Archivo de la categoría: manipulador

Constructor o Destructor


La formación de nuestra vida y de nuestro interior es como la construcción de un edificio, se construye sobre bases solidas y fuertes para que esa edificación tenga la capacidad suficiente de soportar  cualquier fenómeno que pueda afectarlo.

Nos tomamos toda la vida, construyendo esa edificación y para ello se requieren diferentes materiales, y con el pasar del tiempo llegan constructores a esa edificación, Todas las experiencias que vivimos, de las cuales aprendemos y las cuales nos dejan enseñanzas importantes. Todos los sueños que tenemos, las metas que trazamos y los logros que obtenemos, la experiencia que vivimos con nuestros padres, hermanos, amigos, maestros etc. son constructores para nuestra edificación. Y de eso algo bueno queda en nuestra vida, son andamios que se suman a nuestra gran construcción y tenemos el deseo de que nuestra edificación llegue muy alto. Pero muchas veces no solo existen constructores de vida, existen destructores de esa misma vida, situaciones que nos desgastan, pensamientos que nos lastiman, que no nos dejan avanzar que nos estancan, que nos arruga el corazón y que nos quitan todas las fuerzas de seguir adelante. El desconcierto y la desesperación se adueñan de nosotros y es como una venda que ponemos frente a nuestros ojos que nos impide seguir construyendo y esa construcción se detiene y con esa detención se estancan muchos de nuestros pensamientos y deseos.

Muchas personas llegan a nuestras vidas a destruir, son destructores, destruyen hogares, destruyen vidas, acaban con los sueños, nos arrebatan las esperanza trabajan en pro del mal, del odio del rencor, de generar discordia entre los demás. Son causantes de dolor y desesperanza, son disociadores, imprudentes, manipuladores y finalmente logran destruir grandes edificaciones, viven por la vida de los demás y  es ahí cuando sentimos que nada tiene sentido, porque otro a destruido nuestras ilusiones.

Nunca es justo que existan personas capaces de lastimar a los demás y de adueñarse de la vida que nos les pertenece. Porque cada quien en la vida va construyendo su edificio  y cada quien determina su altura, van desapareciendo gradualmente los andamios, terminando la parte externa de la fachada. La base de nuestros primeros andamios nos permitirá cierta altura pero también es importante nuestro acabado interior. ¿Qué hay dentro de cada uno de nosotros?  Porque entonces existen seres que quieren decidir por nosotros y acabar con nuestro interior?

La base de esa edificación siempre deberá ser DIOS pues es la base más solida sobre la cual se puede construir. Cuando esa edificación se construye sobre otras bases esa edificación tiende a destruirse y a destruir sus alrededores.

¿En qué bases construyen sus vidas estas personas que solo saben hacerles daño a los demás?

¿Que estamos siendo, constructores o destructores de vida y  edificaciones?

¿Lider o manipulador?

“El mejor líder es el que apenas se hace notar, no aquel al que la gente obedece y aclama, ni al que todos desprecian. El buen líder habla poco, y cuando ha concluido su trabajo y alcanzado su propósito, la gente dirá: lo hicimos nosotros”.  Lao Tse


Con base a este pensamiento, se puede añadir que el líder influye  de forma tal que al final sus seguidores indican “lo hicimos nosotros”

Sin embargo, en ocasiones, existen seguidores que no diferencian a un líder de un manipulador y piensan, incluso, que están siendo influidos cuando en realidad sólo están siendo manipulados.  Entonces nos preguntamos ¿Cómo podemos identificar a un manipulador?

En EL PRÍNCIPE, Maquiavelo presenta su ideal de líder, el cual, más bien, se ajusta al significado de la palabra manipulador: Según él: “El líder arrastra una fuerte connotación oportunista que aconseja modificar opiniones y criterios según el interlocutor que se tenga que afrontar.

Inclusive añade que “es necesario que el hombre obligado a dirigir tenga el ánimo dispuesto a cambiar según soplen los vientos de la fortuna y según vengan las cosas. Prospera aquel que se adapta a los tiempos que corren, y de la misma manera, fracasa quien actúa contracorriente.”

Definitivamente, estasdescripciones no encierran la verdadera concepción de un líder quien ha de ser una persona con muchas cualidades y virtudes.

