Archivo de la etiqueta: septimo

Resp. 738 – Salmos, Shabat, Pesaj…

JESUS GARCIA nos consulta:

BUENAS NOCHES,TENGO TIEMPO LEYENDO EL LIBRO DE LOS SALMOS(TEHILIM)ME LO REGALARON;
1- QUISIERA SABER SI ESTOY PERMITIDO LEERLO,
2- Y SI PUEDO CELEBRAR EL SHABAT
3- Y EL PESAJ;
4- Y CUALES SERIAN LA FORMA DE REALIZARLO.
5- GRACIAS Y ESPERO PRONTA SU RESPUESTA?
JESUS GARCIA,40,TECNICO EN TELECOM,CARACAS,VENEZUELA

Seguir leyendo Resp. 738 – Salmos, Shabat, Pesaj…

Sé feliz con tu porción

Encontramos un muy interesante midrash, narración y/o explicación de los Sabios:
Rabí Aba bar Zemina era sastre,. Cierto día fue contratado por un oficial romano. Cuando llegó la hora de comer se le ofreció carne, pero él se negó a aceptarla puesto que no era kosher -apta espiritualmente-.
El dueño de la casa le amenazó: “Si no comes de esta carne que te ofrezco, te mataré”.
El sastre contestó: “Haz conmigo lo que quieras, pero no comeré.”
El gentil sonrió y dijo: “Te diré la verdad. Si hubieras comido de la carne que tu dios te prohibió, hubiera tenido ganas de matarte. Si eres judío, sé judío; si eres gentil, actúa como gentil.”

Sheviit 4:2

No es casual que los sabios plasmaran esta anécdota y la trasmitieran dentro del conjunto de lecciones sagradas de la Tradición.

Entre sus muchas enseñanzas rescatamos una que es fundamental.
Para la persona judía existe una senda que le es propia, que si se desvía de ella se acarrea el mal.
Ese camino para el judío se llama judaísmo, cuya base principal es la Torá con sus 613 mandamientos para los judíos.

Para la persona que no es judía, es decir, para el gentil, existe su propia senda espiritual, alternativa exclusiva para los gentiles.
Ese camino de santidad para los gentiles se denomina noajismo, cuya base fundamental son los Siete Mandamientos para las naciones.

Como expresaron los Sabios a través de esta historia verídica, para que el mundo esté en armonía es necesario que el judío viva como tal, respetando sus propias costumbres y mandamientos; pero es igualmente imprescindible que el gentil viva de acuerdo a su propia idiosincracia espiritual, con apego al cumplimiento de los Siete Mandamientos.
Que el gentil no se aparte ni para un lado ni para otro: que no desbarranque hacia la idolatría o hacia cualquiera de los otros pecados que lo enrumban hacia el abismo; pero que tampoco se crea con derecho o deber para apropiarse de aquello que Dios ha decretado para que sea perpetuamente exclusivo de los judíos.

El gentil tiene los Siete Mandamientos como marco, como base, como raíces, de las cuales se derivan numerosas reglas de vida que muchas veces coinciden con mandamientos que Dios decretó para los judíos. Por ejemplo, Dios no ordenó al noajida “no estafar”, pero es una regla necesaria derivada del mandamiento de “no robar”, que calza perfectamente con alguno de los mandamientos entregados por Dios a los judíos.
Pero, están aquellos mandamientos que Dios ha decretado exclusivos de los judíos, que no pueden ni deben ser tomados por los gentiles. ¿Con qué excusa un gentil puede apropiarse de la herencia y patrimonio de los judíos que Dios determinó exclusivo para ellos?
¿Con qué descaro algun gentil puede pretenderse puro, justo, espiritual, cuando vive usurpan una identidad que le es ajena, aunque se justifique diciendo que lo hace para escalar en santidad?

Así pues, eres gentil, vive como tal.
Conoce los Siete Mandamientos y vívelos.
Conoce los reglamentos derivados y las costumbres que te conciernen y con ellos sé un constructor de Shalom.
En cuanto a lo que pertenece en exclusiva a los judíos, déjaselo a ellos.
Sé feliz, eres noájida.

Los 13 Principios de la Fe

Los 13 principios de la fe según Rambam – Rabí Moshe Ben Maimón -.

1 – Yo creo con fe perfecta que D-os es el Creador de todo el mundo y Él constantemente vela por nosotros.

El primer principio nos enseña a saber que D-os es la Causa de las causas y que cuida a todo momento su creación. Es este principio la raíz de la fe, por eso se lo enumera primero. Tal como esta escrito: “En el principio creó Elokim… Génesis 1:1”, la palabra “creó” significa que D-os crea constantemente el mundo. Así lo decimos en nuestro credo Noajico, empezando con las siguientes palabras: “No adoraré a nadie ni nada que no sea el Único Creador, Quien se preocupa por las criaturas de nuestro mundo, renovando a cada momento el Acto de la Creación en su infinita sabiduría, siendo fuente de vida para cada cosa.”

2 – Yo creo con fe perfecta que D-os es Uno.

