Archivo de la etiqueta: rabínico

¿Qué te dice el profeta Isaías, hermano noájida?

Hay noájidas que prefieren desoír la ley del Eterno, con muy buenas intenciones por cierto, y se ponen a estudiar Torá, a disertar sobre profetas, a balbucear acerca de pasajes del Zohar, o referirse al Talmud como si fuera su libro de cabecera.
Cuando, sin lugar a un milímetro de duda, la ley del Eterno es muy clara: la Torá (Escrita y Oral, escritos proféticos, escritos sacros, escritos rabínicos, etc.) son del pueblo judío y para el pueblo judío y el gentil que se apropia de ellos está incurriendo en delito grave. Terrible es el perjuicio espiritual para el gentil que se dedica al estudio de la Torá, tal como queda certificado por la norma sagrada:

Un gentil que se dedica al estudio de la Torá, se hace merecedor de la pena de muerte (judicialmente). Solamente debe dedicarse el gentil a estudiar de la Torá aquello que refiere a los Siete Preceptos Universales.
Así mismo, un gentil que hace shabbat incluso en cualquier otro día de la semana, si lo propone como Shabbat se hace merecedor de la pena de muerte (judicialmente).

Ni que decir si ha hecho para sí una festividad de guardar.En general no tienen derecho a inventar una nueva religión ni ejecutar los preceptos de los judíos (que están en la Torá) según su voluntad.Si quiere cumplir con los preceptos de los judíos, que se convierta legalmente al judaísmo y tome sobre sí la responsabilidad de cumplir con los preceptos; si no se convierte, que solamente se dedique a sus mandamientos universales, que no añada a ellos ni les quite.

Si se dedicó al estudio de la Torá (usó tefilín, vistió talit, puso mezuzá, se circuncidó “religiosamente”), o al Shabbat, o inventó mandamientos o festividades religiosas, debe ser castigado; y se le informa que se ha hecho legalmente merecedor a la pena de muerte, pero que su pena no se lleva a ejecución”.

(Maimónides, Mishné Torá, Hiljot Melajim 10:9)

No hay excusas, no hay justificaciones, no hay argumentos, no hay reclamos que valgan, puesto que la ley es muy específica y no deja lugar a pretender otra cosa.
El gentil que hace algo diferente, por más buena voluntad que ponga, está violando la ley de Dios.
El gentil que sabiendo esto se deja arrear como oveja a supuestas clases de Torá -que no corresponden a los límites noájicos- está también violando seriamente la ley de Dios.
El judío que sabiendo esto corrompe el camino del noájida, está pecando seriamente y peor aún, haciendo pecar a otros, cosa que es detestable en gran manera por el Eterno.

Así pues, si desde el púlpito, desde la internet, desde tu grupo de amigos, desde el antro en donde se reunen algunos a rumiar sobre el Tania o jasidut o Cabalá, etc., desde donde sea, cuando no se está respetando este mandato, se está yendo directamente en contra de Dios.

Ahora bien, hay gente que sabiéndolo igualmente inventan pretextos para eludir el texto de la ley, y se ponen a inventar con que el profeta Isaías si es permitido leer y estudiar por parte del gentil.
¿Qué excusa elaboran para hacer convincente esto?
Realmente, no se me ocurre ninguna, porque, leyendo y releyendo cada uno de los párrafos del profeta, solamente veo temas referidos directamente al pueblo judío, a su presente (de hace 2700 años) de ellos, a su futuro, a sus problemas, a su sociedad, a su relación con Dios, a sus despistes, a su gobierno -presente y futuro-, a promesas de una Era Mesiánica que dará al fin armonía y paz a la nación judía, etc.
Circunstancialmente, escasamente, en pocas veces se menciona a los gentiles, la más de las veces para condenar a aquellos de entre las naciones por sus abusos , sus agresiones, su maldad hacia los judíos. Y en algunas oportunidades, contadas con los dedos de una mano quizás, se refiere a los gentiles de forma positiva.
Y esto no es a causa de racismo espiritual por parte del profeta, no es porque Dios no se acuerda de sus hijos de las naciones, no es porque se desprecia a los gentiles, sino lisa y llanamente porque el profeta trabajaba para, entre y por sus hermanos: los judíos.
Al igual que el resto del Tanaj, se trata de asuntos judíos, para judíos, por judíos.
No es una obra dedicada a la humanidad, sino directamente a los judíos y sus circunstancias.
Claro, como los judíos están en el mundo, y el mundo es obra de Dios, y parte de la tarea judía es de ser guías para sus hermanos gentiles, a veces también se toca al pasar la relación con las naciones.
Pero, y que quede claro, el mensaje del Tanaj va dirigido a los judíos, trata de temas de interés para judíos y no se pretendía en su origen (ni en su historia, ni en su destino) que se convirtiera en el best-seller de las naciones del mundo.
Por supuesto que aquello que es apropiado para los noájidas, enseñado por quien corresponde y como corresponde, resulta de enorme bendición para todos.
Pero, esto no da carta libre para que cualquier predicador o ayudante de pastor evangélico se crea capacitado para hacer del Tanaj SU libro, ni dar clases referentes a él, ni tampoco un mesiánico, ni un noájida leal, ni un noájida confundido, ni un budista, ni…. ni ningún otro gentil.
Reitero, para que nadie se sienta ofendido, no es por una cuestión de discriminación negativa hacia los gentiles, sino sencillamente porque los temas no son dirigidos a los hijos de las naciones. Tal como ningún boliviano se puede sentir ofendido o discriminado su la constitución y códigos legales de Indonesia no dice ni una letra acerca de Bolivia y los bolivianos, o si las leyes no se aplican en suelo boliviano y a ciudadanos bolivianos. ¿Se comprende?
Espero que sí, porque teniendo la mente limpia y clara, no castigada por los eslóganes enfermizos de la idolatría y del EGO, es muy sencillo de entender, admitir y compartir.