Un manipulador más bien posee las siguientes características:

  • Oculta, distorsiona o disfraza algo que está haciendo y que no es correcto o deja de reconocer cualquier error.
  • Termina obligando a los demás a hacer lo que quiere, sin que estos se den cuenta.
  • Alimenta o cae en la tentación egoísta y egocéntrica de que es más importante que los demás y merece más que ellos, justificándose en aquello que más le convenga.  Se hace orgulloso, menospreciando a quienes no tienen el mismo poder.
  • Se concentra en sus propias ambiciones y ve a los otros sólo como peldaños en su camino.  Utiliza sus oportunidades para sobreponerse a los demás, viéndolos como inferiores y se aprovecha de ellos en aras de su propio avance, promoción o crecimiento.
  • Toma decisiones y actúa basado en conocimientos o experiencias, según él, superiores, por lo que excluye o se aprovecha de los demás.  Dominándolos o controlándolos, sin que lo noten, intenta obligarlos a actuar en algo que a largo plazo no les interesa.

Fuente.

Finalmente,

Dudo que los líderes de las religiones, partidos políticos, etc, sea capaz de explicarle a sus seguidores la diferencia entre un lider y un manipulador, ya que estaria arriesgando demasiado.

Esperemos que el dia en que entendamos que nuestras cuentas se las daremos al Creador, llegue pronto.

Parashá Tetzavé: la función principal del maestro espiritual

El pueblo judío lee públicamente esta semana de la Torá la sección que es llamada Tetzavé.
Veamos qué enseñanza noájica podemos aprender junto a las luminarias de Israel, dentro de los límites correctos y adecuados para los hijos de las naciones.

En su mero comienzo dice la sección: “Tú mandarás a los Hijos de Israel que te traigan aceite de olivas claro y puro para la iluminación, a fin de hacer arder continuamente las lámparas.” (Shemot / Éxodo 27:20).

Numerosas y notables han sido los comentarios, explicaciones, enseñanzas que se desprenden de estas palabras sencillas.
Hoy quiero traerte las de un gran rabino, S.R Hirsch, quien fuera un moderno expositor de Torá, que enseña al respecto del final de este versículo:

el objetivo del maestro que enseña Torá (instrucción de vida) a sus discípulos es de mostrarse comprensivo y tolerante ante sus alumnos. Su meta no consiste en dejarles en un nivel elemental, mateniéndolos constantemente bajo su dependencia para que recurran siempre a él y no puedan vivir y crecer sin sus palabras e instrucciones.

Es decir, el maestro que enseña el camino de la vida, en este mundo y en la eternidad, no anhela tener a sus seguidores esclavos, sumisos, cual ovejas delante del pastor.
Por supuesto que andará delante de ellos enseñando el sendero, advertirá, mostrará, iluminará e incluso a veces reprenderá; pero no tiene por misión convertirse para sus alumnos en “mi moreh dice” como si fuera la palabra sagrada que se debe cumplir o irse al infierno.
Claro que su palabra es importante, es necesaria, pero no al punto de vivir esclavizado de él.
Un verdadero maestro de vida, no actúa al estilo de pastores, curas, “rabinos” mesiánicos, presuntos maestros de noajismo, gurúes, entre otros astutos manipuladores, quienes anhelan poder, renombre, dinero, el control sobre la vida de quienes les siguen.
Los adoradores del EGO que escalan para hacerse pasar por maestros, aunque sean muy sabios, no dejan de ser pozos abiertos que tragan a quienes les siguen hacia los abismos más oscuros.

Así pues, el mensaje noájico para esta semana, que proviene directamente de la Palabra de Dios, es que aprendas de tu maestro pero no lo idolatres; ten respeto a su palabra, pero entrénate para cuestionarla con altura, con ansia de conocer la verdad y no meramente acates sumiso para dejar satisfecho a tu pastor (more, etc.).
Ni tampoco toleres que te manipulen, te presionen, te acallen injustamente.
Tienes la misma relación con Dios que cualquiera que se haga llamar (o realmente tenga el título de) rabino, more, líder, etc. Quizás alguno de ellos sepa un poco más que tú en tal o cual aspecto, pero eso no los convierte en infalibles, en perfectos, en los mediadores entre tú y Dios y tú y el mundo.
No caigas en los patrones de conducta de las ovejas que reniegan de su alma para convertirse en títeres de líderes (supuestamente) espirituales.
El verdadero maestro espiritual buscará fortalecerte y hacerte consciente de tu identidad, de tu misión sagrada, para que andes por ti mismo, siempre dentro de los límites que te corresponden.
Sé claro, sé sencillo, sé íntegro, sé anhelante del Eterno, sé constructor de Shalom, sé persona.


