Archivo de la etiqueta: nazi

¿Qué descendió para los gentiles en Sinaí cuando descendió la Torá para los judíos?

En el santo Talmud, recopilación sagrada de la Torá Oral, encontramos el siguiente pasaje que resulta a la vez misterioso y esclarecedor:

“¿Por qué se llama Sinaí al monte (en donde Dios entregó la Torá a los judíos)?
Repondieron los sabios: es el monte en que descendió la envidia/odio (siná) de los gentiles en contra de Israel”
Talmud Babli, Shabbat 89a

Los sabios de la santa Tradición no dejan pasar detalles, ven el bosque pero no dejan de ver el árbol. Ellos quieren saber porqué el monte escogido para ser el lugar en el cual recibió el pueblo judío la Torá se llamaba Sinaí.
Nos dicen algo sorprendente, una verdadera revelación, la palabra “sinaí” deriva de la misma raíz idiomática que “siná”, que significa odio al mismo tiempo que envidia.
El monte se llamaba de otra manera, pero cuando Israel recibió a perpetuidad la Torá en ese sitio, el monte fue llamado de otra manera, en alusión a algo trascendente que había ocurrido allí.
Pero, no se le denominó “monte de la luz”, ni “monte del encuentro con Dios”, ni “monte de la recepción de la Torá”… se le llamó y se le conoce luego de milenios como “monte donde descendió el odio/envidia de los gentiles en contra de Israel“.
Pero, ¿cómo es esto?
Si lo que descendió allí fue la Torá que Dios entregó a perpetuidad como herencia y patrimonio de Israel, ¿cómo nos dicen los sabios santos que lo que descendió fue el odio/envidia?

Debes reconocer que los sabios no se equivocan en asuntos de espiritualidad, si ellos dicen que descendió la “siná” de los gentiles en contra de los judíos, así mismo es.

Odian y envidian a Israel, porque fue el pueblo que se esmeró y se consagró al punto de ser meritorio para recibir la Torá.
Odian y envidian a Israel, porque a pesar de ser una nación débil y pequeña, con muchas desventajas materiales, igualmente pudo ser leal, con sus altibajos, pero nunca habiendo caído tan bajo como el resto de las naciones del mundo.
Odian y envidian a Israel, porque cuando los hebreos eran noájidas (en el tiempo antes de la entrega de la Torá) vivían de acuerdo a los Siete Mandamientos y por eso fueron escogidos para recibir la Torá.
Odian y envidian a los judíos, porque son ellos los dueños perpetuos de la Torá y no las naciones del mundo.
Odian y envidian a los judíos, porque ellos tienen de primera mano un texto sagrado que ellos anhelan para sí, que desean obtener, que quieren ser dueños, que desean leer y estudiar y de no poder hacerlo quemarán el texto y exterminarán a los judíos.

Así ha sido en el pasado y sigue siendo hoy en día.
No han faltado los desgraciados asesinos que llevaron a la muerte más horrenda a judíos, individuos y colectivo, a causa de su odio. Y los sigue habiendo. Ejemplo actuales, los imperialistas árabe-musulmanes; sus atrofiados aliados que se hacen llamar “progesistas”, especialmente los eruropeos; los nazis de toda calaña, entre otros miembros de esa fauna vil que infesta el mundo.

No faltan los malvados que no pretenden aniquilar judíos, pero sí erradicar el judaísmo. Promueven la asimilación de los judíos, impiden el pasaje de la tradición de una generación a la siguiente, perturban la vida judía, sin por ello atacar directamente el cuerpo del judío.

Están los otros espantosos enemigos de Dios y de los judíos, que son los que dicen “amar a los judíos”, pero actúan de un modo vil y traidor. Son los que se hacen llamar “nuevo israel”, “israel espiritual”, “israel en cristo”, “judíos mesiánicos”, entre otros farsantes, piratas de la fe y rebeldes en contra de Dios.
Una clase especial de estos últimos son los noájidas que no pretenden dañar directamente a los judíos, ni agredir al judaísmo, pero su odio interno, su envidia poderosa, su EGO al comando de sus vidas, les impulsan a buscar cosas judías para apropiárselas, para hacerse amos de ellas, para leer Torá, estudiar Torá, actuar a modo de medio-judios, etc., todo con la “sagrada excusa” (tono irónico) de querer hacer las cosas de modo “espiritual”… como “gentiles justos”.
Y esta clase de enemigos de Dios van por la vida diciendo que son gentiles justos, cuando no lo son realmente. Porque, niegan la Voluntad de Dios que decretó que la Torá es de Israel y no de los gentiles; el mismo Dios que impuso la ley de que el gentil no debe estudiar Torá, sino dedicarse a conocer y cumplir con los Siete Mandamientos y no otra cosa para llenar de espiritulalidad su vida.
Esta clase de gentil rebuscado, inventor de excusas floridas, eterno víctima de la incomprensión de otros (según fantasea), también odia profundamente a los judíos, y al mismo tiempo los envidia. Quiere ser uno de ellos, quiere convertirse, pero no le da el alma como para hacerlo de la manera legal y correcta. Quiere ser un judío, por eso tiene cien libros de judaísmo en su biblioteca, recita de memoria pasajes talmúdicos, tiene en su ropero su disfraz de judío ortodoxo, usa nombretes judaicos en su facebook, lee y enseña Torá (eso dice hacer), se busca alguna supuesta autoridad judaica que le dé cabida a tales disparates, pero en el fondo, en el triste y patético fondo de su alma, odia intensamente a Dios , a los judíos, y les tiene inmensa envidia.

Qué triste alma… qué desgraciado vagabundear por el mundo, errante y sin sentido, aferrándose a cualquier cosa que le satisfaga el EGO del momento…

Así es amigos queridos, esos gentiles que rechazan la enseñanza santa de que no se entrometan en cosas de Torá, que se creen con “superioridad” para tomar lo que se les antoja de la propiedad de Israel, no hacen otra cosa que seguir viviendo como sus antepasados que se arrodillaban delante del estiércol de la religión: odian y envidian a Israel, y por eso son esclavos de sus EGOS inflados y ávidos, codician lo que no les pertenece, traicionan a amigos y allegados con tal de obtener lo que no es de su propiedad, se envilecen pero siempre con una excusa brillante a flor de labios.
Tienen grandes proyectos que no dejan de ser vanidosas fantasías de un EGO desesperado por recibir mimos y caricias.
Odian y envidian a los judíos, por eso quieren tanto ser como un judío.
Odian y están enojados contra Dios, por eso meten la palabrita “dios” cada dos por tres, pero carecen de Dios en sus vidas.

Y, como la Tradición y la ciencia nos enseñan, aquel que envidia y odia, en el fondo solamente se odia a sí mismo. Porque no se ama, porque se rechaza, porque se desconoce, porque se desprecia, porque se siente poca cosa, porque se cree apartado de la “mano” de Dios.
Se odia a sí mismo…

Es a causa de gente como estas que el monte Sinaí recibió su nombre, gente infeliz, desgraciada, desagradecida, que no tienen la capacidad de ser leales a su identidad, que por ello repudian los vitales y perfectos Siete Mandamientos, pero se creen capaces de escoger aquellos rituales y costumbres judaicos que les puedan acariciar su inflado EGO.

Pobre gente, se odian a sí mismos, porque se saben impotentes, infértiles, vacíos, carentes de bendición aunque gocen de muchos bienes materiales.
Pobrecitos, son merecedores de nuestra compasión, porque odian ya que no tiene capacidad de hacer otra cosa. Envidian, porque no se dan cuenta de que con el noajismo, con los Siete Mandamientos, ya tienen la porción santa y eterna suficiente para alcanzar plenitud y bendición en este mundo y en la eternidad.
Pobres almas sufridas, a las cuales no debemos rechazar ni condenar, aunque sí ser tajantes y claros en los límites sagrados que han sido impuestos por Dios y que en modo alguno podemos nosotros violentar para dar satisfacción a sus alocados EGOS.

Así pues, querido hermano noájida, cuando veas a ese pobrecito desgraciado que se cree capaz de decidir qué puede y qué no puede hacer o tomar del judaísmo, en tanto desprecia su propia Torá, su propia esencia, su propiedad espiritual; cuando te topes con él, sé compasivo, comprende la miseria de su alma, no lo atormentes, pero ponlo en su lugar caballerosamente y dale un salvavidas llamado FULVIDA para que dejen de odiarse y de envidiar a otros.

Por otra parte, otros muchísimos gentiles quizás no estén conformes con que sea Israel el pueblo elegido para haber recibido la Torá y los 613 mandamientos. Sin embargo, sus almas no se dejan llevar por la vanidad y la maldad. No permiten ni toleran que sea el EGO el que controle sus vidas. Entonces, comprenden que como gentiles tienen un sagrado rol, una tarea única y especial, un camino hacia la santidad, una tarea espiritual brillante, su conexión propia con Dios, su Torá, que son los Siete Mandamientos Universales.
Se hacen conscientes de su identidad, de su propio pacto, de su lugar em el mundo y entonces, el odio no existe, la dependencia tampoco, la esclavitud menos. Cuando se hacen conscientes y viven a plenitud como noájidas, como Dios ha decretado que vivan, ya la envidia hacia los judíos no los corroe más. Ya dejan de sentirse secundarios, por lo que dejan de odiar a los judíos y a Dios. Se aman, se respetan, se valoran, trabajan junto a los judíos como socios de Dios en la tarea de construcción de Shalom.
Junto a los judíos, pero sin inmiscuirse en cosas judías, sin reclamar cosas judías, sin estudiar Torá, sin todas las petulantes necedades de los que siguen siendo esclavos de sus ciegos EGOS.

Está en ti, hermano querido, elegir si serás de los que odian a Dios, odian a los judíos, envidian a los judíos, aunque mencionen a Dios y digan amar a los judíos a cada rato;
o si escoges la vida la bendición, que es aceptar quien eres con sano orgullo, y entonces vivir como te corresponde con sana vitalidad.

¿Qué eliges hoy hermano noájida querido?
¿Que se te conozca como uno que actúa movido por el motor de odio y envidia, o ser reconocido y alabado como uno que alaba a Dios por todo lo que tiene?

El “Nuevo testamento” Catalogo de crueldad. Tratados cristianos.