Ahora, ya que hablamos del profeta Isaías, quiero comentar brevemente un pasaje del mismo:

Los ajenos estarán presentes y apacentarán vuestras ovejas, y los hijos de los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores.
Y vosotros seréis llamados sacerdotes del Eterno; servidores de nuestro Elokim os llamarán.

(Ieshaiá / Isaías 61:5-6)

Perstemos atención a lo que es una VERDADERA profecía mesiánica, y no esa payasadas que los seguidores del patético colgado quieren hacer creer.
En esta profecía, de la que extrajimos solamente un parrafito, se menciona a los gentiles en la Era Mesiánica, y se menciona a los judíos.
Los gentiles, llamados aquí “ajenos” e “hijos de los extraños”, ¿a qué se dedican en la Era Mesiánica?
Veamos… sí, a cuidar del ganado, a trabajar en las cuestiones de la tierra.
Y los judíos, ¿a qué se dedican, según profetiza Isaías?
Veamos… sí, a ser ministros del Eterno, a ser Sus “representantes” en la tierra.

Dime tú querido noájida que te crees valiente como para arremeter con el libro de Isaías, sabiendo que no debes hacerlo; dime, ¿que te enseña este pasaje?
¿Acaso no te enseña que te dejes de hacer religión y te dediques a las cuestiones productivas de este mundo?
¿No te dice, sin dudas, que tu rol sagrado, realmente mesiánico, como gentil es cuidar de que este mundo esté en orden?
¿No está profetizado que debes trabajar la tierra, desarrollarla, hacer que la construcción de shalom sea una realidad en este mundo?
¿No ves que te indica claramente que dejes de usurpar identidades, que dejes de pretender lo que Dios no te ha dado y que no te vengas a mandar la parte de que eres un ministro o líder religioso, cuando eso está absolutamente por fuera de tu competencia  y destino sagrado?

Así pues, zapatero a tus zapatos.
Dios, en su infinita bondad y sabiduría te ha dado un rol excelente: construir shalom en este mundo, a través del cumplimiento de los Siete Mandamientos y sus derivados.
Si haces eso, que los “religiosos” desprecian por considerarlo “poco espiritual”, si vives construyendo Shalom, estás siendo 100% espiritual, estás viviendo como Dios te manda, estás ganando tu porción enorme de placer en la eternidad.
Debes dejar que la Torá, la parashá, el shabat, las festividades judías, los símbolos judíos, el idioma de los judíos, la modalidad espiritual de los judíos, sean de los judíos, porque es es lo que Dios ha mandado que hagas.
Pero, si te pones terco en seguir con las mañas del evangélico-mesiánico, que pretende ser mejor judío que el judío, que pretende que todos somos Israel en espíritu, que pretende y pretende lo que no es ni le pertenece… te estarás apartando de la sagrada senda que Dios te ha dado.

Puedes mirar para otro lado, tapar tus oídos, inventar maledicencias acerca de este humilde maestro, burlarte de la sagrada obra de FULVIDA, creerte superior porque te sabes un par de versos del Talmud, amigarte con un rabino mediático, puedes hacer lo que te plazca, pero no es a mí ante quien rendirás cuentas, sino ante Dios.