Denunciar y detener a los “fetraficantes” sin miedo

En más de una ocasión nos hemos topado con alguno de esos malandrines que han aprendido -a medias- un par de conceptos judaicos y pretenden hacerse pasar por maestros, sabios, líderes, etc.
Por lo general estos malandrines solían ser pastores evangélicos, que de un día para el otro se hacen llamar “rabino mesiánico”, o títulos estrafalarios similares (haham, profeta, rohe, ioresh, more, etc.) y que quizás de pronto hasta se hicieron líderes noájicos, o “gentiles justos mesiánicos” o cualquier otro rol que se inventaron o que consiguieron con “sincera astucia”.
Sea cual fuera la careta que muestren, lo que no pierden son las mañas para manipular a la gente, envolver en sus telarañas a los de buen corazón, pedir dinero para tal o cual causa para quedarse ellos con la gordura más sabrosa, convertir sus bocas en cloacas en contra de los que no están en su sintonía, hacerse las pobres víctimas en una clásica jugada de manipulador, etc.
Siguen con sus astucias, con sus corrupciones, con sus perversiones, y sin dudas con sus carismáticas personalidades, que los llevan a parecer simpáticos, entradores, convincentes, firmes en sus creencias, aunque ayer fueron evangélicos, hoy mesiánicos, mañana noájicos, pasado noájicos de Jesús, en un mes noájida cabalístico o noájida jasídico y así siguen cambiando de disfraz pero siempre apegados a su ambición, al amor por el dinero, al deseo de dominar a otros, a su pasión por que su nombre sobresalga, etc.
Hacen del engaño en el área de la fe su trabajo, su profesión más rentable, y son expertos, hábiles, preparados, entrenados, saben cómo conseguir ese diezmito o esa ofrenda, entienden a la perfección los mecanismos emocionales para llevar a sus audiencias hacia lugares infectados de maldición pero que a ellos personalmente les brindará platita.
En el nombre de la religión o de lo espiritual van engañando, metiendo ideas terribles en sus audiencias, generando miedo y duda y resentimiento en quien le presta atención, todo en nombre de la religión, de algún dios que les promete salvación a cambio de que la gente deje plata y siga con fidelidad de oveja ciega a este pastor.
Son hábiles, lo repito, astutos como su modelo original: el serpiente de Edén.
También mencionaba a Dios, también quería hacer creer que buscaba el beneficio de sus oyentes, también hacia de la religión su negocio, también era la más astuta de la ciudad, también mentía con una calidad impresionante que hacía parecer a la verdad mentira y a la mentira verdad, también despreciaba y menospreciaba a quien pudiera desenmascaralo, etc.
Sí amigo mío, como ese o esa pastor/a que tienes a tu lado, que te dice que eres judíos “sefaradita” porque en tu apellido hay una “z”, o porque tus antepasados fueron españoles, o porque eres judío por fe, o porque eres noájida pero debes estudiar la parashá, o eres noájida pero tienes que convertirte a judío para ser completo, o vivir como judío pero sin convertirte con rabino ortodoxo, etc., etc… sea lo que sea, nunca falta el pedido de dinero, o el hacerte sentir culpable o con miedo o fracasado, o presionarte para que hagas lo que él quiere y le conviene, etc.
Todo sazonado con técnicas de manipulación sutiles y con muchas alabanzas a “dios”, y con alelushas y con sentimentalismo, y mensajes proféticos que solamente él recibe, etc.
Un gran producto comercial, que te hace vibrar, que te hace creer, que te lleva al abismo.

Ahora, ¿sería correcto denunciar públicamente a una persona como esta?
Mira claramente.
Entre los dos o tres conceptos que a medias se aprendieron de judaísmo, mencionan el no hacer “lashón hará”, es decir, no hacer maledicencia, no declarar lo negativo que se sabe de alguna persona.
Con la misma excusa me escriben cada dos por tres diciendo que no puedo seguir diciendo del tal Jesús que era pecador, blasfemo, rebelde, terrorista, infame, de la peor calaña… pues sería -según ellos- hablar negativamente de un buen tipo.

Lo cierto es que la ley judía, que no es mandamiento para ti como gentil justo/noájida, pero que es sanamente aplicable, dice precisamente otra cosa.
Claramente expresa la ley judía que cuando se sabe de alguno que es pecador habitual y voluntario, no hay que tener concesiones con una persona así y se la debe denunciar siempre que se pueda, para que nadie caiga en sus redes, para que ningún inocente se perjudique.
Precisamente es parte del respeto a la persona y a Dios no dejar a los malvados que prosperen a causa de nuestro silencio o neutralidad.
Te lo transcribo de las famosas e ineludibles leyes del Jafetz Jaim capítulo 4, regla 7-8 (de la versión mexicana de la guía del   Rav Pliskin):

Si alguien ha desechado por completo la observancia de los preceptos, o continuamente viola algún precepto cuya severidad es conocida por todos, está permitido avergonzarlo por motivo de sus faltas. Ya que él no ha sucumbido a la tentación, sino que consciente y voluntariamente viola los preceptos de Dios, está permitido relatar a otros sobre su conducta.
Cuando esa persona comete un acto que puede ser interpretado como bueno o malo, no se le debe dar el beneficio de la duda. La prohibición de decir cosas que irriten a alguien, no se aplica a esta persona. Por lo tanto está permitido avergonzar a esa persona.

