Archivo de la categoría: Ciencias

El arte de preguntar y la ciencia de responder

Muchas de nuestras lecciones han sido acerca de la importancia del preguntar.
Lo seguimos sosteniendo, es imprescindible aprender a preguntar.
Hacerlo con profundidad, sin por ello ahogarse en complejidades innecesarias.
Evidenciar el anhelo por conocer a través de sinceras interrogantes.
No paralizarse ante la fascinación de lo que se cree.
Atreverse a avanzar allí en donde solo se ve una muralla infranqueable.
No quedarse con las “verdades” que son tales solamente por haber sido repetidas innumerables veces.
Preguntar y volver a hacerlo, sin timidez, sin agresión, simplemente deseando aprender.
Des-correr los velos para que atraviese la luz de la sabiduría, por intermedio de la herramienta poderosa de la pregunta.
Sí, es altamente necesario aprender a preguntar, entrenarse en ello, intentar variaciones creativas que intensifiquen la habilidad investigativa.

Pero luego, no basta con quedarse satisfecho consigo mismo, a causa del ingenio demostrado.
Es tiempo de hacer una pausa silenciosa y dejar que las respuestas emerjan, a su debido tiempo, en su apropiado compás.
Que florezca el entendimiento, o se aproveche para reiniciar el trabajo de investigación, pero sin apurar el momento.
Atender, con atención sincera.
Admitir lo que  se obtiene, aunque no se esté de acuerdo ni se comparta, sin embargo admitir que esa es la respuesta recibida.
Luego, ya veremos de continuar analizando, de diseccionar para luego reensamblar, de mantenernos alertas construyendo conocimiento.

Y recuerda, ser simple incluso en los temas complejos. Ser concreto, para no desviarse inútilmente. Ser claro, para evitar confusiones. Estar atento al feedback, e incluso provocarlo para confirmar la recepción. Ser humilde, en su real sentido. Ser agradecido. Evitar las agresiones. Ser respetuoso.

Porque al final, todo esto debe ser parte del instrumental del constructor de SHALOM.

Ecología multidimensional en el judaísmo

Escrito para ser publicado en SERJUDIO.com y que me parece provechoso compartir con mis hermanos noájidas.

En la Tradición encontramos que se describe al ser humano como multidimensional: inanimado (domem); vegetativo (tzomeaj); animado (jai); parlante (medaber).
En el hombre, además se identifica un plano supra-natural, que no es compartido por el resto de las criaturas terrestres, el de la neshamá, el espíritu.

No resulta sorprendente que en “De Anima” Aristóteles (y probablemente tras de él nuestro Maimónides (“Shemoná Perakim”, cap. 1)) distingue tres facetas –funciones- del alma humana: la vegetativa, presente en las plantas, los animales y los hombres; la sensitiva, de la que carecen las plantas; y la racional, privativa del hombre.
Esta alma es la “forma” de la materia, que es el cuerpo.
Por sobre esto, se está el espíritu del hombre.
Según lo exponemos humildemente nosotros, las dimensiones: física, emocional, social, mental y espiritual.
Tales las cinco dimensiones que somos.
(En el “Shemoná Perakim” del Rambam se encuentra ampliado y profundizado esto).

Cuando decimos físico implicamos todo aquello que hace a su materialidad. Por lo general se entiende con esto su cuerpo, pero no debemos olvidar de incluir aquello que posibilita su vida, en particular lo ambiental.
El hombre es un ser que es imposible su existencia fuera del ecosistema, o mejor dicho, el ecosistema también conforma una de las dimensiones del hombre.
De cierta forma está esto indicado al momento del segundo relato de la Torá acerca de la creación del hombre, cuando dice: "Y formó el Eterno Elokim al humano, polvo de la tierra. Y sopló en sus narices aliento de vida, y el humano llegó a ser un ser viviente." (Bereshit / Génesis 2:7).
El hombre ES polvo de la tierra, materia inerte, pero que con la intervención divino obtuvo forma, diseño, sentido, alma, espíritu, lo que lo hace viviente.
No existe el hombre desprendido del ecosistema.
Tal como el resto de los seres vivos: "Dijo además el Eterno Elokim: ‘No es bueno que el humano esté solo; le haré una ayuda idónea.’  El Eterno Elokim, pues, formó de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría. Lo que el humano llamó a los animales, ése es su nombre. El humano puso nombres a todo el ganado, a las aves del cielo y a todos los animales del campo. Pero para Adam / Adán no halló ayuda que le fuera idónea." (Bereshit / Génesis 2:18-20).
Ellos también son hijos de la tierra, criaturas del Eterno, que forman y son formados por el ambiente.
Y si bien con ellos somos compañeros de ruta, pasajeros en esta gran nave, evidentemente que hay una barrera que nos separa permanentemente; nosotros somos espíritu también, es la marca fundamental que nos diferencia como especie. Así pues, no son nuestro prójimo, pero sin dudas son dignos y meritorios de aprecio y respeto, aunque se nos haya habilitado para hacer uso dignamente de ellos.
Según queda dicho: “Creó Elokim, al humano a su imagen; a imagen de Elokim lo creó; hombre y mujer los creó. Elokim los bendijo y les dijo: ‘Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra.’" (Bereshit / Génesis 1:27-28).
No es en todo correcta la idea que el misionero alemán, Albert Schweitzer, propusiera: “No me importa si el animal es capaz de razonar, sólo sé que es capaz de sufrir y, por eso, lo considero mi prójimo". Sí, debemos considerar al animal en su sufrimiento y tratar de evitarlo o impedirlo. No, en el marco de la Torá el animal no es el prójimo de la persona, aunque tengamos (y debemos hacerlo) mucho cariño y respeto por él. Aunque no sea un prójimo, igualmente es digno de misericordia, de justicia, como obra del Eterno, como ser vivo con capacidad de sentir.

En el judaísmo hay un concepto muy antiguo denominado “tzaar baalei jaim”, que es la prohibición de atormentar a un animal sin obtener con ello ningún provecho real.
Aparece varias veces en el Talmud, aunque su origen es la Torá (Shemot / Éxodo 23:5).
A partir de preceptos de la Torá vamos comprendiendo que toda vida es sagrada, todo sufrimiento/dolor es terrible, incluso el de los animales. Entonces, no se caza animales por “placer” o “deporte”, ni se abusa de ellos en “espectáculos” sádicos y desalmados, ni a los domésticos –o propios- se les hace padecer adrede necesidades, ni se los emplea en ejercicios que no provean un beneficio verdadero para la sociedad humana.

En Baba Metzia (85a) se nos relata que Ribbí Yehuda haNasí no tuvo compasión por un ternero que estaba aterrorizado cuando iba a ser degollado. A causa de esto desde lo Alto se le decretaron padecimientos que solamente finalizaron cuando aprendió a ser compasivo con los seres vivos, por ejemplo cuando su criada quería lanzar unas crías de comadrejas y él las protegió.
La idea es que nuestra conducta sea una copia humana de la conducta divina, a la medida de nuestras capacidades: "Bueno es el Eterno para con todos, y su misericordia está en todas sus obras." (Tehilim / Salmos 145:9).
Ser misericordioso con TODAS sus obras, personas, animales, vegetales, hongos, elementos físicos. Con todo nuestra actitud y conducta debiera regularse con el bien Y la justicia.
Sí también con la hormiguita, a la cual pisamos involuntariamente al caminar, pero a la cual no debemos mortificar una tarde de aburrimiento en el jardín.
También con el árbol, el cual no debe ser maltratado sin provecho real.
Llevar una vida de armonía, de amor y respeto por la creación (en su conjunto y en sus individuos) sin por ello irse a extremos ascéticos. La propuesta del judaísmo clásico no roza las postura al estilo de las doctrinas del jainismo.
Cada criatura alaba al Eterno según su naturaleza (Tehilim/Salmos 148), son nuestros compañeros de viaje, aunque no nuestro prójimo. Compañeros a los cuales respetar, cuidar y hasta en ocasiones amar.

Por ello, cuando se debe tomar la vida de un animal, o emplearlo para alguna actividad beneficiosa para el hombre, se debe eliminar o disminuir al máximo todo sufrimiento que pueda ser evitado o reducido.
Quizás a los modernos defensores de los “derechos de los animales” no les parezca suficiente, pero recordemos como comenzamos este estudio: somos también ecosistema, y en él las relaciones tróficas son constantes y necesarias, además de las otras relaciones que no siempre resultan pacíficas e indoloras en su naturalidad. Lo importante es también en esto tratar de construir Shalom, actuar con bondad Y justicia, hasta para con el animal que iremos a consumir o usar para nuestras necesidades. En palabras del filósofo Emmanuel Levinas, sería la “libertad difícil”, que es hacer uso de nuestro libre albedrío de forma digna.
Tengamos en cuenta que el libre albedrío es la capacidad para elegir entre actuar bien o mal. Somos libres (al menos esa es la creencia) para escoger, pero el Eterno nos aconseja con precisión lo que es mejor para nosotros: optar por el bien, que es la bendición y la vida.
Desechar el EGO para vivir en la plenitud, en la construcción de shalom.

