Archivo de la categoría: 2 Fortalecimiento

Cómo saber el por qué agradecer

El agradecimiento

jaque mate 2    Lo recuerdo como si fuera ayer, estábamos sentados frente al tablero de ajedrez de madera y mi amigo, quien es una de las personas más inteligentes que conozco, se concentraba viendo el movimiento aleatorio de piezas que hice y que no fue por estrategia sino porque había perdido la concentración y cometí un error que me costaría la partida y yo estaba esperando que él no notara mi error porque en tres movimientos sería historia, estaba a la expectativa de ver cómo resolvía el problema que había creado.

El movimiento tonto que hice había confundido a mi amigo quien probablemente le trataba de encontrar la lógica a semejante movida que de genial no tenía nada pero de tonta todo. Trató tanto de encontrarle el sentido a lo que sentido no tenía que decidió detener la partida y refrescar la mente y entonces empezamos a conversar pues como verán no era una partida de ajedrez profesional, por ende decidimos charlar por un rato y dentro de esos temas de conversación mencionamos el tópico del agradecimiento. Mi amigo me decía que el valor del agradecimiento es el más importante de todos. Esto me caló porque es algo muy cierto y me lo decía porque hablábamos que hay muchas personas que realmente son malagradecidas.

Alguien hace poco hizo un comentario en uno de los post publicado primeramente hace unos años por el Moré y relacionado con las características de  un noájida consciente de su identidad  y entonces me detuve a leer todos y cada uno de los comentarios en ese post de parte de personas que agradecían al Moré y a FULVIDA por liberarlos de la idolatría, que hacían promesas de fidelidad eterna, etc., personas que hoy brillan por su ausencia  y  donde hay algunos que osadamente se dedican a maldecir, difamar y calumniar a todos los que participamos en FULVIDA.

Uno de los pilares para ser agradecido es reconocer el valor de lo obtenido, como bien dice el Rabino Weinberg.  El agradecimiento no solo se da de los dientes para afuera sino que hay que demostrarlo con hechos pues hablar o escribir es muy fácil, lo difícil es hacer. Como consejo de vida, cuanto menos se diga mejor y cuanto más se haga mejor aún.

Muchas personas han hecho comentarios de cómo han despertado y demás, pero a la hora de llegada vuelven a aletargarse, prefieren seguir en la oscuridad, algunas regresan a las sendas de la idolatría quizás no como cristianos directos, pero sí a través de grupos que se reúnen para leer lo que no le corresponde y no falta más de un fetraficante vivazo que toma el tema del noajismo para instaurar su propio centro de lucro. Sí, es mucha la gente que no soporta la libertad y que prefieren estar encerrados.

Es como en la película de The Shawshank Redemption cuando el personaje Brooks Hatlen, quien estuvo recluido por varias décadas y era el bibliotecario de la prisión, una vez que cumplió con el período de la condena e iba a ser liberado, amenazó con asesinar a uno de los reos para que así lo volvieran a condenar; cuando uno de los personajes anonadado pregunta por qué haría semejante barbaridad, “Red” Redding, quien es interpretado por Morgan Freeman, le dice que dentro de la prisión Brooks es el bibliotecario, es una persona importante, en tanto que una vez fuera sería un ex convicto, un don nadie, así lo dice Red. Y ese es el EGO, un Brooks Hatlen que mientras nos tiene encerrados en la celda mental es nuestro bibliotecario, nuestra fuente de conocimiento a quien vemos con admiración y respetamos pero el EGO sabe que una vez que salimos de nuestra celda mental vamos a verlo por lo que es, no el faraón a quien hay que adorar sino como la herramienta que es, como muchas otras y por eso es que al igual que Brooks Hatlen, toma una navaja y nos la pone en el cuello, amenazarnos con degollarnos y nosotros lo que hacemos es ceder ante sus pretensiones.

 

Quizás esta es la razón por la que tantas personas comentan y hablan de cómo han despertado pero luego se vuelven a dormir, a como hay muchos otros que simplemente son malagradecidos que vejan y traicionan porque no se les rinde pleitesía con sus pseudo-conversiones o vaya uno a saber en qué disparates andan y qué nuevos inventos crean para saciar sus egos y los de sus secuaces. Y es que es más fácil escapar de la realidad que vivir en ella pero más doloroso porque quien cierra sus ojos y camina sin perro guía ni bastón lo primero que va a encontrar es el suelo y un golpazo que lo hará tener que recapacitar y hacer una de dos cosas; o busca guía, sea una persona que pueda ver, un perro guía o un bastón o mejor aún, abre los ojos.  A diferencia de la vida real donde existen personas que son físicamente no videntes, el que es espiritualmente ciego lo es porque quiere porque aún el que es físicamente no vidente puede abrir sus ojos espirituales y gozar de una vida de plenitud.

Por eso es tan importante agradecer y por eso es que el punto de partida para comenzar a agradecer es entender y conocer el valor del objeto sobre el que se agradece. Salomón dice que debemos de buscar la sabiduría con más ahínco que el oro y la plata y aquí en FULVIDA hay mucha sabiduría. Un profesor a quien admiro mucho dice que a la hora de analizar un problema legal siempre hay que echarse para atrás e ir a la fuente, al manantial e igual ocurre con el agradecimiento, hay que realmente ver, analizar, ponderar y decidir si el agua del manantial está envenenada o si es más bien limpia y cristalina.

Las personas tienen problema reconociendo la fuente porque todos buscamos la independencia y queremos elevarnos, queremos sentirnos superiores y por eso es que no damos crédito a quien crédito merece ni tampoco nos detenemos a analizar si el agua que bebemos está contaminada o no. Uno que es muy importante es la gratitud a los judíos pues las ideas del monoteísmo, justicia para todos, educación universal, dignidad de la persona y el valor inapreciable de la vida son legados del pueblo judío.

Como el pueblo judío recibió la Sagrada Tradición directamente de Dios seamos agradecidos con El. Busquemos siempre recordar que todo lo que vemos ha sido creado por El y que si no fuera por El el mundo no existiría. Dice el Rabino Weinberg que cuando la gratitud hacia otros se quiebra, la sociedad como un todo se quiebra.

Gratitud, trabajo, consciencia, honestidad, disciplina, constancia, perseverancia, entre muchos otros valores, son la clave para ser agradecido y para mantenerse activo construyendo un mundo pacífico y armónico. Que pasen una excelente semana.manantial-de-obaya_87674

Fuentes:

http://fulvida.com/varios/temas-frecuentes/diez-caractersticas-bsicas-de-un-nojida-tpico#comment-55347

http://www.aishlatino.com/e/48c/69464487.html

 

Shhh… Estoy tratando de cazar un pensamiento.

Hablando con una ex novia y muy buena amiga un día de éstos me dio un consejo muy sabio y me dijo, lo que tienes que hacer es que cuando estés haciendo algo enfócate solo en eso a la vez, porque estás en tantas cosas que te distraes y empiezas a divagar.

Interesante comentario, sólo atiné a decirle, tienes toda la razón, porque es cierto. Me gusta ser una persona activa y ayudar, entonces siempre paso muy ocupado, si no es por el trabajo, es por la Universidad y sino es por la Universidad es por actividades extracurriculares y aunque soy muy puntual y siempre cumplo con los objetivos, ella tiene razón en el hecho que he estado haciendo un mal manejo del tiempo, sobre todo porque no me estaba concentrando en una actividad a la vez.

Por medio de esta pequeña introducción me gustaría presentarles el tema de este post que tiene que ver con la economía del tiempo por medio de la concentración. Algo que me dejó perplejo hace años fue cuando estando como en el segundo o tercer grado de la escuela mi mamá me decía que tenía que leer y mantener la mente activa porque usamos sólo un pequeño porcentaje de nuestra capacidad mental y ella me lo explicaba utilizando el ejemplo de los libros, diciendo que eran millones de millones de páginas que se podían almacenar en el cerebro y yo le preguntaba, ¿más que en la Biblioteca Nacional?, y ella me contestaba ¡más que en la Biblioteca de Alejandría! Entonces yo pensaba hacia mis adentros ¡eso si es bastante!