Está muy claro entonces lo que debes hacer, siempre y cuando no exageres, no mientas, no hables por rumores y no busques algún placer de esto.
Solamente por el amor a las criaturas de Dios debes hacerlo, para salvar al prójimo de las trampas de estos piratas de la fe, para detener el avance de la corrupción de los enemigos de Dios y del hombre.
No estarás pecando si cuentas lo que sabes, si lo denuncias públicamente, si le quitas la careta para que se vea su fiero rostro verdadero.
Tenlo presente, ahora y siempre.
Por supuesto, cuida de no caer tú presa de tus palabras, cuídate para que no puedan actuar en tu contra legalmente, pero no dejes que por tu miedo o debilidad el malvado siga desparramando su infernal veneno.

Espero que la enseñanza que viene desde lo más profundo de la Torá, adecuado para el noájida, te llegue al alma y te mueva ahora mismo a dejar sin poder al perverso, a ese que conoces, que sigues perdonando, al que sigues escudando y por tanto haciéndote cómplice de su maldad.

Por último, estos timadores y algunos que los siguen te saltarán con que no debes juzgar, que solamente Dios es el juez.
Tienes al menos dos respuestas, la primera es que ellos hablan de “dios”, pero adoran a su dios EGO, que es dinero, poder, fama, automóvil de marca y muy caro, casa bonita, acostarse con jovencitas de la congregación, dioses ajenos, etc.
La segunda respuesta es la que sin errores te brinda la cita que te di, allí dice que no debes ser compasivo con alguien así, un reconocido pecador, vulgar en sus actos aunque quiera hacerlas parecer como la gran cosa.

Quizás sigas dudando, porque el veneno de estos timadores te ha penetrado profundo, entonces tómatelo con calma. No me creas a mí, indaga, investiga, encuentra evidencias, busca la verdad hasta hallarla.
Pero ten presente que si no los detienes tú que sabes lo que están haciendo, entonces te haces cómplice de sus maldades y tendrás tu porción de dolor en el mundo venidero.
El pecado de estos fetraficantes es terrible, porque engañan, mienten, roban, llevan a la miseria al prójimo, llevan a la desesperación/enfermedad/muerte a otros, dan falso testimonio, hacen pecar a otros, son blasfemos, adoran dioses ajenos… ¿tú quieres ser realmente el cómplice de esta gente?

No es ante este simple maestro ante quien deberás rendir cuentas… es ante Dios quien te ordenó los Siete Mandamientos y espera de ti que los cumplas con fidelidad.

A construir Shalom, también erradicando -legalmente- a las malas hierbas del jardín del Eden.

¿Noajismo mesiánico?

¿Es compatible el noajismo con la adoración, reverencia o “liderazgo mesiánico” del tal Jesús?
¡Por supuesto que NO!

Considerar al tal Jesús como algo diferente a un revoltoso, pecador, blasfemo, incitador al pecado, fracaso como persona, es negar la realidad de los hechos y es pretender coronar la mentira en el lugar de la verdad.

Sabemos de esos falsos judíos mesiánicos, gente que pasa de un día para el otro de ser evangélicos (o lo que fueran) a “judíos mesiánicos”; o los estafadores de la fe que se acuestan siendo pastores pero amanecen siendo “rabinos mesiánicos”.

Hace un tiempo la peste misionera inventó una nueva trampa para seguir quitando dinero a la gente, para mantener el dominio insolente sobre las almas: el noajismo mesiánico.
Dicen que no creen en la divinidad del tal Jesús, pero afirman que era un rabino, un sabio, un profeta, hasta el mesías.
Como la verdad no cuadra con sus fantasías venenosas, siguen haciendo sus viejos trucos, manipulan, inventan, vociferan aquellas partecitas que les parece que les sirven, pero callan los millones de hecho en contra.
Ejemplo, no falta el ex pastor, ex rabino mesiánico, actual líder mesiánico noájico, que se toma de la improbable nota del rabino Kaduri para afirmar el mesianismo del patético colgado. Y luego, dibujan con habilidad de mercachifle manipulador para llevar a sus oyentes hacia el caos, el abismo, la mentira.
Por supuesto que no mencionan a los miles, millones, de rabinos que negaron y niegan a rajatabla cualquier ficción mesiánica del tal Jesús.
¿Cómo dirán eso si no les conviene a sus negocios?

Así pues, cuidado amigos míos, mucho cuidado, pues sigue habiendo feroces lobos que se disfrazan de mansa oveja, sigue operando el pastor infernal pero con disfraz de noájida.