El segundo principio nos enseña a saber que el Todopoderoso es Uno, tal como la palabra lo indica (Todopoderoso). Así esta escrito: “Escucha Israel… D-os es Uno – Deutoronomio 6:4”

Así lo explica Maimonides:

D-os es Único, no es dos ni más de dos, sino que es Único, no siendo su unicidad como la unidad de los seres que existen en el mundo:

a) No es unidad que comprenda muchos particulares que sean uno.

b) No es unidad material que pueda ser dividida en partes o en dimensiones. Sino que Él es una unicidad que otra unicidad como la Suya no existe.

3 – Yo creo con fe perfecta que Él es invisible y no tiene cuerpo ni forma.

El tercer principio nos enseña que D-os carece de cuerpo y por lo tanto es icorporeo, y al ser que es así en este mundo (y en el otro, por así decirlo) Él es invisible.

Así lo explica Maimonides:

El Eterno no es un ser ni un ente material, como se declara: “Has de comprender hoy y has de fijar en tu entendimiento que El Eterno, Él es D-os, en las alturas de los cielos y en las profundidades de la tierra… Deuteronomio 4:39.” Los seres materiales no se encuentran en dos lugares simultaneamente.

4 – Yo creo con fe perfecta que D-os es el Primero y el Último.

El cuarto principio nos enseña el caracter de Eterno de D-os, pues Él mismo creó las leyes del Tiempo, por lo tanto el pasaje del tiempo no lo limita. Así esta escrito: “Firme es Tu trono desde antaño, Tú existes desde siempre… Salmos 93:2”  en tanto que del hombre, su creación, esta escrito: “Los años de nuestra vida son setenta, y con mayor vigor ochenta… Salmos 90:10”

5- Yo creo con fe perfecta que solo se le debe rezar a D-os.

El quinto principio nos enseña que D-os es el Único que puede responder a nuestras plegarias, Tal como esta escrito: “¿De donde vendra mi ayuda? Mi ayuda vendrá de D-os… Salmos 121:1 y 2”, Solo de Él se debe esperar toda ayuda  pero ha de saberse también que el hecho que le oremos a Él no significa que este obligado a respondernos. Además se declara: “Que envíe tu ayuda desde el Santuario y desde Tzión te sustente…Salmos 20:3”, es decir, que tu ayuda provenga de D-os, y no necesites de la ayuda del hombre, Pues vana es la asistencia que pueda brindar un ser humano.

6 – Yo creo con fe perfecta que todas las palabras de los profetas son completamente verdaderas.

El sexto principio nos enseña que D-os transmite su voluntad por medio de los profetas, cuyas palabras provenientes de D-os son totalmente certeras, Tal como esta escrito: “Palabras puras son las palabras de D -os… Salmos 12:7”  y también a tener fe absoluta de todas las palabras escritas en la biblia de los profetas mayores y menores.

7 – Yo creo con fe perfecta que la profecía de Moshe Rabenu es verdadera y él es el padre y el más grande de todos los profetas de antes y después.

El septimo principio nos enseña que la profecía de Moshé fue  superior a la de los  demás profetas, Tal como esta escrito: “y no ha habido otro profeta en Israel como Moshé, que haya conocido a D-os cara a cara… Deuteronomio 34:10”  y además la Torá le otorga el status de Hombre de Elokim, Tal como esta escrito: “Y esta es la bendición con que Moshe, hombre de Elokim… Deuteronomio 33:1”, Moshé fue y será siempre un grande.

Esto dice Maimonides de él:

Todos los profetas recibían profecía por intermedio de un ángel, y por eso contemplan lo que contemplan como metáfora y enigma, pero nuestro maestro Moisés no recibía por medio de un ángel, como se declara: “Boca a boca he de hablar con él… Números 12:8”; además se declara: “Habló El Eterno con Moisés frente a frente…Éxodo 33:11”; “La presencia de El Eterno contempló…Números 12:8”. Es decir, no hubo en su profecía metáfora alguna, sino que contempló la información comunicada de forma clara, sin enigma ni metáfora. Esto es lo que la Torá atestigua sobre él: “Visión clara y no enigma…Números 12:8”, o sea, que no profetizó atráves de enigmas sino mediante visiones claras, es decir, contempló la información de forma clara.

8 – Yo creo con fe perfecta que la Torá que tenemos ahora es la Torá que le fue dada a Moshé Rabenu.

El octavo principio nos enseña a creer con fe perfecta que toda la Torá es Divina, proveniente de la Sabiduría de D-os y transmitida a Moshé. En ella esta plasmada  su Voluntad tanto para su pueblo, heredero de la misma, como para nosotros representantes de las Naciones, todo lo concerniente a las Siete leyes Universales.

9 – Yo creo con fe perfecta que nunca habrá otra Torá dada por D-os y su Torá nunca cambiara.

El noveno principio nos enseña el caracter eterno de la Torá y su perfección. No es un relato, un cuento de historia, de hadas y fantasías, más bien es algo proveniente del mismisimo Creador, Rey del universo. Tal como esta escrito: “La Torá de D-os es íntegra… Salmos 19:8”, no es algo que se pueda modificar o que el Autor diga: ¡ha esto no iba…!, así esta escrito: “No agreguen nada a las palabras que yo les ordeno (pues provienen totalmente de El Eterno, por lo tanto son perfectas así que) no quiten nada de ella… Deuteronomio 4:2″.