Ahora que el tiempo ha pasado y que millones de páginas de libros se pueden guardar en un dispositivo que nos permite extender la voz sin gritar de aquí a la China, o que nos permite trasladar nuestra imagen de aquí al otro lado del Atlántico en cuestión de segundos, quizás el ejemplo de la Biblioteca de Alejandría no surta el efecto abrumador que otrora surtiera sobre mi mente de niño de ocho años y en un mundo que no se encontraba ni a un diez por ciento de lo cibernetizado que se encuentra hoy, pues probablemente en unos años cuando sea mi turno el explicarle a mi hijo o hija la capacidad del cerebro, lo tenga que hacer multiplicando por millones de veces la capacidad de vaya a saber uno qué unidad de medida inventarán para describir semejante “behemoth”, o sea ese animal mítico de proporciones y dimensiones gigantescas, para que entienda la capacidad del cerebro humano.

Mi amiga es una persona sumamente inteligente y tiene una conexión con Dios mucho más avanzada que las de muchas otras personas y no es de extrañar que cuando me dijo lo que me dijo, inmediatamente le puse atención y apenas llegué a casa me dediqué a buscar más información al respecto. La economía del tiempo tiene que ver con el ahorro que se haga de él. Voy a ponerles otro ejemplo, mañana a nosotros los asalariados nos pagan por ser quincena. La mayoría de mis compañeros no tenían ni siquiera un dólar en el bolsillo porque todo lo habían gastado, yo, en cambio, tenía una reserva para una semana que aunque no es mucho, al menos no me hace sudar la gota gorda pero siempre queda espacio para ahorrar un poco más, claro que cuando se es universitario es un poco difícil, máxime cuando los libros que compras no bajan de los $100.

Entonces se confirma mi hipótesis, la mayoría del estrés que cargamos en la actualidad se debe a que le debemos dinero a alguien. Pese a que tengo un coche no lo uso mucho para ahorrar combustible, solo cuando salgo con una muchacha o para ir al supermercado es cuando lo uso, normalmente viajo en trasporte público y trato de caminar bastante, entonces en vez de pagar casi cinco dólares por galón de gasolina, que es lo que cuesta el fuel en Costa Rica, utilizo mucho menos dinero y puedo ahorrar un poco para una emergencia. Pero bueno, no seamos extremistas, no todos tienen que ahorrar de esa manera pero sería bueno no vivir de quincena a quincena o de cheque a cheque como dicen en Estados Unidos.

Y ese ahorro no sólo debe darse en ese instrumento fungible para el intercambio de bienes y servicios que llamamos dinero sino también para el tiempo que es muchísimo más valioso que el dinero pues como bien dicen los que saben, el dinero se recupera pero el tiempo no. Entonces en vez de hacerle tanta máquina al dinero, ¿por qué mejor no nos enfocamos en el tiempo? No hay nada peor que la pérdida del tiempo en cosas que no son productivas. Matar el tiempo, decimos, es una de las cosas más tontas que como seres humanos podamos hacer.

Siendo la vida tan hermosa no podemos dejar de lado que debemos de vivirla y disfrutarla al máximo de ella. Mi amiga me decía que cuando uno se distrae dura más haciendo las cosas. Eso es muy cierto. Pasa el tiempo y por estar chateando por el Facebook y poniendo atención a lo que mi cachorra está haciendo, llevo casi treinta minutos escribiendo estos párrafos y lo hice a propósito para demostrarme a mí mismo que lo que mi amiga me decía es cierto.

Utilizando las palabras del rabino Weinberg “todos hemos experimentado alguna vez lo que significa concentrarse. Pareciera que el tiempo se detiene, y a nosotros, no nos afecta el mundo a nuestro alrededor”.  Eso es cierto, uno se vuelve más eficiente, pone más atención a los detalles y se graba mejor las cosas. Volviendo al punto inicial, si nos concentramos podremos incrementar el uso de nuestra capacidad mental.

Otra amiga mía lo definía así, “finiquita, finiquita, finiquita”. No solo construyamos planes, concretémoslos también. Para poder concretar hay que poder concentrarse, o sea, tomar todo eso que está separado y reunirlo en un punto. Y es que tenemos una mente tan capaz y tan activa que es un inmenso caleidoscopio combinado con tornasol donde las ideas saltan como si en bosque con sobre población de liebres se tratara, entonces hay que hacer las de Elmer Gruñón e ir de caza de liebres. Claro, no dejemos que pase como con Bugs Bunny que más bien termina cazando al cazador.

Seamos cazadores de pensamientos rebeldes, tomemos esas liebres y pongámoslas en fila, utilizo esta metáfora porque son las cosas más graciosas o más impactantes de las que uno se acuerda y como la vida es movimiento y la risa es energía, pues asociemos el pensamiento de hoy con ello. Tenemos que concentrarnos. Recordemos la frase de Elmer Gruñón “shh, voy a cazar un conejo”.  Esos pensamientos son como ese Bugs Bunny, completamentye rebeldes y se comen una zanahoria mientras te dan un beso en la boca y salen corriendo.

Entonces lo que hay que hacer es concentrarnos, tenemos que escoger una idea y trabajarla, en otras palabras, finiquitemos, como dice esa amiga mía. Conozcamos nuestra propia mente, en palabras del Rabino Weinberg, demos un paseo por nuestra mente y saquemos lo que no sirve de lo que sí sirve, cuando surja una idea importante sobre la cual tengamos claridad, escribámosla y luego repitámosla para que no se nos olvide, “liebre atrapada, liebre encerrada”, no la dejemos escapar porque tardaremos mucho en volverla a alcanzar.

En lo personal siempre llevo conmigo una libreta de apuntes, una calculadora y dos bolígrafos para apuntar las ideas que se me vengan a la mente y así no olvidarlas. A como pensemos así actuaremos, entonces lo mejor es tener claridad mental y buenos pensamientos para así externar acciones que sean productivas para nosotros y para nuestros semejantes. La concentración va muy de la mano con el vivir en el aquí y en el ahora, porque el divagar es el andar soñando despierto.

“Las personas, conforme más aprendemos más queremos aprender y vemos que este mundo es tan maravilloso que de todo queremos hacer,” pero lo importante es enfocarse y la mejor forma de lograrlo es diciendo en voz alta qué es lo que piensas hacer. Concéntrate en una emoción a la vez, si estás feliz siente cómo esa felicidad entra por tu mente y toma todo tu cuerpo, cuando escuches una canción que te guste no la retengas en tus oídos y cerebro solamente sino que también siente cómo pasa por todo tu cuerpo, como las vibraciones de los instrumentos y de la voz del cantante tocan las cuerdas del corazón, cómo esas notas musicales suben y bajan en armonía con el resto de la canción. ¿Ves? Cuando escuches una canción así podrás disfrutar cinco minutos de éxtasis y se te renovará la energía, la negativa se irá y la positiva entrará, entonces ya tienes más energía para moverte, para mantenerte con vida.

Algo que ayuda mucho a concentrarse es el cantar, al menos en lo personal a mí me ha ayudado porque hay que poner especial énfasis en las notas musicales y en tu cuerpo, pues para alcanzar ciertas notas se debe de acomodar el abdomen de cierta forma, vamos inténtalo, canta y verás cómo te llenas de energía.  El punto es sentir las emociones, claro, tampoco dejes que ellas te gobiernen pero permítete darte un duchazo con esa emoción, sumérgete en esa emoción, vive el momento pero no te encasilles en él, porque recuerda que lo que no se mueve se pudre.  Cuando las emociones negativas te invadan, déjalas ir, no te obsesiones en dejarlas ir, sólo déjalas ir porque si te obsesionas en querer deshacerte de ellas, entonces las estás reteniendo.