Es hora de quitar el peso de sus almas, de alejar los ídolos y de hacer caer a los “líderes” que desesperados por poder, dinero y fama recurren a cualquier bajeza para conseguir sus propósitos.
A no temer en lo más mínimo, porque el noájida leal tiene al más grande y poderoso socio: a DIOS.
En cambio, los mentirosos y piratas de la fe tienen sus fantasías, su dinero, su astucia pervertida, su habilidad para engañar, sus manipulaciones emocionales pero carecen por completo de Dios.
Quizás esos pastores venidos a líderes noájicos mesiánicos digan Dios cada dos palabras y hablen de santidad, pero están vendiendo el veneno mortal que perdura para toda la eternidad.

A no dejarlos pasar, a desenmascararlos, sin miedo, con la altura que debe tener todo leal del ejército de paz de Dios.

Adelante mis amigos, que en nada seremos avergonzados y en todo seremos benditos.

Masificación de mentes o Mentalidad de masas: otra arma usada por los misioneros

Te pido que veas detenidamente este video.
Fue elaborado para tomarle el pelo a la gente y luego difundirlo, en uno de esos nefastos programas de cámara oculta.
Por supuesto que no estamos de acuerdo con la burla del ingenuo, pero en este caso podemos comprobar uno de los mecanismos inconscientes que nos manejan y del cual se hacen expertos manipuladores los piratas de la fe: pastores, falsos rabinos mesiánicos, clérigos religiosos, misioneros, entre otros.
Presta atención por favor y luego coméntalo:
Seguir leyendo Masificación de mentes o Mentalidad de masas: otra arma usada por los misioneros

La disonancia cognitiva y el poder de las religiones

¿Cómo se puede inducir a la persona a decir, actuar y eventualmente llegar a sentir y pensar lo que en realidad no piensa?
O mejor formulada: ¿Cómo hace la iglesia, familia, sociedad, el pastor, el falso rabino mesiánico, etc., para someter a la gente a las ridículas, contradictorias, enfermizas, denigrantes, costumbres y dogmas que profesan?

Es una pregunta muy importante a tener en cuenta a la hora de querer ayudar al prójimo (o a uno mismo) a salir de la oscura cárcel de la religión, para que despierte a pleno la luz de la conciencia noájica.

Respuestas ya hemos brindado en otras ocasiones, (búscalas si deseas en el sitio, te serán de gran ayuda), cuando mencionamos acerca del miedo, la manipulación, el sentimiento de culpa, la promesa (falsa) de salvación, el desprecio a quien se aparta, etc.
Hoy añadimos una más, a partir de  la teoría de la disonancia cognitiva.

La expuso León Festinger en 1957: una tensión entre creencias o actitudes incompatibles busca ser mitigada reduciendo la inconsistencia—ya sea cambiando alguna cognición, añadiendo cogniciones, o reduciendo la importancia de la cognición en su comportamiento. Y siguiendo la ley de la mínima resistencia, las actitudes y valoraciones son más fáciles de cambiar que los comportamientos (sobre todo si éstos se han producido ya…).

Traduzco con un ejemplo, que probablemente tú has vivido en carne propia cuando eras preso de la religión (cualquiera de ellas -recuerda, noájismo y judaísmo NO SON religiones-).
El pastor dice algo así como “siento a dios en mí… el espíritu santo está en nuestra santa congregación… quien no lo siente (grita) ¡ESTÁ POSEÍDO por (grita más fuerte) SATANÁS!!!!”.
Tú no lo sientes, te aviso que tu vecino tampoco, la esposa del pastor tampoco, en realidad, ni siquiera el pastor… pero no tardan en levantarse las manos derechas y se escuchan el vocifereo cual cuadrilla de locos exclamando en “lenguas” su encarnación del espíritu santo en ellos. Y tú, ¿te quedarás afuera del grupo?
Tú solamente oyes los gritos innentendibles, ves las manos, las poses histéricas o casi epilépticas, la gente que se desmorona, los llantos pelados, el aire zumbando de emoción “sagrada”… ¿dejarás que te vean como hereje, que te señalen y acusen de poseído por satanás? ¡Válgame no!
Tú también chillas como zorra a quien se le quema la cola.
Bailoteas, te desplomas al piso, babeas, hablas en lenguas angelicales, blabla.
Al principio quizás fue actuado para no ser el excluído, el diferente, el enfermo, el malo, el satánico, el pecador; pero un par de segundos más tarde, hasta tú te crees la mentira, te sientes realmente personaje de esa fantasía enfermiza y cancelas el recuerdo de que comenzaste por actuar así, y no en realidad habías sido imbuido por algún espiritu celestial. Bloqueas tu recuerdo antes de esa transformación “carismática”, “milagrosa”, que “evidencia el espíritu santo”.
Quizás ni siquiera el pensamiento de actuar como los demás te fue consciente, sino que fue como un veloz rayo que cruzo de tu inconsciente a tu acción y dicción y sentimiento.
Así pues, lo que era falso lo terminaste conviertiendo en realidad para ti.
No porque hubiera algo realmente, sino porque tu mente-emoción, tu aparato psíquico respondió según explica la teoría de la disonancia cognitiva.