10 – Yo creo con fe perfecta que D-os conoce las acciones y pensamientos de cada persona.

El decimo principio nos enseña que D-os conoce todo lo que sucede en nuestro interior, todas las motivaciones, los deseos e impulsos que tenemos. Tal como esta escrito: “Pues solo Tú, D-os Justo, puedes sondear los corazones y las mentes… Salmos 7:10” Solo D-os conoce quien es sincero y por eso mismo es Justo, pues juzga a cada uno de acuerdo a sus intenciones, así esta escrito: “no hay injusticia en Él… Salmos 92:15.” Pues retribuye a cada uno de acuerdo con sus actos.

11 – Yo creo con fe perfecta que D-os es bueno, premia a quienes cumplen sus preceptos y castiga a quienes no lo hacen.

El decimoprimer principio nos enseña la estricta Justicia de D-os, recompensa por el bien y castiga por el mal. Tal como esta escrito: “Rectitud y Justicia son la base de Tu trono…Salmos 89:15.” Todo debe estar equilibrado y debe seguir el ritmo de medida por medida, esa es la Justicia de D-os. La recompensa se da totalmente en el Mundo Venidero.

12 – Yo creo con fe perfecta que Mashíaj va a venir y aunque demore, espero su llegada cada día.

El decimo segundo principio nos enseña que en este mismo instante que leemos estas lineas o en algunas pocas horas o tal vez mañana, pasado, etc, llegue el Mashíaj. Tal como esta escrito: “Saldrá una vara del tronco de Ishaí, y un vástago retoñara de sus raíces…Isaías 11:1”, además se declara: “Una cosa juré por Mi santidad: que Yo no decepcionaré a David, su linaje durará para siempre y su trono resplandecerá como el sol delante de Mí. Como la luna, él quedara establecido para siempre; la luna será un testigo fiel en el cielo… Salmos 89:36 y sigs.”

Uno debe ser conciente de esto todos los días, pues la dínastia davídica esta representada por la luna, porque así como sabemos que ella siempre reaparece después de haber dejado de brillar, del mismo modo sabemos con fe absoluta que la dinastía real davídica recobrará finalmente todo su esplendor.

13 – Yo creo con fe perfecta que llegará un tiempo, cuando D-os lo quiera, en que todos los muertos serán resucitados.

El decimotercer principio nos enseña que habrá una resurreción, tal como esta escrito: “Tus muertos vivirán; sus cadaveres resucitarán. ¡Despertad y cantad moradores del polvo! porque tu rocío  es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos… Isaías 26:19”

Lo que quiero transmitir con este articulo es la importancia que tenemos de conpenetrarnos con los principios, pues son las raices y los troncos de nuestra fe, además del cumplimiento de los Siete. Los que ya lo conocen, bien, ya los conocen. Para los que recien llegan va dedicado esto con la finalidad de llenar el mundo con el conocimiento de D-os, de crecer, de compartir, de disfrutar. Pues de un momento a otro sucederá la redención, tal como esta escrito: “Los pueblos te adorarán, D-os, ¡todos los pueblos te adorarán! pues la tierra habrá rendido su producto; D-os, nuestro D-os, nos bendecirá. D-os nos bendecirá y desde todos los rincones de la tierra Le temerán con reverencia…Salmos 67.”


En Unidad

Aquí dejo un texto del More, muy bueno.

Todos vosotros estáis hoy delante del Eterno vuestro Elokim: los jefes de vuestras tribus, vuestros ancianos, vuestros oficiales, todos los hombres de Israel, vuestros niños, vuestras mujeres y los forasteros que están en medio de vuestro campamento, desde el que corta tu leña hasta el que saca tus aguas.
Estás por entrar en el pacto del Eterno tu Elokim, y en el compromiso solemne que el Eterno tu Elokim hace hoy contigo, a fin de confirmarte hoy como pueblo Suyo, y para que Él sea tu Elokim, como te ha prometido y como lo juró a tus padres Avraham [Abraham], Itzjac [Isaac] y Iaacov [Jacob].
No sólo con vosotros hago yo este pacto y este compromiso solemne; ciertamente es con el que está aquí con nosotros hoy, delante del Eterno nuestro Elokim, y también con aquel que no está aquí con nosotros hoy
.”
(Devarim / Deuteronomio 29:9-14)

Moshé menciona diez expresiones que corresponden a diez categorías de personas, desde los que están a la cabeza de una comunidad hasta aquellos que desempeñan roles serviles.

Cada uno, sin importar su título, el jefe, el ayudante, el converso, el presidente, etc., todos y cada uno son importantes y valiosos a ojos del Eterno.
Solamente cuando todos los miembros de la comunidad reman juntos hacia un puerto, es que se alcanza la meta, se logran las victorias, se alcanza la gloria.
Solamente cuando todos y cada uno de los congregados es capaz de dejar de lado diferencias circunstanciales, egoísmos, vacilaciones sin motivo, solamente entonces nace un alma colectiva, una neshamá inmensa, llena de poder, que les facilita y allana el camino para la victoria.
Recuerda este mensaje, congrégate en tu FULVIDA local, o en cualquier otro verdadero centro de noájidas, haz tu parte, pues eres indispensable.
Feliz séptimo, lleno de bendiciones y Luz,
de parte del moré
Yehuda Ribco

Referencias

http://fulvida.com/feliz-septimo/feliz-septimo-nitzavim

¿A quien engañas?