Como dijo alguien por ahí deja que las cosas que vivas dejen una huella en ti pero no una cicatriz. Que pasen una excelente semana y sigamos construyendo un mundo de paz y de armonía.

Shhh. Estoy cazando un conejo
Shhh. Estoy cazando un conejo

 

El movimiento pendular de nuestro actuar y la necesidad del movimiento constante

Una de las cosas más bellas que tiene la ciencia es precisamente la descripción de la realidad a través de la evidencia indiscutible. Hay que dejar la energía fluir porque si no comienza un proceso de putrefacción. Hay que estar consciente en todo momento y entender que nos movemos por un péndulo que no está exento por las leyes de la física. Es un movimiento de oscilación que no percibimos a simple vista pero que no es imaginario, por eso es que existen los altibajos, porque todo en la vida es una ecuación y necesita ser  calibrado, la ecuación debe de ser balanceada, si el paso se da a la izquierda, el péndulo oscilará hacia la derecha igual  en igual forma y cruzará ese segmento de curva hasta llegar al punto inicial pero dependiendo del largo de la cuerda desde el péndulo en un ángulo de noventa grados, la energía cinética será la máxima mientras que la energía potencial será la mínima.

Esa energía de impacto inicial es la que va a poner en movimiento el péndulo y dependiendo del tamaño de la cuerda y del péndulo en sí, así será la inercia con la que el péndulo regrese. Una querida amiga decía que la matemática es el lenguaje del universo y definitivamente tiene mucha razón, pues el impacto que sentimos en nuestro actuar y que podemos probar matemáticamente, si partimos de la premisa que toda acción tiene una reacción, puede ser explicado por medio de la Matemática. Entonces si imaginamos que esto se da por un esquema pendular, podemos ver porqué es que las acciones siempre se devuelven con creces.

Sigamos con el ejemplo del péndulo. Imaginemos una línea perpendicular y una transversal, en la parte de abajo el péndulo está quieto y este cruza un segmento de trayectoria de una circunferencia de 0 grados a los 90 grados con cierta fuerza de impacto, cuando el péndulo regresa viene con una mayor inercia que hace que el impacto se sienta con mayor fuerza.  Ese movimiento pendular es el que caracteriza a la acción.

El secreto de la inercia dependerá de tomar la masa del péndulo y multiplicarlo por la velocidad, entonces tenemos que esa oscilación con la que el péndulo regresará creará ese impacto mayor que la fuerza con que el péndulo llegó a los noventa grados donde la energía potencial es máxima, para el ejemplo en asunto,  y la energía cinética es cero. Conforme el péndulo avanza por el segmento de circunferencia de noventa grados, al tomar en cuenta los factores de la masa y de la velocidad, que aumentarán esa inercia, la fuerza de impacto aumenta, siendo este nuestro punto de partida podemos entonces hipotetizar que si aplicáramos este ejemplo a la premisa mayor del movimiento pendular de las acciones que toman lugar en el tiempo y en el espacio, entonces una buena acción va compuesta de dos componentes, en primer lugar la masa de la acción y en segundo lugar qué tan lejos se llevó esa acción, es decir, la amplitud que será determinada por el largo de la cuerda.

Podría ser una acción de gran tamaño pero que apenas y se movió unos pocos grados, entonces, pese a que la acción es grande, al no haberse realizado mucho esfuerzo, entonces el movimiento pendular mínimo que requirió un esfuerzo mínimo, hará que inercia de la oscilación del péndulo sea mucho menor que si se hiciera un mayor esfuerzo en llevar a cabo la acción, pues ello implicaría que la potencialidad de la energía aumentaría y que la gravedad surtiendo efecto sobre el péndulo, en una amplitud máxima de noventa grados, generaría una inercia mayor y, por tanto, la fuerza de impacto una vez que el péndulo regresa sería mucho mayor, sea para bien o para mal.

Tomemos un ejemplo. Asumamos que recibo un salario de $1000 mensuales, y resulta ser que saqué un dólar para caridad. Entonces ese dólar que yo saqué representa una milésima de mi esfuerzo para darlo en caridad, o sea, que si yo dedico doscientas horas mensuales entre las horas que laboro y los tiempos de traslado para generar mil dólares de salario y de mi salario bruto doy un dólar, entonces ello equivaldría a aproximadamente a doce minutos de mi tiempo de todo aquél destinado para la obtención de mi sustento. Como vemos doce minutos de doscientas horas no es la gran cosa y, por ende, la amplitud, es decir, qué tan lejos se movió el péndulo resulta mínima.

Si tomamos ese valor de una milésima y lo calculamos dentro de la amplitud del segmento de circunferencia de cero a noventa grados, tenemos que ese dólar no movió el péndulo ni siquiera un grado. Ahora bien, si yo doy un diez por ciento de mi ingreso bruto en caridad, ello implica que destiné veinte horas para el bien de los demás, entonces la acción sigue siendo buena, o sea, el tamaño del péndulo es grande y como di caridad con un esfuerzo mayor, entonces la amplitud dentro de la curva de oscilación va a ser mayor, alrededor de casi diez grados y esto aunado a la masa del péndulo, genera mayor energía potencial que por efecto de la gravedad va a ser que la inercia sea mayor y, por ende, la fuerza de impacto también, ante lo cual percibimos que la buena acción se multiplicó y, en efecto, lo hizo.

Surge una nueva pregunta, entonces si la acción va de la mano con el tamaño del péndulo y el esfuerzo representa la amplitud de la curva de oscilación, ¿no se puede hablar entonces de una variable más que sería la longitud de la cuerda que conecta a la línea perpendicular en su extremo más alto con el péndulo en sí?

Esa variable, a mi parecer debería ser el grado de interés o, más bien, de desinterés con que la persona realice la acción, en el caso de la buena acción, cuanto mayor sea el desinterés, mayor será la longitud de la cuerda y, como es una ecuación, en el caso de lo negativo, cuanto mayor sea el interés en hacer el mal, mayor será la longitud de la cuerda, pues la longitud de la cuerda debe de ser ponderada a la hora de determinar la amplitud, es decir, la distancia más larga de cero grados y a noventa grados dentro de la curva de oscilación de cuarenta y cinco grados.  ¿Qué pasa si la buena acción busca generar una buena reacción? Al llevar un interés de recompensa se acorta la longitud de la cuerda y, por ende, se disminuye la inercia de la reacción, ante lo cual la fuerza de impacto del regreso del péndulo disminuye.  Caso contrario ocurre con la mala acción que aumenta conforme el interés en hacer el mal incrementa también.

En resumen, si se va actuar para  hacer algo bueno hay que hacerlo sin interés de recompensa, pues esto aumenta la inercia y la fuerza de impacto de la buena reacción en tanto que si se comete una mala acción, cosa que no debería ser así pero que sería iluso pensar que no lo haríamos en algún momento, se debe disminuir al máximo la saña. Creo que este ejemplo lo podríamos aplicar al caso de los administradores de justicia. No porque se condene a alguien por haber cometido un delito, ello implique que el juez tenga que ensañarse, porque  la saña transforma la loable labor de impartir justicia en una de daño hacia una persona más allá del necesario que se ocuparía para remediar las cosas.