Vamos, te animo a que me dejes tu comentario aquí debajo con tu testimonio de alguna de aquellas payasadas que hiciste y de las que ahora te avergüenzas, pues no estás sometido a manipulación emocional, ni a presión del entorno, ni a culpas, ni a lavados de cerebro, ni a ninguna de las vejaciones a las que te sometieron involuntariamente en tu casa y adrede en la iglesia (o falsa sinagoga mesiánica, que es lo mismo pero con otra careta).
Vamos, te pido que compartas tu experiencia para enriquecernos mutuamente, para ayudar a otros a salir del horror en el cual tú también estabas.
Lo que hice por ti, y otros hicieron por ti, para darte una nueva y mejor vida, para hacerte sentir valioso en realidad, para quitarte de encima la pesada mochila de la maldición de la cruz, es hora de que tú también lo hagas por otros (y por ti mismo, para reforzarte en la senda correcta que transitas ahora).

Y si tú eres de los que aún duda, se sigue congregando a pesar de sentir o saber que todo lo que pasa con tu pastor es una farsa, te aliento doblemente a que encuentres la chispa divina dentro de ti para romper las cadenas que te tienen preso y te ahogan.
Sé libre, te lo ruego.

Ahora, mira cómo el mecanismo de la disonancia cognitiva se amplifica y enturbia aún más la vida del individuo y de la sociedad.

Festinger y Carlsmith hicieron un significativo experimento de comportamiento. Daban a los sujetos una tarea deliberadamente aburrida y pesada. Luego les pagaban un dólar si le decían a otros sujetos que la tarea era en realidad gratificante y entretenida.
Así se creaba una disonancia cognitiva, pues los otros sujetos sentían que la tarea era espantosa, pero estos otros les decían que estaba bien.
Para no caer en contradicciones, en disonancia, los sujetos no pagos para mentir comenzaban a decir que era entretenida también.
Pero esto no terminaba allí, ya que entre los mentirosos a los que se les pagó para mentir, había algunos que seguían afirmando, espontáneamente, sin inducción por parte de los experimentadores, que en realidad la tarea era entretenida.
¿Lo entiendes?
Negaban lo que había pasado, bloquearon sus recuerdos, comenzaron a vivir una vida de fantasías… ¡todo por un miserable dólar!
¿Cúanto peor es cuando esto ocurre en un antro clerical, con toda la sociedad y el entorno familiar que se mienten unos a otros, para al final terminar todos creyendo “en verdad” la mentira fundamental?
Y los que llegan luego, sienten que estas personas son sinceras en lo que sienten, que profundamente creen que son visitados por jesús, o que hablan en lenguas, o que hacen/pasan milagros, etc.
Son sinceros en sus afirmaciones, pues su mente está en la senda de la disonancia cognitiva.
¿Entiendes la terrible situación y cómo se sostiene con el tiempo?
¿Comprendes por qué se hace tan difícil sacar a tus familiares y amigos del pozo hediondo de la religión?
¿Captas por qué muchos han pasado por FULVIDA y luego tristemente bajan sus cabezas y regresan al rebaño de las “contentas ovejitas” sufridas y sometidas de algún pastor malicioso?
¿Eres consciente de que si expones públicamente al pastor (o su iglesia), probablemente se cree en torno a él una especie de escudo protector solidario, que no es más que el EGO grupal que se defiende de la Luz?
¿Te das cuenta realmente?

Cuando la persona no ha bloqueado inconscientemente el recuerdo de que era todo una farsa al comienzo, ocurre que se autojustifica. Paso a paso va inventando excusas, desde las más tontas a las más ingeniosas, pero todas ellas buscando justificar una acción/palabra/sentimiento/pensamiento que se siente en el fondo que no es correcto.
Pero, esta persona tampoco se salva de quedar empentanada en su propio pantano de mentiras/excusas.
Más tarde o más temprano, también se creerá su fábula y los sentimientos fingidos de un principio y sostenidos en base a mentiras voluntarias y conscientes. Terminará por ser también esclavo.