Recordemos otro relato de piedad hacia animales.
Moshé pastoreaba las ovejas de su suegro cuando una pequeñita se escapó y se extravió en el desierto. Él no podía admitir que el pobre animalito muriera con el dolor de la sed, o los terrores del desierto, por lo cual salió a su busca. Fue en esa tarea que llegó hasta el monte Sinaí, en donde el enviado del Eterno se apareció a él en un arbusto encendido que no se consumía (Shemot / Éxodo 3:2).
Aquel que era un excelente pastor de ovejas, que no dejaba a ninguna sin protección, ese era el indicado para conducir a los judíos por el camino que llevaba de la opresión a la libertad.
Porque el verdadero líder espiritual no oprime a sus seguidores, no amedrenta, no amenaza, no castiga sin fundamento, no diezma, sino que se entrega por completo para la mejor conducción de su grey, para que todos y cada uno obtengan verdadero beneficios. Cuando el líder emplea de manera sistemática las herramientas del EGO, sabemos que no estamos ante un conductor espiritual, ni su camino es de vida.
Entre otras cosas, por su bondad hacia su rebaño, por su nobleza, por su respeto a la vida del indefenso y del justo (aunque pudiera ser durísimo con el que lo ameritara), es que Moshé fue elegido por el Eterno para ser el personaje bisagra en la historia de Israel, e indirectamente en la de toda la humanidad.

Es el mismo Moshé que no participó en la primer plaga sobre Egipto, la de “sangre”, pues afectaría las aguas del Nilo que muchos años antes habían ayudado (involuntariamente, por supuesto) a salvarle la vida. Ni a las arenas, que también estuvieron en su auxilio.
Porque recordemos, el ecosistema consta de factora abióticos, lo inanimado, junto a los seres vivos que lo componen (y son compuestos por él).

Vamos comprendiendo que la construcción de shalom debe ser una accionar y una actitud constante, hacia dentro y hacia fuera. Con nosotros mismos, con el prójimo, con la sociedad y con el ambiente. Una actitud que privilegie la armonía, el equilibrio, en lugar de la muerte y la esclavitud.
Donde se oriente a través del AMOR y no de EGO.
(AMOR NO es un sentimiento, es una forma de vida multidimensional).

Si bien la Torá y los Sabios de antaño no hablaron específicamente del cuidado del ambiente, de llevar una vida de armonía ecológica, de ser hombres ecológicos, podemos encontrar que el mensaje está implícito, codificado. Recordemos que la palabra de la Torá es perpetua, pero fue otorgada en un contexto determinado, y debía ser comprensible para sus directos receptores. Era imposible para aquellos antiguos antepasados de los judíos actuales entender acerca de ecología, o de otros conceptos modernos. Pero la médula sigue siendo la misma.
Es que una vida en donde el EGO está bajo control, lleva a la plenitud en todos los aspectos, al shalom multidimensional.

¿Qué sucede cuando es el EGO el rector?
La Torá narra algún que otro suceso dramático, desde el asesinato de Abel, pasando por el Diluvio hasta la opresión de los judíos en Egipto, sin olvidar a los traicioneros amalecitas.
Veamos un ejemplo: "El Eterno vio que la maldad del hombre era mucha en la tierra, y que toda tendencia de los pensamientos de su corazón era de continuo sólo al mal… La tierra estaba corrompida delante de Elokim; estaba llena de violencia. Elokim miró la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra…" pero "…Noaj [Noé] era un hombre justo y cabal en su generación; Noaj caminaba con Elokim." (Bereshit / Génesis 6:5, 11, 12, 9).

El hombre llevado por su EGO fue deteriorando el ambiente, el equilibrio había sido perdido hacía tiempo.
Las advertencias aparecían a ojos de quien tuviera conciencia para admitirlas.
Tal como Noaj lo hizo.
Pero el resto siguió en franco abuso, destruyendo, corrompiendo, provocando la catástrofe.
Lo que infantilmente se explica como un castigo divino, podemos comprenderlo cabalmente como la directa consecuencia de los actos egoístas del hombre, que llevaron al mundo al caos. Finalmente, ocurrió la devastación, la tierra se tomó se revancha. Tarde o temprano, como puede pasar actualmente.
La naturaleza fuera de su cauce provocando destrozos, muerte, destrucción, un final tempestuoso que podría posibilitar un nuevo inicio.

Apenas si sobresalía un poco de ese entrevero el líder de los sobrevivientes, Noaj, pero atiende qué fue lo primero que hizo cuando salió de su nave salvadora: "edificó Noaj [Noé] un altar al Eterno, y tomando de todo cuadrúpedo puro y de toda ave pura, ofreció holocaustos sobre el altar" (Bereshit / Génesis 8:20).
¿Alguien le pidió que sumara más muertes a los miles de millares que yacían en tumbas improvisadas por los elementos desatados?
¿Realmente Dios se complace tanto con el “grato aroma” de estos asados?
¿Era necesario?
¿Qué quería demostrar con este acto? ¿Qué demostró?

Quizás como respuesta, la Torá añade lo siguiente: "Noaj [Noé] comenzó a cultivar la tierra y plantó una viña. Y bebiendo el vino, se embriagó y quedó desnudo en medio de su tienda." (Bereshit / Génesis 9:20-21).
Piensa tú.
¿Plantar primero una viña, fabricar vino, emborracharse, actuar de manera degradante… eso es lo que podemos tomar como ejemplo para reconstruir una sociedad basada en el bien Y la justicia?
¿Dejarse dominar por el EGO?
¿Vivir como si se estuviera muerto?
¿Morir sin haber vivido?

Toma en cuenta un ejemplo muy diferente, que lo narra un rabino (Aryeh Levine, “Malachim Kivnei Adam”, Simcha Raz, pp239-240 Fuentes, pg.15) contemporáneo: : "Después de Minjá (el servicio de la tarde) mi maestro (el Rav Kook), como era su costumbre, fue a dar un paseo con el fin de enfocar sus pensamientos y lo acompañé en el camino. En eso arranqué una flor. Él, temblando me dijo en voz baja: «Créeme, yo siempre he tenido cuidado de no arrancar sin propósito una brizna de hierba o una flor que puede crecer y desarrollarse, porque no hay hierba aquí abajo que no tiene una fuerza de lo Alto que le ordena ‘¡Crece!’. Cada brizna de hierba dice algo, cada piedra susurra un secreto, cada criatura pronuncia una canción. Esas palabras dichas por un corazón puro y sagrado penetraron hondo en mi corazón. Desde aquel día tengo una gran compasión por todas las criaturas.".
¿Recuerdas lo que te conté más arriba, cuando el príncipe de los rabinos de su tiempo no tuvo compasión por un ternero?
¿Qué podemos aprender para nuestra vida cotidiana?
¿A ser vegetarianos o veganos? ¿O algo mucho, muchísimo más consistente y profundo?
¿Que te parece a ti?

Por otra parte, nuestra Tradición está enseñado también a cuidar de los recursos, a no transgredir el “bal tashjit”.
Es un mandato sagrado el ser cuidadoso y no derrochar inútilmente, porque cada vez que abusamos de los recursos, estamos provocando un daño que podría resultar irreparable y que siempre genera consecuencias que llegan a exceder nuestros cálculos.
Cuidamos, usemos cabalmente, sumemos en lugar de desperdiciar, construyamos shalom.
Hagamos lo que fue ordenado a Adam con respecto al jardín terrenal: "el Eterno Elokim tomó al humano y lo puso en el jardín de Edén, para que lo trabajase y lo guardase." (Bereshit / Génesis 2:15).
Esa esa tarea y al mismo tiempo finalidad.
Debía trabajar y cuidar del huerto del Edén, para así disfrutar plenamente de sus bienes. Hubiera podido obtener todo gratuitamente, sin esfuerzo, pero el Eterno le abocó a una tarea precisa para que alcanzara mayor bienestar. Porque disfrutar de lo permitido es una de las misiones sagradas que tenemos en este mundo, para cargarnos de experiencias positivas que de otra manera el espíritu no podría tener registrada. Pero cuando el deleite proviene de la buena acción, aquella que realizamos, la consecuencia placentera es mayor (y mejora con el sano esfuerzo dedicado).
Este mundo es un potencial paraíso, solamente el EGO del hombre impide que alcance este estatus.
Desde Arriba se nos ha provisto de todo lo necesario, simplemente no hemos alcanzado aún a desplegar nuestras capacidades. Eso acontecerá en la Era Mesiánica, tanto en lo personal como en lo colectivo. Entonces el mundo será un paraíso, aunque poco y nada haya cambiado exteriormente.
Podemos trabajar para establecer una Era Mesiánica interna, en cada uno de nosotros. ¿Cómo? Disminuyendo la injerencia del EGO, actuando desde el AMOR.
Esa manera de vida está en armonía con el Cosmos, por lo cual provoca reacciones en cadena que finalmente permitirán el brote completo de la Era Mesiánica global.