De seguro has recibido en la calle o en algún negocio de manos de un cristiano un folleto de una o dos páginas con historietas aludiendo a como el pecado, específicamente el no creer en dios o su hijo Jesús te llevará al infierno.  En mi cuidad de Caguas están por todas partes.  Todas las mañanas, en las esquinas más transitadas por peatones, allí están, hombres y mujeres de amable sonrisa, elegantemente vestidos.  Los hombres con sus corbatas y nítidamente peinados y las mujeres con sus simples y elegantes faldas (nunca con pantalones).  Detrás de esta fachada, esconden una estrategia bajuna para sembrar el miedo…el folleto es conocido como un tratado, un folleto cuyo propósito es evangelizar a la persona que pasa frente a ellos, (es un negocio muy lucrativo vender los mismos como vieron). Esto evita la confrontación y la discusión de ideas para aquellos creyentes  que quieren evangelizar, pero que son muy tímidos para debatir con alguien que les cuestione.  Usualmente la persona que pasa frente a ellos, agarra el mismo y continua su camino, esperándose que cuando tenga una oportunidad el mismo sea leído. Eso me pasó a mi hoy en camino a mi oficina y esto fue lo que recibí. (Necesitaba material para el blog…jeje)

De esta manera la persona se enfrenta a la técnica más brutal y despiadada que ha utilizado la iglesia cristiana que es el inducir el miedo y el terror. Antes, esto se hacía mediante la fuerza física y usando el poder desmesurado que adquirieron. Ahora,  lo hacen mediante el uso de amenazas,  mediante el uso de la televisión, la radio, la predicación de “fuego divino” desde el púlpito y mediante tratados, usando historietas, citas bíblicas e interpretaciones específicamente escogidas para promover la duda y la angustia.  Estas son técnicas utilizadas a través de la historia por todos los seres humanos, los imperios, en las cruzadas, las inquisiciones, el nazismo, el fascismo y otros regimes inhumanos como el de Pol Pot, y Stalin, o sea métodos de gobierno totalitarios.  Sin embargo el miedo producido y generado por el cristianismo va más allá de un mero terror aquí en este mundo natural, el único que existe.  Va a la médula de algo que es mucho más importante para muchas personas, una cuestión de existencialismo que nos han  seguido a travez de nuestro desarrollo evolutivo, pero que es promulgado por los “listos de la especie”, los chamanes,  los curas, reverendos, pastores  y otros hombres santos, inspirados y ungidos….  en otras palabras los que inventaron y perpetuan las religiones. Y la gran pregunta existencial es….¿Ocurrirá algo luego de la muerte?


El concepto cristiano más aterrador, especialmente para los pobres sin educación o aquellos que han sido como_es_el_infiernoadoctrinados de niños en los mismos, es el del infierno.  Un lugar terrible donde se sufre por la eternidad por haber hecho “cosas malas”   no creer en las religiones, creer en la igualdad del hombre y la mujer. Pero lo peor entre las cosas “malas” que uno puede dejar de hacer,  el más contundente para mi es el concepto de que si no se acepta a Jesucristo como el salvador de la humanidad, estaremos destinados a ir al infierno y punto.  Aunque es otro concepto inventado,  al igual que el limbo (el cual la iglesia católica recientemente eliminó cosa que angustió por miles de años a muchos padres), el infierno eterno no deja de causar grandes angustias al creyente.

Más aun, en todas las religiones protestantes,  el concepto de aceptar a Jesús, el llamado Cristo como prerrequisito para ser salvado de ese infierno,  es el más importante y el más efectivo por el miedo que genera en el ser ingenuo, en el que no lee, en el que no cuestiona los dogmas aprendidos.  Según la doctrina cristiana, podremos alegar que siendo buenas personas, haciendo obras caritativas, ayudando al desvalido, ayudando a fomentar la paz mundial, luchando por eliminar las injusticias, nos escaparíamos de este fuego y azufre, pero, nooooo…….si no aceptas que Jesús es el verdadero salvador…… vas directo al infierno donde te espera el crujir de dientes por la eternidad.  Es un concepto sin lógica, ni justicia, tan así que puedes ser la persona más buena, justa y noble pero irás al infierno si no crees en jesus.  Puedes ser un criminal, sádico, asesino, pederasta, pero si te arrepientes y aceptas a Jesús….. aun en tu lecho de muerte, serás salvado.  ¡Qué conveniente y que doctrina más inmoral!  El cura pederasta se salva y el médico honesto, bueno, y piadoso se freirá en ese infierno el día del juicio final, (que de paso…según muchos ocurrirá este otoño del 2009 y cuando ocurrirá el Rapto de la iglesia.……vean el video….así que arrepientanse!)……En serio amigos……. Que sarta de mentiras y demagogia religiosa!!.  Amigo cristiano que lees esto, debes estudiar bien las mentiras y ridiculeces que te enseñan los que te lavaron el cerebro!!!!


Regresando a los tratados, podrán notar que el tratado que recibí hoy es uno sencillo y de poca calidad, lo que me lleva a presentarle al personaje que mejor ha utilizado este medio y que mejor captura este concepto de evangelización por medio de tratados, Jack Chick.  Chick es un fundamentalista protestante bautista que ha vendido y producido por más de 38 años millones de tratados que han sido traducidos a 100 idiomas y donde utiliza el miedo para tratar de convertir y evangelizar.  El Sr. Chick nunca ha sido retratado, nadie sabe si vive o no pero su compañía produce tratados de gran calidad pero de un humor negro, morboso, sin piedad y frecuentemente cruel.  Según Wikipedia,  Chick  escribe en contra del aborto, Harry Potter, la música rock, el catolicismo, el islamismo, el judaísmo, la homosexualidad, el mormonismo, los Testigos de Jehová, la evolución, y la masonería.  A cada uno de estos grupos los envía frecuentemente al infierno en sus tratados.

Este tratado,  Vuelo 144 resume cruelmente, la idea morbosa central del cristianismo,  que aun todos los millones de seres humanos que actúan bien, que viven vidas morales, ejemplares sin hacerle mal a nadie  y han hecho el bien la mayoría de toda su vida,  serán arrojados al infierno a menos que acepten a Jesucristo. (Hacer click en la imagen para poder leer el tratado espeluznante de Jack Chick……..Vuelo 144…..) http://www.chick.com/es/reading/tracts/0576/0576_01.asp


Tomado del blog sin dioses.

Por el pronto retorno de los fieles entre las naciones.


“Discutí con Dios, pero en el fondo sabía que lo que me hicieron , lo hicieron los hombres”


David Galante, sobreviviente griego del sitio de exterminio de seres humanos más grande de todos los tiempos, cuenta su odisea 65 años después de que el lugar llegara a su fin, el 27 de enero de 1945.
 
 
 
 
 
 

Enero 27 de 1945. “Vimos un movimiento en la nieve, era gente que se movía con sábanas blancas, eran los soldados rusos. Les hicimos señas para indicarles que se podían acercar, vieron cómo estábamos, la cantidad de muertos, se descomponían”.

Enero 27 de 2010. El mundo mira hacia Auschwitz, un antiguo cuartel de la monarquía austro-húngara situado en inmediaciones de Cracovia, en Polonia. Un complejo de 40 kilómetros que, entre sus paisajes forestales y pantanos, fue utilizado por la Schutz-Staffel, mejor conocida como la S.S. (la élite de la Gestapo) para cometer los peores crímenes de los que la humanidad tenga registro, los mismos conocidos como la Shoah o el Holocausto.

“Arbeit macht frei”, que significa ‘El trabajo los hace libres’, es un cartel de desprecio y sarcasmo visible a la entrada de este campo de concentración, que en época de guerra abrió “sucursales”. El 18 de diciembre pasado, cuatro ciudadanos polacos hurtaron la placa que porta el lema y hace unos días la recuperaron cortada en tres pedazos. “¿Dónde estaba Dios en aquellos días, cómo pudo tolerar ese exceso de destrucción, ese triunfo del mal?”, dijo el papa Benedicto XVI cuando conoció, en 2006, ese sitio de exterminio.

Allí, en medio de ese infierno donde murieron seis millones de personas por el simple hecho de nacer judíos, estuvo David Galante. Oriundo de la Isla de Rodas, en Grecia, este hombre de voz pausada y con el acento que le ha dado vivir en Argentina la mayor parte de su vida, recuerda lo que pasó.

“Tengo 85 años de edad, soy griego. Tengo una esposa y dos hijos y vivo en Buenos Aires hace 62 años. En 1944, durante la guerra, los alemanes invadieron la Isla y nos tomaron a los judíos. Éramos padre, madre, tres hermanas y dos hermanos. A todos nos llevaron a Auschwitz”.

Luego, por su condición de civiles judíos, tuvieron que vivir lo que nadie imaginó. “En el campo de concentración perdí a mi padre y a mi madre (Abraham y Rebecca) porque apenas llegamos fueron enviados a la cámara de gas. Junto a mis hermanas y hermano (Rosa, Juana, Matilde y Moshe) nos llevaron a trabajar. Nos iban desahuciando para reducirnos a cenizas y cuando alguien no servía lo eliminaban. Trabajábamos en la nieve durante 12 horas y nos daban de comer una vez por día un pedazo de pan o un tazón de caldo. Mis hermanas no aguantaron y fallecieron”.

“Nos desnudaban y los que no estaban sirviendo los iban eliminando en las cámaras de gas o crematorios. Yo estaba jovencito y esto quizás me ayudó mucho porque tenía muchas ganas de vivir, a pesar de todo. Las matanzas eran comunes, se vivía al día. Éramos miles de personas”.


Al borde de la muerte



Y dejó de ser conocido como David Galante. En adelante sería llamado B7328. “Nos pusieron un número en el brazo. Nuestro nombre no existía más, nos llamaban por ese número. Lo tengo todavía en el brazo grabado con una tinta”, asegura. “Era un problema porque no hablábamos alemán, polaco y tampoco idish, un idioma de los judíos de Europa Oriental, así que adaptarnos era difícil. Nos daban una orden y como no entendíamos nos pegaban”, agrega.

En medio de esas adversidades llegaron dos momentos en los cuales estuvo a punto de morir. “Estábamos en fila y un oficial nos estaba contando, sacó un revólver y disparó. Me rozó la nariz, sangré un poco y quien estaba al lado mío fue asesinado. Diez centímetros más adelante y yo moría”.

De la otra situación, sostiene, aún no sabe cómo se salvó. “Estaba enfermo porque fui a trabajar con un grupo de soldados rusos prisioneros y en determinado momento fui al baño y cuando salí no podía abrocharme los pantalones porque tenía los dedos medios congelados del frío que hacía: 10, 20 grados bajo cero en Polonia. Había un fuego cercano donde estaban soldados nazis y me acerqué. Uno de ellos me dio una patada y quedé dentro del fuego, se me quemaron los pies”.

Y prosigue: “Con los días las quemaduras fueron empeorando, se infectaron y llegó la fiebre. No estaba en condiciones de trabajar y fui a la enfermería, que era la antesala de la muerte porque el que entraba no salía. Por esos días había llegado una orden de Berlín de destruir las cámaras de gas y los crematorios porque las tropas soviéticas estaban muy cerca y no querían dejar evidencia. Un médico judío me ayudó mucho, permanecí en la enfermería, hasta que los alemanes evacuaron el campo. De no ser por eso me habrían matado”.

Y aunque este sufrimiento parecía no tener fin, estaba a punto de culminar. “Teníamos rumores de que los aliados estaban avanzando, que ganaban la guerra, pero eso no era ningún aliciente, pensábamos que nos iban a matar a todos. En la mañana del 27 de enero vimos un movimiento en la nieve, era gente que se movía con sábanas blancas, eran los soldados rusos que avanzaban. En Auschwitz pesé 38 kilos, era un esqueleto cuando me liberaron y de los 1.800 judíos que salimos de Rodas nos salvamos 150”.