Ese Dios al que dices servir, al que dices desear adorar, y creo que sinceramente es lo que deseas hacer, pero estás fallando por dejarte llevar por tu ambición, por tu torpeza espiritual, por tu vanidad, por tus sentimientos infantiles, aunque tengas edad para ser mi padre…

Resumiendo, en la sociedad con Dios puedes hacer tu parte, o inventarte otra.
Si haces tu parte, eres realmente un socio de Dios.
Si inventas, pasas a ser una piedra en el camino, un estorbo, o peor aún, un pozo abierto delante del ingenuo que te sigue por el camino de falsedad que con total buenas intenciones has abierto.

Tienes tu porción sagrada, que se llama Siete Mandamientos.
Tienes las noble y sagrada tarea de construir Shalom, de dedicarte a pleno a este mundo, para vivir bien aquí y en la eternidad.
Deja a los judíos con sus cosas, que ellos ya tienen suficiente con sus propios asuntos como para tener que estar ocupándose de los tuyos.

Adelante, a crecer, a construir Shalom.


Identidad noájica y códigos elaborados por rabinos

Es frecuente para algunos noájidas suponer que es imprescindible la dirección por parte de un rabino en las cuestiones que hacen a su vida diaria.
Algunos suponen que se precisa un libro de leyes codificado por algún rabino, tal como tienen los judíos un código llamado “Shulján Aruj”.
Quieren creer que sin tal libro de leyes, de origen rabínico y basado en el conocimiento de Torá de algún rabino, no pudieran ser noájidas a pleno, “observantes”, fieles y leales a Dios.

Por supuesto, esto no es necesario.
Dios ha dado Siete Mandamientos para las naciones, nada más.
Tales son los mandamientos y preceptos que deben cumplir los gentiles, es decir, la gente que no es judía.
A diferencia de los judíos que han recibido 613 mandamientos, a los que se suman infinidad de reglas (llamadas halajot), que constituyen parte fundamental de la Torá oral y que hacen al correcto cumplimiento de los 613 mandamientos.

Pero, para los noájidas solamente hay SIETE y nada más.
Sin reglamentos expuestos en alguna ignota “Torá oral noáijca”, sin misterios, ni ritos, sin pautas secretas, sin una tradición resguarada por los rabinos como parte de la ley oral.
Los Siete se desarrollan en reglamentos a partir de uno de los siete mandamientos, aquel de establecer cortes de justicia.
Es decir, cuando un noájida quiere acatar los mandamientos divinos con los reglamentos derivados, NO DEBE necesariamente consultar con un rabino, ni en la Torá, sino conocer y cumplir las leyes de su propio país.

La orientación de maestros de Torá puede ser necesaria cuando de los mandamientos noájicos en relación a Dios se trata: no servir dioses ajenos y no blasfemar.
En ese caso claramente podría ser provechoso conocer lo que la Torá define como servicio a dioses ajenos, saber qué son dioses ajenos, conocer y entender qué es blasfemia, etc.
Pero, nuevamente no hay que caer en error.
Los dos mandamientos fundamentales que refieren a la relación del noájida con Dios no se pueden equiparar a las decenas de mandamientos que los judíos han de guardar con respecto a Dios con todos sus detalles y reglamentos.
No comprender esto, es andar por una senda que podría llevar al error.
Pues, una persona noájida sin contacto con rabinos, maestros de Torá, ni códigos “rabínicos”, que comprende cabalmente los dos mandamientos que mencionamos recién, fácilmente sabrá que no servir a una deidad extraña significa sencillamente eso, sin más vueltas, con la pureza, claridad y sencillez que Dios decretó para las naciones. Algo similar con respecto a no insultar el nombre de Dios.
Querer copiar modos judíos, sentirse inútil sin el librito o libro judío (o de autor judío), creerse desamparado y “no-salvo” por no saber la palabra hebrea o la ley judía, es un error de concepto muy frecuente de los noájidas, y también de muchos judíos  (incluso estudiados, pero que no han captado la esencia y dimensión del noájismo en su fundamento, sin hacerlo dependiente de su propia visión judaica de la vida).

Por otra parte, libros como “El Camino del Gentil Justo”, por ejemplo, son muy útiles, aunque no sean imprescindibles y no deben ser tomados como “el código de la ley del noájida”, pues sirven para conocer la opinión de algún erudito judío al respecto de las leyes, pero especialmente más para tener alguna noción y poder comparar la realidad judaica con la realidad noájida a la hora de cumplir con los mandamientos.

