmar una identidad ya existente y darle autorización.
Es decir, al parecer mucha gente llama a la bebida “pecsi”, por lo que la empresa legitimó esa dislate, para su propio beneficio, por supuesto.
¿Qué tiene que ver con nosotros?
Pues, mucho, tanto que me limitaré solamente a dos reflexiones.

Por más que sectas cristianas (seguidores del “cristo”) digan que no son cristianos, sino que son judíos, ebionitas, netzaritas, sefaraditas, de las diez tribus, o cualquier otra fantochada mentirosa; el cambio de nombre, y la impostura no deja de ser la misma bebida venenosa para el alma. Peor, escondida como criminal, acechando desde las sombras, negando su contenido, para aparecer como santidad y puro, siendo que es una calamidad perjudicial, doblemente enfermiza.
Así pues, cuando te quieran vender productos mesiánicos, neztaritas, judíos del primer siglo, sendas antiguas, judeocrisitanos, judíos creyentes en Jesús (con el nombrete que le quieran poner), judíos completos, noájidas evangélicos, etc., no te equivoques, no te confundas, no caigas en las garras de los malignos.
Es la misma idolatría, la misma maldición, la misma maldición, la misma mentira, pero detrás de múltiples caretas.
Aunque te digan que no creen en la deidad del susodicho, aunque te digan que solamente lo siguen como rey o rabino o profeta, no les creas, no seas cómplice ni víctima; pues no dejan de ser los mismos piratas miserables que andan detrás de tu dinero y de manipular como sea para sostenerse en el poder que desde hace 1700 año ostentan y con el cual corrompen las cosas sagradas y buenas.
Recuerda que aunque cambien el nombre y se pongan otras ropas, no dejan de ser el mismo pozo al infierno.

Segunda enseñanza, es que no juguemos con los sentidos de las palabras, para que ellas se acomoden a nuestras creencias o pareceres, sino que seamos respetuosos de los significados socialmente aceptados.
No inventemos significados, no busquemos ser originales con lo que está socialmente establecido.
Esto es algo muy habitual entre los misioneros, que no solamente modifican a placer y por interés los significados de las palabras, sino también los conceptos sagrados o profanos.
Ejemplo, los misioneros del mal te dirán que el Mesías no es una autoridad política y que las profecías mesiánicas no son de índole nacional, material; sino que se refieren a cuestiones espirituales y nada más. Este disparate, esta mentira, esta maldición es querer acomodar la realidad profética al patético cuento idolátrico de los evangelios.
Es querer tapar el sol con un dedo, para excusar la torpeza peligrosa de sus cuentos y la inoperancia e inutilidad del nefasto personaje de la cruz. Te invetarán historietas tales como segundas venidas, te dirán que x es una profecía mesiánica cuando no tiene nada que ver ni con profecías ni con Mesías, te confundirán con todas las armas que sus oscuros corazones preparados para el mal conocen.
Ten cuidado.

Por otra parte, entre nosotros también debemos ser cuidadosos.
Son SIETE y no más ni menos los mandamientos que Dios ha dado para las naciones.
Querer añadir “mandamientos” a estos siete, es confundir, errar y llevar al error.
Seguramente que sin maldad, seguramente que no con el mismo ánimo malicioso de los misioneros, pero no deja de ser un error, y que puede ser bastante grave.
Son siete, ni más ni menos.
Luego, de estos se desprenden reglamentos, conductas positivas, buenas costumbres, actitudes de vida, etc., pero en modo alguno mandamientos.
Ejemplo, el honor a los padres NO ES un mandamiento para los noájidas, sino que lo es para los judíos.
Pero, ¿alguien puede dudar de que sea una conducta noble y necesaria para toda persona?
Uno de los 613 mandamientos para los judíos es recordar el día séptimo y hacerlo diferente al resto de los días.
Éste es un mandamiento exclusivo para los judíos, según declaró con luminosa claridad Dios en la Torá (y de lo cual ya hemos explicado en más de una ocasión).
Sin embargo, ¿acaso no es algo bueno para los noájidas tener al séptimo día, el sábado, como especial, en recuerdo de la Creación?
No como mandamiento, pues no lo es, ni lo será para los noájidas.
Ni como manera de vivir al estilo judaico, pues en nada corresponde a los noájidas.
En modo similar con el estudio de la Torá, que es otra área que Dios ha vedado para los noájidas, tal como hemos expuesto en varias oportunidades.
Pero, ¿acaso será malo que el noájida sepa quien es el Creador, tal como narra el Génesis; o como los nobles noájidas de las primeras épocas hacían para vivir en un mundo lleno de oscuridad? ¡Por supuesto que no es malo! Pero esto no es un mandamiento, ni una obligación, ni una acción que hace “mejor” al noájida! Y, por supuesto, siempre y cuando sea hecho sin quebrar ningún mandamiento, ley, reglamento.

En resumen, tengamos en claro el camino correcto, sepamos llamar a las cosas por sus nombres, reconozcamos a los que andan en sombras para no acompañarlos hacia el abismo, apreciemos a los que hacen algo más sin quebrantar el orden, respetemos los sentidos de las palabras, colaboremos con la siembra del bien y la justicia.

Al pan pan, y al vino vino.

¿El Nuevo Testamento es el “brit jadasha”?

Los idólatras del imperio romano, con gran espíritu de engaño y rebeldía contra el Eterno, llamaron a su libro de mitologías como: “Nuevo Testamento” o “Nuevo Pacto”.

Los piratas de la fe, los malvados que se disfrazan de santidad, esos que son peores aún (ya lo sabes: mesiánicos, falsos judíos por jesús, netzaritas, etc.)  tienen la malicia engañosa de llamarlo “Brit Hadashah”, que quiere decir “Nuevo Pacto” en hebreo.

Como fundamento para esta actitud corrosiva mencionan una porción del profeta Jeremías, que te cito ahora:

“He aquí vienen días, dice el Eterno, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Yehudá [Judá].


Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Eterno: Pondré Mi Torá en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Elokim, y ellos serán Mi pueblo.

Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: ‘Conoce al Eterno.’

Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Eterno. Porque Yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado.'”
(Irmiá / Jeremías 31:30-33)

Como siempre ocurre con estos mentirosos, se agarran de donde pueden para tratar de demostrar su validez.
Cuando usan versículos reales (cuando no los inventan directamente, o tergiversan su traducción) si prestamos atención encontramos como se demuestra que su religión es mentira, su dios colgado es falso, sus argumentos no tienen razón de ser, su espiritualidad es perjudicial.

Precisamente en el texto del profeta de la verdad que te cite se encuentra la demostración clara y directa de que el tal “nuevo testamento” es una aberración, una obra diabólica (en sentido figurado), un manual para corromper el alma y llevar a la perdición eterna.

1-

haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Yehudá [Judá]


¿No está dicho que el “nuevo pacto”, el “brit jadasha” es entre Dios y los judíos?

Claramente está mencionado que es un pacto renovado con las familias de Israel, pero de ningún modo con las naciones del mundo.
Es un pacto renovado con los judíos, no con los gentiles.

Por tanto, cuando son los gentiles los que sostienen y avalan el “Nuevo Testamento”, ¿están actuando con la verdad, o solamente llevan una enorme mentira como doctrina?

El “brit jadasha” es una renovación del pacto eterno que une al Eterno con los judíos.
El “nuevo pacto” de los cristianos (incluídos mesiánicos) es un invento humano, una alianza idolátrica, algo ajeno a Dios y directamente en Su contra.

En consecuencia,
el “Nuevo Testamento” (sea como le llamen) no es el “brit jadasha” que menciona el profeta Jeremías.
Son dos cosas totalmente diferentes.
Pero, los engañosos han usurpado un concepto sagrado “brit jadasha” para nombrar un libro lleno de contradicciones, de rebeliones en contra del Eterno, de sendas de error y pecado, de religiones que alejan de la salvación.

2-

Pondré Mi Torá en su interior y la escribiré en su corazón


¿No dice que el “nuevo pacto” es exactamente la Torá de Israel, pero que estará dentro del corazón de cada judío y no solamente como un libro?
Léelo, está ahí exactamente mencionado.

Dime una cosa. Si tú eres uno de los desgraciados (faltos de gracia divina, pues es un libro de perdición) que ha leído el Nuevo Testamento… ¿es eso la Torá, el Pentateuco, los Cinco Libros de Moshé entregados a Israel?

¿No dice el Nuevo Testamento que el “viejo pacto”, es decir la Torá, ha sido superada, que es inútil, que es mala?
Así lo expresa con siniestra claridad el perverso Pablo, el gentil de Tarso.
Él anuncia la cancelación de la Torá, a la que llama Ley.
Él anuncia una época de gracia divina a través de la fe en el falso dios colgado.

Dime… ¿es realmente el Nuevo Testamento una copia fiel de la Torá que se incrusta en el corazón de los judíos?
O, ¿es el Nuevo Testamento un librillo de fantasías religiosas que toma dos o tres versos de la Torá, los tergiversa, y anula; pero que básicamente nada tiene que ver con la Torá, ni con la santidad?

En conclusión, el Nuevo Testamento NO es el brit jadasha anunciado por el profeta Jeremías.
Nada tiene de santidad, ni de validez, ni de comunión con Dios.

3-

Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: ‘Conoce al Eterno.’


Paso por los canales de TV y veo predicadores de cientos de ramas del cristianismo predicando a su (falso) dios y (falso) redentor, y (falso) mesías.
Los veo, y en sus manos tienen el Nuevo Testamento.
Los más perversos entre ellos, los mesiánicos y similares, tienen la desvergüenza de tener lo mismo pero en la tapa dice “Brit Hadasha”, y Juan es Ioajanan, Mateo es Matitiahu, etc… pero sabemos que se trata del Nuevo Testamento disfrazado de “algo judío”.
Ahí están esos predicadores, gritando, vociferando, levantando manos, manipulando emocionalmente a las masas de ovejas que los siguen. Allí ellos están vendiendo sus fantasías, insisten, golpean constantemente… y su mensaje es siempre: “debes conocer a tu salvador, a Jesús, y servilo”.
¿No es así?

Paso por las emisoras de radio, y para mi dolor está poblado de pastores, predicadores, sacerdotes, falsos rabinos, etc., todos ellos cristianos, seguidores del colgado dios que a nadie salva.
Y su mensaje es: “conoce a Jesús, sírvelo, ámalo”.

En las calles los graffitis, carteles, pancartas, de esta gente… lo mismo… insisten para que lo conozcamos al tal Jesús.

Los que tocan a tu puerta, te dan regalos, o te venden cosas… para insistentemente que conozcas a su dios…

Los que se meten en tu vida, te quieren controlar, te manipulan allí en donde estés, en tu trabajo, hogar, paseos públicos, buses, etc. esos misioneros… con insistencia te persiguen con una sola misión: conoce a Jesús, síguelo, sírvelo, ámalo.

Yo me pregunto: ¿acaso la gente conoce al Eterno, al Uno y Único Dios?
Los fieles a Él somos bien pocos, los judíos y noájidas somos un puñadito en el mundo.
Hay unos 1.100.000.000 de siervos del falso dios colgado.
Hay unos 20.000.000 de fieles al Eterno.

¿Te parece que la gente conoce al Eterno sin necesidad de que sea predicado?

En resumen,
el Nuevo Testamento ordena salir y ser misionero, conquisar corazones para Jesús y su religión. Está allí escrito, en ese libro de mitologías. No te pido que lo busques, porque está prohibido indagar en esos libros de perdición. Pero tú que has tenido la “mala suerte” de haberlo leído sabes que es así. Que es un deber del seguidor de Jesús ser misionero, predicarlo, conquistar el mundo para él, convertir a todos a su religión.

Ese Nuevo Testamento evidentemente NO ES el brit jadasha que pregona el profeta Jeremías.
El brit jadasha es un renuevo del pacto eterno entre Dios y los judíos, no es un libro, sino una certeza en el corazón de Israel. Es la Torá en el interior de cada judío. La Torá con la plena convicción y certeza de que Dios existe, es Uno y Único y no tiene nadie que se le compare o asocie.

Por lo visto, nada que ver el Nuevo Testamento con el brirt jadasha.