El infierno había terminado, muchos alemanes huyeron, otros fueron capturados y unos más abatidos. “Volví a Rodas a ver si encontraba a un familiar. No encontré a nadie, pero me enteré, a través de la radio del Vaticano, que un hermano mío, Moisés, estaba en Roma. Dos años después vinimos a Argentina, un hermano (Hizkiá) estaba aquí desde antes de la guerra”.


Fin del silencio

 

 

Dicen quienes conocen a David Galante que luego de su liberación duró 50 años en silencio. Sólo pensaba en rehacer su vida y para ello se vinculó a una fábrica de bicicletas en Buenos Aires. Durante todo ese tiempo se enamoró de Raquel, su esposa, con quien tuvo a Sandra y Ezequiel, quienes a su vez le dieron a sus nietos Daniel y Yamit.

No hablé sino hasta 1995, me costaba mucho. En ese entonces se comentaba la película La lista de Schindler y la gente quería saber más de lo que pasó. Entonces nos juntamos un grupo de sobrevivientes y empezamos a contar. Se fundó en Argentina la Fundación Memoria del Holocausto y ahora trabajamos con testimonios”, asevera. “Discutí con Dios, pero en el fondo sabía que lo que me hicieron en Auschwitz lo hicieron los hombres”, explica.

Ahora que el mundo conmemora 65 años del fin de ese campo de exterminio, este hombre reconoce que, aunque duerme tranquilo, no todos los sobrevivientes han logrado superar el trauma. “Hay gente que no quiso tener hijos por temor a que les ocurriera lo mismo que a ellos”.

Finalmente, este judío insta a quienes administran el mundo a conocer historias como la suya para evitar desgracias. “La humanidad no ha aprendido la lección. Después de la II Guerra Mundial pensé que no iba a haber más guerras. Sin embargo, los genocidios siguen. El mundo debe aprender de esto para que no se repita y nuestros hijos tengan un mundo mejor”.

El Museo del Holocausto de Buenos Aires

 

Considerado como el único de su tipo en Suramérica, el Museo del Holocausto de Buenos Aires desarrolla a través de textos e imágenes los sucesos antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Además, cuenta con muestras itinerantes propias y de museos de Estados Unidos e Israel. También produce materiales educativos para docentes y alumnos, como son ‘El Holocausto en 10 láminas’ y la revista académica Nuestra Memoria, editada de manera ininterrumpida desde 1994.

Tomado del periodico el Espectador de colombia.



El cuestionamiento social del noajismo y su relación con el holocausto

Muchas personas están hablando del noajismo: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus fundamentos? ¿De donde surge? Hemos visto en el sitio escritos que no son del agrado de las personas. Escritos que aislados crean dudas y un rechazo de los mismos en las personas que por primera vez visitan el sitio Fulvida. También hemos visto como algunos se bajan del arca. Hemos sabido de grupos que modifican las enseñanzas noajicas bajo falsos supuestos.Pero principalmente nos hemos encontrado con posturas que cuestionan el noajismo. Las personas que estamos directamente involucrados con el estudio de los siete debemos de aprender una lección de la historia. El holocausto:

Para entender como noajidas el Holocausto y evitar el antinoajismo habría que iniciar con una pregunta. Esta sería: ¿A que estamos comprometidos nosotros noajídas en relación al holocausto?

Seguramente el hablar comúnmente de lo contradictorio del odio a hacia quien no practica las misma creencias ó de la guerra, la destrucción y la muerte sería hecho por cualquier hombre. Recordemos que toda persona puede opinar sobre este tema, pero sin conocer las causas por las cuales en particular, existió por ejemplo, o existe un rechazo hacia nuestros maestros de Israel y mas recientemente un cuestionamiento social hacia el noajismo.

Nosotros noajídas debemos definir más en profundidad esta situación. Hagamos referencia a los estudios que han realizado los hombres sabios de Israel en relación a nuestro andar noajída y en relación a la misma historia de nuestro pueblo de sacerdotes.

De acuerdo a las enseñanzas de Ariel Bar Tzadok, en su publicación “Explicación de las causas espirituales del antisemitismo ” menciona que “Hay tres niveles de conflicto, los cuales no se respetan entre si. Estos son los tres niveles de galut (Exilio). Esto es lo dicho inicialmente por Ba´al Shem Tov en Sefer ba´al Shem Tov, Parashat Balaak 3; Expliquémoslo de forma breve desde la traducción de Ariel B Tzadok:

1. El primer Exilio es el pueblo de Israel disperso entre las naciones, es decir entre nosotros los Benei Noah (Tzadok, 1999). El exilio físico del pueblo judío entre nuestros compañeros no estudiantes de los siete, los hostiles gentiles es el más evidente. La profecía de Daniel es la fuente de la Torá que explica que nuestro pueblo de sacerdotes será subyugado cuatro veces. La primera por Egipto, la segunda por Babilonia, la tercera por Persia y la cuarta por Edom (Roma).

2. El segundo exilio del pueblo de Israel es aun más complejo. Es la representación de los judíos con poca adherencia a sus Miztvotz y la Torá que se mostraran en desacuerdo hacia los maestros muy estudiosos de Torá y cumplidores de sus Miztvotz. A estos últimos se les puede llamar Talmidei hakhamin (Tzadok, 1999). Las divisiones entre los judíos seculares como los reformistas ó conservadores desprendiéndose de los Ortodoxos es un antí-semitismo que pone a los mas adherentes de la Torá (Los Talmidei Hakhamin) en exilio en su propia tierra y entre su propio pueblo. He aquí la importancia para nosotros los noajídas de no pretender usurpar una identidad que no nos corresponde y más aun entender solo sobre lo explicado por maestros judíos muy adherentes a la Torá.

Recordemos, por ejemplo, que una de las causas por las cuales los Rabis caen en desacuerdo ante los judíos seculares es porque hay Rabis que muestran desacuerdos hacia otros Rabis. Debido a estos desacuerdos -de los judíos seculares hacia los más adherentes a la Torá- surgen otros desacuerdos de nuestros compañeros gentiles no estudiantes de los siete hacia todo Israel y como consecuencia hacia el noajismo mas recientemente(Tzadok, 1999) Ver, (Isaiah 66:5).

3. El tercer exilio representa el conflicto entre los maestros judíos que enseñan Torá Kosher, espiritualidad ó misticismo y los maestros judíos orientados hacia el poder y la posición política en vez de tener una orientación hacia HaShem, la Torá y los Miztvotz (Tzadok, 199).

Bajo estos 3 exilios o causas del antisemitismo, es posible entender el holocausto como lo explico Ba´al Shem Tov.

Así tenemos la explicación de las palabras del Ba´al Shem Tov. La razón del antisemitismo y el holocausto se encuentra, de acuerdo al Ba´al Shem Tov, dentro de quienes tenemos la responsabilidad de cumplir miztvotz (Benei Israel-613 leyes- ó Benei Noah-7 leyes más 66 derivados-). Ya que la responsabilidad de Israel es de pueblo sagrado y de sacerdotes al servicio de Hashem y como maestros de la humanidad, los Benei Noah (Noajídas). Ver, (Isaiah 42:6)

Aun lo consideren o no, muchos ojos miran a nuestro pueblo de sacerdotes Nuestro pueblo sagrado. Y más recientemente mucha gente lee Fulvida. Si se mereció por nuestros actos y publicaciones en Fulvida, por ejemplo(seamos Benei Noah o Benei Yisrael) se trae bendición a la tierra, hacia nuestros sacerdotes de Israel, hacia quienes seamos Benei Noah también. Si no es así, lo inverso de lo favorable ocurre entre nosotros. Entonces puede surgir un desacuerdo hacia las enseñanzas que nuestro pueblo de sacerdotes (Los judíos) quieren compartir. Y nosotros los Benei Noah nos vemos incomprendidos por quienes no conocen los siete.

Bajo este esquema, en el pasado, por ejemplo, los Nazis de la Alemania Nacional Socialista fueron un desafortunado acontecimiento en la historia. Más aún, por ejemplo, dispersaron antí-semitismo que no distinguió orígenes. No importando si se era Ashkenazi, Sepharadim muy adherido a la Torá o poco adherido, liberal o conservador. Situando también a los Benei Noah en condiciones inversas a su estado mas favorable.

Así es que es una responsabilidad como Noajídas el profundizar en lo que nos corresponde sin usurpar una identidad de judío y entender la historia orígenes y practicas de nuestro pueblo de sacerdotes. Así mismo ser mas claros con nuestras acciones y difusión del noajismo. Esto lograra que estemos mas consientes de lo importante que es ser un Irhé Shamaim – Venerador del Eterno y mas aun un Jasid umot haolam – un justo o piadoso de las naciones. De esta forma evitar situarnos fuera de nuestros Miztvotz. También evitaremos ser incomprendidos por quienes no conocen los siete. El ser respetuosos en la difusión del noajismo y en nuestro comportamiento cotidiano es lo que deben percibir quienes se preguntan: ¿Qué es el noajismo?. De esta forma ayudaremos al mundo, evitando así poner en holocausto a nuestro pueblo sacerdotal y a nosotros mismos. Más aun, nos apartaremos de no ser claros en nuestras explicaciones para quienes no conocen el noajismo ó estar sin vida fuera del noajismo como lo mencionó el Lic. More Yehuda Ribco en un escrito llamado “Estudio por la elevación del espíritu de Pilar Allende Kingston, (que ella sea recordad para bien)”:

“Hay muertos vivos por todas partes. Aquellos que viven en la rutina de las imposiciones ajenas, asumiendo posturas y actitudes a las que se han sometido en cierta época, y a las que han permanecido esclavos. Encadenados a las diferentes dependencias que nublan su mirada, les turba el raciocinio, les anestesia el alma, y los lleva por la vida sin sentido ni deseo de trascendencia “

Una situación como esta, es un peligro para nosotros mismos y para nuestro entorno. Evitemos el inverso de la vida en nuestros seres, hagamos lo que nos corresponde como noajidas (vivir los siete preceptos universales) y ayudemos a nuestro pueblo sacerdotal a ayudarnos.

Sobre todo y muy importantemente para evitar el cuestionamiento social sobre el noajismo y la duda generalizada: seamos luz de vida a través de una difusión del noajismo más clara y amorosa para quien no conoce de noajismo. y no nos alejemos de las enseñanzas de los sabios de Israel.

Traigamos comprensión, ayuda, consuelo, claridad para quienes visitan este sitio y que las publicaciones sean un alimento espiritual reconfortante para quienes no conocen de noajismo.