Reitero, tener el auxilio, la compañía, el relato, la idea, el abrazo de algún erudito (certero y n o u nmero ególatra o comerciante de la fe), o de algún judío entendido es bueno; no tiene nada de negativo o depredador de la propia identidad; siempre y cuando en esa relación se tenga bien en cuenta y en claro cuál es la identidad y misión de cada uno, de acuerdo a lo dispuesto por el Eterno.
Pero, pasar a ser una mochila dependiente de algún rabino o moré, o escarbar en la cultura judía a la espera de encontrar la propia identidad, o someterse a ideas exclusivistas judaicas, o convertir la sacralidad noájica en una especie de culto, no es la intención de Dios con respecto al noajismo, ni lo que las autoridades rabínicas de todas las épocas han indicado como correcto.

Ahora, que el auge del noajismo está en crecimiento (y FULVIDA es uno de los mayores responsables de esto en el mundo latino), no tardarán en ir apareciendo códigos “rabínicos” para los gentiles.
Recibirán elogios y recomendaciones, todos ellos loables, y serán vistos por muchos como si fuera la “biblia noájica”, el “shulján aruj noájico”, y cuya palabra es sagrada y debe ser respetada so pena de ser tildado como hereje.
Pero, ciertamente no son ni serán un código de leyes obligatorio para los noájidas, aunque tengan mil firmas de rabinos refrendándolos, sino solamente trabajos constructivos que sirven para fortalecer la identidad noájica, proveer de datos para llevar una vida correcta, conocer lo que la ley judía indica para los judíos (y que algunos quieren cargar con ello a los noájidas), y un poco más.

Recuerda lo que Dios demanda de ti no es ser una persona que vive una vida de noajUda, ni sentirte dependiente de los maestros de Torá o de cualquier otro judío, ni que te creas en una etapa de transición hacia ser judío o “noájida jasídico” o algo parecido.
Dios demanda de ti humildad para serLe fiel, y que actúes con bondad y justicia.
¿Cómo?
Haciendo lo que Él te mandó, a través de tus ancestros: cumplir los Siete Mandamientos Universales.

En resumen, conoce tu identidad, vívela a pleno sin depender de códigos judíos, aunque no rechaces su conocimiento y quizás iluminación en algunos aspectos que la legislación de tu país no alumbra o no sintoniza con los Siete Mandamientos.
Sé sencillo ante tu Dios y no pretendas la vida de otro, que sagrada y de bendición es la tuya.

Alerta, idolatria disfrazada!

Les muestro un correo que me llegó:

Shalom!.

Soy el Moré Noaj Mac *****, estudiante del Semiario Rabínico Latinoamericano, judío tradicional, pero creyente en Yeshúa (Jesús). Actualmente estoy ofreciendo unas charlas y/o conferencias acerca de temas de judaísmo en general, ya sea historia judía, como la vida de Yeshúa, u otros temas de interés a nivel comunidad. Le adjunto una imagen con temas que ofrezco para charlas y/o conferencias en iglesias. Espero no ofenderlo ni molestarlo con este e-mail. Agradezco su atención.

Y´varejejá Adonai v´ishmereja, beShem HaKadosh Baruj Hu, ubeShem Yeshúa Mashijeinu.

(D-os te bendiga y te guarde, en el Nombre del Santo Bendito Es, y en el Nombre de Yeshúa nuestro Mesías)

Noaj Mac *****

La humildad

la_humildad

La humildad.

Hay una cualidad muy importante que se debe profundizar y llevar a la práctica en los constructores de Shalom: “La humildad”

Historias de Vida.

“Hace algunos días atrás me encontraba en el trabajo y entre charla y charla surgió el tema de religiosidad. Todos daban su opinión y todos creían tener la razón. Uno creía saber mucho más que el otro. Y yo quise dar mi opinión, pero mi mente estaba blanca, no tenía palabras, no salían de mi boca. No recordaba historias, era como si hubiera perdido el conocimiento y no podía hacer nada en la situación.”

Porqué de mí no salía y bramaba conocimiento? pues porque no tenía humildad, sino orgullo. Al ser influyente en el trabajo o popular, el orgullo es uno de mis principales rivales.

El orgullo obstaculizó mis conocimientos y las palabras de mi corazón.

Historia Jasidica.

“Dos grandes Sabios fueron juntos a una ciudad para dar públicamente disertaciones de la Sagrada Torá.

Uno hablaba de los sagrados ritos, el otro exponía geniales e ingeniosos comentarios y narraciones. La multitud era atraída por las ingeniosas explicaciones del segundo quedando el primero en poco tiempo solo y abandonado.