Surge un hecho de vital importancia y es que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma y al ser así entonces se transforma en energía potencial o cinética donde la cinética requiere de una fuerza, de un movimiento que dependiendo del tamaño del objeto generará cierta inercia. Ahora viene la siguiente premisa, si este mundo yace en el lado de la parte material, ello implica que por la fuerza de gravedad serán los objetos de naturaleza material los que sean atraídos con mayor fuerza hacia la materialidad entonces es por eso que se siente que la mala acción, es decir, aquella que se aleja de lo divino y se acerca más a lo material, va a sentirse con mucho más fuerza en el mundo material y, por ende, su inercia va a ser mayor,  pues el tamaño del objeto material en el mundo tridimensional, tiene un cierto tamaño en masa que debido a la proximidad polar negativa, va a ser que atraiga con mayor fuerza a ese objeto material hacia la tridimensionalidad.

Usemos un ejemplo muy básico, si una roca tiene X tamaño pesará x kilogramos en la Tierra donde la fuerza de gravedad es mayor y p kilogramos en Júpiter donde la fuerza de gravedad es menor. Es un ejemplo inexacto pero me parece que de alguna forma viene a clarificar un poco la idea que trato de transmitir.

Viene ahora la otra interrogante ¿qué hace que el péndulo se mueva? Es la energía resultante de la interacción de nosotros como seres humanos quienes estamos en constante movimiento, inclusive cuando reposamos. Si no actuáramos y permaneciéramos en un estado de reposo total esa energía cinética pasaría a convertirse en energía potencial y al estar en energía potencial el péndulo estaría en posición perpendicular y no habría movimiento, al no haber movimiento no habría vida pues la vida  en sí misma implica movimiento.

Surge otra pregunta, entonces ¿cuál es el efecto del cese del movimiento y, por ende, de la vida? Lo bueno es aquello que se acerca a la vida mientras que lo malo es lo que nos aleja de ella, en este caso lo bueno es lo que nos acerca, o sea, la energía cinética en tanto que la potencial tiene un valor, pero su valor es un valor futuro y no actual. Al no ser actual no se puede realmente medir, pues potencialmente el péndulo podría oscilar en una amplitud de hasta noventa grados pero esa es su máxima potencialidad, asumiendo, claro está, que exista un tope para la oscilación del péndulo dentro de un ángulo recto que bien podría ser inclusive obtuso pero que para efectos de nuestro ejemplo complicaría más aún las cosas.

Inclusive cuando descansamos, lejos de estar a cero grados dentro de la oscilación, estamos en realidad suspendidos dentro de la trayectoria bien sea a cinco, diez, veinte, noventa grados pero nos suspendemos guardando energía potencial para oscilar hacia el ángulo cero y de vuelta. En realidad el péndulo posee un ápex de ciento ochenta grados que es donde definitivamente maximizamos nuestro potencial y nuestro actuar pero que debido a la gravedad hará que en algún momento el péndulo tenga que regresar a su posición original aunque con mayor inercia para pasar de un hemisferio a otro, quizás por eso es que tengamos épocas oscuras y épocas doradas a través de la Historia.

En resumen, para poder mantener la vida y que no se dé una muerte de nuestro plano tridimensional es necesario mantener la energía cinética y esto se logra a través del movimiento, como vemos el secreto está en actuar bien y con desinterés para potenciar y aumentar la inercia del péndulo no solo para nuestro beneficio sino para el de los demás. Claro que dentro de las leyes que rigen este universo no solo está decirlo de los dientes para afuera sino que tiene que ser algo que el corazón y la mente entiendan bien, pues va más allá de la simple racionalización de las cosas, primero hay que dejar que sea el cerebro el que a través del pensamiento consciente gobierne la acción para que de esta manera pueda darse una acción auténtica y no sintética.

Quedo a la espera que los amigos de este sagrado hogar realicen las correcciones necesarias pues sé que los errores sobrarán al no ser ésta mi área de experiencia, sin embargo, hago este intento porque no se puede ir en contra de la Ciencia ni de la Tecnología y en nuestra labor de construir Shalom sería bueno el desarrollar modelos explicativos que no den lugar al cuestionamiento innecesario, no por una cuestión de EGO, sino más bien para coartarle las posibilidades a los que siguen encarcelados en sus celdas mentales y que recurren a la misma Ciencia y a la Tecnología para desvirtuar nuestros alegatos, lo cual menoscaba nuestra labor de buscar la construcción de un mundo de paz y de armonía.

 

Etica noájida: No porque peque y rece va a empatar

Etica noájida

Conversando con varias personas que han despertado de las cadenas de la idolatría pero no de la egolatría, me he venido a enterar que el proceso de liberación de las personas es mucho más complejo de lo que otrora creyera. Cada día que pasa uno se convence más que cada persona es un mundo, mundos muy distintos unidos por situaciones comunes, pero al fin y al cabo mundos separados.

Los Siete Mandamientos Universales son amplísimos y dan para mucha teorización y desarrollo, sin embargo, tienen una raíz común que tiene que ver con la misión de todos y cada uno de los seres humanos que habitamos esta tierra, la misión de construir un mundo de paz y armonía que nos permita crear un paraíso en la tierra y, por consiguiente, deleitarnos en la Creación.

Ya los demás seres lo hacen, ellos cumplen con su misión: el árbol de naranja da fruto, sombra y contribuye a la conversión del dióxido de carbono en oxígeno, el caballo con un entrenamiento sirve como medio de transporte y de recreo, el perro sirve como medio de cuido y compañero, el viento sirve para refrescar y contribuir al ciclo del balance de los otros elementos y así todos y cada uno de los seres, sea en una forma más avanzada o más  primitiva que otros, realiza su misión en este mundo.

Entonces, como seres humanos no podemos creernos tan arrogantes de hacer lo que se nos venga en gana, quizás alguien por ahí argumentaría que si el perro tuviera libre albedrío sería como nosotros los humanos, bueno, eso habría que verlo, lo cierto del caso es que nosotros somos los capataces de este mundo, o sea, Dios llegó y creó un planeta para que vivamos en paz y armonía, no lo creó para que lo destruyéramos ni lo creó para que le sirviéramos a El como piensan algunos que es una misa eterna o un fuego eterno sino admirando Su Creación y trabajando para la mantención del mundo.

La esclavitud a un Dios vengativo y caprichoso es el producto de las ideas pueriles de mentes un poco más vivillas que las de sus coetáneos quienes encontraron en la invención de dioses ególatras la fórmula perfecta para la sumisión y subyugación de masas que mezclado con supuesta “misericordia” creaba un aura etérea alrededor del personaje de ficción y las masas ignorantes le seguían porque en el pueblo de ciegos el tuerto es rey.

Es claro y obvio por qué es así, el secreto de interrogar a una persona se encuentra en desvanecer las líneas de defensa que ésta construye para guarecerse y resguardar la verdad o lo que quiere ocultar; ese es el objetivo del interrogatorio cruzado, el desbalancear y socavar las líneas de defensa del interrogado. El punto básico es que el pensamiento es lineal y si se obstruye la línea de pensamiento es como si se le eliminara el director de orquesta a la sinfónica, pasamos de la sintonía a la cacofonía.

Por eso es que hablan de dioses vengadores y misericordiosos que hablan de lanzar piedras solo cuando se está libre de pecado, etc., pero a la vez hablan de dioses que botan mesas en el templo, o sea de un personaje bipolar y errático que no solo se da en la mitología cristiana sino en muchas otras mitologías idolátricas. Esa misma forma de pensar es la que utilizan para decir que todos somos iguales pero el hermano del convento tiene un todo terreno del año mientras los otros hermanos duermen en un cuchitril aunque todos pertenezcan a la misma iglesia.

Esos son los reflejos del EGO actuando y enmascarando la verdadera esencia de las personas, empero, no sólo los idólatras son así, también están los noájidas no idólatras que ven al noajismo como una cuasi-religión o lo ven como una sucursal del judaísmo o como un club elitista rarificado que exime de responsabilidad por el mal actuar de las personas siempre y cuando estas no sean idólatras. O sea, los derivados de las vertientes del EGO  son tantas y tan creativas que no es posible nombrarlas todas, lo que sí es posible es distinguir la naturaleza auténtica de la naturaleza sintética. El cuentecito este que les acabo de mencionar suena parecido a aquel adagio popular que “el que peca y reza, empata”. Nada podría estar más alejado de la realidad.