Un granjero pobre deseaba robar trigo del campo de su vecino. Llevo a su hijo menor para que vigilara que no los descubrieran. Antes de que su padre comenzara reviso bien su entorno para estar seguro de que no lo descubrieran. Seguro de que no lo veían, se metió, abrió su bolso y cuando estaba listo para llenarlo de trigo su hijo le dijo: ¡Papá, te están viendo, cuidado! El papá se aterrorizó, tomo la mano del niño y salieron rápida y disimuladamente.
Al salir el papá reviso para ver si el que los había visto iba a agarrarlos o hacer algo contra ellos. Sorprendido no vio a nadie y le pregunto al pequeño: ¿Dónde hay alguien viéndonos?, no hay nadie acá.
¡D-is esta mirándonos papá!, dijo el niño.
El padre, golpeado en la conciencia, tomó a su hijo de la mano y se fue a su casa sin el trigo robado.
Para cuántos de nosotros es fácil hablar de nuestro prójimo, mentir, juzgar y cientos de cosas que hacemos a diario, no tan correctas, solo por el hecho de pensar que estamos solos, que no nos ven, que no nos van a descubrir.
A quien que queremos engañar, nuestro Amo y Creador esta en cada lugar y en cada instante en el universo y mas allá, hasta la eternidad. Y lo más importante tomando nota de todas y cada una de nuestras acciones. Así que tratemos de estar consientes en todo momento de que hay un ojo que todo lo ve y lo registra; sin que se le pase una.
Como decía rabí Shemuel de Lubavitch: “Tu no puedes engañar a D-is ni a otras personas. Al único que puedes engañar es a ti mismo. ¿Y cuál es la proeza de engañar a un tonto?”.

Que tengan un feliz septimo día.

¿Eres como el carnicero?

Hace mucho tiempo había un carnicero en un pueblo que se acerco al Rabino para que él le revisara una vaca y le dijera si era Kosher (apta para el consumo) o no. En ese tiempo en Europa para un carnicero ese tema era de mucho temor; pues si el Rab dictaminaba que la vaca no era Kasher, la pérdida monetaria podía dejarlo fuera del negocio. Sus temores se hicieron realidad y la vaca fue declarada no-kasher, aun así el carnicero acepto la decisión sin mucha queja.
Unos meses después, el mismo carnicero se vio en una disputa con uno de sus vecinos, pero la suma de dinero por la que esta vez peleaba no era ni comparable a la de la vaca, ni siquiera ponía en el más mínimo riesgo su estabilidad monetaria. El mismo Rab escuchó la situación y dio su fallo a favor del vecino del carnicero.
Otra vez el carnicero había salido perdiendo, pero esta vez explotó, se puso pálido, se enfureció y reclamo incluso diciendo que no aceptaba la decisión del Rabino. Todos en la ciudad se sorprendieron. ¿Qué sucedió?, hace unos meses en algo más serio para su estabilidad no hubo queja alguna; pero esta vez por una miseria había hecho un alboroto tremendo. Nadie podía entenderlo así que fueron con el Rab para recibir una explicación.
El Rab sonrió tristemente y dijo: “esta es la razón del porque la gente no puede hacer la paz; cuando el carnicero perdió la vaca, aunque era una pérdida económica inmensa, nadie ganó. Pero en este caso, a pesar de que perdió muy poco, su vecino ganó, y eso el carnicero no lo pudo soportar”.
Usualmente cuando tenemos problemas con alguien, nos engañamos a nosotros mismos creyendo que hay situaciones terribles y muchas cosas en juego, cuando en realidad lo que podemos perder es mucho mayor que por lo que estamos peleando; y lo que hacemos en convertirlo en una lucha de egos , y todo se reduce a ¿Quién va a ganar?
Por esa razón antes de tener una discusión con tu esposa, tus padres, amigos, etc.; tomate cinco segundos y pregúntate si discutes para ganar o para solucionar, si quieres construir o destruir, si quieres paz o guerra.
Aprendamos como dice el moré, a construir shalóm porque… “la paz es preferible a todo” (Sifrí Bejucotai).

Que pasen un hermoso septimo día lleno de paz.

nueve

Hay temas sobre los que procuro no escribir, pero cuando hay un mensaje que pueda ser de utilidad para todos nosotros, creo que es posible tocar estos temas con profundo respeto, y siempre con la intención de servir y tratar de contribuir a construir un mundo mejor.

Impresionante la dedicación, el esfuerzo, la perseverancia y la entrega con la que los sabios, los maestros y todo el Pueblo de Israel, han preservado la Torah del Eterno durante miles de años sin alteración alguna, es impresionante y asombroso conservar y preservar una tradición a lo largo de miles de años.

Gracias a este esfuerzo, hoy nosotros podemos acceder a ciertas enseñanzas que nos fortalecen en nuestro andar Noajico, espero querido amigo que estas líneas que con la ayuda de Di-s voy a escribir te sean de utilidad, puesto que nosotros como descendientes de Noaj, tenemos la máxima encomienda de construir “si querido amigo” construir un mundo donde impere la verdad, la justicia y la bondad, nada fácil verdad, un mundo entero que construir, pero tal es nuestra misión en este mundo y nuestro verdadero objetivo en esta tierra.