Referencias;
i. Rabi Ariel Bar Tzadok. “The spiritual cause of anti-Semitism”, the three levels of Galut (Exile) from the teachings of the Ba´al Shem Tov. Kosher Torah, 1999, http://koshertorah.com/PDF/3Galuts.pdf
ii. Rabi Ariel Bar Tzadok. “The spiritual cause of anti-Semitism”, the three levels of Galut (Exile) from the teachings of the Ba´al Shem Tov. Kosher Torah, 1999
iii. Rabino Itzjak Ginsburgh. “Siete principios de servicio divino para los gentiles rectos. “Los siete principios de fe” 2007. http://www.dimensiones.org/canales/vidmodrn/bneinoaj/lossiete12.htm
iv. Yehuda Ribco, Cterapia Baja Autoestima ““Estudio por la elevación del espíritu de Pilar Allende Kingston, (que ella sea recordad para bien)”.Serjudio.2005, http://serjudio.com/cterapia/cab050228.htm


Traducción y comentarios por Ramón Ruiz Fulvida México., marzo 2007


“Lo escrito en este artículo no es propiedad intelectual de quien lo imprime y elabora. Es un escrito comentario tomado de fuentes, indicando en cada caso las referencias al final de este documento. Si usted considera que este material se puede mejorar ayúdenos con sus comentarios y sugerencias”

De Termópilas (191 AC) a Jerusalén (2010 DC)