4-

Porque Yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado.


Los seguidores de Jesús son “pecado-céntricos”. Su vida está dando vueltas todo el tiempo al tema del pecado. Te señalan con culpa, te tratan de pecador, te disriminan por tus errores, el pecado está en su boca todo el tiempo… tal como el Nuevo Testamento enseña a hacer.

Los fieles del Uno y Único somos “justos y buenos”. Tratamos de ser constructores de Shalom. No nos interesa indagar en el pecado, ni juzgar o condenar al infierno a los demás todo el tiempo.

El Nuevo Testamento abunda en el tema del pecado, el infierno, el dolor.
el brit jadasha, el verdadero renuevo del pacto eterno entre Dios y los judíos habla de una época en la cual ya no habrá pecados, ya no se hará lo malo.
Y esto será así porque la gente tendrá la Torá en su corazón, realmente cada uno sabrá qué está bien y que no lo está, y cómo debe comportarse. Todos sabremos de la existencia del Eterno y conoceremos y cumpliremos con Sus mandamientos. En esas circunstancias nadie pecará, el pecado será algo del pasado, algo de lo que está muerto… como muerto está el Nuevo Testamento.

¿Te ha quedado claro lo que te he expuesto aquí?
Te pido que, por favor, pongas un resumen con tus palabras aquí abajo, en la sección para los comentarios.


El enemigo que quiere parecer interno

Atentos a este relato por favor:

“Cuando los enemigos de Yehudá [Judá] y de Benjamín [1] oyeron que los que habían venido de la cautividad edificaban un templo al Eterno Elokim de Israel, se acercaron a Zorobabel y a los jefes de las casas paternas, y les dijeron:

-Permitidnos edificar con vosotros; porque como vosotros, buscamos a vuestro Elokim, y a Él hemos ofrecido sacrificios desde los días de Esarjadón, rey de Asiria, que nos trajo aquí.

Pero Zorobabel, Jesúa y los demás jefes de las casas paternas de Israel les dijeron: -No edificaremos con vosotros una casa a nuestro Elokim, sino que nosotros solos la edificaremos al Eterno Elokim de Israel, como nos lo mandó el rey Ciro, rey de Persia.

Entonces el pueblo de la tierra desmoralizaba al pueblo de Yehudá [Judá] y lo amedrentaba, para que no edificara.”
(Ezrá / Esdrás 4:1-4)

Veamos un hecho muy actual a través de esta milenaria narración verídica.

En tierra judía vivían unos extranjeros, ajenos por completo a Dios y Sus cosas (2 Melajim / II Reyes 17:24).
Sin embargo, por cuestiones acomodaticias pretendían rendir honores al Eterno (2 Melajim / II Reyes 17:28), aunque en realidad hacían unos rituales estrafalarios, una mescolanza imperfecta entre algo parecido a Torá y religiones por completo apartadas del Eterno (2 Melajim / II Reyes 17:33).
No por convicción, amor, dedicación, devoción, fidelidad, sumisión, sino como un modo de conseguir alguna ventaja, salvación, o algo similar (2 Melajim / II Reyes 17:25).
Así vivían ellos, en completo error, pero disfrazando su impiedad en ropajes de apariencia de santidad, tal cual hacen los mesiánicos (fanáticos cristianos pero que se hacen pasar por judíos) de nuestros días (2 Melajim / II Reyes 17:34).
Y de esa manera educaban en perdición con disfraz de salvación a sus hijos y discípulos y a todo ingenuo que caía en sus garras sanguinarias con apariencia de bondad (2 Melajim / II Reyes 17:41).

Con esa misma apariencia de rectitud se acercaron a los valientes judíos que estaban retornando del cautiverio en Babilonia y que con gran dedicación comenzaron a edificar trabajosamente el Templo para el Eterno en Jerusalén.
Con mentiras y media verdades (que son peores y más letales que las mentiras) anunciaron que querían participar de las cuestiones propias de los judíos.
Daban buenas excusas, manejaban muy bien las palabras como para hacer creer ciertas cosas y confundir y generar dudas y hacer de esa manera que los poco preparados admitieran sus afiebradas teorías.
Ellos decían adorar a Dios y por eso pedían participar de las cosas propias de los judíos.
Ellos decían ser fieles a Dios, aunque cuando uno se ponía a indagar con capacidad y paciencia, más pronto o más tarde descubría cosas grotescas: el odio intenso hacia los judíos, el odio profundo hacia lo judaico, el desprecio hacia el Eterno, la adhesión pasmosa a dioses ajenos, entre otras cosas aberrantes.
Asumían cierta familiaridad con los judíos, que realmente no poseían.
Declaraban que ciertos individuos de la historia los habían naturalizado como judíos, aunque ciertamente nada tenían de judíos, ni podían tenerlo.
Y recuerda amigo lector que te estoy hablando de los samaritanos de hace 2500 años atrás, aunque en todo parezca calco de lo que hacen los mesiánicos (netzaritas, ebionitas, amitas, entre otros desquiciados) de la actualidad.
Además de aquellos otros gentiles que desprecian su identidad espiritual noájica y pretenden tener derechos sobre las cosas que Dios ha declarado patrimonio y herencia perpetuos de Israel.
Esos, que se dicen amigos, que quieren participar en las cosas concernientes a los judíos sin querer entender que no les corresponde, terminan por descubrir su hilacha profunda, oscura, antijudaica, oponente a Dios.
De tanto querer lo que les es ajeno, de tanto envidiar la identidad ajena, terminan por odiar a aquellos que envidian, sin darse cuenta de que están odiando intensamente su propio ser.
Es complicado, pero lamentablemente cotidiano.
A diferencia de los gentiles concientes de su patrimonio como noájidas, que se contentan con su bella porción otorgada por el Eterno. Que son verdaderos socios en la construcción de Shalom. Que no se afanan buscando la propiedad de otro, ni quieren tomar parte en lo que no les corresponde.
Son amigos sinceros, pues entienden que cada uno tiene un rol determinado por Dios y que así debe ser.
No pisotean la propiedad del otro, con la excusa de que quieren tener parte en ella.
No desprecian su identidad, pues la conocen y la encuentran estupenda, como todo lo que es obra del Padre Celestial.
Estos noájidas, los conscientes de que tienen su propia identidad y su propio patrimonio, son los amigos de los judíos, los que se comportan como hijos ante el Padre.
Esos otros gentiles, los que pretenden tomar para sí lo que no han sido llamados a poseer, son personas confundidas, extraviadas, ignorantes, quizás con buenas intenciones, pero cuando se aferran a sus deseos dejan la bondad y la justicia y se embarcan en la senda de los enemigos de Dios.
A tenerlo presente.