Cada pequeño acto tiene consecuencias, muchas veces insospechadas, de un alcance que no se puede prever inicialmente.
En la ciencia se conoce como el “efecto mariposa” dentro de la teoría del caos, y se la ejemplifica con la conocida frase: “el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo”.
Desde otro ámbito, el genial Rav Kook nos enseñó: “Si usted está sorprendido por cómo es posible hablar, oír, oler, tocar, ver, entender y sentir –dígale a su alma que todos los seres vivos confieren colectivamente sobre usted la plenitud de su experiencia. Ni siquiera la menor partícula de existencia es superflua, se necesita todo, y todo sirve a su propósito. ‘Usted’ está presente en todo lo que está debajo de usted, y su ser está ligado a todo lo que le trasciende a usted.” (Orot haKodseh).
Estamos todos unidos, aunque el EGO nos hace ver que no tenemos relación.
La separatividad es un efecto de la materia, pero al mismo tiempo una ilusión. Cuando se contempla con la mirada espiritual, somos uno y unificados al Uno.
Estos conceptos cabalísticos pueden resultar extraños y áridos, por lo que, explicándolo con sencillez: estamos en el mismo barco y cuidar al otro es cuidarse a sí mismo.

En buena medida tal es uno de los objetivos de bendecir antes (y después) de disfrutar de alimentos (y otros placeres mundanos).
Tomar conciencia de que estamos haciendo uso de elementos de la naturaleza, la cual nos son provistos para nuestro beneficio, y que sin embargo no nos hace amos de todo, sino sus usufructuarios, personas que vivimos pagando la renta y el Amo es el Eterno.
Si comenzamos a despertar nuestra conciencia, a vivir por completo el aquí y ahora, seremos menos negativos y nocivos, mucho más agradecidos, más respetuosos, personas que aportan a una mejor existencia que se continúa en la eternidad.

El amor y respeto por la naturaleza no se da solamente cuando vamos de paseo al campo, o en la playa, o en cualquier actividad al aire libre.
Somos seres ecológicos, por tanto en cada momento estamos interactuando con el todo.
Por ello es necesario comprender la importancia de la construcción constante de shalom, interna (consigo mismo) y externa (con los demás hombres, con todos los seres vivos, con el ambiente).

La santidad suprema se halla cuando el hombre conoce su esencia y no se encierra en sí mismo, sino que lleva una vida plena, en relación a todo lo existente. Siente la ‘Presencia’ en lo inanimado, en lo vegetal, en los animales, la vida en todo, también en cada hombre, en cada uno de los seres humanos” (Rav Kook, “Arpelei tohar”).

Sí, éste es el camino del constructor de Shalom.

Hacia el camino del éxito: El orden y el noájida

universe

Uno de los temas más interesantes, por lo menos para quien suscribe estas líneas, con respecto al mundo, tiene que ver con la evolución, es decir, con ese proceso de cambio continuo que se da día a día, que nos permite adaptarnos a las circunstancias y que nos ayuda a continuar seguir viviendo. Es un proceso muy interesante pues tiene como objetivo el avance, la mantención de la energía cinética, donde inclusive en nuestros momentos de descanso en realidad lo que estamos haciendo es recuperando energías para seguir avanzando.

A la par de este avance están esos principios de verdad, justicia y caridad que guían al mundo, principios que van de la mano con el orden, la claridad, la completez y la puntualidad para hacer las cosas bien por medio de una buena organización, una vista clara y fija de la meta a seguir, una compleción correcta y precisa de las tareas necesarias para llegar a esa meta y que se haga de manera puntual.

Son esas cosas las que hacen que avancemos, cuando nos ponemos a observar la naturaleza podemos ver que no hay un caos sino una serie de tareas ordenadas, por eso se habla de causalidad y no de casualidad, pues si la casualidad fuera el principio imperante en las relaciones en el universo, entonces sí podríamos hablar de un caos ya que no existiría el mundo como lo conocemos. Montesquieu hablaba de la necesidad de las reglas y normas en cualquier universo para que exista; no estaba nada lejos de la realidad, el proceso lógico y matemático que guía al Universo, es el producto de un sistema ordenado, entonces como seres humanos que somos, no podemos sustraernos de ese acomodo del sistema porque de lo contrario estaríamos yendo en contra del sistema mismo y como dos cuerpos no pueden ocupar el mismo lugar en el tiempo y en el espacio estaríamos ante un verdadero caos y una inevitable desaparición de nosotros mismos.

Todo en nuestro sistema lleva un orden, un árbol o una planta engendró una semilla; esa semilla cayó al suelo o fue plantada por un agricultor, quien a su vez preparó la tierra de labor; la semilla fue cubierta por tierra y comenzó a germinar; luego salió un minúsculo tallo que comenzó a crecer; ese tallo continuó su crecimiento hasta que alcanzó a ver la superficie y así hasta que alcanzó cierto tamaño; luego floreció y llegó un agente polinizador y polinizó otras plantas pero a su vez dio fruto y el agricultor lo tomó; vamos a simplificar el proceso un poco y vamos a asumir que lo tomó para su consumo personal, pues las cosas se complicarían aun más si lo metiéramos dentro del complejo proceso de intercambio de bienes; entonces ingirió el fruto que fue masticado; en ese proceso las papilas gustativas de la lengua detectaron el estímulo y por medio de un complejo proceso donde se incluye la respiración, el cerebro del agricultor procesó el dato y se dio cuenta que tenía sabor a manzana; luego el agricultor envió el producto después de un proceso inicial de descomposición física por medio del masticado y el fruto triturado fue enviado través del esófago y éste producto masticado cayó al estómago, donde comenzó el proceso de digestión; pasado el proceso de digestión se desechó lo que no servía que iba para el intestino grueso y los ingredientes que fueron absorbidos por el intestino delgado y digo no servía entre comillas porque los desechos sólidos servirán como fertilizante, una vez que sean descompuestos, para que se repita el ciclo.

Obviamente el proceso se ha simplificado muchísimo porque hay muchas otras cosas que no se incluyeron, pero se puede ver de manera sencilla cómo es que el sistema no carece de orden sino que más bien está claramente delineado, todo está pensado para ser reutilizado, para que siga su función aunque no bajo la forma anterior, la manzana descompuesta y depuesta por el agricultor se convierte en fertilizante, los nutrientes de la manzana servirán para alimentar al agricultor, la pectina limpiará las arterias, lo cual hará que su flujo sangúineo se mantenga constante, al ser el cerebro el órgano que más sangre requiere, entonces esa sangre limpiada por la pectina le permitirá oxigenar al cerebro y de ahí el resto del cuerpo tendrá un “comandante” que le dirija en tanto que esto permite que el cerebro pueda tomar las ideas y desarrollarlas. No sabemos si tal vez esa pectina que limpió las arterias vaya a servir para que en el momento que esa sangre corría a un pulso normal significara que ese hombre haya decidido ver que podía mejorar su herramienta de trabajo.

Este es tan solo un ejemplo simplísimo pero no por ello sencillísimo, comparado con la vasta complejidad que existe en el Universo, que nos permite ver cómo es que algo tan mundano como arrancar una manzana de un árbol puede llevar un proceso tan bien pensando y poco apreciado, porque justamente ahora antes de escribir estas líneas estaba comiéndome unas galletas con un vaso de leche y no reparé en todo el proceso que lleva el cuerpo para realizar esta hazaña cotidiana que no fue sino hasta que comencé a analizarlo que me di cuenta de lo importante que es y cómo es que a esas pequeñas cosas de la vida que en realidad son grandes, ya que son las que nos mantienen vivos, no les ponemos atención.

La experiencia de los seres humanos se encuentra en compartir ese conocimiento que adquirimos, re-descubrimos o creamos para el bienestar de todos los seres humanos. Queramos a o no, la mayoría de las personas beneficiamos a nuestros coetáneos con nuestro actuar apegado a la ley y no me refiero a la ley creada por los hombres sino a la ley de la naturaleza. Permítaseme dar un ejemplo, aunque ese agricultor fuera la persona más egoísta y sembrara para sí mismo, el solo hecho que está sembrando hace que ese manzano sirva para dar cobijo y abrigo a gran cantidad de especies, desde las lombrices que mueven y oxigenan la tierra, hasta los pájaros que anidarán en el manzano y demás insectos como abejas y avispas que servirán como agentes polinizadores de ese manzano, y por más que el egoísta agricultor no quiera compartir su fortuna de tener un manzano que da fruto, los agentes polinizadores se encargarán de llevar el polen a otras  latitudes para que así se polinicen otros manzanos que florearán, darán fruto y a otras personas alimentarán. Entonces ni el más astuto de los seres humanos, por más granuja y egoísta que sea podrá ser tan egoísta como para no ayudar a otro aunque no quiera.