Como ves, somos víctimas y victimarios.
Víctimas de manipuladores, astutos pastores, maquiavélicos políticos, sometidos a las presiones del grupo.
Pero nuestro EGO nos hace también victimarios, de otros, pero especialmente de nosotros mismos.
Nos queremos autojustificar al respecto de necedades, nos escondemos debajo de excusas, pero terminamos siendo engullidos por las redes de mentiras que tejimos.
Nuestro EGO que no quiere ser marcado o avergonzado por los otros, termina siendo encadenado al deseo de otros.
Nuestro EGO nos somete, para creernos que somos los que sometemos.
Nuestras elecciones y nuestras acciones construyen nuestras valoraciones posteriores.

Para nosotros, siempre lo que elegimos es lo mejor y lo más acertado.
Pero, como dijera el más sabio de los hombres: “En la opinión del insensato su camino es derecho, pero el que obedece el consejo es sabio.” (Mishlei / Proverbios 12:15).
Creemos, queremos creer, sentimos, que nuestro camino es el correcto; pero si dependemos de nosotros, si nos dejamos manipular por los otros, andaremos en oscuridad: “El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan.” (Mishlei / Proverbios 4:19).
Trajimos estos dos versículos para poner en claro que ya desde milenios este mal aqueja al hombre y la sociedad.
No es una cuestión de la cultura occidental y cristiana, ni de los medios masivos de comunicación, aunque ciertamente con el cristianismo (en todas sus ramas y variantes, especialmente las que se hacen pasar por judaicas), se ha visto acrecentado el uso de estas técnicas de manipulación.

Dijo el sabio que el impío no sabe con qué tropieza en la oscuridad, pero ahora nosotros sabemos que el tropiezo es el EGO.
De hecho, el EGO es la oscuridad.
(Recordemos que llamamos EGO al Yo Vivido, al ego llevado hasta el extremo, y no al Yo Auténtico, el ego sano y necesario).

Nos dejamos llevar por los planos inferiores de nuestro ser, en lugar de seguir la senda marcada por el Eterno para los gentiles.
La solución para el gentil es el noajismo.
Cuando se mesura el pensamiento y el sentimiento con los Siete, cuando no se admite la manipulación, cuando se deja de lado el orgullo inflado, cuando se somete uno a la Luz del Amo en lugar del dictado del entorno o del pastor o del amigo, cuando se hace lo correcto realmente, entonces uno estás más a cubierto de tropezar.
Ojo, no estamos a salvo, solamente a cubierto; pues no somos más “sabios” por no tropezar nunca, sino por darnos cuenta de que hemos equivocado el paso, retraernos y avanzar con hidalguía como Dios quiere de nosotros.

Tomemos en cuenta un dato esencial: cuanto más erróneo concepto de sí mismo tenga la persona (autoestima incorrecta), más motivada para cambiar sus actitudes tras un comportamiento inconsistente.
Es decir, quien no es humilde, porque se valora en más o en menos de lo que realmente es, termina siendo presa fácil de este tipo de manipulación.

Por otra parte, los sujetos que han aprendido a valorarse correctamente, o que consideran que son responsables de sus acciones, o quienes admiten sinceramente y sin dobleces que están siguiendo instrucciones, o quienes aprendieron a lidiar con el miedo básico, experimentan menos disonancia.

En resumen, si actuamos de modo inconsistente con la verdad o con nuestras creencias, primero lo hacemos, luego lo justificamos, y por último nos lo terminamos creyendo.

Así la máscara se convierte en la cara y ya no se sabe quién se es ni cuál es la misión sagrada que le compete en la vida.

A quitarse la máscara, a permitir que la cara respire, a fomentar el despertar de la conciencia noájica, a despertar ya.

En FULVIDA trabajamos para que haya menos esclavos y más socios en la construcción de Shalom.
¿Tú estás haciendo tu parte?
Porque a FULVIDA la hacemos ENTRE TODOS o no la hace nadie.

La técnica del serpiente

Aquella primera mujer, Eva, cometió un grandísimo error, lo sabes.
Pero, ¿te has puesto a pensar cómo llego a eso?

Las respuestas pueden ser múltiples, pero te daré una que te podrá servir de moraleja y ejemplo para tu vida cotidana.

El serpiente, cual experto manipulador, tentó a la mujer con palabras de verdad apenas tiznadas con el hollín de la falsedad.

Dijo: “¿De veras Elokim os ha dicho: ‘No comáis de ningún árbol del jardín’?” (Bereshit / Génesis 3:1).

Allí está su brillante plan urdido, pues no es lo que Dios había ordenado.
Dios había sido muy claro con respecto a cual fruto de cual árbol no comer.
Pero el taimado astuto cambio un poquito las palabras, para provocar a la mujer a la confrontación, a la duda, al resquemor, al querer lo ajeno.