El pobre no podía resignarse y se sentía completamente humillado y su compañero para consolarlo le habló así:

– ¡Amigo mío! Que tanta gente se reúna a escuchar mis enseñanzas no es una ofensa para ti ni un honor para mí. Pues si dos mercaderes se dirigen a determinada ciudad, uno llevando piedras preciosas y el otro cosas de poco valor, es sabido que la multitud correrá rápidamente tras el último y muy pocas personas hacia el primero. Es una clara imagen de las diversas cosas que tu y yo enseñamos.” (1)

La humildad es muy importante, es una virtud que cualquier constructor de Shalom debe desarrollar. Es una manera de apagar el orgullo y de crecer siendo una persona honesta y sabia.

El orgullo obstaculiza los conocimientos y nos dirige hacia una conducta rebelde y desagradable a los ojos de El Eterno.

Una manera de acercarse a la humildad.

Nuestro Maestro enseña:

“El que verdaderamente anda detrás del Conocimiento y la Verdad, debe saber/aplicar tres cosas básicas:

  1. No alcanzará jamás su meta.
  2. Nunca sabrá todas las respuestas.
  3. A reconocer lo anterior, y a decir: “no sé”, cuando sea así; y a ponerse a investigar si es posible hacerlo.

Y es menester de una condición fundamental:

  • La humildad, pues el orgulloso no aprende.

Ya lo dijeron los Sabios: “Los sabios deben ser precavidos en sus palabras… no sea que sus alumnos yerren y se pierdan y el Nombre Santo sea profanado” (Avot 1:11)
Si esto fue dicho para los sabios, ¿cuánto más para nosotros?

Y más preciso aun: “Enseña a tu boca a decir: ‘no sé’, para que no inventes y caigas en una trampa” (TB Berajot 4a)

En definitiva, la inteligencia + sabiduría + comprensión (o el anhelo de éstas) no se descubre en la cantidad de respuestas, sino en:

  • profundidad y amplitud de las mismas;
  • precisión y capacidad de indagar nuevas/otras opciones;
  • aceptar la propia limitación.” (2)

En mi caso no pude dar opiniones ni demostrar mis conocimientos porque estaba en un momento de orgullo, estaba siendo orgulloso frente a los demás.

Una historia para meditar y recordar.

Una vez, Rabí Janoj Henij de Alexander, habló del tema de la humildad. “Si quieren saber qué es real humildad” dijo, “les contaré un incidente que sucedió con el Rabino Principal de Frankfurt”.

Su nombre era Abraham Abish y aparte de las muchas horas que estaba ocupado con los deberes rabínicos, se dedicaba al precepto de proporcionar comida y vestimenta a los pobres. Era su costumbre hacer rondas entre los ciudadanos adinerados y comerciantes de la ciudad para solicitar caridad que distribuía después a los indigentes, las viudas y los huérfanos.

Una vez, se detuvo en una de las posadas locales y se acercó a un comerciante que visitaba la ciudad por negocios. “Discúlpeme”, empezó el Rabino. “Por favor ¿podría hacer una contribución para ayudar a los pobres con comida y vestimenta?”

Parecía como si el comerciante no había oído, porque no hizo más que levantar sus ojos para mirar fijamente al solicitante parado ante él.

Rabí Abraham, por su parte, era demasiado modesto para anunciar su nombre, y se mantuvo de pie ante él, esperando pacientemente. Volvió a repetir su pedido. El comerciante no estaba de humor. Miró fijamente al necesitado que tuvo el descaro para interrumpirlo. “Márchese. Salga de aquí y deje de molestar a la gente ocupada”. Rabí Abraham se volvió y dejó la posada, sin insistir y nunca imaginando usar su identidad para coercer al donante involuntario.

Unos minutos después, cuando el comerciante terminó de estudiar sus cuentas, se preparó para salir y buscó su bastón, pero para su sorpresa no podía encontrarlo. Era una posesión apreciada y estaba muy disgustado.

No le tomó mucho tiempo asumir que el pobre lo había robado en venganza. El comerciante persiguió al ‘ladrón’. Unos metros más adelante se encontró con el sospechoso.

“¡Deme mi bastón, ladrón!” gritó.

“Lo siento, pero no he visto su bastón, buen hombre” Rabí Abraham contestó serenamente.

Pero el enojo del comerciante, en lugar de suavizarse, creció con ferocidad y virulencia hasta que incluso golpeó a Rabí Abraham. Sin embargo, el Rabino Principal de Frankfurt no respondió con enojo; se retiró continuado en su misión.