La forma en que este planeta ha sido diseñada deja entrever que aun el más egoísta si quiere ocupar un lugar en el tiempo y en el espacio tendrá que ayudar, aunque nunca se entere de ello, al resto de seres en el sistema para que éste continúe, podríamos inclusive hablar de una caridad forzosa pero que al fin y al cabo es caridad. El orden que tiene el sistema es muy claro y preciso pero también puntual, pues todo se da a su debido tiempo, ni antes ni después.  El noájida consciente de su identidad lejos de ir en contra del sistema más bien ayuda a su crecimiento, pues a través del respeto de las Siete Leyes Universales está siendo un miembro de equipo y no un egoísta patán.

A decir verdad, es interesante ver cómo es que esas leyes noájidas en realidad son lógicas y cómo es que el rehusarse a seguirlas implica la extinción. Vamos a poner un sencillo ejemplo. Como seres humanos que somos buscamos crear, en teoría somos seres de construcción, no de destrucción, pues la destrucción implica involución y ésta a su vez extinción. No nos queremos extinguir, bueno, al menos la mayoría de las personas y animales no lo querrían. La prohibición del robo es extinción, porque no solo es el hecho de robar o hurtar sino que eso lleva un daño ínsito contra la víctima y contra el ladrón. La víctima porque pierde lo robado o hurtado y el ladrón porque lo que se robó es algo que no le pertenecía, entonces no creó sino que destruyó. Mecánicamente se robó un artículo X, digamos que un teléfono. Despojó al dueño del teléfono, se ensució el espíritu por haberlo hecho y aparte de ello ha cometido un tipo de homicidio espiritual, pues la persona a quien le robó ese teléfono va a tener que sacar de su tiempo nuevamente para conseguir los activos necesarios para reponerlo, quizás ese tiempo lo pudo haber utilizado para otra cosa, para pasar un rato con la familia, para meditar, etc. He aquí un sencillo ejemplo de cómo el desorden que se crea cuando se violenta un mandamiento puede engendrar una serie de consecuencias negativas y atribuibles al ladrón.

Nuevamente se puede ver que el sistema tiene un orden, el orden de engendrar, desarrollar, reproducir y fenecer, pero todo vuelve a su origen, a esos elementos básicos que se combinan para dar forma a nuevas cosas y seres que volverán a cumplir el ciclo, solo que cada vez que lo hacen es de manera más compleja y, no sé, pero pareciera ser que un poco más elevada espiritualmente. Entonces no sé si podríamos hablar de procesos circulares o de procesos espirales más bien.

Lo que sí no se puede negar es que existe orden y que si nos basamos en proporciones, entonces ese orden del universo aplica también para nosotros. El orden como tal es uno de los elementos conformadores del universo, la Tierra está ordenada, entonces ¿qué haría suponer que nosotros estamos exentos de ese orden?

A través del orden se engendra pero a través del desorden se aborta porque como hemos logrado ver, ese proceso espiral, porque en realidad no podríamos hablar de círculos per se, va aparejado con la mantención de la energía cinética que permite el movimiento, el movimiento hacia adelante, así como la Tierra rota hacia el Este todos los días y logra mantener a través de la fuerza centrífuga que crea esa gravedad que nos mantiene a todos asidos a ella y que permite que se den el resto de procesos que acaecen en el tiempo y en el espacio tridimensional, de igual manera nosotros debemos de seguir rotando hacia el Este, pero para poder hacerlo requerimos de organización, de claridad, de completez y de puntualidad.

Quizás el primer paso es ver a nuestro alrededor para determinar si las cosas están en orden, empezando por nosotros mismos. ¿Quién guía mi vida, mi EGO o yo? En un sistema ordenado yo debería guiar mi propia vida, no mi EGO ni mi ego y podría ser que ésta sea la premisa mayor que permita dilucidar el resto de situaciones, procesos, eventos y cuestiones que rodean nuestro entorno.

Que pasen una excelente semana y que estén muy bien.

Los avances científicos y tecnológicos y los nuevos retos para la Política de Estado

Quizás si estuviera escribiendo este post en los tiempos de Voltaire se me tacharía de loco o de muy visionario o tal vez las dos cosas, empero, en pleno 2013, 5743 del calendario universal, el tema de la necesidad de implementar políticas de Estado de conformidad con las Siete Leyes Universales ya no es tema de visionarios sino de actualidad.  En este post nos enfocaremos en el tema de cómo el mundo migra de la idolatría a la luz y esto, en consecuencia implica mayor longevidad.

Si mal no recuerdo en algún lado había leído que cuando las cosas se hacen contrario a lo que Dios ha determinado se comienza por perder el patrimonio, luego la salud y por último viene la muerte. Visto desde otro punto, si las cosas se hacen bien, se extiende la vida, se mantiene la salud y se da un aumento en el patrimonio. En otras palabras, esto implica que habrá más vida, más longevidad y más riqueza, ese dinero y esos bienes tendrán que ponerse en movimiento porque lo que no se mueve se pudre, ley de la vida, entonces esto tendrá efectos muy significativos en la política de Estado.

Nótese que el mundo va saliendo del oscurantismo, hoy en The Economist (http://www.economist.com/news/briefing/21582041-rich-world-seeing-less-and-less-crime-even-face-high-unemployment-and-economic?zid=317&ah=8a47fc455a44945580198768fad0fa41) leí que las tasas de criminalidad han disminuido en los países desarrollados, esto, en consecuencia tendrá que esparcirse eventualmente a los países de renta media y a los subdesarrollados con el mismo efecto que los teléfonos inteligentes, de hecho podríamos acuñar un nuevo término, el efecto Smartphone para decir que existe una distribución y un alcance de nuevas tendencias positivas del mundo desarrollado a los países en vías de desarrollo. Es una actitud de paz y de armonía que comienza a asomarse por el Este de la humanidad, sale un nuevo sol y con él tienen que venir nuevas propuestas políticas.

Con poblaciones más longevas, saludables y solventes vendrá un mayor poder adquisitivo de las personas; los sistemas de jubilación no podrán dar abasto con el número de jubilados quienes todavía estarán en forma y podrán trabajar más años aun, hombres y mujeres de noventa años con cuerpo, energía y aguante de veinteañeros, creo que no sería exagerado decir que en unos treinta años comenzará a ser corriente que la gente llegue a los cien años de edad. En efecto, este tema ya tiene que ir siendo objeto de discusión de parte de los estadistas (http://www.economist.com/news/science-and-technology/21580440-researchers-have-yet-realise-old-dream-regenerating-organs-they-are) pues ya comenzamos a ver cómo es que las células pluripotenciales están siendo dirigidas a bipartirse de forma tal que desempeñen funciones congruentes con el tejido del órgano que se busca regenerar. Esto necesariamente implicará cambios demográficos drásticos toda vez que las políticas de Estado, sobre todo en el ámbito económico deberán de adecuarse y readecuarse a esta nueva realidad.

En una clase de Derecho Civil a mediados de carrera un profesor nos explicaba que fue el Canciller de Hierro, Otto Von Bismarck, quien decidió que la edad de jubilación de las personas debía ser de ochenta años, claro, hay que entender que se decidió que fuera así porque en ese momento sólo un diez por ciento de la población llegaba a esa edad. Hoy en día es muy común ver muchas personas de ochenta años y más; pasó de ser una hazaña a ser una estadística, ahora tratemos de imaginar cómo es que la regeneración de órganos por medio de la guía celular irá a cambiar las cosas.

Otro caso que fue muy curioso fue cómo a través de un trasplante de médula ósea se logró eliminar vestigios del virus VIH de un hombre quien se sometió a este procedimiento quirúrgico. Como vemos, las cosas van avanzando sumamente rápido hasta el punto que mecanismos naturales de control poblacional como lo son las enfermedades, poco a poco van residiendo y en su fenecimiento surgen nuevos retos de reacomodo y distribución demográfica. Cómo podrán hacer los estados para mantener economías de personas longevas, saludables y bien acomodadas?

En primer lugar hay que comenzar por crear nuevas fuentes de empleo, los estados deberán de enfocarse en la promoción de la empresa privada y en el resguardo de la propiedad intelectual. El tema de la propiedad cobrará en este nuevo esquema un lugar preponderante pues si no existe el incentivo de acumular capital y propiedad, las personas no inventarán ni descubrirán. Como bien decía el economista costarricense Jorge Corrales, en una economía de planeamiento centralizado, o sea, comunista o socialista, donde toda la propiedad es del Estado, no existe incentivo alguno para producir o crear y, por ende, hay una involución en el avance de la sociedad. Entonces contrario sensu, en el nuevo orden mundial donde las relaciones serán tan complejas que a esta limitada mente que escribe estas líneas ni siquiera le da la cabeza para imaginárselas, no será una camarilla la que controle las cosas, sino que el conocimiento será tan especializado que todo funcionará en consonancia cual orquesta que se dirige por la mano invisible. Suena familiar este término? Ya no solo será para la Economía sino para toda clase de asuntos. Por medio del conglomerado de conocimiento las personas interactuarán de manera que exista siempre un beneficio mutuo tal y como los visionarios del siglo XIX y del siglo XX lo explicaran en su debido momento.