Los líderes, los sabios, los entendidos, los capacitados, los poseedores de autoridad denegaron a los extraños el participar de las cosas del Eterno. Ellos no podían admitir que los enemigos tomaran parte de las cosas concernientes a los judíos.
Sabían que cuando algo puro se mezcla con los que se disfrazan de pureza, termina por contaminarse todo el contenido.
Si los enemigos de Dios, disfrazados de constructores, se hubieran sumado a las fuerzas de verdaderos constructores, bien pronto hubiera comenzado una crisis profunda. Se hubiera desangrado el caudal sagrado de los leales. Se hubiera introducido la corrupción idolátrica y perversa entre los cimientos de la Luz.
Por lo cual, tuvieron que dejar bien en claro quien formaba parte de los edificadores del Templo y quien no.
Porque hay ley, porque debe imperar el orden.

Entonces, los enemigos mostraron su verdadero rostro.
Dejaron tiradas a un costado sus caretas de amistad y por fin enseñaron los afilados dientes dispuestos a asesinar a los leales a Dios.
Ya no se hacían pasar por ovejas deseosas de trabajar en la obra del Eterno, sino que dedicaban todos sus esfuerzos misioneros para obstaculizar, retrasar, entorpecer, destruir, maldecir.
Usaban su poder material, ejercían presión, hacían actos de terror, manipulaban a las masas, difamaban, enseñaban mentiras atroces acerca de los leales.
Ya dejaron de jugar a los “buenos” y “amigables” para ser quienes eran todo el tiempo debajo de sus disfraces de bondad.
Ahora el desprecio estaba a flor de piel, se sentía a cada instante.
El odio no era imaginario, sino una realidad intensa.
Esos mismos que hasta ayer lloraban quejosamente: “¿Por qué no nos dejas aprender hebreo contigo? ¿Cómo quieras que sepamos cosas de noajismo si no nos muestras cosas de judaísmo?” Esos mismos que se hacían pasar por amables ovejitas perdidas en busca de sentido, ahora demostraron su verdadera naturaleza porfiada, extranjera al Bien.
Usaron sus caretas para disfrazarse, sus excusas para conseguir sembrar la duda, promover la discordia, generar la controversia, malquistar a los socios en la construcción.

La historia, tristemente, se repite.
Hay un enemigo que quiere parecer que es interno, que es uno más de los anhelantes de ser leales al Eterno, de ser constructor de Shalom.
Se visten con las ropas apropiadas para la ocasión, para tapar sus verdaderas intenciones.
Reclaman cosas que no les pertenecen, dan vueltas para justificar sus deseos prohibidos, se venden como buenas víctimas de malos victimarios; pero en el fondo, solamente tienen rechazo hacia ellos mismos, hacia los judíos, hacia los noájidas leales, hacia Dios.

Tengamos en cuenta esta enseñanza, pero no para salir a perseguir a los que dudan, a los que critican sanamente, a los que preguntan para aprender.
No tenemos necesidad de ser inquisidores, pues ese rol es para los enfermos, los de alma mortal, los colegas de la idolatría.
Pero sí tenemos la obligación de ser despiertos vigías en la atalaya, para que los que se vienen con ofrendas de supuesta paz no entren dentro de las murallas de la ciudad de la Luz y la infecten con sus mensajes desmoralizadores, con sus dudas perversas, con sus media verdades ofensivas, con sus retóricas aburridas pero atrapantes.

Estemos atentos, no para iniciar una caza de brujas, sino para seguir siendo constructores de Shalom y no meramente gente perdida y sin rumbo en la vida.

Seguir leyendo El enemigo que quiere parecer interno

Resp. 465 – Luego de deleitarse con “Aromas del Paraíso”

Sobre “Aromas del Paraiso”,
Con anterioridad, había visto que cada sitio judío en Internet tiene su sección de “parashá semanal”. Nunca me detuve a leerlas en particular, pero ahora que las mencionas en “Aromas” me surgen varias preguntas:
a) ¿Existe una colección fija de parashot para cada semana del año?
a1) Es decir, ¿el año que viene se vuelve a repetir la misma cita?
b) ¿La interpretación es libre, dependiendo de cada comentarista, o hay una pauta general de significación, la cual se puede orientar hacia un fin específico que se quiera resaltar? Por ejemplo, hoy me interesa hacer hincapié en un suceso determinado y oriento mi discurso hacia allí.
c) Esto mismo también, está emparentado con algo que me llama la atención. En muchas ocasiones (artículos o conferencias), generalmente citando la Torá, el orador explica que tal palabra deriva de otra y puede interpretarse así o asá, con leves modificaciones en su escritura, pero generalmente con significación diversa, por lo cual la frase que la contiene puede orientarse hacia lugares distintos. ¿Esto es así por el estilo litúrgico en que está redactada la Torá, es característico del hebreo en general, el de aquella época o por efecto de la transliteración?
d) En “Aromas”, cada “aroma” es en verdad un extracto de la parashá correspondiente. De hecho, mencionás la referencia de donde extraes la cita. Pero asimismo, también mencionas el párrafo de la parashá completa. ¿Es posible leer la parashá completa?
d1) Ok, una posibilidad es buscarla por Internet, pero pregunto si hay algun impedimento (legal) de hacerlo. Mi curiosidad es conocer el contexto en que se dijo esa expresión.
e) Importante trabajo el tuyo, de recolectar las parashot, sacar el extracto y hacer el comentario correspondiente. Más allá del agradecimiento que pueda siginficar pagar por el trabajo, agradezco que te hayas tomado el trabajo de hacerlo, tan bien redactado y tan ameno.
f) Vi que en algunos casos, el comentario está basado en las enseñanzas de algún rabino. Por lo menos uno o dos jasídicos. Y esto me saca del libro para preguntarte por otra cuestión. Después de vivir 40 años en el mismo barrio, de pasar todos los días por la puerta cada vez que iba a la escuela, recién el año pasado caí en cuenta de una inscripción sobre la entrada de la sinagoga que está a dos cuadras de casa. Google me llevó a Jabad Lubavitch Argentina (JLA) y así descubrí que el corredor Once-Almagro-Villa Crespo (barrios de Buenos Aires) está repleto de centros y sinagogas de JLA. En realidad JLA tiene muchos centros en la ciudad, como en parte del país. Se me ocurrió buscar si había otra organización similar pero no encontré ¿JL es la única organización orotodoxa mundial?
g) “Aromas” es un libro para leer y releer (y preguntar).
Un abrazo,
Fernando, Argentina