De Termópilas (191 AC) a Jerusalén (2010 DC)
Julio César Millán
Aunque a lo largo de mi vida he tenido diferentes miradas del problema del Medio Oriente, en la actualidad he ampliado mi punto de vista para dejar de ver el problema de Israel-Palestina desde un punto netamente religioso a verlo desde un punto de vista secular.
Hoy en día pienso que el conflicto árabe-israelí más que ser un problema religioso constituye una batalla representativa del choque de civilizaciones que en esta época nos ha tocado vivir. Como los espartanos en Termópilas, Israel se constituye en nuestra primera línea de defensa de la vida, la libertad, la democracia y el derecho a la búsqueda de la felicidad de cada individuo sobre la tierra.
Después de 50 años, como sea que se haya formado Israel, esta nación es la única democracia de Medio Oriente rodeada de enemigos que ha logrado mantenerse a pesar de los innumerables ataques que recibe a diario de un Occidente políticamente correcto y un Oriente abiertamente violento. Más allá de las divisiones y las fronteras que Israel ha establecido luego de las guerras que ha librado por su supervivencia, se enfrentan dos tipos de mundo. Mientras que en Palestina las mujeres “adúlteras”, un término muy amplio para los musulmanes, son apedreadas, en Israel, si un hombre le llega a pegar a su esposa la verá muy mal hasta con varios años en la cárcel. ¿Por qué las feministas del mundo no ven esto? Algunos representantes del multiculturalismo hasta defienden la ablación del clítoris de las niñas musulmanas, mostrando el ejemplo de la circuncisión judía en los varones, como si fuera lo mismo! Es una práctica tan repugnante que me produce asco.
Israel es la primera línea de defensa del Occidente libre y democrático ante la barbarie musulmana. Comprendamos de una vez que el judaísmo y el cristianismo se han secularizado y se han adoptado a la modernidad occidental, es más: muchos de sus gozos son fruto de esas dos religiones. Es cierto, ambos tienen grupos de fanáticos que minan nuestras propias democracias, pero eso es normal que ocurra, debemos mantener a raya a cristianos peligrosos como David Koresh o judíos peligrosos como el asesino de Isaac Rabin. Sin embargo, el mayor enemigo a nuestras libertades es el musulmán promedio que a pesar de habitar naciones occidentales como Holanda o como Francia, sigue pensando que su ley (la Sharia) debe ser acatada por todos. Las migraciones de musulmanes a Occidente tienen una razón principal: en sus propios países les es imposible alcanzar el bienestar y la libertad porque sus estados de origen son claramente liberticidas, salvajes, bárbaros. Y no tengo pelos en la lengua para decir esto así me llamen fascista. Si señor, yo prefiero a George W. Bush que a Sadam Hussein. El señor Bush juró defender la vida de los norteamericanos, incluyendo los musulmanes a quienes nunca ha perseguido; lo que no se puede decir de Roosevelt con respecto a los japoneses. Bush mantuvo su palabra. Con la guerra de Irak trasladó el escenario de la guerra de los terroristas al otro lado del mundo o sino hoy veríamos las calles de Los Ángeles, San Francisco, Washington, Filadelfia o Nueva York en estado de conmoción como el 11 de septiembre de 2001.
Esta invasión de bárbaros pretende reconvertir a los países que los acogen en países en que reine el Islam a la vez que reina la prosperidad y la libertad, pero eso es imposible mientras el Islam no acepte una separación religión-estado como medianamente se ha logrado en Turquía y en Egipto.
Israel tiene un parlamento amplio donde se expresan toda la multitud de opiniones de sus ciudadanos. En el propio parlamento israel hay árabes que jamás habrían soñado ocupar un puesto de poder en un país musulmán. En la misma visión exclusivamente religiosa en que yo observaba la disputa Israel-Palestina, debo decir que los mayores opositores al Estado de Israel son los judíos más ortodoxos que no aceptan una Nación que se haya creado sin la llegada de su Mesías. No aceptan a Israel porque Israel es un estado secular. De todas formas ellos también forman parte en el parlamento Israelí. Utilizan los medios que les da la democracia para destruir la misma democracia israelí. Por otro lado hay judíos muy religiosos que no aceptan ni un ápice de concesiones a los palestinos. Por eso mataron a Isaac Rabin.
Israel representa nuestra vergüenza como Occidentales al haber eliminado a un tercio de los judíos europeos en los años 30 y 40 del siglo XX. El sionismo que antes había sido una oportunidad de una vida mejor para los judíos, después de 1945 constituía la única oportunidad de supervivencia ante el miserable ataque de los nazis. No más en la Polonia que fue desgarrada en dos por Hitler y Stalin, los ciudadanos polacos denunciaban a los judíos que se escondían en sus casas para apoderarse de ella, luego de que Alemania incumpliera el pacto Molotov- Ribentropp y empezara la limpieza del Este Europeo. Hoy en día, los ancianos judíos expulsados de Polonia vuelven a su antiguo barrio e identifican la casa que habitaban, mientras que el actual morador se esconde de ellos y de las cámaras de los noticiarios.
Cuando el imperio Otomano decidió unirse a las fuerzas liberticidas del segundo Reich y del imperio Austro Húngaro, se auto destruyó. Lo que había sido de él, se convirtió en legítimo botín de guerra de Inglaterra y de Francia. Palestina pasó a manos británicas. Judíos y árabes vivían en su multiculturalidad divididos solo por pequeños barrios o distritos bajo el manejo pacífico de los ingleses. Cuando se demostró la horrorosa inmensidad de la Shoa, Inglaterra amparada por la ONU no vió más camino que otorgarle un estado propio a los judíos y otro a los árabes. Lo que Inglaterra le dio a Israel fue considerablemente menor de lo que le dio a los palestinos. Sin embargo, al mundo árabe, que había demostrado sus simpatías por Hitler, no le gustó que se montara un Estado para los judíos en medio de ellos. Les ordenaron a los palestinos salir de sus casas, porque los árabes se encargarían de eliminar al naciente Estado de Israel como serpientes alrededor de la cuna de Heracles. Como no pudieron, los palestinos que habían huído por órdenes de sus correligionarios jamás regresaron. Se quedaron en unos lastimosos campos de refugiados que los árabes han eternizado para demostrarle al mundo la “maldad” de Israel. Todos los estados árabes alrededor están en la capacidad de otorgarles tierras y derechos ciudadanos a sus correligionarios palestinos pero no lo hacen para tener la excusa de matar más y más judíos. Especialmente, el rey de la colindante Jordania, quien dice haberse occidentalizado porque se casó con una occidental, pero mantiene como vecinos a unos empobrecidos palestinos, a quienes podría acoger.
En las diferentes guerras que Israel ha luchado por su supervivencia ha ganado tierras como legítimo botín de tierra, pero luego las ha devuelto por su política de “paz por territorios”. Le devolvieron los altos de Golam al Líbano, el Sinaí a los egipcios. Los árabes quieren reducir a los judíos a un gueto, en parte por la envidia que sienten ante este país próspero y libre que ha logrado niveles de desarrollo que ningún país árabe subyugado por la religión ha alcanzado. Israel le da empleo a los palestinos porque ellos y sus amigos árabes son incapaces de generar la riqueza suficiente para brindar empleo a quienes lo necesitan. Israel no mantiene en estado de apartheid a los palestinos como afirma Jimmy Carter, son los propios árabes que necesitan un objeto de odio hacia los judíos como si Israel no fuera algo más que un Estado judío. Repito es un estado secular, donde usted puede comerciar con tranquilidad, rezar cinco veces al día, recorrer el camino de Jesús hacia el Gólgota, seguir una dieta libre de cerdo o adquirir la comida kósher que quiera en ciudades cosmopolitas. Por favor alguien que ofrezca un millón de dólares a quien sea capaz de fundar un sinagoga en Arabia Saudita o en Irán.
Lo que deseo demostrar es que Israel es nuestra primera línea de defensa ante las nuevas invasiones bárbaras. Se lucha entre un Occidente democrático y un Oriente Teocrático-fascista. Si abandonamos a Israel, no habremos aprendido nada del siglo XX. Si Israel claudica, todos los valores occidentales claudican con él ante la Sharia. La prosperidad y la libertad de Israel son únicas en Medio Oriente, asegurarse de que permanezcan así es misión de todo Occidente. Por supuesto, para eso es necesario darle un Estado Propio a los palestinos, un estado que sea conformado por personas libres con un gobierno respetable con el que se pueda negociar no como el gobierno de Hamas. Los palestinos tienen derecho defender su vida y su libertad, pero también tienen la responsabilidad de luchar por ello eliminando a los terroristas.
En el tiempo que escribí mi primer artículo sobre la disputa en Medio Oriente, el señor Ariel Sharon acababa de visitar lo más alto de lo que queda del segundo templo de Jerusalem donde los musulmanes han puesto esa bella mezquita. Condené su irresponsabilidad y aún lo hago, no obstante he visto como la valentía del propio Sharon le ha devuelto prácticamente toda Gaza a los palestinos. Todos vimos como el ejército israelí debía sacar por la fuerza a los judíos que habían colonizado esa zona tan densamente poblada. Los propios soldados lloraban y se sentían avergonzados de hacer algo así, pero lo lograron, le devolvieron Gaza a los palestinos, en pos de la consigna, una y otra vez fracasada, de paz por territorios. Los israelitas devolvieron territorios ¿Alcanzaron la paz? No. Desde Gaza ahora bajo el yugo del grupo terrorista Hamas, se rompió la última tregua. Desde allí los terroristas disparan cohetes Kazaa contra barrios israelíes a civiles indefensos que no protegen a ningún soldado israelí. Y no son piedras o papas-bombas son cohetes rusos y alguien que sepa hacer armas son los rusos. ¿Desde donde disparan? Desde edificios de la ONU, desde campos de entrenamiento situados al lado de un colegio. Hasta han transportado armas en ambulancias de la Cruz Roja. Mueren y mueren niños palestinos por culpa de sus padres y hermanos que los colocan como escudos militares. Hoy los árabes incumplen la prerrogativa de 1948 de la ONU de formar un estado judío y un estado árabe, incluyendo una Jerusalem dividida con más área para los árabes que para los judíos.
En los años 30, en la Alemania Nazi que incumplía el Tratado de Versalles, Hiltler fundó orfelinatos le devolvió comida a su pueblo, prosperidad alcanzada del robo a los judíos. Años después cuando la Alemania Nazi estaba prácticamente derrotada, Hitler insistía en continuar y continuar la guerra, llamaba a combate a divisiones que ya no existían, se había vuelto loco. Se llamó a luchar a niños y ancianos por lo poco que quedaba de su patria. ¿Soviéticos y angloamericanos tuvieron misericordia con esos niños y ancianos? No mientras siguieran disparando.
Desde Normandía, donde los aliados invadieron, a la Berlín nacional-socialista, hay un trecho muy grande y esa zona era habitada por gente inocente. Así y todo los aliados tuvieron que luchar pueblo a pueblo, río a río, puente a puente, con bajas en ambos lados, porque Hitler desistía de rendirse incluso ante el último intento de golpe de estado del que milagrosamente salió vivo, lo que le permitió recordarle al maltrecho pueblo alemán que el Fhurer era un protegido de Dios, cumpliendo la misión de Dios, convicción mantenida desde que escribió Mi Lucha.
Si los árabes hubieran cumplido con las iniciales resoluciones de la ONU sin intentar exterminar a los judíos, hoy tendrían más tierra que el propio Israel. Lo que pasa es que las oportunidades a veces son aprovechadas en pos de una ganancia mejor y ya no hay forma de devolver el tiempo atrás. Eso es teoría de juegos.
El propio pueblo palestino eligió al gobierno de Hamas, eligió su propia destrucción a menos que un golpe de estado extermine a estos terroristas en el poder. El pueblo palestino ha optado por su autodestrucción. No es nada nuevo, lo eligieron los cartaginenses en las guerras púnicas y los alemanes en los años treinta.
Hoy en día, el ejército más civilizado del mundo lucha por la vida y la libertad del pueblo que le ha entregado el ejercicio de la violencia para protegerlo. El ejército israelí como cualquier otro de una nación democrática debe mantenerse a raya en cuanto al Derecho Internacional Humanitario, pero si sus enemigos disparan desde una escuela o desde una iglesia, ¿adónde más van a buscar? Las guerras del siglo XXI, en particular la guerra contra el terrorismo, requieren nuevas reglamentaciones.
Como la Alemania nazi, los palestinos han puesto a sus civiles, especialmente niños, como escudos militares. Al ejército israelí no le queda otra opción. Los enemigos de Isarel han repetido hasta el cansancio que desean arrojar a los judíos al mar, que el Estado de Israel debe desaparecer. Mientras, el pueblo israelí les brinda empleos que sus propios “gobiernos” no puede generar e insiste una y otra vez en la conformación de un estado palestino, así quede dividido en dos como Gaza y Cisjordania.
¿Es que acaso los europeos no escuchan? Miran lo que hacen los musulmanes inmigrantes en toda Europa, especialmente Holanda (donde mataron al nieto de Van Gohg) y en Francia. Si no pueden ver lo que sucede en sus propias ciudades, tampoco quieren ver lo que sucede en las ciudades de Oriente Medio. En aras del multiculturalismo callan ante los crímenes de odio efectuados por musulmanes en Europa. Desde mi visión como Deísta, cuando defendemos Israel no estamos defendiendo una religión en particular, estamos defendiendo los valores de Occidente que incluyen la libertad religiosa de la que gozamos, imposible de alcanzar en cualquier país musulmán.
Lo de Jerusalem es otra cosa. El único Estado que por el momento le puede garantizar la seguridad de los lugares sagrados a los feligreses es el Estado israelí. Por eso Jerusalem es en estos momentos indivisible.
De Termópilas (191 AC) a Jerusalén (2010 DC)
Julio César Millán
Aunque a lo largo de mi vida he tenido diferentes miradas del problema del Medio Oriente, en la actualidad he ampliado mi punto de vista para dejar de ver el problema de Israel-Palestina desde un punto netamente religioso a verlo desde un punto de vista secular.
Hoy en día pienso que el conflicto árabe-israelí más que ser un problema religioso constituye una batalla representativa del choque de civilizaciones que en esta época nos ha tocado vivir. Como los espartanos en Termópilas, Israel se constituye en nuestra primera línea de defensa de la vida, la libertad, la democracia y el derecho a la búsqueda de la felicidad de cada individuo sobre la tierra.
Después de 50 años, como sea que se haya formado Israel, esta nación es la única democracia de Medio Oriente rodeada de enemigos que ha logrado mantenerse a pesar de los innumerables ataques que recibe a diario de un Occidente políticamente correcto y un Oriente abiertamente violento. Más allá de las divisiones y las fronteras que Israel ha establecido luego de las guerras que ha librado por su supervivencia, se enfrentan dos tipos de mundo. Mientras que en Palestina las mujeres “adúlteras”, un término muy amplio para los musulmanes, son apedreadas, en Israel, si un hombre le llega a pegar a su esposa la verá muy mal hasta con varios años en la cárcel. ¿Por qué las feministas del mundo no ven esto? Algunos representantes del multiculturalismo hasta defienden la ablación del clítoris de las niñas musulmanas, mostrando el ejemplo de la circuncisión judía en los varones, como si fuera lo mismo! Es una práctica tan repugnante que me produce asco.
Israel es la primera línea de defensa del Occidente libre y democrático ante la barbarie musulmana. Comprendamos de una vez que el judaísmo y el cristianismo se han secularizado y se han adoptado a la modernidad occidental, es más: muchos de sus gozos son fruto de esas dos religiones. Es cierto, ambos tienen grupos de fanáticos que minan nuestras propias democracias, pero eso es normal que ocurra, debemos mantener a raya a cristianos peligrosos como David Koresh o judíos peligrosos como el asesino de Isaac Rabin. Sin embargo, el mayor enemigo a nuestras libertades es el musulmán promedio que a pesar de habitar naciones occidentales como Holanda o como Francia, sigue pensando que su ley (la Sharia) debe ser acatada por todos. Las migraciones de musulmanes a Occidente tienen una razón principal: en sus propios países les es imposible alcanzar el bienestar y la libertad porque sus estados de origen son claramente liberticidas, salvajes, bárbaros. Y no tengo pelos en la lengua para decir esto así me llamen fascista. Si señor, yo prefiero a George W. Bush que a Sadam Hussein. El señor Bush juró defender la vida de los norteamericanos, incluyendo los musulmanes a quienes nunca ha perseguido; lo que no se puede decir de Roosevelt con respecto a los japoneses. Bush mantuvo su palabra. Con la guerra de Irak trasladó el escenario de la guerra de los terroristas al otro lado del mundo o sino hoy veríamos las calles de Los Ángeles, San Francisco, Washington, Filadelfia o Nueva York en estado de conmoción como el 11 de septiembre de 2001.
Esta invasión de bárbaros pretende reconvertir a los países que los acogen en países en que reine el Islam a la vez que reina la prosperidad y la libertad, pero eso es imposible mientras el Islam no acepte una separación religión-estado como medianamente se ha logrado en Turquía y en Egipto.
Israel tiene un parlamento amplio donde se expresan toda la multitud de opiniones de sus ciudadanos. En el propio parlamento israel hay árabes que jamás habrían soñado ocupar un puesto de poder en un país musulmán. En la misma visión exclusivamente religiosa en que yo observaba la disputa Israel-Palestina, debo decir que los mayores opositores al Estado de Israel son los judíos más ortodoxos que no aceptan una Nación que se haya creado sin la llegada de su Mesías. No aceptan a Israel porque Israel es un estado secular. De todas formas ellos también forman parte en el parlamento Israelí. Utilizan los medios que les da la democracia para destruir la misma democracia israelí. Por otro lado hay judíos muy religiosos que no aceptan ni un ápice de concesiones a los palestinos. Por eso mataron a Isaac Rabin.
Israel representa nuestra vergüenza como Occidentales al haber eliminado a un tercio de los judíos europeos en los años 30 y 40 del siglo XX. El sionismo que antes había sido una oportunidad de una vida mejor para los judíos, después de 1945 constituía la única oportunidad de supervivencia ante el miserable ataque de los nazis. No más en la Polonia que fue desgarrada en dos por Hitler y Stalin, los ciudadanos polacos denunciaban a los judíos que se escondían en sus casas para apoderarse de ella, luego de que Alemania incumpliera el pacto Molotov- Ribentropp y empezara la limpieza del Este Europeo. Hoy en día, los ancianos judíos expulsados de Polonia vuelven a su antiguo barrio e identifican la casa que habitaban, mientras que el actual morador se esconde de ellos y de las cámaras de los noticiarios.
Cuando el imperio Otomano decidió unirse a las fuerzas liberticidas del segundo Reich y del imperio Austro Húngaro, se auto destruyó. Lo que había sido de él, se convirtió en legítimo botín de guerra de Inglaterra y de Francia. Palestina pasó a manos británicas. Judíos y árabes vivían en su multiculturalidad divididos solo por pequeños barrios o distritos bajo el manejo pacífico de los ingleses. Cuando se demostró la horrorosa inmensidad de la Shoa, Inglaterra amparada por la ONU no vió más camino que otorgarle un estado propio a los judíos y otro a los árabes. Lo que Inglaterra le dio a Israel fue considerablemente menor de lo que le dio a los palestinos. Sin embargo, al mundo árabe, que había demostrado sus simpatías por Hitler, no le gustó que se montara un Estado para los judíos en medio de ellos. Les ordenaron a los palestinos salir de sus casas, porque los árabes se encargarían de eliminar al naciente Estado de Israel como serpientes alrededor de la cuna de Heracles. Como no pudieron, los palestinos que habían huído por órdenes de sus correligionarios jamás regresaron. Se quedaron en unos lastimosos campos de refugiados que los árabes han eternizado para demostrarle al mundo la “maldad” de Israel. Todos los estados árabes alrededor están en la capacidad de otorgarles tierras y derechos ciudadanos a sus correligionarios palestinos pero no lo hacen para tener la excusa de matar más y más judíos. Especialmente, el rey de la colindante Jordania, quien dice haberse occidentalizado porque se casó con una occidental, pero mantiene como vecinos a unos empobrecidos palestinos, a quienes podría acoger.
En las diferentes guerras que Israel ha luchado por su supervivencia ha ganado tierras como legítimo botín de tierra, pero luego las ha devuelto por su política de “paz por territorios”. Le devolvieron los altos de Golam al Líbano, el Sinaí a los egipcios. Los árabes quieren reducir a los judíos a un gueto, en parte por la envidia que sienten ante este país próspero y libre que ha logrado niveles de desarrollo que ningún país árabe subyugado por la religión ha alcanzado. Israel le da empleo a los palestinos porque ellos y sus amigos árabes son incapaces de generar la riqueza suficiente para brindar empleo a quienes lo necesitan. Israel no mantiene en estado de apartheid a los palestinos como afirma Jimmy Carter, son los propios árabes que necesitan un objeto de odio hacia los judíos como si Israel no fuera algo más que un Estado judío. Repito es un estado secular, donde usted puede comerciar con tranquilidad, rezar cinco veces al día, recorrer el camino de Jesús hacia el Gólgota, seguir una dieta libre de cerdo o adquirir la comida kósher que quiera en ciudades cosmopolitas. Por favor alguien que ofrezca un millón de dólares a quien sea capaz de fundar un sinagoga en Arabia Saudita o en Irán.
Lo que deseo demostrar es que Israel es nuestra primera línea de defensa ante las nuevas invasiones bárbaras. Se lucha entre un Occidente democrático y un Oriente Teocrático-fascista. Si abandonamos a Israel, no habremos aprendido nada del siglo XX. Si Israel claudica, todos los valores occidentales claudican con él ante la Sharia. La prosperidad y la libertad de Israel son únicas en Medio Oriente, asegurarse de que permanezcan así es misión de todo Occidente. Por supuesto, para eso es necesario darle un Estado Propio a los palestinos, un estado que sea conformado por personas libres con un gobierno respetable con el que se pueda negociar no como el gobierno de Hamas. Los palestinos tienen derecho defender su vida y su libertad, pero también tienen la responsabilidad de luchar por ello eliminando a los terroristas.
En el tiempo que escribí mi primer artículo sobre la disputa en Medio Oriente, el señor Ariel Sharon acababa de visitar lo más alto de lo que queda del segundo templo de Jerusalem donde los musulmanes han puesto esa bella mezquita. Condené su irresponsabilidad y aún lo hago, no obstante he visto como la valentía del propio Sharon le ha devuelto prácticamente toda Gaza a los palestinos. Todos vimos como el ejército israelí debía sacar por la fuerza a los judíos que habían colonizado esa zona tan densamente poblada. Los propios soldados lloraban y se sentían avergonzados de hacer algo así, pero lo lograron, le devolvieron Gaza a los palestinos, en pos de la consigna, una y otra vez fracasada, de paz por territorios. Los israelitas devolvieron territorios ¿Alcanzaron la paz? No. Desde Gaza ahora bajo el yugo del grupo terrorista Hamas, se rompió la última tregua. Desde allí los terroristas disparan cohetes Kazaa contra barrios israelíes a civiles indefensos que no protegen a ningún soldado israelí. Y no son piedras o papas-bombas son cohetes rusos y alguien que sepa hacer armas son los rusos. ¿Desde donde disparan? Desde edificios de la ONU, desde campos de entrenamiento situados al lado de un colegio. Hasta han transportado armas en ambulancias de la Cruz Roja. Mueren y mueren niños palestinos por culpa de sus padres y hermanos que los colocan como escudos militares. Hoy los árabes incumplen la prerrogativa de 1948 de la ONU de formar un estado judío y un estado árabe, incluyendo una Jerusalem dividida con más área para los árabes que para los judíos.
En los años 30, en la Alemania Nazi que incumplía el Tratado de Versalles, Hiltler fundó orfelinatos le devolvió comida a su pueblo, prosperidad alcanzada del robo a los judíos. Años después cuando la Alemania Nazi estaba prácticamente derrotada, Hitler insistía en continuar y continuar la guerra, llamaba a combate a divisiones que ya no existían, se había vuelto loco. Se llamó a luchar a niños y ancianos por lo poco que quedaba de su patria. ¿Soviéticos y angloamericanos tuvieron misericordia con esos niños y ancianos? No mientras siguieran disparando.
Desde Normandía, donde los aliados invadieron, a la Berlín nacional-socialista, hay un trecho muy grande y esa zona era habitada por gente inocente. Así y todo los aliados tuvieron que luchar pueblo a pueblo, río a río, puente a puente, con bajas en ambos lados, porque Hitler desistía de rendirse incluso ante el último intento de golpe de estado del que milagrosamente salió vivo, lo que le permitió recordarle al maltrecho pueblo alemán que el Fhurer era un protegido de Dios, cumpliendo la misión de Dios, convicción mantenida desde que escribió Mi Lucha.
Si los árabes hubieran cumplido con las iniciales resoluciones de la ONU sin intentar exterminar a los judíos, hoy tendrían más tierra que el propio Israel. Lo que pasa es que las oportunidades a veces son aprovechadas en pos de una ganancia mejor y ya no hay forma de devolver el tiempo atrás. Eso es teoría de juegos.
El propio pueblo palestino eligió al gobierno de Hamas, eligió su propia destrucción a menos que un golpe de estado extermine a estos terroristas en el poder. El pueblo palestino ha optado por su autodestrucción. No es nada nuevo, lo eligieron los cartaginenses en las guerras púnicas y los alemanes en los años treinta.
Hoy en día, el ejército más civilizado del mundo lucha por la vida y la libertad del pueblo que le ha entregado el ejercicio de la violencia para protegerlo. El ejército israelí como cualquier otro de una nación democrática debe mantenerse a raya en cuanto al Derecho Internacional Humanitario, pero si sus enemigos disparan desde una escuela o desde una iglesia, ¿adónde más van a buscar? Las guerras del siglo XXI, en particular la guerra contra el terrorismo, requieren nuevas reglamentaciones.
Como la Alemania nazi, los palestinos han puesto a sus civiles, especialmente niños, como escudos militares. Al ejército israelí no le queda otra opción. Los enemigos de Isarel han repetido hasta el cansancio que desean arrojar a los judíos al mar, que el Estado de Israel debe desaparecer. Mientras, el pueblo israelí les brinda empleos que sus propios “gobiernos” no puede generar e insiste una y otra vez en la conformación de un estado palestino, así quede dividido en dos como Gaza y Cisjordania.
¿Es que acaso los europeos no escuchan? Miran lo que hacen los musulmanes inmigrantes en toda Europa, especialmente Holanda (donde mataron al nieto de Van Gohg) y en Francia. Si no pueden ver lo que sucede en sus propias ciudades, tampoco quieren ver lo que sucede en las ciudades de Oriente Medio. En aras del multiculturalismo callan ante los crímenes de odio efectuados por musulmanes en Europa. Desde mi visión como Deísta, cuando defendemos Israel no estamos defendiendo una religión en particular, estamos defendiendo los valores de Occidente que incluyen la libertad religiosa de la que gozamos, imposible de alcanzar en cualquier país musulmán.
Lo de Jerusalem es otra cosa. El único Estado que por el momento le puede garantizar la seguridad de los lugares sagrados a los feligreses es el Estado israelí. Por eso Jerusalem es en estos momentos indivisible.