El nuevo  modelo de mundo necesitará liberalizar los mercados, mi pequeñísima mente hasta ahora entiende por qué grandes mentes han promovido desde mediados del siglo pasado el tema de la libre concurrencia y de la libre competencia, pues claro! Hasta ahora me cae la peseta, como decimos en Costa Rica, con una población más longeva, saludable y rica, es necesario que se incremente el comercio porque será las forma más viable de mantener la economía en movimiento. Si a esto le aunamos que poco a poco vamos descubriendo más del universo y que nuestras mentes tienen grandes potenciales, entonces comenzaremos a ver la producción de productos que jamás habríamos imaginado.

Si tan solo recuerdo que hace como quince o veinte años escribía una historia de ciencia ficción donde uno de los personajes estaba en el medio de un desierto donde dibujaba un rectángulo en la arena, ese rectángulo dibujado a dedo inmediatamente se transformaba en algo parecido a lo que ahora es una pantalla de LCD y recuerdo que quienes leyeron esa parte de la historia me decían que era muy futurista. En realidad no creo que fuera futurista, es más, ni creo que lo que hice fuera tan brillante, era más bien lógico, o sea, las cosas conforme más sofisticadas se vuelven más decrecen, regresan a la esencia.

Siguiendo con el tema, solo a través de la posibilidad que las personas puedan intercambiar bienes y servicios libremente sin barrera alguna y que no se monopolicen las industrias es que se podrá dar una economía abierta que permita emplear a todas las personas que vivan durante ese tiempo de prosperidad para la humanidad dándose así una conciliación demográfica y una organización de las personas, que muy probablemente requieran cada vez menos de aparatos estatales centralizados.

Recordemos que el cerebro como tal también se expande, entonces las mentes serán mucho más avanzadas, qué visión la de los propulsores del liberalismo y de la apertura de mercados! Como dice The Economist, el problema no es que haya  un ensanchamiento en la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen en tanto que los que más tienen generen un efecto impulsor en los que menos tienen y que todos se beneficien del avance tal y como lo expresara Adam Smith.

Es posible ver que la ideología socialista se volverá más arcaica aún, pues con todo lo que está por venir, la única forma de poder mantener activas las economías será a través del libre intercambio de bienes y servicios. Tom Friedman definitivamente es un visionario y parece ser que estamos llegando a eso del Lexus y el olmo. Esto llevará a un aumento del bienestar de la sociedad y será necesario que se dé un mayor control de las finanzas públicas que, en consecuencia y debido a la libre concurrencia y a la libre competencia, hará que el estado se reduzca.

Me imagino que con el aumento de la capacidad mental tendrán que comenzar a despertar las personas y ver las cosas distintas y ya no a través de los ojos del EGO. Si los que no somos dechados de brillantez podemos ir medio razonando y viendo que el servir al EGO trae más perjuicios que beneficios, imagínense cómo esa raza iluminada producto de los avances científicos y tecnológicos pensará! No serán tan insensatos como para repeler la riqueza sino que sabrán acumularla y utilizarla para construir Shalom toda vez que disfrutarán de su peculio. Se darán cuenta que una de las máximas para la acumulación de la riqueza es que sirve como vehículo para alcanzar la prosperidad en otros ámbitos, es precisamente, el capitalizar con ahorro y el crear y producir pero sin arrebatarle a los demás.

Entonces se dará un proceso similar al que se da en la Naturaleza donde se engendra y rara vez se le arrebata a otros, claro, no es que será una utopía o una panacea, me imagino que también habrá más de un involucionado troglodita que buscará despojar injustamente a otros de sus pertenencias, pero me imagino que los castigos serán más severos para ese tipo de personas, aunque menos crueles a la vez.

Si hay algo que sea retrógrado y falto ed sentido es el meter a la gente a una escuela de mañas como lo es la cárcel. A decir verdad, no creo que en ese momento sea tan necesario meter gente a la cárcel y estoy seguro que la pena de muerte tendrá que ser instaurada porque se reconocerá que hay gente, que por más que se intente reformarles, siempre van a ser malos. En efecto, en un mundo tan avanzado de mucha prosperidad, el robo, el asesinato y demás violaciones a las Siete Leyes Universales probablemente serán penadas con más severidad, precisamente por la iluminación en que la humanidad estará.

Este tema de política en este mundo avanzado da para mucho, estoy seguro que me quedé corto con los ejemplos, sería bueno que los demás miembros de FULVIDA comentaran al respecto. Habrá muchas cosas que se aportarán y que ni siquiera me habrían pasado por la mente.  Que pasen una excelente semana.

Aborto, cosa de niñas o de mujeres?

 

Trataré de ser preciso para un tema tan delicado.

En nuestro país se dio el caso de una niña de 11 años que quedó embarazada producto de las reiteradas violaciones de su padrastro.
Nuestro presidente descartó cualquier posibilidad de aborto terapéutico argumentando la madurez de la niña y que el caso va a ser seguido por profesionales capacitados. Y al cabo de las 22 semanas (en 8 semanas más, hoy  es miercoles 10 de julio, 2013) de gestación se analizará si corresponde un “nacimiento prematuro”. En sus propias palabras: “si fuera necesario tener un nacimiento prematuro, se tendrá que realizar esa terapia, porque en nuestro país la vida de la madre está siempre en el primer lugar”.

Quienes quieran enterarse del tema basta teclear en el santo buscador de la web “Niña de 11 años embarazada, Chile” y aparecerán varios sitios que publican la “famosa noticia”.

Ahora, puede cada uno tener su opinión al respecto o inclusive decir “qué me importa”, pero al menos vale tenerlo en cuenta porque nunca sabremos si, Dios no permita, nosotros tengamos que pasar por una situación similar.

Pero como este es un sitio sobre Noajismo, me referiré a lo competente a nuestro marco noájico, muchas veces desvirtuado. Para esto, me basaré sólo en 4 parrafos, que aparecen en el libro, conocido en el “ambiente” noájida, El Camino del Gentíl Justo de Chaim Clorfene & Yakov Rogalsky. En este libro, se explican diversos puntos en los cuales tratan sobre los derivados de cada mandamiento noájida. En esta ocasión sólo me referire al mandamiento directo que compete este tema, el cual prohíbe el asesinato.

Ok, en el capítulo 8,  se expone lo siguiente:

“1. El mandamiento que prohibe el asesinato fue explícitamente establecido
por Dios ante Noaj: “Quienquiera que derramare sangre de hombre, por
hombre será su sangre derramada, porque El hizo al hombre a Su imagen”
(Gén.9:6).

2. Un Noájida que mata a un ser humano, aun a un bebe en el útero de su
madre, recibe la pena capital. Esto quiere decir que a aquel que golpea
a una mujer embarazada, dando como consecuencia el deceso del feto, le
corresponde la pena capital.

Nota.- La acción debe haber sido llevada a efecto al menos cuarenta dias
después de la concepción. 2  Antes de los cuarenta días, el acto entra
en la categoría de destrucción del semen del hombre, y al trasgresor
le corresponde castigo desde los cielos, no por parte de una corte de justicia.

3. Hombres y mujeres son iguales en lo que refiere a la responsabilidad de
observar el mandamiento que prohibe el asesinato; y, cualquier acto por
el que un hombre sería hallado culpable, de igualmente conllevaría la culpabilidad
de una mujer.”

“7. Las autoridades no concuerdan respecto a si es permisible para un Noájida
el matar un feto con el propósito de salvar la vida de la madre. Pero todos
concuerdan que tomar la vida de la madre para salvar a un feto es asesinato
y debe ser castigado por las cortes.”

 

Entonces…

A simple vista las palabras del abucheado y  (en menor medida, menos mal :p) aclamado presidente tendrían armonía con lo anterior expuestos, a simple vista.

Puse el punto 1, 2 y 7 que son los que se relacionan directamente con el tema expuesto en un principio. Pero intencionalmente agregue también el punto 3, que no hace mención al aborto. Aunque en esta ocasión yo sí encuentro que tiene directa relación con el tema, es por esta idea que lo que quise exponer en este hogar, si es que alguno de ustedes, puede según sus conocimientos y experiencias, como diría el Moré, ayudarme a encontrar más Lúz en el tema, y si en el caso que estemos en contacto directo alguna vez, sepamos lo que NOS corresponde hacer o velar por que así se lleve a cabo.