Seguir leyendo Resp. 465 – Luego de deleitarse con “Aromas del Paraíso”

Noajida y Noajismo

En el Mundo existen dos tipos de identidades espirituales la Noajida y la Judía, todo aquel que nace de madre gentil es Noajida y es heredero de un pacto que desde hace mas de 4,000 años el Creador sello con Noaj y sus hijos y los descendientes de sus hijos (o sea nosotros), los Noajidas somos los continuadores de ese pacto eterno los que con nuestras acciones acordes a los 7 Mandamientos dejamos pasar por nuestras vidas la Luz celestial que proviene desde lo Alto, dando así a nuestra existencia verdadera vida, paz, bendición y armonía.

La otra identidad es la Judía, después de los descendientes de Abraham y Isaac y Jacob fueran liberados de la esclavitud a manos del faraón y guiados por Di-s en el desierto y cuando finalmente Moshe ascendió al Monte Sinaí a recibir la Tora tanto la parte Escrita como la parte Oral, a los Judíos les agregaron 606 Mandamientos mas por ser que serian la Nación consagrada para servir como sacerdotes del Eterno, ellos y nadie mas.

Dos tipos de identidades espirituales, ambas con un rol especifico en la Creación, tal como dos elementos de un ecosistema trabajan interrelacionados para dar sentido a la existencia de la naturaleza, ambas identidades con el mismo destino pero con caminos diferentes, ambos Noajidas y Judíos trabajamos juntos en la rectificación del Mundo, para dar así sentido a la Creación del Eterno, ambos con tareas importantes que solo pueden ser desempeñadas por cada uno de sus miembros.

Hay quien piensa que ser Noajida es poca cosa otros piensan que ser Noajida es una preparación previa a la conversión al Judaísmo, algunos ven al Noajismo como un trampolín para alcanzar el Judaísmo, todas estas son ideas totalmente erróneas, el Noajismo en si en una finalidad de vida que abarca el desarrollo integral de cada uno de los estratos de la realidad humana, en si el Noajismo es una tradición antiquísima que viene desde el primer ser humano o sea Adam y atravesó 10 generaciones hasta llegar a Noaj, el cual fue instruido por su mentor Metushelaj/Matusalén en las 7 leyes universales, cuando la humanidad mereció ser destruida el Creador eligió a un hombre para continuar con el plan divino de la Creación, así entonces la humanidad pereció en el diluvio y quedo vivo el continuador de la raza humana Noaj y su familia, el Creador “Sello” el pacto de las 7 leyes Universales y señalo al arcoíris como la señal del mismo y volvió a dictarlas en Su calidad de Juez Supremo para que no quedara duda alguna, esto lo puedes constatar en el capitulo 9 de Bereshit/Génesis.

Es un pacto expreso sin rebusques.

Este pacto no es una interpretación exegética o midrash, no es una alusión o interpretación en forma de remez, ni siquiera es una revelación mística/sod o sea secreto cabalístico.

ES UN PACTO EXPRESO CLARO Y SIN COMPLICACIONES.

Los verdaderos conocedores saben que ni el exegeta más grande de todos los tiempos ni el exegesis mas formidable elaborado puede desautorizar lo que el Peshat enuncia porque lo que enuncia el Peshat es la voluntad misma de Hashem pues es la interpretación literal de las sagradas escrituras.

De esa forma esta expresado el Pacto Noajico de forma literal.

Antes de continuar quiero invitar a todos aquellos que han afirmado que el Pacto Noajico es un invento llámense mesiánicos netzaritas colgadistas y cualquier otra denominación que se quieran dar, a que demuestren que lo que esta en el capitulo 9 de Bereshit/génesis no es el Pacto Noajico.

Los invito dejen aquí sus comentarios

Lo que dice el capitulo 9 de Bereshit/Génesis detalla con la máxima claridad el Pacto Noajico.

Hasta en sus prostituidas biblias se los puedo enseñar

Un pacto hecho entre el Todopoderoso y nosotros esta ahí perfectamente explicado con claridad y transparencia.

Capitulo 9 de Bereshit/Génesis ahí lo pueden leer todos, léanlo y dense cuenta de las afirmaciones mentirosas que formulan los mesiánicos para atrapar a inocentes en sus redes.

-Continuemos con nuestro estudio

Después de que Noaj sobreviviera al diluvio continuo practicando y estudiando y su hijo el mayor continuo con ese legado, me refiero a su hijo Shem quien era un personaje de renombre por su elevada altura espiritual, y quien años mas tarde junto con su descendiente Ever fundaron una academia donde se enseñaban las 7 leyes Universales.

Ahí en esa academia estudio Abraham el primer hebreo.

Solo un puñado de personas desde Noaj se mantuvo apegada a las 7 leyes, los cuales fueron hombres excepcionales debido al equilibrio que les brindaba vivir bajo los 7 Mandamientos Universales.

Pero hay quien piensa que ser Noajida es como estar incompleto, que 7 escasos Mandamientos no son los suficientes para poder alcanzar una elevada altura espiritual.

Quien dice esto no sabe ni ha estudiado el aspecto básico de las 7 Leyes, ni sabe las 7 cualidades del alma que se encienden al cumplir los Mandamientos que te elevan a alturas insospechadas aun por el ser humano.