La Providencia Divina hizo que el comerciante permaneciera más tiempo en Frankfurt. Shabat se encontraba aun en la ciudad. En la tarde del día santo todos los judíos se reunían para oír palabras de Torá, y él decidió unírseles, porque supo que el Tzadik, Rabí Abraham Abish se dirigiría a la comunidad y deseaba oír al gran hombre personalmente.

El comerciante entró en el vestíbulo y levantó sus ojos al podio para echar un vistazo al Rabino. Para su gran susto, reconoció al hombre y la terrible escena de unos días antes vino a él.

Incapaz de soportar la vergüenza, se desmayó. Cuando recobró la conciencia, estaba rodeado por feligreses que intentaban reanimarlo.

“¿Que ha pasado?” todos preguntaban ansiosamente. Con gran vergüenza, relató el terrible suceso.

“¡Debe ir al Rabino y pedirle perdón!” fue el consejo de todos. El comerciante comprendió que debía hacerlo.

Cuando el Rabino terminó de hablar, atravesó a la muchedumbre, saludando a todos cortésmente. El comerciante estaba temblando, mudo por la turbación, cuando el Rabino se acercó. Rabí Abraham lo miró, pero no dijo nada; sólo sus ojos tenían un brillo de reconocimiento.

Antes de que el comerciante pudiera tartamudear una disculpa, Rabí Abraham habló con voz conciliatoria, queriendo calmar al hombre.

“¡Por favor, créame, yo no tomé su bastón! Le doy mi palabra de honor.”

Al Rabino ni siquiera se le ocurrió que el hombre deseaba disculparse. Era tan humilde que nunca consideró su propio honor. El Rabino Principal de Frankfurt estaba disculpándose de nuevo ante el comerciante irreflexivo, incluso ante los ojos de sus admirados feligreses.” (3)

Cuán importante es la humildad y cuanto esfuerzo se debe aplicar para mejorar como individuo. Atraves de nuestros Siete preceptos y su cumplimiento sumando nuestras buenas obras y acciones llegaremos a ser humildes, no solo a los ojos de los demás sino a los ojos del Amo de la vida. Pues somos limitados, no tenemos honor, somos apenas nada delante de Dios.

¿¡Has aprendido algo hoy!? Sé humilde en la respuesta y de ahora en más, en la vida.

Saludos!

Notas:

1 – Una historia recordada personalmente, leída hace bastante tiempo, su fuente es el Talmud.

2 – http://serjudio.com/rap701_750/rap728.htm

3 – Historia de Jabad.






Resp. 653 – Matrimonio noajida-judio o viceversa

1- Si un(a) judi@ se casa con un noajida(un converso) como completaran un matrimonio judio?
2- o sera acaso este noajida?
3- ya que usted a dicho que no tomaremos fiestas de los judios que no son para nosotros.
4- A lo que me refiero es que los niños producto de este matrimonio son judios,
5- ya llevan lazoz sanguineos judios.
6- pero ellos tienen el derecho y el deber de celebrar fetividades exclusivas para los judios, no es asi?
7- si estoy mal en algo le pido que me corrija.
Gracias y Shalom! Sandra Hernandez, 14 años, estudiante.

Seguir leyendo Resp. 653 – Matrimonio noajida-judio o viceversa

Resp. 492 – La Tefila del jueves a medianoche

KELILA nos consulta:

shalom…
1- quiero felicitarlo por su linda e instructiva pagina q nos brinda a nosotros los judios esparcidos entre las naciones.
2- resido en guatemala y soy judia ortodoxa
3- pero lamentablemente mi familia y yo no contamos con el dinero suficiente para ser miembros de alguna sinagoga judia
4- ….quisiera saber cual es la oracion q hacen los varones a media noche…me informaron q existe una y q es para la reconstruccion del Templo….gracias
Kelia Reyes, 18 años, secretaria bilingue y aeromoza, guatemala

Seguir leyendo Resp. 492 – La Tefila del jueves a medianoche

Resp. 457 – esposa confundida

ajad nos consulta:

Mi esposa fue a Israel a visitar una hermana, todo bien hasta q llego al muro de los lamentos ahi creyo que estaba retornando y me llamo que no volvia me pidio divorcio ella no es judia pero dice que tiene alma judia, ahora yo quede solo ella regreso pero dice que se va y esta haciendo tramites para irse para siempre. Ud cree More que consiga la conversión y por lo tanto la ciudadania israeli?
AJAD

Seguir leyendo Resp. 457 – esposa confundida

Resp. 444 – ser un buen noajida o un mal judio?

yaacob nos consulta:

Estimado More,de casualidad llegue a este sitio,y me alegra ver que los noajidas se estan organizando.Hace 25 años me converti al judaismo con un beth din,pero cunado fui a Israel me dijeron que la conversion no servia…desde entonces muchas cosas pasaron.Durante un par de años me dedique a estudiar talmud,ponerme tefilin,comer casher,hablar con rabinos ortodoxos,pero ahora que veo ustedes estan y existen realmente,acaso no es mejor ser noajida?usted que opina?tengo 38 años,soltero…saludos.
lisandro lenski,38,comerciante,mexico

Seguir leyendo Resp. 444 – ser un buen noajida o un mal judio?