Y la mujer tragó el anzuelo.
No supo, o no pudo, o no quiso reconocer el engaño en la intención de las palabras de la serpiente, que ni corta ni perezosa ofrecería lo prohibido por Dios pero escondido dentro de aquello que era lícito.

En la siguiente escena, el serpiente ya había conseguido que la mujer se confundiera, que añadiera mandamientos inexistentes a los mandamientos dados por Dios.
Tal como vemos:

La mujer respondió al serpiente: -Podemos comer del fruto de los árboles del jardín.
Pero del fruto del árbol que está dentro del jardín ha dicho Elokim: ‘No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis.
‘” (Bereshit / Génesis 3:2-3).

Dios NO había mandado no tocar del árbol ni del fruto, sino que había dado la orden de no comer.
Se podía tocar, eso no era mandamiento de Dios.
Pero, el serpiente astuto consiguió que la mujer, llena de buenas intenciones pero falta de conocimiento, consiguió que la mujer añadiera un yugo que no le correspondía.
Y entonces, la presa ya estaba lista para caer de lleno en la trampa.

Serpiente provocó ingeniosamente que la mujer tocara el árbol… y nada le pasó.
Entonces, ahí pudo argumentar, con la habilidad sinuosa de los estafadores, que así como el “mandamiento” de no tocar era falso, también lo era el de no comer.

Sí, sonaba atractivo el planteo.
Era rotundamente falso, pero quien cae en los trucos de los engañadores ya no piensa correctamente, se deja llevar por sus emociones, que son manipuladas por el amo del engaño.
Entonces:

…la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría.” (Bereshit / Génesis 3:6).

La mujer sucumbió a su deseo.
¡Ya está!
Tanto anhelaba lo que no le correspondía, el tesoro ajeno, la identidad de otro… tanto eso le parecía codiciable, supremo, necesario, que cayó profundamente en la trampa del engañador y contradijo explícitamente una orden directa de Dios.
Comió del fruto que tenía prohibido.
Dejó de respetar sus propios mandamientos habiendo tenido la buena intención de añadir mandamientos que Dios no le había ordenado.
(No sabía la diferencia entre mandamiento y reglamento, por ejemplo).

A partir de ese momento, el engañador ya no está afuera, sino que es parte nuestra.

Ahora, este precioso relato, suculento, eterno, tiene varios mensajes.

  • Uno de ellos es que no te dejes llevar por tus emociones, aunque creas que estás encaminado por una buena intención.
  • Otro es que no te creas más sabio que Dios añadiendo mandamientos a los mandamientos que Dios te ha dado.
  • Otro es que no presumas de hablar hebreo con fines “espirituales”, saber de Tanaj, codearte con asuntos jasídicos o cabalísticos, pues nada de eso te compete, es un fruto que Dios te ha dicho explícitamente que no ingieras.
  • Otro es que no anheles el patrimonio de otro y sucumbas a vivir como le corresponde a otro, pues terminarás viviendo una vida de engaños. (No pretendas ser judío o cosas judaicas, siendo que eres noájida).
  • No des por bueno todo lo que te digan, sin antes analizar con paciencia, razón, fundamento, valor las cosas y no meramente por creencias, opiniones, pasiones, sentimientos.
  • Ten cuidado del que te ofrezca aquello que tanto quieres a un precio irrisorio, pues quizás no sea otra cosa que una estafa que te llevará a lugares muy dolorosos.

¿Tienes otras enseñanzas a partir de este relato?

Saludos


Resp. 611 – Como descubrir Falsos Judios?

Josheanp nos consulta:

Conoci a un supuesto llamado Judio Mesianico que resulto ser un fraude como Judio, ya que se le sorprendio que era un catolico con deseos de lucrar solamente.
Hay alguna manera de comprovar a un verdadero Judio?
>Saludos
Josheanp, 37, maestro, Mexico.

Seguir leyendo Resp. 611 – Como descubrir Falsos Judios?

Resp. 594 – Torah en programa PC

Victor Cabrera nos consulta:

Moreh.Yehuda.
Por casualidad usted tiene conocimiento de algo que se llama \”secuencia de letras equidistantes\” ya que el dia de ayer por la noche mi familia ya mas tranquila despues de la discucion de Ieshu, me dieron una \”evidencia\” donde se colocó toda la Torah y el Tanaj y que supiestamente aparece el nombre de \”Yeshua Shmi\” y segun esto prueba que Ieshu es el Mesias. Realmente nunca ya habia visto este libro y habla de mas cosas como la formacion del Estado de Israel, el Holocausto. saben +
Victor Cabrera,33 años,Agente de Seguros.Mëxico DF

Seguir leyendo Resp. 594 – Torah en programa PC