Noaj nuestro ancestro humildemente vivió casi mil años, un milenio una existencia prolongada verdad, cuando nosotros si bien nos va a veces algunos llegan a los 90,100 o hasta 110 incluso un poco mas pero son los pocos, la mayoría viven en promedio 80 años, Noaj vivió 950 años bueno pero no voy a hablar de la longevidad de nuestro ancestro, aunque obviamente el haber sido un Justo le acarreo enormes beneficios pero de eso hablaremos otra ocasión con mas calma.

Ahora quiero comentar un brevísimo pasaje de la Tora que describe la actitud de Noaj nuestro ancestro para que nos demos cuenta de el alcance de los 7 Mandamientos y no nos quieran engañar que ser Noajida es poca cosa.

Esto son los descendientes de Noaj, Noaj era un hombre Justo Integro, perfecto en sus generaciones junto con el Todopoderoso se encamino Noaj

Bereshit (Génesis 6:9

Citare a un comentarista de la Tora Rabennu Bajhye para entender esto.

Según Rabennu Bajhye “el nivel mas alto que puede alcanzar el ser humano es “HITLALEJUT” “encaminarse junto con Di-s” es una categoría que se encuentra en muy pocas personas, muy exclusivas en cada generación.

Claro que al hablar de esto estamos refiriéndonos a nuestro ancestro Noaj un titán de su época, el Creador hablaba con el de forma directa era un hombre excepcional sin dudas un baluarte Noajico, ¿pero que nos deja a nosotros?

para nosotros meros mortales que nos queda, pues seguir su ejemplo aunque difícilmente llegaremos a ese nivel, pero tratar de encaminarnos eso si lo podemos hacer y quien sabe tal vez alguien de nosotros o algún descendiente nuestro vuelva a alcanzar ese nivel, pero sin dudas que debemos de seguir Su camino el camino del Creador que son Sus Mandamientos y siguiéndolos quien sabe tal vez algún día veamos otro Noaj entre nosotros que se encamine junto al Creador.

Aquel Noajida que estudia y cumple los 7 Mandamientos, escala a un grado excelso en la Creación y se hace merecedor de ser llamado un Jasid umot haOlam (Justo de las Naciones) y logra encender las 7 cualidades del alma que son como 7 flamas que alumbran a perpetuidad el Mundo, dando inmensa Paz, Luz y bendición a toda la humanidad para toda la Eternidad.

Aquellos que dicen llamarse jajamin mesiánicos son piratas de la fe, farsantes disfrazados de judíos que malintencionadamente prostituyen las enseñanzas de los sabios de Israel para engatusar a las personas.

Querido hermano Noajida no te dejes engañar por esos farsantes disfrazados de judíos que dicen llamarse mesiánicos, que lo único que buscan es despojarte de tu dinero y tu voluntad.

Son tremendos ignorantes que no saben distinguir su mano derecha de la izquierda aunque dicen llamarse así mismos jajamin no son mas que estafadores con apariencia de Judíos.

Por eso los invitamos a participar aquí en esta su casa Fulvida, aquí del lado de la Luz, en donde estarás en condiciones de aprender un conocimiento verdadero que edifica y da inmensa Paz.

Las puertas están abiertas para ti y los tuyos, aquí en el Lado de la Luz con los Constructores del Shalom.

¡Ven intégrate con nosotros!

¡TE ESPERAMOS!

Estuve ahí – Amor al dinero ajeno – Parte VI

         ¿El amor al dinero es la raíz de todos los males?

         Así es. Por eso es necesario decirle a los hermanos que deben dar diezmos y ofrendas para que sometan sus riquezas a la autoridad de Ieshu-a.

         ¿Y no sería más fácil eliminar el dinero para que se acaben todos los males?

         No, de ser así, los siervos que Dios ha elegido para ser mediadores entre Él y los hombres, no tendrían de qué vivir.

         ¿No cree usted que sería más fácil que los siervos de Dios consiguieran un buen trabajo que les cubra todas sus necesidades?

         …mmm… estás cuestionado mucho… no te permito que hables así… además, no veo razón para ir en contra de la voluntad de Dios. Sí él predestinó a alguien para guiar a los creyentes, entonces, es deber de los creyentes suplir las necesidades de quien los guía. Y ya que estamos hablando de dinero, quería saber qué ha pasado con la mensualidad tuya, tienes una deuda grande con la yeshiva.

         Usted conoce mi situación. A un mes de llegar aquí la economía del país cambió y conseguir el dinero en dólares se hace cada vez más difícil.

         Bueno, ya sabes que por causa de eso no puedes tener los mismos privilegios que los demás talmidim. Por ejemplo, no deberías pararte de primero en la fila de la comida, puesto que no estás pagando por ella. Tus compañeros deben servirse antes que tú. Ve buscando quien te ayude a pagar.

         … mmm… ok.

Lo único imaginario del dialogo anterior es: el nombre Ieshu-a. Lo demás fue una realidad vivida durante dos años.

Los falsos líderes disfrutan administrar el dinero ajeno. Los que yo conocí no tenían una profesión decente en la cual ganarse la vida. Les era más fácil inventar profecías en las cuales el receptor debía sembrar su dinero para que “la palabra profética” se le cumpliera.

Esos seudo judíos se caracterizan por dedicarse a vender nuevas supuestas revelaciones que, según ellos, Dios les da. Acostumbran a venderlas en congresos o retiros en los cuales montan su show. Manipulan a la audiencia con el único propósito de obtener dinero para gastárselo a sus anchas.

Es interesante ver cómo se comportan ante quienes sí poseen riquezas. No importa cuán ortodoxos pretendan ser, a la hora de la final, venden sus propias reglas con tal de ganarse la simpatía de los millonarios a quienes repetidamente visitan para contarles sus problemas monetarios. Luego, que consiguen su objetivo, dicen a los incrédulos que esa tsedaká/caridad quedará grabada en los libros del cielo para el día en que Dios lo llame a su presencia.

Sin embargo, con el que no tiene ni donde caerse muerto, se comportan de forma altanera, amenazadora, altiva. Si a usted algún día lo han humillado por no tener dinero, créame, yo también sé lo que se siente. En esa seudo yeshiva el único que no recibía dinero era yo. Mientras se acumulaba la deuda de las mensualidades, tenía que agachar la cabeza y decir “sí” y “amén” a todo lo que me pedían. Y cada vez que cuestionaba lo que no me convencía, me recordaban cuál era mi condición en ese momento.