Resp. 432 – Un neojida jamás podra llamarse a si mismo judio?

karla86 nos consulta:

Hola antes que nada Lic. Ribco
Mi pregunta es la siguiente: ¿un neojida jamas llegara a ser judio a pesar de querer firmemente llevar a cabo una conversion total, yo sé que un Judio no se hace, nace y vive bajo esos preceptos desde su concepcion, y si esto es asi. ¿A que religion pertenece un neojida entonces?. con mucho respeto
Karla, Galindo, 22, estudiante,d.f,.México

Seguir leyendo Resp. 432 – Un neojida jamás podra llamarse a si mismo judio?

No-preguntas de un misionero

Les recomiendo que relean este texto:

Claves: Mesías, mesiánico, interpretación, Isaías, siervo, sufriente, profeta, profecía, Proverbios, hijo, Dios, religión, Midrash, Talmud, rabino, rabínico, oral, Torá, estudio, bíblico, Biblia, Israel, israelita, hebreo, judío, judaísmo

judíos preguntas respuestas mashiaj hamashiaj fiestas jaguim shabat shabbat rezos plegaria Dios Pregunta: Yehuda Ribco
Saludos desde guayaquil-ecuador, soy un joven que le gusta mucho aprender y tratando de encontrar informacion sobre los judios encontre su pagina q me parece muy interesante. Aunque me gustaria preguntarle muchas cosas, creo q me seria de mejor ayuda si usted me podria facilitar algun tipo de estudio judio(costumbres, creencias, mitos, entre otras)…sabe la verdad que los comentarios q he leido y las respuestas que usted a dado a los mismos me han parecido muy interesantes…el que mas me llamo la atencion es el de el mesias, para este comentario le citaron estos versiculos:
Isaías 7:14 y 9:5,6, al rey Jizquiá/Ezequías.
isaías 53, a la nación judía.
proverbios 30:4, a Moshé/Moisés nuestro maestro.
revise y analice lo q usted dice d cada uno y su capitulo entero lei, y si usted dice q el primero hable de ezequias…el no fue rey antes de isaias?? como podria isaias profetizar algo q ya paso?, el segundo dice q habla de la nacion judia…acaso su nacion fus exterminada? pago los pecados de todos? por sus llagas somos curados??, la tercera…me parece q habla del hijo de dios, no de moises…por favor expliqueme pues me gustaria aprender, no le escribo para polemnizar, solo lo hago para aprender.
gracias
Xavier E., País: Ecuador

Shalom.

Aquel que no quiere polemizar,
usa los signos de interrogación para PREGUNTAR realmente
no para dar sus opiniones encubiertas como si fueran preguntas.

Así pues,
daré las respuestas que son razonables y verídicas,
el que tiene ojos ciegos y corazón clausurado… ¡que crea lo que le parezca!

1- ¿Dice usted que Isaías vivió DESPUÉS del rey Ezequías y NO antes?
Mi única respuesta ante esta afirmación es:
¡Gracias por rescribir la historia y avisarme que lo ha hecho!

La verdad es tan simple de descubrir, está solamente abriendo el Tanaj y leyendo el comienzo del libro de Isaías:

Visión de Isaías hijo de Amoz, que vio acerca de Yehudá [Judá] y de Ierushalaim [Jerusalén] en los días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Yehudá [Judá]
(Ieshaiá / Isaías 1:1)

Y por si fuera poco:

Entonces el Eterno dijo a Isaías: -Sal al encuentro de Acaz…
(Ieshaiá / Isaías 7:3)

Momentos más tarde se encuentra Isaías con el rey Acaz y le avisa que su joven esposa está embarazada, cosa que nadie sabía, y que en unos meses daría a luz a un hijo… a Ezequías (tal es lo que acontece en el capítulo 7 de Isaías, nada de estúpidas versiones idolátricas de vírgenes pariendo u otras sandeces propias de la mente supersticiosa del idólatra).