El numero 9 tiene un profundo significado, pero también tiene un gran mensaje.

La primera vez que el valor numérico 9 aparece en la Torah, es en el génesis en la frase Ki Tov, que quiere decir “que bueno”, específicamente el valor numérico 9 esta en la letra Tet “T” y dentro de la palabra Tov.

Ahora hagamos unas cuentas

9X1=9
9X2=18 Ahora sumemos los resultados 1+8=9
9X3=27 2+7=9
9X4=36 3+6=9
9X5=45 4+5=9
9X6=54 5+4=9
9X7=63 6+3=9
9X8=72 7+2=9
9X9=81 8+1=9
9X10=90 9+0=9

9×383=3447 sumemos el resultado 3+4+4+7=18 1+8=9

9×1481=13329 sumemos el resultado 1+3+3+2+9=18 1+8=9

9×10834=97506 sumemos el resultado 9+7+5+0+6=27 2+7=9

Y así puedes intentar con otras cifras y el resultado será siempre el mismo, también lo puedes intentar con otro numero pero no creo que el resultado sea el mismo, hablando del valor numérico 9 este valor esta representado en una palabra.

EMET= 441

Las consonantes que forman esta palabra tienen los valores siguientes:
Alef= 1
Mem=40
Tav= 400 la suma de estos valores queda como sigue 1+40+400=441 4+4+1=9

La palabra en hebreo Emet quiere decir “Verdad”

Ahora hagamos un resumen.

1.- la primera vez que el valor 9 aparece en la Bendita Torah del Eterno aparece en la palabra “Bueno”.
2.- el valor numérico 9 por lo que lo multipliques y lo sumes posteriormente será siempre 9, es un resultado constante y absoluto.
3.- La palabra verdad esta representada por el valor numérico 9.

¿Que significan todos estos conceptos? Obviamente no lo se, pero si puedo asociarlos para tratar de transmitir un mensaje que sea de edificación para todos nosotros, solo un mensaje querido amigo, la opinión de un servidor y solo eso, porque solo la Verdad es absoluta y Unica.

La bondad y el amor que recibimos del Eterno son siempre constantes, todo lo que viene del Eterno es siempre bueno, El es recto y en El no hay injusticia, siempre recibimos lo mejor, pero estamos dotados de algo que se llama libre albedrío, de acuerdo a las decisiones personales que tomemos son las vivencias que tenemos, pero todo lo que viene del Eterno es bueno, ahora si todo lo que viene del eterno es bueno ¿Como vas a devolver todo ese bien como vas a canalizar toda esa bondad?, ¿siendo infiel a tu legado, transgrediendo los 7 preceptos, yendo en pos de la mentira y la injusticia, creyendo las fabulas inventadas por quien sabe que extraviado? O Construyendo un mundo mejor para todos, donde la igualdad, la justicia, la bondad y el amor incondicional al prójimo sean constantes y absolutos, un mundo donde las Naciones sean observadoras de las 7 leyes para alcanzar una sociedad plena y llena de valores.

Si recibimos del Eterno lo mejor y siempre de forma constante, una manera de hacer un buen uso de toda esa bondad que recibimos dia a dia, seria trabajando, participando y contribuyendo cada dia para el despertar Noajico.

El numero 9 tiene asociaciones con muchas cosas, pero yo no comprendo muchas de ellas asi que solo quiero compartir contigo el breve mensaje anterior.

La Torah contiene todo un sistema de codificacion de numeros impresionante, aparte de contener claves para una formar una civilizacion armonica y plena, contiene un sistema numerico que ayuda a su interpretacion, un sistema exacto e infalible, agregarle, modificarle algo o distorsionar su contenido seria catastrofico, por eso esos estudios de investigacion sobre los significados ocultos o encriptados de la Torah debemos dejarlos en manos de los que saben, los que han preservado la Torah intacta desde tiempos de Moshe, esto es solo un sencillo mensaje para tratar de contribuir a fortalecer la identidad Noajica, porque ese tipo de estudios son exclusivos de el Pueblo de Israel.

nota 1.- en este texto utilize terminos hebreos porque es el lenguaje Santo, y en el que esta plasmada la Torah.

nota 2.- cuando me refiero al termino encriptados me refiero al concepto de que la Torah esta codificada de tal forma que solo los custodios de ella pueden descifrar sus significados ocultos nadie mas que no sean ellos (el Pueblo de Israel)

¡Te deseo un Feliz Septimo, y que la Luz del Eterno ilumine tu camino!

¡Hasta Pronto Amigos!

Resp. 254 – ¿Cómo puedo celebrar mi día de reposo?

ben tamar nos consulta:

Querido moreh.
Mirá nosotros los viernes nos reunimos todos en casa encendemos dos velas(sin ritual) y luego pasamos a la cena que es la más rica de la semana y antes del prostre nos bendecimos.
Esta bien o estoy agrediendo la ley?
Como debo hacerlo?
E
Claudio A.Ramirez,42 años, Técnologo en alimentos,San José Costa Rica

Seguir leyendo Resp. 254 – ¿Cómo puedo celebrar mi día de reposo?