El NEGACIONISMO DEL HOLOCAUSTO (NH) – CRIMEN TERRIBLE

—1ª. Algunos musulmanes, especialmente de Siria Sur (que se proclaman de la Palestina Romana); argumentan que es el mismo sionismo, el verdadero enemigo del pueblo y con caradura sostienen que SIONISMO es el promotor de la judeofobia, es el verdadero interesado en que los judíos huyan hacia Israel. Así se reiteran el ardid de poner a la víctima como victimario (como ejecutor). “La mejor propaganda para el Estado de Israel dicen que es el judío muerto” será por esto que ellos usan escudos humanos civiles y ponen en escena niños y cuerpo destrozados pero maquillados, Y agregan: “después de estudiar profundamente el tema, y basado en eruditos… (claro los eruditos negacionistas) hemos llegado a la conclusión de que durante la Segunda Guerra Mundial ni un solo judío fue muerto por ser judío… Sólo las mentiras de los seis millones posibilitó la presión sionista para establecer el Estado de Israel y su financiamiento con capital alemán y occidental”.

—2ª. Una variante aun más cruel del mismo argumento, dice que los sionistas se asociaron con los propios nazis para exterminar a los judíos. La expuso gente como Lenni Brenner, muy difundido en la URSS, y llegó al escándalo en Londres en 1987 cuando el Royal Court Theatre decidió no presentar la obra Perdition de Jim Allen, que sostenía esa calumnia. Era en palabras del autor “el ataque más letal contra el sionismo escrito jamás”.

—3ª. Un rastreo de los comienzos de la NH nos lleva a los promotores del Holocausto mismo, durante el cual por lo menos los cabecillas nazis, Martin Bormann y Heinrich Himmler y tambien Adolf Hitler, prohibieron toda mención pública de la “Solución Final”. Entonces el objetivo de la NH se limitaba a preservar la inconsciencia judía acerca de la dimensión del ataque, a fin de asesinarlos sin resistencia.  Recordemos que se enriquecieron con propiedades de los que emigraron (pues al principio, los dejaban salir, pero no les dejaban sacar todas sus propiedades, o se los robaban y arrebataban). Todo el holocausto se basaba en la tradición helenista, romana y cristiana de perseguir y forzar a conversiones y/o ejecutar a individuos y comunidades. Uno de los jerarcas nazis más brutales, Julius Streicher, arguyó en su defensa durante los juicios de Nürenberg que no había hecho sino cumplir con los consejos de Lutero.

 

—4ª.La NH es un fraude peligroso, porque al blanquear los crímenes del nazismo hace posible su reedición, y disemina el odio bajo la excusa de “libertad de expresión” mientras transgrede doblemente la ley: por apología del delito y por incitación a la violencia. Ahí están los líderes de Hezbolá, Hamás, Al Fatah, Al Qeda, y ese señor Admadineyat del Irán…

—5º. La NH ha expandido la mitología judeofóbica. A llamar a los judíos leprosos, adoradores de asnos, deicidas, pueblo testigo, asesinos de niños, bárbaros, virus racial, explotadores, confabuladores internacionales y racistas, se agrega ahora el de “inventores de Holocaustos”.  Curiosamente los que NH, quieren y desean y posiblemente apoyarían que se realice en la actualidad algunos cristianos, algunos musulmanes, como también algunos extremistas de la  radicalidad de las derechas e izquierdas.

 

El NH se basa, en la misma actitud, de asignar el asesinato de Jesús al Sanedrín, cuando fueron los romanos los que lo ajusticiaron por proclamarse rey (contra autoridad del cesar). Además pensemos que el sanedrín no se reunía en días de pascua y eran muy contrarios a aplicar penas de muerte (decían que era grave aplicar una pena de muerte por 7 años, e incluso por 70 años). Roma, por su parte tenía la política de aplicar reiterada y fácilmente la pena de muerte (incluso en el madero poniendo el delito en rotulo del madero: rey de los judíos).