Y TODOS sabemos que Acaz fue el padre de Ezequías… ¿lo sabemos no?:

…comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz, rey de Yehudá [Judá].
(2 Melajim / II Reyes 18:1)

Así pues, renuevo mi agradecimiento hacia usted,
por avisarme gentilmente que ha la historia del Tanaj es falsa,
y que usted es el que posee la verdad esclarecida en lo que respecta a
que Isaías vivió después de Ezequías, y nunca le profetizó nada a Acaz.
Mi más sentido agradecimiento para usted y todos los suyos.

2- Como ya hemos demostrado claramente, el siervo sufriente de Isaías 53 ES la NACIÓN JUDÍA, si quiere saber las evidencias, tómese el real trabajo de buscar en el sitio lo que está publicado.
Ahora bien, usted dice entre signos de pregunta: “acaso su nacion fus exterminada? pago los pecados de todos? por sus llagas somos curados?“.
Y la respuesta es, sí.
Arafat, Hitler, Osama, la Inquisición, las expulsiones de aquí y allí, los cosacos, los cruzados, las persecuciones romanas, las prédicas asesinas desde los púlpitos de las iglesias, los falsos judíos mesiánicos, Pablo de Tarso, el exilio del 135, el exilio del 70, el exilio del -450, Amán, los pogromos, Mel Gibson… ¿acaso todo esto no es parte de un intento reiterado una y otra vez por exterminar a la nación de Dios? Los malvados lo intentan, y a veces en gran medida lo logran… pero hay un Dios fiel que nos ha prometido una Alianza Perpetua, y Él nos defiende y no permite que nos acaben totalmente.
La nación judía, claro que paga los pecados de los demás. ¿O acaso no se nos acusa de comunistas, fascistas, liberales, ateos, religiosos, legalistas, inmorales, tradicionalistas, revolucionarios, inconformistas, quedados en la historia, asesinos o peleles?
Cada enfermo (moral) nos ataca con su enfermedad, y nosotros recibimos todos esos ataques una y otra vez, miles de veces nos llueven los ataques enfermizos que los enfermos nos lanzan como pretendiendo liberarse con sus perversiones hacia nosotros de sus perversiones y locuras.
Los malvados que nos atacan a diestra y siniestra creen encontrar paz en sus ataques, por las llagas que nos hacen, ellos sienten el placer de creerse mejores… cuando en realidad se hunden en lo más podrido de la malicia.
Así pues, cada hijo de Israel torturado, masacrado, expulsado, perseguido, violentado, vejado, estafado… ES un siervo sufriente de Dios,
y en conjunto la nación santa de Israel ES el siervo sufriente de Isaías 52-53.
¿Acaso alguien más puede decir lo mismo de sí mismo, o de su nación?
Solamente si rescribe nuevamente la historia (y la plaga de mentiras, fantasías y mitología), podrá hallar a alguien que ocupe mejor el puesto del siervo sufriente de Dios.

3- Ok, a usted, que es el que rescribe la historia, no le gusta la interpretación tradicional y exacta, que es Moshé el que es referido en Proverbios 30:4 como el que subió a los Cielos.
¿Qué argumento tiene usted para oponerse como lo hace a la explicación dada por la santa y fiel a Dios Tradición de Israel?
¿Acaso su fe en un falso mesías, inmundo pecador que tuvo el atrevimiento de hacerse pasar por “hijo de dios”?

Podemos probar una interpretación alternativa…
Dice el proverbista:

¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si lo sabes?
(Mishlei / Proverbios 30:4)

Cualquiera que es fiel a Dios, SABE el nombre del PRIMOGÉNITO de Dios,
como usted parece desconocerlo, permítame decírselo con las propias palabras de Dios:

Así ha dicho el Eterno: ‘Israel es Mi hijo, Mi primogénito…
(Shemot / Éxodo 4:22)

¿Le gusta a usted esta interpretación?
Espero que sí, pues es lo que Dios dice explícitamente, sin vueltas ni rodeos.

En cierto momento crucial de la Historia, Israel estuvo bajo el liderazgo de Moshé,
por lo tanto, a quién correspondía dirigirse cuando uno se quería dirigir a toda la nación hija primogénita de Dios… a su líder, a Moshé.

Hasta aquí las respuestas a preguntas no formuladas.

Quedo a las órdenes de los sinceros lectores que tengan verdaderas consultas o dudas,
a las órdenes de los que quieren en verdad aprender, y no solamente predicar su fe en la falsedad.

Que el Uno y Único Dios bendiga a quienes le son fieles servidores, y que sepamos construir Shalom, Iebarejejá H’.

Yehuda Ribco

http://serjudio.com/rap2801a2850/rap2839.htm