Chateando sobre el Séptimo día e identidad noájica

Hace un rato estuve chateando con una querida persona que integra FULVIDA.
Con su permiso publico ahora un fragmento de nuestra conversación, pues considero que puede ser de mucho beneficio y bendición para los lectores.

Noájida: Desde el punto de vista de la Torá, ¿qué debemos hacer los noajidas  para celebrar el día séptimo?

Yehuda: ¿Por qué habrían de celebrarlo?

Noájida: Como reconocimiento al Creador.

Yehuda: ¿Quién dice que celebrar este día es una forma noájica de reconocimiento al Creador?

Noájida: Esas son parte de nuestras inquietudes.

Yehuda: Lo entiendo. Admito plenamente que tengan inquitudes y deseen encontrar un curso seguro,
que los lleve a buen puerto. Porque temen desviarse nuevamente de la Buena Senda.
Ya han naufragado a causa de la idolatría, de su pasado de esclavitud en la oscuridad.
Entiendo que anden con dudas y vacilaciones.
Créame que lo comprendo completamente.
Y por eso mismo, hay que pensar muy bien de dónde surge cada pregunta e inquietud.
¿Es una curiosidad simplemente?
¿Un ahelo intelectual?
¿Una idea preconcebida?
¿Un residuo del pasado idolátrico?
Cuando sabemos de dónde surge la duda, podemos ver cual es la respuesta más adecuada.

Noájida: Por eso solicito de su asesoría para no cometer errores.

Yehuda: No estoy censurando sus preguntas… ¡lejos de mí tal intención!
Sus dudas e inquietudes me parecen muy válidas y necesarias de expresar, para que las podamos despejar correctamente.
Cuando yo le interrogo es porque estamos investigando el origen de las mismas.
Me parece, y perdón por mi sincera brutalidad, que muchas de sus dudas nacen de su pasado en el lado oscuro.
Son resabios de costumbres aprendidas en las sectas del lado oscuro.
Una persona sin sus experiencias probablemente no tendría inquietudes por el estilo.
Y entienda bien, NO está mal que exprese sus dudas. Por el contrario, cuanto más auténtico sea en lo que comunica,
mejor podremos avanzar y despejar dudas y obstáculos.
Pondremos más Luz allí en donde antes había sombras y fantasmas idolátricos.
¿Comprende?

Noájida: Gracias por entenderme.

Yehuda: ¿Cuál es el origen de celebrar el Shabat?
¿Lo sabe?

Noájida: No exactamente.

Yehuda: A ver, lance una idea. Compartamos juntos. Estamos en clase, ¡aprovechemos para aprender!
¿Cuál es el origen de celebrar el Shabat?

Noájida: Sé que su celebración les corresponde sólo a los judíos. Sé que nadie debe usurpar dicha identidad.

Yehuda: Querido, querido… no me está respondiendo a mi pregunta.
¿Cuál es el origen del Shabat como celebración sacra?
¡Lance una idea, please!

Noájida: Es un mandamiento para la nación judía.

Yehuda: Sí, me lo dijo.
Es correcto.
Pero… ¡no me dice del origen!

Le daré una gran pista:

“Guarda el día del shabbat para santificarlo, como te ha mandado el Eterno tu Elokim.
Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día será shabbat para el Eterno tu Elokim…
…Acuérdate de que tú fuiste esclavo en la tierra de Egipto y que el Eterno tu Elokim te sacó de allí
con mano poderosa y brazo extendido. Por eso el Eterno tu Elokim te ha mandado que guardes el día del shabbat.”
(Devarim / Deuteronomio 5:12-15)

Veamos, ¿Qué dice el Eterno aquí?
Más precisamente, ¿por qué se debe guardar el shabat?

Noájida: Para santificarlo.

Yehuda: Ok, eso es PARA QUÉ. Yo le pregunto POR QUÉ.
Lea hacia el final del párrafo que le cite, por favor.

Noájida: Porque el pueblo judío fue esclavo.

Yehuda: ¿Qué dice exactamente?

Noájida: Que fue esclavo en la tierra de Egipto y de allí lo sacó El Eterno… ah… es para recordar…

Yehuda: Del párrafo de la Tora perfecta y eterna queda muy claro que celebrar el Shabat
es un mandamiento exclusivo para los judíos, como usted bien ha dicho.
El motivo es que el pueblo judío fue liberado por Dios de la esclavitud de Egipto,
por tanto son los judíos los que deben celebrar este día de manera particular y especial.
La celebración del shabat es una muestra de agradecimiento por parte de los que fuimos esclavos
hacia Quien nos libertó.

Noájida: Ya comprendo.

Yehuda: Este es el motivo fundamental por el cual debemos celebrarlo, porque el Eterno nos liberó a los judíos de la esclavitud, con mano fuerte y brazo extendido.
No es un día de celebración porque guau, ohhhh, espiiirtuaallll…. alelusha hermano… levanta la mano y di amén…
Sino como un gesto de humildad, del esclavo que reconoce al Amo, Le agradece y Le sirve.

Noájida: ¡Qué buena es su explicación!