 

Ya de plano nos fijamos que el aborto debiese estar prohibido como uso terapéutico, a excepción de que la vida de la madre esté en peligro y bueno, existen diversas posiciones, según me he fijado, inclusive en artículos de este mismo hogar se trata el tema a grandes y detallados rasgos y aunque sea difícil llegar a un consenso, aplicar sentido común o razonamiento a algunas cosas puede resultar beneficioso para aclarar este tipo de dudas, todo va a depender de cada situación.

Pero quiero ir más allá de si es recomendable o no el aborto terapéutico quiero centrarme en el punto 3, cuando dice claramente que hombres y mujeres tienen igual responsabilidad.

Entonces, ya no sólo es culpable del acto el hombre o mujer que realice la cirujía, sino también la madre que (en el caso que sea voluntario) haciendo uso de su intelecto, opte por dejar de tener a la criatura en el interior y decida dejarse en manos del encargado de la “intervención”,

cierto?

Si me he equivocado hasta ahora por favor no duden en expresarlo en los comentarios.

Me queda dando vueltas lo siguiente: Yo no sé realmente si en este caso sea correcto el criterio que esta aplicando el Gobierno de mi país, al asegurar que la niña tiene la madurez óptima para realmente ser catalogada como “Mujer” y ser capaz de tomar una decisión tan importante como hacerse cargo de un hijo…  sabrá la pequeña realmente que es ser Mamá, y más allá aún, aprendió que es ser hijo/a? Le enseñaron esos conceptos alguna vez como para que seamos capaces (in-intencionalmente) de hacerla responsable ? (según se enteren de la noticia correcta sabrán q su propia madre se refería a ella como “consentida”)

Entonces, en el caso de que ella no quisiera ser realmente madre – porque en este caso la niña sí quiere, sea cual sea su razón – puede también ser considerada culpable de asesinato por no querer tener a la criatura en su interior?

Qué dicen ustedes amigos?

Y por otro lado, en lo personal me pregunto,  si a las 22 semanas se planteará recién  si se va a  requerir un aborto espontaneo,  cuando la niña probablemente ya sienta lo que es tener una criatura viva en su interior y sea más terrible para la pequeña enterarse de esa situación:

¿Por qué diablos no se lo propone BIEN ahora que la pequeña sólo pueda tener trastornos psicológicos, en el caso de que así sea?

Delicado, a mi parecer. Pero en mi opinión, no me sumo al pensamiento del presidente de mi supuesta república, porque no lo reduciría a un expresar tan simple como el que “si la niña siente bien el ser mami, entonces es lo mejor”. Porque lo más seguro es que pase el tiempo y ni el presidente ni las personas a cargo del caso irán a ver si en un par de años la situación anda tan simple como ellos quisieran que fuese, aunque ojalá me equivoque.

Pienso que debe ser tomado con la misma seriedad que le damos al pensar en la violación, porque el bebé, no es la causa, más bien es el efecto.

Mis saludos a todo el que pase y escriba, lea, medite, se oponga, critique, aporte, enseñe o se una a mis dudas.

Daniel.

El universo… del hombre

el universo

Podrías responder a éstas preguntas con certeza, con argumentos válidos,  y  sin dudar:

¿Cuál es  edad del universo y cuál la del hombre?,

¿Evolucionamos ó des – evolucionamos?

¿Es el hombre acaso resultado de la evolución?

¿Podemos hablar de Evolución?

¿Se contradicen la Ciencia y los textos que a través de los sabios judíos conocemos de la Torá?

¿Tendríamos que saber “todos” Torá y Ciencia?

 

Seguramente podríamos hacer un listado extenso de preguntas, pero déjame hacer una más:  ¿Resultaría útil  saber  esas  respuestas? Esta  última es la que espero responder finalizado éste texto..

 

Para algunos  éste puede resultar un tema interesante, de un lado para satisfacer el Ego, bien para manipular, para hacer ver grande al pequeño, sabio al carente de conocimiento, para distorsionar la realidad y alimentar fantasías, por ejemplo.

 

No puedo negar que es un tema que me gusta,  ello no  significa que sepa todas las respuestas, ni que las esté buscando, me resulta interesante  precisamente por las grandes explicaciones que no podría dar, y  por reconocer  lo pequeño y limitado  de mi conocimiento en relación a “algún” tema,…

 

Ni todas las ciencias juntas, ni la Torá.  Definitivamente no podemos abarcarlo todo, y no todo nos corresponde.  Me atrevería a decir  que desde los aportes particulares de cada materia quizás sea posible obtener algunas respuestas, no todas, pero si,  aquellas que el Eterno en su infinita sabiduría nos permite conocer a cada uno.

 

Y en relación a las ¿Contradicciones?, es mejor hablar de:  Egos encontrados, puntos de vista,  diferencia de opiniones, interpretaciones, equivocaciones, aciertos,  todo ello  susceptible de convertirse en  útiles  puentes que conectan una pregunta con la  respuesta correcta.

Si deseas http://fulvida.com/ajenos/israel/la-edad-del-universo-y-la-del-hombre#comment-56847  puedes encontrar algunos aportes de lo sabios de Israel que hablan de   la Edad del Universo y la del hombre,  en un artículo del moré, que  para nada contradice lo que en ciencia se ha descubierto por lo menos hasta el momento, de a poco, re – formulando, revisando una y otra vez una teoría, una hipótesis, un registro  o un hallazgo.

 

Así por ejemplo para la ciencia la edad del universo es de aproximadamente 15.000 millones de años, la evolución va de lo simple a lo complejo, pero ya se sabe que éste proceso no se dio en todos los casos tan lenta y paulatinamente.

 

No hace mucho se pensaba que el planeta Venus podía ser similar a la tierra, por su  cercanía  y similitud en tamaño  y por las primitivas observaciones a través de telescopios, hoy  no solamente lo hemos visto en la distancia, han llegado hasta allí naves espaciales a explorar, desde entonces ese planeta solamente es un indicador de lo que sería la tierra,  si seguimos nuestra carrera depredadora, devastando el frágil ecosistema  que habitamos, es el ejemplo más cercano y  a la vez aterrador que tenemos de  las condiciones extremas del efecto invernadero.  Quizás hubo mundos anteriores al nuestro,   tal vez ese fue uno.   El hombre se ha adentrado a las profundidades del espacio para descubrir que por el momento la tierra es el único lugar que ofrece las condiciones óptimas para ser habitado por los seres humanos.

 

Cuanto más conocemos, más carentes de conocimiento parecemos, más insignificantes y pequeños, somos tan pasajeros y  es tan efímera nuestra existencia en comparación a la edad del universo, pese a ello hemos sido dotados de emociones y de inteligencia, para descubrirnos  y para hacer cosas que bien pueden mejorar nuestras condiciones de vida o que también podrían  auto – destruirnos.

 

La ciencia, no siempre envanece,  a veces puede ayudarnos a poner los pies en la tierra, y también acercarnos para reconocer la mano creadora de nuestro Hacedor.  Es  la carencia de conocimiento real en  algo, (no de todo) la que nos aleja de la verdad. 

 

En relación a la edad del universo en este link   http://www.youtube.com/watch?v=R_5VIzLAGko ,   encontrarás una de las explicaciones más sencillas e interesantes desde la ciencia,  es  una parte de  un capítulo extraordinario  de la serie cosmos, que también te explica breve mente el proceso evolutivo, esa parte la encontrarás aquí:   http://www.youtube.com/watch?v=tlRO2jzrUV0

 

Estas explicaciones no son respuestas improvisadas, lo que allí se menciona es el resultado de cientos de años de investigación.  Desde luego es un tiempo que parece  “nada” si lo relacionamos con la edad del universo, y sin embargo esto puede considerarse un gran logro, que denota la increíble capacidad del ser humano.  En tan poco tiempo de historia, ninguna otra especie en la tierra ha hecho tal muestra de conocimiento, ni para construir ni para destruir.  Somos diferentes, no cabe la menor duda.

 

Es posible que ya tengas algunas respuestas a las preguntas planteadas al iniciar el post,  ¿en qué cambia esas respuestas la razón de tu existencia?

 

Desde la ciencia, quiero invitarte a ir más allá de las posibles respuestas que ya tengas, usando las palabras de  Carl Sagan,:

 

“Somos el legado de 15.000 millones de años  de evolución cósmica, podemos elegir entre enriquecer la vida y conocer el universo o dilapidar nuestra herencia autodestruyéndonos sin sentido.  El primer segundo de nuestro próximo año cósmico dependerá de lo que hagamos aquí  y ahora con nuestra inteligencia y conocimiento del cosmos”.

 

No conocemos la vastedad del  universo, ese que menciona Sagan, pero lo triste es que tampoco conocemos  “aquel universo” que está contenido en cada uno de nosotros.  Desde este sentido la frase citada anteriormente  podría referirse  también de seres individuales y particulares… a nosotros mismos, y al universo que representa el hombre.