Entonces el primer consejo que la persona que se ha despertado de las cadenas de la idolatría tiene que aplicar es el de estudiar al EGO y saber que no es un enemigo sino una herramienta que sirve para lograr esos objetivos que todos tenemos y que existe también la situación de creer que ya porque no somos idólatras, que somos buenos, asunto que ya mencionamos anteriormente.

Con respecto a que el que peca y reza empata, nada podría estar más alejado de la realidad, aquí sí voy a tomar un ejemplo muy evidente, un judío se dedicaba a estafar a otras caridades y le robaba a sus propios hermanos judíos, no creía ni adoraba movimientos celestiales, no le rezaba a muñequitos pero sí le robaba a otras personas. El tipo no era idólatra pero infringía varias mitzvot. Entonces un noájida que dice que no es idólatra pero hace negocios con personas que lavan dinero, a sabiendas que ese dinero viene de las drogas y del dolor de otros seres humanos, no puede creerse exento de culpa ni bueno. Tiene una naturaleza y una chispa divina interna, pero la acción que realiza es completamente espernible y reprochable, en otras palabras, es culpable.

El creerse exento de culpa por no ser idólatra es un pensamiento del EGO porque la creencia suena algo así como decir que ya por que no soy idólatra entonces puedo tomar ventaja de otros. Y no porque haya judíos que laven dinero eso le da el derecho a un noájida de hacerlo también. Cuántas veces no ha habido noájidas que le han abierto los ojos a más de un judío que andaba deambulando por el mundo sin oficio ni rumbo?

La ética noájida no se queda atascada en no ser idólatra ni en no blasfemar contra Dios, eso son apenas un par de mandamientos de relación entre Dios y nosotros,  pero luego vienen más mandamientos que deben ser cumplidos. Si alguien se involucra con enemigos abiertos de Israel y se alía con ellos aduciendo que todas las personas tienen una naturaleza buena pero que están llenas de máscaras y, si al hacer dinero para esas personas, dicho dinero se destina para atacar al pueblo de Dios, y, el noájida lo hace a sabiendas que lo que hace es facilitarle el camino a los enemigos de Israel para que ataquen a los judíos, entonces no puede ser muy buen noájida que digamos.

Si un noájida hace negocios con alguien que ha hecho su dinero a coste de la trata de blancas, no puede decir que es bueno. Entonces el aducir un argumento completamente espurio como que todos somos seres humanos con defectos, no da derecho ni mucho menos justificación para aliarse con personas que bien se sabe andan en malos pasos.

Inclusive por eso se habla de la pena de muerte, no como una medida de venganza pero sí de reacción a una acción. La ética parte de la moralidad que no es lo mismo que la moral. La moralidad tiene que ver con los valores que trascienden el tiempo y el espacio mientras que la moral es un conjunto de reglas y creencias que se dan en cierto lugar y en cierta situación.

Existe el descaro y la manipulación, que curiosamente también son valores, aunque por supuesto negativos, y que son mucho más malos que la idolatría y que la blasfemia. La ética noájida exige que en todas y cada una de nuestras actuaciones analicemos y pensemos previo a actuar, no al revés y mucho menos que busquemos darle vuelta a las cosas para justificar lo injustificable.

La raíz de todo esto es el EGO desaforado y desenfrenado y la subyugación de la persona a éste. Los atributos que Dios nos da son herramientas para la construcción de Shalom, no para la destrucción del mundo. Así como lo que Bernie Madoff hizo no tiene justificación, así hay muchos otros pillines no tan grandes como Madoff, en cuanto al quantum de la estafa, pero sí igual de grave y ni se diga de los pillos que lucran con el sufrimiento ajeno a mayor escala.

La transferencia de energía se da de acuerdo a la función de cada quien, hay que mantener la energía fluyendo, lo que no se mueve se pudre y la mejor forma de dejar la energía fluir es siendo libres y no encasillando ni buscando tergiversar lo que es intergiversable. Que pasen una buena semana y reciban un caluroso abrazo.

¿Feliz?

Ahora entiendo lo que dice el More, sobre que la felicidad es un resultado del estado del ser, despojarse de las cáscaras que produce el ego, sintonizar nuestra experiencia con el espíritu (nuestra esencia), vivir, tratar de ser plenos, con lo que tenemos aquí y ahora, sin querer imponer nuestra voluntad a toda costa, que es solo otra expresión más de egoísmo, dejar fluir, optimizar muestras oportunidades, hacer y recargar nuestro esfuerzo hacia lo positivo, vivir en sintonía con nuestra parte más intrínseca que es lo que nos conecta con Dios, eso, eso creo que es la felicidad.

fulvida wallpaper

El sentimiento del ego

Solemos durante nuestra vida, atravesar por diversas circunstancias, que impactan en determinada manera nuestra conducta, y como es natural ante cualquier circunstancia, emergen ante nosotros, dos opciones para reaccionar o responder ante eso mismo, dos respuestas para elegir…… libre albedrio se le suele llamar, una respuesta (aunque la menos usada) podría ser de modo racional y saludable, surgida desde el razonamiento empapado de conocimientos adecuados, que es tal como se viene difundiendo en este sitio, y se logra otorgando las herramientas necesarias para que las personas reaccionen de diferente modo ante la vida, con los conocimientos y técnicas adecuados, otra respuesta que es la más común, es reaccionando de manera emocional, para sobreponerse al tan temido y rechazado sentimiento de impotencia, que definiremos como “el sentimiento del ego” la principal herramienta que este mismo utiliza para mantenerse entronizado en la existencia, la mayor parte de nuestras vidas.

Estamos traumatizados desde el nacimiento, aunque lo ignoremos, aunque lo neguemos, y muy a pesar de que este intenso trauma por el violento acto del nacimiento, nos marca de por vida, gran parte de esta misma, solemos ignorarlo o pasarlo por alto.

La misma violencia con la que el recuerdo atroz del nacimiento quedo impregnado en nuestra memoria, con esa misma violencia solemos reaccionar en el día a día, piensa un poco acerca de tus relaciones, de los sucesos que enfrentas el día a día, momento a momento, y veras ese mismo rostro violento del recién nacido que fue arrancado de la tranquilidad y confort intrauterino, pero reflejado ya en un adulto que cuenta con distintas herramientas para operar de modo diferente y no desde la impotencia primaria.

El trauma del nacimiento es intenso, está grabado en nuestra memoria, con una carga emocional tan inmensa, que a cualquier atisbo de impotencia real o sentida, se desborda ese mecanismo de supervivencia con que el recién nacido “escapo” de la extinción, es un trauma y como tal nos marca de por vida, como aquel que tiene un aparatoso accidente automovilístico y ahora teme transitar las grandes y concurridas avenidas viales, o el que sufrió un secuestro y ahora vive a la expectativa de proteger su libertad y que cualquier individuo que le parece inusual, le despierta un estado de alerta, como decimos habitualmente quedaste traumado.

Saber que tenemos este intenso trauma en nuestro organismo, no es motivo de alarma o preocupación, sino principio de salud y bienestar, porque entonces nos re-conoceremos y procederemos a anular las operaciones del ego, ni bien empiecen a manifestarse.

Tomemos un ejemplo, uno bien común…..