Yehuda: Por esto la verdadera celebración del shabat es tan complicada de llevarla a cabo: que no se puede hacer esto, ni aquello, ni eso otro…

Noájida: Estaba perdido en esto.

Yehuda: Lo sé, por eso es bueno que conversemos sin vergüenza, pues es la manera de ir aprendiendo, para apartarse del error y entonces estar capacitado realmente para hacer lo que es bueno.
Volviendo al tema de la celebración del Shabat, por ejemplo, que no usar luz, que no andar en auto, que no tocar plata, que no cocinar, que no prender fuego, que no usar la compu, que no llamar por teléfono, que no escribir, que no etc., muuuuchos que noes.
Simplemetne porque eso ha mandado el Amo y nosotros los esclavos debemos acatarlo.
Él es nuestro Amo, nosotros Sus siervos, y debemos comprender que no tenemos otros amos, y especialmente que nosotros no somos los dueños del universo, sino tan sólo los inquilinos que debemos cuidar a este hogar porque debemos rendir cuentas ante el Dueño.
Por esto nos ordenó cejar de ejercer nuestra actividad creativa, a detener por 25 horas nuestro dominio sobre la naturaleza, para sumergirnos nuevamente en la naturaleza. Estar en sintonía en la sinfonía cósmica, sin ánimo de conquista, sin ejercicio de poder sobre los demás o las cosas.
No sé si me comprende el sentido profundo que liga nuestra liberación de la esclavitud con la celebración del Shabat como se nos ha ordenado a los judíos.

Noájida: Sí, lo comprendo. Nunca lo había visto de esta manera. Es tan diferente a lo que había recibido como doctrina hasta ahora. No tiene punto de comparación con lo que en las religiones enseñan. Es como un nuevo mundo. Qué engañados que nos tenían. Y yo enseñaba esas doctrinas cuando era pastor…

Yehuda: Entiendo. Aprenda a tener mucha paciencia y cariño con usted mismo, porque no es fácil romper las cadenas, y usted lo ha hecho. Pero ahora queda eliminar esas oscuras cadenas del alma, que son más pedadas y duras de desprender. Pero, ¡adelante! Ud. está yendo por el buen camino.

Noájida: Gracias. Con la ayuda de Dios y agradeciéndole a usted también.

Yehuda: Ahora, si volvemos a lo de Shabat…
Como usted bien sabe, en su conjunto los noájidas no fueron liberados de la esclavitud de Egipto.
De hecho, que yo recuerde no hubo nación alguna, aparte de Israel, a la cual Dios haya rescatado de la esclavitud de manera tan espléndida.
Por tanto, el Eterno no les ha ordenado respetar el shabat.
Con esto queda explicada la esencia de porque shabat es una exclusividad judía.

Noájida: Es mucho más claro cuando se tiene guía.

Yehuda: Sí, así es. Por eso mi insistencia para que los noájidas no se aventuren a leer de la Torá si no están acompañados por su maestro judío de Torá, y especialmente que no traten de sacar conclusiones o leyes por sí mismos, pues la Torá no es su heredad, ni tienen el marco para hacerlo sin ponerse en serios riesgos.
Ya lo ve… seguramente que usted sabe de memoria mucho mejor que yo todos los pasajes del Tanaj, pero difícilmente pudo comprender la esencia de la celebración del Shabat hasta este día.

Y si seguimos con el tema: hay un versículo que explicita con suma claridad la pertenencia del shabat a los judíos, y para ninguna nación más:

“Los Hijos de Israel guardarán el shabbat, celebrándolo como pacto perpetuo a través de sus generaciones.
Será señal para siempre entre Yo y los Hijos de Israel. Porque en seis días el Eterno hizo los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reanimó.'”
(Shemot / Éxodo 31:16-17)

Es una señal eterna entre Dios e Israel,
NO lo es entre Dios y los noájidas.
Es muy claro.
No tenemos como obviar lo que está escrito, y además fundamentado profundamente en la Tradición sagrada.

Es por esto que debe ser cuidadoso el noájida para no querer tomar para sí esta señal exclusiva de los judíos.
Pues, si se atreve a tomar lo que Dios ha dado para otro, en vez de hacerse un favor y cuidar su alma,
la está dañando.

Noájida: Tiene razón, no me había dado cuenta del daño tan grande que me estaba provocando. No me daba cuenta de lo mal que le estaba enseñando a mis seguidores en la comunidad. Espero tener el perdón de Dios…

Yehuda: Querido amigo, usted ha dado el paso de arrepentirse, de querer encaminarse por la Buena Senda. Esto es muy bien considerado desde Arriba, y cuanto más se corrija y ayude a otros a enmendarse, encontrará más Luz y menos penas. Así que no tome esto como motivo para derrumbrase o sentirse mal, sino como ocasión para mejorar y crecer. Gracias a Dios que ha llegado a este momento y tiene por delante un promisorio futuro de constructor de Shalom, andando por la senda que el Eterno ha escogido para usted, que es la del noajísmo. Siga con firmeza y voluntad, que no tiene nada de qué temer, ni por nada será avergonzado.

Noájida: Gracias, sus palabras son un refresco para mi alma.