 

Pocas veces  el ser humano a merced del Ego elige entre “enriquecer la vida y conocer – se” y por el contrario   dilapida su  herencia  autodestruyéndose sin  sentido.    El futuro dependerá de lo que hagamos aquí y ahora, de reconocer y usar las  herramientas con las que hemos sido dotados “sin trabajar en algo distinto”   a construir shalom mientras procuramos cuidar y mantener el entorno que nos rodea, y ésta si es una respuesta que nos resultaría muy útil.

 

¿Y tú, qué pregunta eliges responder?

Un abrazo, y que sepamos construir shalom.

El consejo diario 394

Cuando vemos y comprendemos la maravilla del funcionamiento del ecosistema,
que tan precioso y preciso es todo,
como las infinitas partes se conectan,
no podemos dejar de reconocer la inteligencia en el diseño.

Si crees en una creación espontánea, que Dios dijo y en ese instante apareció,
o en la creación evolutiva, en apariencia carente de Señor (pero que está dirigida desde las sombras por el Creador),
¡cuan gloriosas son todas Sus obras!

El consejo, estudia, aprende, conoce, indaga, llena tu vida de conocimiento y reflexión.
Hay un mundo entero por conocer fuera de ti, así como uno que desconoces en tu interior.
Disfruta de la experiencia de descubrir al Dios oculto en la belleza del universo.
Entonces, quizás tus rezos tengan un sentido mucho más profundo y elevado, tal vez ya no pretendas hacer de tus plegarias un control remoto de Dios.

Parashat Shoftim 5775 – שופטים

Los temas de la quinta parashá del libro Devarim, son:

1. Necesidad de establecer y resguardar un sistema jurídico y de justicia fiel.

2. Cuidados para no caer en la corrupción moral.

3. Respeto a las autoridades consagradas de cada época.

4. Las leyes referidas al rey judío.

5. Precaución para no extraviarse a causa de supersticiones.

6. Leyes referidas a los testimonios y a los crímenes ultra intencionales.

7. Reglas para la guerra, el botín y el asedio a las ciudades enemigas.

8. La responsabilidad de los gobernantes por el bienestar de su pueblo.

La santidad suprema se halla cuando el hombre conoce su esencia y no se encierra en sí mismo, sino que lleva una vida plena, en relación a todo lo existente. Siente la “Presencia” en lo inanimado, en lo vegetal, en los animales, la vida en todo, también en cada hombre, en cada uno de los seres humanos” (Rav Kook, “Arpelei tohar”).

El Rav Kook, a principios del siglo XX, era realmente un adelantado para su época en varios aspectos, incluido el de la conciencia y acción ecológica. El gran maestro se basaba principalmente en la Torá judía para sus enseñanzas, por lo cual no estaba inventando nada novedoso, sino trayendo desde los orígenes del tiempo la Sabiduría primordial, que a veces se mantiene escondida a a espera de ser revelada a su debido tiempo.

En líneas generales, de manera tardía el hombre está tomando conciencia de que es parte de una red natural, que es un integrante más del ecosistema, por lo que está necesariamente vinculado a todos y cada uno de los seres vivientes así como a los elementos físicos. Cualquier modificación al sistema, necesariamente tiene consecuencias. Esto que parece tan simple de comprender, ha llevado milenios para que forme parte del pensamiento del hombre.
Lentamente va despertando de ese largo sueño que lo mantuvo desconectado del mundo, que le hizo fantasear con ser el amo de todo y con derechos a usar y abusar de los recursos del ambiente. Estamos evidenciando las graves secuelas que ha acarreado esta manera de vivir de espaldas a la realidad, a partir de una dicotomía materia-espíritu que es inexistente.
Algo similar acontece con la ecología netamente espiritual, la cual ha sido trastornada desde hace milenios con la introducción de la idolatría, falsos dioses, falsos redentores, supuestos mesías salvadores, creencias que vienen a opacar el real rostro espiritual de cada ser. La contaminación del EGO es profunda y perjudica notablemente tanto al ecosistema espiritual como al material, porque en definitiva materia y espíritu en Este Mundo no son entidades separadas la una de la otra, sino íntimamente relacionadas y ligadas. No hay espiritualidad sin materialidad, ni materia carente de espíritu.

Gradualmente vamos comprendiendo nuestro lugar y el del resto de la creación, lo que nos permite tomar decisiones con mayor discernimiento, para descubrir la santidad implícita en todo lo que existe. Así se fortalece el respeto a la Creación del Eterno, porque somos todos parte de un mismo sistema, formadores de una red de vida que nos involucra a todos.
De modo idéntico se está produciendo un lento pero seguro despertar de la conciencia espiritual de la humanidad. De a poco se vuelve a conocer la existencia del noajismo, la senda natural y sagrada que corresponde a las naciones, tal y como desde el comienzo de los eones marcó el Eterno. Son pocos aún los ecologistas espirituales, los pioneros en el noajismo, en ámbitos castellanos apenitas unas pocas decenas o centenas. Pero es el lento, aunque progresivo, amanecer a una era de mayor claridad y bienestar para todos. Somos los pioneros en la Era Mesiánica, con nuestro mensaje y actividad en lo referente a la construcción de Shalom. Estamos trabajando en el Plan Divino, para hacer realidad el deseo de un mundo de paz y plenitud para todos. No por medio de magia, ni de rituales, ni a la espera de milagros que nos vienen a rescatar sin esfuerzo. Sino con entrega, trabajo, dedicación, esfuerzo, lealtad, constancia. Somos pocos los pioneros en la senda del retorno, pero estamos seguros de andar a la Luz del Eterno.
Mientras en el entorno se sigue dando la corrupción, la contaminación, el desperdicio, el maltrato, porque la conciencia sigue aletargada, está anestesiada por el EGO, y por el EGO externo, ese que produce imperios y centros de poder hegemónicos. Al imperio no le sirve que estemos despertando, que seamos constructores de Shalom, que propongamos el camino real y alternativo al descalabro que se viene sucediendo desde hace milenios. El imperio tiembla, aunque somos poquitos y débiles, porque nosotros contamos con un Socio que nos ayuda.
Por supuesto que el imperio hace intentos para desestabilizarnos, para promover la discordia y el mal. Nos envían personas a mentir, difamar, generar caos, sembrar dudas infundadas, armar líos, poner un hermano en contra del otro, porque en esas estrategias de manipulación está el poder del imperio.
Podemos caer en sus trampas, porque son hábiles y saben hacer su sucio arte. O podemos fortalecernos y aún desde nuestra aparente debilidad ir quitando de encima el yugo del imperio, que es el mismo que el del EGO.
Nuestro deber es mantener firmes, en el camino del bien y la justicia, de apartarnos del mal y gozar del bien. Ser ecológicos, como es nuestra esencia.

Al respecto, en la parashá que esta semana corresponde leer al pueblo judío se expresa la mitzvá para el pueblo judío de “bal tashjit”, que significa no desperdiciar innecesariamente. Detrás de este precepto se encuentra el sentido de valorar cada cosa, usar sin abusar, ser participes en el desarrollo de un mundo mejor y no los causantes del desastre.
Cuando el gentil asume su propia identidad como noájida y vive a pleno su legado, sin máscaras, sin falsas atribuciones, sin pretensiones erróneas, está usando sin abusar, está andando a la Luz del Eterno.

Aprender a vivir en concordia con el entorno físico y social, así como en armonía interna, es lo que nos planteamos hoy como meta, para encontrarnos con la santidad propia y de cada cosa creada.

¡Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

El Poder de la Palabra


Los humanos, simples animales sofisticados dirían los hombres de ciencia o entes hablantes dirían los sabios. Todo depende de la realidad que seamos vistos. Cuerpos hablando, expresando ideas, emociones o solicitando acciones, algo común, ¿no? En apariencia todo es simple y debiera ser así. Pero no, tal vez por nuestra natura en múltiples dimensiones, somos complejos.

Hay principalmente tres características que nos distinguen de las otras formas de vida: el pensamiento, la consciencia, y el habla. No obstante, muchas veces nos comportamos con las características de las otras formas de vida y echamos a perder el potencial humano, como casi siempre.

Vamos a enfocarnos un poco en el habla. Este post lo hago basado en una pequeña clase de un rabino, del cual saqué la información sustancial y viene a apoyar básicamente lo que llamamos aquí en nuestro sacro hogar, Comunicación Auténtica.

Actualmente, en la Era de la Comunicaciones el hombre no sabe dialogar. ¿Ahora entiendes por qué está así de caótico el mundo? Hablamos, decimos, sostenemos, argumentamos, pretendemos, sin ser conscientes de lo que realmente queremos comunicar. Y, si no sabemos hablar, pues nuestros interlocutores no alcanzarán a entender nuestros mensajes, y si nuestro oyente tampoco sabe hablar, parecerá una escena chistosa de dos bebés charlando con puros balbuceos, generándose así una frustración total de las dos partes.