La chica o el chico bien enamorado, que de repente y sin previo aviso, es despedido por su amado/a, muy probablemente con una fuerte desconexión de la realidad (ilusiones), y grandes planes a futuro y ambiciosas metas, y entonces de repente… ¡la ruptura! terrible y devastadora, ¿Qué puede hacer el joven ante esta lamentable situación? No otra cosa más que operar desde el ego (desde el sentimiento de impotencia) y la violencia se hace manifiesta, se agrede, se reclama, se violenta…. PORQUE EN APARIENCIA NO PUEDE HACERSE OTRA COSA, y si todo esto no funciona, para sobreponerse al tan temido sentimiento de impotencia, entonces se desconecta de la realidad a la persona, no es extraño ver en decepciones amorosas prolongados periodos de sueño o escapes imaginarios de la realidad insufrible y en algunos casos más extremos y lamentables incluso hasta el suicidio, es que cuando la persona se siente morir en algún aspecto de su vida, algo debe salvarla y lo primero que se presenta es el ego a través de sus primitivas herramientas (llanto, grito, pataleo y desconexión de la realidad) como cuando éramos muy pequeños.

Hay desesperación cuando a la persona la inunda el sentimiento de impotencia (el sentimiento del ego) lo denomine así, porque el ego es potente generador de sentimientos negativos, pero la raíz primaria de todos ellos, es el sentimiento de impotencia, de ahí se ramifica en desesperación, tristeza, ira y decepción, pero todos provienen originalmente del sentimiento de impotencia y en la desesperación, la persona puede acudir a diferentes salvadores (el primero es el ego), incluso en una atinada aunque no muy común decisión, el que es presa del sometimiento del ego, puede acudir a un especialista en salud mental, en bienestar emocional, el auténtico profesional que este empapado de todos estos conceptos u otros que sean de igual manera efectivos, ojo pero no de aquel supuesto profesional que te manda a estudiar libros sobre fe y religión, que lo único que hacen es hundir aún más a la persona en el abismo oscuro de la desesperación y el dolor, el auténtico profesional que conozca y sepa aplicar las técnicas adecuadas para que la persona pueda salir a flote.

Este vanguardista descubrimiento sobre el sentimiento de impotencia, es autoría del Lic. Yehuda Ribco (apreciado Maestro), y en la red comienzan a aparecer similares consejos a los que se vienen vertiendo en este sitio de manera periódica, en similar sentido al que se viene tratando aquí sobre el sentimiento de impotencia, no sabemos sus fuentes (podría ser que lo vieron aquí), de hecho es un descubrimiento revolucionario y un potente rectificador y potencializador de la existencia, tal vez en un futuro sea la base de los tratamientos más efectivos en lo que a salud emocional y mental se refiere, aunque de verdad, repercute en toda la multidimensionalidad del individuo.

Bueno pero hablando de la desesperación, hagamos un breve pero muy útil paréntesis, para abordar un poco más de este aspecto, que es muy común que sea utilizado, para someter al individuo, muy particularmente desde el seno de las religiones, pensemos un poco acerca de la religión, en un primer ataque le atribuye al individuo algún pecado que jamás cometió (pecado original), para luego venderle su “salvación”  a precio de oro (sometimiento por fe y cancelación del pensamiento crítico) una vez que el sentimiento de culpa fue incrustado en el individuo por medio de alguna dizque “divina” culpa, entonces ya la persona se abandona a las exigencias religiosas, porque desde su parecer no existe otra salida, algún escape de su lamentable (aunque imaginaria) realidad, y esto es desesperación, aunque después migre a estados emocionales más placenteros, pero aun así el individuo ya fue sometido por una causa irreal, y entonces viene el sometimiento a cualquier cosa absurda, recordemos que la religión es eso precisamente, sometimiento a lo absurdo, principalmente lo absurdo que proviene del ego, como sacrificios para salvación, ofrendas a cosas inertes para obtener determinados favores, y otras tantas cosas más que anestesian a la persona, sin concederle mayores beneficios.

Pero hay un aspecto fundamental aquí que es lo que deseo recalcar, particularmente hablando de cuando a la persona la asalta el sentimiento de impotencia y el pensamiento racional es cancelado, y entonces una oleada de sentimientos negativos sumerge a la persona en un terrible y doloroso caos (interno y externo), que se manifiesta por lo regular en dolor, tristeza, soledad, abandono y etc., seguramente lo habrás experimentado en alguna ocasión, ¿no? Y es que se siente morir cuando el sentimiento de impotencia invade nuestras vidas, pero ante esos terribles casos que suelen presentarse a menudo en nuestras vidas, ¿Qué hacer?

Como mencionamos algunas líneas atrás, es excelente contar con ayuda psicológica de algún aspecto, para esos casos de extrema urgencia, sin embargo no cualquier profesional estará disponible las 24 horas del día, para auxiliarnos cuando lo necesitemos.

Reconocer nuestra impotencia, es un primer paso de liberación y crecimiento, el segundo es hacer lo que podamos hacer dentro de nuestras sanas posibilidades por crecer, por ejemplo puedes charlar de estos temas, con alguien de tu entera confianza, para que así en conjunto, pueda existir mutuo apoyo, tal como el ego se colectiviza en determinada manera, así mismo, una técnica de liberación es mucho más efectiva si se practica en grupo, sería muy loable si nosotros mismos por nuestras propias fuerzas pudiéramos sortear solos esos malos ratos, pero no es así, sencillamente porque cuando el ego se impone, el pensamiento racional es cancelado, no es brujería, ni una maldición, sino simplemente una función biológica que se activa en determinadas circunstancias y en otras es puesta de nuevo en standby.

Hemos aprendido que la CA (Comunicación Autentica) es una poderosa herramienta, para armonizar nuestra existencia, y si hacemos uso de ella de la manera más adecuada puede haber grandes resultados, por ejemplo, si cuando estamos pasando mal rato, hablamos con un amigo, que este empapado en estos conceptos y le decimos nuestro sentir, tal vez de ello pueda surgir un buen consejo, una autentica palabra de aliento,, porque en verdad que cuando el sentimiento de impotencia inunda nuestra vida en verdad somos impotentes, porque por nosotros mismos salir de ello resulta mucho más que complicado.

Pero fuimos hechos para convivir en sociedad  con todo lo que ello representa, si somos impotentes en diferentes aspectos, pero también tenemos facultades, como el habla y herramientas como la comunicación, haciendo uso de ellas podemos ser mejores personas, pero ¡atención! Cuando se menciona acudir a alguien más para dialogar, no se trata de crear una dependencia toxica o enfermiza, sino todo lo contrario a partir del dialogo construir conversaciones positivas y edificantes que beneficien a ambas partes, y partiendo de la convivencia social, reforzar nuestra habilidad para manejar los estados emocionales del ego.

Recuerdo una vieja fabula de Esopo, de aquellas que leíamos cuando estábamos en la primaria, donde se probaba romper un haz de varas y una sola persona no podía hacerlo, pero al hacerlo en conjunto (con mas personas) finalmente el haz cedía y se rompía, bien vale la pena recordar aquella fabula y tomar la interesante analogía, para decir que somos más efectivos en grupos inteligentemente organizados.

Tal vez cuando los embates del ego quieran hacer desmanes, alguien nos podrá decir.

No quieras controlar lo que no puedes controlar

Haz tu parte el resto no depende de ti……

No depende de ti… lo que el otro controla

Hace poco halle una vieja libreta de mi padre (su alma repose en el seno del Eterno) donde preparaba los borradores de sus discursos  que daba al finalizar los ciclos escolares, para finalizar tomare un par de líneas  de uno de esos discursos.

Dice así:

“Pueden tener  la seguridad de que lo que hacen sirve al país, de que en una forma o en otra, colaboran a la búsqueda de la justicia social, que debemos todos encontrar, dentro de la libertad con formas de trabajo y organización.”

Y finaliza diciendo:

“Nuestro tiempo es la época del despertar de la conciencia crítica. Nada ni nadie podrá detener el progreso de México, cuando este se finque en la fuerza organizadora y la inconformidad creadora de todos sus hombres y mujeres.”