Pero claro, los apostólicos de Pablo de Tarso y los obispos del imperio no querían reconocer el juicio y ajusticiamiento de Jesús por romanos y autoridades romanas (recuerdan al gobernador lavándose las manos, la purificación del netilat yadaim más propio de un judío que de un pagano idólatra). Los romanos, asumiendo la religión y fundiéndola con el mitraismo, quisieron se demostrase la bondad del gobernador ante el dios-humano de la religión del Imperio (y enfrente la maldad de los judíos).

 Basado en  Blog de WordPress.com.

Roguemos al Eterno (bendito sea), que si es posible no se vuelvan a producir matanzas, ni guerras religiosas, ni intentos de exterminios del pueblo judío. Más parecen, que siempre hay perversos como griegos, como romanos, como cristianos, como católicos, como musulmanes, como nazis, como zaristas, como extremistas de izquierdas y derechas. Y estemos vigilantes todos judíos y noájidas… para que ¡NO PASE NUNVA MÁS!

 

TODO ESTO, SERÍA RESUELTO SI LA HUMANIDAD ABRAZA LOS MITZVOT, algo tan claro y que parecería posible, dejar de hacer el mal y hacer el bien (y en concreto No asesinar y otros…).

Asesinato neofascista conmueve a España

Ocurrió en 2007, pero sus imágenes recién fueron difundidas. Un soldado que iba a una marcha contra inmigrantes mató de una puñalada en el corazón a un hombre

El 12 de noviembre de 2007, Josué Estébanez de las Heras, de 24 años, asesinó en el subte de Madrid a Carlos Javier Palomino, de 16. Las imágenes del hecho, tomadas por las cámaras de seguridad del metro, fueron recién difundidas por completo y muestran cómo el agresor, soldado profesional del Regimiento Inmemorial del Ejército que viajaba a una manifestación contra los inmigrantes organizada por el grupo Juventudes de Democracia Nacional, espera al agredido en la puerta de uno de los vagones para luego darle una cuchillada en el corazón.

El terrible crimen ocurrió en la estación de Legazpi. Allí, Estébanez de las Heras, con una navaja en su mano derecha, esperó que se abrieran las puertas del vagón en el que estaba. Cuando Palomino ingresó, y luego de que éste le hiciera un comentario, el asesino le dio sólo una puñalada en el ventrículo izquierdo del corazón y lo arrojó fuera del subte.

A continuación, el agresor fue increpado por varios jóvenes, dos de los cuales fueron heridos. Ante semejante escena, el resto de los pasajeros huyó del vagón, mientras que los guardias de seguridad se acercaron a Estébanez y llamaron a la Policía. El victimario realizó un saludo nazi a sus compañeros de marcha.

Finalmente, escapó del lugar, luego de que uno de los neofascistas activara el extintor. Sin embargo, el joven fue capturado y el fiscal pide 29 años de prisión por haber actuado “con la finalidad de acabar con la vida de la víctima” y de intentar asesinar a su amigo, publicó el diario Clarín.

Que se esconde detras de la visita del papa a israel

“La historia de las relaciones entre Israel y el Cristianismo está saturada de lágrimas y sangre” Cardenal Joseph Ratzinger, Jerusalén, 1995

La visita del Sumo Pontífice a Tierra Santa ha despertado numerosos interrogantes acerca de las relaciones entre dos de los estados más pequeños y, probablemente, más influyentes del mundo: El Vaticano e Israel. ¿Cuáles son los verdaderos y peregrinos objetivos de la Santa Sede?, ¿Qué representa este viaje del Papa para el Estado Judío?

La hostilidad de la Iglesia Católica hacia los hebreos, sustentada durante siglos por variadas doctrinas teológicas, influyó para que los conflictos entre Israel y el Vaticano comenzaran en 1948, cuando la Santa Sede condicionó el reconocimiento del Estado Judío a que éste “revisara el Juicio Final a Jesucristo”.

La tradicional postura histórica tuvo un favorable punto de inflexión durante el papado de Juan XXIII, quien además de excluir la frase “pérfidos judíos” de los rezos ecuménicos, impulsó el Concilio Vaticano II, el cuál concluyera su sucesor Pablo VI (1965) con la declaración Nostra Aetate (En nuestros tiempos), atestiguando que los judíos son bien queridos por Dios y comparten el mismo patrimonio espiritual que los cristianos.

Pasarían veinticinco años, (30/12/1993), hasta que la Santa Sede e Israel formalizaran un acuerdo para regir las relaciones entre ambos estados y abrigar esperanzas concretas. Desde entonces, representantes de ambos Estados han negociado acerca de diferentes temas, en particular aquellos vinculados a la propiedad y administración de los lugares santos católicos en Israel.

Aunque las cordiales negociaciones no acabaron con la totalidad de arcaicos desencuentros y resentimientos entre el Vaticano e Israel, existe mayor conciencia sobre la necesidad, complejidad y alcance de cada nuevo acuerdo; el cuál trasciende los reducidos límites geográficos e influye directamente sobre la vida de cientos de millones de católicos y millones de judíos.

La visita oficial de la Iglesia Católica a Tierra Santa es siempre una oportunidad para que todos sus participantes comprendan el alcance histórico de las decisiones, profundicen compromisos y encuentren nuevos espacios de consenso.

Los intereses del Vaticano

Dos centros de interés dirigen la visita del Santo Padre: Mejorar su deteriorada imagen y promover un acuerdo definitivo sobre el status de los sitios católicos bajo soberanía Israelí.

El primer tema requerirá de un significativo esfuerzo por parte del Vaticano. En lo que va de su papado, Benedicto XVI ofendió en varias ocasiones al Pueblo Judío. Principalmente cuando defendió a Pio XII, conocido como ¨El Papa Nazi” y también, al levantar la excomunión a los cuatro obispos consagrados en 1988 por el prelado antisemita y cismático Marcel Lefebvre. Entre los clérigos absueltos estaba el británico Richard Williamson, tristemente famoso por declarar que en Alemania nazi “no existieron las cámaras de gas” y sólo 300.000 personas murieron en los campos de concentración.

Respecto al otro interés pontificio, el acuerdo fiscal sobre las propiedades de la Iglesia aún no ha sido firmado. La razón es sencilla. Aunque la ley israelí reconoce a los templos religiosos exención de los impuestos sobre bienes inmuebles, el Vaticano pretende dispensas semejantes sobre otras instalaciones de su propiedad, (hoteles, escuelas y residencias), de controvertido status fiscal pero considerable beneficio económico.

Valor estratégico para Israel

El gobierno israelí considera de vital importancia el respaldo del Papa para que los iraníes detengan su plan de desarrollo atómico y cese el financiamiento a los grupos armados que atentan contra la seguridad de Israel.

Aunque el Vaticano está comprometido en aportar una solución pacífica al conflicto árabe israelí, tanto su silencio frente al apoyo iraní a los grupos terroristas de Hezbollah y Hamas; cuanto la permanencia de la delegación oficial en la última Conferencia Mundial contra el Racismo, mientras el presidente Mahmoud Ahmadinejad, calificaba a Israel de ¨Estado totalmente racista”; plantea serios interrogantes sobre la confiabilidad del apoyo diplomático internacional que el Estado Pontificio ofrece a Israel.

Nada nuevo bajo el sol

Los ambiciosos intereses de la Nación Hebrea y la Santa Sede ponen a prueba a ambos Estados, y vale la pena señalarlo, liderados hoy por facciones políticas conservadoras e inflexibles a la hora de ceder en negociaciones.

Desde un punto de vista pragmático, Israel puede ofrecer a la Iglesia Católica los sitios sagrados y las concesiones fiscales que ésta persigue pero, cabe reconocer, el Sumo Pontífice no goza de la misma libertad para darle a Israel el apoyo diplomático que requiere. Se trata de una amenaza existencial: El fundamentalismo islámico también condiciona las acciones del Vaticano y representa un peligro inminente para todos los miembros de la comunidad católica que habitan la aldea global.

En este contexto, judíos y católicos vuelven a desencontrarse y se rigen una vez más por la seguridad que brinda el status quo. Sin embargo, con el pacto de 1993 como horizonte de referencia, esta visita aún se ubica al comienzo de un complejo proceso de normalización de relaciones.

Por Daniel Alaluf y Gabriel Bacalor
Copyright © Global Israel, 2009

LA INTERNACIONAL FUNDAMENTALISTA – ISLAMICO – MARXISTA

LA INTERNACIONAL FUNDAMENTALISTA – ISLAMICO – MARXISTA
Por Ulrich Sorensen

El conflicto en Gaza ha puesto de relavancia una vez más, la acción coordinada y simultánea de la estrategia y las actividades de dos peligrosos fundamentalismos contemporáneos: el islámico y el de la izquierda radical.

El primero es de corte teocrático. El segundo, ateo y marxista. Parecería, en principio, que del punto de vista ideológico nada pueden tener en común estas virulentas expresiones fanáticas. Sin embargo, nuevamente en la historia vuelven a juntarse ideologías dispares y hasta totalmente opuestas, por razones de estrategia, destinadas a alcanzar objetivos comunes o parecidos. Recordemos, como ejemplo, el eje nazi-comunista formado por Hitler y Stalin. En su tiempo, asombró al mundo. Hoy día ya casi ni asombra, por su frecuente reiteración, con otros ropajes, pero con la misma esencia.

Los fundamentalismos se caracterizan por el absolutismo de sus conceptos, el sentirse poseedores de la verdad absoluta, por la descalificación y demonización de los adversarios, por la utilización de la violencia y el agravio, por el apoyo directo o indirecto al terrorismo, por la avalancha masiva sobre los medios de comunicación, y por ignorar o enfrentar todo aquello que pone en evidencia sus tremendas contradicciones. En el fundamentalismo no impera la lógica, sino las consignas basadas en el resentimiento, el odio y la confrontación. Todo aquel que no coincide con ellos es considerado enemigo o infiel. Pueden utilizar la democracia, para una vez usurpada, vaciarla de contenido y socavarla desde adentro en sus raíces morales, conceptuales y de valores esenciales. Instaurarán luego sus regímenes tiránicos y absolutistas.

Durante ocho años, el Estado de Israel y sus ciudadanos estuvieron recibiendo miles y miles de misiles en sus fronteras norte y sur. Mataron, hirieron y atemorizaron indiscriminadamente a miles de seres humanos, mayoritariamente judíos, sin que la Internacional Fundamentalista Islámico-Marxista hiciera la más mínima condena contra esta flagrante y descarada violación de los derechos humanos de la gente de Israel. Guardaron sepulcral silencio y no pidieron apoyo humanitario a los atacados israelíes. También guardaron silencio ante las virulentas y abiertas amenazas de los líderes de Hamás y Hizbollah, como del presidente iraní, de “destruir a Israel”.

La Internacional Fundamentalista Islámico-Marxista respaldó con su cómplice silencio estos designios nefastos. Lo que resulta más incomprensible aun es el silencio o pasividad de las propias Naciones Unidas, tan prestas en condenar a Israel, y tan renuentes en condenar a sus juramentados enemigos, los cuales violan todos los principios y razón de ser de las propias Naciones Unidas.