Yehuda: Hay un aspecto del sábado que pueden compartir los noájidas.
Ésto es el recuerdo por la creación del mundo y el día que el Creador detuvo su obra de creación.
Esto coloca al sábado, o mejor llamado día séptimo, en una posición diferente para todas las personas,
no solamente para los judíos.
Pero, hay que cuidarse nuevamente para que el noájida no asuma la manera judía de celebrar el shabat, porque eso no es lo que corresponde a los noájidas.

Noájida: Queremos cuidar nuestra vida.

Yehuda: Los noájidas deberían hacer del díia séptimo un día de la familia, de la armonía, de descanso, de ver con ojos constructivos la naturaleza, de respeto, de buena comida, de placer y estar distendidos. Un día para no afanarse por controlar a todo y todos, sino para armonizar, estar en sintonía con los demás.
Un día para el “slow food” y no para el “fast food”, un día para amar al cónyuge, jugar con los hijos, disfrutar con integridad y saludablemente.
Hacer cosas que recuerden que hay un Dios creador que dispuso un día para que fuera diferente.
Pero, pero, pero…

Noájida: Qué bien.

Yehuda: No debe proceder a la manera que los judíos deben hacer, sino dedicarlo a pleno a lo que les corresponde a los noájidas.
¿Hay alguna duda al respecto de lo que le estoy explicando?
Con gusto trataré de responder.

Noájida: Muchas gracias, ahora nuestras reuniones, ¿cómo debemos celebrarlas?
Existe alguna pauta para ello?

Yehuda: Me pregunto… y otra vez para investigar el origen de la pregunta…
No para cesurar, ¿ok?
¿Quién dijo que los noájidas deben reunirse en comunidad para celebrar el día séptimo?

Noájida: Le comprendo.
Lo que pasa es que me veo un poco enredado en guiar a la comunidad ya que no quiero inventar algo que nos dañe y perjudique… viví como pastor hasta como hace un año y no quiero repetir la historia de una mala enseñanza.

Yehuda: Lo entiendo querido.
Vamos, no estoy para censurar,
estoy para guiarlo.
Dígame, ¿quién dijo que los noájidas se reúnan el día séptimo?
Sin miedo, estamos aprendiendo juntos.

Noájida: Nadie, yo lo saqué como una deducción.
Ahora que estoy aquí y junto conmigo otras personas ellos esperan mi asesoría y leo y estudio pero sé qué no debe ser así… no me puedo llevar solamente por deducciones personales o “revelaciones”, como hacía antes, que era engaño y confusión.
Por eso insisto en su asesoría como mentor.

Yehuda: Por eso espero que cada vez que tenga dudas me envíe un email, o que se comunique, usted y los otros miembros de FULVIDA, o simplemente el noájida que busca un poco de Luz en medio de la oscuridad.
Es un honor y un placer poder guiarlos, aunque no siempre tenga tiempo…

Noájida: Para nosotros es una gran alegría contar con usted.

Yehuda: Estoy disponible para responder, en la medida de mis posibilidades.
Ahora, volviendo a lo de reunirse en el séptimo día…
La respuesta es muy sencilla: el séptimo debiera ser es el día libre de actividades laborales, en el cual uno debiera dejar la labor cotidiana para dedicarse a lo que verdaderamente vale la pena: la familia, los amigos, la belleza, el descanso que sirve para reflexionar y crecer, etc.
Es el día para dejar libre y ser libres.
Porque hay un Creador del universo que está al mando del mismo. Porque el mundo sigue girando si paramos de trabajar por unas horas. Porque no pasan catástrofes si nos juntamos con la familia y los amigos, en vez de perseguir el peso, la fama, el éxito…
Al haber tiempo disponible, y teniendo en mente que es un tiempo que se debe emplear para crecer, entonces el día séptimo es el indicado para que los noájidas se reúnan…
Pero, no para hacer cosas “religiosas”,
sino para gozar de la compañía del prójimo,
para beber -sanamente-,
para comer,
para conversar,
para compartir con la familia,
y entre todo esto, para aprender, para repasar, para maravillarse,
pero no solamente de cuestiones “religiosas”…

Noájida: ¡Qué bien!

Yehuda (11:30): Le decía, no centrarse en cuestiones “religiosas”, sino en todo tipo de cuestiones que sirvan para fortalecer su espíritu y su identidad, la propia, la de la familia, la de la comunidad, la de la sociedad.
Pueden ser temas sobre la naturaleza, cuestiones científicas, de viajes, de historia, de moralejas, etc.
Todo tipo de cosas que alimenten el espíritu sanamente.
Y sí, también un momento para agradecer al Eterno por todo lo que Él brinda, por todo lo que gozamos de Él.
¿Se comprende?
Hacer de la reuniones con familia y amigos, de las reuniones con camaradas y el prójimo, un momento de verdadero encuentro, no una “cosa” religiosa.

Noájida: No sabe el peso que se me ha quitado de encima.
Lo entiendo.
¡Qué liberador!

Yehuda: ¿Por?

Noájida: (silencio largo)

Yehuda: ¿Por qué lo siente como liberador?

Noájida: Claro todavía nos rodea la idea congracional.
Hemos superado muchos obstáculos hasta el día de hoy y seguiremos creciendo…