Palabras atinadas e inteligentes, organizados somos más eficientes, mucho más eficaces, y la potente inercia que lleva el ego (a través del sentimiento de impotencia) suele detenerse si por fuente exterior, se hace un llamado a la cordura y la lucidez, con las palabras justas y en el momento exacto.

Y el ¡gran secreto! Para minimizar el influjo negativo del ego sobre nuestras vidas, se reduce a compartir y crecer en sociedad.

Referencias bibliográficas

Ribco, Y. (2005) Cterapia Optimismo: querer no es poder, pero es un paso… http://serjudio.com/cterapia/cab050404.htm

Ribco, Y. (2011) Herramientas del EGO. Obtenido desde http://fulvida.com/varios/temas-frecuentes/herramientas-del-ego

Ribco, Y. (2012) Malas conductas. Obtenido desde http://fulvida.com/fortalecimiento/ego-fortalecimiento/malas-conductas

Ribco, Y. (2012) Ego colectivo y Era mesiánica. Obtenido desde http://fulvida.com/id-noajica/despertando-al-projimo/ego-colectivo-y-era-mesinica

Ribco, Y. (2012) Tu sentimiento de culpa. Obtenido desde http://fulvida.com/ajenos/misioneros/tu-sentimiento-de-culpa

Ribco, Y. (2012) De amor y soledad. Obtenido desde http://fulvida.com/id-noajica/familia/de-amor-y-soledad

Ribco, Y. (2013) El cambio. Obtenido desde http://fulvida.com/fortalecimiento/ego-fortalecimiento/el-cambio

critica

Respuesta a que?

41m3XnkY9QL

Recientemente veía un video que se encuentra en Youtube, que se titula “respuesta judía a un pastor”, en donde un señor de barba blanca con traje y gorro negro, contesta algunas preguntas hechas por otro señor que está haciendo un documental en Israel.

Por la conversación que tuvieron supuse que el señor de negro era judío, el señor del documental pastor cristiano, y que se produjo en Israel pues al fondo se aprecia el Muro que se encuentra en ese país.

A primera vista, me pareció con “ciertos aires de espiritualidad” las respuestas que daba el señor judío al pastor cristiano, pero luego de volverlo a ver, me pareció muy tonta la conversación, poco provechosa y una pérdida de tiempo ridícula.

¿Por qué dedicarle tanto tiempo a temas de jesus, de mesías, de regresos mesiánicos y del templo? ¿Qué no habrá temas más provechosos de que hablar? ¿Sirvió los temas de conversación para que cada uno de ellos sea más feliz o mejor persona?

Ahora, viéndolo una tercera vez, más parece una guerra de EGOs entre ambos, tanto el judío como el pastor, de intentar convencer al otro. Uno con respuestas directas y el otro con preguntas ambiguas. Cero provecho, cero utilidades, cero amistad. Imagino que cada uno se fue por su lado, con cierta pasión iracunda y con esa sensación interna de que se venció al otro; pero que en la realidad produjo más distancia de la que ya de por sí había.

Claro, como el espectador del video observa que se trata de un judío, que por sus ropas y sus rasgos puede ser Rabino, y que en el fondo se logra ver el muro, equivocadamente se cree que es un buen video con buen mensaje; todo por estar revestido de cosas judías, y que da como resultado ciertos aires de espiritualidad o santidad. ¡Qué equivocación! ¡Hasta los mismos principios del Método Científico demuestras que la prueba visual es la menos confiable ¡

Es un pésimo video, con pésimo mensaje, con pésimos temas; y es un vivo ejemplo de la ridiculeces que se pasan por perder tiempo en cosas sin importancia o en temas no provechosos.

Ahora, ¿Qué hace un gentil tico, a kilómetros de distancia física de Israel y de su cultura y tradición, opinando sobre un video que está en la red y que trata de asuntos propios de la religión? ¿Qué no hay problemas más serios que atender en mi país, provincia, distrito, comunidad o vecindario y de los que puedo aportar para mejorar la calidad de vida de los míos?

En definitiva, hay cosas más importantes a que dedicar el tiempo, y temas más bonitos o útiles de que charlar en su momento. Sin embargo, esa tendencia a rebuscar lo espiritual o santurrón solo por ver indumentarias exóticas o lugares desconocidos, nos vuelve ciegos para vivir una vida en realidades para empezar a razonar bajo los efectos narcóticos que producen las fantasías religiosas

Tal vez, un posible manifiesto de este gentil tico, respecto a este video, y a lo que respecta a otras culturas sería algo así:

-No hacerle caso a la vista. La prueba visual es la menos confiable.

-Apartarse por completo de especular sobre lo relacionado con lo que pertenece a otra nación o cultura. Si se opina, será para aprovechar las experiencias de lo que dio resultado, sin afán de copiar, emular, juzgar o prejuzgar.

-Es gratis vivir de realidades; es una pérdida de tiempo y recursos vivir fuera del tiempo y el espacio que nos corresponde. Así pues, dejemos que las otras naciones y culturas celebren sus propias fiestas, fechas, ocasiones especiales, y rescatemos las propias.

 

 

Supersticioso e Impotente

Nos desenvolvemos en un ambiente preponderantemente supersticioso, lleno de religión y creencias extrañas, dogmas vacíos y rituales huecos, basta con ver, echar una mirada hacia afuera (aunque también hacia adentro) para poder constatar este hecho, estamos llenos de iglesias, de templos donde se veneran “santos” (imágenes), en la espera de que nos hagan ocurrir algún milagro que cambie nuestras vidas, o que nos concedan algún mágico deseo que anhelamos.

Este modo de vivir supersticioso, tiene mucho que ver con la idolatría, aunque también con la impotencia y por ende con la facultad del poder real, INHIBIDO Y APABULLADO detrás de todas esas ideas raras y creencias extrañas que mencionamos al principio.

Y si, somos supersticiosos, lo aceptemos o no, lo queramos o no, en algún aspecto de nuestras vidas, la superstición está presente, sea que la persona deposite su confianza (fe ciega) en alguna imagen o tenga alguna fuerte convicción en lo sobrenatural, religioso o mágico pero la superstición se presenta como un camino aceptable para salvar a la persona de la tan temida impotencia (el no poder en algún aspecto de nuestras vidas).

El tema de la impotencia esta tratado con más profundidad y mayor seriedad en los trabajos publicados con anterioridad, por el More Yehuda, pueden acceder a ellos ingresando la palabra Ego en el buscador de este sitio, es bueno tener bien comprendido este concepto.

En un breve y muy general resumen, se puede decir que, toda la oleada de sensaciones caóticas que sobrevienen al momento del nacimiento, forman parte del trauma intenso del recién nacido, que posteriormente se reforzara, cuando en situaciones de impotencia real o ficta, la persona se sienta morir, cuando su poder real o ficto se evapore.

El niño al momento del nacimiento, después de estar en un estado de completo bienestar (pues no necesita demandar ni pedir nada, porque todo le es suministrado de forma automática, pues las condiciones que necesita para desarrollarse en los nueve meses, deben de ser lo más optimas posibles) y entonces, el sobrevenir atroz del nacimiento, y el pequeño ahora debe respirar, sus ojos no están acostumbrados a la luz, ni su cuerpo al frio, y entonces el instinto de supervivencia, ejecuta la función para la cual fue creado mantener con vida al pequeño.

Sí, es el instinto de supervivencia, es el que motiva al pequeño a llorar, gritar, patalear, para exigir “un poco de atención” es un instinto básico porque al pequeño nadie le enseña a gritar ni a patalear, para de ese modo obtener algo de atención y cuando sus necesidades de abrigo y alimento son suficientemente satisfechas, la programación deja de ejecutarse.