Tener que estar de último en la fila de la comida, resignado a comer de lo que los demás escogían, era denigrante. No todo el tiempo fue así, puesto que sabía que algún día la deuda se iba a cancelar me sentía con los mismos derechos que los demás.

Ver cuán alterado se volvía “el shaliaj” cuando alguien se atrasaba en una mensualidad era impresionante. Cuando tenía dinero decía “Dios proveerá”, cuando no lo tenia decía: “¡sus pastores son unos irresponsables por no hacer llegar el dinero a tiempo!”

Reclamaba constantemente que de las mensualidades dependía hacer las compras a tiempo. Pero como todo sale a la Luz tarde o temprano, supe que una señora seguidora del seudo jajám le daba mensualmente y sin falta el dinero del mercado. Esto lo supimos cuando hablamos con ella y nos quejábamos de la falta de buena comida en la yeshiva. Entonces, ¿qué hacía con el dinero? Pues lo donaba a una “buena” causa, la suya.

Respecto a la deuda que tuve con la seudo yeshiva, puedo decir que se le pagó dos veces. Me explico: mi regreso a Venezuela coincidió con una visita del seudo jajam. A él, el director de mi congregación, le pagó en bolívares toda la deuda de dos años de yeshiva. Por otro lado, luego supe por correo del “shaliaj” que una persona que prefirió permanecer en el anonimato había pagado toda mi deuda en dólares. Sin contar que otras personas que simpatizaban conmigo habían pagado una que otra mensualidad. En mi país se le dice a eso “pagarse y darse el vuelto”. Pero en realidad tiene un sólo nombre ROBAR.

Es mandamiento de Dios para nosotros los gentiles abstenernos de tomar lo ajeno en cualquiera de sus formas. Pero, ¿qué se podía esperar de aquellos que decían a grito entero conocerlo, pero que en realidad nunca tuvieron una relación verdadera con Él?

No importa cuán piadoso pretenda lucir, no importa cuán santo se muestre. Si dice ser judío y no tiene cómo demostrarlo, sumado a que cree en Ieshu como su salvador, y actúa como misionero, entonces es un deber actuar de manera tajante y cortante, y evitar que siga engañando y sembrando la maldad.

Estos falsos sabios son amigos del dinero ajeno. Profesionales en sacar los billetes del bolsillo de quien tengan cerca. Mienten, roban, estafan, delinquen a diestra y siniestra. Todo en nombre de su falso dios Ieshu. Ni la moneda más pequeña debe ser donada para que cometan sus fechorías. En lugar de dar, se les debe obligar a pagar cada centavo que han conseguido por medio de sus falsedades.

Amigo que escondidamente has seguido la secuencia de esta historia, y que aun así pretendes seguir viviendo la mentira seudo judío mesiánica, decídete ya a renunciar al camino torcido y tenebroso, vuelve a la Senda Buena. Aquí no hay piedras con las que tropezar, sino un camino suave lo suficientemente iluminado para ver la verdad de la vida.

En cambio, nosotros que desde hace algún tiempo somos fieles de entre las naciones, debemos hacer caso a la voz del maestro que constantemente nos dice que no entiende cómo gustosos sembrábamos en aquellas causas sin cuestionar y convencidos de hacer la voluntad de Dios, pero en cambio con las personas y organizaciones que nos han dado acceso a la Luz de la Verdad, hemos cerrado nuestra mano.

Rectifiquemos, corrijamos. No mañana, hoy mismo.

Estuve ahi – Un dia común en la seudo yeshiva – Parte IV

El día comenzaba al estilo militar, pero en lugar del sonido de la diana, se hacía con el sonido del shofar. Uno de nosotros era asignado para hacerlo a las 5 am en punto. 

Si alguno de ustedes tiene la oportunidad de conseguir un shofar (de los grandes) y pedirle que alguien entre a su habitación y los despierte a esa hora  haciéndolo sonar repetidas veces, verán lo incomodo que se siente. Ese fue otro de los grandes inventos del que se hacía llamar “el shaliaj”. Fue así durante dos años. No sé si usar el shofar como despertador sea lo más correcto.

Luego comenzaba un periodo de rezos hasta las 6:30 am, el cual estaba lleno de pereza, sueño, cansancio, rutina, aburrimiento. El único que se emocionaba con esos rezos era el que le correspondía dirigir la oración. Recuerdo que se usaban cantos evangélicos para amenizar la oración, claro que en aquellas partes del canto donde decía “Jesús” se cambiaba por Ieshu-a, donde decía “dios” se decía Eloah, en lugar de “espíritu santo” se usaba ruaj hakodesh. Y así se creaba un hibrido entre judaísmo y evangelismo. 

Además se alteraba el contenido del Sidur en un 90%, puesto que los seudo líderes afirmaban que esas oraciones fueron creadas por judíos “ciegos” que no tenían el espíritu de Ieshu-a. En este preciso momento sé que nada de lo que allí se hizo fue rezo judío, sino un burdo y acéfalo remedo. Y que la comunión con Dios fue nula, al igual que lo es ahora para aquellos que se hacen llamar judíos pero no lo son.

Luego de terminar los rezos debíamos ejercitarnos. Estaba supuesto que corriéramos alrededor de 8 kilómetros por una vía cuya primera parte era de tierra y la otra parte de cemento. En la primera parte, la de tierra, cada vez que pasaba un auto se levantaba una cortina de polvo que, sí o sí, tocaba tragarse.

Como era de esperar todos nos aburrimos de salir a correr, y optábamos por salir a caminar, sin afanes, pero con miedo a ser descubiertos caminando. Y cuando llegábamos a la seudo yeshiva se nos preguntaba si habíamos corrido, y sin mucha vergüenza respondíamos “sí”. Sabíamos que estábamos mintiendo, pero de haber dicho “no”, hubiésemos sido tildados de desobedientes, rebeldes y engañadores. También muchas veces no salíamos a correr, con tal de dormir por lo menos media hora más. En lo personal, durante la segunda mitad del segundo año dejé de correr, prefería quedarme durmiendo y levantarme cuando fuese la hora del desayuno.