Por el contrario, si aprendemos a expresarnos, a comunicarnos, tendremos éxito en cualquier área de la vida, ya sea personal, familiar, social, comercial, intelectual. En un sinfín de situaciones, solamente hay que practicar un poco, quizás fracasemos en el intento, pero recuerda que la práctica hace al maestro, y para esto te dejo los diez pasos para tener un buen diálogo con el prójimo:

  1. Aprende un idioma.
  2. Escucha.
  3. No interrumpas.
  4. No critiques la forma en que se expresa la otra persona.
  5. Modula tu manera de hablar, que no sea muy fuerte ni muy suave.
  6. No seas egocéntrico ni autoritario.
  7. No te muestres quejoso.
  8. No utilices reiterativamente las palabras.
  9. No agredas a la hora de hablar [C.A.]
  10. No seas indiferente a las conversaciones.

Una sociedad sana se va estructurando de buenos hábitos, conocimiento verdadero y una Comunicación Auténtica. Dejemos de lado los valores sintéticos, las creencias erróneas y la indiferencia. Tenemos las herramientas para construir una vida elevada y trascendental. ¡Hagamos uso de ellas!

¿Me ayudas con más consejos para aprender a dialogar?

Cuando suena la alarma,parte II

Ante esto, hay  4 posibles conductas: la primera, es acallar esa voz interna que nos alerta y mantener el status quo, ya que esa sensación desagradable probablemente pasará y volveremos a disfrutar como antes, sin culpas ni responsabilidad por lo que hacemos. Esto implica no reconocer nuestras faltas y tener episodios similares y  recurrentes que pasamos por alto cada vez que suceden.

En la segunda, asumimos aquello en lo  que nos hemos equivocado y que si no tomamos medidas, las cosas irán empeorando. Empezamos con vigor, nos preparamos para revertir las cosas y al principio todo marcha bien, pero al poco tiempo miramos hacia atrás y volvemos adonde comenzamos. La tercera, es similar a la segunda, sólo que, aunque haya tropezamos, nos levantamos para torcerle la mano a la adversidad y a nuestras debilidades. Perseveramos por un tiempo, pero finalmente “tiramos la toalla”, cansados de ver que nuestros tropiezos se convierten caídas sistemáticas y que nuestro esfuerzo no da frutos.

En los tres casos descritos, nos vemos involucrados en un círculo vicioso del que se entra y sale, sin hallar una solución definitiva a nuestros conflictos  y superar nuestras debilidades.

Finalmente, está  la cuarta posibilidad, en la cual, habiéndonos dado cuenta y asimilado nuestros errores, tomamos conciencia de que, como seres humanos, tenemos una tendencia interior hacia el mal (“Ietzer hará” o “tendencia al mal”), que satisfacer necesidades personales  (comida, protección, sexo, etc.) de un modo egoísta, sin considerar las consecuencias de ello, también sabemos que el Eterno nos dio la libertad de decidir si seguirlo o no. Hay  DETERMINACIÓN en nuestra decisión de mejorar y con tesón emprendemos la lucha. A pesar de los fracasos, frustraciones, pérdidas o tristezas, aprendemos a levantarnos y comprendemos que  ningún desafío que D-os pone en nuestras vidas está fuera de nuestro alcance y que cuando nos corrige, es por el amor que tiene hacia cada uno de nosotros,  expresado como la prohibición.

Ahora, muchas de esas experiencias desagradables que vivimos son sólo el resultado de decisiones erradas que fuimos tomando en el tiempo,  que, si bien pueden relacionarse con distintas facetas humanas tienen un factor común: la elección sistemática de algo falso en lugar de lo verdadero; de la mentira por sobre la verdad. Pero… ¿Tiene esto alguna conexión con las Leyes dadas por el Creador a los hijos de Noaj? La respuesta a esta pregunta es afirmativa. Veamos algunos ejemplos:

1)      Cuando alguien comete idolatría, deposita  su confianza en un poder/criatura distinto al Eterno,  hecho a imagen y semejanza humana que, por más que le supliquen,  permanece inerte ante las peticiones  de quienes le siguen. La idolatría, al igual que la blasfemia (otra expresión de falsedad), nace de la inseguridad/ desconfianza de que el Eterno busque lo mejor para nosotros. Nos enceguecemos  y llegamos a hacernos dependientes de  nuestros dioses o  pulsiones, sin tener control real de nuestro impulso hacia lo negativo.

Una consecuencia de esto es la dificultad para lograr el éxito en nuestros proyectos y un quiebre en nuestra relación con el Eterno, ya que sin determinación ni confianza en Él y sí en copias, somos como un edificio  con peligro de desplomarse.

2)      Cuando alguien blasfema contra Hashem, está atribuyéndoLe características o responsabilidades que no Le pertenecen a Él. Por lo  tanto, miente sobre Su esencia y, al igual que con la idolatría, nuestra conexión con Él se ve afectada. Hay un no reconocimiento de Su bondad e infinita sabiduría. La actitud hacia el resto y las situaciones vividas es la de culpar sin buscar soluciones, ni agradecer por lo que tenemos. Tarde o temprano esto lleva a la insatisfacción y a no ver  lo que nos rodea en su real magnitud.

3)      Cuando alguien  asesina a su prójimo, toma sobre sí la atribución de decidir cuándo termina la vida de otro ser humano. Implica no respetar y llevar a cabo la máxima expresión de violencia contra la existencia de  un ser humano inocente  hecho a imagen y semejanza del Eterno. Sea cual sea la forma de asesinato, se  desafía  la autoridad de HaShem  como juez y en ese momento del temor  a las consecuencias  que este acto pueda acarrear.

4)      Cuando alguien roba,  está tomando como suyo algo que no le pertenece. El Eterno  al establecer el convenio con Noaj y su descendencia dijo: “Os temerán todas las bestias de la tierra y todas las aves del cielo, todos los seres que reptan sobre la tierra y todos los peces del mar; en vuestras manos son entregados” Génesis 9:4, pero no aquello que es del otro. Además, nos manda a obtener el sustento de manera honesta, confianza de una u otra forma  Él provee a nuestras necesidades. Al robar, no tomamos en cuenta las del prójimo ni nos ponemos en su lugar, generando así un desequilibrio  que afecta en cierta forma nuestras relaciones interpersonales, no sólo con las víctimas, sino también con quienes nos rodean.

5)      Cuando alguien comete inmoralidad sexual, (infidelidad,  bestialismo, promiscuidad, etc.), se está negando para sí la posibilidad de construir una relación significativa y duradera, en la que haya amor, comunicación y respeto, ya que se lleva a cabo una distorsión en lo establecido por Hashem para las relaciones amorosas. Puede experimentarse un placer temporal, pero es una forma de  autoengaño en la que no hay una consideración real por los sentimientos de uno ni tampoco por los de la pareja (novio (a) ) o esposo(a) y, cuando se trata de algo casual; sin compromiso, aún más, ya que el ser humano pasa de ser visto como persona a un mero objeto útil para la satisfacción del deseo sexual, olvidando  las necesidades afectivas del otro y que  estamos hechos para complementarnos, así como también  ayudar a que e tanto uno como la otra persona se desarrollen en cada ámbito y  sin coartarse entre sí. Además, al cometer adulterio se corre el riesgo de no saber si la descendencia que creemos nuestra lo es realmente o es de otra persona, de manera que se genera  desconfianza en la pareja y afectar psicológicamente a los hijos

Los anteriores son sólo algunos ejemplos de lo que  sucede cuando uno elige algo falso  por sobre lo verdadero. Cada ser humano tiene ante sí la opción de escoger y a partir de las decisiones que vayamos tomando; el camino que vayamos recorriendo, serán los resultados.

Una forma de enfrentar las crisis y  evitar tomar decisiones erradas de manera sistemática, es por medio del autoconocimiento, para manejar e integrar  mejor los distintos aspectos que nos componen. Una estrategia para esto,  es el realizar a diario una introspección sobre lo que hicimos  en el día. La siguiente, es una pauta que se encuentra en el libro “Daily Prayers”, de la Sociedad Noájida de Oklahoma, extraída de Gateway to self-knowledge”, de Rabí Pliskin:

  • ¿Cuáles fueron los eventos principales de tu día?
  • ¿Le causaste  algún daño innecesario a alguien?
  • ¿Qué actos de bondad has hecho hoy día?
  • ¿Estás satisfecho con el uso de tu tiempo hoy?
  • ¿Te enojaste con alguien hoy día?
  • ¿Qué habrías hecho de manera diferente?
  • ¿Estás satisfecho con tu crecimiento espiritual de hoy?
  • ¿Pasaste tiempo estudiando Torá hoy?

Lo anterior, representa una propuesta, que claramente puede adaptarse y/o ampliar. Eso, claro está, es cosa de cada uno.

Por último, espero que cada uno de nosotros cumpla con sus metas, pero, más importante aún: ¡que seamos lo que Hashem espera de nosotros como seres humanos!

 

*Proceso en el que también participa el sistema renal, pero en el ejemplo me enfoqué en lo que concierne al sistema respiratorio.