De hecho como se viene repitiendo constantemente, este es el patrón de conducta, que nos rige la mayor parte de nuestras vidas, solo piensen un poco acerca la conducta de las personas que los rodean mucho más aun ¡la de nosotros mismos! Y verán que esencialmente es lo mismo, por ejemplo el niño que llora por que no puede hacer algo, o el adulto que se enfurece cuando no se hacen las cosas como él dice, todo detrás de ello es simple y llana impotencia, y los llamados de atención de quien no puede salir de ella, y así es con la mayor parte de los sucesos de nuestras vidas, es una raíz primaria en la mayor parte de nuestras conductas, es que es un trauma tan intenso que nos marca de por vida.

Esta teoría está desarrollada y sostenida por el More Yehuda, sin embargo, es un conocimiento científico perfectamente comprobable, como anteriormente se expuso y como tal es fácilmente comprensible, una vez que es explicado con detenimiento.

Ahora volviendo al tema de la superstición, la idolatría y la impotencia, nos encontramos con esto mismo, ego, impotencia e idolatría, la combinación necesaria para hundir a la persona en la mediocridad y estancamiento.

Normalmente, nos movemos en base al ego (el deseo de recibir), es el deseo, el que nos motiva a hacer las cosas, pensemos en las cuestiones religiosas, muchos veneran santos por demandar favores, piden salud, dinero, amor, unos un poco más centrados piden por la armonía familiar, por el bienestar de los demás, otros desconectados de la realidad, desean recibir “un paraíso” un mundo por venir reservado para unos cuantos, otros desean la salvación de su alma porque fueron concebidos en un pecado original, aunque su madre de forma licita y honesta los haya procreado en un ambiente de respeto y amor con su respectivo conyugue, y así sigue la lista siempre con el deseo como objetivo primordial y con el conocido mecanismo del ego.

Deseo-grito- obtengo y me callo

Una manera bastante simplona de ejemplificarlo, pero no tan alejada de la realidad…..

Pero nos mueve el deseo, aunque este disfrazado de buenas intenciones, incluso en la gente que se aleja de lo religioso para abrazar lo espiritual, buscan en Dios algún tipo de beneficio aunque de forma licita (y no está mal), pero de nuevo esta ahí el mecanismo primitivo de supervivencia, existió un personaje ilustre hace bastantes años, del cual viene la estirpe de los judíos, no otro que Abraham, él fue una gran persona, un destacado individuo, que instruía a través del ejemplo, como mantener al ego en su lugar, nos movemos en base al ego, nos motiva el deseo, el mecanismo rudimentario de supervivencia, tal como aferrarte a una tabla salvadora para escaparte desesperadamente del naufragio, pero esta persona (Abraham) se desplazaba en otro angulo, se movía hacia otra dirección, a él lo motivaba la acción desinteresada, la entrega altruista y generosa, el ocuparse por el desarrollo del prójimo, por su progreso y así mientras mantenía a raya el ego, desarrollaba sus potenciales, un modo más civilizado o evolucionado de actuar, de vivir….. Hacer de lado el modo primitivo de accionar e instalar patrones de conducta más elaborados.

Para ejemplificar dos conductas opuestas una donde prima el instinto básico de supervivencia (el ego) y otra donde la parte más evolucionada del cerebro toma el mando, digamos que no es lo mismo:

Buscar pareja “para no estar solo”

QUE

Buscar pareja PARA FORMAR UN HOGAR

La misma situación pero con enfoques totalmente distintos, en uno prima el ego y en el otro una forma más evolucionada de vivir, Espiritualidad autentica.

Pero retomando el tema de la superstición y la impotencia, traumatizados por el impacto del nacimiento, nos vemos forzados a actuar y salvarnos de la tan temida impotencia primordial y ello nos orilla a depositar nuestra confianza (fe ciega) en la superstición, en cualquiera de sus múltiples facetas, inhabilitándonos en el ejercicio de nuestro poder real, aferrándonos a tablas (irreales) de salvación, en lugar de potencializar nuestras habilidades.

La solución: tener conciencia de nuestro estado, y actuar como consecuencia de ello, prepararnos, ejecutar, hacer, y modificar la realidad a partir de acciones en el plano físico de la realidad (este mundo)

El mundo funciona con leyes naturales, causa y efecto, acción y reacción, no esperemos milagros (no hay duda que existen) ni la influencia de la acción positiva, pues en tanto no conozcamos, con mayor certeza el funcionamiento del mundo que nos rodea, no podemos andar tanteando los resultados de nuestras acciones.

Aprendamos técnica, adquiramos conocimiento, para hacer de este un mundo mejor para todos.

La línea del pensamiento racionalista es sostenida por el insigne Maimonides, a través de todo el desarrollo de su obra, pero Alguien muchos siglos antes Le dio Su respaldo, no Otro más que el Eterno, cuando enuncio los preceptos fundamentales, pues todas esas directrices de comportamiento, son enfocadas a modificar la realidad a través de acciones concretas, no hay misticismo, magia o superstición sino simple y llanamente actos que modifican la realidad.

Nuevamente: la superstición nos inhabilita en el ejercicio de nuestro poder real, nos limita en el desarrollo de nuestras habilidades, afianza con mayor firmeza el habito de “demandar pasivamente (sin hacer nada más que infantilismos)” para obtener algo, y nos sumerge en una impotencia perfectamente superable, cuando se trata de lo que debemos hacer nos toque a nosotros, por ejemplo: pedir por una pareja en lugar de darse a la ardua tarea de encontrar conocer a alguien.

Dejemos de “confiar” (tener fe ciega) en fuerzas extrañas, en salvadores magníficos o iluminados gurúes.

Estudiemos, preparémonos y hagamos lo que tengamos que hacer, para que este sea un mundo mejor, que para eso estamos aquí ¿o no?

Referencias bibliográficas

Ribco, Y. (2011) Romper el círculo vicioso. Obtenido desde http://fulvida.com/ajenos/misioneros/romper-el-crculo-vicioso

Ribco, Y. (2010) ¿Saber o creer que Dios existe? Obtenido desde http://fulvida.com/id-noajica/identidad/saber-o-creer-que-dios-existe

Ribco, Y. (2005) Cterapia Daat: Inteligencia de vida Obtenido desde http://serjudio.com/cterapia/cab050328.htm

Ribco, Y. (2005) Cterapia Optimismo: querer no es poder, pero es un paso… http://serjudio.com/cterapia/cab050404.htm

Ribco, Y. (2011) Herramientas del EGO. Obtenido desde http://fulvida.com/varios/temas-frecuentes/herramientas-del-ego

LAS SIETE CAUSAS PARA LA FELICIDAD

El pasado 4 de febrero en México tuvimos la oportunidad de repasar lo estudiado durante el curso 2012-2013 de Fulvida México.

“La anatomía de la felicidad” fue el tema de estudio para los alumnos de BALANCE II y el resumen de este se muestra aquí.

Lo subo en forma de imágenes para que puedan imprimir las tarjetas y las porten, lo cual ayuda a tener en el bolsillo lo que se debe estudiar. Solo de click en la misma para verla en tamaño amplificado.

Queremos agradecer a:

Rabino Aaron Ribco

Rabino Yonatán D. Galed de la institución “Jut Shel Jésed” – “Hilo de Bondad” de Breslev en Israel.

Rabino Obed Avrej

Moré Yehuda Ribco Presidente de Fulvida Internacional.

Dov Zales y Brit Olam, de Noahide World Centre

Por su valiosa participación y por haber logrado hacer este un evento lleno de bendición y sabiduría. Esperemos que los años siguientes el evento sea nuevamente una luz en este mundo para la difusión de los siete principios universales.

Les dejo aquí un resumen sobre lo visto en el Simposio 2013. Espero les sea útil.

1A CAUSA DE LA FELICIDAD 2a CAUSA PARA LA FELICIDAD 3A CAUSA PARA LA FELICIDAD 4a causa para la felicidad 5a CAUSA PARA LA FELICIDAD 6a causa divida felicidad 7A CAUSA DE LA FELICIDAD