Basta que Israel ejerza su derecho a la legítima defensa (como se lo respalda la propia Carta de las Naciones Unidas, de la cual es miembro desde que fue creado por las mismas Naciones Unidas en 1947), para que los peores agravios, las mentiras más falaces, las manifestaciones coordinadas en varios países del mundo, las tergiversaciones de las noticias, fotografías y otros aspectos del conflicto en Gaza ahora o en Líbano hace dos años, las amenazas desembozadas de “liquidar a Israel” y atacar a las comunidades judías, las campañas propagandísiticas de cuño antisemita, exploten de manera coordinada y totalmente similar en sus manifestaciones. ¿Hay quienes inteligentemente no se sorprendan de esta coordinación y simultaneidad?

De acuerdo a la “lógica” de estos agresivos fundamentalismos, lo que está prohibido a Israel y a los judíos, está permitido y es apoyado cuando se trata de países islámicos teocráticos y de las organizaciones terroristas juramentadas a destruir a Israel. Dicen defender a los palestinos, cuando olvidan y no condenaron la masacre cometida por los palestinos de Hamás contra los palestinos de Al Fatah, porque estos últimos están dispuestos a reconocer a Israel y a negociar con sus autoridades, para crear el Estado palestino y vivir en paz ambos Estados.
Esta Internacional Fundamentalista no proclama la paz y armonía entre israelíes y palestinos. Dice apoyar la creación del Estado palestino, pero no respeta el derecho de los judíos a tener el legítimo Estado de Israel. Sus metas están bien claras: borrar a Israel del Medio Oriente, y seguir avanzando posterior y simultáneamente en socavar la civilización occidental defensora de la democracia verdadera y los derechos humanos, y donde prosperan valores y conceptos de respeto a la dignidad humana.
El Fundamentalismo Marxista se agravia cuando se violan los derechos humanos.

Pero la geografía de su ideología y estrategia excluye la obligación de respetar y fomentar los derechos humanos en los países islámicos o en los autodenominados “países progresistas”, donde se violan TODOS los derechos humanos, y de las dictaduras de otro cuño, que se tornan “legítimas” cuando se proclaman de izquierda.
Su óptica selectiva silencia la condena contra Putin y sus secuaces, cuando han masacrado a pueblos enteros, por no querer someterse a su poder. ¿No les duele la flagrante violación de los derechos de dichas poblaciones, y la forma cruel en que han sido asesinados segmentos numerosos de sus sociedades? ¿O es que el pasado comunista y KGB de Putin lo viste con un manto de impunidad?
Imaginemos si toda esa energía y movilización desplegada por la Internacional Fundamentalista, se dirigiera a proclamar la paz entre árabes e Israelíes, y a promover la creación de un Estado Palestino democrático, conviviendo en paz y buenas relaciones con el Estado de Israel.

¿Esta actitud no sería más coherente con toda la fraseología, slogans y manifestaciones masivas, que dicen defender la autodeterminación de los pueblos (mientras niegan a los judíos su derecho a la misma), la defensa de los derechos humanos (que sistemáticamente violan varios de los países que integran esta Internacional Fundamentalista), y su tan reiterada defensa de la paz (que no les interesa cuando se trata que árabes y judíos vivan en paz en Medio Oriente). La humanidad saldría ganando, y se contribuiría a generar una era de convivencia en lugar de confrontación.
En lugar de ello, prefieren apoyar al terrorismo, sembrar el odio contra los judíos y el Estado de Israel, y pretenden que los terroristas palestinos puedan atacar impunemente a Israel y que Israel no se defiendan.
Sólo pensar en el eje “progresista” Chavez – Ajmadinejad (incrementado por Evo, el boliviano), y todos sus secuaces en el mundo, despierta la preocupación no sólo por el destino y la suerte de Israel, sino de Occidente como civilización. Muchos líderes islámicos lo dicen desembozadamente, mientras el déspota venezolano utiliza otra terminología, aunque sus designios son coincidentes con la estrategia islámica, a la cual ayuda a penetrar en América Latina.

Por ello quiere perpetuarse en el poder y seguir liderando con todos los recursos y medios, esta peligrosa ingerencia de la Internacional Fundamentalista Islámico-Marxista en América Latina.
Israel está determinado a vivir y a defenderse. No está dispuesto a aceptar pasivamente que se cumplan los designios del tirano iraní (acompañado por otros líderes de la Internacional Fundamentalista) de borrar a Israel y a sus judíos del mapa.

¡Cómo les cuesta entender que Israel y el pueblo judío no permitirán otro Holocausto! Los judíos de hoy no están dispuestos a dejar su destino en otras manos que no sean las propias.

¡HAN APRENDIDO DE LA HISTORIA!

Y las propias Naciones Unidas, tan sensibles a condenar a Israel, deberían hacer algo para defender a este pequeño país que ellas mismas contribuyeron legítimamente a fundar, y deberían condenar y sancionar a Irán por amenazar desde dentro de las propias Naciones Unidas, la existencia misma del Estado de Israel.
Pero Occidente y sus democracias no pueden ser indiferentes ante el problema de Israel. Ya Occidente se dejó seducir por el palabrerío de Hitler, y tuvo que pagar más tarde un precio terrible. Occidente debe aprender A TIEMPO, que debe tomar en serio las amenazas y acciones destinadas a socavar su propia existencia. Muchos países occidentales ya tienen dentro suyo a las quinta columnas integrantes de la Internacional Fundamentalista Islámico-Marxista, que mientras gritan y actúan contra Israel, están también demostrando que están preparando el momento de apoderarse de Occidente, para imponerle sus retrógrados regímenes.

¿Habrá aprendido Occidente su propia historia?

Supóngase que vive en el sur de Israel

Supóngase que todos los días, todos y a cualquier hora, pero varias veces por jornada, le caen misiles en su casa, en la de sus familiares, en las de sus vecinos, en la escuela de sus hijos o hermanos, en el hospital donde está su prima dando a luz, en cualquier lado, a cualquier hora, sin ninguna razón valedera.

Supóngase que con sus impuestos usted está dando alimento, medicina, educación, electricidad, agua, etc. a los habitantes y gobierno que cobijan a los que lanzan misiles y aterrorizan constantemente.

Por si fuera poco vivir pendiente de la sirena de ataque con misil y de correr al refugio antiaereo, supóngase no puede ir a una plaza, un cine, un ómnibus, un mercado, la calle, un bar, la playa, el templo, nada, porque otro terrorista se volará y matará a usted, a sus hijos, a sus padres, al vecino, al desocnocido, o dejará heridos y tullidos graves.

Supóngase que ha dado una gran parte del territorio de su país y dinero y bienes y servicios a esos mismos terroristas que siguen desde las sombras atacando a su patria. Si hasta se ha enfrentado con su hermano para arrancarle el estupendo asentamiento agrícola que él levantó en medio del desierto y dárselo con frutos y prosperidad a los infames terroristas y sus aliados.

Supóngase que esos criminales son tan cobardes, tan poco hombres, tan escoria humana, que en lugar de salir a guerrerar como soldados entrenados y pertrechados que son, se esconden en escuelas, en hospitales, en asilos, detrás de nños, detrás de ancianos, etc.
Además, usan la complicidad de la prensa comprada o ansiosa por su sangre, para hacerse pasar por los buenos del cuento, por héroes idealistas, por emancipadores, por personas de paz, cuando no son otra cosa que delincuentes, terroristas, asesinos, ladrones, impotentes-prepotentes.

Supóngase que usted pide paz, trabaja por la paz, da casi todo a cambio de la paz, pero del otro lado solamente hay odio, amenazas de liquidarlo, de echarlo al mar, y no paran los otros de reclamar más y más. Lo único que saciará al enemigo es su sangre flotando en el mediterráneo, su presencia borrada del mapa, su recuerdo olvidado. Ellos no quieren nada de paz, ni un tratado, ni negociaciones, ni compartir una tierra, ni hacer caso al Corán en lo que respecta a Israel para los judíos por siempre, ni vivir en armonía, ni aceptar los derechos humanos. Ellos, los palestinos en su mayoría, los líderes en su totalidad, solamente quieren el genocidio de los judíos, la extirpación de Israel. Ellos son el brazo armado, uno más, del imperialismo árabe musulmán que ocupa gran parte de África, Asia y Europa. Ellos son los que buscan la destrucción de todos los que no sean musulmanes, para lo cual deben eliminar primer a los judíos, que son el obstáculo más importante a la hora de que ellos consigan sus afanes imperialistas globales.

Supóngase que usted habla de paz, y hace todo lo que puede para que no sea una palabra solamente, pero del otro lado sólo ladran “paz” cuando por fin usted no tiene más remedio que salir a defenderse, porque su cuerpo y alma ya no soportan más que la castiguen a diario.

Y para colmo, en este torcido mundo del revés, cuando usted se defiende salen de sus covachas los progres, los que lo odian, los que no tienen idea pero opinan, los que no tienen nada que ver pero se meten, los que pueden hacer algo pero prefieren mirar para otro lado, todos sus enemigos y los neutrales peligrosos le ordenan que no se defienda más, que se quede quieto, que no tiene derecho a defenderse, porque si se defiende usted es un imperialista, si se defiende usted es un genocida, si se defiende usted es un nazi, si se defiende usted debe ser eliminado del mapa. Le ordenan con toda la malicia del mundo que deje que la violen, que la hieran, que la maten, que la roben, que siga siendo el judío del gueto, ahora ya no golpeado por una horda de estúpidos antisemitas, sino por un grupo de imperialistas y sus asociados.
Usted, como judío o israelí, no tiene derechos “humanos”.
Es solamente el judío del gueto que debe aceptar todo tipo de humillaciones, maltratos, perversiones y ni siquiera intenter defenderse, so pena de ser “ajusticiado” internacionalmente por un tribunal presidido por el generador de terrorismo mundial (Irán).

Dígame lector que con tanta ligereza e ignorancia opina, digame usted, ¿usted se puede poner en lugar de esos israelíes que a diario sufren todo esto?

Mientras usted no soporta la lluvia de misiles durante meses o años, ni los ataques terroritas de a pie o en camión bomba, ni el asedio constante, ni la humillación continua, mientras usted se sienta frente a su monitor a declarar cualquier cosa que se le ocurra, mientras tanto, los terroristas palestinos siguen usando niños y enfermos como escudos, siguen mintiendo y difundiendo sus falsedades, siguen cobrando millonadas de dinero de parte de Irán y los títeres de turno, siguen manteniendo sometida a la propia población a todo tipo de crueldades, siguen instruyendo para el odio y la sangre a los niños desde la cuna, siguen haciéndose las víctimas cuando son los primeros en vivir agrediendo desde las sombras.

Así es la cosa, que usted solamente debe suponer ya que tiene la liviandad de opinar porque se le ocurre y es gratis, y es muy progre, y es muy de pacifista.

Quien esté informado, quien esté construyendo shalom, ¿puede ser tibio, neutral, propalestino?