El desayuno…

Como estábamos divididos en parejas, cuando correspondía el día asignado, debíamos cocinar el desayuno para 10 personas, además de “el shaliaj” y cuatro familiares suyos, es decir, 15 en total. Y por supuesto, los platos no se lavaban solos, teníamos que apurarnos para llegar a tiempo a la primera clase so pena de ser regañados y etiquetados de contumaces y perezosos.

Al principio los desayunos, almuerzos y cenas eran buenos, luego se volvieron paupérrimos. Fue a raíz de depender de la mensualidad de un compañero, el colombiano, quien  indirectamente era el responsable del mercado. Digo indirectamente porque si la mensualidad de él no se pagaba a tiempo, entonces, el mercado no se hacía  a tiempo.

Paupérrimo llamo a desayunos, almuerzos y cenas que incluían comidas recalentadas hasta 5 veces. Así como cuando en las casas queda alguna comida sin tocar y las mamás las recalientan para la cena o el almuerzo, bueno, la diferencia es que si no tocábamos esa comida, debíamos recalentarla cuantas veces fuera necesario. Un día fuimos regañados porque según “el shaliaj” estábamos despreciando lo que Dios nos había dado. Claro amigo lector, ¿se comería usted un pollo que estuvo enfermo y que además fue recalentado 5 veces? Seguramente no. Muchas veces optamos por darles esas comidas a los perros. Ahora mismo me rio, porque en una ocasión le dimos el pollo enfermo y recalentado a los perros, y ni siquiera ellos se lo comieron.

Bien, después de desayunar debíamos entrar a la casa de estudio para la primera clase, la de “Torá”. Se hacía con los libros de Rashi, más el Nuevo Testamento. La técnica era leer el texto del pentateuco según la versión del anteriormente mencionado, luego la explicación que ofrecía, luego confrontar dicha explicación con los textos e interpretaciones del Nuevo Testamento, eso sí, según el parecer de “el shaliaj”. Frases como “no estoy de acuerdo con Rashi”, “Rashi se equivoca”, “eso de Rashi no es correcto”, “si tan solo Rashi hubiese aceptado a Ieshu-a”, se volvieron comunes todas las mañanas. Más adelante contaré con detalle las ridículas enseñanzas que se nos dieron.

Tan aburridas se volvieron dichas clases que en lugar de escribir lo que se nos dictaba, optamos por jugar futbol o carros en la computadora mientras “el shaliaj” daba sus charlas. En una ocasión un compañero fue traicionado por el subconsciente y grito “gooool” en plena clase, los demás nos reímos mucho porque sabíamos que no le estaba prestando atención a lo que estaban enseñándonos.

La clase era hasta mediodía, debido a que era necesario almorzar. A veces se hacia 30 o 40 minutos más allá de la hora estipulada porque “el shaliaj” se inspiraba en sus falsas enseñanzas y como no sentía hambre, pensaba que nosotros tampoco. Muchos decidíamos no ir a almorzar porque sabíamos que la comida seria la misma que se había recalentado en el desayuno, y que seguramente, veríamos en la cena.

A propósito de las enseñanzas, un día se nos dijo que nuestro nivel espiritual había bajado y que ya no se sentía “la ruaj” a la hora de las clases. Más ridícula no puede ser tal idea.

También recibimos otras clases que eran acomodadas en el horario, a saber, hebreo, danza hebrea, y una que otra clase del seudo jajam, quien nos visitaba de manera ocasional, pero que se perdió del mapa, en especial el segundo año.

Llegadas las 5 de la tarde debíamos ir a trabajar. Es decir, dar de comer a los animales, limpiar los jardines, limpiar el jardín de la casa del “shaliaj”, limpiar la huerta que tan solo producía vegetales tan podridos como las enseñanzas que estábamos recibiendo, y hacer lo que al seudo líder se le ocurriera, incluso lavarle el carro.

A las 6 pm podíamos tomar un baño y prepararnos para la cena. Ya sabíamos que íbamos a comer así que no nos afanábamos. Muchas veces salimos, de manera escondida, a la tienda del pueblo para comprar esas sopas que se preparan añadiéndoles agua tibia. Eso era mil veces mejor que la comida recalentada que nos estaba esperando.

Luego de la cena y de lavar platos, podíamos quedarnos en las habitaciones o en la casa de estudio haciendo cualquier cosa. Se suponía que después de la cena hasta las 9 y 30 pm debíamos estudiar. Cosa que hicimos muy pocas veces porque preferíamos hablar cualquier asunto, ver televisión o ir a jugar en las computadoras.

Aclaro que algunas de las libertades que nos tomamos fueron gracias a que “el shaliaj” se mudó de la seudo yeshiva, y así no tuvimos el ojo vigilante del seudo líder de manera permanente. Pero mientras estuvo con nosotros, la yeshiva fue un infierno.

Finalmente, creo que fui uno de los pocos que estuvo cubierto hasta la coronilla del excremento mesiánico ofrecido por AMI, uno que supo cómo es estar ahí, y uno de los pocos que sabe con detalle cómo es en realidad ese ambiente donde se preparan los seudo lideres mesiánicos. Así que para ti que te disfrazas de judío, y que eres tan solo eso, un disfraz, te digo que lo que estás viviendo no es nada emocionante, que están manipulándote. En palabras de mi Moré, te están vendiendo “espejitos”, falsedad, engaño. Y lo peor de todo es que lo sabes. Yo lo supe, pero el miedo a la desaprobación fue mayor, el miedo a aceptar que no era judío era más grande. Era más cómodo seguir viviendo una mentira. Y por eso es que al leer esto piensas cosas como: “a mí no me va a pasar”, “voy a tener cuidado”, “yo sí tengo alma judía”, etc.

Desiste de tanto engaño. Detén la mentira. Vive siendo quien en realidad eres. No robes, no usurpes, no engañes en el nombre de Ieshu. Aquí hay Luz, Paz, Libertad, Verdad. Te invito a renunciar a la idolatría de Ieshu que profesas y volverte amigo de Dios.